Llama Violeta

Llama Violeta


 
 
 
 
 

Neale Donald Walsch

Conversaciones con Dios 3

Capitulo VIII, IX y X

 

En realidad, la vida es eterna, ¿no es así?

 Lo es con toda seguridad.

 No tiene final.

 No lo tiene.

 La reencarnación es un hecho.

 Lo es. Puedes regresar a tu forma mortal, esto es, una forma física que puede “morir”, siempre y cuando lo desees.

 ¿Decidimos cuando deseamos regresar?

 “Sí” y “cuando”, sí.

 ¿Decidimos también cuando deseamos partir? ¿Elegimos cuando deseamos morir?

 Ninguna experiencia se impone a ningún alma contra su voluntad. Por definición, esto no es posible, puesto que el alma crea cada experiencia.

El alma no desea nada. El alma lo tiene todo. Toda la sabiduría, todo el conocimiento, todo el poder y toda la gloria. El alma es la parte de Ti que nunca duerme, que nunca olvida.

¿El alma desea que el cuerpo muera? No. El deseo del alma es que tú nunca mueras. Sin embargo, el alma dejará el cuerpo, cambiará su forma corporal, dejando atrás casi todo el cuerpo material, de un momento a otro, cuando no vea el propósito de permanecer en esa forma.

 Si es el deseo del alma que nunca muramos, ¿por qué morimos?

 No mueren simplemente, cambian de forma.

 Si el deseo del alma es que nunca hagamos eso, ¿por qué lo hacemos?

 ¡Ése no es el deseo del alma!

¡Ustedes son “cambiadores de forma”!

Cuando ya no tiene ninguna utilidad permanecer en una forma particular, el alma cambia de forma, deseosamente, voluntariamente, alegremente, y se mueve en la Rueda Cósmica.

 ¿Alegremente?

 Con gran alegría.

 ¿Ningún alma lamenta morir?

 Ningún alma muere... jamás.

 Me refiero a que, ¿ningún alma siente pesar porque su forma física actual esté cambiando, porque esté a punto de “morir”?

 El cuerpo nunca “muere”, simplemente cambia de forma con el alma. Sin embargo, comprendo a lo que te refieres y por el momento, utilizo el vocabulario que ustedes han establecido.

Si tienen una comprensión clara de lo que desean crear, en relación con lo que eligieron llamar la otra vida o si tienen un conjunto claro de creencias que apoye la experiencia después de la muerte de reunirse con Dios, entonces, no, el alma nunca lamenta lo que ustedes llaman muerte.

La muerte en ese caso es un momento glorioso; una experiencia maravillosa. El alma puede ahora volver a su forma natural, a su estado normal. Hay una ligereza increíble; una sensación de libertad total; ninguna limitación y un conocimiento de la Unidad que de inmediato es dichosa y sublime.

 

No e posible que el alma lamente tal cambio.

 Entonces, ¿estás diciendo que la muerte es una experiencia feliz?

 Sí, siempre, para el alma que desea que lo sea.

 Si el alma desea tanto estar fuera del cuerpo, ¿por qué no lo deja simplemente? ¿Por qué espera?

 No dije que el alma “desea estar fuera del cuerpo”, dije que el alma se alegra cuando está afuera. Son dos cosas diferentes.

Puedes estar feliz haciendo una cosa y feliz haciendo otra. El hecho de que té alegre hacer la segunda, no significa que eres infeliz haciendo la primera.

El alma no es infeliz al estar con el cuerpo. Por el contrario, al alma le agrada estar en tu forma actual. Eso no excluye la posibilidad de que el alma pudiera sentirse igualmente contenta si se desconectara del cuerpo.

Es obvio que hay mucho acerca de la muerte que yo no comprendo.

Sí y esto es porque no te gusta pensar en ella. Sin embargo, debes contemplar la muerte y la pérdida en el instante en que percibas cualquier momento de vida o no habrás percibido la vida, sino que sólo habrás conocido la mitad de ésta.

Cada momento termina en el instante en que empieza. Si no comprendes esto, no comprenderás lo exquisito que hay en esto y no llamarás común al momento.

Cada interacción “empieza para terminar” en el instante en que “comienza a empezar”. Sólo cuando hayas contemplado y comprendido profundamente esto, se abrirá ante ti el tesoro total de cada momento y de la vida en sí.

La vida no puede darse a ti, si no comprendes la muerte. Debes hacer algo más que comprenderla. Debes amarla, incluso como amas la vida.

Tu tiempo con cada persona se glorificará, si piensas que fue tu último momento con esa persona. Tu experiencia de cada momento mejorará sin medida, si piensas que fue ese último momento. Tu negativa a contemplar tu propia muerte conduce a tu negativa a contemplar tu propia vida.

No la ves como es. Pierdes el momento y todo lo que éste tiene para ti. Miras al pasarlo, en lugar de ver a través de él.

Cuando observas algo con detenimiento, ves a través de eso. Contemplar una cosa con detenimiento es ver a través de ella. Entonces, la ilusión deja de existir. Entonces ves una cosa como lo que realmente es. Sólo entonces puedes disfrutarla en verdad, esto es, darle alegría. (“Disfrutar” es hacer que algo sea alegre.)

Incluso, puedes disfrutar la ilusión entonces, ¡porque sabrás que es una ilusión y que es la mitad del disfrute! Es el hecho de que pienses que es real lo que te causa todo el dolor.

Nada es doloroso, si comprendes que no es real. Permite que repita esto.

Nada es doloroso, si comprendes que no es real.

Es como una película, un drama, actuado en el escenario de tu mente. Estas creando la situación y a los personajes. Estás escribiendo las líneas.

Nada es doloroso en el momento que comprendes que nada es real.

Esto es tan cierto como la muerte y como la vida.

Cuando comprendes que la muerte es también una ilusión, entonces, podrás decir: “Oh, muerte, ¿dónde está tu desenlace?”

¡Puedes incluso disfrutar la muerte! Puedes incluso disfrutar la muerte de otra persona.

¿Eso parece extraño? ¿Parece una cosa extraña para decirla?

Sólo si no comprendes la muerte y la vida.

La muerte nunca es un final, sino que siempre es un principio. Una muerte es una puerta que se abre, no una puerta que se cierra.

Cuando comprendas que la vida es eterna, comprenderás que la muerte es tu ilusión, que te mantiene muy preocupado y, por lo tanto, te ayuda a creer que eres tu cuerpo. Sin embargo, no eres tu cuerpo y, por lo tanto, la destrucción de tu cuerpo no te preocupa.

La muerte debería enseñarte lo que es real en la vida. La vida te enseña que lo que es inevitable no es la muerte, sino lo transitorio.

Lo transitorio es la única verdad.

Nada es permanente. Todo está cambiando, en cada instante, en cada momento.

No podría haber nada permanente, porque incluso el concepto de permanencia depende de lo transitorio para tener algún significado. Por lo tanto, incluso la permanencia es transitoria. Observa esto con detenimiento. Contempla esta verdad. Compréndela y comprenderás a Dios.

Éste es el Dharma, éste es el Buda. Éste es el Dharma Buda. Ésta es la enseñanza y el maestro. Ésta es la lección y el maestro. Éste es el objeto y el observador, convertidos en uno.

Nunca han sido otra cosa que Uno. Eres tu quién los ha separado, para que tu vida pudiera desplegarse ante ti.

Sin embargo, al observar tu propia vida desplegarse ante ti, tú no te despliegas. ¡Manténte junto a tu Yo! ¡Ve la ilusión! ¡Disfrútala”! No obstante, ¡no te conviertas en ella!

No eres la ilusión, sino el creador de ésta.

Estás en este mundo. No eres de él.

Utiliza tu ilusión de la muerte. ¡Utilízala! Permita que sea la llave que abra hacia más vida.

Si ves la flor como si muriera, la veras con tristeza. No obstante, si ves la flor como parte de un árbol completo que está cambiando y que pronto dará frutos, verás la verdadera belleza de la flor. Cuando comprendas que el florecer y marchitar de la flor es una señal de que el árbol está listo para dar frutos, entonces comprenderás la vida.

Observa esto con detenimiento y verás que la vida está en su propia metáfora.

Recuerda siempre que no eres la flor, que ni siquiera eres el fruto. Eres el árbol y tus raíces son profundas, fijadas en Mí. Soy la tierra de la cual brotaste y tus flores y frutos regresarán a Mí, creando tierra más rica. Así, la vida engendra vida y no puede conocer la muerte jamás.

Eso es muy Hermoso. Es muy hermoso. Gracias. ¿Podrías hablarme ahora sobre algo que me preocupa? Necesito hablar sobre el suicidio. ¿Por qué existe ese tabú en contra de terminar con la propia vida?

En realidad, ¿por qué está allí?

¿Quieres decir que no es malo suicidarse?

No puedo responder esta pregunta a satisfacción tuya, porque en sí contiene dos conceptos falsos; se basa en dos suposiciones falsas; contiene dos errores.

La primera suposición falsa es que existe el “bien” y el “mal”. La segunda suposición falsa es que es posible matar. Por lo tanto, tu pregunta en sí se desintegra en el momento en que se divide.

El “bien” y el “mal” son polaridades filosóficas en el sistema de valor humano, que no tienen nada que ver con la realidad final (un punto que he explicado repetidas veces en este diálogo). Más aún, ni siquiera hay bases constantes dentro de su propio sistema, sino valores que continúan cambiando de vez en cuando.

Ustedes hacen el cambio, cambian su mente respecto a estos valores, según su conveniencia (lo que es correcto que hagan, como seres en evolución); sin embargo, en cada paso a lo largo del camino insisten en que no han hecho esto y que son sus valores incambiables los que forman los cimientos de la integridad de su sociedad. Por lo tanto, han construido su sociedad sobre una paradoja. Continúan cambiando sus valores, mientras proclaman que ¡son valores incambiables los que... valoran!

La respuesta a los problemas presentados por esta paradoja no es arrojar agua fría sobre la arena, en un intento de convertirla en concreto, sino celebrar el cambio de la arena. Celebrar su belleza, mientras conserva la forma de su castillo, pero celebrar también la nueva forma y apariencia que toma cuando sube la marea.

Celebren las arenas que cambian cuando forman las nuevas montañas que escalarán y en la cima de las cuales y con las cuales construirán nuevos castillos. Sin embargo, comprendan que estas montañas y estos castillos son momentos para cambiar, no para permanecer.

Glorifiquen lo que son hoy, más no condenen lo que fueron ayer, no eviten lo que puedan llegar a ser mañana.

Comprendan que “bien” y “mal” son invenciones de su imaginación y que “correcto” e “incorrecto” son sólo anuncios de sus últimas preferencias e imaginaciones.

Por ejemplo, respecto al asunto de suicidarse, es la imaginación actual de la mayoría de la gente en su planeta la que dicta que “no es correcto” hacer eso.

De manera similar, muchos de ustedes aún insisten en que no es correcto ayudar a una persona que desea terminar con su vida.

En ambos casos dicen que esto debe ser “contra la ley”. Es probable que hayan llegado a esta conclusión porque la terminación de la vida ocurre relativamente rápido. Las acciones que terminan con la vida durante un período más prolongado no son contra la ley, a pesar de que logran el mismo resultado.

Así, si una persona en su sociedad se suicida con una pistola, los miembros de su familia pierden los beneficios del seguro. Si se suicida con cigarros, no los pierden.

Si un médico los ayuda a suicidarse, lo llaman asesino, mientras que si una compañía tabacalera lo hace, lo llaman comercio.

Con ustedes parece que sólo es cuestión de tiempo. La legalidad de la autodestrucción, lo “correcto” o “incorrecto” de esto, parece tener mucho que ver con la rapidez con que se lleve a cabo la acción, así como quién la ejecuta. Mientras más rápida es la muerte, más “errónea” parece ser. Mientras más lenta es la muerte, se acerca más a lo “correcto”.

En forma interesante, esto es exactamente lo opuesto a lo que una sociedad verdaderamente humana concluiría. De acuerdo con cualquier definición razonable de lo que llaman “humano”, mientras más pronto sea la muerte, mejor. No obstante, su sociedad castiga a aquellos que intentan hacer lo que es humano y recompensan a aquellos que hacen lo que no es cuerdo.

No es cuerdo pensar que lo que Dios desea es el sufrimiento continuo y que un final humano rápido a ese sufrimiento es “malo”.

“Castigan lo humano y recompensan lo demente”.

Éste es un lema que sólo una sociedad de seres con comprensión limitada podría aceptar.

Envenenan su sistema inhalando carcinógenos, envenenan su sistema ingiriendo comida tratada con sustancias químicas que a la larga los matarán y envenenan su sistema respirando el aire que continuamente contaminan. Envenenan su sistema en cien formas diferentes a través de mil momentos diferentes y hacen esto sabiendo que estas sustancias no son buenas para ustedes. Sin embargo, debido a que tardan mucho tiempo para matarlos, se suicidan con impunidad.

Si se envenenan con algo que funciona con mayor rapidez, se dice que hicieron algo contra la ley moral.

Les diré esto: No es más inmoral matarse rápidamente que matarse lentamente.

Por lo tanto, ¿una persona que termina con su propia vida, no la castiga Dios?

Yo no castigo. Yo amo. 

¿Qué hay entonces acerca de la afirmación que se escucha con frecuencia acerca de que aquellos que piensan que van a “escapar” de su predicamento o que van a terminar su condición, con el suicidio sólo descubren que están enfrentando el mismo predicamento o condición en la otra vida y, por este motivo, no escaparon ni terminaron con nada?

 Su experiencia que ustedes llaman vida después de la muerte es un reflejo de su consciencia, en el momento en que entran en ésta. Sin embargo, siempre son seres con libre albedrío y pueden alterar su experiencia cuando lo decidan.

Entonces, ¿los seres queridos que terminaron con su vida física se encuentran bien?

 Sí. Están muy bien.

 Hay un libro maravilloso sobre este tema, llamado Stephen lives, de Anne Puryear. Trata de su hijo, quien se suicidó cuando era adolescente. A muchas personas les ha sido útil.

 Anne Puryear es una mensajera maravillosa, al igual que su hijo.

 Entonces, ¿puedes recomendar este libro?

 Es un libro importante. Dice más sobre este tema, de lo que estamos diciendo aquí y aquellos que tienen heridas profundas o acontecimientos alrededor de la experiencia de un ser amado que se quitó la vida estarán abiertos a la curación a través de este libro.

 Es triste que tengamos heridas o asuntos profundos, aunque creo que gran parte de esto es resultado de lo que nuestra sociedad nos “ha dicho” sobre el suicidio.

En su sociedad, a menudo no ven las contradicciones de sus propias construcciones morales. La contradicción entre hacer cosas que saben perfectamente que van a acortar su vida, pero las hacen con lentitud y hacer cosas que acortarán su vida con rapidez, es una de las más intensas en la experiencia humana.

No obstante, parece demasiado obvio, cuando Tú lo dices de esta manera. ¿Por qué no podemos ver esas verdades obvias por nuestra cuenta?

Porque si vieran estas verdades, tendrían que hacer algo al respecto a ellas. No desean hacer esto. Por lo tanto no tienen otra opción que mirar directamente algo y no verlo.

¿Por qué no desearíamos hacer algo al respecto a estas verdades, si las viéramos?

Porque creen que para hacer algo al respecto a ellas tendrían que terminar con sus placeres. Y terminar con sus placeres es algo que no desean hacer.

Casi todas las cosas que les causan una muerte lenta son las cosas que les proporcionan placer o el resultado de esas cosas. Casi todas las cosas que les proporcionan placer son las cosas que satisfacen al cuerpo. En realidad, esto es lo que los marca como una sociedad primitiva. Sus vidas están estructuradas principalmente alrededor de buscar y experimenta los placeres del cuerpo.

Por supuesto, todos los seres, en cualquier parte buscan experimentar placeres. No hay nada primitivo en eso. En realidad, es el orden natural de las cosas. Lo que diferencia a las sociedades y a los seres dentro de las sociedades es lo que definen como placentero. Si una sociedad está estructurada principalmente alrededor de los placeres del cuerpo, esta operando en un nivel diferente al de una sociedad estructurada alrededor de los placeres del alma.

Comprendo también que esto no significa que sus puritanos tuvieran razón y que todos los placeres del cuerpo deben ser negados. Significa que en las sociedades elevadas, los placeres del cuerpo físico no forman el número mayor de placeres que se disfrutan. No son el foco principal.

Mientras más elevada es una sociedad o un ser, más elevados son sus placeres.

¡Espera un minuto! Eso suena como un juicio de valor. Pensé que Tú, Dios, no hacías juicios de valor.

¿Es un juicio de valor decir que el monte Everest es más elevado que el monte McKinley?

¿Es un juicio de valor decir que la tía Sara es mayor que su sobrino Tommy?

¿Son estos juicios de valor u observaciones?

No dije que es “mejor” ser elevado en la conciencia propia. En realidad, no lo es; de la misma manera como no es “mejor” estar en el cuarto grado que en el primero.

Simplemente, estoy observando lo que es el cuarto grado.

Y en este planeta no estamos en cuarto grado, sino en el primero, ¿no es así?

Hijo mío, ni siquiera están en el jardín de niños. Están en maternal.

¿Cómo es que escucho eso como un insulto? ¿Por qué me suena como si Tú estuvieras desmereciendo a la raza humana?

Por que tu ego intenta profundamente ser algo que tú no eres y no ser lo que eres.

Casi toda la gente escucha insultos cuando sólo les hicieron una observación, si lo que observaron es algo que las personas no desean poseer.

Sin embargo, hasta que tienes una cosa, no puedes dejarla ir. No puedes dejar de poseer lo que nunca has poseído

No podemos cambiar lo que no aceptamos.

Precisamente.

La iluminación empieza con la aceptación, sin juzgar lo “que es”.

Esto se conoce como moverse hacia Ser. Es en el Ser donde se encontrará la libertad.

Lo que resisten, persiste. Lo que miran, desaparece. Esto es, deja de tener su forma ilusoria. Lo ven como lo que Es. Lo que Es siempre puede cambiarse. Sólo lo que No Es no puede cambiarse. Por este motivo, cambien el Ser, muévanse hacia él. No lo resistan. No lo nieguen.

Lo que niegan, lo declaran. Lo que declaran, lo crean.

La negación de algo es su recreación, porque el simple acto de negar algo lo coloca allí.

La aceptación de algo los pone en control de eso. Eso que niegan, no pueden controlarlo, porque dijeron que no está allí. Por lo tanto, lo que niegan, los controla.

Casi todos en su raza no desean aceptar que todavía no han evolucionado para estar en el jardín de niños. No desean aceptar que la raza humana todavía está en la escuela maternal. No obstante, esta falta de aceptación es con exactitud lo que los mantiene allí.

Su ego está tan profundamente dedicado a ser lo que ustedes no son (muy evolucionados), que no están siendo lo que son (evolucionados). De esta manera, están trabajando en su contra, luchando contra ustedes mismos. Por ese motivo, evolucionan con mucha lentitud.

El camino rápido de la evolución empieza al admitir y aceptar lo que es, no lo que no es.

Sabré que he aceptado lo “que es”, cuando ya no me sienta insultado al escuchar que lo describen.

Exactamente. ¿Te sientes insultado si digo que tienes ojos azules?

Ahora les diré esto: mientras más elevada sea una sociedad o un ser más elevados son sus placeres.

Lo que ustedes llaman “placer” es lo que declara su nivel de evolución.

Ayúdame con este término “elevado”. ¿Qué quieres decir con eso?

Tu ser es el universo en el microcosmos. Tú y todo tu cuerpo físico están compuestos de energía pura, reunida alrededor de siete centros o chakras. Estudia los centros del chakra y lo que significan. Hay cientos de libros escritos sobre esto. Esto es sabiduría que he dado a la raza humana anteriormente.

Lo que es placentero o que estimula tus chakras inferiores no es lo mismo que lo que es placentero para tus chakras superiores.

Mientras más eleves la energía de la vida a través de tu ser físico, más elevada será tu consciencia.

Aquí vamos de nuevo. Eso parece estar a favor del celibato. Eso parece ser todo el argumento contra la expresión de la pasión sexual. Las personas que son “elevadas” en su consciencia no “provienen de “ su chakra raíz, su primer chakra o el más bajo, en sus interacciones con otros seres humanos.

 Eso es verdad.

 Pensé que habías dicho en este diálogo que la sexualidad humana debe celebrarse, no reprimirse.

 Eso es correcto.

 Ayúdame con esto, porque parece que tenemos una contradicción.

 El mundo está lleno de contradicciones, hijo mío. La falta de contradicciones no es un ingrediente necesario en verdad. En ocasiones, una verdad mayor yace dentro de la contradicción.

Lo que tenemos aquí es la Dicotomía Divina.

Entonces, ayúdame a comprender la dicotomía, porque durante toda mi vida he escuchado hablar acerca de lo deseable que era, de lo “elevado” que era, “elevar la energía Kundalini” del chakra raíz. Ésta ha sido la principal justificación de los místicos que viven vidas de éxtasis sin sexo.

Comprendo que nos hemos alejado del tema de la muerte y me disculpo por haber llegado a este territorio no relacionado...

¿Por qué te disculpas? Una conversación va adonde va una conversación. El “tema” que tratamos en todo este diálogo es lo que significa ser plenamente humano y lo que es la vida en este universo. Ése es el único tema y esto cae dentro de dicho tema.

Querer saber acerca de la muerte es desear saber sobre la vida, un punto que ya aclaré. Si nuestros intercambios conducen a una expansión de nuestro estudio para incluir el mismo acto que crea la vida y la celebra con magnificencia.

Ahora, vamos a aclarar de nuevo una cosa. No es un requerimiento de los “muy evolucionados” que se apague toda la expresión sexual y que se eleve toda la energía sexual. Si eso fuera verdad, entonces, no habría seres “muy evolucionados” en ninguna parte, porque toda la evolución se habría detenido.

Un punto bastante obvio.

Sí. Cualquiera que diga que las personas muy santas nunca tienen sexo y que esto es una señal de su santidad, no comprenden cómo se intentó que la vida funcionara.

Permite que explique esto con términos muy claros. Si deseas un criterio para juzgar si una cosa es buena para la raza humana o no lo es, formúlate una pregunta simple:

¿Qué sucedería si todos lo hicieran?

Esta es una medida muy sencilla y precisa. Si todos hicieran una cosa y el resultado fuera de gran beneficio para la raza humana, entonces, eso es “evolucionar”. Si todos lo hicieran y eso causara el desastre para la raza humana, entonces, no es una cosa muy “elevada” para recomendarla. ¿No estás de acuerdo?

Por supuesto.

Entonces, acabas de estar de acuerdo en que ningún maestro verdadero dirá jamás que el celibato sexual es el camino a la maestría. No obstante, es esta idea de que la abstinencia sexual es de alguna manera la “forma superior” y que la expresión sexual es un “deseo inferior”, lo que ha avergonzado la experiencia sexual y a causado que se desarrollen a su alrededor toda forma de culpa y disfunción.

Si ése es el razonamiento contra la abstinencia sexual, prohibiría la procreación, ¿no podría discutirse que una vez que el sexo hubiera cumplido su función, ya no sería necesario?

No tienen sexo porque comprenden su responsabilidad de procrear la raza humana. Tienen sexo porque es algo natural tenerlo. Se trae en los genes. Obedecen un imperativo biológico.

¡Precisamente! Es una señal genética que lleva a la cuestión de la supervivencia de la especie. Sin embargo, una vez que la supervivencia de la especie está asegurada, ¿”ignorar la señal”, no es la cosa “elevada” que se debe hacer?

Interpretas mal la señal. El imperativo biológico no es garantizar la supervivencia de la especie, sino experimentar la Unidad, que es la verdadera naturaleza de tu ser. Crear nueva vida es lo que sucede cuando se logra la Unidad, pero no es el motivo por el que se busca la Unidad.

Si la procreación fuera el único motivo de la expresión sexual, si no fuera nada más que un “sistema de entrega”, ya no necesitarían llevarla a cabo el uno con el otro. Podrían unir los elementos químicos de la vida en una caja de Petri.

No obstante, esto no dejaría satisfechas las necesidades más básicas del alma, que son más grandes que la simple procreación, sino que tendría que ver con la recreación de Quién y Qué Eres Realmente.

El imperativo biológico no es crear más vida, sino experimentar más vida y experimentar esa vida como realmente es: una manifestación de Unidad.

Por ese motivo, Tú nunca evitas que la gente tenga sexo, a pesar de que desde hace mucho tiempo hayan dejado de tener hijos.

Por supuesto.

Algunas personas dicen que el sexo debería cesar cuando las personas han dejado de tener hijos y que las parejas que continúan con esta actividad sólo ceden para satisfacer las necesidades físicas.

Sí.

En eso, esto no es “elevado”, sino simplemente un comportamiento animal, inferior a la más noble naturaleza del hombre.

Esto nos hace volver al tema de los chakras o centros de energía.

Con anterioridad dije que “mientras más eleven la energía de la vida a través de su ser físico, más elevada será su consciencia”.

¡Sí! Eso parece decir “no sexo”.

No, no es así. No cuando lo comprendes.

Permite que regrese a tu comentario previo y aclare algo: no hay nada innoble o profano acerca de tener sexo. Tienes que apartar esa idea de tu mente y de tu cultura.

No hay nada vil ni indecoroso ni “menos que dignificado” (mucho menos santificado) en una experiencia sexual apasionada y plena de deseo. Las necesidades físicas no son manifestaciones del “comportamiento animal”. Yo incluí en el sistema esas necesidades físicas.

¿Quién supones que lo creó de esa manera?

Las necesidades físicas son sólo un ingrediente en una mezcla compleja de respuesta que todos tienen mutuamente. Recuerda que son seres con tres partes, con siete centros chakra. Cuando responden uno al otro desde todas estas tres partes y todos los siete chakras, al mismo tiempo, entonces tienen la experiencia suprema que buscan, ¡para lo que fueron creados!

No hay nada profano en ninguna de estas energías; no obstante, si sólo eligen una de ellas, eso es “incompleto”. ¡Es no ser entero!

Cuando no están siendo enteros. Están siendo menos que ustedes mismos. Eso es lo que significa “profano”.

¡Vaya! Lo comprendo. ¡Lo comprendo!

La amonestación contra el sexo para aquellos que eligen ser “elevados” nunca fue una amonestación Mía. Fue una invitación. Una invitación no es una amonestación; sin embargo, ustedes la convirtieron en eso.

La invitación no fue para dejar de tener sexo, sino para dejar de ser no enteros.

Sin importar lo que hagas (tener sexo, desayunar, ir al trabajo, caminar por la playa, saltar la cuerda o leer un buen libro), cualquier cosa que hagas, hazla como un ser entero; como el ser entero que eres.

Si tienes sexo sólo desde tu centro del chakra inferior, estás operando sólo desde el chakra raíz y te pierdes la parte más gloriosa de la experiencia.

Sin embargo, si eres amoroso con otra persona y te acercas desde los siete centros de energía mientras estás siendo eso, tienes una experiencia suprema. ¿Cómo esto no podría ser santo?

No puedo. Soy incapaz de imaginar tal experiencia como no santa.

Por lo tanto, la invitación para elevar la energía de la vida a través de su ser físico hasta el chakra superior nunca tuvo la intención de ser una sugerencia o una demanda de que se desconectara del inferior.

Si elevas la energía hasta tu chakra del corazón o incluso, hasta su chakra corona, eso no significa que no puede estar también en tu chakra raíz.

En realidad, si no está, estás desconectado.

Cuando has elevado la energía de la vida hasta tus centros superiores, puedes o no puedes elegir tener lo que llamarías una experiencia sexual con otra persona. Si no la tienes, no será por que tenerla sería violar alguna ley cósmica sobre la santidad. Tampoco te haría más “elevado”. Si deseas tener sexo con otra persona, esto no te “descenderá” hasta tu único nivel del chakra raíz, a no ser que hagas lo opuesto al desconectarte en la parte inferior y te desconectes desde arriba.

Ésta es la invitación, no es una amonestación, sino una invitación:

Eleven su energía, su fuerza de vida, hasta el nivel más elevado posible en cada momento y se elevarán. Esto no tiene nada que ver con tener sexo o con no tenerlo. Tiene que ver con elevar su consciencia sin importar lo que estén haciendo.

¡Lo comprendo! Comprendo. Aunque no sé cómo elevar mi consciencia. No creo saber cómo elevar la energía de la vida a través de mis centros chakra. No estoy seguro de que la mayoría de la gente conozca lo que son estos centros.

Cualquiera que en verdad desee saber más sobre la “fisiología de la espiritualidad”, puede encontrarla con bastante facilidad. Ya di esta información anteriormente, en términos muy claros.

Te refieres a los otros libros, a través de otros escritores.

Sí. Lee los escritos de Deepak Chopra. Es uno de los enunciadores más claros en la actualidad, en su planeta. Él comprende el misterio de la espiritualidad y la ciencia de ésta.

También hay otros mensajeros maravillosos. Sus libros describen no sólo cómo elevar tu fuerza de vida a través de tu cuerpo, sino también como abandonar tu cuerpo físico.

A través de estas lecturas adicionales podrás recordar lo glorioso que es permitir que el cuerpo se vaya. Entonces comprenderás cómo puede ser que nunca más vuelvas a temer a la muerte. Comprenderás la dicotomía: que es una alegría estar en el cuerpo y una alegría estar libre de él. 

La vida debe ser en cierto modo como la escuela. Puedo recordar que cada otoño me sentía entusiasmado por el primer día de clases y, al final del año, excitado por irme.

¡Precisamente! ¡Exactamente! Lo has comprendido. Eso es exactamente. Sólo que la vida no es una escuela.

Sí, lo recuerdo. Explicaste todo eso en el libro 1. Hasta ese momento, pensé que la vida era una “escuela” y que habíamos venido aquí para “aprender nuestras lecciones”. Me ayudaste tremendamente en el Libro 1 a comprender que esta era una doctrina falsa.

Me alegro. Eso es lo que tratamos de hacer aquí, con esta trilogía, darte claridad. Ahora que comprendes con claridad por qué y cómo el alma puede regocijarse después de la “muerte”, sin necesariamente lamentar nunca la “vida”.

Antes formulaste una pregunta más larga y debemos tratarla de nuevo.

¿Perdón?

Dijiste, “Si el alma es tan infeliz en el cuerpo, ¿por qué no lo abandona?”

Oh, sí.

Lo abandona y no me refiero sólo a la hora de la “muerte”, como acabo de explicar. No lo abandona porque se sienta infeliz. Lo deja porque desea regenerarse, rejuvenecer.

¿Hace esto con frecuencia?

Todos los días.

¡El alma abandona el cuerpo todos los días? ¿Cuándo?

Cuando el alma anhela su experiencia superior. Encuentra esta experiencia rejuveneciendo.

¿Sólo se va?

Sí. El alma abandona tu cuerpo todo el tiempo. Continuamente. Durante toda tu vida. Por ese motivo inventamos el sueño.

¿El alma abandona el cuerpo durante el sueño?

Por supuesto. Eso es lo que es el sueño.

Periódicamente, durante toda tu vida, el alma busca rejuvenecer, reabastecerse, para poder continuar en ese recipiente que llaman cuerpo.

¿Piensas que es fácil para tu alma habitar en tu cuerpo? ¡No lo es! ¡Puede ser simple, más no es fácil! Es una alegría, más no es fácil. ¡Es la cosa más difícil que ha hecho tu alma!

El alma, que conoce la ligereza y la libertad, las cuales no puedes imaginar, anhela de nuevo ese estado de ser, así como un niño que ama la escuela puede anhelar las vacaciones de verano. Así como una persona adulta que anhela compañía, mientras tiene compañía, puede anhelar también estar a solas. El alma busca un estado de ser verdadero. El alma es ligereza y libertad. Es también paz y alegría. Es también no limitación y no dolor; sabiduría y amor perfectos.

Es todas estas cosas y más. Sin embargo, experimenta pocas de estas cosas cuando está con el cuerpo. Por lo tanto, hizo un acuerdo consigo misma. Se dijo que permanecería con el cuerpo mientras éste lo necesitara, para crear y experimentarse como lo eligiera, ¡pero sólo si podía abandonar el cuerpo siempre que lo deseara!

Lo abandona diariamente, a través de la experiencia que ustedes llaman sueño.

¿El “sueño” es la experiencia del alma cuando abandona el cuerpo?

Sí.

Pensé que nos quedábamos dormidos porque el cuerpo necesitaba descansar.

Estás en un error. Es todo lo contrario. El alma busca el descanso y, por lo tanto, hace que el cuerpo se “quede dormido”.

El alma literalmente deja caer el cuerpo (en ocasiones cuando está de pie) cuando se cansa de los límites, de la pesadez y de la falta de libertad al estar con el cuerpo.

Sólo abandona el cuerpo cuando busca “reabastecerse”; cuando se cansa de toda la no verdad, de la realidad falsa y de los peligros imaginados y cuando busca de nuevo la reconexión, la seguridad, el descanso y el nuevo despertar de la mente.

Cuando el alma entra primero en un cuerpo, la experiencia le resulta sumamente difícil. Es muy cansada, en particular para un alma recién llegada. Por ese motivo, los bebes duermen mucho.

Cuando el alma supera la impresión inicial de estar atada a un cuerpo una vez más, empieza a incrementar su tolerancia hacia eso y permanece más tiempo con el cuerpo.

Al mismo tiempo, la parte de ustedes que llaman mente, entra en el olvido, como se diseñó que lo hiciera. Incluso los vuelos del alma fuera del cuerpo, que ahora los hace con menos frecuencia, pero por lo general, diariamente, no siempre hacen que la mente recuerde.

En realidad, durante este tiempo, el alma puede estar libre, pero la mente puede estar confusa. Así, todo el ser puede preguntar: “¿Dónde estoy? ¿Qué estoy creando aquí?” Estas búsquedas pueden conducir a viajes irregulares, incluso atemorizantes. Ustedes llaman a estos viajes “pesadillas”.

A veces, ocurre lo opuesto. El alma llegará a un lugar de gran recuerdo. Ahora la mente tendrá un despertar. Esto lo llenará de paz y de alegría, lo que experimentarás en tu cuerpo cuando regreses a éste.

Mientras más experimente todo tu ser la seguridad de estos rejuvenecimientos y mientras más recuerde lo que está haciendo y tratando de hacer con el cuerpo, menos elegirá permanecer lejos del cuerpo, porque ahora sabe que llegó al cuerpo por un motivo y con un propósito. Su deseo es continuar con eso, hacer un mejor uso de todo el tiempo que tiene con el cuerpo.

La persona de gran sabiduría necesita poco sueño.

¿Estás diciendo que se puede saber lo evolucionada que está una persona al conocer cuánto tiempo necesita dormir?

Casi, sí. Casi podrías decir eso. A veces, un alma elige abandonar el cuerpo sólo por la alegría de hacerlo. Quizá no esté buscando despertar la mente o rejuvenecer el cuerpo. Quizá sólo decida recrear el éxtasis de conocer la Unidad. Por lo tanto, no siempre es válido decir que mientras más tiempo duerme una persona, menos evolucionada está.

Sin embargo, no es una coincidencia que cuando los seres están cada vez más conscientes de lo que están haciendo con sus cuerpos y de que éstos no son sus cuerpos, sino eso que está con sus cuerpos, desean y pueden pasar más tiempo con dichos cuerpos y así parece que “necesitan menos sueño”.

Algunos seres eligen experimentar olvidar que están con el cuerpo y la unidad del alma a la vez. Estos seres pueden entrenar una parte de ellos para que no se identifique con el cuerpo, mientras están aún con éste, experimentando así el éxtasis de saber Quienes Son Realmente, sin tener que perder el estado de vigilia humano para hacerlo.

¿Cómo hacen esto? ¿Cómo puedo hacerlo?

Es una cuestión de consciencia, de alcanzar un estado de consciencia total, como dije antes. No puedes hacer que estés totalmente consciente, sólo puedes estar totalmente consciente.

¿Cómo? ¿Cómo? Debe haber algunas herramientas que puedas darme

La meditación cotidiana es una de las mejores herramientas con las cuales crear esta experiencia. Con la meditación, puedes elevar tu energía de vida hasta el chakra superior... e incluso abandonar tu cuerpo mientras estás “despierto”.

En la meditación, te colocas en un estado de aptitud para experimentar la consciencia total, mientras tu cuerpo está en un estado despierto. Este estado de aptitud se llama vigilia verdadera.

Cuando te detienes en este estado, simplemente detienes tus pasos, dejas de ir adonde vas, dejas de hacer lo que estás haciendo, sólo te detienes por un momento, y sólo “estás” allí donde estás, estas bien exactamente donde estás. Detenerse, aunque sólo sea por un momento, puede ser maravilloso. Miras a tu alrededor, lentamente, y notas cosas que no notaste cuando pasaste junto a ellas. El olor fuerte de la tierra, después de que llueve. Ese rizo sobre la oreja izquierda de tu ser amado y lo bien que se siente ver jugar a un niño.

No tienes que dejar tu cuerpo para experimentar esto. Éste es el estado de vigilia verdadera.

Cuando entras en este estado, respiras en cada flor, vuelas con cada pájaro, sientes cada crujido bajo tus pies. Encuentras belleza y sabiduría, puesto que la sabiduría se encuentra en todos los sitios donde se forma la belleza. La belleza se forma en todas partes, fuera de todo el material de la vida. No tienes que buscarla, sino que vendrá a ti.

No tienes que dejar tu cuerpo para experimentar esto. Éste es el estado de vigilia verdadera.

Cuando “actúas” en este estado, conviertes todo lo que haces en una meditación y así, en un don, en un ofrecimiento de ti a tu alma y tu alma a El Todo. Al lavar los platos, disfrutas del calor del agua que acaricia tus manos y te maravillas por el agua y el calor. Al trabajar en tu computadora, ves que las palabras aparecen en la pantalla, frente a ti, en respuesta a la orden de tus dedos y te regocijas por el poder de la mente y el cuerpo, cuando se aprovecha para llevar a cabo tu invitación. Al preparar la cena, sientes el amor del universo que te trajo este alimento y como regalo tuyo, al preparar esta comida viertes todo el amor de tu ser. No importa lo extravagante o lo sencilla que sea la comida. La sopa puede resultar deliciosa.

No tienes que dejar tu cuerpo para experimentar esto. Éste es el estado de vigilia verdadera.

Cuando experimentas un intercambio de energía sexual en este estado, conoces la verdad suprema de Quién Eres. El corazón de tu ser amado se convierte en tu hogar. El cuerpo de tu ser amado se convierte en el tuyo. Tu alma ya no se imagina separada de nada.

No tienes que dejar tu cuerpo para experimentar esto. Éste es el estado de vigilia verdadera.

Cuando estás listo, estás despierto. Una sonrisa puede llevarte allí. Una simple sonrisa. Sólo abandona todo por un momento y sonríe. Por nada, sólo porque se siente bien; sólo por que tu corazón conoce un secreto y porque tu alma conoce ese secreto. Sonríe por eso. Sonríe mucho. Esto curará todo lo que te aqueje.

Me pides herramientas y te las doy.

Respira. Ésa es otra herramienta. Respira largo y profundo. Respira lenta y suavemente. Respira la suave y dulce nadería de la vida, tan plena de energía, tan plena de amor. Es el amor de Dios lo que estás respirando. Respira profundamente y podrás sentirlo. Respira muy, muy profundamente y el amor te hará llorar.

De alegría. Porque conociste a tu Dios y tu Dios te presentó con tu alma.

Una vez que ha tenido lugar esta experiencia, la vida ya no es la misma. La gente habla de haber “ido a la cima de la montaña”, de haber entrado en un éxtasis sublime. Su ser cambia para siempre.

Gracias. Comprendo. Son las cosas simples. Los actos simples y los más puros.

Sí, pero debes saber esto. Algunas personas meditan durante años y nunca experimentan esto. Tiene que ver con qué tan abiertas están, qué tan deseosas. También tiene que ver con su habilidad para alejarse de cualquier expectativa.

¿Debo meditar todos los días?

Como en todas las cosas, no hay “debo” ni “no debo” aquí. No es una cuestión de lo que debas hacer, sino de lo que elijas hacer.

Algunas almas buscan caminar en el conocimiento. Algunas reconocen que en esta vida, casi todas las personas son sonámbulas, inconscientes. Van por la vida sin consciencia. Sin embargo, las almas que caminan con consciencia eligen un camino diferente. Eligen otro camino.

Buscan experimentar toda la paz y la alegría, la falta de limitación y la libertad, la sabiduría y el amor que da la Unidad, no sólo cuando han dejado el cuerpo y éste “cae” dormido, sino cuando han levantado el cuerpo.

Se dice de un alma que crea tal experiencia: “Se ha elevado”.

Otras personas, en la llamada “New Age”, se refieren a este proceso como “elevación de consciencia”.

No importa el término que empleen (las palabras son la forma menos confiable de comunicación), todo se resume en vivir con consciencia. Entonces, se convierte en consciencia total.

¿De que estás totalmente consciente finalmente? Finalmente estás totalmente consciente de Quién Eres.

La meditación diaria es una forma en que puedes lograr esto. Sin embargo, se necesita compromiso, dedicación, decisión de buscar la experiencia interior, no una recompensa externa.

Recuerda, los silencios mantienen los secretos. Por lo tanto, el sonido más dulce es el sonido del silencio. Esta es la canción del alma.

Si crees en los sonidos del mundo y no en los silencios de tu alma, estarás perdido.

Entonces, la meditación cotidiana es una buena idea.

¿Una buena idea? Sí. Escucha de nuevo lo que acabo de decir aquí. La canción del alma puede cantarse de muchas maneras. El dulce sonido del silencio puede escucharse muchas veces.

Algunos escuchan el silencio en la oración. Otros cantan la canción en su trabajo. Algunos buscan los secretos en la contemplación tranquila, otros, en los alrededores menos contemplativos.

Cuando se alcanza la maestría o se experimenta intermitentemente, los sonidos del mundo pueden apagarse, las distracciones aquietarse, incluso en medio de éstas. Todo en la vida se convierte en meditación

Todo en la vida es una meditación, en la que contemplas lo Divino. Esto se llama vigilia verdadera o atención.

Experimentado de esta manera, todo en la vida está bendito. Ya no hay lucha ni dolor ni preocupación. Sólo hay experiencia, que puedes elegir etiquetar en la forma que desees. Puedes elegir etiquetar todo como perfección.

Utiliza tu vida como una meditación y todos los eventos en ésta. Camina en la vigilia, no dormido. Muévete con perfección, no sin ésta y no te detengas en la duda ni en el temor, tampoco en la culpa ni en la autorrecriminación, reside en el esplendor permanece con la seguridad de que eres muy amado. Siempre eres Uno Conmigo. Siempre eres bienvenido. Bienvenido a casa.

Porque tu hogar es Mi corazón y el Mío es el tuyo. Te invito a ver esto en la vida como con seguridad lo verás en la muerte. Entonces sabrás que no hay muerte y que lo que has llamado vida y muerte son partes de la misma experiencia sin final.

Somos todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será, un mundo sin final

Amén.

Te amo, ¿lo sabes?

 Sí, y yo te amo también. ¿lo sabes?

 Empiezo a saberlo. En verdad estoy empezando a saberlo.

Bien.

 

 
 
 
 
 
 
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas