Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

Neale Donald Walsch

Conversaciones con Dios 3

Capitulo XII

 

Estoy lleno de admiración y reverencia al leer esas palabras. Gracias por estar aquí conmigo de esta manera. Gracias por estar aquí con todos nosotros. Millones de personas han leído las palabras en estos diálogos y millones más las leerán. Estamos inmensamente dotados al venir Tú a nuestros corazones.

 Mis seres queridos, siempre he estado en sus corazones. Me da gusto que ahora puedan sentir en realidad que estoy allí.

Siempre he estado con ustedes, nunca los he dejado. Soy ustedes y ustedes son Yo y Nosotros nunca nos separaremos, jamás, porque eso no es posible.

 Sin embargo, algunos días me siento terriblemente solo. En algunos momentos, siento que peleo esta batalla solo.

 Eso es porque, Me has dejado, hijo mío. Abandonaste tu consciencia de Mí. No obstante, si hay conocimiento sobre Mí, nunca puedes estar solo.

 ¿Cómo puedo conservar mi conocimiento?

 Lleva a otros tu conocimiento. No convirtiendo, sino mediante el ejemplo. Sé la fuente del amor que Yo Soy en las vidas de todos los demás. Porque lo que les des a los demás, te lo darás a ti. Porque sólo hay Uno de Nosotros.

 Gracias. Sí, Tú me has dado ese indicio anteriormente. Ser la fuente. Dijiste que cualquier cosa que desee experimentar en mí, sea la fuente de ello en la vida de los demás.

 Sí. Éste es el gran secreto. Ésta es la sabiduría sagrada. Haz a los demás lo que harías para ti.

Todos sus problemas, todos sus conflictos, todas sus dificultades al crear una vida en su planeta de paz y de alegría están basados en su fracaso para comprender esta instrucción simple y seguirla.

 Lo comprendo. Una vez más, Tú lo haz dicho tan evidente y claramente, que lo comprendo. Trataré de no volver a “perderlo” nunca.

No puedes “perder” eso que das. Recuérdalo siempre.

 Gracias. ¿Puedo hacerte algunas preguntas más sobre el alma?

 Tengo un comentario general más que hacer sobre la vida, como la estás viviendo.

 Por favor.

 Acabas de decir que en ocasiones sientes como si pelearas solo esta batalla.

 Sí.

 ¿Qué batalla?

Fue una forma de hablar 

No lo creo. Creo que fue un indicador real de lo que tú (y muchas personas) piensan de la vida.

Tienes en la cabeza la idea de que es una “batalla”, que hay alguna clase de lucha aquí.

En ocasiones me ha parecido así.

     

No es de esa manera inherentemente y no tiene que parecer de esa manera, nunca.

 Perdóname, pero me resulta difícil creerlo.

 Exactamente por ese motivo, ésta no ha sido tu realidad; porque harás real, lo que creas que es real. Te diré esto: nunca tuve la intención de que su vida fuera una lucha y no tiene que serlo, ni ahora ni nunca.

Te he dado las herramientas para crear la realidad más grandiosa. Simplemente, elegiste no usarlas o para ser más preciso, las has utilizado mal.

A las herramientas a las que me refiero aquí son las tres herramientas de la creación. En nuestro diálogo actual hemos hablado bastante sobre ellas. ¿Sabes cuales son?

 Pensamiento, palabra y obra.

 Bien, lo recordaste. En una ocasión inspiré a Mildred Hinckley, una maestra espiritual Mía, para que dijera: “Ustedes nacieron con el poder creativo del universo en la punta de la lengua”.

Ésta es una afirmación con implicaciones sorprendentes; como lo es esta verdad de otro de mis Maestros:

“Lo que has creído, eso recibirás”.

Estas dos afirmaciones tienen que ver con el pensamiento y la palabra.

Otro de Mis maestros dijo esto sobre la acción:

“El principio es Dios. El final es la obra. La obra es Dios creando o Dios experimentando”.

Dijiste eso en el Libro 1.

El Libro 1 lo entregué a través de ti, hijo Mío, de la misma manera como todas las grandes enseñanzas fueron inspiradas por Mí y entregadas a través de formas humanas. Los que permiten que esas inspiraciones los conmuevan y las comparten públicamente sin temor, son Mis mejores maestros.

No estoy seguro de que yo me colocaría en esa categoría.

Las palabras que fuiste inspirado para compartir han conmovido a millones.

Millones, hijo mío.

Han sido traducidas en 24 idiomas. Han llegado a todo el mundo.

¿En qué te basarías para conceder el estado de gran maestro?

Me basaría en las propias acciones, no en las propias palabras.

Ésa es una respuesta muy sabia.

Mis acciones en esta vida no hablan bien de mí y, con seguridad, no me califican como maestro.

Acabas de considerar fracasados a la mitad de los maestros que han vivido en todos los tiempos.

¿Qué estás diciendo?

Estoy diciendo lo que dije a través de Judith Schucman en Un curso en Milagros: enseñas lo que tienes que aprender.

¿Crees que debes demostrar perfección, antes de poder enseñar cómo alcanzarla?

Aunque has cometido varios de los que llamas errores...

... más que algunos...

... has demostrado también gran valor al continuar esta conversación conmigo.

Gran insensatez.

¿por qué insistes en rebajarte de esa manera? ¡Todos ustedes lo hacen! ¡Cada uno de ustedes! Niegan su propia grandeza de la misma manera que niegan Mi existencia en ustedes.

¡Yo no! ¡Nunca la he negado!

¿Qué?

Bueno, no recientemente...

Te digo, que antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces.

Cada vez que tu Yo piensa que eres más pequeño de lo que en realidad eres, es negarme.

Cada palabra acerca de tu Yo que te rebaja, es negarme.

Cada acción que surge a través de tu Yo, que juega un papel de “no suficientemente buena” o carencia o insuficiencia de cualquier clase es también una negación. No sólo en pensamiento, no sólo en palabra, sino en acciones

Realmente yo..

... No permites que tu vida represente nada que no sea la mejor versión de la mayor visión que hayas tenido acerca de Quién Eres.

Ahora, ¿Cuál es la mayor visión que has tenido de tu Yo? ¿Acaso no es que algún día serías un gran maestro?

Bueno...

¿Acaso no es así?

Sí.

Entonces, que así sea. Y así es, hasta que lo niegues una vez más

No volveré a negarlo.

¿No lo harás?

No.

Demuéstralo 

¿Demostrarlo?

Demuéstralo.

¿Demostrarlo?

Demuéstralo.

¿Cómo?

Di, en este momento, “Soy un gran maestro”.

Uh...

Adelante, dilo.

Soy... verás, el problema es que todo esto se publicará. Estoy consciente de que todo lo que estoy escribiendo en este bloc aparecerá impreso en alguna parte. La gente en Peoria leerá esto.

¡Peoria! ¡Ah! ¡Di Beijing!

De acuerdo, China también. Ése es mi punto. ¡La gente me ha estado preguntando, presionándome sobre el Libro 3, a un mes de que se publicó el Libro 2! He tratado de explicar por qué me ha tomado tanto tiempo. He tratado de que comprendan lo que es sostener este diálogo, cuando uno sabe que todo el mundo esta observando, esperando. No es lo mismo que con el Libro 1 y el Libro 2. Ambos fueron diálogos sostenidos en un vacío. Nunca supe que serían libros.

Sí, lo sabías. En tu corazón, lo sabías.

Quizá esperaba que lo fueran. Ahora lo sé y es diferente escribir en este block legal.

Porque ahora sabes que todos leerán cada palabra que escribas.

Sí. Ahora Tú deseas que diga que soy un gran maestro. Resulta difícil decirlo frente a todas estas personas.

¿Deseas que te diga que lo hagas en privado? ¿Piensas que es así como te habilitas?

Te pedí que declararas Quien Eres en público precisamente porque aquí estás en público. La idea fue que lo dijeras públicamente.

La declaración pública es la forma más elevada de expresar una visión.

Vive la mejor versión de la mayor visión que hayas tenido acerca de Quién Eres. Empieza a vivirla declarándola.

Públicamente.

El primer paso para hacerlo es decirlo.

¿Qué hay acerca de la modestia? ¿Qué hay acerca del decoro? ¿Es apropiado declarar nuestra mejor idea respecto a nosotros mismos a todas las personas que vemos?

Todos los grandes maestros lo han hech 

Sí, pero no con arrogancia.

¿Qué tan “arrogante” es decir “Yo soy la vida y el camino”? ¿Eso te parece bastante arrogante?

Dijiste que nunca volverías a negarlo; sin embargo, has pasado los últimos diez minutos tratando de justificar hacerlo.

No Te estoy negando. Aquí estamos hablando sobre mi mayor visión de .

¡Tu mayor visión de ti soy Yo! ¡Eso es Quién Soy!

Cuando niegas la mejor parte de ti, Me niegas. Te diré, antes de que amanezca me negarás tres veces.

A no ser que no lo haga.

A no ser que no lo hagas. Eso es correcto. Sólo tú puedes decidir. Sólo tú puedes elegir.

¿Conoces a algún maestro que haya sido un gran maestro en privado? Buda, Jesús, Krishna, todos fueron maestros en público, ¿no es así?

Sí. No obstante, hay grandes maestros que no son muy conocidos. Mi madre fue una de ellos. Tú lo dijiste anteriormente. No es necesario ser muy conocido para ser un gran maestro.

Tu madre fue una precursora, una mensajera, alguien que preparó el camino. Te preparó para el camino, mostrándote dicho camino. Tú también eres un maestro.

Tan buen maestro como sabes que fue tu madre, aparentemente, ella nunca te enseñó a negarte a ti mismo; no obstante, esto es lo que tú enseñarás a otros.

¡Oh, lo deseo mucho! ¡Eso es lo que quiero hacer!

No “lo desees”. Quizá no tengas lo que “desees”. Si simplemente declaras que lo “deseas”, así te quedarás, te quedarás deseándolo.

¡De acuerdo! ¡Muy bien! ¡No lo “deseo”, lo elijo!

Así está mejor. Así está mucho mejor. Ahora, ¿qué eliges?

Elijo enseñar a los demás a nunca negarse a sí mismos.

Bien, ¿qué más eliges enseñar?

Elijo enseñar a los demás que nunca Te nieguen, Dios; porque negarte es negarse a sí mismos y negarse a sí mismos es negarte a Ti.

Bien. ¿Eliges enseñar esto caprichosamente, casi “al azar”? ¿O eliges enseñar esto en forma grandiosa, como un propósito?

Elijo enseñarlo como un propósito, grandiosamente, como lo hizo mi madre. Mi madre me enseñó a nunca negar a mi Yo. Me lo enseñó todos los días. Fue la mayor animadora que he tenido. Me enseñó a tener fé en mí mismo y en Ti. Debo ser un maestro así. Elijo ser maestro de todas las grandes sabidurías que mi madre me enseñó. Ella convirtió toda su vida en una enseñanza, no sólo sus palabras. Eso es lo que hace a un gran maestro.

Tienes razón, tu madre fue una gran maestra. Tienes razón en tu verdad suprema. Una persona no tiene que ser ampliamente conocida para ser un gran maestro.

Te estaba “probando”. Quería saber hasta dónde llegabas con esto.

¿”Llegué” hasta dónde se “suponía que llegaría”?

Llegaste a dónde llegan todos los grandes maestros. A tu propia sabiduría. A tu propia verdad. Ése es el lugar al que siempre debes ir, porque ése es el lugar hacia el que debes volverte y del que debes venir mientras enseñas al mundo.

Lo sé. Esto lo sé.

¿Y cuál es tu propia verdad más profunda acerca de Quién Eres?

Yo soy...

... un gran maestro.

Un maestro de la verdad eterna.

Ya lo comprendiste. Dicho con calma, hablado con suavidad. Ahí lo tienes. Conoces esa verdad en tu corazón y sólo has dicho lo que siente tu corazón.

No estás alardeando y nadie lo escuchará como un alardeo. No estás fanfarroneando y nadie lo escuchará como un fanfarroneo. No te estás dando golpes de pecho, sino que estás abriendo tu corazón y en eso hay una gran diferencia.

En su corazón todos saben Quienes Son. Son una gran bailarina o un gran abogado o un gran actor o un gran jugador de primera base. Son un gran detective o un gran vendedor o un gran padre o un gran arquitecto; un gran poeta o un gran líder, un gran constructor o un gran sanador. Cada uno de ellos es una gran persona.

En su corazón, todos saben Quienes Son. Si abren su corazón y comparten con los demás el deseo de su corazón, llenarán al mundo con su magnificencia.

eres un gran maestro. ¿De dónde supones que proviene ese don?

De ti.

Entonces, cuando declaras que eres Quien Eres, simplemente estás declarando quién Soy Yo. Declárame siempre como una Fuente y a nadie le importará que te declares grandioso.

Sin embargo, Tú siempre has insistido en que me declare como una Fuente.

eres la Fuente de todo lo que Soy Yo. El gran maestro con el que estás más familiarizado en tu vida dijo: “Yo soy la vida y el camino”.

El dijo también: “Todas estas cosas vienen a Mí del Padre. Sin el Padre, Yo no soy nada”.

Dijo también: “Yo y el Padre somos Uno”.

¿Comprendes?

Sólo hay Uno de nosotros.

Exactamente.

Esto nos lleva de nuevo al alma humana. ¿Puedo hacer ahora más preguntas sobre el alma?

Adelante.

De acuerdo. ¿Cuántas almas hay?

Una.

Sí, en el sentido más amplio. Sin embargo, ¿cuántas “individualidades” del Uno Que es Todo hay?

Me gusta esa palabra allí. Me gusta la forma en que empleaste esa palabra. La energía única de Toda la Energía se individualiza en muchas partes diferentes. Me gusta eso.

Me agrada. ¿Cuántas individualidades creaste? ¿Cuántas almas hay?

No puedo responder eso en términos comprensibles para ti.

Inténtalo. ¿Es un número constante? ¿Un número cambiante? ¿Un número infinito? ¿Has creado “nuevas almas” después del “grupo original”?

Sí, es un número constante. Sí, es un número cambiante. Sí, es un número infinito. Sí, he creado más almas y no, no lo he hecho.

No comprendo.

Lo sé.

Entonces, ayúdame.

¿En realidad dijiste eso?

¿Decir qué?

“Entonces, ayúdame, Dios”.

Ah, inteligente. De acuerdo, comprenderé esto, aunque sea lo último que haga. Por lo tanto, ayúdame Dios.

Te ayudaré. Estás muy decidido, por lo tanto te ayudaré, aunque te advierto que es difícil de captar o comprender lo infinito desde una perspectiva que es finita. Sin embargo, lo intentaremos

¡Serenidad!

Sí, serenidad. Bueno, empecemos notando que tu pregunta infiere que existe una realidad llamada tiempo. En verdad, no existe tal realidad. Sólo hay un momento y ése es el momento eterno de Ahora.

Todas las cosas que han sucedido, que están sucediendo Ahora y que sucederán, están sucediendo en este momento. Nada ha sucedido “antes”, porque no hay antes. Nada sucederá “después”, porque no hay después. Existe siempre y únicamente Este Momento.

En el Este Momento de las cosas, Yo estoy cambiando constantemente. El número de formas en que Yo “me individualizo” (¡me gusta tu palabra!) es, por lo tanto, siempre diferente y siempre el mismo. Puesto que sólo existe el Ahora, el número de almas es siempre constante. Sin embargo, debido a que te agrada pensar del Ahora en términos de ahora y entonces, siempre está cambiando. Tocamos este tema anteriormente, cuando hablamos de la reencarnación y de las formas de vida inferiores y sobre cómo “regresan” las almas.

Puesto que Yo siempre estoy cambiando, el número de almas es infinito. No obstante, en cualquier “punto en el tiempo”, éste parece ser finito.

Sí, hay “nuevas almas” en el sentido de que se han permitido a sí mismas, habiendo alcanzado la consciencia final y unificándose con la realidad final, para “olvidar” voluntariamente todo y “empezar de nuevo”, decidieron moverse a un nuevo lugar en la Rueda Cósmica y algunas eligieron ser “almas jóvenes” otra vez. Sin embargo, todas las almas forman parte del grupo original, puesto que todas están siendo creadas (fueron creadas, serán creadas) en el Momento Único de Ahora.

Por lo tanto, el número es finito e infinito, cambiante y no cambiante, dependiendo de cómo lo veas.

Debido a esta característica de la realidad final, frecuentemente me llaman El Movedor Inmóvil. Yo soy eso que Siempre Se Mueve y que Nunca Se Movió, está Cambiando Siempre y que Nunca Cambió.

Muy bien. Lo comprendo. Nada es absoluto Contigo.

Excepto que todo es absoluto.

A no ser que no lo sea.

Exactamente. Precisamente. ¡Lo “comprendes”! ¡Bravo!

La verdad es que creo que siempre lo he comprendido

Sí.

Excepto cuando no lo he comprendido.

Eso es correcto.

A no ser que no lo sea.

Exactamente.

Quién, es primero.

No, Qué, es primero. Quién, es segundo.

Entonces, Tu eres Abbot y yo soy Costello y todo es como es espectáculo de variedades cósmico.

Excepto cuando no lo es. Hay momentos y eventos que quizá desees tomar muy seriamente.

A no ser que no lo haga.

A no ser que no lo hagas.

Entonces, regresando de nuevo al tema de las almas...

Ése es un gran título para un libro... El Tema de las Almas.

Tal vez lo escribamos.

¿Estás bromeando? Ya lo hicimos.

A no ser que no lo hayamos hecho.

Eso es verdad.

A no ser que no lo sea.

Nunca se sabe.

Excepto cuando se sabe.

¿Comprendes? Estás captando esto. Ahora estás recordando como es en realidad ¡y te estás divirtiendo con esto! Ahora estás volviendo a “vivir ligeramente”. Estás iluminándote. Esto es lo que quiere decir iluminación 

Sereno.

Muy sereno. ¡Lo que significa que estás entusiasmado!

Eso se llama “vivir en la contradicción”. Has hablado sobre esto en muchas ocasiones. Ahora, regresando al tema de las almas, ¿cuál es la diferencia entre un alma vieja y un alma joven?

Un cuerpo de energía (esto quiere decir, una parte de Mí) puede concebirse a sí misma como “joven” o “vieja”, dependiendo de lo que elija después de alcanzar la consciencia final.

Cuando regresan a la Rueda Cósmica, algunas almas eligen ser almas viejas y otras eligen ser “jóvenes”.

En realidad, si la experiencia llamada “joven” no existiera, tampoco podría existir la experiencia llamada “vieja”. Algunas almas han elegido ser llamadas “jóvenes” y otras, ser llamadas “viejas”, para que el Alma Única, que en realidad es Todo Lo Que Es, pudiera conocerse a sí misma completamente.

De manera similar, algunas almas eligieron ser llamadas “buenas” y otras “malas”, exactamente por el mismo motivo. Por esta razón, jamás se castiga a una alma. ¿Por qué desearía el Alma Única castigar una Parte de Sí, por ser una porción de la Unidad?

Todo esto se explica de una manera hermosa en el libro de cuentos infantiles La Pequeña Alma y el Sol, que lo expone con sencillez, para que lo entienda un niño.

Tienes una manera de expresar las cosas con tanta elocuencia, de articular conceptos sumamente complejos con tanta claridad, que incluso un niño puede comprenderlos.

Gracias 

Formularé otra pregunta acerca de las almas: ¿Existen las “almas gemelas”?

Sí, mas no de la manera en que ustedes las imaginan.

¿Qué es diferente?

De una manera romántica, decidieron que “alma gemela” significara la “otra parte de ustedes”. En realidad, el alma humana. La parte de Mí que se “individualiza”, es mucho más grande de lo que han imaginado.

En otras palabras, lo que yo llamo alma es más grande de lo que creo.

Muchos más grande. No es el aire que hay en una habitación. Es el aire que hay en toda la casa y esa casa tiene muchas habitaciones. El “alma” no está limitada a una identidad. No es “aire” en el comedor. No es el alma “dividida” en dos individuos llamadas almas gemelas. No es el “aire” en la sala y el comedor, sino que es el “aire” en toda la mansión.

En Mi reino hay muchas mansiones. Aunque es el mismo aire el que sopla alrededor, en y a través de toda mansión, el aire de las habitaciones de una mansión puede sentirse “más cerca”, Puedes entrar en esas habitaciones y decir “Aquí se siente "cerca"“,

Entonces, ahora comprendes que sólo hay Un Alma. Sin embargo, lo que ustedes llaman el alma individual es enorme, ronda sobre, en y a través de cientos de formas físicas.

¿Al mismo tiempo?

No existe el tiempo. Sólo puedo responder esto diciendo, “Sí y no”. Algunas de las formas físicas que toma su alma están “viviendo ahora”, según lo entienden ustedes. Otras se individualizan en formas que son ahora lo que ustedes llaman “muertos”. Algunas otras han tomado formas que viven en lo que ustedes llaman el “futuro”. Todo está sucediendo en este momento por supuesto; no obstante, su artimaña llamada tiempo sirve como una herramienta, permitiéndoles un mayor sentido de la experiencia realizada.

Entonces, estos cientos de cuerpos físicos que mi alma ha “tomado” (es una palabra interesante la que empleaste), ¿son todas ellas mis “almas gemelas”?

Eso es más preciso que la forma en que has estado empleando el término, sí.

¿Algunas de mis almas gemelas han vivido anteriormente?

Sí. Cómo tú lo describirías, sí.

¡Espera! ¡Creo que acabo de captar algo aquí! ¿Son éstas, partes de mí que han vivido “antes”, lo que ahora describiría como mis “vidas pasadas”?

¡Un buen pensamiento! ¡Lo estás comprendiendo! ¡Sí! Algunas de estás son las “otras vidas” que has vivido “anteriormente” y algunas no lo son. Otras partes de tu alma están tomando cuerpos que estarán con vida en lo que ustedes llaman su futuro. Otras más están encarnadas en formas vivientes diferentes en su planeta, en este momento.

Cuando te encuentras con una de estas almas, puedes experimentar una sensación inmediata de afinidad. En ocasiones, incluso puedes decir, “Con seguridad pasamos juntos una "vida anterior"“ y tendrás razón. Han pasado una “vida anterior” juntos; como la misma forma física o como dos formas en el mismo Continuo Espacio-Tiempo.

¡Esto es fabuloso! ¡Esto explica todo!

Sí, lo explica.

Excepto una cosa.

¿Qué cosa es esa?

Cuando acabo de saber que he pasado una “vida anterior” con alguien, simplemente lo , lo siento en mis huesos; sin embargo, cuando se los menciono, no sienten nada de esto. ¿Por qué?

Esto es porque confundes el “pasado” con el “futuro”.

¿Huh?

Pasaste otra vida con ellas, no se trata sólo de una vida pasada.

¿Es una vida “futura”?

Precisamente. Todo está sucediendo en el Momento Eterno de Ahora y tienes conciencia de lo que, en un sentido, todavía no ha sucedido.

Entonces, ¿por qué ellas no “recuerdan” también el futuro?

Éstas son vibraciones muy sutiles y algunos de ustedes son más sensibles a ellas que otros. También, es diferente de una persona a otra. Puedes ser más “sensible” a tu experiencia “pasada” o “futura” con una persona que con otra. Esto generalmente significa que pasaste ese tiempo como la parte de tu alma muy enorme ocupando el mismo cuerpo. En cambio, cuando existe todavía esa sensación de “haberse conocido anteriormente”, pero no una sensación demasiado fuerte, esto puede significar que compartieron el mismo “tiempo” juntos, mas no el mismo cuerpo. Tal vez fuiste (o serás) esposo y esposa, hermano y hermana, padre e hijo, amante y ser amado.

Éstos son vínculos fuertes y es natural que vuelvas a sentirlos cuando “se encuentren de nuevo” por “primera vez” en “esta” vida.

Si lo que estás diciendo es verdad, esto explicaría un fenómeno que nunca he podido explicar, el fenómeno de más de una persona en este “tiempo de vida”, que aseguran recordar haber sido Juana de Arco o Mozart o alguna otra persona famosa del “pasado”. Siempre he pensado que esto era una prueba para aquellos que dicen que la reencarnación es una doctrina falsa, porque, ¿cómo podría más de una persona asegurar haber sido la misma persona anteriormente? ¡Ahora comprendo que esto es posible! Todo lo que ha sucedido es que varios seres sensibles, ahora ocupados por un alma, están “recordando” (volviendo una vez más a ser miembros) la parte de su alma individual que era (es ahora) Juana de Arco.

¡Santo cielo! Esto termina con todas las limitaciones y hace posibles todas las cosas. En el futuro, en el minuto que me atrape diciendo “eso es imposible”, sabré que todo lo que estoy haciendo es demostrar que hay muchas cosas que no sé.

Eso es algo bueno para recordarlo. Algo muy bueno que recordar.

Si podemos tener más de un “alma gemela”, eso explicaría cómo es posible que experimentemos esos intensos “sentimientos de alma gemela” com más de una persona en el curso de la vida y ¡más de una persona a la vez 

Así es.

Entonces, es posible amar a más de una persona al mismo tiempo.

Por supuesto.

No, no. Me refiero a esa clase de intenso amor personal que por lo general reservamos para una persona o, al menos ¡para una persona a la vez!

¿Por qué querrías reservar el amor? ¿por qué desearías tenerlo “en reserva”?

Porque no es correcto amar a más de una persona “de esa manera”. Es una traición.

¿Quién te dijo eso?

Todos. Todos me lo dicen. Mis padres me lo dijeron. Mi religión me lo dice. Mi sociedad me lo dice. ¡Todos me lo dicen!

Éstos son algunos de esos “pecados del padre” que se transmiten al hijo.

Tu propia experiencia te enseña una cosa, que amar a todos plenamente es lo más gozoso que puedes hacer. Sin embargo, tus padres, tus maestros y los ministros te dicen otra cosa, que sólo puedes amar a una persona a la vez “de esa manera”. Aquí no sólo hablamos de sexo. Si consideras a una persona tan especial como a otra de cualquier manera, a menudo te hacen sentir que traicionaste a la otra.

¡Correcto! ¡Exacto! ¡Así es como lo hemos determinado!

En este caso, no estás expresando amor verdadero, sino alguna variedad falsa.

¿En que medida se le permitirá al amor verdadero expresarse dentro del marco de la experiencia humana? ¿Qué límites tendremos (en realidad, algunos dirían que debemos) que fijar en esa expresión? Si todas las energías sexuales y sociales se liberaran sin restricción, ¿cuál sería el resultado? ¿La libertad social y sexual total es renunciar a toda responsabilidad o es su culminación absoluta?

Cualquier intento para restringir las expresiones naturales de amor es una negación de la experiencia de la libertad y, por lo tanto, una negación del alma en sí, puesto que el alma es la libertad personificada. Dios es libertad, por definición, porque Dios no tiene límite y no tiene restricción de ninguna clase. El alma es Dios, miniaturizado. Por lo tanto, el alma se rebela ante cualquier imposición de limitación y muere una nueva muerte cada vez que acepta límites desde afuera.

En este sentido, el nacimiento en sí es una muerte y la muerte un nacimiento, porque en el nacimiento, el alma se encuentra estrechada dentro de las terribles limitaciones de un cuerpo y, con la muerte, escapa de nuevo de esas limitaciones. Hace esto mismo durante el sueño.

Al volver a la libertad, el alma vuela y se regocija una vez más con la expresión y la experiencia de su verdadera naturaleza.

No obstante, ¿Puede expresarse y experimentarse su verdadera naturaleza mientras está con el cuerpo?

Ésa es la pregunta que formulas y nos lleva al motivo y propósito de la vida en sí. Si la vida con el cuerpo no es otra cosa que una prisión o una limitación, entonces, ¿qué bien puede resultar de esto y cuál puede ser su función, mucho menos su justificación?

Si supongo que eso es lo que estoy preguntando. Lo pregunto a nombre de todos los seres que han sentido las limitaciones terribles de la experiencia humana. En este momento no hablo de las limitaciones físicas...

Sé que no te refieres a ellas.

Me refiero a las limitaciones emocionales y a las psicológicas.

Sí lo sé. Comprendo. A pesar de esto, todas tus preocupaciones se relacionan con la misma pregunta más amplia.

Sí, de acuerdo. Permíteme terminar. Toda mi vida me he sentido profundamente frustrado por la inhabilidad del mundo para permitirme amar a cada persona exactamente de la manera que he deseado hacerlo.

Cuando era joven, no debía hablar con extraños ni decir cosas inapropiadas. Recuerdo que en una ocasión, cuando caminaba por la calle con mi padre, nos encontramos a un hombre pobre, que pedía monedas. De inmediato sentí lástima por el hombre y deseé darle algunos centavos que tenía en el bolsillo. Mi padre lo evitó y me hizo seguir adelante. “Basura”, dijo. “Es sólo basura”. Así etiquetaba mi padre a las personas que no vivían de acuerdo con sus definiciones de lo que significaba ser humanos de valor.

Después, recuerdo una experiencia de mi hermano mayor, que ya no vivía con nosotros y que no le permitieron entrar en la casa en Nochebuena, debido a una discusión que había tenido con mi padre. Yo amaba a mi hermano y deseaba que estuviera con nosotros esa noche, pero mi padre lo detuvo en el pórtico y le prohibió entrar en la casa. Mi madre estaba desvastada (era su hijo de un matrimonio anterior) y yo estaba simplemente perplejo. ¿Por qué no podíamos amar o querer a mi hermano en Nochebuena, simplemente debido a una discusión?

¿Qué clase de desacuerdo podía ser tan malo, que se le permitiera arruinar la Navidad, cuando incluso las guerras se suspendían durante una tregua de 24 horas? Mi pequeño corazón de siete años suplicaba saberlo.

Cuando crecí, aprendí que no era sólo la ira la que evitaba que el amor fluyera, sino también el temor. Por ese motivo no debíamos hablar con los extraños, pero no sólo cuando éramos niños indefensos, sino también siendo personas adultas. Aprendí que no era correcto conocer y saludar en forma abierta y gustosa a las personas extrañas y que debían seguirse ciertas reglas de etiqueta con las personas que acabábamos de conocer. Nada de esto tenía sentido para mí. ¡Deseaba saber todo acerca de esa nueva persona y quería que ella supiera todo sobre ! Mas no era así. Las reglas decían que teníamos que esperar.

Ahora en mi vida adulta, cuando llegó la sexualidad, he aprendido que las reglas son incluso más rígidas y limitantes. Aún no lo comprendo.

Descubrí que sólo deseo amar y ser amado, que sólo deseo amar a todos de la manera que me parezca natural y de la forma que me agrade. No obstante, la sociedad tiene sus reglas y sus reglamentos sobre todo esto y, son tan rígidos, que incluso si la otra persona involucrada esta de acuerdo con tener una experiencia, si la sociedad no está de acuerdo, a esos dos amantes se les llama “malos” y están predestinados al fracaso.

¿Qué es eso¿ ¿Por qué es todo eso?

Tu mismo lo has dicho. El temor.

Todo es debido al temor.

Sí, pero, ¿están justificados todos esos temores? ¿Acaso estas restricciones y limitaciones sólo son apropiadas debido a los comportamientos de nuestra raza? Por ejemplo, un hombre conoce una mujer más joven, se enamora de ella (o siente “lujuria”) y deja a su esposa. Utilizo sólo un ejemplo. Abandona a la esposa y a los hijos. Ella tiene treinta y nueve o cuarenta años y ninguna habilidad para trabajar o, peor aún, un hombre de sesenta y ocho años, abandona a una mujer de sesenta y cuatro años, porque se enamora de una mujer más joven que su hija.

¿Supones que el hombre que describes dejo de amar a su esposa de sesenta y cuatro años?

Bueno, con toda seguridad actúa como si ya no la amara.

No. No es a su esposa a quien no ama y por eso trata de escapar. Trata de escapar de las limitaciones que siente le impusieron.

Oh, tonterías. Es lujuria, pura y simple. Es un viejo chiflado que simplemente trata de recuperar su juventud, deseando estar con una mujer más joven, incapaz de controlar sus apetitos infantiles y de mantener su promesa a su pareja, que ha permanecido a su lado durante todos los años difíciles y de escasez.

Por supuesto. Lo describiste perfectamente. Sin embargo, nada de lo que has dicho ha cambiado nada de lo que yo dije. Virtualmente, en todo caso, este hombre no ha dejado de amar a su esposa. Son las limitaciones que su esposa le impone o las que le impone la mujer más joven, que no tuviera nada que hacer con él, si él permaneciera al lado de su esposa, las que producen la rebelión.

El punto que trato de establecer es que el alma siempre se rebelará ante la limitación, de cualquier clase. Eso es lo que ha hecho surgir a todas las revoluciones en la historia de la humanidad, no sólo la revolución que hace que un hombre abandone a su esposa o que una esposa de pronto abandone a su marido. (A propósito esto sucede también.)

¡Seguramente, no estás a favor de la abolición total de las limitaciones del comportamiento, de cualquier clase! Eso sería anarquía del comportamiento, el caos social. ¡Con toda seguridad, no estás abogando para que las personas tengan “aventuras” o un matrimonio abierto!

Ni abogo ni no abogo por nada. No estoy a favor” o “en contra” de nada. La raza humana continúa tratando de hacerme un Dios “a favor” o “en contra” y Yo no soy eso.

Simplemente observo lo que es. Sólo miro que ustedes crean sus propios sistemas de correcto e incorrecto, a favor y en contra y observo si sus ideas actuales respecto a eso les sirven, dado lo que dicen que eligen y desean como especie y como individuos.

Respecto a la pregunta sobre el “matrimonio abierto”, no estoy ni a favor ni en contra de éste. Si lo tienen o no, eso depende de lo que decidan en y fuera de su matrimonio. Su decisión sobre eso crea Quienes Son, en relación con la experiencia que llaman “matrimonio”. Porque es como te dije: cada acto es un acto de autodefinición.

Al tomar cualquier decisión, es importante asegurarse de que sea respondida la pregunta correcta. La pregunta relacionada con el llamado “matrimonio abierto”, por ejemplo, no es ¿tendremos un matrimonio abierto, en el que se permita el contacto sexual de ambas partes con personas fuera del matrimonio?” La pregunta es: “Quién Soy Yo y Quienes Somos Nosotros, en relación con la experiencia llamada matrimonio?”

La respuesta a esa pregunta se encontrará en la respuesta a la pregunta suprema de la vida: ¿Quién Soy (punto) respecto a cualquier cosa, en relación con cualquier cosa; Quién Soy y Quién Elijo Ser?

Cómo lo he dicho repetidas veces en este diálogo, la respuesta a esa pregunta es la respuesta a cada pregunta.

Dios, eso me frustra. La respuesta a esa pregunta es tan amplia y tan general, que no responde ninguna pregunta.

¿En realidad? Entonces, ¿cuál es tu respuesta a esa pregunta?

De acuerdo con estos libros, de acuerdo con lo que Tú pareces estar diciendo en este diálogo, yo soy “amor”. Eso es Quién Realmente Soy.

¡Excelente! ¡Has aprendido! Eso es correcto. Tú eres amor. Amor es todo lo que hay. Por lo tanto, tú eres amor, Yo soy amor y no hay nada que no sea amor.

¿Qué hay acerca del temor?

El temor es eso que tú no eres. El temor es evidencia Falsa Que Parece Real. El Temor es lo opuesto al amor, que tú has creado en tu realidad, para poder conocer experimentalmente Eso Que Eres.

Esto es lo que es verdad en el mundo relativo de tu existencia: en ausencia de eso que tú no eres, eso que tú eres... no lo es.

Sí, sí, hemos hablado sobre esto varias veces en nuestro diálogo. Sin embargo, parece como si Tú evadieras mi queja. Dije que la respuesta a la pregunta de Quienes Somos (que es amor) es tan amplia, que no proporciona una respuesta (no es ninguna respuesta) a casi ninguna otra pregunta. Dices que es la respuesta a toda pregunta y yo digo que no es la respuesta a ninguna, mucho menos a una pregunta tan específica como “¿Nuestro matrimonio debe ser un matrimonio abierto?

Si eso es verdad para ti, es porque no sabes lo que es el amor.

¿Lo sabe alguien? La raza humana ha tratado de averiguarlo desde el principio del tiempo.

El cual no existe.

Sí, sí, el cual no existe, lo sé. Es una forma de expresarme.

Déjame ver si puedo encontrar, utilizando tu “forma de expresarte”, algunas palabras y algunas formas para explicar lo que es el amor.

Magnífico. Eso es maravilloso.

La primera palabra que viene a mi mente es ilimitado. Eso que es el amor, es ilimitado.

Estamos donde nos encontrábamos cuando iniciamos este tema. Dando vueltas en círculos.

Los círculos son buenos. No los rechaces. Continua formando círculos alrededor de la pregunta. Formar círculos es bueno. Repetir es bueno. Tratar y afirmar de nuevo es bueno

En ocasiones me impaciento.

¿En ocasiones? Eso es bastante gracioso.

De acuerdo, de acuerdo, continúa con lo que estás diciendo.

El amor es eso que es ilimitado. No tiene principio ni final. No tiene antes ni después. El amor siempre fue, siempre es y siempre será.

Por lo tanto, el amor es también siempre. Es la realidad siempre.

Ahora mencionamos de nuevo otra palabra que utilizamos anteriormente, la libertad. Si el amor es ilimitado siempre, entonces, el amor es... libre. El amor es eso que es perfectamente libre.

Ahora, en la realidad humana, encontrarás que siempre buscas amar y ser amado. Descubrirás que siempre anhelarás que ese amor sea ilimitado. Descubrirás que siempre desearás poder ser libre para expresarlo.

En cada experiencia del amor, buscarás libertad y que ésta sea ilimitada y eterna. No siempre lo conseguirás, pero eso es lo que buscarás. Buscarás esto, porque eso es lo que es el amor y en algún sitio profundo, lo sabes, porque tú eres amor y a través de la expresión del amor, están buscando conocer y experimentar Quién y Qué Eres Tú.

Eres vida que expresa vida, amor que expresa amor, Dios que expresa Dios.

Por lo tanto, todas estas palabras son sinónimos. Piensa que son la misma cosa:

Dios

Vida

Amor

Ilimitado

Eterno

Libre

Cualquier cosa que no sea una de estas cosas no es ninguna de estas cosas.

Tú eres todas esas cosas y, tarde o temprano, buscarás experimentarte como todas estas cosas.

¿Qué significa “tarde o temprano”?

Depende de cuando domines tu temor. Como dije, el temor es Evidencia Falsa Que Parece Real. Es eso que tú no eres.

Buscarás experimentar Eso Que Tú Eres, cuando acabes de experimentar eso que tú no eres.

¿Quién desea experimentar el temor?

Nadie desea experimentarlo; te enseñan a experimentarlo.

Un niño no experimenta temor. Piensa que puede hacer cualquier cosa. Un niño no experimenta falta de libertad. Piensa que puede amar a cualquiera. Un niño no experimenta falta de vida. Los niños creen que vivirán eternamente y las personas que actúan como niños piensan que nada puede lastimarlas. Un niño no conoce ninguna cosa perversa, hasta que las personas mayores enseñan a ese niño cosas perversas.

Así los niños van por allí desnudos y abrazan a todos, no pensando nada sobre esto. Si sólo las personas adultas pudieran hacer lo mismo.

Los niños hacen eso con la belleza de la inocencia. Los adultos no pueden recuperar esa inocencia, porque cuando los adultos “se desnudan” siempre está presente el sexo.

Sí. Por supuesto, Dios prohíbe que “el sexo” sea inocente y se experimente libremente.

En realidad, Dios sí lo prohibió. Adán y Eva eran perfectamente felices corriendo desnudos en el Jardín del Edén, hasta que Eva comió la fruta del árbol del Bien y el Mal. Entonces Tú nos condenaste a nuestro estado actual, porque todos somos culpables de ese pecado original.

Yo no hice tal cosa.

Lo sé. Sin embargo, tuve que atacar aquí a la religión organizada.

Trata de evitar eso, si puedes.

Sí, debo hacerlo. Los devotos fanáticos organizados tienen muy poco sentido del humor.

Ahí vas de nuevo.

Lo lamento.

Estaba diciendo que como especie, se esforzarán por experimentar un amor ilimitado, eterno y libre. La institución del matrimonio ha sido su intento de crear eternidad. Con esto, acordaron ser compañeros durante la vida. Sin embargo, esto hizo poco para producir un amor que fuera “ilimitado” y “libre”.

¿Por qué no? Si el matrimonio se elige libremente, ¿acaso no es una expresión de libertad? Decir que uno va a demostrar su amor sexualmente sólo con su cónyuge no es una limitación, es una elección. Una elección no es una limitación, es el ejercicio de la libertad.

Sí, mientras esa continúe siendo la elección.

Bueno, tiene que ser. Ésa fue la promesa.

Sí y allí es dónde empieza el problema.

Ayúdame con esto.

Mira, puede llegar el momento en que desees experimentar una especialidad de alto grado en una relación. No que una persona sea más especial para ti que otra, sino que la forma que eliges para demostrar a una persona la profundidad del amor que sientes por toda la gente y por la vida en sí es única para sólo esa persona.

En realidad, la forma en que ahora demuestras amor a cada persona que amas es única. No demuestras tu amor exactamente de la misma manera a dos personas. Puesto que eres una criatura y un creador de originalidad, todo lo que creas es original. No es posible que ningún pensamiento, palabra o acción se duplique. No puedes duplicar, sólo puedes originar.

¿Sabes por qué no son iguales dos copos de nieve? Porque es imposible para ellos serlo. “Creación” no es “duplicar” y el Creador sólo puede crear.

Por ese motivo, dos copos de nieve no son iguales ni dos personas son iguales ni ningunas dos cosas son iguales.

El universo (y todo lo que hay en éste) existe en forma singular y en verdad no hay nada igual.

Ésta es la Dicotomía Divina de nuevo. Todo es singular; sin embargo, todo es Uno

Exactamente. Cada dedo de tu mano es diferente; sin embargo, todo es la misma mano. El aire en tu casa es el aire que está en todas partes; no obstante, el aire de una habitación a otra no es el mismo, sino que se siente marcadamente diferente.

Lo mismo sucede con las personas. Todas las personas son Uno; sin embargo, no hay dos personas iguales. Por lo tanto, no podrías amar a dos personas de la misma manera, aunque lo intentaras y nunca desearías hacerlo, porque el amor es una respuesta única a eso que es único.

Cuando demuestras tu amor hacia una persona, lo haces de una manera en la que no puedes hacerlo con otra persona. Tus pensamientos, palabras y acciones (tus respuestas) son literalmente imposibles de duplicar, cada una es diferente... así como lo es la persona por la que tienes estos sentimientos.

Si ha llegado el momento en que desees esta demostración especial con una persona solamente, entonces , elígela, como dices. Anúnciala y declárala. No obstante, haz de tu declaración un anuncio momento a momento de tu libertad, no tu obligación continua. El amor verdadero siempre es libre y la obligación no puede existir en el espacio del amor.

Si consideras una promesa sagrada e irrompible, tu decisión de expresar tu amor de una manera particular a sólo una persona, puede llegar el día en que experimentarás esa promesa como una obligación y lo resentirás. Sin embargo, si consideras esta decisión no como una promesa que se hace sólo una vez, sino como una elección libre, hecha una y otra vez, nunca llegará ese día de resentimiento.

Recuerda esto: sólo hay una promesa sagrada y ésta es decir y vivir tu verdad. Todas las otras promesas son pérdidas de la libertad y eso nunca puede ser sagrado, puesto que libertad es Quién Eres Tú. Si pierdes la libertad, pierdes a tu Yo y eso no es un sacramento, es una blasfemia.

 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas