Llama Violeta

Llama Violeta


 
   
 
 
 
 
 
 
 

Diálogos con el Absoluto 
Universos Alternos

SESIÓN DEL 27/1/04

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Eón, el Absoluto. 

 
 

 

Interlocutor: ¿Eón?

Eón: Así es… Hay un autor llamado Tomás de Kempis que dijo que el que ama mi figura desprecia las cosas de más abajo… Este error de concepto fue corregido por mi receptáculo diciendo que el que ama mi figura no puede despreciar las cosas de más abajo, porque yo estoy aun en la brizna de pasto.

Interlocutor: Obvio…

Eón: Admiro mucho el conceptual de este espíritu que me alberga. Tiene una creatividad única…

Recién, antes de comenzar la sesión, este receptáculo planteó algunas dudas que quiero responder antes de pasar directamente a las preguntas, ya que sé que tienes una enorme cantidad y estás ansioso por hacerlas.

Interlocutor: Es totalmente cierto…

Eón: Es muy difícil, cuando se está sumido en la mediocridad y en la indiferencia encontrar algo fuera de lo común, que lo hay, por supuesto. Hay muchas mentes conceptuales a la altura de vosotros, pero por una cuestión de causalidad,  a veces no se cruzan. No es que no haya otras personas como vosotros, sí las hay, y tanto de mujeres como de hombres…

Interlocutor: ¿Causalidad o casualidad?

Eón: Causalidad. Es causalidad porque no es el momento aún para que se crucen.

Son mentes a la altura de las de ustedes, que tienen inquietudes, que tienen ganas, que tienen deseos… Y no serían obstáculos para ustedes. Pero aún no se han encontrado. Recuerden que hay cosas que sí son azar.

Yo dejo todo librado a este albedrío sin ataduras. Entonces, hay cosas que están libradas al azar, es decir que en el 50 % de los casos aún no es el tiempo y en el otro 50 % de los casos es porque tal vez uno de los dos ha tomado una senda distinta después de haberse cruzado un par de veces.

En ocasiones, las personas “designadas” para cruzarse −en realidad no hay personas “designadas”, es sólo una manera de expresarme−, bueno, simplemente no lo han hecho y eso es todo.

No te demoro más, ya dije lo que quería decir… El receptáculo entenderá… Puedes comenzar con las preguntas.

Interlocutor: Bien, la primera pregunta es concretamente ésta: si un viajero del tiempo se traslada al futuro y ve que él, en su futuro, mata a alguien, ¿qué sucede con él cuando regresa a su tiempo, es decir, ¿cómo vive sabiendo que en el futuro matará a alguien?

Eón: Voy a hacer que el decodificador de este receptáculo responda como si fuera una persona común. En principio, esa persona se genera un karma, porque desde mi punto de vista mató en un presente continuo.

Voy a redirigir la respuesta con otra pregunta. ¿Qué sucedería si tú vas a otro poblado, matas a alguien y después vuelves a tu pueblo?

Interlocutor: Me genero un karma.

Eón: Por supuesto. Y automáticamente desciendes de nivel, porque provocar que alguien desencarne es como el propio suicidio. En este caso es exactamente lo mismo. Viajes al futuro o viajes al pasado o viajes en el presente a otro lugar, si matas a alguien te generas karma y desciendes de nivel. Y de acuerdo a la intensidad o crueldad del acto, puedes incluso descender hasta la Octava esfera.

Interlocutor: Lo del karma me quedó claro, pero no tengo en claro qué sucede con el viajero del tiempo que al viajar al futuro y regresar a su tiempo sabe que él en el futuro mató a alguien.

Eón: Aclara si te refieres a esta encarnación o a otra encarnación. Aunque yo ya sé a qué te refieres, es conveniente aclararlo para evitarle confusión a quien lea este texto.

Interlocutor: Me refiero a la misma encarnación.

Eón: Bien. Está explicado claramente con lo que dije recién. Veámoslo con un ejemplo: De pronto, yo me transformo en un ser humano. A este ser humano le vamos a llamar Equis. Este ser humano Equis viaja diez años en el futuro y ve que este ser humano Equis, que en este momento tiene 50 años, a los 60 años biológicos mata a alguien en determinado lugar. Regresa a la época actual, por ejemplo 2004, y él automáticamente va a saber que dentro de 10 años, es decir cuando tenga 60 años, va a matar a alguien. Esto no se lo va a olvidar. Y lo recordará también 10 años más tarde. Y por supuesto va a intentar evitar el hecho.

Interlocutor: Es lógica su intención de evitarlo…

Eón: Lo voy a expresar de otra manera para que quede bien clara la idea. Yo soy Equis y estoy en el 2014. Es decir, yo soy tú pero del futuro. Tú eres Equis2 del 2004 y viajas en una máquina del tiempo hacia el futuro, hasta el 2014. Tú, 10 años más joven que yo, me quieres detener, pero resulta que tú ignoras lo que pasó… Tal vez Equis en el 2013 sufrió una estafa, o le violaron a la esposa y a la hija, y tú me quieres detener y en ese momento lo logras. Dejemos de lado la forma en que lo haces porque en este momento no tiene importancia. Simplemente lo logras. Luego regresas al pasado, pero como no sabes lo que a mí me pasó en realidad y en qué tremendas circunstancias ocurrió, yo quedo todavía mortificado y al día siguiente vuelvo otra vez a intentar el homicidio y mato de nuevo. Entonces, en realidad no me has detenido sino que simplemente has postergado el hecho.

Interlocutor: La idea está clara… ¿Al regresar al pasado pierdo, como viajero del tiempo, el recuerdo del futuro?

Eón: No, no lo pierdes. Lo que quiero significar es que tú, como viajero del tiempo, no puedes detenerme a mí −que en este ejemplo soy tú del futuro− porque aunque me quieras detener por la fuerza, mi apasionamiento −ego mediante− va a seguir estando y al día siguiente voy a intentar de nuevo el homicidio porque lo veo, desde mi punto de vista, claro está, como algo justificado. 

Interlocutor: ¿Y qué se puede hacer ante una circunstancia así?

Eón: Lo que se debe hacer es que ese Equis2, que eres tú, viajero del tiempo, cuando regresas al pasado tienes que pensar que dentro de diez años va a suceder algo por lo que te verás impulsado a matar a alguien y que tendrás que utilizar todos los medios para evitarlo.

También tienes la alternativa, en el caso de que te puedas conectar con esa otra persona, Equis, que eres tú 10 años más viejo, de preguntarle qué ha sucedido, por qué ha matado a esa persona. Y ese Equis del futuro te dirá que porque su hija sufrió una violación en la casa de tal persona, en la localidad tal, el día 2 de febrero del 2013. Perfecto. Cuando llegue ese momento tú ya vas a estar preparado y vas a evitar esa violación y por lo tanto también el asesinato posterior.

Interlocutor: ¿Es decir que yo, al saber todo eso como viajero del tiempo puedo evitar la violación de mi hija y que me convierta en asesino?

Eón: Correcto.

Interlocutor: ¿Y si en lugar de una violación y un asesinato simplemente se tratara de que Equis mató a alguien por accidente?

Eón: Es más fácil aún, porque directamente lo evitarías. Averiguarías cuándo sucedió y eso lo recordarías porque te quedaría registrado en tu memoria. Si tú te acuerdas de episodios de 60 años atrás, cuando eras pequeño, también te puedes “acordar” lo que te ocurrirá dentro de 10 años si te lo cuentan.

Interlocutor: ¿Entonces, esos hechos negativos un viajero del tiempo los puede evitar perfectamente?

Eón: Así es.

Interlocutor: ¿Se forma un universo alterno?

Eón: Sí, se forma un universo alterno que va a ser el real.

Interlocutor: ¿Y el otro?

Eón: El otro va a durar hasta que se seque.

Interlocutor: ¿Todos estos sucesos forman parte de la historia, entonces?

Eón: Así es. En realidad todo es muy sencillo.

Interlocutor: Esto lo entendí perfectamente. Veamos ahora las cosas para el otro lado… ¿Cuál es la razón de que Kronbus, viajero del tiempo, vaya al pasado a reparar la alteración de la historia? Concretamente, mis dudas principales son: ¿Por qué se alteran los hechos del pasado, no son acaso inamovibles? ¿Los hechos del pasado únicamente los pueden alterar los viajeros del tiempo o pueden alterarse solos?

Eón: Los hechos del pasado los puede alterar únicamente un viajero del tiempo. Si hay una historia escrita y esa historia ya sucedió, ¿quién del futuro puede saber lo que hubiera sucedido si Colón no hubiera llegado a América, si Arquímedes no se hubiera sumergido en la bañero −algo que por otra parte en la realidad no fue así−, si a quien descubrió la ley de gravedad no se le hubiera caído la manzana, si a quien descubrió los agujeros negros no hubiera hecho los cálculos astronómicos correctos, si a quien descubrió el teorema de Fermat no lo hubiera programado, etc.

No podemos decir “qué hubiera pasado si”, porque directamente pasó. Entonces tenemos que tomar esta historia como la historia real.

Distinto es el caso de que un viajero del tiempo quiera modificar algo porque supone que sería mejor, porque si lo hace, automáticamente crearía un universo alterno.

Puede haber un universo donde John Kennedy −lo pongo como ejemplo porque es alguien muy conocido− no fue asesinado porque no ordenaron su muerte, siguió viviendo, le dio preponderancia a la carrera espacial y puso colonias en la Luna en 1984, había menos guerras porque hubiera sido reelecto y como no se lo podía reelegir por tercera vez hubiera habido otra persona electa, pero él hubiera vuelto en el siguiente período, es decir, cuatro años más tarde, a ser elegido presidente de los Estados Unidos por tercera vez.

Interlocutor: ¿Usted está relatando los sucesos de un universo alterno que realmente se produjo o es meramente hipotético?

Eón: Estoy relatando el universo real que debió haber sido.

Interlocutor: ¿Pero entonces este universo no es el real sino uno alternativo que pronto se secará?

Eón: No, estoy diciendo que ése era el universo real que debió haber sido, pero un viajero del tiempo entendió que no debía ser así y lo alteró creando este universo alterno, que ahora se transformó en el real.

Interlocutor: La idea está clara…

Eón: Recordemos que Kennedy, a pesar de tener ideas magnánimas −se fijaba mucho en países emergentes y les prestaba mucha ayuda−, estaba muy comprometido con personajes mafiosos. Hay un cantor de la época que fue el que lo hizo ganar en el Sur…

Interlocutor: ¿Frank Sinatra?

Eón: Correcto… En el Sur prácticamente a Kennedy no lo quería nadie.

Interlocutor: Concretamente, entonces, y para que no quede ninguna duda, solamente los viajeros del tiempo pueden modificar el pasado, y en realidad no lo modifican sino que crean un universo alterno. ¿Es así?

Eón: Es así. Hay que acotar que ese universo alterno que crea el viajero del tiempo después se vuelve real.

Interlocutor: ¿Es decir que éste es un universo alterno creado por un viajero del tiempo que hizo que a Kennedy lo asesinaran y que finalmente se transformó en real?

Eón: Correcto. Éste universo que tú estás viviendo ahora es el real y es aquél en el que Kennedy fue asesinado.

Interlocutor: ¿Cómo se puede saber si el universo en el que uno está viviendo es el real o uno alterno? ¿Por qué no podría ser éste un universo alterno que terminara secándose?

Eón: Este universo podría transformarse en el futuro en alterno si un viajero del tiempo traza otra cosa. Pero, mientras tú lo vivas, es el universo real.

Interlocutor: ¿Cuándo se seca un universo alterno?

Eón: Cuando la otra idea no prospera. Si directamente deciden −como en realidad decidieron− que en el planeta Tierra Kennedy tenía que morir y muere en el año 63 del Siglo XX, automáticamente ése universo pasa a ser el universo real y los otros se secan.

Interlocutor: Por lo que veo es un constante universo real-universo alterno-universo real-universo alterno…

Eón: En realidad no hay universos alternos, sino solamente universos reales. 

Interlocutor: ¿Por qué dice usted que no hay universos alternos?

Eón: Porque no pueden tenerse en consideración en virtud de que tienen muy poca vida.

Interlocutor: ¿Por qué se secan los universos alternos?

Eón: Se secan porque ya no tienen más importancia y entonces desaparecen de la existencia, simplemente dejan de existir.

Interlocutor: ¿De qué forma dejan de existir? ¿Acaso se disuelven en el aire?

Eón: Sí, es algo así.

Interlocutor: ¿Cómo se disolvió el universo alterno donde Jesús no fue crucificado sino que murió en Cachemira de muerte natural?

Eón: Te voy a dar un ejemplo…Tú tienes una película, esa película ya la viste, la rebobinas y vuelves a grabar encima de ella otra película. Al grabar encima, desapareció la película anterior. Es algo similar.

Interlocutor: Ahora entiendo…

Eón: El mismo ejemplo puedes ponerlo con los CDs, donde puedes regrabar encima haciendo desaparecer la grabación anterior.

Interlocutor: Está claro… Obviamente todo queda en la “memoria” del Absoluto. Digo memoria entre comillas porque no sé cual sería el término correcto.

Eón: En mí están latentes todas las posibilidades.

Interlocutor: Creo que este tema está perfectamente aclarado… Paso a otro… En una sesión anterior se dijo que los espíritus más evolucionados encarnaron en misión en cuerpos primitivos para hacer evolucionar el decodificador. La pregunta concreta es cómo se desarrolla un decodificador de esta forma.

Eón: Es muy sencillo… Una de las cosas que ayuda a crecer al decodificador es el lenguaje. La mayoría de los animales tiene mal colocada la laringe, sus cuerdas vocales… Hay experimentos en laboratorio donde les están tratando de enseñar a los simios mayores, gorilas, orangutanes, etc., y aunque tienen alguna pequeña expresión de ideas −no estamos hablando de pensamientos abstractos sino de meramente pronunciar un objeto− no llegan a hablar.

De pronto a un gorila le ponen delante un vaso y le dicen “glass”, y entonces el simio trata de hablar pero no puede. No obstante, señala el vaso. El hecho de señalar ya significa que está haciendo un gesto abstracto, pero cuando va a decir “glass”, una palabra fácil de pronunciar, no le sale porque le cuesta pronunciar la ge y la ele. 

Hace millones de años atrás, los pitecántropos, al irse desarrollándose, fueron modificando de alguna manera su código genético…

Interlocutor: A ver si entiendo… Un espíritu elevado encarna en un pitecántropos, es decir, en un organismo primitivo, cuando él debería encarnar por lógica en un homo sapiens sapiens. Bien. ¿Cómo modifica este espíritu elevado el decodificador del pitecántropos para que la raza evolucione y puedan así encarnar otros espíritus elevados en un organismo con un decodificador mejor?

Eón: En realidad, el espíritu no modifica el decodificador, porque no hay un espíritu que tenga poder para modificar nada terrenal. Aparte, esa transformación lleva millones de años…

Interlocutor: Está claro… ¿Pero entonces qué es lo que mejora el decodificador?

Eón: Lo que mejora al decodificador es el pensamiento abstracto que le va incorporando al ADN de la raza cada uno de los individuos encarnados.

De esta forma, a medida que van pasando los eones, ese ADN es forzado a mejorar y con el tiempo va modificando la laringe, la faringe, las cuerdas vocales, hasta que el ser encarnado se ve forzado por la propia evolución a desarrollar un lenguaje.

El Yo Superior de ese espíritu encarnado pone ideas abstractas en su cuerpo causal, pero el pensamiento abstracto no puede llegar a ser más importante hasta que no se desarrolle el lenguaje. 

Interlocutor: ¿Qué impulsa a modificar el código genético de la raza?

Eón: Como ya dije, lo impulsa ese pensamiento abstracto que le está incorporando cada individuo de esa raza. Digamos que es como que el código genético es sacudido como un cóctel: “¡Hey, aquí hay un pensamiento!”, “¡hey, aquí hay otro pensamiento!”… Entonces, con el correr de los eones, el código genético se va modificando…

Interlocutor: Creo que está clara la idea… ¿Los animales tienen recuerdos?

Eón: La mayoría de los animales no tienen recuerdos porque no tienen lenguaje…

Interlocutor: ¿Lo único que produce recuerdos es el lenguaje?

Eón: Así es. O sea que el lenguaje es importantísimo. Los espíritus desencarnados tienen un lenguaje que se llama conceptual. Si no fuera por ese lenguaje conceptual no podrían evolucionar. Estando encarnados, la única forma de transformar ese lenguaje conceptual en hechos es tener un lenguaje hablado. Si no tuvieran lenguaje hablado no podrían hacer esto que están haciendo ustedes.

Interlocutor: ¿Se refiere a las canalizaciones?

Eón: Así es. El lenguaje hablado te permitió aprender en una escuela cuando eras pequeño, te permitió estudiar en tu adolescencia, te permite trabajar ahora en lo que estás haciendo para vivir. Todo ello porque tienes un lenguaje hablado. El lenguaje hablado permite que tengas memoria, que tu decodificador tenga memoria.

Me estoy refiriendo siempre a estando encarnado. Para un perro o para un gato todo es un eterno presente, ya que al no tener lenguaje hablado no tienen memoria. 

Interlocutor: ¿No tienen recuerdos en absoluto?

Eón: Sí, pero mínimamente. Si un perro no ve durante 72 horas a su amo, cuando lo vuelve a ver salta de alegría, mueve la cola y le ladra haciéndole festejos. Esto significa que de alguna manera lo está recordando. Pero no son recuerdos abstractos sino recuerdos de reconocimiento.

Interlocutor: Entiendo.

Eón: El famoso delfín, que tiene un cerebro con circunvalaciones tan importantes como las del ser humano, tiene un lenguaje tan rudimentario que prácticamente sus recuerdos son ínfimos. Es decir que es menos inteligente de lo que muchos investigadores biológicos creen.

Interlocutor: ¿Usted dice que se ha sobredimensionado la inteligencia del delfín?

Eón: Totalmente. Es mucho menos inteligente de lo que se cree porque la inteligencia está basada en los recuerdos. Todo está basado en los recuerdos.

Entonces, la mayoría de los animales viven en un eterno presente, en un eterno ahora, en un eterno hoy… Un mono come una banana, la tiró, queda satisfecho y ya se olvidó de que tuvo hambre y que la alivió comiendo una banana. Viven en un eterno presente.   

En cambio, cuando el ser encarnado homo sapiens sapiens terminó de comer ya está elucubrando otra cosa.

Interlocutor: ¿Los animales tienen algún lenguaje siquiera rudimentario? Me refiero, por ejemplo, si un perro es capaz de comunicarse de alguna manera con otro perro.

Eón: No, solamente se reconocen. 

Interlocutor: Curioso… Pensaba que de alguna manera se comunicaban…

Eón: Tienen, sí, algunos códigos, pero nada más…

Interlocutor: ¿Y los lobos cuando atacan en jauría acaso no se ponen de acuerdo?

Eón:  Los lobos pueden atacar en jauría, pero no lo hacen porque se ponen de acuerdo entre todos, sino por mero instinto.

Interlocutor: Entiendo…

Eón: Las famosas abejas, que a veces cuando encuentran un panal bailan en forma de ocho, lo hacen así porque esta conducta está dentro de su código genético para que otras abejas las reconozcan. Pero no deja de ser un pensamiento, si se le puede llamar así, muy básico. No es algo programado: “Yo, abeja, voy a encontrar tal panal y voy a hacer ese baile”. Eso solamente lo puede hacer un ser humano: “Mañana voy al cine a ver esa película y después iré a cenar a algún lado”.

Interlocutor: Esto quedó claro… ¿Podría pasar a otro tema que considero sumamente importante despejar, y después, en los minutos finales, dejaría que usted directamente responda a algunos interrogantes que planteó mi Guía espiritual Ron Hubbard en la sesión pasada?

Eón: De acuerdo.

Interlocutor: Bien… La pregunta está relacionada con las peticiones o plegarias. No me refiero a los ritos con que muchas personas rezan porque lo considero una verdadera tontería sin ningún valor. La pregunta concreta es si hay que pedir para conseguir algo del Absoluto, de los Maestros de Luz o de los ángeles. Por ejemplo, si yo en el viaje con mi señora, mi hija y su esposo hacia el aeropuerto de Ezeiza no le hubiera pedido con vehemencia un “milagro” para poder llegar a tiempo a tomar el avión para Alemania a pesar del atascamiento vehicular, ¿usted hubiera ayudado igual? Me estoy refiriendo a si sirven los pedidos implícitos, porque sin duda estaba deseando que llegáramos a tiempo.

   

 

Eón: No intervengo en todos los casos. Hay casos donde directamente se movilizan energías. En el caso de las peticiones se movilizan energías de dos maneras: si es una petición hablada se moviliza una energía de voz. La laringe, que emite mediante las cuerdas vocales una voz, esa vibración de voz es una vibración positiva que cuando uno manda “al eter” una vibración positiva vuelve otra vibración positiva. Entonces, el pedido tiene esa vibración.

La segunda vibración positiva es mental. Tú estás mandando “al eter” un pedido mental mediante tu decodificador. Automáticamente ese pedido mental puede movilizar a algunas entidades de Luz para hacer que determinada expresión de deseos se cumpla.

Interlocutor: ¿En todos los casos es así?

Eón: No, es más bien la excepción. Solamente se cumple en el mínimo de los casos. Son obstáculos el libre albedrío, el karma que la persona tiene que cumplir. Si todas las peticiones se llevaran a cabo… fíjate que en los templos las mayoría de los feligreses, ignorantes, viven pidiendo por salud, por prosperidad, por amor, y nada de esos pedidos se cumple. ¿Está claro esto?

Interlocutor: Sí, está perfectamente claro… Pero me surge la pregunta: ¿Entonces hay que pedir por las dudas?

Eón: El pedir puede “sumar puntos” −estoy utilizando una frase de ustedes− porque tú envías vibraciones a ese “éter” y aunque sea en un mínimo porcentaje tienes la posibilidad de que esa vibración vuelva a ayudarte.

Interlocutor: Entonces todo lo que yo intenciono…

Eón: Todo lo que tú intencionas en Luz puede volver, dependiendo de las circunstancias.

Interlocutor: A ver si puedo concretar la explicación… La vez pasada estaba remontando el barrilete a mi nieto y le hice un pedido al Absoluto para que lo pudiera lograr, ya que no podía hacerlo. Finalmente pude lograrlo. Esto consta en una de las sesiones.

Eón: Son pequeños cumplimientos de deseos como para alegrar a una criatura. Estas cosas son intervenciones directas mías que las puedo hacer cuando no interviene el libre albedrío en contrario.

Interlocutor: Bueno, el asunto es que algún tiempo después quise repetir el hecho, y por más que lo pedí no resultó…

Eón: Pero eso es lógico. Estamos hablando de que no era una cosa importante. Hay un equilibrio en cuanto al cumplimiento de las peticiones.

Interlocutor: En concreto, entonces, si la gente necesita algo, lo razonable es  que lo pida, ya que a pesar de ser una expresión de deseos alguna posibilidad de cumplimiento, aunque ínfima, puede ser factible.

Eón: Correcto.

Interlocutor: Desde el punto de vista del Absoluto, ¿el Absoluto tiene algo así como “libre albedrío” para conceder o no las peticiones? ¿Si uno no pide nada al Absoluto nada se concede? Pregunto esto porque si yo tengo un dolor de muelas no necesito pedirle nada al Absoluto para que me ayude en ese trance porque mi pedido está implícito. ¿Tengo que pedirlo expresamente ?

Eón: En el 99.999 % de los casos la persona tiene que ayudarse con los elementos del plano físico. Esto significa que si tú tienes un dolor de muela tienes que ir a un dentista. Generalmente, y estoy hablando de casi todos los casos, no intervengo.

Interlocutor: ¿No interviene, así tan categóricamente?

Eón: Es una cosa lógica. Fíjate que solamente en este planeta hay casi 8000 millones de seres humanos encarnados. Multiplica esta cifra por miles de millones de millones de millones de galaxias con sus mundos que hay en el universo. Si yo tuviera que ceder en cada uno de los casos, hasta los poderes del Absoluto −y esto lo digo con ironía− estarían limitados.

Interlocutor: Entiendo el punto… Si yo tengo un dolor de muelas y digo: “Eón, ayúdame a encontrar un buen dentista”, ¿qué sucedería en este caso?

Eón: Bueno, en un caso así, una mil millonésima parte de mí puede enviarte una sugerencia en tu cuerpo causal como para que encuentres lo que buscas. Sí, en este caso es más factible mi ayuda.

Interlocutor: ¿Siempre, entonces, hay que pedirlo? Me refiero al dicho: “Si lo pides, quizás; si no lo pides, jamás”

Eón: Correcto… Pero también tienes que tener en cuenta que no me encuentro limitado para brindar ayuda exclusivamente a cuando la piden.

Interlocutor: Bueno, creo que el punto está aclarado… ¿Podríamos pasar a su respuesta a los interrogantes que planteó Ron Hubbard en la sesión anterior?

Eón: De acuerdo…

Interlocutor: Aunque usted obviamente ya la conoce, la voy a leer para que quede grabada…

 

Ron Hubbard: En todos los sistemas estelares hay todo tipo de razas. Lo que yo quiero dejar en claro es, y esto es una pregunta que también me hago para que los grandes conceptuales como los Maestros Johnakan y el propio Jesús respondan. Como dicen en el plano físico, “se las dejo picando”.

Los espíritus encarnan y pueden tener mente reactiva, mente analítica, puede haber en el mismo planeta Tierra seres que evolucionen más rápido que otros, hay seres que están en busca de la Luz y hay otros que son indiferentes.

Pero no toda la raza tiene un común denominador. Hay seres evolucionados como el Maestro Krishnamurti que desencarnó en 1986, y hay seres como Hitler que tenían un caudal de crueldad muy grande, pero sabemos que la raza tiene una diversidad, está el Mahatma Gandhi, está la Madre Teresa, y los Atila.

Ahora bien, la pregunta mía es por qué un planeta como Orión 4 puede tener un 99 % de seres del 4º y 5º plano de Luz y por qué planetas como Orión 3, o Espiga 3 sean todos de los planos 2º y 3º del Error.

O sea  que si existe el libre albedrío dentro de esos mundos, por qué los Langar son todos crueles. Entiendo, y esto es una presunción mía, acuérdate que yo. no he encarnado como filósofo, he encarnado como investigador, entiendo que cada ser encarnado tiene determinado gen que lo hace ser de determinada manera.

Se ha dicho que el hombre terrestre es guerrero por naturaleza. Los Langar son depredadores por naturaleza. ¿Pero qué sucedería si de repente un 10 % de ese Langar, de ese espíritu, qué pasa si de repente un ser de Orión 4, que fue filósofo, en otra vida quiere encarnar en un Langar para aprender y su espíritu es tan fuerte que no quiere depredar?

Su instinto ya es devorador, su instinto podría imponerse sobre el otro 90 %. Entonces no habría manera de que evolucione.

Es decir, la pregunta mía es: ¿Qué función cumplen los Langar si los Langar nunca van a evolucionar, porque su instinto ya no los hace evolucionar? Es como las hormigas soldados o Marabuntas, que directamente depredan todo lo que encuentran a su paso. Y lo mismo las langostas terrestres.

Así como para nosotros, cuando encarnamos, si no respiramos morimos, ellos si no depredan comiendo mueren de inanición porque su aparato digestivo les exige comer permanentemente… ¿Se entiende a dónde quiero llegar?

Interlocutor: Está claro…

Ron Hubbard: Entonces no tienen oportunidad de evolucionar, salvo que esas razas sean los palos en la rueda para que evolucionen otras razas… ¡Qué raro yo haciendo el papel del filósofo como Rah!

Pero esto es una cosa que me preguntaba. Así como hay seres demoníacos, me refiero a los famosos “demonios” que están cumpliendo una función con la memoria borrada para que el espíritu evolucione, algo que no muchos lo entienden, tengo que suponer que las razas depredadoras como Langar u otras están cumpliendo una función terrenal similar.

Quizás se “sacrifican” −digo esta palabra porque no hay otra en el lenguaje terrestre como para que el decodificador acepte−, en pos de que otras razas crezcan.

Eso no significa que ellos sean premiados, pero de alguna manera están cumpliendo esa función.

Esto es lo que quería decir. Porque si no no me cierra, ¿para qué yo, Ron, voy a encarnar mañana en misión como Langar, ya que si encarno como Langar esa encarnación la tengo perdida, y encima corro el riesgo de bajar del 5º plano si destruyo otra gente?

Por lo tanto tendría que estar obtuso para encarnar como Langar y sé de seres de Luz que encarnan como Langar

Interlocutor: ¡No lo puedo creer! ¿Pero cuál es la razón de tal desatino?

Ron Hubbard: Encarnan porque quieren ver cómo pueden elevar al Langar, pero una vez que están prisioneros de ese cuerpo, primero que no tienen memoria reencarnativa, y al no tener memoria reencarnativa ellos lo que quieren es comer, comer, comer, depredar, depredar, depredar…

Los Langar, de chicos, así como el bebé terrestre nace y quiere tomar la teta, ellos comen, comen, comen, porque son depredadores.

Después desarrollan técnicas para viajar a otros mundos y los depredan. Para ellos es normal eso.

Consecuentemente, no tienen manera de evolucionar. Supongo que el Absoluto, a quien respeto y amo, debe considerar a esas razas depredadoras como palos en la rueda y acicate para que otras razas crezcan, de alguna manera.

Interlocutor: La pregunta es si desde el punto de vista del Absoluto todo tiene que tener una causa, tiene que tener una razón, un motivo.

Ron Hubbard: Yo interpreto que hasta los virus o las bacterias de cada mundo cumplen la función de causar enfermedades para que ese ser enfermo aprenda algo.

Pero no quiero entrar en tanta filosofía. Pero tiene que ser algo así, de lo contrario no se explica.

No se explica como mundos enteros sean todos del plano 2º y 3º y sean todos guerreros, porque en el planeta Tierra hay filósofos importantísimos que están a la altura de los seres de Orión 4, como Rah, es decir, Descartes, Platón, Sócrates, etc.

Entonces, ¿por qué en otros mundos −vamos a hablar en términos infantiles− todos son malos?

En un mundo hay todos Grises buenos, en otro mundo hay todos Grises malos… ¿Por qué todos Grises malos? ¿Qué pasa si un Gris dentro del mundo de los “malos” quiere crecer?

Dejemos de lado los Langar porque su mecanismo genético los obliga a comer. Pero hablemos de otros más apaciguados que los Langar, como los Grises malos. ¿Qué sucede si un Gris malo se cuestiona todo, y dice “yo no quiero depredar a otras razas para experimentar, yo quiero dar amor”.

Supongamos que hubiera un mundo con 9000 millones de habitantes, en un mundo de Grises malos, no todos van a experimentar con otros seres, también tiene que haber arquitectos que construyan casas, tiene que haber ingenieros agrónomos, tiene que haber especialistas en naves espaciales, tiene que haber técnicos en antigravedad, porque las naves espaciales se manejan con antigravedad, técnicos en láser, técnicos en disgregadores moleculares, tiene que haber otras ramas.

Tal vez dentro de esos Grises malos haya Grises buenos y que estén cuestionando. Así como nosotros o cuando yo estaba encarnado cuestionaba a gobernantes, ellos también deben cuestionar a gobernantes, pero no pueden hacer nada porque no tienen poder de decisión.

¿Se entiende a dónde yo quiero llegar?

Interlocutor: Totalmente…

Ron Hubbard: Y dentro de los Grises buenos, quizás Espiga 2 o Aldebarán 4, haya también gente perversa. No creo que haya uniformidad. No sé si en Orión 4 serán todos filósofos. Pero sí sucede que en Orión 4 pueden ser todos buenos porque cuando el ser nace, automáticamente su espíritu se cría en un hogar donde todos se brindan con otros, donde saben que la palabra robo no existe, donde saben que la palabra cooperación llena todo y ¿por qué va a tomar otra decisión, si tiene todo?

Interlocutor: ¿Se sobreentiende que solamente alguien que tenga afinidad con los Langar, como son los espíritus del Error, querrá encarnar como Langar?

Ron Hubbard: Pero también puede ser que un espíritu del 4º nivel de Maestría quiera experimentar para ver si puede cambiar a la raza. Aunque no tenga memoria reencarnativa, ese espíritu va a tener inherentemente algo positivo, pero después el instinto lo va a superar e incluso hasta puede bajar de nivel.

Estos son los interrogantes que dejo planteado… Y me retiro porque el receptáculo ya ha dado todo lo que podía dar de sí. Toda mi Luz para ustedes.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

 

Eón: Dentro de la vida de cada ser hay muchas cosas que parecen injustas y tanto encarnados como desencarnados, en su afán de ayudar, dejan de lado el hecho de que esa entidad a la que ayudan puede estar pasando por algo que es kármico, es decir, por lecciones que tiene que aprender.

Entonces, no es que todo sea tan injusto ni que se aprenda siempre mediante el dolor. A veces son karmas, reitero, que la persona tiene que revertir y la lección a aprender ha sido dictada por el libre albedrío de ese espíritu que aun yo tengo que respetar. En este sentido nada es injusto.

La otra pregunta implícita es por qué es necesario que el espíritu al evolucionar levante una octava el universo, es decir, por qué no se ha creado el universo con la octava máxima.

Voy a responder a esto con otra pregunta: ¿y por qué no? ¿Por qué no crear algo imperfecto y dejar que el espíritu goce encarnando, que el espíritu vivencie la encarnación? ¿No sería egoísta de mi parte autoabastecerme  y autocontenerme y ser yo solo y no dejar que haya miles y miles de seres pululando en el universo que es mi manifestación?

Muchos se preguntan la razón de que se haya creado la vida, ¿y por qué no se iba a crear la vida? Muchos también preguntan por qué se creó el universo, ¿y por qué no se iba a crear el universo?, o por qué hay muchos Big Bang, ¿y por qué no iba a haberlos?, o por qué se creó al ser imperfecto, ¿y por qué se lo crearía perfecto?,  o porqué tiene que evolucionar, ¿y por qué no tendría que evolucionar?, o por qué el ser al evolucionar eleva una octava el universo y no se creó el universo directamente con la octava más alta, ¿y por qué no?

Interlocutor: Creo que lo que usted dice es la respuesta más contundente e irrefutable que he escuchado en mi vida… ¿Y la pregunta concreta de Ron respecto a la creación de los Langar, que nunca van a evolucionar?

Eón: Porque a través de ellos aprenden las demás razas.

Interlocutor: ¿Algo similar a los “demonios”?

Eón: Así es. Los Langar sirven de ejemplo de cómo no se debe ser.

Interlocutor: ¿Una respuesta tan simple?

Eón: ¿Y por qué tendría que ser una respuesta complicada?

Interlocutor: Bueno, reconozco que he caído en la trampa de buscar un por qué complicado a todo… ¿Y no es un iluso un ser del 4º o 5º nivel espiritual que encarna en una raza como los Langar, cuando de hecho corre el riesgo seguro de depredar, matar y descender de nivel?

Eón: ¡Seguro que va a descender de nivel si depreda! Pero es el deseo de ese ser de tener esa experiencia. Después ascenderá de nuevo.

Interlocutor: Ésta, entonces, es la respuesta para Ron.

Eón: Sí, totalmente. No hay que cuestionar todo… En realidad, no hay por qué no cuestionar todo, porque de lo contrario quedaría como que yo no permito el cuestionar. Yo doy libre albedrío y de acuerdo con él pueden cuestionar todo, pero también me reservo el derecho de preguntar: ¿y por qué no tal cosa?

Interlocutor: A ver si entendí la idea: hay libertad absoluta otorgada por el Absoluto para cuestionar, pero lo que ocurre es que no hay necesidad de cuestionar todo porque hay cosas que son porque son… ¿Es algo así?

Eón: Correcto… Y con esto doy por concluida la sesión porque el receptáculo está muy agotado por la rapidez con que se ha desarrollado. Un abrazo a todos.

Interlocutor: Hasta luego, Eón, y gracias.

 

 

 

 
 
 
 
 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas