web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

Diálogos con el Absoluto
El decodificador espiritual

SESIÓN DEL 8/3/03

 Médium: Jorge R. Olguín

Interlocutor: Horacio Velmont

Entidad que se presentó a dialogar:  Eón (el Absoluto).

 

 

 Interlocutor: ¿Quién está presente?

Eón: Muchas veces se ha dicho que el todo y la nada son lo mismo, porque, en realidad, desde la nada de la Singularidad he creado el Todo. Dentro de este universo creado existe la energía, ya sea sutil o condensada en forma de materia, y la misma tiene su antítesis.

Como ustedes saben, ya se ha detectado la antimateria y los científicos han especulado matemáticamente que si entrara en contacto con la materia, ambas colapsarían tremendamente. También han hecho pruebas de laboratorio ratificando esa teoría.

Lo que no han llegado a detectar es la antienergía, que es una energía con polaridad negativa. Eso es lo que le da estabilidad y equilibrio a este universo creado.

La importancia de los mensajes que ustedes reciben radica en que los catapultan a la vanguardia de muchos otros grupos espirituales que también investigan sobre diversos temas.

Fue a través de esos mensajes que, por ejemplo, mi receptáculo detectó, como una novedad en el planeta Tierra, que el cerebro era un decodificador que traducía los conceptos de los Maestros de Luz de los planos espirituales. 

Fíjense que ahora, en vuestro Siglo XXI, la ciencia ha descubierto, mediante distintas drogas, la forma de producir modificaciones en el cerebro como para que se logre reducir, en grado apreciable, lo que ustedes denominan peyorativamente “imbecilidad”.

La manipulación del cerebro es una prueba palpable, para aquellos que no creen en el mundo espiritual, de que estos mundos existen, de que hay un concepto espiritual y de que éste puede ser transmitido a través del decodificador.

Incluso se ha llegado a casos donde un paciente con retardo mental, modificado con ciertas drogas, ha cambiado algunos genes y esa persona ha mejorado notablemente la capacidad intelectual y también sus conocimientos.

Si el mundo espiritual no existiera y modificaran la capacidad intelectual de ese ser, como su aprendizaje terrenal fue limitado, su conocimiento seguiría siendo limitado.

Por ejemplo, si yo tengo en una copa pequeña lo que vosotros llamáis vino, y traspaso el líquido a una copa más grande, el contenido va a seguir siendo el mismo, ya que no va a variar por el hecho de que la copa sea más grande.

Interlocutor: Obvio…

Eón: El ejemplo puede parecer muy básico, pero da perfectamente la idea de lo que quiero transmitirles. Si no existiera el concepto espiritual, la modificación del decodificador no debería modificar el conocimiento de ese ser, porque es lo que aprendió hasta ese momento.

Sin embargo se han dado casos muy, pero muy ilustrativos, donde esos pacientes han mejorado notablemente sus conocimientos. Y la única razón es porque precisamente han recibido, a través del decodificador, el conocimiento desde los planos espirituales.  

Interlocutor: ¿Pero los investigadores no se han dado cuenta de ello?

Eón: Se han dado cuenta de la modificación del paciente, pero no de lo que está indicando en realidad. Le dan el crédito del aumento del conocimiento solamente a la mejora de la capacidad cerebral.

Lo que los científicos no llegan a entender es que, aunque la capacidad cerebral mejore, si el paciente tenía una determinada dosis de conocimiento antes del tratamiento, ese conocimiento no tendría por qué ampliarse. Si se amplía es porque, al estar el decodificador más apto, por lógica consecuencia recibe con mayor amplitud el concepto espiritual.

Interlocutor: Está clarísimo.

Eón: Y el mérito lo tiene vuestro grupo porque fue el primero que le dio a la palabra “decodificador” el significado de traductor de conceptos espirituales.

En el decodificador, y esto ustedes ya lo saben, hay dos receptores: uno de ellos es el depositario, por así llamarlo, de la mente analítica, el córtex, porque es el que decodifica todos los conceptos que el espíritu envía. Y el otro, que está cerca del hipotálamo, la amígdala, que es la ejecutora de la mente reactiva impulsiva o emocional.

Ustedes son los primeros, en el planeta Tierra, en tocar ese tema, porque a pesar de que un escritor de otro país, llamado Daniel Goleman, ha escrito sobre el córtex y la amígdala, lo ha hecho solamente desde el punto de vista material, no como receptor de conceptos espirituales.

Interlocutor: ¿Todo lo que usted nos está enseñando es nuevo, que ni siquiera los Maestros sabían, o más o menos se trata de un repaso de conocimientos?

Eón: Algunos de los temas son nuevos, pero otros son conocidos, a veces por los Maestros solamente y en otros casos también por ustedes. La importancia de los temas nuevos está dada porque, precisamente con la enseñanza de avanzada, ustedes pueden deslumbrar a aquellos lectores descreídos a un punto tal como para interesarlos en alguna medida. 

Interlocutor: Esos dos aspectos de los niños, la belicosidad y la indiferencia, que hemos tratado en la sesión pasada, ¿los sabía alguien ya, por ejemplo dentro de la Psicología, o son totalmente una novedad?

Eón: No, nadie se había dado cuenta de esas características. Hay un investigador de fama mundial en vuestro planeta, llamado Piaget, que ha estudiado a los niños, y sin embargo no ha abordado el tema en el sentido en que yo se los he transmitido a ustedes, porque esos dos factores principales, como la belicosidad y la indiferencia, no es un común denominador en los niños de vuestra raza, sino un común denominador en los espíritus del Error.

Y la raza humana misma, en lugar de disminuir su belicosidad y su indiferencia, las va fortaleciendo, sin que ello no implique que muchas veces las disimule.

Interlocutor: ¿En los seres de Luz encarnados también sucede lo mismo?

Eón: En general, sí. Recuerda que en el plano físico los seres encarnados no tienen memoria reencarnativa.

Interlocutor: ¿Es un problema de la encarnación, entonces?

 Eón: No. Es un problema de cada entidad espiritual, porque si el espíritu tiene su interior fuerte no permite que el ego lo domine y, por lo tanto, tampoco cae en tentaciones ni se densifica.

Interlocutor: ¿Pero las entidades de Luz no tienen de por sí un espíritu fuerte?

Eón: No necesariamente. Tú mismo has podido comprobar que hay espíritus de Luz que se dejan seducir por el plano físico y así abandonan misiones, porque les importa más lo mediocre, con el resultado de que bajan de nivel vibratorio…

Interlocutor:  Tengo un interrogante... En este momento me viene a la mente el caso de Lázaro, que fue resucitado por el Maestro Jesús estando literalmente muerto. La pregunta es si hay cierta flexibilidad en las reglas.

Eón: Esa persona pudo ser resucitada porque no era su tiempo de desencarnar. De lo que se trata, generalmente, es de que no se viole el libre albedrío, ya que esto también implica que cada ser encarnado tiene que cumplir su ciclo.

En el caso de Lázaro, es obvio que si este amado Maestro ha logrado que siga en el plano físico, lo pudo hacer porque no era el tiempo de que pasara al plano espiritual.

Interlocutor: ¿Hubo alguna autorización o petición del Maestro a la Energía Crística antes de resucitar a Lázaro o lo autorizó directamente usted?

Eón: Sí, hubo una petición, y ante las circunstancias la Energía Crística consideró que ya estaba dada mi autorización implícita. Lo que ocurre es que estaba dentro de las probabilidades el que esa persona siga en el plano físico.

Hay elasticidad, pero es importante que, en general, las cosas sigan su curso. Cuando hay alguna alteración es porque, en el fondo, hay una posibilidad de evaluación y, por tanto, de modificación.

Pero todo está dentro del libre albedrío, como, por ejemplo, el evitar un accidente, el salvar una vida a nivel médico, o el corregir determinada enfermedad para que un paciente sane.

No se están violando las reglas en el sentido de que se pueda pensar que se cortó el libre albedrío al curar a una persona impidiéndole desencarnar. Simplemente había alternativas y se eligió una de ellas.

   

 

Interlocutor: Está perfectamente claro… Ahora bien, ¿de qué forma podría aprovechar estos contactos con usted para servir mejor? Me refiero, por ejemplo, pidiendo por alguien. ¿Obtendría mejores resultados si en lugar de pedir por alguien a los Maestros se lo pido a usted?

Eón: Puedes pedirlo directamente a los Maestros, pero ten en cuenta que no siempre va a ser escuchado tu pedido porque hay factores que pueden impedirlo, como ser una determinada lección kármica que ese ser tiene que terminar de aprender, y entonces, aunque eleves un pedido, la persona seguirá igual.

Deseo hacer una aclaración sobre los pedidos. Mucha gente cree, por las enseñanzas religiosas equivocadas, que tanto el Absoluto como los seres espirituales de Luz cumplen todos los deseos de los llamados feligreses si éstos piden con fe, y esto es un gran error.

Los seres de Luz tiene por Misión el Servicio y éste se cumple a través de la obra. ¿Pero qué es la obra? ¿Conceder pedidos?  No, la obra es ayudar a que cada ser logre su camino de vida en el plano físico. 

Ya lo dijo mi querido hijo, el Maestro Jesús: “Lo importante no es surtirlos de peces, sino enseñarles a pescar”. Y la mayoría de los feligreses en vuestro pequeño mundo siguen pidiendo peces...

Con respeto a tu comunicación para conmigo, puedes comunicarte con mi Energía. Mi Energía está en ti. Y aquí deseo formular algunas aclaraciones. ¿Por qué hay algunas personas que se elevan en pensamiento y tratan de comunicarse con determinada energía cósmica, sabiendo, consciente o inconscientemente, que esa energía cósmica ya mora en ellos?

Lo que están haciendo, y reitero que también lo puedes hacer tú, es comunicarse con lo que hablamos en la sesión pasada, con el corazón, con el núcleo del Absoluto. Porque volviendo a la parte básica, si esa Energía ya mora en ti, ya estás de por sí comunicado.

Entonces, ¿por qué elevar el pensamiento para tratar de comunicarte con quien precisamente ya estás comunicado? Porque lo que tú estás tratando de hacer es comunicarte con el Núcleo del Absoluto, y eso está perfecto.

A partir de allí, si tú elevas el pensamiento y dibujas en tu decodificador un color blanco azulado, puedes comunicarte con el Núcleo y puedes incluso hasta sanar utilizando tus manos, sin tocar a la persona.

Pero siempre hay que tener en cuenta el libre albedrío. Una persona que tiene un mal físico irreversible, la podrás aliviar pero no curar. Nadie va a recuperar una extremidad perdida, pero sí puedes hasta disolver pequeños tumores utilizando tus manos para la sanación.

No hay necesidad de tocar, bastando que las manos estén a centímetros de la persona. Y eso no va en contra del libre albedrío. Simplemente son opciones que se dan, y opciones hay siempre. Por lo tanto, ésta es una de las ventajas de la comunicación con mi Energía, con el Núcleo del Absoluto.

Interlocutor: Esto queda perfectamente aclarado… Ahora bien, ¿yo tendría que hacer una división entre lo que debería preguntarle a usted y lo que debería preguntarles a los Maestros? Me refiero, obviamente, a que si únicamente le tendría que preguntar a usted lo que no podrían responder los Maestros… ¿o es una cuestión elástica?

Eón:  Es importante que si estos hijos queridos están en función de Servicio, le permitamos que cumplan con esa función. La comunicación en general, entonces, es preferible que sea con ellos. Y a mí pueden recurrir cuando la pregunta sea complicada, como dicen ustedes en el plano físico.

Interlocutor: Entendí perfectamente la idea… Examinando las preguntas que tengo anotadas para hacerle, me surge la duda de si realmente parten de mí… ¿Usted y los Maestros me sugieren, en mi cuerpo causal, las preguntas que debería hacer, siempre, obviamente, respetando mi libre albedrío?

Eón:  Siempre, por supuesto, particularmente porque después te nutrirás con las respuestas.

Interlocutor: ¿Los Maestros de Luz pueden captar mejor la esencia de sus conceptos? Lo pregunto porque supongo que los Maestros captan directamente sus conceptos, en tanto que nosotros en el plano físico tenemos que contentarnos con la traducción que de ellos haga el decodificador del receptáculo. En concreto, lo que quiero saber en realidad es lo siguiente: si yo pregunto a los Maestros sobre algo que usted dijo, y que este receptáculo hipotéticamente no pudo traducir con fidelidad, ¿ellos me lo podrían explicar con más precisión?

Eón: No necesariamente, porque si bien es cierto que los Maestros, al estar desencarnados y no tener decodificador, están 100 % abiertos, no dejan de estar también limitados, porque los espíritus, de por sí, son limitados, y por lo tanto mis conceptos no lo captan en su totalidad.

En definitiva vendría a ser lo mismo, tanto la captación de este receptáculo como el de los Maestros

Interlocutor: La respuesta está perfectamente clara. Ahora quiero preguntarle algo que no me quedó claro de la anterior sesión. ¿Usted, al estar incorporado en este receptáculo, pierde la concepción o la percepción que tiene el Todo?

Eón:  Desde un punto de vista general, no. Pero desde lo particular sí. Pierdo la percepción al estar sincronizado en este espacio-tiempo, pero en cuanto dejo de estar en contacto con el receptáculo, recupero instantáneamente esa concepción o percepción de la Totalidad.

Interlocutor: A ver si entendí: usted, con quien me estoy comunicando, perdió la concepción del Todo?

Eón:  Sí, lo reitero. La razón es que estoy concentrado en lo que aquí ocurre, en este plano espacio-temporal.

Interlocutor: ¿Entonces usted, como partícula del Todo, en este momento no tiene la noción de toda la Creación como un presente?

Eón:  Así es, pero eso no limita los dones del Absoluto.

Interlocutor: Concretando, usted, en estos momentos, como partícula, no puede percibir, por ejemplo, cómo en este momento Jesús es crucificado, cómo Nerón incendia Roma, cómo la biblioteca de Alejandría es quemada… ¿Es así?

Eón: Así es, porque la partícula está aislada, y, por cortesía, contactada únicamente con ustedes. Pero apenas se desconecta, automáticamente se actualiza, para explicarlo de alguna manera entendible.

Interlocutor: ¿Y entonces cómo es que puede contestar preguntas que supuestamente podría contestar únicamente el Todo, por ejemplo qué está haciendo Nerón en un determinado momento de la historia?

Eón: Por la comunicación. La partícula no deja de estar comunicada con el Todo. La comunicación es permanente, pues de lo contrario serían imposibles las respuestas.

Interlocutor: ¿Usted, como partícula, sabe todo, absolutamente todo de mí, sabe todo lo que quiero preguntar, todo lo que tengo anotado en la agenda de preguntas…?

Eón: Así es, pero debo escuchar tus preguntas por una cuestión de respeto a tu libre albedrío Es como el famoso acuse de recibo: si uno no acusa recibo, la otra persona puede afectarse psicológicamente.

Si yo respondiera todo lo que tiene una persona en mente sin que me haga las preguntas, la persona puede sentirse como invadida en su intimidad.

Además, es necesario que la persona descargue haciendo la pregunta. Cuando la persona hace una pregunta, descarga. Y esto para la Psicología es algo nuevo, porque este tema nunca se tocó.

Si tú preguntas, emocionalmente descargas. Si tu interlocutor te contestara antes de que hagas la pregunta, porque intuyó cuál iba a ser, entonces tú no descargas. Ésta es la razón por la cual prefiero que tú preguntes antes de responderte.

Interlocutor: Interesante para divulgar… ¿La descarga se produce con la pregunta y la consiguiente respuesta?

Eón: La sola pregunta ya descarga. Y también descarga cuando la persona escribe en un papel sobre algún problema que haya tenido. Por lo tanto, esta descarga se produce aunque no la hagas con otra persona.

Al volcar al papel el problema es como que ya lo has planteado, y por eso se produce la descarga, e incluso ya puedes, si quieres, dejarlo de lado.

Interlocutor: Aunque es un tema de Dianética y debería preguntárselo al propio Ron Hubbard, lo hago ahora porque puedo olvidarme: ¿no se afecta uno cuando lanza mucha comunicación sin nunca recibir respuestas, o recibirlas quizás muy escasas?

Eón: Sí, puede afectar, pero reitero que el lanzar es como el preguntar, y por lo tanto ya estás descargando. Te afectaría si no pudieras lanzar ninguna comunicación,  porque entonces se te acumularía todo.

El lanzar comunicación no deja de ser una descarga. Obviamente que si hubiera reciprocidad del otro lado sería ideal. Pero, reitero, el solo hecho de enviar comunicación descarga. Esto no quiere decir que te quedes solamente con el lanzar.

Interlocutor: Lo entendí perfectamente… Otro tema sobre el que tengo interrogantes es el de que las artes no siempre se recuperan cuando los mundos desaparecen sin cumplir su ciclo, por ejemplo por una guerra planetaria total, aunque queden archivados en el Registro Akáshico. Si quedan archivados  ¿cómo puede ser que no se recuperen?

Eón: No siempre las artes se recuperan en el sentido de que los habitantes de los planetas usualmente no buscan en el Registro Akáshico para enterarse de ellas.

Interlocutor: ¿Esos Registros están a disposición de todos?

Eón: Así es, están al alcance de todos hasta el Big Crunch. Pero no todos tienen la iniciativa de buscarlos. Por ejemplo, este receptáculo está capacitado para buscar en el Registro Akáshico, incluso de otros mundos, y enterarse respecto a cómo fue su civilización.

Interlocutor: ¿Sin su ayuda?

Eón: Así es, sin mi ayuda. Lo puede hacer perfectamente porque tiene una enorme “antena”, para decirlo de alguna manera. Pero si los habitantes de los mundos no lo buscan, obviamente no lo van a encontrar. Es como un tesoro perdido.

Interlocutor: Entiendo… Otra de las preguntas que tengo para hacerle es con respecto a si el orgasmo –me refiero al orgasmo sexual– de todos los seres encarnados, en todos los mundos, de alguna manera ayuda a la elevación espiritual de la Creación.

Eón: Sí, pero siempre que vaya acompañado de la parte espiritual. De lo contrario es una mera descarga fisiológica y nada más. No cumpliría más cometido que el de esa descarga.

Interlocutor: Está claro. En realidad, yo pensaba que algo así debía ser…

Eón: Haz un par de preguntas más y voy a dejar en libertad de acción a este receptáculo…

Interlocutor: La pregunta que quiero hacerle ahora es con relación a la antimateria… ¿Hay, acaso, un Big Bang negativo?

Eón: No, no hay. Descarta eso...

Interlocutor: ¿Entonces todo es positivo? Es decir, ¿no hay, por ejemplo, un planeta Tierra de antimateria?

Eón: No, ni tampoco universos paralelos de antimateria.

Interlocutor: Quiero hacerle una última pregunta referida a los viajeros del tiempo… ¿Cuál es la razón de su existencia?

Eón: Los viajeros del tiempo tienen la función de corregir los hechos alterados, de modo que la historia original, el cauce primitivo, no se modifique.

Interlocutor: Pero, ¿por qué se alteraría?

Eón: Porque si bien hay una historia trazada, en su transcurso se produjeron modificaciones con la creación de los universos alternos, que después, con nuevas decisiones, quedaron desactivados.

La labor de los viajeros del tiempo, entonces, es que no se modifique el trazado original, por así

llamarlo. Para comprender esto no deben olvidar que para el Absoluto todo es un eterno presente y por lo tanto ustedes ya han vivido esa historia. Esa historia original es la que hay que preservar.

Les mando un saludo a todos.

Interlocutor: Hasta pronto y gracias.

 

 

 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas