Llama Violeta

Llama Violeta


 
 
 
 
 

¿Qué páginas ven otros?

 

Neale Donald Walsch

Conversaciones con Dios 3

Capitulo 2 

 

¿Qué tiene que ver el pasado con el futuro?

 Cuando conoces el pasado, puedes saber más acerca de todos tus posibles futuros. Te acercaste a Mí para pedirme que hiciera que tu vida funcionara mejor. Será útil para ti saber como llegaste adonde te encuentras hoy.

Te hablaré de fuerza y de fortaleza y de la diferencia entre ambas. Charlaré contigo acerca de esa figura de Satanás que inventaron, cómo y por qué lo inventaron y cómo decidieron que su Dios era un “Él” y no una “Ella”.

Te hablaré de Quién Soy Realmente y no de quién han dicho que soy en sus mitologías. Te describiré Mi Existencia de tal manera que gustosamente reemplazarás la mitología con la cosmología, la verdadera cosmología del universo y su relación Conmigo. Haré que sepas sobre la vida, como funciona y por qué funciona de esa manera. Este capítulo tratará todas esas cosas.

Cuando conozcas esas cosas, podrás decidir lo que deseas desechar entre lo que tu raza ha creado. Esta tercera parte de nuestra conversación, este tercer libro, trata de construir un mundo más nuevo, de crear una nueva realidad.

Ustedes, Mis hijos, han vivido en una prisión ideada por ustedes. Ya es hora de que se liberen.

Aprisionaron sus cinco emociones naturales, reprimiéndolas y convirtiéndolas en emociones no naturales, lo que ha causado infelicidad, muerte y destrucción para su mundo.

En este planeta durante siglos, el modelo de comportamiento ha sido no ser “indulgentes” con sus emociones. Si sienten aflicción, la superan; si sienten enfado, se lo tragan; si sienten envidia, esto los avergüenza; si sienten temor, lo superan; si sienten amor, lo controlan, lo limitan, esperan, huyen de él, hacen cualquier cosa para evitar expresarlo plenamente, aquí, en este momento.

Ya es tiempo de que se liberen.

En verdad, aprisionaron a su Yo Sagrado y ya es hora de que liberen a su Yo.

 Esto empieza a entusiasmarme. ¿Cómo comenzamos? ¿Cómo empezamos?

 En nuestro breve estudio para comprender cómo todo tuvo que ser de esta manera, regresamos a la época cuando su sociedad se reorganizó. Esto es, cuando los hombres se convirtieron en la especie dominante y decidieron que no era adecuado expresar las emociones o, en algunos casos, incluso sentirlas.

¿A qué te refieres al decir “cuando la sociedad se reorganizó”? ¿Sobre que hablamos?

Al principio de su historia, vivieron en este planeta en una sociedad de matriarcado. Luego hubo un cambio y surgió el patriarcado. Cuando llevaron a cabo ese cambio, dejaron de expresar sus emociones. Etiquetaron como “debilidad” hacer esto. Fue durante este periodo que los hombres inventaron también al demonio y al Dios masculino.

 

¿Los hombres inventaron al diablo?

Sí, Satanás fue esencialmente una invención masculina. Finalmente, toda la sociedad lo aceptó; sin embargo, el alejarse de las emociones y la invención de un “Ser Malvado” fue parte de una rebelión masculina contra el matriarcado, un periodo durante el cual las mujeres gobernaron todo con sus emociones. Ocupaban todos los puestos del gobierno, todos los puestos religiosos de poder, todos los lugares de influencia en el comercio, la ciencia, la enseñanza y la curación.

 ¿Qué poder tenían los hombres?

 Ninguno. Los hombres tenían que justificar su existencia, puesto que tenían muy poca importancia, aparte de su habilidad para fertilizar los óvulos femeninos y mover los objetos pesados. Se asemejaban mucho a las hormigas y abejas trabajadoras. Se encargaban del trabajo físico pesado y se aseguraban de que nacieran niños y estuvieran protegidos.

Los hombres necesitaron cientos de años para encontrar y crear un sitio más importante para ellos en su sociedad. Transcurrieron siglos antes de que a los hombres se les permitiera participar en los asuntos de su clan; de tener voz o voto en las decisiones de la comunidad. Las mujeres no los consideraban lo suficientemente inteligentes para comprender dichos asuntos.

 Resulta difícil imaginar que alguna sociedad prohíba realmente a toda una clase de personas incluso votar, con base sólo en el género.

 Me agrada tu sentido del humor respecto a esto. En verdad me agrada. ¿Continuamos?

 Por favor.

 Transcurrieron siglos antes de que se les ocurriera pensar que en realidad podrían ocupar puestos de liderazgo, en los cuales finalmente tuvieron la oportunidad de votar. Otros puestos de influencia y de poder dentro de su cultura les fueron negados de una forma similar.

 Cuando los hombres al fin ocuparon puestos de autoridad dentro de la sociedad, cuando al fin dejaron de ser creadores de bebés y esclavos físicos virtuales, debe dárseles el crédito de que no hayan actuado de la misma manera con las mujeres, sino que siempre hayan acordado respetar a las mujeres y darles el poder y la influencia que merecen todos los seres humanos, sin importar su género.

 De nuevo hablas con humor.

Oh, lo lamento. ¿Te refieres a otro planeta?

Volvamos a nuestra narración. No obstante, antes de que continuemos con el tema de la invención del “diablo”, hablemos un poco sobre el poder. Por supuesto, debido a éste surgió la invención de Satanás.

Ahora dirás que los hombres tienen todo el poder en la sociedad actual, ¿no es así? Permíteme hablar antes que tú y decirte por qué considero que sucedió esto.

Dijiste que durante el periodo del matriarcado, los hombres se asemejaban bastante a las abejas trabajadoras y que servían a la abeja reina. Dijiste que se encargaban de desempeñar el trabajo físico difícil y de asegurarse de que nacieran niños y estuvieran protegidos. Desearía preguntar “¿qué ha cambiado? ¡Eso es lo que hacen ahora!” Puedo apostar que muchos hombres quizá dirían que no ha cambiado mucho la situación, con excepción de que los hombres han obtenido un precio por mantener su “papel ingrato”. Tienen más poder.

En realidad, casi todo el poder.

De acuerdo, gran parte del poder. No obstante, la ironía que veo aquí es que ambos géneros piensan que se encargan de las tareas no gratas, mientras que el otro género tiene toda la diversión. Los hombres muestran resentimiento hacia las mujeres que están intentando recuperar parte de su poder, porque dicen que no harían todo lo que hacen por la cultura, si al menos no tuvieran el poder necesario para hacerlo.

Las mujeres muestran resentimiento hacia los hombres que tienen todo el poder y dicen que no continuarán haciendo por la cultura, lo que hacen, si van a permanecer sin poder.

Lo analizaste correctamente. Los hombres y las mujeres están condenados a repetir sus propios errores en un ciclo continuo de miseria autoinfligida, hasta que una parte o la otra comprenda que la vida no es poder, sino fortaleza. Hasta que ambos comprendan que no se trata de separación, sino de unidad. Es en la unidad donde existe la fortaleza interior y es en la separación en donde se disipa, dejando una sensación de debilidad y de impotencia y, por lo tanto, de lucha por el poder.

Les digo esto: terminen con ese distanciamiento entre ustedes y con la ilusión de separación y así volverán a la fuente de su fortaleza anterior. Ahí es donde encontrarán el verdadero poder. El poder para hacer cualquier cosa. El poder de ser cualquier cosa. El poder de tener cualquier cosa, puesto que el poder para crear se deriva de la fortaleza interior que se produce a través de la unidad.

Esto es cierto en la relación entre ustedes y su Dios, así como es notablemente cierto de la relación entre tú y tus congéneres.

Dejen de pensar que están separados y todo el poder verdadero que se obtiene de la fortaleza interior de la unidad será suyo, como una sociedad mundial y como una parte individual de ese todo para ejercer sus deseos.

Sin embargo, recuerden esto:

El poder surge de la fortaleza interior. La fortaleza interior no se obtiene del poder bruto. Referente a esto, casi todo el mundo comprende lo contrario.

El poder sin la fortaleza interior es una ilusión. La fortaleza interior sin unidad es una mentira. Una mentira que no ha servido a la raza, sino que se ha arraigado firmemente en la consciencia de su raza. Ustedes piensan que la fortaleza interior surge de la individualidad y de la separación y, sencillamente, esto no es así. La separación de Dios y entre ustedes es la causa de todo su mal funcionamiento y sufrimiento. No obstante, la separación continua disfrazada como fortaleza y su política, su economía e incluso sus religiones, han perpetuado la mentira.

Esta mentira es el génesis de todas las guerras y de todas las luchas de clase que conducen a la guerra; de toda la animosidad entre las razas y los géneros y de todas las luchas de poder que conducen a la animosidad; de todos los juicios y las tribulaciones y de todas las luchas internas que llevan a las tribulaciones.

A pesar de esto, se aferran con tenacidad a la mentira, sin importar que ya han visto hacia dónde los conduce, incluso si los ha conducido hasta su propia destrucción.

Ahora les diré esto: conozcan la verdad, pues la verdad los liberará.

No hay separación. No entre sí, no de Dios y no de nada que existe.

Repetiré esta verdad una y otra vez en estas páginas. Esta observación la haré una y otra vez.

Actúen como si no estuvieran separados de nada y de nadie y mañana sanarán su mundo.

Éste es el mayor secreto de todos los tiempos. Es la respuesta que el hombre ha buscado durante milenios. Es la solución por la cual ha trabajado, la revelación por la que ha orado.

Actúen como si no estuvieran separados de nada y sanarán el mundo.

Comprendan que se trata de actuar con el poder, no sobre éste.

Gracias, ya lo comprendí. Entonces, retrocediendo, fueron las mujeres quienes primero tuvieron el poder sobre los hombres y ahora es lo contrario. ¿Los hombres inventaron al demonio para quitar ese poder a las mujeres de las tribus o a los líderes del clan?

Sí. Utilizaban el temor, porque era la única arma que tenían.

Lo repito, la situación no ha cambiado mucho. Los hombres hacen eso en la actualidad. En ocasiones, incluso antes de haber apelado a la razón, los hombres emplean el temor, en particular, si son los hombres más poderosos y fuertes. (O el país más grande y fuerte.) A veces parece estar arraigado en los hombres. Parece celular. El poder es derecho. La fortaleza es poder.

Sí. Así han sido las cosas desde el derrocamiento del matriarcado.

¿Por qué es así?

De eso trata esta corta historia.

Entonces, continua, por favor.

Lo que tenían que hacer los hombres para obtener el control durante el período del matriarcado era no convencer a las mujeres de que a los hombres se les debería dar más poder sobre sus vidas, sino convencer a otros hombres.

Después de todo, la vida transcurría tranquilamente y había formas peores en que los hombres podían pasar el día, que simplemente desempeñando algún trabajo físico para hacerse valiosos y después tener sexo. Por lo tanto, no era fácil para los hombres, quienes no tenían poder, convencer a otros hombres sin poder, que buscaran dicho poder. Esto fue así hasta que descubrieron el temor.

El temor era algo con lo que las mujeres no habían contado.

Este temor se inició con las semillas de la duda, sembradas por los hombres más descontentos. En general, estos hombres eran los menos “deseables”; los hombres sin músculos, sencillos y, por lo tanto, aquellos a los que las mujeres prestaban menos atención.

Supongo que debido a que esto era así, sus quejas fueron consideradas como ira surgida de la frustración sexual.

Eso es correcto. Esos hombres insatisfechos tenían que emplear la única arma que tenían. Por lo tanto, intentaron que surgiera el temor de las semillas de la duda. ¿Y si las mujeres estaban equivocadas?, preguntaron. ¿Y si su forma de dirigir el mundo no era la mejor? ¿Y si estaban conduciendo a toda la sociedad, a toda la raza, hacia la aniquilación segura?

Esto es algo que muchos hombres no podían imaginar. Después de todo, ¿acaso las mujeres no tenían una línea directa con la Diosa? ¿Acaso no eran réplicas exactas de la Diosa? ¿Acaso la Diosa no era buena?

La enseñanza era tan poderosa, tan arraigada, que los hombres no tuvieron otra alternativa que inventar al diablo, a Satanás, para contrarrestar la bondad ilimitada de la Gran Madre imaginada y adorada por la gente del matriarcado.

¿Cómo lograron convencer a alguien de que existía algo así como el “diablo”?

Algo que toda su sociedad entendía era la teoría de la “manzana podrida”. Incluso las mujeres veían y sabían, de acuerdo con su experiencia, que algunos niños simplemente se volvían “malos”, sin importar lo que hicieran. Especialmente, como todos sabían, el niño del sexo masculino, que no podía ser controlado.

Así se creó el mito.

Un día, el mito desapareció y la Gran Madre, la Diosa de Diosas, dio a luz un niño que resultó no ser bueno. Sin importar todo lo que la Madre intentó, el niño no era bueno. Finalmente, él lucho contra su madre para quitarle el trono.

Esto era demasiado, incluso para una madre amorosa y que perdona. El niño fue desterrado para siempre; sin embargo, continuó presentándose con disfraces inteligentes, en ocasiones incluso como la misma Gran Madre.

Este mito sentó la base para que los hombres preguntaran: “¿Cómo sabemos que la Diosa a quién adoramos es una Diosa? Podría ser el niño malo, ahora crecido y que desea engañarnos”.

Con esto, los hombres lograron que otros hombres se preocuparan y que después se enfadaran porque las mujeres no tomaban en serio sus preocupaciones, por lo que luego se rebelaron.

Así se creo el ser que ustedes llaman Satanás. No resulto difícil crear un mito acerca de un “niño malo”, tampoco fue difícil convencer incluso a las mujeres del clan acerca de la posibilidad de la existencia de tal criatura. Tampoco fue difícil que todos aceptaran que el niño malo era del sexo masculino. ¿Acaso los hombres no pertenecían al género inferior?

Este recurso se utilizó para establecer un problema mitológico. Si el “niño malo” era del género masculino, si el “ser malo” era masculino, ¿quién podría dominarlo? Con seguridad, no una Diosa femenina. Los hombres dijeron inteligentemente que cuando se trataba de asuntos de sabiduría y perspectiva, de claridad y de compasión, de planeación y de pensamiento, nadie dudaba de la superioridad femenina. Sin embargo, en asuntos de fuerza bruta, ¿acaso no necesitaban a los hombres?

Anteriormente, en la mitología de la Diosa, los hombres eran simplemente consortes, compañeros de las mujeres, que actuaban como sirvientes y satisfacían su deseo de celebración lujuriosa de la magnificencia de su Diosa.

No obstante, ahora se necesitaba un hombre que pudiera hacer más; un hombre que pudiera proteger también a la Diosa y derrotar al enemigo. Esta transformación no ocurrió de un día para otro, sino a través de muchos años. En forma gradual, muy gradual, las sociedades empezaron a considerar al consorte masculino también como al protector masculino en sus mitologías espirituales, pues ahora que había alguien para proteger a la Diosa, dicho protector era necesario, obviamente.

No fue un cambio total del hombre como protector, al hombre como pareja igual, ahora junto a la Diosa. El Dios masculino se creó y, en un tiempo, los Dioses y las Diosas gobernaron juntos en la mitología.

Luego, en forma gradual, a los Dioses se les dieron papeles más importantes. La necesidad de protección, de fortaleza, empezó a suplir las necesidades de sabiduría y amor. Nació una nueva clase de amor en estas mitologías. Un amor que protegía con fuerza bruta. Era también un amor que codiciaba lo que protegía; esto es, sentía celos de su Diosa; que ahora no satisfacía simplemente sus deseos femeninos, sino que luchaba y moría por ellos.

Empezaron a surgir mitos acerca de Dioses con poder enorme, que peleaban, que luchaban, de Diosas de una belleza indescriptible. Así nació el Dios celoso.

Esto es fascinante.

Espera, estamos llegando al final, pero todavía hay algo más.

No transcurrió mucho tiempo antes de que los celos de los Dioses se enfocaran no sólo en las Diosas, sino también en todas las creaciones en todos los reinos. ¡Será mejor que lo amemos, dijeron estos Dioses celosos, que no amemos a ningún otro Dios ni a nadie más!

Desde entonces, los hombres fueron la especie más poderosa y los Dioses fueron los hombres más poderosos, quedaba poco espacio para la discusión, con esta nueva mitología.

Empezaron a surgir historias acerca de aquellos que discutían y perdían. Nació el Dios de la ira.

Pronto, cambio toda la idea acerca de la Deidad. En lugar de ser la fuente de todo el amor; se convirtió en la fuente de todo el temor.

Un modelo de amor que era principalmente femenino (el amor tolerante y constante de una madre por su hijo y, sí, incluso de una mujer por su hombre no demasiado brillante, pero después de todo útil) fue reemplazado por el amor celoso e iracundo de un Dios exigente y no tolerante, que no permitía interferencia ni indiferencia y que no ignoraba ninguna ofensa.

La sonrisa de la Diosa divertida, que experimentaba un amor ilimitado y que se sometía con gentileza a las leyes de la naturaleza, fue reemplazada por el semblante adusto de un Dios no demasiado divertido, que proclamaba poder sobre las leyes de la naturaleza y que limitaba el amor.

Éste es el Dios que adoran en la actualidad y así es como llegaron adonde se encuentran hoy en día.

Sorprendente. Interesante y sorprendente. ¿Con que objeto me dices todo esto?

Es importante que sepas que ustedes maquinaron todo. La idea de que el “poder es derecho” o de que el “poder es fuerza” nació de sus mitos teológicos creados por los hombres.

El Dios de ira, celos y coraje fue imaginario. No obstante, algo que se imagina durante mucho tiempo se vuelve real. Algunos de ustedes todavía lo consideran real actualmente. Sin embargo, no tiene nada que ver con la realidad final o con lo que en realidad está sucediendo aquí.

¿Y qué es eso?

Lo que sucede es que su alma anhela la experiencia suprema de sí misma que puede imaginar. Vino aquí para ese propósito, para realizarse (esto es hacerse real) en su experiencia.

Entonces descubrió los placeres de la carne, no sólo el sexo, sino toda clase de placeres, y al ceder ante estos placeres, en forma gradual olvidó los placeres del espíritu.

Éstos también son placeres, placeres mayores que los que el cuerpo puede proporcionarles. Sin embargo, el alma olvidó esto.

De acuerdo, ahora nos alejamos de toda la historia y regresamos a algo que Tú trataste anteriormente en este diálogo. ¿podrías hablar de nuevo sobre este tema?

En realidad no nos estamos alejando de la historia. Tratamos todo al mismo tiempo. Como puedes ver, es en verdad muy simple. El propósito de tu alma, el motivo por el que llegó al cuerpo, es para ser y expresar Quién Eres Realmente. El alma anhela hacer esto; anhela conocerse y conocer su propia experiencia.

Este anhelo de conocer es vida que busca ser. Esto es Dios, que elige expresarse. El Dios de sus historias no es el Dios que realmente es. Ése es el punto. Su alma es la herramienta a través de la cual expreso y experimento Mi Ser.

¿Eso no limita demasiado Tu experiencia?

Sí, a no ser que no lo haga. Eso depende de ustedes. Ustedes llegan a ser la expresión y la experiencia de Mí, en cualquier nivel que elijan. Ha habido personas que eligieron expresiones muy grandiosas. No ha habido nadie superior a Jesús, el Cristo, aunque ha habido otros que han sido igualmente superiores.

¿Cristo no es el ejemplo supremo? ¿No es Dios convertido en hombre?

Cristo es el ejemplo supremo. Sencillamente, no es el único ejemplo para alcanzar el estado superior. Cristo es Dios hecho hombre. Simplemente no es el único hombre hecho de Dios.

Todo hombre es “Dios hecho Hombre”. Tú eres Yo, expresado en tu forma actual. Sin embargo, no te preocupes por limitarme ni acerca de cómo me limita eso. Yo no estoy limitado y nunca lo he estado. ¿Crees que ustedes son la única forma que yo he elegido? ¿Crees que son las únicas criaturas a las que impregné con Mi Esencia?

Te diré que estoy en cada flor, en cada arco iris, en cada estrella en el cielo y en todo lo que hay en cada planeta que gira alrededor de cada estrella.

Soy el murmullo del viento, el calor de su sol, la individualidad increíble y la perfección extraordinaria de cada copo de nieve.

Soy la majestad en el vuelo de las águilas y la inocencia de la gama en el campo; el valor de los leones y la sabiduría de los ancianos.

No estoy limitado a las formas de expresión vistas sólo en su planeta. No saben Quién Soy, sólo piensan que lo saben. Sin embargo, no piensan que Quién Soy está limitado a ustedes o que Mi Esencia Divina, este gran Espíritu Santo, no se les dio sólo a ustedes. Eso sería un pensamiento arrogante y mal informado.

Mi ser está en todo. Todo. La Universalidad es Mi Expresión. La Totalidad es Mi Naturaleza. No hay nada que Yo No Sea ni algo que Yo No Pueda Ser.

Mi propósito al crearlos, Mis criaturas benditas, fue tener una experiencia de Mi como el Creador de Mi Propia Experiencia.

De la misma manera como conozco Mi perfección de diseño a través de un copo de nieve, Mi asombrosa belleza a través de una rosa, así también conozco Mi poder creativo a través de ustedes.

Les di la habilidad para crear conscientemente su experiencia, que es la habilidad que Yo tengo.

A través de ustedes, puedo conocer cada uno de Mis aspectos. La perfección de los copos de nieve, la asombrosa belleza de la rosa, el valor de los leones, la majestuosidad de las águilas, todo eso reside en ustedes. En ustedes coloqué todas esas cosas y una cosa más: la consciencia de estar conscientes de esto.

Así han llegado a tener consciencia de su propia identidad. Por eso se les dio el gran don, porque han estado conscientes de que son ustedes, que es con exactitud lo que Yo Soy.

Soy Yo Mismo, consciente de que Yo Soy Yo Mismo.

Esto es lo que significa la frase, Yo Soy Eso Que Soy.

Ustedes son esa Parte de Mí que es la consciencia, experimentada.

Lo que ustedes experimentan (y lo que Yo experimento a través de ustedes) soy Yo, creándome.

Estoy en el acto continuo de crearme.

¿Eso significa que Dios no es una constante? ¿Eso significa que Tú no sabes lo que Tú vas a ser en el momento siguiente?

¿Cómo puedo saberlo? ¡Ustedes todavía no lo han decidido!

Permíteme aclarar esto. ¿Yo estoy diciendo todo esto?

Sí. Tú eres Yo, eligiendo ser lo Que Yo Soy y eligiendo lo que Yo voy a ser.

Todos ustedes, colectivamente, están creando eso. Lo hacen en una base individual, cuando cada uno de ustedes decide Quién Es y experimenta eso y lo hacen de manera colectiva, como el ser colectivo cocreativo que son.

¡Yo soy la experiencia colectiva de todos ustedes!

¿No sabes quién vas a ser en el momento siguiente?

Hace un momento estaba despreocupado. Por supuesto, lo sé. Ya conozco todas sus decisiones, por lo tanto, sé Quién Soy, Quién He Sido Siempre y Quién Seré Siempre.

¿Cómo puedes saber lo que voy a elegir ser, hacer y tener en el siguiente momento, mucho menos lo que toda la raza humana va a elegir?

Simple. Ya han hecho la elección. Todo lo que van a ser, hacer o tener, ya lo han hecho. ¡Lo están haciendo ahora!

¿Comprendes? No existe el tiempo.

Esto también lo discutimos con anterioridad.

Vale la pena repasarlo ahora.

Sí. Explícame de nuevo cómo funciona esto.

El pasado, el presente y el futuro son conceptos que ustedes construyeron, realidades que inventaron para crear un contexto dentro del cual enmarcar su experiencia presente. De otra manera, todas sus (Nuestras) experiencias serían al mismo tiempo.

En realidad es así, pues suceden al mismo “tiempo”, sólo que ustedes no lo saben. Se han colocado en una cubierta de percepción que bloquea la Realidad Total.

Explique esto con detalle en el Libro 2. Sería bueno que leyeras ese material de nuevo para poner en contexto lo que estamos diciendo aquí.

El punto que explico aquí es que todo está sucediendo al mismo tiempo. Todo. Por lo tanto, sí, sé lo que “voy a ser”, lo que “soy” y lo que “fui”. Siempre lo sé. Esto es, de todas formas.

No hay forma en que puedan sorprenderme.

Su historia, todo el drama mundial, se creó para que supieran Quiénes Son en su propia experiencia. También se diseñó para ayudarlos a olvidar Quiénes Son, para que pudieran recordar Quiénes Son una vez más y crearlo.

Porque no puedo crear quién soy, si ya estoy experimentando quién soy. No puedo crear tener una estatura de 1.83 metros, si ya mido 1.83. Tendría que tener una estatura menor de 1.83 o, al menos, pensar que la tengo.

Exactamente. Lo comprendes perfectamente. Como es el deseo más grande del alma (Dios) experimentarse como El Creador y como todo ya fue creado, no tenemos otra opción que encontrar una manera para olvidar todo acerca de Nuestra creación.

Me sorprende que encontráramos una manera. Tratar de “olvidar” que todos somos Uno y que el Uno de nosotros que somos es Dios, debe ser como tratar de olvidar que un elefante rosa está en la habitación. ¿Cómo pudimos estar tan cautivados?

Has mencionado el motivo secreto de toda la vida física. Es la vida en lo físico lo que los ha fascinado y adecuadamente, ¡puesto que después de todo, es una aventura extraordinaria!

Lo que utilizamos aquí para ayudarnos a olvidar es lo que algunos de ustedes llamarían el Principio del Placer.

La naturaleza suprema de todo placer es que el aspecto del placer que los hace crear Quienes Son Realmente en su experiencia aquí, en este momento y crear una y otra vez de nuevo Quienes Son en el nivel superior siguiente de magnificencia. Ése es el placer supremo de Dios.

La naturaleza inferior de todo placer es esa parte del placer que los hace olvidar Quiénes Son Realmente. No condenen la naturaleza inferior, porque sin ella, no podrían experimentar la superior.

¡Es casi como si los placeres de la carne hicieran que al principio olvidáramos Quiénes Somos, para después convertirse en el medio a través del cual recordamos!

Ya lo captaste. Lo acabas de decir. El empleo del placer físico como un medio para recordar Quiénes Son se logra elevando, a través del cuerpo, la energía básica de toda la vida.

Ésta es la energía que en ocasiones llaman “energía sexual” y se eleva a lo largo de la columna interior de su ser, hasta que alcance el área que llaman el Tercer Ojo. Ésta es el área que se encuentra justamente detrás de la frente, entre y ligeramente arriba de los ojos. Al elevar la energía, hacen que corra a través de todo su cuerpo. Es como un orgasmo interior.

¿Cómo se hace esto? ¿Cómo lo haces?

Lo “idean”. Quiero decir eso, así como lo dije. Literalmente, “idean” la vía interior de lo que han llamado sus “chakras”. Una vez que la energía de la vida se eleva repetidamente, uno adquiere un gusto por esta experiencia, así como adquiere el hambre por el sexo.

La experiencia de la energía elevada es muy sublime. Con rapidez se convierte en la experiencia que casi todos desean. Sin embargo, nunca pierden por completo su deseo de disminuir la energía (por las pasiones básicas) ni deben tratarlo. Porque lo superior no puede existir sin lo inferior en su experiencia, como se los señalé en muchas ocasiones. Una vez que llegan a lo superior, deben regresar a lo inferior, para experimentar de nuevo el placer de moverse hacia lo superior.

Éste es el ritmo sagrado de toda la vida. Hacen esto no sólo moviendo la energía alrededor, en el interior de su cuerpo. También lo hacen moviendo la energía más grande en el interior del Cuerpo de Dios.

Se encarnan como formas inferiores y luego evolucionan en estados superiores de consciencia. Simplemente, elevan la energía en el cuerpo de Dios. Ustedes son esa energía. Cuando alcanzan el estado superior, lo experimentan plenamente y luego deciden lo que desean experimentar después y dónde eligen ir en el Reino de la Relatividad, para experimentarlo.

Pueden desear experimentar de nuevo que se convierten en su Yo (en verdad es una gran experiencia) y así pueden empezar todo de nuevo en la Rueda Cósmica.

¿Esto es lo mismo que la “rueda kármica”?

No. No existe la “rueda kármica”. No de la forma que la han imaginado. Muchos de ustedes han imaginado que se encuentran, no en una rueda, sino en una rutina, en la cual están pagando las deudas de las acciones pasadas y tratando con valentía de no incurrir en ninguna nueva. Esto es lo que algunos de ustedes llaman la “rueda kármica”. No es muy diferente de algunas de sus teologías occidentales, porque en ambos paradigmas son considerados como pecadores indignos, que buscan obtener la pureza para moverse hacia el siguiente nivel espiritual.

Por otra parte, la experiencia que aquí describo y que llamo la Rueda Cósmica, porque no hay nada indigno ni pago de deudas ni castigo ni “purificación”. La Rueda Cósmica describe simplemente la realidad final o lo que podrían llamar la cosmología del universo.

Es el ciclo de la vida o lo que en ocasiones nombro El Proceso. Es una frase que describe la naturaleza sin principio ni fin de las cosas; el camino continuamente vinculado con y del todo de todo, en el que el alma viaja alegre por la eternidad.

Es el ritmo sagrado de toda la vida, por el cual mueven la Energía de Dios.

¡Nunca me lo habían explicado con tanta sencillez! Creo que nunca había entendido todo esto con tanta claridad.

La claridad es lo que viniste aquí a experimentar. Ése fue el propósito de este diálogo. Por lo tanto, me da gusto que lo estés logrando.

En verdad, no existe sitio “más bajo” ni “más alto” en la Rueda Cósmica. ¿Cómo podría existir? Es una rueda, no una escalera.

Eso es excelente. Es una imaginación y una comprensión excelente. Por lo tanto, no condenen eso que llaman los instintos inferiores, básicos y animales del hombre, bendíganlos, hónrenlos como el sendero a través del cual y por el cual encontrarán el camino de regreso a casa.

Esto aliviará a muchas personas de mucha culpa debido al sexo.

Por eso dije, ¡jueguen, jueguen, jueguen con el sexo y con toda la vida!

Mezclen lo que llaman sagrado con lo sacrílego, pues hasta que consideren sus altares como el lugar fundamental para el amor y sus dormitorios como el sitio fundamental para la adoración, no comprenderán nada.

¿Piensan que el “sexo” está separado de Dios? Les diré esto: ¡estoy en su dormitorio todas las noches!

¡Adelante! Mezclen lo que llaman profano con lo profundo, para que puedan comprender que no existe diferencia y experiencia Todo como Uno. Entonces, cuando continúen evolucionando, no considerarán abandonar el sexo, sino simplemente disfrutarlo en el nivel superior, porque todo en la vida es S.E.X. Synergistic Energy eXchange (Intercambio Sinérgico de Energía).

Si entienden esto acerca del sexo, comprenderán esto respecto a todo en la vida. Incluso al final de la vida, lo que llaman “muerte”. En el momento de su muerte, no se verán como si dejaran ir la vida, sino simplemente la disfrutarán en un nivel superior.

Cuando al fin comprendan que no hay separación en el Mundo de Dios (esto es, nada que no sea Dios), entonces, al fin, se olvidarán de ésta invención del hombre que llaman Satanás.

Si Satanás existe, existe como todos los pensamientos que han tenido de separación de Mí. No pueden estar separados de Mí, porque Yo Soy Todo Lo Que Es.

Los hombres inventaron al diablo para atemorizar a la gente y que hiciera lo que ellos deseaban, bajo la amenaza de la separación de Dios si no lo hacían. La condenación, al ser arrojados en el fuego eterno del infierno, fue la táctica final de temor. No obstante, ya no es necesario que teman, porque nada puede ni podrá separarlos de Mí.

Ustedes y Yo somos Uno. No podemos ser nada más, si Yo Soy Lo Que Soy: Todo Lo Que Es.

¿Por qué iba a condenarme? ¿Cómo lo haría? ¿Cómo podría separarme de Mí, cuando Mi Ser es Todo Lo Que Hay y no hay nada más?

Mi propósito es evolucionar, no condenar; crecer, no morir; experimentar, no dejar de experimentar. Mi propósito es Ser, no dejar de Ser.

No tengo manera de separarme de ustedes ni de nada más. El “infierno” es sencillamente no saber esto. La “salvación” es saberlo y comprenderlo totalmente. Ahora están salvados. Ya no necesitan preocuparse por lo que va a sucederles “después de la muerte”.

 

 
 
 
 
 
 
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas