Llama Violeta

Llama Violeta


 
   
 
 
 
 
 
 

Neale Donald Walsch

Conversaciones con Dios 3

Capitulo VI

 

Me gustaría cambiar ahora el tema, si puedo, y hablar sobre los cambios en la Tierra. Sin embargo, antes de hacerlo, me gustaría hacer una observación. Parece que aquí se han dicho muchas cosas más de una vez. En ocasiones siento como si escuchara las mismas cosas una y otra vez.

 ¡Eso es bueno! ¡Porque las escuchas! Como dije anteriormente, esto es a propósito.

Este mensaje es un resorte. Cuando esta enroscado, sus círculos regresan. Un círculo cubre al otro y literalmente, parece que “gira en círculos”. Sólo cuando se estira el resorte notas que se extiende en una espiral, más lejos de lo que podías haber imaginado.

Sí, tienes razón. Mucho de lo que se dice aquí se ha dicho varias veces, en diferentes formas. En ocasiones, de la misma manera. La observación es correcta.

Cuando termines con este mensaje, podrás repetir sus puntos esenciales virtualmente al pie de la letra. Llegará el día en que desees hacerlo.

 De acuerdo, bastante justo. Ahora, siguiendo adelante, un grupo de personas parece pensar que tengo una “línea directa con Dios” y desea saber si nuestro planeta está predestinado al fracaso. Sé que pregunté esto antes, pero ahora me gustaría una respuesta directa. ¿Los cambios en la Tierra ocurrirán, como muchas persona lo han predicho? Si no es así, ¿qué están viendo todos esos psíquicos? ¿Una visión fabricada? ¿Deberíamos orar? ¿Cambiar? ¿Hay algo que podamos hacer? ¿O, tristemente, no hay esperanza?

 Con gusto responderé esas preguntas, pero no estaremos “progresando”.

¿No?

 No, porque las respuestas ya se te dieron, en Mis varias explicaciones previas sobre el tiempo.

 Te refieres a la parte acerca de que “todo lo que va a suceder ya sucedió”.

 Sí.

Pero, ¿qué Es “todo lo que ya sucedió?” ¿Cómo sucedió? ¿Qué sucedió?

 Sucedió todo. Todo ya sucedió. Cada posibilidad existe como un hecho, como eventos terminados.

 ¿Cómo puede ser esto? Todavía no comprendo cómo puede ser eso.

 Voy a expresarlo en términos que puedas relacionar mejor. Veremos si esto ayuda. ¿Alguna ves has observado a los niños con un CD-ROM para jugar un juego de video computarizado?Sí.¿Alguna vez te has preguntado cómo sabe la computadora cómo responder a cada movimiento que el niño hace con la palanca de juegos?

 Sí, en realidad me he preguntado eso.

 Todo está en el disco. La computadora sabe cómo responder a cada movimiento que hace el niño, porque cada movimiento posible ya fue colocado en el disco, junto con su respuesta apropiada.

Eso es espeluznante, casi surrealista.

¿Qué, que cada terminación, cada giro y cada vuelta que producen ese final están programados en el disco? No hay nada espeluznante en eso. Es sólo tecnología. Si piensas que la tecnología de los juegos de video es algo, ¡espera hasta que veas la tecnología del universo!

Piensa en la Rueda Cósmica como el CD-ROM. Todas las finales ya existen. El universo sólo espera ver cuál eliges esta vez. Cuando el juego termina, ya sea que ganes, pierdas o te retires, el universo dirá: “¿Quieres jugar de nuevo?”

Al disco de tu computadora no le importa si ganas o no ganas y no puedes “herir sus sentimientos”. Sólo te ofrece una oportunidad para jugar de nuevo. Todos los finales ya existen y el final que experimentes depende de las elecciones que hagas.

Entonces, ¿Dios no es otra cosa que un CD-ROM?

No lo expresaría exactamente de esa manera. Sin embargo, a través de este diálogo he tratado de emplear ilustraciones que den forma a conceptos que todos puedan comprender. Por lo tanto, considero que la ilustración del CD-ROM es buena.

En muchas maneras, la vida es como un CD-ROM. Todas las posibilidades existen y ya han ocurrido. Ahora tienes que seleccionar la que decidas experimentar.

Esto se relaciona de manera directa con tu pregunta acerca de los cambios de la Tierra.

Lo que muchos videntes están diciendo acerca de los cambios de la Tierra es verdad. Han abierto una ventana hacia el “futuro” y lo han visto. La pregunta es: ¿qué “futuro” vieron? Así como con el final del juego en el CD-ROM, hay más de una versión.

En una versión, la Tierra sufrirá un cataclismo. En otra versión, no lo sufrirá.

En realidad, todas las versiones ya sucedieron. Recuerda, el tiempo...

     

Lo sé, lo sé. “El tiempo no existe”.

Eso es correcto. Y, ¿entonces?

Entonces, todo está sucediendo al mismo tiempo.

Correcto otra vez. Todo lo que ha sucedido, está sucediendo ahora y todo lo que sucederá siempre, ya existe ahora. Así como todas las jugadas en el juego de la computadora existen ahora en ese disco. Si consideras que sería interesante que las predicciones de los videntes sobre el día del Juicio Final se convirtieran en realidad, enfoca toda tu atención en eso y puedes atraerlo hacia ti. Si crees que te gustaría experimentar una realidad diferente, enfócate en eso y ése será el resultado que atraigas hacia ti.

Entonces, no me dirás si los cambios de la Tierra ocurrirán o no, ¿no es así?

Estoy esperando que Tú me lo digas. Tú lo decidirás mediante tus pensamientos, palabras y acciones.

¿Qué hay acerca del problema de las computadoras en el año 2000? Hay quién dice ahora que en lo que en la actualidad llamamos la falla “Y2K” será la causa de un gran trastorno en nuestros sistemas social y económico. ¿Lo será?

¿Qué dices al respecto? ¿Qué eliges? ¿Crees que no tienes nada que ver con esto? Te diré que eso sería impreciso.

¿No nos dirás como resultará todo esto?

No estoy aquí para predecir su futuro y no lo haré. Puedo decirles esto. Cualquiera puede decirles esto. Si no tienen cuidado, irán exactamente adonde se están dirigiendo. Por lo tanto, si no te gusta el camino que has tomado, cambia de dirección.

¿Cómo puedo hacer eso? ¿Cómo puedo afectar un resultado tan grande? ¿Qué debemos hacer ante todas estas predicciones de desastre por personas con “autoridad” psíquica o espiritual?

Ve hacia el interior. Busca tu lugar de sabiduría interior. Ve qué te indica que hagas. Entonces, hazlo.

Si eso significa que escribas a los políticos y a los industriales, pidiéndoles que actúen respecto a los abusos contra el medio ambiente que pueden ocasionar cambios en la Tierra, hazlo. Si eso significa reunir a los líderes de tu comunidad para trabajar en el problema Y2K, hazlo. Si eso significa seguir por tu camino, enviando energía positiva cada día y evitando que los que te rodean sean dominados por el pánico que causa un problema, hazlo.

Lo más importante de todo es que no temas. No puedes “morir” en ningún caso, por lo tanto, no hay nada que temer. Estás consciente de El Proceso que se desarrolla y en silencio debes saber que todo está bien contigo.

Trata de ponerte en contacto con la perfección de todas las cosas. Debes saber que estarás exactamente donde tienes que estar para experimentar con exactitud lo que elijas mientras creas Quién Eres Realmente.

Éste es el camino hacia la paz. En todas las cosas, ve la perfección.

Finalmente, no trates de “salir” de nada. Lo que resistes, persiste. Te lo dije en el primer libro y es verdad.

Las personas que están tristes por lo que “ven” en el futuro o por lo que les han “dicho” sobre el futuro no están “permaneciendo en la perfección”.

¿Algún otro consejo?

¡Celebra! ¡Celebra la vida! ¡Celebra el Yo! ¡Celebra las predicciones! ¡Celebra a Dios! ¡Celebra! Juega el juego.

Lleva alegría al momento, sin importar lo que el momento traiga, porque la alegría es Quién Eres y Quién Serás Siempre.

Dios no puede crear nada imperfecto. Si piensas que Dios puede crear algo imperfecto, entonces no sabes nada sobre Dios.

Por lo tanto, celebra. ¡Celebra la perfección! Sonríe y celebra y ve únicamente la perfección y lo que los demás llaman imperfección, no te tocará de ninguna manera que sea imperfecta para ti.

¿Quieres decir que puedo evitar que la Tierra gire sobre su eje o que la golpee un meteoro o que la desplomen los terremotos o que quede atrapada en las consecuencias confusas e histéricas de Y2K?

En definitiva, puedes evitar resultar afectado negativamente por cualquiera de esas cosas.

Eso no es lo que te pregunté.

Pero es lo que Yo respondí. Enfrenta el futuro sin temor, comprendiendo El Proceso y viendo la perfección en todo.

Esa paz, esa serenidad, esa calma te alejarán de casi todas las experiencias y resultados que los demás llamarían “negativos”.

¿Y si estás equivocado respecto a todo esto? ¿Y si Tú no eres “Dios”, sino sólo un producto de mi fértil imaginación?

Ah, volvemos a esa pregunta , ¿eh?

Bueno, ¿y si es así? ¿Entonces, qué? ¿Puedes pensar en una mejor manera para vivir?

Todo lo que estoy diciendo aquí es que permanezcas calmado, que estés en paz, sereno, frente a estas predicciones terribles de calamidad en todo el planeta y tendrás el mejor resultado posible.

Incluso si Yo no fuera Dios y sólo fuera “tú”, inventando todo, ¿puedes obtener un consejo mejor?

No, creo que no.

Entonces, como siempre, no importa si soy “Dios” o no lo soy.

Con esto, al igual que con la información en todos los tres libros, sólo vive la sabiduría. O si puedes pensar en una mejor manera de proceder, hazlo.

Mira, si sólo es Neale Donald Walsch quién habla en todos estos libros, es difícil que puedas encontrar un mejor consejo para seguir, sobre cualesquiera de los temas cubiertos. Míralo de esta manera: o Yo soy Dios hablando o Neale es un tipo bastante inteligente.

¿Cuál es la diferencia?

La diferencia es que si estuviera convencido de que es Dios realmente quien dice estas cosas, escucharía con más atención.

Oh, tonterías. Te he enviado mensajes mil veces en cien formas diferentes y has ignorado la mayoría.

Sí, supongo que lo hice.

¿Supones?

De acuerdo, los ignoré.

En esta ocasión, no los ignores. ¿Quién supones que te trajo a este libro? Lo hiciste tú. Entonces, si no puedes escuchar a Dios, escúchate a ti mismo.

O a mi vidente amistoso.

O a tu vidente amistoso.

Ahora bromeas conmigo, pero esto trae otro tema que deseaba discutir.

Lo sé.

¿Lo sabes?

Por supuesto. Deseas discutir a los videntes.

¿Cómo lo supiste?

Soy vidente.

Apuesto que lo eres. Eres la Madre de todos los videntes. Eres Chief Honcho, Top Banana, Big Cheese. Eres El Hombre, El Jefe, La Unidad, El director del Consejo.

Lo captaste... bien.

¡Vengan esos cinco!

Calma, hermano. Adelante.

Lo que deseo saber es, ¿qué es el “poder psíquico”?

Todos ustedes tienen lo que llaman “poder psíquico”. En realidad, es un sexto sentido. Todos ustedes tienen un “sexto sentido respecto a las cosas”.

El poder psíquico es sencillamente la habilidad para salir de su experiencia limitada hacia una vista más amplia. Regresar. Sentir más que lo que el individuo limitado que imaginan que son sentiría; saber más que lo que él o ella sabría. Es la habilidad para captar la verdad suprema a su alrededor; sentir una energía diferente.

¿Cómo podemos desarrollar esta habilidad?

“Desarrollar” es una buena palabra. Es algo parecido a los músculos. Todos ustedes los tienen; sin embargo, algunos eligen desarrollarlos, mientras que otras personas no los desarrollan y les son menos útiles.

Para desarrollar su “músculo” psíquico, deben ejercitarlo. Usarlo, cada día, todo el tiempo.

En este momento, el músculo está allí, pero es pequeño y débil. No lo utilizan lo suficiente. De vez en cuando tendrán un “indicio” intuitivo, pero no actuaran siguiéndolo. Tendrán una “corazonada” respecto a algo, pero la ignorarán. Tendrán un sueño o una “inspiración”, más la dejarán pasar, prestándole poca atención.

Por fortuna prestaste atención al “indicio” sobre este libro o no estarías leyendo estas palabras ahora.

¿Crees que llegaste a estas palabras por accidente? ¿Por casualidad?

El primer paso para desarrollar el “poder “ psíquico es saber que lo tienes y utilizarlo. Presta atención a cada corazonada que tengas, a cada sentimiento que sientas, a cada “indicio” que experimentes. Presta atención.

Luego, actúa de acuerdo con lo que “sabes”. No permitas que tu mente te convenza para que no lo hagas. No permitas que el temor te aparte de ello.

Mientras más actúes de acuerdo con tu intuición, sin temor, más te servirá dicha intuición. Siempre estuvo allí, sólo que no le prestas atención.

No me refiero a la habilidad psíquica para encontrar siempre un espacio para estacionarme. Hablo del poder psíquico real. El poder que ve el futuro. La clase de poder que te permite saber cosas sobre la gente que no podrías saber de otra manera

De eso es de lo que estoy hablando también.

¿Cómo funciona este poder psíquico? ¿Debo escuchar a la gente que lo tiene? ¿Si un vidente hace una predicción, puedo cambiarla o es mi futuro grabado en piedra? ¿Cómo pueden algunos videntes decir cosas sobre uno, en el momento en que uno entra en la habitación? ¿Qué si...

Espera eso son cuatro preguntas diferentes. Vamos a calmarnos un poco y tratar una a la vez.

De acuerdo ¿Cómo funciona el poder psíquico?

Hay otras reglas de los fenómenos psíquicos que te permitirán comprender cómo funciona el poder psíquico. Vamos a examinarlas.

1.       Todo pensamiento es energía.

2.       Todas las cosas están en movimiento.

3.       Todo el tiempo es ahora.

Los videntes son personas que se han abierto a las experiencias que producen estos fenómenos: las vibraciones. A veces se forman como imágenes en la mente y en otras ocasiones como un pensamiento en la forma de una palabra.

El vidente acostumbra sentir estas energías. Al principio, quizá esto no es fácil, porque estas energías son muy ligeras, muy transitorias, muy sutiles. Como la brisa más ligera en una noche de verano, que piensas que movió tu cabello, pero quizá no lo hizo. Como el sonido más suave a una gran distancia, que piensas que escuchaste, pero que no puedes estar seguro. Como el movimiento más suave de una imagen en el extremo de tu ojo, que juraste estaba allí, pero que cuando vuelves la cabeza, se fue, desapareció. ¿Estaba allí?

Esa es la pregunta que el vidente principiante siempre se hace. El vidente consumado nunca pregunta, porque al formular la pregunta se aleja la respuesta. Al formular la pregunta entre la mente y eso es lo último que desea hacer un vidente. La intuición no reside en la mente. Para ser vidente, tienes que estar fuera de tu mente, porque la intuición reside en la psique, en el alma.

La intuición es el oído del alma.

El alma es el único instrumento lo bastante sensible para “captar” las vibraciones más ligeras de la vida, para “sentir” estas energías, para sentir estas ondas en el campo e interpretarlas.

Tienes seis sentidos, no cinco. Estos son: el sentido del olfato, el sentido del gusto, el sentido del tacto, el sentido de la vista, el sentido del oído y... el sentido de saber.

Así es como funciona el “poder psíquico”.

Cada vez que tienes un pensamiento, este envía energía. Es energía. El alma del vidente capta esa energía. El vidente verdadero no se detendrá para interpretarla, sino que probablemente sólo dice de pronto cómo siente esa energía. Así es cómo un vidente puede decirte lo que estás pensando.

Cada sentimiento que has tenido reside en tu alma. Tu alma es la suma absoluta de todos tus sentimientos. Es el recipiente. A pesar de que hayan transcurrido años desde que los almacenaste Allí, un vidente que esté verdaderamente abierto puede “sentir” estos “sentimientos” aquí y ahora. Esto es porque...

No existe el tiempo.

Así es como un vidente puede hablarle sobre su “pasado”.

El “mañana” tampoco existe. Todas las cosas están sucediendo en este momento. Cada suceso envía una onda de energía, imprime una imagen indeleble en la placa fotográfica cósmica. El vidente ve o siente la imagen del “mañana”, como si estuviera sucediendo ahora, lo cual es así, Así es como algunos videntes dicen el “futuro”.

¿Cómo se hace esto fisiológicamente? Un vidente, tal vez sin saber en realidad lo que está haciendo, a través del acto de enfoque intenso, está enviando un componente submolecular de él. Su “pensamiento” abandona el cuerpo, sale al espacio y se aleja bastante, rápidamente, para poder volverse y “ver” desde una distancia el “ahora” que tu todavía no has experimentado.

¡Un viaje submolecular en el tiempo!

Podrías decirlo así.

¡Un viaje submolecular en el tiempo!

De acuerdo. Decidimos convertir esto en un espectáculo.

No, no. Seré bueno. Lo prometo... en verdad. Adelante. En verdad deseo escuchar esto.

De acuerdo. La parte submolecular del vidente, después de haber absorbido la energía de la imagen obtenida al enfocar, regresa la cuerpo del vidente, llevando con ella la energía. El vidente “recibe una imagen” (en ocasiones con un estremecimiento) o “siente una sensación” y se esfuerza mucho por no llevar a cabo ningún “procesamiento” de la información, sino que simple e instantáneamente, la describe. El vidente ha aprendido a no cuestionar lo que está “pensando” o “viendo” o “sintiendo” de pronto, sino sólo a permitir que “llegue”, lo más intacta posible.

Semanas después, si el evento imaginado o “sentido” sucede en realidad, al vidente se le llama clarividente, ¡lo cual es verdad, por supuesto!

Sí ese es el caso, ¿porqué algunas “predicciones” son “erróneas”; esto es, nunca “suceden”?

Porque el vidente no “predijo el futuro”, sino que sólo ofreció una mirada de una de las “posibilidades posibles” observadas en el Momento Eterno de Ahora. Es siempre el tema de la lectura del vidente que hizo la elección. Él podría con la misma facilidad hacer otra elección, una no relacionada con la predicción.

El Momento Eterno contiene todas las “posibilidades posibles”. Como lo he explicado varias veces, todo ya sucedió, en un millón de formas diferentes. Lo único que queda es que elijas algunas percepciones.

Todo es una cuestión de percepción. Cuando cambias tu percepción, cambias tu pensamiento y tu pensamiento crea tu realidad. Cualquier resultado que puedas anticipar en una situación ya está allí para ti. Todo lo que tienes que hacer es percibirlo, conocerlo.

Esto es lo que significa “incluso antes de que preguntes, Yo habré respondido”. En realidad, tus oraciones son “respondidas” antes de que se ofrezca la oración.

Entonces, ¿por qué no todos obtenemos lo que pedimos en la oración?

Esto se cubrió en el Libro 1. No siempre obtienen lo que piden, pero siempre obtienen lo que crean. La creación sigue al pensamiento, el cual sigue a la percepción.

Esto es inconcebible. A pesar de que ya hemos hablado sobre esto anteriormente, aún es inconcebible.

¿Acaso no lo es? Por eso es bueno insistir sobre esto. El escucharlo varias veces te da la oportunidad de captarlo. Entonces, tu mente deja de estar “atónita”.

Si todo esta sucediendo ahora, ¿qué establece qué parte de todo estoy experimentando en mi momento de “ahora”?

Tus elecciones y tu creencia en éstas. Esa creencia la crearán tus pensamientos sobre un tema particular y esos pensamientos surgen de tus percepciones; esto es, “la forma como tú lo ves”.

El vidente ve la elección que tú estás haciendo ahora sobre el “mañana” y la ve realizada. Un vidente verdadero siempre te dirá que no tiene que ser de esa manera. Puedes “elegir de nuevo” y cambiar el resultado.

¡En efecto, estaría cambiando la experiencia que ya tuve!

¡Exactamente! ¡Lo estás comprendiendo! Ahora comprendes cómo vivir en la paradoja.

Sin embargo, si “ya sucedió” ¿a quién le “sucedió”? ¿Si yo lo cambio, ¿quién es el “yo” que experimenta el cambio?

Hay más de un “tú” moviéndose por la línea del tiempo. Todo esto se describió con detalle en el Libro 2. Sugiero que lo leas de nuevo. Luego, combina lo que está allí con lo que está aquí, para una comprensión mayor.

De acuerdo. Suficiente. Me gustaría hablar un poco más sobre este tema del vidente. Muchas personas aseguran ser videntes. ¿Cómo puedo distinguir al vidente real del falso?

Todos son “videntes”, por lo tanto, todos son “reales”. Lo que deseas buscar es su propósito. ¿Están intentando ayudarte o enriquecerse?

Los videntes llamados “videntes profesionales” que buscan enriquecerse, a menudo prometen hacer cosas con su poder psíquico (“hacer volver a un amante perdido”, “dar riqueza y fama”, ¡incluso, ayudarte a bajar de peso!)

Prometen que pueden hacer todo esto, más sólo por dinero. Incluso harán una “lectura” sobre otra persona (tu jefe, tu amante, un amigo) y te dirán todo acerca de ellos. Dirán: “Tráeme algo, una bufanda, una fotografía, una muestra de su escritura”.

Pueden decirte sobre la otra persona, a menudo bastante, porque todos dejan un rastro, una “huella psíquica”, un rastro de energía y una persona verdaderamente sensible puede sentir esto.

Sin embargo, una persona intuitiva sincera nunca ofrecerá hacer que alguien regrese a ti, hacer que una persona cambie de opinión o crear cualquier resultado con su poder psíquico. Un vidente verdadero (uno que ha entregado su vida al desarrollo y al uso de este don) sabe que el libre albedrío de otra persona nunca se puede alterar y que los pensamientos de otra persona nunca deben invadirse y que el espacio psíquico de otra persona nunca debe violarse.

Pensé que habías dicho que no hay “correcto” e “incorrecto”. ¿Qué significan todos estos “nuncas” de pronto?

Cada vez que pronuncies un “siempre” o un “nunca”, está dentro del contexto de lo que sabes estás buscando lograr; lo que estás tratando de hacer.

Sé que todos ustedes buscan evolucionar, crecer espiritualmente, regresar a la Unidad. Están buscando experimentarse como la versión más grande de la mayor visión que han tenido acerca de Quiénes Son. Están buscando esto individualmente y como una raza.

En mi mundo, no hay “correcto” e “incorrecto” ni “sí” ni “no”, como lo he dicho muchas veces y no se quemarán en el fuego eterno del infierno, si hacen una “mala” elección, porque no existe lo “malo” ni el “infierno”, a no ser, por supuesto, que piensen que sí existen.

No obstante, hay leyes naturales que se han creado en el universo físico y una de ésas es la ley de la causa y el efecto.

Una de las leyes más importantes de la causa y el efecto es ésta:

Todo efecto causado lo experimenta finalmente el Yo.

¿Qué significa eso?

Lo que hagas que experimente otra persona, algún día lo experimentarás tú.

Los miembros de su comunidad New Age tienen una forma más expresiva de decirlo.

“Lo que va, viene”.

Correcto. Otros conocen esto como el mandato de Jesús: Hagan a los demás lo que harían a ustedes.

Jesús enseñaba la ley de la causa y el efecto. Es lo que podría llamarse la Ley Principal. Algo así como el Mandato Principal dado a Kirk, Picard y Janeway.

¡Hey, Dios es un Trekkie!

¿Bromeas? Yo escribí la mitad de esos episodios.

Será mejor que no permitas que Gene Te escuche decir eso.

Vamos... Gene me dijo que dijera eso.

¿Estás en contacto con Gene Roddenberry?

Y con Carl Sagan, Bob Heinlein y toda la pandilla aquí.

No deberíamos bromear de esta manera. Esto le quita la credibilidad a todo el diálogo.

Comprendo. Una conversación con Dios tiene que ser seria.

Bueno, al menos, creíble.

¿No es creíble que tenga aquí a Gene, Carl y Bob? Tendré que decirles eso. Volvamos a como puedes diferenciar a un vidente verdadero de uno “falso”. Un vidente verdadero sabe y vive el Mandato Principal. Por eso, si le pides que traiga a un “amor perdido” o que lea el aura de otra persona, cuyo pañuelo o carta tienes tú, un vidente verdadero te dirá:

“Lo lamento, pero no haré eso. Nunca interferiré, intervendré ni visitaré el sendero caminado por otra persona.

“No intentaré afectar, dirigir o impactar sus elecciones, de manera alguna”.

“No te divulgaré información personal o privada, acerca de ningún individuo”.

Si una persona ofrece llevar a cabo uno de estos “servicios” para ti, esa persona es lo que llamarían un sinvergüenza, que utiliza tu propia debilidad humana y tu vulnerabilidad para quitarte dinero.

¿Qué hay acerca de los videntes que pueden ayudar a la gente a localizar a un ser amado extraviado, a un niño raptado, un adolescente que huyó y tiene demasiado orgullo para regresar a casa, incluso aunque lo desee con desesperación? ¿O que hay acerca del caso clásico de localizar a una persona (viva o muerta) para la policía?

Por supuesto, estas preguntas se contestan a sí mismas. Lo que evita siempre el vidente verdadero es imponer su voluntad a otra persona. Está allí solo para servir.

¿Es correcto pedir a un vidente que contacte a los muertos? ¿Debemos intentar ponernos en contacto con aquellos que “partieron antes”?

¿Por qué querrías hacerlo?

Para saber si desean decirnos algo.

Si alguien “del otro lado” desea que sepan algo, encontrará una forma para hacer que lo sepas, no te preocupes.

La tía, el tío, el hermano, la hermana, el padre, la madre, el esposo y el amante que “partieron antes” continúan su propio viaje, experimentando alegría total, moviéndose hacia la comprensión total.

Si parte de lo que desean hacer es regresar a ti, para saber cómo estás, para que sepas que están bien, por cualquier motivo que sea, ten la seguridad de que lo harán.

Entonces, observa la “señal” y cáptala. No la apartes como si sólo fuera tu imaginación, un “pensamiento deseado” o una coincidencia. Espera el mensaje y recíbelo

Sé sobre una señora que cuidaba a su esposo moribundo y le suplicó que si él tenía que irse, por favor regresara a ella y le permitiera saber que estaba bien. Él prometió que lo haría y murió dos días después. No había transcurrido una semana, cuando una noche despertó la señora, sintiendo que alguien acababa de sentarse en la cama, junto a ella. Al abrir los ojos, podía jurar que había visto a su esposo, sentado al pie de la cama, sonriéndole. Sin embargo, cuando parpadeo y miró de nuevo, él había desaparecido. Más tarde me contó la historia, diciendo entonces que con seguridad había tenido una alucinación.

Sí, eso es muy común. Recibes señales, irrefutables, obvias, y las ignoras. O las consideras como un truco que te jugó tu mente.

Con este libro tienes la misma alternativa.

¿Por qué hacemos eso? ¿Por qué pedimos algo (como la sabiduría que contienen estos tres libros) y luego nos negamos a creerlo cuando lo recibimos?

Porque dudan de la gran gloria de Dios. Como Tomás, tienen que ver, sentir, tocar, antes de creer. Sin embargo, lo que desean saber no puede ser visto, sentido o tocado. Es de otro reino. No están abiertos a eso; no están listos. No obstante, no se preocupen. Cuando el estudiante esté listo, el maestro aparecerá.

¿Estás diciendo entonces (para volver a la línea de interrogatorio original) que no debemos visitar a un vidente o asistir a una sesión espiritista en busca de contactar a aquellos que están en el otro lado?

No estoy diciendo que deberían o no deberían hacer algo. No estoy seguro de cual sería el objeto.

¿Suponiendo que tuvieras algo que desearas decir a ellos, en lugar de que desearas tener noticias de ellos?

¿Imaginas que puedes decirlo y que ellos no lo escucharán? El pensamiento más ligero que tiene que ver con un ser existente en lo que ustedes llaman “el otro lado” trae volando hacia ti esa consciencia del ser.

No puedes tener un pensamiento o una idea sobre una persona que está en lo que ustedes llaman “muerta”, sin que la Esencia de esa persona esté totalmente consciente de eso. No es necesario emplear a un médium para lograr tal comunicación. El amor es el mejor “médium” de comunicación.

¿Qué hay acerca de la comunicación en dos sentidos? ¿En eso sería útil un médium? ¿Es posible esa comunicación? ¿Es bazofia? ¿Es peligrosa?

Estás hablando ahora sobre la comunicación con los espíritus. Sí, tal comunicación es posible. ¿Es peligrosa? Virtualmente, todo es “peligroso”, si temes. Creas aquello que temes. Sin embargo, en realidad no hay nada que temer.

Los seres queridos nunca están lejos de ti, nunca más lejos que un pensamiento y siempre estarán allí, si los necesitas, listos para asesorar, confortar o aconsejar. Si por tu parte existe un nivel alto de estrés porque un ser querido esté “bien”, él te enviará una señal, un pequeño “mensaje” que te permitirá saber que todo está bien.

Ni siquiera tendrás que llamarlo, porque las almas que te amaron en esta vida son atraídas hacia ti, empujadas hacia ti, vuelan hacia ti, en el momento en que presienten el problema o la dificultad más ligera en el campo de tu aura.

Una de sus primeras oportunidades, mientras aprenden las posibilidades de su nueva existencia, es proporcionar ayuda y consuelo a aquellos que aman. Sentirás su presencia confortante, si en realidad te abres a ellos.

Entonces, las historias que escuchamos sobre personas “que podrían jurar” que un ser amado difunto estaba en la habitación podrían ser verdad.

Con toda seguridad. Uno podría oler el perfume o la colonia del ser amado u oler el puro que fumaba o escuchar ligeramente una canción que solía cantar. O también, de la nada, alguna posesión personal suya puede aparecer de pronto. Un pañuelo, una billetera, una mancuernilla o una joya “aparece”, “sin motivo”. Se “encuentra” en el cojín de una silla o bajo una pila de revistas viejas. Allí está. Un retrato, una fotografía o un momento especial, justamente cuando extrañas a esa persona, piensas en ella y te sientes triste por su muerte. Estas cosas no “sólo suceden”. Esta clase de cosas no “sólo aparecen” por azar en “el momento adecuado”. Te diré esto: No hay coincidencias en el universo.

Esto es muy común, muy común.

Ahora, regresemos a tu pregunta: ¿necesitas a un “médium” o un “canal” para comunicarte con los seres fuera del cuerpo? No. ¿En ocasiones es útil? A veces. De nuevo, mucho depende del vidente o del médium y de su motivación.

Si alguien se niega a trabajar de esta manera contigo o de llevar a cabo cualquier clase de trabajo de “canalización” o “intervención”, sin una muy buena compensación, huye, no camines, hacia el lado contrario. Esa persona puede estar en eso sólo por el dinero. No te sorprendas si quedas “atrapado” y regresas una y otra vez durante semanas o meses o incluso años, mientras juega con tu necesidad o tu deseo de ponerte en contacto con el “mundo de los espíritus”.

Una persona que sólo está allí, como lo está el espíritu, para ayudar, no pide nada para ella, excepto lo que se necesita para continuar llevando a cabo el trabajo que intenta hacer.

Si un vidente o un médium llega de ese lugar cuando acepta ayudarte, asegúrate de ofrecer toda la ayuda que puedas a cambio. No te aproveches de esa generosidad extraordinaria del espíritu dando poco o nada, cuando sabes que podrías hacer más.

Trata de ver quién está en verdad sirviendo al mundo, buscando en realidad compartir la sabiduría y el conocimiento, la perspectiva y la comprensión, el interés y la compasión. Proporciona algo a esas personas y hazlo con grandeza. Págales el gran honor. Dales la cantidad más grande, porque ellas son los Portadores de la Luz

 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas