Llama Violeta

Llama Violeta


 
 
 
 
 

LAS NUEVAS REVELACIONES

 

Capitulo 9

 

 Neale Donald Walsch

 

Capitulo 9

¡Estoy listo! ¡Estoy inspirado y listo! Lo haré. Me quitaré cualquier última duda que me quede. Me

instalaré en la fe y el conocimiento totales.

 
   

Estoy dispuesto a concebir ahora una nueva comprensión de

Dios y de la Vida, y estoy completamente abierto a la posibilidad de que esto pueda suceder.

        Bien. Porque ahora voy a pedirte que abras aún más el Espacio de Posibilidad.

        Bueno.

   Voy a pedirte que te abras a la posibilidad de que se conciban nuevas comprensiones y nuevas revelaciones, y de que sean concebidas a través de ti.

        Sí, entiendo que eso es lo que me pides. Sin embargo, podría hacerme sentir tan ególatra, tan auto glorificado y... que tengo una carga tan pesada.

 

        Voy a pedirte que te abras a la posibilidad de que se conciban nuevas comprensiones y nuevas

revelaciones, y de que sean concebidas a través de ti.

        Sí, entiendo que eso es lo que me pides. Sin embargo, podría hacerme sentir tan ególatra, tan auto

glorificado y... que tengo una carga tan pesada.

        Sólo te sentirás así si crees que eres el único al que se le otorgan esas capacidades.

        Semejante idea exigiría que pensaras en ti, e incluso que te declararas como alguien especial.

Alguien más especial que cualquier otro.

        Y sí eres alguien especial, pero no más especial que cualquier otro.

        Así que entérate de que no tienes que sentir ninguna carga, o sentirte totalmente responsable de

traer al mundo el nuevo mensaje que espera, dado que toda la gente en todas partes puede concebir este

nuevo mensaje, compartir esta nueva comprensión y revelar esta nueva verdad.

        Si eso es cierto, todas las personas de todas partes podrían proclamar que son el Nuevo Mensajero

de Dios. ¿Cómo escogeremos a quién escuchar?

        No escuches a ningún humano que se declare a sí mismo o sí misma más especial que cualquier

otro.

        Si un hombre o una mujer intenta presentarse como alguien separado del resto de la humanidad, o

afirma ser superior o mejor o más santo que el resto de la humanidad declarándose “más que” o “más

grande que” otros, o que es el Mesías, el salvador, el único verdadero padre de la humanidad, el único

verdadero profeta o cualquier otra cosa así de glorificador a, aléjate de él lo más rápido que puedas.

        Sin embargo, si hombres o mujeres se declaran mensajeros de Dios, aun cuando todos ustedes son

mensajeros de Dios, salvadores aun cuando todos ustedes son salvadores, y santos aun cuando todos

ustedes son santos, entonces escúchalos con cuidado, pues no te pedirán que los sigas, sino que sigas al

Dios que vive dentro de ti.

        Porque es dentro de tu corazón, de tu alma y en las capacidades más profundas de tu propia

mente donde reside la Divinidad; y es allí en donde la encontrarás, sólo allí la podrás experimentar

totalmente, y sólo de allí podrá emerger en pureza y verdad, no a través de ninguna otra persona, lugar

o cosa.

        La Divinidad comprendida a través de cualquier otra persona, lugar o cosa es Divinidad por

Proyección. Tú atestiguas la expresión de la Divinidad a tu alrededor en el mundo exterior, pero eso no

es igual a la experiencia de la Divinidad.

        Nunca confundas expresión con experiencia.

        Una flor bella es una expresión de la Divinidad, sin embargo, sólo cuando ves, sientes, hueles y

tocas a la bella flor que eres Tú, puedes conocer la experiencia de la Divinidad.

Una expresión exterior puede conducir a la experiencia interior, pero nunca puede sustituirla. Sin

embargo, cuando la experiencia interior conduce a la expresión exterior, el círculo se cierra -y éste es el

propósito de la Vida, la función del Mundo así como del Universo entero.

        ¡Guau! Nunca me habían explicado las cosas de forma tan sencilla ¿Ampliarías tu explicación sólo

un poco más para mí?

        El propósito del Mundo, la razón por la que fue creado, es proporcionar un campo contextual en

el que ustedes puedan lograr una conciencia de su propia Divinidad. Parte de la manera en que esto debe

cumplirse es observando la Expresión Externa de Divinidad que presenta, proporciona y produce la Vida.

         Sin embargo, no confundan una con otra, pues la Expresión de la Divinidad no es su Experiencia,

sino la Experiencia de algo o alguien diferente a ustedes. Y cuando hacen que esa experiencia sea suya,

sustituyen lo Interno por lo Externo. Y al hacerlo se alejan más del poder de la Divinidad dentro de

ustedes, y entregan su poder. Ningún verdadero avatar o maestro les pedirá o exigirá que hagan algo así

-no les permitirá que lo hagan ni aunque estén de acuerdo en hacerlo. Así que tengan cuidado con

quienes preparan un lugar y un modo para que les rindan homenaje.

         ¡Ah! Eso es lo que significa el dicho: “Si ves a Buda caminando por la calle, húyele”.

         Sí. Si resulta tan obvio por la manera en que la gente lo trata -y por la manera en que él permite

que la gente lo trate- que es Buda, entonces no lo es pues Buda jamás permitiría que otros pensaran que

es o lo trataran como si fuera más especial que ellos.

         Quienes los gobiernan en el mundo exterior se sientan en los asientos más altos para que ustedes

los obedezcan y hagan todo lo que les dicen, pero no hagan lo que hacen, pues no practican lo que

predican.

         Crean cargas pesadas y las colocan en los hombros de la gente, pero no están dispuestos a

levantar un dedo para moverlas.

         Y aquellos que proclaman ser maestros de las leyes espirituales más altas pero no las viven,

también pueden ser fácilmente identificados. Todo lo que hacen es para que los hombres lo vean: Hacen

sus ropajes amplios y largas las borlas en sus vestidos; aman ocupar el lugar de honor en los banquetes y

los asientos más importantes en las sinagogas, iglesias y lugares de reunión de todo tipo; adoran que los

saluden en el mercado y alientan a otros a llamarlos Padre, Verdadero Padre y Supremo Maestro,

Rabino y Profeta.

         Sin embargo, a ti no te llamarán “rabino': pues sólo hay uno, y ése está en tu corazón.

         Y no te llamarán maestro, pues sólo tienes uno, y ése está en tu alma.

         Y no llames “padre” o “verdadero padre” espiritual a nadie sobre la Tierra, pues sólo tienes un

Dios Padre/Madre Espiritual, la Fuente de Toda la Creación, y todos ustedes son hijos de ese Único

Dios, hermanos y hermanas y frutos iguales -Uno con El Uno Que Es.

         Tampoco llames a nadie “maestro supremo': pues tienes un maestro supremo; la Divinidad dentro

de ti -lo cual significa la sabiduría, el conocimiento y la verdad que eres tú.

         Habrá otros que te enseñen a encontrar a ese Supremo Maestro dentro de ti, y a esa persona

puedes llamarla “maestro ': uno de los muchos que se te acercarán durante tu vida para recordarte Quién

Eres Realmente. Y hasta tú mismo puedes llamarte maestro, o dejar que otros te llamen así. Sin embargo,

si eliges esta forma de servicio a la humanidad, hazlo con humildad, pues quien se ensalza a sí mismo

será humillado, y quien se humille a sí mismo será ensalzado.

         Oye esto: los más grandes entre ustedes serán reconocibles, pues serán sirvientes.

         ¿Quieres decir que no existe un Supremo Maestro o un Ser Divino a quien deba rendir homenaje?

¿Quieres decir que Moisés, Jesús y Mahoma no fueron más especiales que otros?

         Pongámoslo al revés. Cualquier persona es tan especial como Moisés, Jesús y Mahoma.

         Es muy audaz esa afirmación. Decir algo así podría crear problemas.

         Podrían matarme por eso. Podrían llamarme “apóstata” y levantar una fatwa contra mí pidiendo mi

muerte.

         Sí, podrían.

         No pretendo deshonrar a Mahoma afirmando algo así.

         Sin embargo, ¿cómo podría deshonrar esto a Mahoma? Es lo que los seguidores de Mahoma

dicen que la gente debe hacer.

         ¿Qué?

Los seguidores de Mahoma dicen que toda la gente debe procurar ser tan especial como él. Llaman a la

gente para ese viaje. De eso se trata el Hadith. Es a través de él como los seguidores de Mahoma toman

su vida como modelo.

         Las personas podrían decir que están “modelando” sus vidas como la de Mahoma, pero no que

están “duplicando” su vida. Sería una blasfemia decir que somos tan santos como Mahoma. Sería herejía

afirmar que somos tan especiales como Jesús. Sería el colmo de la arrogancia espiritual imaginar que

somos tan sabios como Moisés.

        ¿Lo sería? ¿Acaso no dijo Jesús: “Yo y el Padre somos uno” y “Quienes oyen la palabra de Dios

y la siguen son mis hermanos y hermanas”?

        Quizá, pero ser hermanos y hermanas no significa que un hermano no pueda ser más especial que

el resto. .

        Pregunta a una madre cuál de sus hijos es más especial. ¿Y no dijo Jesús de sus propios milagros:

“Las obras que yo hago también ustedes las harán; y harán obras aun más grandes que éstas'?

        Sí, pero dijo esto de las personas que creen en él. “Aquél que cree en mi', dijo, hará estas cosas y

otras aún más grandes.

        Lo cual significa: “Si creen que soy el Hijo de Dios y puedo hacer estas cosas, también las pueden

hacer ustedes': ¿no?

        Supongo que podría interpretarse así.

        Jesús estaba poniendo un ejemplo. Así como Mahoma. Los Maestros han puesto siempre esos

ejemplos para alentar a los demás a seguirlos y a que vivan como ellos han vivido, a que sean como ellos

han sido.

        Todos los musulmanes intentan emular la vida de Mahoma, los cristianos la de Cristo, los budistas

la de Siddharta Gautama.

        ¿No crees que bien podrías emular las vidas de tus más grandes maestros espirituales?

        Sí. Supongo que sí.

        Bueno, “emular” significa “procurar igualar o superar”. Ahora, mira las dos últimas palabras de

esta oración.

        Míralas.

        ¿Entiendes lo que implican?

        ¿No sería el engaño más cruel de todos alentarte primero a hacer esto, y después declarar que es

imposible?

        Nunca lo pensé de esa manera.

Bueno, piénsalo de esa manera. Por eso te digo:

        Un auténtico maestro no es aquél que tiene más discípulos, sino aquél que crea más maestros.

        Un auténtico líder no es aquél que cuenta con más seguidores, sino aquél que crea más líderes.

        Un auténtico rey no es aquél que tiene más súbditos, sino aquél que hace que la mayoría de ellos

accedan a la realeza.

        Un auténtico profesor no es aquél que posee más conocimiento, sino aquél que logra que la

mayoría de sus semejantes lo adquiera también.

        Y un auténtico Dios no es Aquél que cuenta con el mayor número de siervos, sino Aquél que sirve

al mayor número de ellos, haciéndoles así Dioses.

        Éste es, pues, el propósito y la gloria de Dios: que Sus súbditos dejen de serlo, y que todos lo

conozcan no como lo inalcanzable, sino como lo inevitable. (De CCDI.)

        ¡Oh! ¡Me encanta eso que dices! “Dios no es lo inalcanzable, sino lo inevitable”. Es una

afirmación extraordinaria.

        La consideras extraordinaria sólo porque se te dijo que lo cierto era lo contrario. Se te dijo que no

puedes alcanzar la santidad y que, desde luego, nunca debes exigirlo.

        No obstante, ¿acaso no es cierto que los Maestros cuyas enseñanzas siguen muchos de ustedes

hayan hecho eso exactamente?

        Sí.

        ¿Y no los han alentado a seguir su ejemplo?

        Sí, sí lo han hecho.

        ¿Entonces por qué dirían que es apostasía o blasfemia hacerlo?

        No lo sé.

       Ése es un ejemplo de las contradicciones que se encuentran en su comprensión de lo que los

mensajeros reverenciados por sus religiones han dicho.

       Pero, ahora, aquí tienen una SEGUNDA NUEVA REVELACIÓN:

       Cada ser humano es tan especial como cualquier otro que haya vivido, viva hoy o vivirá. Todos y

cada uno de ustedes son mensajeros. Llevan un mensaje a la Vida sobre la Vida todos los días. Cada

hora. A cada momento.

       Todo lo que piensan, dicen y hacen es un mensaje. Su vida entera es su enseñanza. Si pensaran

que otros, mañana, caminarán por el sendero que ustedes tomaron hoy, ¿lo volverían a tomar?

       Tal vez piensen que la gente no los mira, pero lo hace. Los observa más gente de la que creen. De

hecho, todos aquellos cuyas vidas ustedes tocan, son tocados por su ejemplo. Con él les dan información

sobre la vida. Les dicen cómo es, cómo funcionan las cosas, cómo son las cosas, y ellos los emularán, los

imitarán, integrarán su información en su mundo y la harán parte de sus propias vidas.

       Sus hijos harán esto. Lo mismo hará toda la gente joven, niños o no, que los ven y los conocen y

son tocados por ustedes.

       También lo hará su familia. Toda la gente, familiares o no, que los ven y los conocen y son

tocados por ustedes.

       Sus vecinos lo harán. Su nación lo hará. Ustedes son la nación. La nación la conforman ustedes.

Ustedes son su religión. Su religión la conforman ustedes.

       Todo comienza con ustedes.

       Son la primera ficha del dominó. Si ustedes caen, también lo hace el resto de las .fichas. ¡Por lo

que si ustedes “caen': también ellos caerán! Así pues, no caigan por cualquier cosa.. . Más bien caigan

en.

       Síganle los pasos a su yo más alto, porque su yo más alto anda por El Camino. Alinéense con sus

pensamientos más altos, pues sus pensamientos más altos los conducen a ese Camino. Caigan en el amor,

enamórense, pues el amor es ese Camino. Luego, miren las cosas caer en su lugar, acomodarse, todo

gracias a ustedes.

       Vayan mensajeros que son. Estamos a la altura de la obra de Dios, ustedes y yo. Así que,

¡sigamos!

       Nunca me vi como un mensajero.

       Lo eres. Y es importante que lo sepas. De otra manera, te pasarás la vida esperando a Aquél Que

Traerá el Mensaje, aunque la raza humana entera haya buscado a lo largo de su historia al Elegido.

               En ocasiones, la raza humana ha anunciado que ha encontrado al Elegido y, después de

hacer esa declaración, ha decidido que no puede haber otro mensajero, ni entonces ni nunca.

       Esto no fue algo que yo les dijera. Fue algo que inventaron. Fue algo que decidieron por sí

mismos.

       El hecho es que saben, todos ustedes saben inherente, intuitivamente, lo que funciona y lo que no

funciona para llevarlos a donde dicen que eligen ir, y para crear lo que eligen crear.

       Ya han dicho que lo que eligieron crear es un mundo de paz, armonía y felicidad. Hay una brújula

dentro de ustedes que señala en esa dirección. Hay un criterio con el cual pueden medir cada opción, una

escala contra la cual pueden pesar cada decisión.

 Llevan dentro un Sistema de Guía Interno, y pueden llamarlo como gusten -intuición, corazonada, confianza, o “latido”, pero no pueden negar que está allí.

       Es una conciencia mayor. Es una sensación de seguridad. Y cuanto más confíen en él, más sabránque pueden confiar en él.

 

 
 
 
 
 
 
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas