web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

 Biografía del príncipe y maestro Siddharta Gautama
El Buda

 
 
¿como transcurrio su adolescensia y su madurez? ¿ como afronto la renuncia y el dolor hasta alcanzar el sosiego definitivo?
 espero que les guste el post. no es copy paste, es loq ue resumi mas omenos de la primera parte del libro de ramiro calle. buda el principe de la luz, es muy interesante y no es tan largo como parece, espero hacer una segunda parte con un resumen de las enseñanzas del dharma. gracias
 
 

5b415a0a74765006f122f979f487f751

NACIMIENTO

En las hermosas y fértiles tierras del norte de la india (hoy terai nepalí) en el reino de los sakyas nació el príncipe siddharta gotama, hijo del monarca suddhodana y de su esposa maya.
Una noche la reina Maya luego de tomar un baño aromático para reponer sus fatigas tuvo una vivida ensoñación: una especie de velo azulado nublo su mirada, sus oídos se cerraron para todo lo externo y su mente salio de la estancia en la que su cuerpo se hallaba, abandono el palacio, sobrevoló el reino y llego a la tierra maravillosa del loto, allí donde pueden obtenerse las mas reveladoras visiones, hacia al norte apareció un soberbio elefante blanco con descomunales colmillos de singular belleza y con la mirada profunda del universo. De súbito, el magnifico elefante comenzó a galopar sobre las nubes de coral y copio con su trompa un esplendido nenúfar. Fugaz como un rayo penetro por el costado de maya recorrió sus entrañas y se alojo en su útero y la reina despertó y volvió a su estado mental ordinario.

Al tratar de interpretar su sueño uno de los más sabios consejeros le dijo al rey:
-no vayas a afligirte señor. La reina esta encinta y serás padre de un niño muy especial, que dará luz a los sakyas. Si optase por reinar, seria un monarca universal, pero si renuncia a la vida mundana, será un completo iluminado.
Al saber esto Suddhodana se angustio el necesitaba un sucesor y deseo con toda su alma que su hijo se convirtiera en un gran monarca para defender su reino.
Al nacer el niño se apareció en el palacio un asceta muy respetable y al ver al niño comenzó llorar. Cuando el rey pregunto por sus lágrimas el sabio respondió
- no temas señor porque nada malo ha de ocurrir a este maravilloso ser, pero es una criatura sublime. Si asume ser rey será monarca universal y aun los reyes mas poderosos le respetaran; pero si toma la vida de la renuncia a lo mundano, alcanzara el nirvana y se convertirá en un perfecto iluminado, en un gran Buda.
Una semana después del nacimiento del niño su madre maya encontró la muerte.



Adolescencia


El rey suddhodana estaba muy alarmado por las predicciones de sus brahmanes que asumían que su hijo se convertiría en un gran buda. Hasta tal punto que trataría en todo momento de ocultar la realidad del sufrimiento a su hijo, y le rodearía de lujos y fastos sin límite, ordenando que todo estuviera dispuesto para que el muchacho no tuviera ocasión de contemplar el rostro feo y amargo de la existencia.
Durante siete años, el muchacho estuvo a cuidado de su tía y de sus numerosas nodrizas, rodeado de cariño lujos y comodidades. Suddhodana insistía en que el niño jamás viese algo que lo inquietara o causase malestar.
Pero la educación de un noble príncipe de la casta guerrera no puede demorarse de modo que cuando el príncipe cumplió siete años de edad, fue conducido junto a otros niños a su mentor, quien se haría cargo de su educación cultural y espiritual.
La educación de los sakyas era muy completa y rigurosa y a pesar de lo que se pueda creer, y aunque la leyenda se empeñe en darnos la imagen de un joven entusiasta del deporte y siempre victorioso, lo cierto es que siddharta no era ni un niño feliz ni un muchacho que buscara la diversión o el placer. Tenía una inclinación al arrobamiento mistico, y es muy probable que desde su corta infancia ya estuviera lleno de inquietudes espirituales y que se formulara preguntas poco propias de su edad.
Aunque su padre a la edad de catorce o quince años le proporcionaba las mas hermosas concubinas, el joven experimentaba un vació interior que ni aquellas voluptuosas y procaces cortesanas podían cubrir. Disponía, si, de todos esos lujos que aun el mas ávido de los mortales pudiera ansiar, pero con encontraba la quietud que intuía que debía de existir y que cada día anhelaba en mayor grado. Las fiestas y representaciones de cómicos y acróbatas habían terminado por aburrirle. Cada día era mayor su aversión a los estudios, a los deportes y a las competiciones marciales. En esta situación, a veces era victima de una tristeza infinita, pero, otras entraba en un estado de quietud inefable.
Al cumplir los 15 años de edad, tuvo la primera necesidad de abandonar todo aquel carnaval que era esa vida de luces y sombras que se veía obligado a llevar. ¡Tenia tantas inquietudes y anhelos!... todavía era todo demasiado difuso e indefinido y solo cuando se refugiaba en su interior, hallaba paz y cesaba la tribulación. Sin siquiera lejanamente sospecharlo, estaba aprendiendo ya algo que años después el enseñaría a sus discípulos: el refugio se halla dentro de uno mismo.



Juventud

Cuando el príncipe cumplió 16 años su padre vio que era tiempo de que se desposar para empezar a formar una familia… sin embargo siddharta seguía absorto en sus pensamientos y su aversión por el estudio y el deporte y por la vida de lujos que llevaba seguía aumentando cada vez mas así como su tristeza y ese vació que sentía en su interior.
Sin embargo se enamoro de la princesa yasodhara, una hermosa joven del reino vecino y la desposo. Llegaron días semanas y meses de pasión, complicidad y caricias. La princesa amaba a siddharta y su amor era correspondido. Y así discurría el tiempo entre los mas refinados lujos y con todos los placeres a su alcance, deleitando los sentidos: suculentas comidas, danzas y juegos, operas y festines, y en las perfumadas noches de Kapilavatsu, el cuerpo tibio de la princesa a su lado. Pero a pesar de ellos siddharta no conseguía evitar una profunda insatisfacción, y a menudo se sentía abatido por una existencia que se le presentaba carente de significado. No alcanzaba la paz ni la certidumbre, no se tenia ni se encontraba a si mismo, de modo que había en su joven cabeza muchas preguntas sin respuesta, y en su corazón, no pocas tribulaciones e interrogantes. Siddharta no hallaba la calma profunda, inconmovible e inefable que suponía que debía de existir en alguna parte. Sabia del deleite de los sentidos, de la abrasadora pasión de las caricias, d e la diversión de los soberbios espectáculos que el monarca disponía, pero no conocía la paz de la mente ni la plenitud del corazón.

Sus inquietudes místicas iban en aumento pero no podía descifrarlas y entonces, más que aliviarle le atormentaba.
Pasaron los años y aumentaron las inquietudes... yashodara quedo encinta. Cuando ella se lo dijo la luz de la recamara no era la suficiente para que ella pudiera ver que sus ojos se colmaban de lagrimas, pero no eran lagrimas de felicidad ni de entusiasmo, porque aquel hijo era el gran lazo que se iba a sumar a sus ataduras de hombre desposado y príncipe heredero.
Ese príncipe cuya edad alcanzaba los 29 años, tenía aparentemente todo, pero nada era suyo, porque ansiaba hallar el gran sentido que se le ocultaba

EL ENCUENTRO CON EL DOLOR Y LA PAZ

Como ha quedado ya dicho, suddhodana el padre de siddharta rodeo as u hijo de cuantos lujos le era posible para que el príncipe no supiera de las realidades amargas de la existencia. Y aunque siddharta no las sospechaba siquiera, no podía dejar de sentirse inquiero, victima de profundas contradicciones y a menudo pensativo y absorto.
A veces el príncipe con su carro y su cochero Channa, recorría las generosas extensiones de los jardines de su palacio.
Y fue un día como cualquier otro que siddharta tuvo un súbito encuentro con el dolor ¿se puede burlar siempre al propio destino?
Mientras paseaban por los jardines siddharta se sentía con toda seguridad reconfortado en estas salidas en solitario solo acompañado con su fiel amigo CHanna, de súbito este se vio obligado a tirar las riendas para detener a los caballos y no arrollar a un anciano, atemorizado, cayo casi a las patas de los animales. Siddharta descendió del carro y se encontró frente a un hombre deteriorado y decrepito, que apenas podía mantenerse sobre sus frágiles piernas. Era aquella mirada apagada, y las encías un trozo de carne renegrida y sin dientes. Las carnes de ese hombre estaban resecas, y las venas se marcaban como si quisieran desprenderse de sus miembros.
Siddharta no podía creer lo que veía la angustia acelero su corazón y, con voz entrecortada pregunto.
-DIME, CHANNA, ¿Qué LE OCURRE A ESTE HOMBRE ALQ UE SE APRECIA TAN MALTRATADO?
-ES VIEJO, MUY VIEJO, MI PRINCIPE-DIJO CHANNA- SOLO ES ESO: ES MUY ANCIANO.
-PERO-REPLICO-¡POR QUE LE HA SUCEDIDO ESTO!
-EN UNA EPOCA, ALTEZA, ESTE HOMBRE FUE JOVEN Y ESBELTO COMO TU. PUEDES ESTAR SEGURO DE ELLOS.
-¿QUIERES DECIR, CHANNA QUE ESTE HOMBRE FUE ALGUNA VEZ COMO NOSOTROS?
-NO LO DUDES, MI PRINCIPE.
¿ME DICES CHANNA QU TODOS LLEGAREMOS A SER COMO ESTE HOMBRE TEMBLOROSO, ARRUGDO COMO UN PAPIRO, SIN COLOR EN LA TEZ Y DE VENAS ABULTADAS COMO CUERDAS?
-ASI SE TORNA UNO CUANDO PASAN LOS AÑOS, SEÑOR.

Profundamente apenado siddharta pensó- ¡Qué existencia tan vergonzante! ¡Nacer para convertirse en un cuerpo reseco y sin brillo, en un amasijo de carne y de huesos sin vitalidad ni movilidad que decadencia tan estrepitosa!
Siddharta volvió a su palacio muy apenado, había conocido en su paseo una realidad que nunca había tenido ocasión de arrostrar entre los muros del palacio. No todo era por lo tanto, dicha y alborozo, ni juegos palaciegos y risas desenfrenadas. Toda la noche pensó en su terrible experiencia ¡Cuánto dolor el de esas criaturas incomprendidas por las que no han llegado a tal deterioro!
Transcurrieron unos días y un amanecer siddharta volvió a salir de paseo con su cochero channa. Durante el paseo, de repente, los ojos del príncipe vieron a un hombre arrojado al borde del camino. Era joven, pero su carnera amarillenta y su rostro estaban contraídos en una mueca de dolor. Había vomitado sobre su propio cuerpo y se retorcía de dolor ¡que espectáculo tan horrible! Siddharta reaccionando pregunto:
-¡POR TODOS LOS DIOSES CHANNA MI FIEL AMIGO Y ESCUDERO, DIME QUE LE OCURRE A ETE HOMBRE! ¿SE TRATA TAMBIEN DE UN ANCIANO?
-NO ES VIEJO SEÑOR, TAL VEZ NI SIQUIERA ALCANCE TU EDAD, PERO ESTA ENFERMO, TERRIBLEMENTE ENFERMO.
Pero siddharta nunca había visto una persona enferma en el palacio…
-¿ES PROPIO DE TODO SER HUMANO ENFERMAR?
-POR SU PUESTO, MI PRINCIPE NADIE PUEDE ESCAPAR DE LA ENFERMEDAD.
-NI SIQUIERA UN PRINCIPE. ¿NI SI QUIERA UN REY O UN EMPERADOR?
- NI SI QUIERA TU, MI AMADO Y RESPETADO PRINCIPE.

Consternado siddharta pensó: ¡que pesadumbre que vergüenza que horror! Millones de seres un día estuvieron sanos y luego enferman. El mismo cuerpo es ya la enfermedad. ¿De que me sirven tantos lujos, prendas finas, sabanas de la mejor seda, solícitos sirvientes, apasionadas concubinas y toda clase de caprichos? ¿Como era posible tanta mísera? comenzó a comprender que los hombres sufrían y estaban solos y había encontrado el dolor amargo que se encontraba tras la risa fácil y grotesca de los cortesanos.
La realidad que le deparaba al príncipe en su tercera salida es la mas inevitable, cruda, irreparable y cierta…siddharta posaba su mirada en esos campos hermosos, la mente vigilante y los sentidos abiertos como nenúfares. De súbito vio a un grupo de personas, que llevaban a hombros unas parihuelas con un cuerpo humano.


-DETENTE CHANNA ¿Qué VEO AHORA? ¿QUE OTRA SORPRESA LACERANTE COMO LA HIEL ME DEPARA LA EXISTENCIA?
-ES UN CORTEJO FUNEBRE SEÑOR
-PERO CHANNA DIME ¿POR QUE ESA GENTE SE LAMENTA, PORQ UE LLEVAN A ESE MUCHACHO A HOMBROS Y EL PERMANECE DORMIDO? ¿TAMBIE ESTA ENFERMO, TAMBIEN ES VICTIMA DE ALGUN MAL?
-¡OH SEÑOR! EL CUERPO QUELLEVANA HOMBROS ES EL DE UN JOVEN MUERTO. EL CORTEJOE STA FORMADO POR SUS AMIGOS, PARIENTES Y VECINOS. ESE JOVEN NO VOLVERA A CAMINAR, NI A HABLAR, NI A REIR. ESE CUERPO NO TIENE VIDA.
-¿MUERTO?, SI MI FIEL ESCUDERO MI MADRE MURIO SEGÚN ME CONTARON. PERO ¿Qué ES EN REALIDAD LA MUERTE? NO ME DIGAS QUE ESECUERPO NO VOLVERA A MOVERSE JAMAS, QUE SUS SENTIDOS SON COMO LUCIERNAGAS QUE SE HAN EXTINGUIDO, QUE LA SANGRE YA NO CORRE POR SUS VENAS Y QUE SU CORAZON SE HA APAGADO COMO LA LLAMA DE UNA CANDELA.
- ASI ES LA MUERTE SEÑOR. LA ENERGIA QUE LO ANIMABA LO HA ABANDONADO. PRONTO ESE CUERPOS E VERA RODEADO POR LLAMAS Y SE CONVERTIRA EN CENIZAS. SUS AMIGOS Y FAMILIARES LO HAN PERDIDO PARA SIMEPRE.
-¡NO PUEDO CREERLO CHANNA! ¿DICES LA VERDAD A TU PRINCIPE?
- ESTA ES LA VERDAD SEÑOR, ES AMARGA COMO LA BREA, PERO ES LA VERDAD QUE Y ANO SE PUEDE OCULTAR.
-¿MUEREN MUCHAS PERSONAS?
Hubo un momento de vacilación antes de que el escudero procediera a responder.
-SI EN UNA NOCHE CLARA CONTAIS TODAS LAS ESTRELLAS DEL FIRMAMENTO Y SI LAS MULTIPLICASES EL NIMERO QUE SE OBTENFA POR MIL O CIEN MIL, AUN ASI, CREEDME, HA HABIDO INFINIDAD DE MUERTES MAS.
-¡¿Quiénes MUEREN CHANNA?! ¿A QUIENES LES TOCA LA MUERTE?
-TODOS MORIMOS, ANTES O DESPUES, EN ESTE REINO O EN OTRO, NIÑOS Y ANCIANOS, HOMBRES Y MUJERES, HUMANOS Y OTRAS CRIATURAS, TODOS SOMOS COMO ESE CUERPO SIN ENERGIA QUE HAS VISTO.

Siddharta se estremeció y reflexiono: es decir que todo lo que nace muere, que todo lo compuesto se descompone, que al encuentro sigue irremediablemente la separación, y que en toda familia ha habido alguna muerte.
El como nadie había convivido con el placer, pero ¡Cuánto dolor había, cuanta tribulación! ¿Podía ser feliz el en tanto otros seres eran victimas del sufrimiento? PENSO: <SI SE MUERE, ¿Por qué NOS AFERRAMOS A TODO? ¿Cómo ERA POSIBLE AÑADIR SUFRIMIENTO AL SUFRIMIENTO, PROVOCANDO GUERRAS SIN FIN, MASACRES, TORTURA Y DOLOR INNECESARIO?> se hacia preguntas pero no podía hallar las respuestas. <HAY DELICIAS, SI, PERO SON COMO CEBOS OCULTANDO EL ANZUELO. HAY PLACER, PERO PROYECTA SU SOMBRA DE DOLOR. AQUÍ, ALLA, EN TODAS PARTES SE NACE PARA MORIR>solo la compasión que surgía en su corazón lograba proporcionarle algún consuelo ¿Qué otra cosa se puede hacer si no amar?

Siddharta convoco de nuevo a su cochero. Guardaban silencio en ese momento d e conjunción entre la noche y el día, cuando todos los yoghis y eremitas de la india se abocan en meditación. Había una paz perfecta, cuando de repente, la mirada del príncipe descubrió a un hombre en meditación debajo de un árbol.
-DETENTE AMIGO-DIJO- VES AQUEL HOMBRE BAJO AQUEL ARBOL?
Jamás había visto el príncipe una expresión tan pacifica y bella como la de aquel hombre.
-¿Quién ES ESE HOMBRE, CHANNA, QUE ES LO QUE HACE?
-SENOR, ESE ES UN SANNYASIN, UN RENUNCIANTE. A PUESTO FIN A LA VIDA DE HOGAR Y HA CORTADO SUS VINCULOS FAMILIARES PARA HALLARSE A SE MISMO. ESTA MEDITANDO.
-¡OH CHANNA, NUNCA TU PRINCIPE HA VISTO TANTA PAZ, TANTA SUBLIMIDAD EN PERSONA ALGUNA! SU ROSRTO ES COMO EL DE UN NIÑO DICHOSO, Y SU CUERPO PARECE RESISTENTE COMO UN RODODENDRO, PERO A LA VEZ SUELTO COMO UN LIRIO ¿NO EXHALA, CHANNA, UNA FELICIDAD CONTAGIOSA? ¿Y QUE HACE? ¿DE QUE VIVE?
- SU VIDA ES LA MEDITACION, LA BUSQUEDA DE LO INMESURABLE. ¿D QUE VIVE? DE LA CARIDAD PUBLICA SEÑOR, ES UN MENDIGO. SU HOGAR ES LA TIERRA; SU CAMA SON LOS CAMPOS SIN LIMITES; SUS GANANCIAS, AQUELLO QUE HALLA DENTRO DE SI MISMO, SU FAMILIA TODAS LAS CRIATURAS VIVIENTES. NADA ANSIA, Y EN NADA SE AFANA MAS QUE EN ENCONTRARSE A SI MISMO. ES DE TODOS, PERO DE NADIE EN DEMASIA. ESTA EN ESTE MUNDO, PERO SIN PERTENECERA EL: PUESTOQ EU NADA ESPERA TODO LE LLEGA; PUESTO QUE NO TIENE URGENCIA, VIVE APACIBLE; TANTO SI LE AYUDAS COMO SI NO, SIEMPRE SONRIA. LO HA DEJADO TODO PARA HALLARLO TODO: LA PAZ DE LA MENTE Y LA SABIDURIA DEL CORAZON


Siddharta estaba prendado de aquel sannyasin. Veía en ese rostro paz que jamás pudo contemplar en las caras de aquellos que había conocidos lo largo de toda su vida ¡que imperturbabilidad, que calma!
Siddharta había conocido el otro lado de la existencia ya nada podía resultar igual para el. Pero a pesar de la enfermedad, de la vejez y de la muerte, aquel hombre estaba sumergido enana calma profunda, e invadido por una nube de paz
Después se pregunto, ¿que no daría el por poder disfrutar de la beatitud, la calma profunda y el silencio de su mente atormentada? ¿Porque no renunciar a todo para hallar la beatitud? ¿Porque no dejarlo todo para buscar sin tregua un estado de inamovible bienaventuranza? En ese momento tomó la firme determinación de dedicar toda su vida, si fuera necesario, a conquistar el nirvana, la paz sublime, y si lo lograba, a cooperar en su búsqueda a las demás personas.
Sin embargo siddharta tenía un problema que resolver, su padre, desde adolescente siddharta sintió mucha pena por su padre ya que lo amaba demasiado pero jamás podría brindarle lo que su padre le pedía, ser el heredero de su reino y menos ahora que había encontrado su camino. De manera que siddharta se dirigió a su padre y le agradeció por la vida que le había proporcionado pero sin embargo el con todas sus riquezas jamás podría brindarle lo que el estaba buscando y que por lo tanto debía seguir su camino.
Días después siddharta escapo del palacio dejando a su esposa, a su hijo recién nacido, a su padre y a un reino entero que gobernar. Asi empezó su búsqueda espiritual.

LA BUSQUEDA ESPIRITUAL


Siddharta se convirtió en uno de los innumerables SADHUS que en aquellos tiempos poblaban las tierras indias. Era un SADHU nómada, de esos que no permanecen en ningún sitio más de unas horas o días, que a anda se apegan y que nada esperan.
Ahora, sin preocupaciones palaciegas ni domesticas, sin vínculos familiares ni cortesanos, sin el obstáculo de lujos y fiestas, podría dedicarse por entero a la superación del sufrimiento.
Siddharta conoció a un gran maestro llamado Alara Kalama, durante su aprendizaje con este maestro siddharta conquisto las esferas de la vaciedad mental: podía entrar a voluntad en un estado de absorción profunda que le desconectaba de todo y le proporcionaba la conquista de las ignotas esferas de la anda. Estos métodos le ayudaron a enfocar la mente y tranquilizarla, pero no le procuraría el sendero para poner término al dolor.
Luego de despedirse de Alara, sidharta busco a otro maestro Uddaka un yogui que enseñaba el entrenamiento sadhanas, con este maestro siddharta alcanzo las esferas de la percepción y de la no-percepción, un estado de paz inconmovible. Pero aun no podía dar repuesta a su pregunta capital. ¿Como poner fin definitivamente al dolor?
Así fue como siddharta supero una vez más a su maestro y partió en busca de más métodos al fin de alcanzar el fin del sufrimiento.
Siddharta decidió ser su propio maestro y si por medio del Saldaña no había podido encontrar respuestas lo haría por miedo de la penitencia. El la llanura gangetica, siddharta se ensaño en castigar y flagelar su cuerpo y consiguió fama de ser el penitente más implacable y exigente.
Unos días sucedían a otros, siddharta se recreaba en un camino de auto mortificación que desgastaba y aventajaba su cuerpo, pero no abría el ojo de su sabiduría... con la meditación había conquistado als esferas de la vaciedad y de la percepciony no-percepción, pero con la rutina ascetica no había hecho otra cosa que estropear su cuerpo
De súbito tomo conciencia del estado calamitoso de su cuerpo y de lo inútil que era todo eso. Decidió entonces, luego de curar su cuerpo, emprender la vía de la meditación otra vez. Abandono las practicas ascéticas y comenzó cuidar su delicado cuerpo.
Tenía cerca de treinta y cinco años de edad.
Habían transcurrido seis años desde su partida del palacio, seis años de aprendizaje meditación, y ascesis (inútil para su propósito) y había alcanzado un gran nivel de absorción metal. Sin dudas era diferente, en tan poco tiempo había logrado elevar su mente a niveles asombrosos. Sin embargo no había conseguido su objetivo, la iluminación, ni sus respuestas al sufrimiento.siddharta siempre preferia lugares al aire libre para meditar, bosques y campos que esten relativamente cerca de las ciudades para poder ir a mendigar su alimento la naturaleza era un punto clave para lograr sus objetivos

Una noche se sumió en profunda meditación, decidido a alcanzar los niveles más altos de iluminación. En lo umbrales de la liberación, no pueden dejar de brotar las mas abismales reacciones del subconsciente, los instintos sometidos pero no apagados y las propensiones contenidas pero no erradicadas. Durante un momento la tentación, los sentimientos de apego, fueron tan grandes, tan intensas, que siddharta toco con los dedos de la mano derecha la tierra y la tomo como testigo para no ceder. Este gesto apare cerera en infinidad de imágenes del buda y se convertirá en un símbolo inspirador y religioso muy destacado para los budistas.

En su segunda noche de vela y profunda meditación, siddharta prosiguió la búsqueda. Alcanaza todas las esferas de vaciedad y percepción. Y en el transcurso de la noche percibe clarividentemente las tres características básicas de la existencia: INSATISFACTORIEDAD, IMPERMANENCIA E INSUSTANCIALIDAD. Comprueba como todos los fenómenos ruedan y ruedan sin que haya en ellos una verdadera entidad personal. Libera su mente de la aversión, la ofuscación y el dolor y por fin aprehende toda causa de sufrimiento y la vía para evitar el dolor.
En la tercera vela de su camino hacia la iluminación, ya no queda en siddharta traza de miedo o deseo. Observo en estado de hiperconciencia el surgimiento y desvanecimiento de todos los fenómenos y hallo la causa del sufrimiento. SI TODO ES IMPERMANENTE, TODO ES INSATISFACTORIO. SI HAY APEGO HAY DOLOR. SI ANDA TIENE SUSTANCIA EL EGO ES UNA ILUSION MORBIDA Y ESCLAVIZANTE.
EN ESE MOMENTO PONIA FIN A TODA SU AFLICCION, PENA SUFRIMIENTO, APEGO Y MIEDO. ALCANZOLA ILUMINACION: EL NIRVANA. DESDE ENTONCES SE LO CONOCERA COMO EL BUDA.

Buda vivió 49 días de sublimidad y paz infinita y exclamo:
Yo mismo sometido al nacimiento, envejecimiento, enfermedad, muerte, pena y contaminación; apreciando el peligro que se cierne sobre cuanto esta sujeto a estas cosas; anhelando aquello que no esta sometido a nacimiento, envejecimiento, enfermedad, muerte, pena ni contaminación, la suprema emancipación, experimente el nirvana. Nacieron en mi el conocimiento y la visión; mi liberación espiritual es inconmovible. Este es mi último nacimiento, ya no habrá devenir ni renacer.

Buda experimentaba tanta dicha, que se vio obligado a aliviar el sufrimiento de todos lo s seres humanos. Así comenzó la doctrina, el DHARMA, la enseñanza. Para el buda el sufrimiento era una enfermedad. No adornaba ni maquillaba el sufrimiento, jamás lo dignifico ni le concedió valor especial, y mucho menos le daba un pretexto o recurría a razones morales para justificarlo. El sufrimiento es la gran enfermedad; la vida acarrea dolor, y NUESTRA MENTE OFUSCADA INTENSIFICA, RECREA Y POTENCIA ESE DOLOR.

Después de estos días de sublimidad, el buda tomo la decisión de difundir el DHARMA. Así durante 45 años se entrego a la propagación de la enseñanza. Fue amado por muchos. Pero también encontró gente aviesa que trataba de hacerle el mal. Muchos le siguieron, aunque pocos le entendieron realmente y menos aun hallaron el nirvana.
Tras su muerte surgieron discusiones filosóficas sin fin, debates dialécticos sobre lo que el buda quiso o no quiso decir, polémicas metafísicas innecesarias, conjeturas y elucubraciones. Así entre el budismo original y sus escuelas, hay a veces muchas mas diferencias que entre el budismo y el vedanta o el samkya hindues. Aunque el mismo buda considero un obstáculo el apego a los ritos, hay escuelas budistas que se sirven del rito con exageración y que lo han tomado como elemento principal.
Y, a pesar de que el mismo buda se negó a toda magia, secretismo, chamanismo, técnicas ocultistas o métodos esotéricos, hay escuelas budistas más que teñidas por tales prácticas. Buda, jamás se enredo en divagaciones sobre lo incognoscible.
[color=orange]Insistía en la necesidad de ponerle fin al sufrimiento mediante la vía de la purificación y el autoconocimiento, y en no perderse en inútiles divagaciones metafísicas[/color]
Así fue como siddharta, el buda, el que un día había sido príncipe sucesor, se puso en marcha en busca de aquellos que quisieran oírle.
 

5b415a0a74765006f122f979f487f751
(Kapilavastu, actual frontera entre Nepal y la India, h. 560 a.C.-Kusinagara, hoy Kasia, actual India, h. 480 a.C.) Príncipe indio del clan de los Sakyas, fundador del budismo. Las menciones biográficas acerca de la vida de Buda son escasas y fragmentarias, y proceden, en su mayoría, de tres grandes fuentes, a saber: los vinaya, los sutta-pitaka y el buddhacarita de Asvaghosa, todos ellos textos posteriores a su tiempo. Por otro lado, en su biografía se mezclan distintas leyendas y tradiciones, todo lo cual imposibilita el conocimiento exacto de fechas y actos.

Hay, sin embargo, cierto consenso en ubicar su nacimiento en el seno de una familia de casta elevada. Su padre, Suddhodana, era monarca de los Sakya, clan de la región de Kapilavastu. A su madre, Maya, no llegó a conocerla, pues falleció una semana después de que él naciera. Tras una infancia y una adolescencia propias de su procedencia cortesana, contrajo matrimonio con su prima Yasodhara, con quien tuvo un hijo varón al que llamaron Rahula.


Estatua de Buda en Kamakura (Japón)


A los veintinueve años, hastiado de su condición principesca y muy afectado por los sufrimientos de sus semejantes, decidió abandonar el palacio paterno para encontrar la causa del dolor humano y una vía hacia la libertad. Con este fin, se entregó al ascetismo más riguroso, del cual, sin embargo, no extrajo ningún conocimiento.

Tras varios años de infructuosa meditación, el día de luna llena de Vesakha (mayo del 523 a. C.) se sentó bajo una higuera sagrada en Uruvela, a orillas de un afluente del río Ganges, dispuesto a no moverse de allí hasta alcanzar el verdadero conocimiento. Éste le sobrevino durante la noche, una vez superadas las tentaciones que para alejarlo de su fin dispuso el dios Mara, y Gautama obtuvo la iluminación, y se convirtió desde entonces en el Buda, que significa el Iluminado.

A partir de aquel instante dedicó el resto de su existencia a predicar el dharma, es decir, la doctrina o ley suprema de todas las cosas. Sus primeros discípulos fueron cinco ascetas, antiguos compañeros suyos, ante quienes pronunció en Benarés su primer sermón, conocido como Discurso sobre el movimiento de la rueda del dharma, y en el cual explicó por vez primera la doctrina de las Cuatro Verdades. Estos cinco ascetas fueron los primeros integrantes de la sangha («la comunidad»), la cual fue ampliándose durante los siguientes años, dedicados íntegramente por Buda a la difusión de la nueva fe y a la organización de la bhikku, la comunidad monástica del naciente budismo.



Tras escapar de un intento de asesinato a manos de su primo Devadatta, acontecido ocho años antes de su muerte, y conseguida la conversión de su esposa y su hijo a la nueva doctrina, Buda enfermó de disentería, dolencia que le produjo la muerte a los ochenta años de edad. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas y reliquias, que con el tiempo fueron objeto de culto, se repartieron entre sus discípulos más aventajados y fueron por último encerradas en diez stupas o monumentos funerarios.

Buda no dejó ninguna obra escrita. Sus enseñanzas se transmitieron oralmente hasta su transcripción, cuatro siglos después, en el Canon Pali. La nueva doctrina revelada por él otorgaba un papel secundario al conjunto de divinidades, estaba abierta a los miembros de todas las clases sociales y defendía que el ser está sometido al samsara, la rueda de los nacimientos y las muertes, en movimiento hasta que la acción (karma) no la detenga, entendiendo por karma el destino de un ser vivo condicionado por los actos realizados en sus anteriores vidas.

De este planteamiento inicial surgen las Cuatro Verdades Nobles, a saber: el mundo es sufrimiento; éste deriva de los deseos humanos; el único camino hacia la salvación pasa por la renuncia voluntaria al deseo; la salvación se consigue por la vía de los ocho nobles principios: la comprensión recta, el pensamiento recto, la palabra recta, la acción recta, el medio de existencia recto, el esfuerzo recto, la atención recta y la concentración recta. Cuando el ser humano los aplica se consigue la vía media, que abre las puertas a una existencia equilibrada. El objetivo final de la existencia es el nirvana, al cual se llega tras el agotamiento del karma y de la perenne cadena de las reencarnaciones.

 

 El Místico en tus favoritos  El Místico como tu página de Inicio  

 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas