Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

Neale Donald Walsch

Conversaciones con Dios 2

Capítulos XIII, XIV, XV y XVI

 

¿Cómo empiezo?

 Sé una luz en el mundo, y no lo perjudiques. Busca construir, no destruir. Lleva a mi gente a casa.

 ¿Cómo?

 Con tu ejemplo brillante. Busca sólo la Divinidad. Habla sólo con la verdad. Actúa únicamente con amor.

Vive la Ley del Amor ahora y siempre. Da todo, no requieras nada. Evita lo mundano.

No aceptes lo inaceptable.

Enseña a todos lo que buscan aprender de Mí.

Convierte cada momento de tu vida en una efusión de amor.

Utiliza cada momento para invocar el pensamiento más elevado, pronuncia la palabra más noble, realiza el hecho más sublime. Con esto, glorificas tu Ser Sagrado, y así, también, me glorificas a Mí.

Lleva paz a la Tierra llevando paz a todos aquellos con cuyas vidas estás vinculado.

Sé la paz.

Siente y expresa en cada momento tu Divina Conexión con el Todo, y con cada persona, lugar y cosa.

Aprovecha cada circunstancia, reconoce cada falta, comparte todo el júbilo, contempla cada misterio, camina en los zapatos de cada hombre, perdona cada ofensa (incluyendo las propias), sana todos los corazones, respeta la verdad de cada persona, adora al Dios de cada uno, protege los derechos de todos los seres humanos, preserva la dignidad de cada quien, promueve los intereses de todas las personas, provee las necesidades de los que te rodean, da como un hecho la santidad de cada persona, saca a la luz los mayores dones de tus semejantes, propicia la bendición de todos, y pronuncia la seguridad de su futuro en el firme amor a Dios.

Sé una viva representación de la Verdad más elevada que reside en tu interior.

Habla sobre ti mismo con humildad, para que nadie confunda tu Verdad más Elevada con un alarde.

Habla suavemente para que nadie piense que solo estás llamando la atención.

Habla con amabilidad, para que todos puedan conocer acerca del Amor.

Habla abiertamente, para que nadie piense que tienes algo que ocultar.

Habla con sinceridad, para que no se interprete erróneamente.

Habla con frecuencia, para que realmente se propague tu palabra.

Habla respetuosamente, ya que todos merecen tu consideración.

Habla amorosamente, para que cada sílaba sirva como un alivio.

Habla de Mí en cada expresión.

     

Haz de tu vida un don. Recuerda siempre: ¡tú eres el don!

Sé un don para cada persona que entre en tu vida, y para todos aquellos en cuya vida tú participas. Ten cuidado de no entrar en la vida de otro si no puedes ser un don.

(Siempre puedes ser un don, porque siempre lo eres, aun cuando algunas veces no te permitas a ti mismo saberlo.)

Cuando alguien entre en tu vida inesperadamente, busca el don que esa persona espera recibir de ti.

Que forma tan extraordinaria de exponerlo.

¿Cuál entonces, crees que es la razón para que una persona llegue a ti?

Yo te digo: cada persona que llegue a tu vida, llega para recibir de ti un don. Y, al hacerlo, a su vez te da un don, el don que experimentes y cumplas con la realización plena de Quién eres.

Cuando vez esta simple verdad, cuando la comprendes, percibes la verdad más grandiosa de todas:

YO NO TE ENVÍO

SINO ÁNGELES

Estoy confundido. ¿Podemos retroceder un poco? Me parece que hay ciertas contradicciones. Pensé que estabas diciendo que, algunas veces, la mejor ayuda que se les puede dar a las personas es dejarlas solas. Después creí que habías dicho que nunca dejáramos de asistir a alguien si esa persona necesitaba ayuda. Aparentemente, se contraponen estas dos exposiciones.

Déjame aclarar tu pensamiento al respecto.

Nunca ofrezcas la clase de ayuda que inhabilita. Nunca insistas en ofrecer ayuda cuando tú piensas que se necesita. Permite que las personas conozcan todo lo que tienes para dar, y entonces escucha lo que quieren; percibe lo que están preparados para recibir.

Ofrece la ayuda que se quiere. Con frecuencia, te dirán, o lo mostrarán con su conducta, que sólo quieren que se les deje en paz. A pesar de lo que tú pienses que te gustaría darles, el dejarlos solos podría ser el Regalo Más Elevado que les puedes ofrecer.

Si, posteriormente, se quiere o se desea algo, te darás cuenta de si tú eres el llamado a dar. Si así es, da entonces.

Sin embargo, procura no dar nada que inhabilite. Lo que inhabilita es lo que promueve u origina la dependencia.

En verdad siempre hay una forma en que puedes ayudar a los demás y que, a la vez, los faculta.

La respuesta no consiste en ignorar la situación difícil de otro que está buscando verdaderamente tu ayuda, ya que si lo que haces es demasiado poco no habilitas más al otro que si actúas en demasía. Cuando tu conciencia es elevada, no puedes ignorar deliberadamente la situación apremiante de hermanos o hermanas, aduciendo que el permitirles que "sufran las consecuencias de sus actos" es el mayor regalo que les puedes dar. Esa actitud es soberbia y arrogante en el nivel más alto. Sólo te permite justificar tu falta de colaboración.

Me refiero de nuevo a la vida de Jesús y sus enseñanzas.

Fue Jesús quien instruyó que Yo diría a aquellos a Mí derecha: "Venid, vosotros Mis hijos benditos, heredad el reino que he preparado para vosotros."

"Porque tuve hambre y vosotros me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; estaba sin hogar, y me encontrasteis un albergue."

"Estaba desnudo y me vestisteis; estaba enfermo y me visitasteis; estuve en prisión y me llevasteis consuelo."

Y ellos me dirán: "Señor, ¿cuándo Te vimos hambriento, y Te  alimentamos? ¿O sediento, y Te dimos de beber? Y ¿cuándo Te vimos sin casa y Te encontramos un albergue? ¿O desnudo y te vestimos? ¿Y cuándo Te vimos enfermo, o en prisión y Te consolamos?".

Y Yo les contestaré:

"En verdad, en verdad, os digo: cuanto hayáis hecho por el menor de éstos, Mis hermanos, lo habréis hecho por Mí".

Ésa es Mi verdad, y todavía se sostiene para todas las épocas.

Te amo, ¿lo sabes, verdad?

Sé que me amas. Y Yo te amo.

Puesto que estamos conversando sobre aspectos más grandes de la vida en una escala planetaria, así como revisando algunos de los elementos de nuestra vida individual, los cuales se analizaron inicialmente en el volumen previo, me gustaría preguntarte acerca del ambiente.

¿Qué quieres saber?

¿Realmente se está destruyendo, como afirman algunos ecologistas, o son ellos simplemente extremistas políticos radicales, comunistas rojillos liberales, que se graduaron todos en Berkeley y fumaron mariguana?

Sí a ambas preguntas.

¿Queeeé?

Estoy bromeando. En realidad, sí a la primera pregunta, no a la segunda.

¿Se ha mermado la capa de ozono? ¿Se están diezmando los bosques?

Sí, pero no sólo se trata de esas situaciones tan obvias. Hay problemas menos obvios acerca de los cuales preocuparse.

Por favor, ayúdame a entender el problema.

Bien. Por ejemplo, observamos una acelerada escasez de tierra en este planeta. Es decir, se están quedando sin tierra buena para cultivar alimentos. Esto se debe a que la tierra necesita tiempo para reconstituirse, y los agricultores corporativos no tienen tiempo. Ellos quieren que los terrenos produzcan, produzcan, produzcan. De este modo, se ha abandonado o reducido la vieja práctica de alternar los cultivos de temporada a temporada. A fin de compensar la pérdida de tiempo, a la tierra se le agregan productos químicos con el objetivo de que se vuelva más fértil con mayor rapidez. Sin embargo, en esto, como en todas las cosas, no se puede elaborar un sustituto artificial para la Madre Naturaleza que se aproxime siquiera a lo que Ella proporciona.

El resultado es que, en algunos lugares, se erosiona, hasta unos cuantos centímetros realmente, la reserva disponible de la capa superficial de la tierra. En otras palabras, cultivan más y más alimentos en una tierra que cada vez tiene menos contenido nutricional. Sin hierro. Sin minerales. Nada de lo que podrías confiar en que la tierra te proporcionaría. Peor aún, comes alimentos llenos de productos químicos que se vierte en la tierra en un intento desesperado por reconstituirla. Si bien en el corto plazo no ocasionan daño aparente al organismo, a la larga se descubrirá, para la desolación humana, que estos rastros de productos químicos que permanecen en el cuerpo, no producen salud.

Este problema de la erosión de la tierra por medio de la rotación rápida de cultivos no es algo de lo que esté consciente la población, ni tampoco es la menguante reserva de tierra cultivable una fantasía forjada por ecologistas yuppies en busca de su próxima causa más llamativa. Pregunta a cualquier científico comprometido con la salud de la Tierra y escucharás más que suficiente. Es un problema de proporciones epidémicas; es mundial y es serio.

Éste es sólo un ejemplo de las muchas formas en que se perjudica y agota a la Madre, la Tierra, la dadora de vida, con una total indiferencia hacia sus necesidades y sus procesos naturales.

A ustedes les preocupa muy poco su planeta, excepto para satisfacer sus propias pasiones, el cumplimiento de sus propias necesidades más inmediatas (y abotagadas, mayormente), y apagar el interminable deseo humano de Más Grande, Mejor, Más. Sin embargo, como especie humana, harían bien en preguntarse, ¿en qué medida bastante es bastante?

¿Por qué no escuchamos a nuestros ecologistas? ¿Por qué no prestamos atención a sus advertencias?

Al respecto, como en todas las cuestiones realmente importantes que afectan la calidad y el estilo de vida en tu planeta, se presenta un patrón que es fácilmente discernible. En este mundo acuñaron una frase que responde perfectamente a tu pregunta: "Sigue la senda del dinero"

¿Cómo podemos alguna vez empezar a tener la esperanza de resolver estos problemas cuando luchamos por algo tan común y tan insidioso como esto?

Muy sencillo. Eliminen el dinero.

¿Eliminar el dinero?

Sí. O, por lo menos, eliminar su invisibilidad.

No entiendo.

La mayoría de las personas ocultan las cosas de las cuales se avergüenzan o no quieren que otros las conozcan. Ésa es la razón por la cual la mayoría oculta su sexualidad, y casi todos ocultan su dinero. Es decir, no son abiertos respecto a estas cuestiones. Consideran su dinero como un asunto muy privado. Y ahí radica el problema.

Si cada una de las personas supieran todo lo relacionado con la situación económica de los demás, habría una sublevación en el país y en el planeta, que no tendría semejanza con nada que se haya visto. Y como secuela de eso habría justicia y equidad, honestidad y verdad en beneficio de lo prioritario en la conducción de los asuntos humanos.

Por ahora, no es posible introducir al mercado la justicia o la equidad, o el bien común, dada la facilidad con que se oculta el dinero. En realidad, se le puede tomar y ocultar físicamente. Asimismo, hay toda suerte de medios por los cuales los contadores creativos pueden maniobrar para que se "oculte" o "desaparezca" el dinero de las empresas y las personas.

Puesto que el dinero se puede esconder, no hay forma de que nadie conozca exactamente cuánto tiene otra persona o qué hace con él. Esto propicia que exista una plétora de inequidad. Por no hablar de juegos dobles. Las corporaciones, por ejemplo, pueden pagar a dos personas salarios extremadamente diferentes por el mismo trabajo. A un empleado le pueden pagar $57 000 y a otro $42 000 al año por desempeñar exactamente la misma función. A un empleado se le paga más que al otro debido sencillamente a que el primer empleado tiene algo de lo que carece el segundo.

¿Y qué es eso?

Un pene.

Oh.

Sí. Oh, en efecto.

Pero tu no entiendes. Con un pene, el primer empleado es más valioso que el segundo; más perspicaz, mucho más inteligente, y, obviamente, más eficiente.

hummm... No recuerdo haberlos formado así. Quiero decir, tan desiguales en capacidad.

Pues bien, lo hiciste, y me sorprende que Tú no lo sepas. En este planeta, todo el mundo lo sabe.

Mejor dejamos ese enfoque, o los lectores pensarán que hablamos en serio.

¿Quieres decir que tu no hablas en serio? ¡Vaya, nosotros sí! Los habitantes de este planeta lo saben. Ésa es la razón por la cual las mujeres no pueden ser sacerdotes católicos romanos o mormones, o situarse al lado contrario del Muro de las Lamentaciones en Jerusalén, o ascender al primer lugar de las compañías de Fortune 500, o ser pilotos de líneas aéreas, o...

Sí, entendemos el punto. Y Mi punto consiste en que si todas las transacciones monetarias se hiciesen visibles, en vez de ocultarse, sería mucho más difícil, por lo menos, salir impune de esa discriminación en los salarios. ¿Te puedes imaginar lo que pasaría si a todas las compañías del globo se les obligara a publicar todos los salarios de sus empleados? No me refiero a las escalas de salarios para clasificaciones particulares de trabajo, sino a la compensación real que se otorga a cada individuo.

Bueno, así se iría por la ventana el enfrentar intereses de otros para el beneficio propio.

En efecto.

Y lo mismo pasaría con "Vaya, ¿si podemos conseguirla por una tercera parte menos, por que debemos pagarle más?"

Ajá.

Y así desaparecería el sacarles brillo a las manzanas, la adulación al jefe y "las prebendas secretas" y las políticas de la compañía, y...

Y desaparecería mucho, mucho más del lugar de trabajo, y del mundo, por medio del simple recurso de descubrir la senda del dinero.

Piensa en eso. Si tú supieras exactamente cuánto dinero posee cada quién, y las utilidades reales de todas las industrias y corporaciones y cada uno de sus ejecutivos, así como el uso que le está dando al dinero cada persona y corporación, ¿no crees que cambiarían las cosas?

El hecho evidente es que si se supiera lo que está pasando realmente en el mundo, nunca nadie estaría de acuerdo con un 90 por ciento de lo que pasa. Si todas las personas en todas partes conocieran esos hechos, específica e inmediatamente, la sociedad nunca aprobaría la distribución extraordinariamente desproporcionada de la riqueza, y mucho menos los medios por los cuales se ganó, o la manera en que se utiliza para ganar aún más.

Nada propicia con más rapidez la conducta adecuada que la exposición a la luz del escrutinio público. Ésta es la razón por la cuál las llamadas "Leyes Sunshine" han hecho tanto bien para disipar una fracción del horrible desorden del sistema político y gubernamental. Las audiencias públicas y la responsabilidad pública han avanzado un buen trecho en la eliminación de las clases de maniobras secretas que tuvieron lugar en los años veinte, treinta, cuarenta y cincuenta en los municipios y consejos escolares y recintos políticos, y, asimismo, en el gobierno nacional.

Ya es hora de sacar a la luz la forma en que se maneja la compensación de bienes y servicios en este planeta.

¿Qué estás sugiriendo?

No es una sugerencia es un desafío. Desafío al ser humano a tirar todo su dinero, todos sus papeles y monedas y unidades monetarias individuales, y a empezar de nuevo. A elaborar un sistema monetario internacional que sea abierto, totalmente visible, rastreable de inmediato, y completamente explicable. A establecer un Sistema de Compensación Mundial por medio del cual se otorguen Créditos por servicios prestados y bienes producidos, y Débitos por servicios usados y productos consumidos.

Todo estaría en el sistema de Créditos y Débitos. Restituciones por inversiones, herencias, ganancias por apuestas, salarios y sueldos, propinas y gratificaciones, todo. Y nada podría comprarse sin los Créditos. No habría otra moneda negociable. Y los registros de todas las personas estarían abiertos al público.

Se ha dicho: muéstrame la cuenta bancaria de un hombre, y te mostraré al hombre. Este sistema se acerca a ese escenario. La población sabría, o al menos podría conocer bastante más acerca de lo que conoce ahora. Pero no sólo se sabría más acerca de cada uno; se sabría más acerca de todo. Más acerca de lo que las corporaciones pagan y gastan, y cual es el costo de cada producto, así como el precio. (¿Te puedes imaginar lo que harían las corporaciones si tuviesen que poner ambas cifras en cada etiqueta? ¡Disminuirían los precios! ¿Aumentaría la competencia, promovería el comercio justo? No te puedes imaginar las consecuencias de una disposición como ésa.)

Bajo el nuevo Sistema de Compensación Mundial, SCM, la transferencia de Débitos y Créditos sería inmediata y totalmente visible. Es decir, cualquiera y todos podrían inspeccionar la cuenta de otra persona u organización en algún momento. Nada se mantendría en secreto, nada sería "privado".

Cada año, el SCM deduciría 10 por ciento de todas las utilidades de los ingresos de aquellos que voluntariamente solicitaran esa deducción. ¡No habría impuestos sobre la renta, no habría que presentar formas, no aparecerían deducciones, no se construiría una "escotilla de escape" ni se elaborarían medios para dificultar y confundir los datos! Puesto que todos los registros estarían abiertos, cualquier persona en la sociedad podría observar quien estaba eligiendo ofrecer 10 por ciento par el bien general de todos, y quién no. Esta deducción voluntaria se destinaría al apoyo de todos los programas y servicios del gobierno, de acuerdo con la votación del pueblo.

Todo el sistema sería muy sencillo y todo muy visible.

El mundo nunca estaría de acuerdo con un sistema de ese tipo.

Desde luego que no. ¿Y sabes por qué? Porque ese sistema haría imposible que las personas hicieran algo que no quisieran que supieran los demás. Sin embargo, ¿por qué querrían hacer algo así? Te diré la razón. Porque actualmente viven en un sistema social interactivo basado en "sacar ventaja", "obtener beneficio", "lograr lo máximo" y "la supervivencia del llamado más apto".

Cuando el principal objetivo y la meta primordial de la sociedad (como es el caso en todas las sociedades realmente iluminadas) sea la supervivencia de todos;  el beneficio, igualmente, de todos; el suministro de una buena vida para todos, entonces desaparecerá la necesidad del secreto y los acuerdos callados y las maniobras bajo la mesa y el dinero que puede ocultarse.

¿Te das cuenta de cuanta corrupción antigua, por no hablar de injusticias e inequidades menores, se eliminarían por medio de la aplicación de este sistema?

El secreto aquí, el santo y seña aquí, es la visibilidad.

Vaya, que concepto. Qué idea. Visibilidad absoluta en la administración de nuestros asuntos monetarios. Sigo tratando de encontrar una razón por la cual eso estaría "mal", por qué no sería lo indicado, pero no puedo encontrar una.

Por supuesto que no puedes, porque tu no tienes nada que ocultar. ¿Pero te puedes imaginar lo que haría la gente del dinero y el poder en el mundo, y como protestaría, si pensara que cualquiera podría revisar, si mirara simplemente el fondo del asunto, cada movimiento, cada compra, cada venta, cada trato, cada acción corporativa y cada elección de precio y negociación de salarios, cada decisión, sea la que fuere?

Yo te digo: nada genera justicia con más rapidez que la visibilidad.

Visibilidad es simplemente otra palabra para verdad.

Conoced la verdad, y la verdad os liberará.

Los gobiernos, las corporaciones, la gente de poder lo saben, y por esa razón nunca permitirán que la verdad - la verdad simple y evidente - sea la base de ningún sistema político, social o económico que inventen.

En las sociedades iluminadas no hay secretos. Todos saben lo que tienen los demás, lo que ganan los demás, lo que se pagan en salarios e impuestos y beneficios, el precio que impone cada corporación y lo que compra y vende y por cuánto y para cuánta utilidad y todo. TODO.

¿Sabes la razón por la cual esto sólo es posible en sociedades iluminadas? Porque en las sociedades iluminadas nadie está dispuesto a obtener algo, o a tener algo, a expensas de otro.

Es una forma radical de vivir

Parece radical en las sociedades primitivas, sí. En las sociedades iluminadas parece obviamente adecuado.

Estoy intrigado con ese concepto de "visibilidad". ¿Podría extenderse más allá de los asuntos monetarios? ¿Podría también ser un santo y seña para nuestras relaciones personales?

Sería de esperarse.

Y si embargo, no lo es.

Como una regla, no. En tu planeta, todavía no. La mayoría de la gente aún tiene demasiado que ocultar.

¿Por qué? ¿De que se trata?

En las relaciones personales (y en todas las relaciones, en verdad) se trata de pérdida. Se trata de tener miedo a lo que se podría perder o dejar de ganar. Sin embargo, las mejores relaciones personales, y ciertamente las románticas más valiosas, son relaciones en las cuales cada uno conoce todo; en las cuales la visibilidad no es sólo el santo y seña, sino la única palabra; y en las cuales no hay secretos, sencillamente. En estas relaciones nada se retiene, nada se ensombrece o colorea, ni se oculta o disfraza. No hay nada que se deje fuera o de lo que no se hable. No hay conjeturas, ninguna participación en juegos; nadie está "engañando", nadie "dirige la situación", o "prevalece", o "deslumbra al otro" 

Pero si cualquiera supiera todo lo que estamos pensando..

Espera. Esto no tiene nada que ver con carecer de intimidad mental, de espacio seguro en el cual moverte a través de tu proceso mental. No estoy hablando de eso.

Tiene que ver únicamente con ser abierto y honesto en sus tratos con otro. Tiene que ver, simplemente, con decir la verdad cuando hablas, y de no callar la verdad cuando sabes que debe decirse. Se trata de nunca mentir de nuevo, o ensombrecer, o manipular verbal o mentalmente, ni tergiversar tu verdad con los innumerables trucos que caracterizan el mayor número de las comunicaciones humanas.

Se trata de ser sincero, decir las cosas como son, sin tapujos. Tiene que ver con asegurarse de que todos los individuos cuentan con todos los datos y saben todo lo que tienen que saber sobre un asunto. Tiene que ver con justicia y apertura y... visibilidad.

Sin embargo, esto no significa que cada pensamiento, cada temor privado, cada recuerdo más oscuro, cada juicio efímero, opinión o reacción deba colocarse en la mesa para su discusión y examen. Eso no es visibilidad, es demencia, y te hará perder la cordura.

Estamos hablando de comunicación simple , directa, franca, abierta, honesta, completa. Sin embargo, es un concepto impresionante y que se usa muy poco.

Puedes decirlo de nuevo.

Sin embargo, es un concepto impresionante y que se usa muy poco.

Deberías haber estado en el vodevil.

¿Estás bromeando? Lo estoy.

Pero en serio, es una idea magnífica. Imagínate, una sociedad completa construida alrededor del Principio de la Visibilidad. ¿Estás seguro de que funcionaría?

Yo te digo: Mañana mismo desaparecerá la mitad de los males del mundo. La mitad de las preocupaciones del mundo, la mitad de los conflictos del mundo, la mitad del enojo del mundo, la mitad de la frustración del mundo.

Oh, al principio habría enojo y frustración, no te equivoques al respecto. Cuando por fin llegue la hora en que se descubra que a la persona promedio se le estafa impunemente, se le usa como un bien desechable, se le manipula, se le miente y se le engaña sin ningún recato, se originaría una buena cantidad de frustración y enojo. Sin embargo, la "visibilidad" limpiaría la mayor parte de eso en un término de 60 días; lo haría desaparecer.

Déjame invitarte de nuevo; sólo piensa en todo esto.

¿Crees que podrías vivir una vida como ésta? ¿No más secretos? ¿Visibilidad absoluta?

De no ser así, ¿por qué no?

¿Qué ocultas a otros que no quieres que sepan?

¿Qué dices a otras personas que no es verdad?

¿Qué no dices que sí es la verdad?

¿La mentira por omisión o comisión ha llevado al mundo a las condiciones que realmente se quieren? ¿La manipulación (del mercado, de una situación particular, o de una persona simplemente), por medio del silencio y el secreto, nos beneficia sin duda alguna? ¿De veras la "privacidad" es lo que hace que funcionen los gobiernos, las corporaciones y las vidas individuales?

¿Qué sucedería si todos pudiesen ver todo?

Aquí nos encontramos con una ironía. ¿No ves que eso es lo que temes acerca de tu primer encuentro con Dios? ¿No te das cuenta de que temes que el concierto termine, el juego se acabe, el baile concluya, el boxeo finalice, y la larga, larga estela de engaños, grandes y pequeños, llegue literalmente a un punto muerto?

Sin embargo, la buena noticia es que no hay razón para temer, ninguna causa para tener miedo. Nadie te va a juzgar, nadie te va a calificar de "malo", nadie te va a lanzar al eterno fuego del infierno.

(Y los católicos romanos ni siquiera irán al purgatorio.)

(Y los mormones no quedarán atrapados para siempre en el cielo más bajo, imposibilitados para tener acceso al "cielo más alto", ni se les etiquetará como Hijos de la Perdición, ni se desvanecerán para siempre en dominios desconocidos.)

(Y los...)

Bueno ya todos captaron el punto. Cada uno construye, en la estructura de su propia teología particular, alguna idea, algún concepto del Peor Castigo de Dios. Y detesto decir esto, porque veo que les divierten los dramas de todas esas representaciones, pero... ese castigo no existe.

Es factible que cuando pierdan el miedo a que la vida se vuelva totalmente visible en el momento de la muerte, puedan superar el temor a que la vida se vuelva completamente visible mientras la están viviendo.

¿No sería algo...?

Sí, en efecto. Por lo tanto, he aquí la fórmula que te ayudará a empezar. Regresa al principio de este libro y revisa de nuevo los Cinco Niveles de Veracidad. Toma la determinación de memorizar este modelo y ponlo en práctica. Busca la verdad, di la verdad, vive la verdad cada día. Haz esto contigo mismo y con cada persona con cuya vida te vincules.

Después, prepárate para estar desnudo. Prepárate para la visibilidad.

Se siente espeluznante. Se siente realmente espeluznante.

Analiza a qué le temes.

Tengo miedo de que todos me abandonen. Tengo miedo de no agradarle a nadie.

Ya veo. ¿Sientes que tienes que mentir para agradar a los demás?

No mentir, exactamente. Sólo omitir el decir todo.

Recuerda lo que dije antes. No se trata de revelar cada sentimiento pequeño, pensamiento, idea, temor, recuerdo, confesión, o lo que sea. Se trata simplemente de decir siempre la verdad, mostrándote a ti mismo por completo.

Con tu ser más querido puedes estar físicamente desnudo, ¿no es así?

Sí.

¿Entonces, por que no puedes también estar desnudo emocionalmente?

Lo segundo es mucho más difícil que lo primero.

Lo entiendo. Sin embargo, ése no es motivo para no recomendarlo, ya que las recompensas son enormes.

Bueno, ciertamente has expuesto algunas ideas interesantes. Abolir las agendas ocultas, construir una sociedad sobre la visibilidad, decir la verdad todo el tiempo a todos acerca de todo. ¡Uau!

Sobre este puñado de conceptos se han construido sociedades enteras. La s sociedades iluminadas.

Yo no he encontrado ninguna.

No hablo de tu planeta.

Oh.

Ni siquiera de este sistema solar.

OH.

Pero no tienes que salir del planeta o salir de tu casa siquiera para empezar a experimentar cómo sería ese sistema del Pensamiento Nuevo. Comienza con tu propia familia, en tu propio hogar. Si eres dueño de un negocio, empieza con tu propia compañía. Diles a todos los que integran tu empresa cuánto ganas exactamente, cuanto está ganando y gastando la compañía, y cuánto gana cada uno de los empleados. Les producirás una conmoción de todos los demonios. Si todo aquel que posee una compañía hiciera esto, el trabajo ya no sería un infierno viviente para tantos, puesto que, automáticamente, en el lugar de trabajo habrá un mayor sentido de equidad, de juego limpio, y una compensación adecuada.

Diles a tus clientes cuánto te cuesta exactamente proporcionar un producto o servicio. Coloca estas dos cifras en la etiqueta de precio: el costo y el precio. ¿Aún podrías estar orgulloso de lo que pides? ¿Temes que alguien, si conociera tu relación costo/precio, pudiera pensar que lo estás "estafando"? Si es así, revisa para ver qué clases de ajustes quieres hacer en tus precios para regresarlos a la esfera de la justicia básica, en vez de "obtén lo que puedas mientras la ganancia sea buena".

Te desafío a hacer esto. Te desafío.

Se requerirá un cambio completo en tu pensamiento. El interés por tus consumidores o clientes tendrá que ser de la misma magnitud que el interés por ti mismo.

Sí, puedes empezar a construir esta Nueva Sociedad ahora mismo, aquí, el día de hoy. La elección es tuya. Puedes continuar apoyando al viejo sistema, al paradigma presente, o puedes incendiar la senda y mostrar a tu mundo un nuevo camino.

Tú puedes ser el nuevo camino. En todo. No sólo en los negocios, no sólo en tus relaciones personales, no sólo en la política o la economía, o en la religión, o en este o aquel aspecto de la experiencia de la vida en su conjunto. En todo.

Tú puedes ser el nuevo camino. Sé el camino más elevado. Sé el camino más grandioso. Entonces podrás decir, con toda la verdad: "Yo soy el camino y la vida. Seguidme".

¿Si el mundo entero te siguiera, estarías satisfecho con el nuevo giro que le diste?

Dejemos que esa sea tu pregunta del día.

 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas