Llama Violeta

Llama Violeta


 
   
 
 
 
 
 
 

A Orillas del Río Piedra me senté y lloré

Maravilloso libro de

Paulo Coelho 

 

viñeta

Nota del Autor

viñeta

Paulo Coelho - Sábado 4_Diciembre de 1993

viñeta

Paulo Coelho - Domingo 5_Diciembre de 1993

viñeta

Paulo Coelho - Lunes 6_Diciembre1993

viñeta

Paulo Coelho - Martes 7 Diciembre 1993 1°parte

viñeta

Paulo Coelho - Martes7 Diciembre1993_2°parte

viñeta

Paulo Coelho - Miercoles8_Diciembre1993_1°parte

viñeta

Paulo Coelho - Miercoles8_Diciembre1993_2°parte

viñeta

Paulo Coelho - Jueves9_Diciembre1993_1°parte

viñeta

Paulo Coelho - Jueves9_Diciembre1993_2°parte

viñeta

Paulo Coelho - Jueves9_Diciembre1993_3°parte

viñeta

Paulo Coelho ­ Jueves9_Diciembre1993_4° parte

viñeta

Paulo Coelho ­ Viernes 10 Diciembre1993_1°parte

viñeta

Epilogo

Cuando Pilar, una mujer temerosa de revivir sus sentimientos, marcha al encuentro de su amigo de la infancia, ahora seminarista, se desencadenan en su interior múltiples emociones que abrirán su corazón al amor y a la experiencia religiosa.
Su amado también deberá enfrentarse a la indecisión, dividido entre la ternura que siente por Pilar y la responsabilidad de utilizar el don de curar que posee.
A orillas del río Piedra me senté y lloré propone un fascinante viaje iniciático que es a la vez un himno al amor.
Paulo Coelho, con una prosa fluida y envolvente, explora las inquietudes de los seres humanos de nuestro tiempo a través de la relación entre un hombre y una mujer, una relación a la que se suman la verdad y los sentimientos de la fe.

En toda historia de amor siempre hay algo que nos acerca a la eternidad y a la esencia de la vida, porque las historias de amor encierran en sí todos los secretos del mundo.

 
   

Pero ¿qué ocurre cuando la timidez sacrifica un amor adolescente? ¿Y qué sucede cuando, al cabo de los años, el destino hace que una mujer reencuentre a su amado? A ella, la vida le ha enseñado a ser fuerte y a dominar sus sentimientos. A él, que posee el don de la curación, la religión le ha servido como refugio de sus conflictos interiores. Pero a ambos les une un solo deseo: el de cumplir sus sueños.

El camino que habrán de recorrer es escabroso, y el sentimiento de culpa un obstáculo casi insalvable. Pero será a orillas del río Piedra, en un pueblecito del Pirineo, donde ambos descubrirán su propia verdad.

A orillas del río Piedra me senté y lloré es una novela fascinante y tierna que, con una prosa poética y transparente, nos sumerge de lleno en los misterios últimos de la vida y el amor. Como dijo Kenzaburo Oe (premio Nobel de Literatura 1994), Paulo Coelho conoce los secretos de la alquimia literaria.

 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas