Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

Neale Donald Walsch

Conversaciones con Dios 3

Capitulo IV

 

Gracias. Gracias por esa llamada y por ese desafío. Gracias por colocar el objetivo ante mí. Gracias por mantenerme siempre en la dirección que Tú sabes que en realidad deseo seguir. Por eso vengo a Ti. Por eso he amado y he bendecido este diálogo, porque es en la conversación Contigo donde encuentro lo Divino en mi interior y empiezo a verlo dentro de todos los demás.

 Amado hermano, los cielos se regocijan cuando dices eso. Ése es el motivo preciso por el que me he acercado a ti y me acercaré a todos los que Me llamen, así como me acerco ahora a todas las personas que están leyendo estas palabras. Nunca tuve la intención de que esta conversación fuera sólo contigo, sino con millones de personas en todo el mundo. Ha sido colocada en las manos de cada persona en el momento exacto cuando la necesitaron, en ocasiones, de las formas más maravillosas. Les ha llevado la sabiduría que pedían, perfectamente adecuada para este momento en sus vidas.

Esa es la maravilla de lo que ha estado sucediendo aquí: que cada uno de ustedes está produciendo este resultado por sí mismo. “Parece como” si alguien más te diera este libro, te atrajera a esta conversación, te abriera a este diálogo; sin embargo tú trajiste aquí a tu Yo.

Vamos a explorar juntos las preguntas restantes que guardas en el corazón.

¿Podemos, por favor, hablar más de la vida después de la muerte? Me explicabas lo que sucedía al alma después de la muerte y deseo saber todo lo posible sobre eso.

Entonces, hablaremos sobre eso, hasta que tu anhelo quede satisfecho.

Anteriormente dije que lo que sucede es lo que ustedes desean que suceda. Lo digo en serio. Ustedes crean su propia realidad no sólo cuando están en el cuerpo, sino también cuando están fuera de él.

Al principio, quizá no comprendan esto y, por lo tanto, tal vez no crean conscientemente su realidad. Su experiencia será creada por una de otras dos energías: sus pensamientos no controlados o la consciencia colectiva.

En el grado en que sus pensamientos no controlados sean más fuertes que la consciencia colectiva, en ese grado los experimentarán como realidad. En el grado en que la consciencia colectiva sea aceptada, absorbida e incorporada, en ese grado la experimentarán como su realidad.

Esto no es diferente de cómo crean lo que llaman realidad en su vida presente.

En la vida siempre tienen ante ustedes tres alternativas:

1.       Pueden permitir que sus pensamientos no controlados creen El Momento.

2.       Pueden permitir que su consciencia creativa cree El Momento.

3.       Puede permitir que la consciencia colectiva cree El Momento.

En esto existe una ironía:

En su vida presente se les dificulta crear de manera consciente con su consciencia individual y, en verdad, en ocasiones asumen que sus interpretaciones individuales son erróneas, debido a todo lo que ven a su alrededor y, por lo tanto, ceden ante la consciencia colectiva, sin importar si les sirve o no les sirve hacer esto.

Por otra parte, en los primeros momentos de lo que llaman la vida después de la muerte, quizá se les dificulte ceder ante la consciencia colectiva, debido a todo lo que ven a su alrededor (que puede ser increíble para ustedes), por lo que se sentirán tentados a aferrarse a sus propias interpretaciones individuales, sin importar si les sirven o no les sirven.

Les diré esto: es cuando está rodeados por la consciencia inferior cuando se beneficiarán más al apegarse a sus interpretaciones individuales y cuando estén rodeados por la consciencia superior, recibirán mayor beneficio al ceder.

Por lo tanto, tal vez sea sabio buscar seres con consciencia superior. No puedo enfatizar suficiente la importancia de la compañía que tengan.

En lo que llaman la vida futura no hay nada por qué preocuparse respecto a esto, porque instantánea y automáticamente estarán rodeados por seres con consciencia superior y por la consciencia superior en sí.

No obstante , es probable que no sepan que están siendo tan amorosamente rodeados; quizá no lo comprendan de inmediato. Puede parecerles que las cosas les están “sucediendo”; que están al antojo de las fortunas que trabajan en ese momento. En realidad, experimentan la consciencia con la que mueren.

Algunos de ustedes tienen expectativas sin saberlo siquiera. Toda su vida han tenido pensamientos acerca de lo que ocurre después de la muerte y cuando “mueren”, esos pensamientos se hacen manifiestos y de pronto comprenden (hacen real) eso que han estado pensando. Son sus pensamientos más potentes, los que han tenido con mayor fervor, los que prevalecen, como sucede en la vida.

Entonces una persona podría ir al infierno. Si las personas creyeron durante toda su vida que el infierno es un lugar que con toda seguridad existe, que Dios juzgará a “vivos y muertos”, que Él separará el “trigo de la cizaña” y las “cabras de las ovejas” y que con seguridad “irán al infierno”, debido a todo lo que hicieron que ofendió a Dios, ¡entonces, irán al infierno! ¡Se quemarán en el fuego eterno de la condenación! ¿Cómo pueden escapar de esto? En este diálogo, repetidas veces has dicho que el infierno no existe. Sin embargo, también dices que creamos nuestra propia realidad y que tenemos el poder para crear cualquier realidad, al pensar en ella. Por lo tanto, el fuego del infierno y la condenación pueden existir y sí existen para aquellos que creen en eso.

Nada existe en la Realidad Final, salvo Eso Que Es. Tienes razón al señalar que pueden crear cualquier subrealidad que elijan, incluyendo la experiencia del infierno, como lo describen ustedes. En ningún momento en este diálogo he dicho que no pueden experimentar el infierno; dije que el infierno no existe. Casi todo lo que experimentan no existe; sin embargo, de cualquier manera lo experimentan.

Esto es increíble. Un amigo mío, llamado Barnet Bain, acaba de producir una película sobre esto, exactamente sobre esto. Cuando escribo esta frase es el 7 de agosto de 1.998. Inserto esto en el diálogo, entre líneas, de una discusión de hace dos años, y nunca lo había hecho. No obstante, antes de enviar esto al editor, leí de nuevo el manuscrito por última vez y comprendí: ¡Espera un momento! Robin Williams acaba de actuar en una película que trata exactamente de lo que estamos hablando aquí. Se titula Más allá de los sueños (What Dreams May Come) y la película es una representación sorprendente de lo que Tú acabas de decir.

Estoy familiarizado con ella.

¿Lo estás? ¿Dios va al cine?

Dios hace el cine.

¡Vaya!

Sí. ¿Nunca viste Oh, God?

Sí, seguro, pero...

¿Piensas que Dios sólo escribe libros?

Entonces, ¿La película de Robin Williams es literalmente cierta? Quiero decir, ¿es así como son las cosas?

No. Ninguna película o libro u otra explicación humana de lo Divino es literalmente cierta.

¿Ni siquiera la Biblia? ¿La Biblia no es literalmente cierta?

No y creo que lo sabes

¿Qué hay acerca de este libro? ¡Con seguridad, este libro es literalmente cierto!

No. Odio decirte esto, pero estás pasando esto a través de tu filtro personal. Estoy de acuerdo en que la malla de tu filtro es más delgada y fina. Te has convertido en un filtro muy bueno. Sin embargo, eres un filtro.

Lo sé. Sólo quería que lo afirmaras de nuevo aquí, porque algunas personas consideran como una verdad literal libros como éste y películas como Más allá de los sueños. Deseo que dejen de pensar así.

Los escritores y los productores de esa película expresaron una verdad enorme a través de un filtro imperfecto. Lo que trataban de demostrar es que las personas experimentarán después de la muerte exactamente lo que esperan y eligen experimentar: expresaron ese punto con mucha eficiencia.

Ahora, ¿volvemos ha donde estábamos?

Sí . Me gustaría saber lo que deseé saber cuando miraba esa película. Si no hay infierno, pero estoy experimentándolo ¿cuál es la diferencia?

No habría ninguna mientras permanecieras en tu realidad creada. Sin embargo, no creas esa realidad para siempre. Algunos de ustedes no la experimentan por más tiempo de lo que llamarían una “billonésima parte de un segundo”. Por lo tanto, no experimentarán ni siquiera en los dominios privados de su imaginación, un lugar de tristeza o de sufrimiento.

 ¿Qué evitaría que creara un lugar así para toda la eternidad, si durante toda mi vida creí que existía dicho sitio y que algo que hice ocasionó que mereciera tal lugar?

 Tu conocimiento y tu comprensión.

     

Así como en esta vida, tu momento siguiente se crea de la nueva comprensión que obtuviste de tu último momento, así también en lo que llaman la otra vida, crearas un nuevo momento para lo que conociste y comprendiste en la antigua vida.

Algo que sabrás y comprenderás con mucha rapidez es que siempre puedes elegir lo que deseas experimentar: Esto es por que en la otra vida los resultados son instantáneos y no podrás dejar de notar el vínculo entre tus pensamientos acerca de una cosa y la experiencia que crean esos pensamientos.

Comprenderás que crearás tu propia realidad.

 Esto explicaría por qué las experiencias de algunas personas son felices y las de otras son atemorizantes; por qué las experiencias de algunas personas son profundas, mientras que las de otras no existen virtualmente. También, por qué existen muchas historias diferentes sobre lo que sucede en los momentos después de la muerte.

Algunas personas regresan de experiencias cercanas a la muerte llenas de paz y amor, sin volver a temer a la muerte. En cambio otras regresan muy asustadas, seguras de que acaban de encontrar la oscuridad y las fuerzas del mal.

 El alma responde y se recrea en la sugestión más poderosa de la mente, produciendo eso en su experiencia.

Algunas almas permanecen en esa experiencia durante un tiempo, haciéndola muy real, incluso cuando permanecen en sus experiencias mientras están en el cuerpo, aunque son igualmente irreales y no permanentes. Otras almas se ajustan con rapidez, ven la experiencia como lo que es, empiezan a tener nuevos pensamientos y cambian de inmediato a nuevas experiencias.

 ¿Quieres decir que las cosas no son de una forma particular en la vida después de la muerte? ¿No hay verdades eternas que existan fuera de nuestras propias mentes? ¿Continuamos creando mitos y leyendas y experiencias imaginarias después de nuestra muerte y en la siguiente realidad? ¿Cuándo nos liberamos del cautiverio? ¿Cuándo llegamos a conocer la verdad?

 Cuando decidan conocerla. Ése era el punto de la película de Robin Williams. Ése es el punto que se establece aquí. Aquellos cuyo único deseo es conocer la verdad eterna de Todo Lo Que Es, comprender los grandes misterios, experimentar la realidad suprema, así lo hacen.

Sí, hay una Gran Verdad; hay una Realidad Final. No obstante, siempre obtendrán lo que elijan, sin importar esa realidad, precisamente, porque la realidad es que ustedes son Criaturas Divinas, que crean divinamente su realidad, incluso cuando la están experimentando.

Si eligen dejar de crear su propia realidad individual y empezar a comprender y a experimentar la realidad más grande y unificada, tendrán una oportunidad inmediata para hacerlo.

Aquellos que “mueren” en un estado de tal elección, de tal deseo, de tal voluntad y conocimiento, se mueven de inmediato hacia la experiencia de la Unidad. Otros se mueven hacia la experiencia sólo si, como y cuando lo desean.

Es precisamente lo mismo cuando el alma está con el cuerpo.

Todo es una cuestión de deseo, de su elección, de su creación y, finalmente, de su creación de lo no creable; esto es, de experimentar lo que ya fue creado.

Éste es el Creador Creado, el Movedor Inmóvil. Es la alfa y la omega, el antes y el después, el aspecto ahora - luego - siempre de todo, que ustedes llaman Dios.

No los abandonaré; no obstante, no forzaré Mi Yo sobre ustedes. Nunca lo he hecho y nunca lo haré. Pueden regresar a Mí cuando lo deseen. Ahora, mientras están con el cuerpo o después de que lo hayan dejado. Pueden regresar al Ser Supremo y experimentar la pérdida de su Yo individual, cuando lo deseen. Pueden también volver a crear la experiencia de su Yo individual siempre que lo decidan.

Pueden experimentar cualquier otro aspecto de Todo Lo Que Es que deseen, en su proporción más pequeña o en la mayor. Pueden experimentar el microcosmos o el macrocosmos.

Puedo experimentar la partícula o la roca

Sí. Bien, estás comprendiendo esto.

Cuando residen con el cuerpo humano, experimentan una porción más pequeña que el todo; esto es, una porción del microcosmos (aunque de ninguna manera la porción más pequeña). Cuando residen lejos del cuerpo (en lo que algunos llamarían el “mundo del espíritu”), han aumentado su perspectiva con saltos cuánticos. De pronto, parecerá que saben todo; podrán ser todo. Tendrán una perspectiva macrocósmica de las cosas, que les permitirá comprender eso que ahora no comprenden.

Una de las cosas que comprenderán entonces es que hay un macrocosmos aún más grande. Esto es, de pronto comprenderán con claridad que Todo Lo Que Es es aún más grande que la realidad que están experimentando. Esto los llenará de inmediato de temor reverente y de y de anticipación, de maravilla y excitación, de alegría y de júbilo, porque entonces sabrán y comprenderán lo que Yo sé y comprendo: que el juego nunca termina.

¿Algún día llegaré a un lugar de verdadera sabiduría?

En el tiempo después de tu “muerte”, podrás elegir tener cada pregunta que nunca habías respondido y abrirte a nuevas preguntas que nunca soñaste que existieran. Puedes elegir experimentar la Unidad con Todo Lo Que Es. Tendrás la oportunidad de decidir lo que deseas ser, hacer y tener en seguida.

¿Eliges regresar a tu cuerpo más reciente? ¿Eliges experimentar de nuevo la vida en forma humana, pero de otra clase?

¿Eliges permanecer donde estás en el “mundo del espíritu”, en el nivel que estás experimentando entonces? ¿Eliges continuar, más adelante, en tu conocimiento y experiencia? ¿Eliges “perder tu identidad” y convertirte en parte de la Unidad?

¿Qué eliges? ¿Qué eliges? ¿Qué eliges?

Ésa será la pregunta que siempre te haré. Ésa es la pregunta del universo, siempre. Porque el universo no sabe nada, excepto cómo concederte tu deseo más caro, tu mayor deseo. En realidad, lo está haciendo a cada momento, cada día. La diferencia entre tú y Yo es que tu no sabes conscientemente esto.

Yo sí lo sé.

Dime... mis parientes, mis seres queridos, ¿me encontrarán después que yo muera y me ayudarán a comprender lo que está sucediendo, como algunas personas dicen que lo harán? ¿Me reuniré con “aquellos que se fueron antes”? ¿Podremos pasar juntos la eternidad?

¿Qué eliges? ¿Eliges que sucedan estas cosas? Entonces , sucederán.

Estoy confundido. ¿Estas diciendo que todos nosotros tenemos libre albedrío y que este libre albedrío se extiende e incluso pasa nuestra muerte?

Sí eso es lo que estoy diciendo.

Si eso es verdad, entonces, el libre albedrío de mis seres queridos tendría que coincidir con el mío, deberán tener el mismo pensamiento y deseo que yo tengo, cuando yo lo tenga o no estarán allí para mí, cuando muera. ¿Y si deseara pasar el resto de la eternidad con ellos y uno o dos de ellos deseara continuar? Es probable que uno de ellos desee elevarse cada vez más, en esta experiencia de Reunificación con la Unidad, como tú lo expresaste. ¿Qué sucedería entonces?

No existe contradicción en el universo. Hay cosas que parecen contradicciones, pero no lo son en realidad. Si se presentara una situación como la que describes (a propósito, es una muy buena pregunta), lo que sucederá es que ambos podrán tener lo que elijan.

¿Ambos?

Ambos.

¿Puedo preguntar cómo?

Sí puedes.

De acuerdo, ¿Cómo...

¿Cuál es tu pensamiento acerca de Dios? ¿Piensas que existo en un lugar y sólo en un sitio?

No. Pienso que existes en todas partes al mismo tiempo. Creo que Dios es omnipresente.

Tienes razón respecto a eso. No hay un lugar dónde Yo No Esté. ¿Comprendes esto?

Creo que sí.

Bien. ¿Qué te hace pensar que es diferente contigo?

Porque Tú eres Dios y yo soy un simple mortal.

Comprendo. Todavía estamos aferrados a esto de “simple mortal”...

De acuerdo, de acuerdo... supongamos que por el bien de esta discusión, asumo que yo también soy Dios o, al menos, que estoy hecho del mismo material que Dios. Entonces, ¿estás diciendo que yo también puedo estar en todas partes, todo el tiempo?

 Es simplemente un asunto de lo que la consciencia elija tener en su realidad. En lo que llamarías el “mundo del espíritu”, en lo que puedes imaginar, en lo que puedes experimentar. Ahora, si deseas experimentar que eres un alma, que estás en un lugar, en un “momento”, puedes hacerlo. No obstante, si deseas experimentar que tu espíritu es más grande que eso, estar en más de un lugar “al mismo tiempo”, también puedes hacer eso. En realidad, puedes experimentar que tu espíritu esta en cualquier parte que desees, en cualquier “momento”. Esto es porque en verdad sólo hay un “tiempo” y un “lugar” y tú estás en todos, siempre. Puedes así experimentar cualquier parte o partes que desees, cuando lo elijas.

¿Y si deseo que mis parientes estén conmigo, pero uno de ellos desea ser una “parte del Todo” que está en otro lugar? ¿Qué sucede entonces?

No es posible que tú y tus parientes no deseen lo mismo. Tú y Yo y tus parientes y Yo, todos nosotros, somos uno y el mismo.

El sólo acto de que desees algo es el acto de que Yo desee algo, puesto que simplemente eres Yo, actuando la experiencia llamada deseo. Por lo tanto, lo que tú deseas, lo deseo Yo.

Tus parientes y yo somos también uno y el mismo. Por lo tanto, lo que Yo deseo, lo desean ellos. Entonces, lo que tú deseas, también lo desean tus parientes.

En la Tierra también es verdad que todos ustedes desean lo mismo. Desean paz. Desean prosperidad. Desean alegría. Desean realización. Desean satisfacción y autoexpresión en su trabajo, amor en su vida, salud en su cuerpo. Todos desean lo mismo.

¿Piensas que esto es una coincidencia? No lo es. Es la forma como funciona la vida. Te lo explico en este momento.

Ahora, lo único que es diferente en la Tierra que en lo que llaman el mundo del espíritu es que en la Tierra, mientras todos ustedes desean lo mismo, todos tienen ideas diferentes acerca de cómo obtenerlo. ¡Por lo tanto, todos van en direcciones diferentes, buscando lo mismo!

Son esas ideas diferentes que tienen las que producen diferentes resultados. Estas ideas podrían llamarse sus Pensamientos Apoyados. Hable de esto con anterioridad

Sí, en el Libro 1.

Un pensamiento que muchos de ustedes comparten en común es su idea de insuficiencia. Muchos de ustedes creen en el fondo de su ser que simplemente no hay suficiente. No hay suficiente de nada.

No hay suficiente amor, no hay suficiente dinero, no hay suficiente comida, no hay suficiente ropa, no hay suficiente abrigo, no hay suficiente tiempo, no hay suficientes ideas buenas para continuar y, seguramente, no hay suficientes de ustedes.

Este pensamiento Apoyado hace que empleen toda clase de estrategias y tácticas al tratar de adquirir lo que consideran que “no hay suficiente”. Hay enfoques que deben abandonar de inmediato y comprender que hay suficiente para todos... de cualquier cosa que deseen.

En lo que llaman “cielo”, sus ideas de “no suficiencia” desaparecen, porque están conscientes de que pueden estar en más de un lugar en cualquier “momento”, por lo que no hay motivo para no desear lo que su hermano desea, para no elegir lo que su hermana elige. Si los desean en su espacio en el momento de su muerte, el sólo pensar en ustedes los lleva a ellos y ustedes no tienen motivo para no correr hacia ellos, puesto que ir allí no quita nada a cualquier otra cosa que estén haciendo.

Este estado de no tener motivo para decir No es el estado en el que Yo resido todo el tiempo.

Lo han oído decir con anterioridad y es verdad: Dios nunca dice No.

Daré a todos exactamente lo que desean, siempre, como lo he hecho desde el principio del tiempo.

¿En realidad siempre das a todos exactamente lo que desean en cualquier momento?

Sí, Mi ser amado, lo doy.

Tu vida es un reflejo de lo que deseas y de lo que crees que puedes tener de lo que deseas. No puedo darte lo que no crees que puedes tener, sin importar lo mucho que lo desees, porque no violaré tu propio pensamiento sobre esto. No puedo hacerlo. Ésa es la ley.

Creer que no puedes tener algo es lo mismo que no desear tenerlo, porque produce el mismo resultado.

Sin embargo, en la Tierra no podemos tener cualquier cosa que deseamos. No podemos estar en dos lugares al mismo tiempo, por ejemplo. Hay muchos otras cosas que podemos desear, pero que no podemos tener, porque en la Tierra todos estamos muy limitados.

Sé que lo ven de esa manera y, por lo tanto, de esa manera es para ustedes, porque una cosa que permanece eternamente cierta es que siempre recibirán la experiencia que creen que se les dará.

Así, si dices que no puedes estar en dos lugares al mismo tiempo, entonces, no puedes estar. Sin embargo, si dices que puedes estar en cualquier sitio que desees, con la velocidad de tu pensamiento y puedes incluso manifestarte en forma física en más de un lugar en cualquier momento dado, entonces, puedes hacer eso.

Ahora, como ves, allí es donde me deja este diálogo. Deseo creer que esta información viene directamente de Dios, pero cuando Tú dices cosas como ésa, enloquezco interiormente, porque no puedo creerlo. Quiero decir, que no creo que sea verdad lo que dijiste. Nada en la experiencia humana ha demostrado eso.

Por el contrario. Se dice que los santos y los sabios de todas las religiones han hecho estas dos cosas. ¿Se necesita un nivel muy elevado de creencia? ¿Un nivel extraordinario de creencia? ¿El nivel de creencia logrado por un ser en mil años? Sí. ¿Eso significa que es imposible? No.

¿Cómo puedo crear esa creencia? ¿Cómo puedo llegar a ese nivel de creencia?

No puedes llegar allí. Sólo puedes estar allí. No trato de jugar con las palabras, hablo en serio. Esta clase de creencia, que llamaría Conocimiento Completo, no es algo que tratas de adquirir. En realidad, si tratas de adquirirlo, no puedes tenerlo. Es algo que eres simplemente. Simplemente eres este Conocimiento. Eres este ser.

Tal forma de ser resulta de un estado de consciencia total. Puede resultar sólo de tal estado. Si buscas llegar a estar consciente, entonces, no puedes estarlo.

Es como tratar de “tener” una estatura de 1.84, cuando mides 1.45 metros. No puedes tener 1.84 metros de estatura. Sólo puedes “tener” lo que tienes, 1.45. “Medirás” 1.84 cuando crezcas y alcances esa estatura. Cuando midas 1.84, entonces podrás hacer todas las cosas que pueden hacer las personas que miden 1.84. Cuando estés es un estado de consciencia total, entonces podrás hacer todas las cosas que pueden hacer los seres que se encuentran en un estado de consciencia total.

Por lo tanto, no “trates de creer” que puedes hacer estas cosas. En cambio trata de alcanzar un estado de consciencia total. Entonces, la creencia ya no será necesaria. El Conocimiento Completo hará maravillas.

En una ocasión, cuando meditaba, tuve la experiencia de unidad total, de consciencia total. Fue maravilloso, un éxtasis. Desde entonces, he tratado de tener de nuevo esa experiencia. Me siento a meditar y trato de tener de nuevo esa consciencia total. Nunca lo he logrado. Éste es el motivo, ¿no es así? Me estás diciendo que mientras busque tener algo, no puedo tenerlo, porque el hecho de buscarlo es una afirmación de que no lo tengo ahora. La misma sabiduría que me has dado a través de este diálogo.

Sí, sí. Ahora lo comprendes. Ahora resulta más claro para ti. Por eso continuamos yendo en círculos. Por eso no dejamos de repetir las cosas, de tratarlas de nuevo. Las captas la tercera, la cuarta o quizá la quinta vez.

Me da gusto haber formulado la pregunta, porque esto puede ser material peligroso, este asunto acerca de que “podemos estar en dos lugares a la vez” o que “podemos hacer cualquier cosa que deseemos hacer”. Éstas son las clases de cosas que hacen que la gente salte desde el edificio del Empire State gritando “¡Soy Dios! ¡Mírenme! ¡Puedo volar!”

Será mejor que estés en un estado de consciencia total antes de hacer eso. Si tienes que probar ante ti que eres Dios, demostrándolo a los demás, entonces, no sabes que lo eres y este “no saber” se demostrará en tu realidad.

En resumen caerás sobre tu rostro.

Dios no intenta demostrase a nadie, porque Dios no tiene necesidad de hacer eso. Dios Es y eso es lo que es. Las personas que saben que son Uno con Dios o que tienen la experiencia de Dios en su interior, no tienen necesidad ni intentan demostrar eso a nadie, mucho menos a ellos mismos.

Así fue cuando se mofaron de él diciendo, “¡Si eres el Hijo de Dios, baja de esa cruz!” y el hombre llamado Jesús no hizo nada.

Sin embargo, tres días después, en silencio y discretamente, cuando no había testigos ni una multitud ni nadie a quien demostrar nada, hizo algo mucho más sorprendente... y el mundo ha hablado de eso desde entonces.

En este milagro se encuentra su salvación, porque se les mostró la verdad, no sólo de Jesús, sino de Quienes Son y así pueden salvarse de la mentira sobre ustedes mismos, que les han dicho y que han aceptado como verdad.

Dios los invita siempre a su pensamiento más elevado sobre ustedes mismos.

En este momento, en su planeta hay personas que han manifestado muchos de estos pensamientos elevados he incluso han hecho aparecer y desaparecer objetos físicos, han aparecido y desaparecido ellas mismas e incluso, “han vivido para siempre” en el cuerpo o regresado al cuerpo y vivido de nuevo. Todo esto, todo esto ha sido posible debido a su fe, debido a su conocimiento. Debido a su claridad inmutable acerca de cómo son las cosas y cómo se quiso que fueran.

Aunque en el pasado, siempre que la gente con forma terrenal hizo estas cosas, llamaron a dichos eventos milagros y han convertido a las personas en santos y salvadores; sin embargo, no son más santos y salvadores que ustedes, porque todos ustedes son santos y salvadores. Éste es el mensaje que ellos les han estado trayendo.

¿Cómo puedo creer eso? Deseo creerlo con todo mi corazón, pero no puedo. Simplemente, no puedo

No, no puedes creerlo. Sólo puedes saberlo

¿Cómo puedo saberlo? ¿Cómo puedo lograr eso?

Todo lo que elijas para ti, dalo a otro. Si no puedes hacer eso, ayuda a otra persona para que lo haga. Indica a alguien más eso que ya tiene. Elógialo por eso. Hónralo por eso.

Éste es el valor de tener un gurú. Ése es todo el objetivo. Ha habido mucha energía negativa en Occidente hacia esa palabra. Se ha vuelto casi despectiva. Ser un “gurú” es en cierta forma ser un charlatán. Mostrar lealtad a un gurú es como renunciar a tu poder.

Honrar a tu gurú no es renunciar a tu poder, sino obtener dicho poder. Cuando honras al gurú, cuando elogias a tu gran maestro, lo que dices es: “Te veo” y lo que ves en otro, puedes empezar a verlo en ti. Es una evidencia externa de tu verdad interior. La verdad de tu ser.

Ésta es la verdad que se ha transmitido a través de ti en los libros que escribes.

No me veo escribiendo estos libros. Te veo a Ti, Dios, como el autor y me veo simplemente como el escriba.

Dios es el autor... y también lo eres tú. No hay diferencia entre que Yo los escriba y que tú los escribas. Mientras pienses que sí la hay, perderás el objetivo de la escritura en sí. Casi toda la humanidad se ha perdido de esta enseñanza. Por lo tanto, les envío nuevos maestros, más maestros, todos con el mismo mensaje que los maestros antiguos.

No comprendo su rechazo a aceptar la enseñanza como su propia verdad personal. Si fueras por allí asegurando ser Uno con Dios o incluso una parte de Dios, hablando o escribiendo estas palabras, el mundo no sabría que hacer contigo.

La gente puede pensar de mí lo que desee. Esto es lo que sé: no merezco ser el recipiente de la información que me han dado aquí, en todos estos libros. No me siento digno de ser el mensajero de esta verdad. Estoy trabajando en este tercer libro y, sin embargo, sé incluso antes de que se publique, que yo, entre todas las personas, con todos los errores que he cometido, con todas las cosas egoístas que he hecho, simplemente no soy digno de ser quien trae esta verdad maravillosa.

No obstante, quizá ése es el mayor mensaje de esta trilogía: que Dios no permanece oculto para ningún hombre, sino que habla a todos, incluso al menos digno entre nosotros. Si Dios me habla, Dios habla directamente al corazón de cada hombre, mujer y niño que busque la verdad.

Por lo tanto, hay esperanza para todos nosotros. Ninguno de nosotros es tan horrible, que Dios lo abandonaría ni tan imperdonable, que Dios se alejaría.

¿Es eso lo que crees, sobre todo lo que acabas de escribir?

Sí.

Entonces que así sea y así será contigo.

Sin embargo, te diré esto. Tú eres digno, al igual que todos los demás. La falta de mérito es la peor acusación que se haya hecho a la raza humana. Basas tu sentido del valor en el pasado, mientras que Yo baso tu sentido de valor en el futuro.

¡El futuro, el futuro, siempre el futuro! Allí es donde está tu vida, no en el pasado. El futuro. Allí es donde está tu verdad, no en el pasado.

Lo que hiciste no tiene importancia, comparado con lo que estás a punto de hacer. Lo que erraste es insignificante, comparado con lo que estás a punto de crear.

Perdono tus errores, todos ellos. Perdono tus pasiones equivocadas, todas ellas. Perdono tus conocimientos erróneos, tus comprensiones mal guiadas, tus acciones dañinas, tus decisiones egoístas, te perdono todo eso.

Tal vez otros no te perdonen, pero Yo sí. Otros tal vez no te permitan olvidar, continuar, convertirte en algo nuevo, pero Yo sí. Sé que no eres lo que fuiste, sino que eres y siempre serás lo que eres ahora.

Un pecador puede convertirse en santo en un minuto, en un segundo, en un aliento.

En verdad, no existe un “pecador”, porque no se puede pecar contra nadie, mucho menos contra Mí. Por eso digo que te “perdono”. Uso la frase porque es una que pareces comprender.

En realidad, no te perdono y no te perdonaré nunca, por nada. No tengo que hacerlo. No hay nada que perdonar. Sin embargo, puedo liberarte y eso hago, ahora, una vez más, como lo he hecho a menudo en el pasado, a través de las enseñanzas de muchos otros maestros.

¿Por qué no los hemos escuchado? ¿Por qué no creímos esto, Tu mayor promesa?

Porque no pueden creer en la bondad de Dios. Olvídate de creer en Mi bondad. En cambio, cree en la lógica simple.

El motivo por el que no necesito perdonarte es que tú no puedes ofenderme, no puedes dañarme ni destruirme. No obstante, te imaginas capaz de ofenderme e incluso de dañarme. ¡Qué ilusión! ¡Qué obsesión tan grande! No puedes dañarme ni puedo resultar dañado en forma alguna, puesto que soy indomable. Eso que no puede ser dañado, no puede dañar a otro ni lo haría.

Ahora comprendes la lógica que hay detrás de la verdad de que Yo no condeno, no castigo, no tengo la necesidad de buscar retribución. No tengo esa necesidad, por que no he sido y no puedo ser ofendido ni dañado ni herido en forma alguna.

Lo mismo es verdad respecto a ti y a todos los demás, Aunque todos ustedes imaginan que pueden ser y que han sido heridos, dañados y destruidos.

Debido a que imaginan el daño, requieren de la venganza. Debido a que experimentan el dolor, necesitan que otro experimente el dolor como retribución para ustedes. ¿Qué posible justificación puede haber para infligir dolor a otro? ¿Debido (imaginan) a que alguien los hirió, consideran que es correcto y propio infligir daño a cambio? Eso que dicen que no es correcto que los seres humanos se hagan mutuamente, ¿es correcto que lo hagas, mientras esté justificado?

Esto es locura. Lo que no ven en esta locura es que todas las personas que infligen dolor a otros asumen que están justificadas. . Cada acción que hace una persona la entiende esa persona como la acción correcta, puesto que eso es lo que busca y desea.

Por tu definición, lo que buscan y desean es malo. No obstante, de acuerdo con su definición, no lo es. Tal vez no estés de acuerdo con su modelo del mundo, con su moral y construcciones éticas, con su comprensión teológica ni con sus decisiones, elecciones y acciones... pero ellos están de acuerdo con esto, basándose en sus valores.

Consideras que sus valores son “malos”; sin embargo, ¿quién dice que tus valores son “correctos”? Sólo tú. Tus valores son “correctos” porque tú dices que lo son. Incluso esto podría tener algún sentido, si te mantienes firme a tu palabra respecto a esto, pero tú mismo cambias de opinión constantemente acerca de lo que consideras “correcto” e “incorrecto”. Hacen esto como individuos y también como sociedades.

Lo que su sociedad consideró “correcto” hace apenas unas décadas, en la actualidad ustedes lo consideran “incorrecto”. Lo que consideraron “incorrecto” en un pasado no muy lejano, ahora lo consideran “correcto”. ¿Quién puede decir qué es qué? ¿Cómo conocen a los jugadores sin un anotador?

Sin embargo, nos atrevemos a juzgarnos el uno al otro. Nos atrevemos a condenar, porque otra persona no estuvo de acuerdo con nuestro cambio de ideas sobre lo que es permitido y lo que no lo es. En verdad somos algo. Ni siquiera podemos no cambiar de opinión acerca de lo que está “bien” y lo que no lo está.

Ése no es el problema. El hecho de que cambien de ideas acerca de lo que es “correcto” e “incorrecto” no es el problema. Tienen que cambiar esas ideas o nunca evolucionarán. El cambio es un producto de la evolución.

No, el problema no es que hayan cambiado o que sus valores hayan cambiado. El problema es que muchos de ustedes insisten en pensar que los valores que ahora tienen son los correctos y los perfectos y que todos los demás deben apegarse a éstos. Algunos de ustedes han llegado a autojustificarse y creerse muy justos.

Apéguense a sus creencias, si eso les sirve. Manténganse firmes, no renuncien, porque sus ideas acerca de lo “correcto” y lo “incorrecto” son sus definiciones de Quienes Son. No requieran que otros se definan de acuerdo con sus términos. No permanezcan tan “apegados” a sus creencias y costumbres actuales y detengan así el proceso de la evolución.

En realidad, no podrían hacerlo, si lo desearan, porque la vida continua, con ustedes y sin ustedes. Nada permanece igual ni nada puede permanecer sin cambio. Estar sin cambio es no moverse y no moverse es morir.

Toda la vida es movimiento. Incluso las rocas están llenas de movimiento. Todo se mueve. Todo. No hay nada que no esté en movimiento. Por lo tanto, debido al simple hecho del movimiento, nada es lo mismo de un momento al siguiente. Nada.

Permanecer igual o tratar de hacerlo, va en contra de las leyes de la vida. Esto es tontería, porque en esta lucha, la vida siempre ganará.

¡Cambien! ¡Sí, cambien! Cambien sus ideas de “correcto” e “incorrecto”. Cambien sus nociones sobre esto y aquello. Cambien sus estructuras, sus construcciones, sus modelos, sus teorías.

Permitan que sus verdades más profundas se alteren. Altérenlas ustedes mismos, por el bien de la bondad. Lo digo literalmente. Altérenlas ustedes mismos, por el bien de la bondad, porque su nueva idea de Quienes Son es donde está la evolución. Su nueva idea de Qué Es Así es donde la evolución se acelera. Su nueva idea de Quién, Qué, Dónde, Cuándo, Cómo y Por Qué de ellos es donde se soluciona el misterio, donde se descubre la trama, donde termina la historia. Entonces, podrán empezar una nueva historia, una más grandiosa.

Su nueva idea acerca de todo ello es donde está el entusiasmo, donde está la creación, donde se manifiesta Dios en ustedes y se realiza plenamente.

No importa lo “buenas” que piensen que han sido las cosas, pueden ser mejor. No importa lo maravilloso que consideren sus teologías, sus ideologías, sus cosmologías, pues pueden estar plenas de más maravilla. Hay “más cosas en el cielo y en la tierra, que las que sueñan en su filosofía”.

Por lo tanto, estén abiertos. Estén ABIERTOS. No cierren la posibilidad de la nueva verdad porque estén cómodos con la antigua. La vida empieza al final de su zona de comodidad.

Sin embargo, no se precipiten a juzgar a los demás. Traten de evitar el juicio, porque los “errores” de otra persona fueron lo que para ustedes estuvo “correcto” ayer por la mañana; los errores de otra persona son sus propias acciones pasadas, ahora corregidas; las elecciones y las decisiones de otra persona son tan “nocivas” y “dañinas”, tan “egoístas” e “imperdonables” como lo fueron muchas de sus propias acciones.

Es cuando “no pueden imaginar” cómo otra persona pudo “hacer tal cosa”, cuando han olvidado de dónde vienen y hacia dónde se dirigen ustedes y la otra persona.

A aquellos de ustedes que se consideran malos, que se consideran indignos e irredimibles, les digo esto: no hay nadie entre ustedes que esté perdido para siempre ni nunca lo habrá, porque todos, todos, se están moviendo a través de la experiencia de la evolución.

Eso es lo que me propongo.

A través de ustedes.

 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas