web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

LAS 7 LEYES ESPIRITUALES DEL ÉXITO

Resumen y Conclusión

Deepak Chopra 

 

RESUMEN Y CONCLUSIÓN

Quisiera conocer los pensamientos de Dios... lo demás son detalles.

- ALBERT EINSTEIN

La mente universal es la coreógrafa de todo lo que sucede en miles de millones de galaxias y hace su trabajo

con una precisión exquisita y con una inteligencia inquebrantable. Su inteligencia es máxima y suprema e

impregna cada fibra de la existencia: desde la más pequeña hasta la más grande, desde el átomo hasta el

cosmos. Todo lo que vive es expresión de esta inteligencia. Y esta inteligencia actúa a través de las siete

leyes espirituales.

Si miramos cualquiera de las células del cuerpo humano, a través de su funcionamiento veremos la expresión

de estas leyes. Cada célula, sea del estómago, del corazón o del cerebro, se origina en la ley de la

potencialidad pura. El ADN es el ejemplo perfecto de la potencialidad pura; en realidad, es la expresión

material de ella. El mismo ADN que hay en todas las células del cuerpo, se expresa de diferentes maneras

para cumplir los requisitos particulares de cada una.

Cada célula opera además a través de la ley del dar. Una célula vive y permanece sana cuando está en estado

de equilibrio. Este estado es de realización y armonía, pero se mantiene a través de un constante dar y

recibir.

Cada célula da y apoya a las demás, y a cambio recibe alimento de ellas. La célula permanece en estado de

flujo dinámico, el cual jamás se interrumpe. En realidad, el flujo es la esencia misma de la vida de la célula.{

 

y solamente manteniendo este flujo de dar puede la célula recibir y, por tanto, continuar con su existencia

vibrante.

Las células ejecutan con suma perfección la ley del karma, porque incorporada en su inteligencia está la respuesta más apropiada, precisa y oportuna para cada situación que se presenta.

Las células también ejecutan con suma perfección la ley del menor esfuerzo: cumplen su trabajo con tranquila eficiencia, en un estado de sosegada vigilancia.

Por medio de la ley de la intención y el deseo, cada intención de cada célula utiliza el infinito poder organizador de la inteligencia de la naturaleza. Hasta una intención simple como la de metabolizar una molécula de azúcar desencadena inmediatamente una sinfonía de sucesos en el cuerpo para secretar las cantidades exactas de hormonas en el momento preciso, a fin de convertir la molécula de azúcar en pura energía creativa.

Desde luego, cada célula expresa la ley del desapego. No se aferra al resultado de sus intenciones. No duda ni tropieza porque su comportamiento es función de una conciencia centrada en la vida y en el momento presente.

Cada célula también expresa la ley del dharma.

Debe descubrir su propia fuente, el yo superior; debe servir a sus congéneres y expresar su talento único.

Las células del corazón, del estómago, del sistema inmune, todas se originan en el yo superior, el campo de la

potencialidad pura. Y como están directamente enlazadas con ese computador cósmico, pueden expresar sus

talentos únicos con toda facilidad y conciencia atemporal. Sólo expresando sus talentos únicos pueden

mantener tanto su propia integridad como la de todo el cuerpo. El diálogo interno de cada una de las células

del cuerpo humano es: "¿Cómo puedo ayudar?" Las células del corazón desean ayudar a las células del

sistema inmune, y éstas desean ayudar a las del estómago y a las de los pulmones, y las células del cerebro

se dedican a escuchar y ayudar a todas las demás. Cada una de las células del cuerpo humano tiene

solamente una función: ayudar a todas las demás.

Observando el comportamiento de las células de nuestro cuerpo, podemos ver la expresión más extraordinaria

y eficiente de las siete leyes espirituales. Ésa es la genialidad de la inteligencia de la naturaleza. Son los

pensamientos de Dios; lo demás son sólo detalles.

 

Las siete leyes espirituales del éxito son principios poderosos que nos ayudarán a alcanzar el dominio de

nosotros mismos. Si prestamos atención a estas leyes y ponemos en práctica los ejercicios propuestos en este

libro, veremos que podremos hacer realidad cualquier cosa que deseemos - toda la abundancia, todo el dinero

y todo el éxito que deseemos. También veremos que nuestra vida se volverá más alegre y próspera en todo

sentido, porque estas leyes también son las leyes espirituales de la vida, aquéllas que hacen que vivir valga la

pena.

Existe una secuencia natural para aplicar estas leyes en la vida diaria, la cual puede ayudarnos a recordarlas.

La ley de la potencialidad pura se experimenta por medio del silencio, de la meditación, del hábito de no

juzgar, de la comunión con la naturaleza, pero es activada por la ley del dar. El principio consiste en

aprender a dar lo que se busca. Así es como uno activa la ley de la potencialidad pura. Si buscamos

abundancia, demos abundancia; si buscamos dinero, demos dinero; si buscamos amor, aprecio y afecto,

aprendamos a dar amor, aprecio y afecto.

Por medio de nuestros actos en la ley del dar, activamos la ley del karma. Si creamos un buen karma, éste

nos facilitará todo en la vida. Notaremos que no necesitamos mayor esfuerzo para satisfacer nuestros deseos,

lo cual nos lleva automáticamente a comprender la ley del menor esfuerzo. Cuando todo ocurra con facilidad

y sin esfuerzo, y todos nuestros deseos se cumplan sin cesar, espontáneamente comenzaremos a comprender la

ley de la intención y el deseo. Cuando nuestros deseos se cumplan sin esfuerzo, nos será fácil practicar la ley

del desapego.

Por último, cuando comencemos a comprender todas estas leyes, comenzaremos a concentrarnos en nuestro

verdadero propósito en la vida, lo cual lleva a la ley del dharma. A través del uso de esta ley, expresando

nuestros talentos únicos y satisfaciendo las necesidades de los otros seres humanos, empezaremos a crear lo

que deseemos, cuando lo deseemos. Nos volveremos despreocupados y alegres, y nuestra vida se convertirá

en la expresión de un amor sin límites.

Somos los viajeros de una travesía cósmica -polvo de estrellas danzando y girando en las corrientes y los

torbellinos del infinito. La vida es eterna, pero las expresiones de la vida son efímeras, momentáneas,

transitorias. Siddharta Gautama, el Buda, fundador del budismo, dijo una vez:

Esta existencia nuestra es tan transitoria como las nubes del otoño.

Observar el nacimiento y la muerte de los seres es como mirar los movimientos de una danza. Una vida es

como un relámpago en el cielo, que se desliza veloz como un torrente por la pendiente de una montaña.

Nos hemos detenido momentáneamente para encontrarnos unos a otros, para conocernos, amarnos y

compartir. Este es un momento precioso, pero transitorio. Es un pequeño paréntesis en la eternidad. Si

compartimos con cariño, alegría y amor, crearemos abundancia y alegría para todos. Y entonces este

momento habrá valido la pena.

     

AGRADECIMIENTOS

Deseo expresarles mi amor y mi gratitud a las siguientes personas:

Janet Mills por cultivar con amor este libro desde su concepción hasta su terminación.

Rita Chopra, Mallika Chopra y Gautama Chopra por ser las expresiones vivientes de las siete leyes

espirituales.

Ray Chambers, Gayle Rose, Adrianna Nienow, David Simon, George Harrison, Olivia Harrison y Naomi Judd

por su valentía y su compromiso con una visión imponente, inspiradora, noble, elevada y transformadora.

Roger Gabriel, Brent Becvar, Rose BuenoMurphy y todo mi personal del Centro Sharp para la Medicina de la

Mente y el Cuerpo, por inspirar con su ejemplo a todos nuestros huéspedes y pacientes.

Deepak Singh, Geeta Singh, y todo mi personal de Quantum Publications, por su vitalidad y su dedicación

incesantes.

Muriel Nellis, por su firme intención de mantener el más elevado nivel de integridad en todas nuestras

empresas.

Richard Perl por ser un ejemplo maravilloso de la auto-referencia.

Linda Ford, por su fe inconmovible en el autoconocimiento, su compromiso y su contagioso entusiasmo por

transformar la vida de muchas personas.

Y Bill Elkus, por su comprensión y su amistad.

GLOBAL NETWORK FOR SPIRITUAL SUCCESS

Post Office Box 1001

Del Mar, Califomia 92014

Estimado amigo/a:

En Las siete leyes espirituales del éxito he descrito las virtudes y los principios que me han ayudado a mí, y

a muchas otras personas, a alcanzar la satisfacción espiritual y el éxito material. Esta carta es una invitación

para que usted se una - conmigo y potencialmente con millones de personas a lo largo del mundo - a la

Asociación Mundial para el Éxito Espiritual, Global Network for Spiritual Success, que se basará en la

práctica diaria de estos poderosos principios rectores.

La participación en la Asociación está abierta a todas las personas que decidan practicar las siete leyes

espirituales. He descubierto que resulta particularmente enriquecedor el hábito de concentrarse en una ley

cada día de la semana, comenzando el domingo con la ley de la potencialidad pura, y terminando el sábado

con la ley del dharma. Concentrar su atención en una ley espiritual transformará completamente su vida, como

ha transformado la mía, y si todos nos concentramos en la misma ley cada día, pronto podremos formar un

enorme grupo de gente que haya alcanzado el éxito y que pueda transformar la vida en este planeta.

Algunos grupos de amigos, en diferentes partes del mundo, han comenzado ya a concentrarse en una ley cada

día. Yo he hecho lo mismo con mis colaboradores y amigos, y le sugiero que también usted comience con un

grupo de estudio - integrado por miembros de su familia, o amigos o compañeros de trabajo - que se reúna

una vez por semana para discutir las experiencias de cada uno con las leyes espirituales. Si esas experiencias

son extraordinarias, como lo serán en algunas ocasiones, lo invito a que me escriba contándomelas.

Para unirse al Global Network for Spiritual Success todo lo que usted necesita hacer es enviarme su nombre,

su dirección y, si quiere, su número telefónico y/o su dirección de correo electrónico, a la dirección

mencionada al comienzo, y yo le enviaré una tarjeta - que usted podrá conservar en su billetera - con las

siete leyes im- presas, y lo mantendré informado sobre las actividades de la Asociación.

El establecimiento de esta Asociación representa la realización de uno de mis sueños más queridos.

Uniéndose al Global Network y practicando las siete leyes espirituales, yo sé que usted logrará el éxito

espiritual y la satisfacción de sus deseos. Me es imposible desearle una bendición mayor.

Con amor y mis mejores deseos,

                                                                                                DEEPAK CHOPRA

libros online

SOBRE EL AUTOR

Deepak Chopra es un líder de talla mundial en el campo de la medicina de la mente y el cuerpo y del potencial humano. Ha escrito once libros, varios de los cuales han sido éxitos de librería, entre ellos, Ageless Body, Timeless Mind; Quantum Healing; y Creating Af fluence. También ha producido un sinnúmero de programas de audio y vídeo para promover la salud y el bienestar. Sus libros se han traducido a más de veinticinco idiomas, y ha dado conferencias en América del Norte, América del Sur, la India, Europa, el Japón y Australia. Actualmente es director ejecutivo del Instituto de Medicina de la Mente y el Cuerpo y del Potencial Humano, en Sharp HealthCare, San Diego, California.

 

NOTA DE CONTRATAPA:

Las siete leyes espirituales del éxito es un libro que usted atesorará durante toda su vida, porque en sus

páginas está el secreto para convertir en realidad los sueños. En él, Deepak Chopra destila la esencia de sus

enseñanzas en siete simples - aunque poderosos - principios, que pueden ser fácilmente puestos en práctica

para alcanzar el éxito en todas las áreas de la vida.

Las siete leyes espirituales del éxito son principios poderosos que le ayudarán a alcanzar el dominio de sí

mismo. Si usted presta atención a estas leyes y pone en práctica los ejercicios propuestos en este libro, verá

que podrá hacer realidad cualquier cosa que quiera - incluida toda la abundancia, todo el dinero y todo el

éxito que desee. También verá que su vida se volverá más alegre y próspera, porque estas leyes también son

las leyes espirituales de la vida, aquéllas que hacen que vivir valga la pena.

Con base en las leyes naturales que gobiernan toda la creación, este libro destruye el mito según el cual el

éxito sólo se logra a través del esfuerzo, la estrategia y la ambición.

Según Deepak Chopra, necesitamos acercarnos al éxito y a la riqueza de una manera más espiritual. El éxito

tiene muchos aspectos, y la riqueza material – que no es otra cosa que el flujo abundante de todas las cosas

buenas hacia nosotros – es sólo uno de sus componentes. La salud, la energía, el entusiasmo por la vida, la

realización en las relaciones personales, la libertad creativa, la estabilidad emocional y psicológica, la paz y

el bienestar también son parte del éxito.

Pero hay un elemento más que es indispensable para alcanzar el éxito: la comprensión de nuestra verdadera

naturaleza. Somos una manifestación de la divinidad, y a menos que cultivemos la semilla de la divinidad que

llevamos adentro, nunca podremos realizarnos. Por tanto, el éxito verdadero es el despliegue de la divinidad

en cualquier lugar a donde vayamos y en cualquier cosa que veamos.

Cuando comencemos a vivir la vida como la expresión milagrosa de la divinidad – no de vez en cuando sino en todo momento – comprenderemos el verdadero significado del éxito.

 

 

 

 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas