web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

EL CIELO RESPONDE

Primera Parte

Niveles de vibraciones espirituales

Jorge Olguin

 

IV

DISTINTOS NIVELES DE VIBRACIONES ESPIRITUALES

“El verdadero Maestro se abstiene de la enseñanza dogmática”.

En referencia a Sócrates.

 
   

Con respecto al universo en sí, nosotros pensamos que es infinito, pero bien podría suceder que dicho universo en su totalidad, desde la partícula más pequeña hasta la galaxia más grande, fueran solo una parte de un universo energético mucho mayor.

En esta realidad suprafísica habría partículas de más alta vibración, pero análogas a las partículas de la materia conocida. Habría ondas de supraenergía, análogas a las ondas de luz visible que percibimos diariamente.

En conjunto, conformarían un mundo de una vibración más elevada, a la que podríamos denominar nivel 2 de vibración espiritual, siendo el  nivel 1  nuestro universo físico.

 

Según la teoría del vórtice, bien podría haber muchos universos suprafísicos en la creación.

Los universos superiores englobarían a los inferiores, puesto que las velocidades mayores “contienen” a las velocidades inferiores.

Como todas las velocidades están centradas en un punto cero en común, podemos llegar a representar dichos universos como esferas concéntricas.

Las esferas interiores representarían a los universos más densos (más lentos) y las esferas exteriores, los universos más elevados (más rápidos).

Por revelación, se sabe que hay seis planos de vibraciones espirituales positivas (del 1 al 6) y dos planos de vibraciones más densas que nuestro universo físico (-1 y -2).

Como los planos se representan como esferas en forma concéntrica, al plano -2 se lo denomina la Octava Esfera.

Hay planos superiores, cuya vibración es infinitamente más sutil: el plano 7, que es donde moran las Energías Crística y Búddhica, y el plano 8, donde habitan los elohim o dioses menores.

Hay incluso planos más elevados, que se acercan al Absoluto, el Dios creador de todos los planos y todos los universos.

El detalle de qué entidades habitan en cada plano es un tema poco conocido, pero muy interesante.

El universo observable es el universo del plano 1. Se sabe por revelación que hay 22 universos paralelos en este plano físico, donde la misma persona puede estar viviendo una vida distinta en cada universo o, incluso, puede no existir en alguno de esos mundos.

En un universo, una persona puede estar casada y en otro puede haber permanecido soltera. En un mundo puede haber llevado una vida exitosa y arrastrar fracasos continuos en otro mundo paralelo. Hay infinitas opciones...

Con los conocimientos actuales, es imposible pasar de un universo a otro. Sin embargo, en diversos estudios de física cuántica, se ha experimentado con partículas elementales y éstas, en un momento dado, desaparecían.

No se transformaban en una forma más sutil de energía. Literalmente desaparecían del campo de observación. ¿Dónde iban esas partículas? Éste es un tema aún no resuelto por los hombres de ciencia, aunque muchos apoyan la teoría de las múltiples dimensiones, que difiere muy poco de la teoría de los universos paralelos.

Volviendo al tema de las vibraciones, sabemos que el nuestro es un universo físico.

Las vibraciones suprafísicas conforman otros planos mucho más sutiles. ¿Quiénes los habitan?

Lo importante es familiarizarnos con algunos términos. Uno de ellos es la palabra thetán.

Científicamente se sabe que el hombre se compone de tres partes:  1)  thetán  (alma o espíritu);  2)  mente  y  3)  cuerpo.

De las tres, obviamente, el thetán es la entidad superior, ya que sin alma el cuerpo no tendría animación ni mente, mientras que sin un cuerpo o una mente, el alma continúa teniendo animación y vida.

El término thetán fue acuñado por L. Ronald Hubbard para referirse al alma o espíritu, y resulta más apropiado utilizarlo para erradicar la concepción errónea de que el hombre “tiene” un alma:  el hombre “es” esa alma.

La palabra thetán proviene de la letra griega theta que, en electroencefalografía, indica un ritmo cerebral más lento y predomina en el nivel de la percepción extrasensorial.

En el plano físico, sólo un 10 % de nuestro thetán anima nuestro cuerpo y nuestra mente. El otro 90 % se encuentra en un plano de vibración superior, el que nosotros llamamos el mundo espiritual.

Cuando desencarnamos seguimos existiendo como thetán[1], ya que éste es inmortal.

Mediante la telepatía (propia o utilizando un médium) es posible comunicarse con cualquier thetán, encarnado o desencarnado.

A través de diversas revelaciones ha sido posible saber que los espíritus habitan distintos planos en el universo suprafísico, según la categoría de Luz que posea dicho espíritu.

Los Espíritus del Error, que son aquellos que han desencarnado con determinado karma, pueden habitar en los planos 2 y 3. Aquellos espíritus que han alcanzado un grado de Maestría, se encuentran en el plano 4. En la vibración siguiente, el plano 5, moran los espíritus que alcanzaron la máxima Luz.

El plano 6 está habitado por los ángeles, que no  sólo están en una frecuencia vibratoria mucho más alta que la del mundo físico que percibimos, sino que incluso vibran en una sintonía más fina que la del mundo de los espíritus.

En el plano 7 moran las Energías Crística y Búddhica, formadas por la Luz y el Amor del Absoluto, aparte de otras energías de Luz que han iluminado a distintos Avatares a lo largo de la historia de nuestra humanidad.

El plano 8 está habitado por los elohim o dioses menores, que fueron los encargados de crear a los distintos seres angélicos, a los elementales de la naturaleza y a los espíritus que moran en los diversos planos de vibración.

Cada eloah o dios menor tuvo una misión determinada en el planeta Tierra. Uno de los más conocidos fue Jehová que, para poder comunicarse telepáticamente con los hombres tuvo que descender parte de su esencia del plano 8 al plano 4.

En realidad, parte de sí mismo vibró más lentamente, descendiendo automáticamente a la 4ª vibración, mientras el resto de su esencia se mantuvo en su plano original.

Así pudo contactarse con Moisés. De otra manera su vibración hubiese sido tan alta que nunca se habrían captado sus mensajes.

El antiguo pueblo judío llegó a confundir a Jehová con el Absoluto, hasta que Ieshu ben Iosef, más conocido como Jesús, nos describió al verdadero Padre, diciéndonos que Él es todo amor, toda comprensión y que no castiga, porque el avance hacia la Luz o el retroceso hasta la Oscuridad, tiene un mecanismo mucho más simple y más sutil.

Si un espíritu de Luz es invadido por el ego, estando en el plano 5 de vibración, nadie lo expulsa de ese plano a una vibración más baja. Ante cualquier atisbo de ego, ese espíritu empalidece y la misma Luz del plano que habita “se le hace incompatible” y, en forma automática, desciende de nivel.

En los niveles 2 y 3, los espíritus no sufren las necesidades físicas del nivel 1, pero sí atraviesan otro tipo de necesidades generadas por su ego. Por ejemplo, necesidad de notoriedad, que les trae aparejadas fuertes ansias de poder.

Así, buscan someter al espíritu más débil. Se cargan de su energía, ignorando que el Absoluto tiene su Luz disponible para todas sus criaturas.

A su vez, se rebelan contra las entidades que tratan de someterlos a ellos. Arman grandes legiones y protagonizan luchas tremendas en esos planos de vibración.

Al encarnar en el plano 1, muchos de esos espíritus siguen la rebeldía en el universo físico y, en vez de evolucionar, retrasan más y más su camino hacia la Luz.

Al desencarnar, la deuda kármica que generaron es mayor que la que habían traído. Y en muchos casos su caudal negativo es tanto que esos espíritus descienden al plano -1, llamado el plano de la Soledad.

En esa vibración negativa, el aprendizaje es tremendo. Están rodeados de la más absoluta soledad. Aparte, la luz, que invade a todos los planos de vibración positiva, no existe en ese nivel.

No importa la cantidad de espíritus que moren en el plano -1: no se pueden comunicar entre ellos.

Cada entidad tiene el libre albedrío para desplazarse en cualquier dirección. Sucede que no llega a ningún destino. El vacío en ese nivel es tan notorio que el espacio del plano 1 agobiaría en densidad.

Así como no hay luz, tampoco hay sonidos, El silencio se hace palpable. No hay encierro, pero una libertad sin comunicación visual, auditiva o telepática se hace insoportable.

Cabe aclarar, por otra parte, que las comunicaciones visuales o auditivas no son iguales que en el plano físico.

En ese nivel, como en los otros niveles, la única manera de subir de vibración es a través de un cambio de actitud e identificarse con una verdadera vocación de servicio, sin alimentar el ego con rencores.

Hay otra vibración más baja: el plano -2, conocida como la Octava Esfera, teniendo en cuenta que los distintos universos suprafísicos son como esferas envolventes y son 8 los planos espirituales: desde el plano -2 al plano 6.

La Octava Esfera es habitada por entidades espirituales que alcanzaron el límite de la crueldad.

Según una rama de la doctrina teosófica, los espíritus que son confinados por su gran crueldad en esa zona misteriosa llamada la Octava Esfera, pueden ser separados del origen de su ser, para ser allí desintegrados y sus partículas diseminadas en el vacío absoluto. Sería el fin del Mago Negro.

Por revelación, se sabe que no es así. El Absoluto nunca condena eternamente, pues dentro de Su Esencia se encuentra la Divina Misericordia [2] y todas las entidades espirituales siempre tienen una nueva oportunidad de recomenzar el camino evolutivo hacia la Luz. Y se evoluciona con enseñanza, no con castigo. No existe el fuego eterno.

En el plano -2 el dolor se siente magnificado, pues cada entidad que habita allí puede palpar el sufrimiento de todos los espíritus del error y lo vive como propio.

No se puede describir con palabras esa sensación tan agobiante. El espíritu aprende a compartir el dolor. Se da cuenta de que hay muchos que sufren tanto o más que él. Y al final deja de pensar en su dolor para tratar de calmar el dolor ajeno. Con esa actitud, automáticamente eleva su vibración y asciende de nivel.

Otras informaciones equivocadas decían que la Octava Esfera destruía por completo la esencia del mal. No la destruye, la transmuta..., pero la transmuta porque el espíritu aprende su lección.

La mayoría de los Espíritus del Error habitan en los planos 2 y 3. Su aprendizaje en esos planos es lento y por eso vuelven a encarnar. De esa manera tienen la oportunidad de evolucionar de una forma más rápida.

Claro que el riesgo es grande, pues ningún espíritu encarnado recuerda sus vidas anteriores, como tampoco tiene memoria de sus vivencias en los planos suprafísicos. Y en lugar de evolucionar puede seguir cometiendo errores, generando un karma mayor que el que trajo al plano físico.

En el plano 4 moran los espíritus que lograron ascender al grado de Maestría, eliminando el ego por completo y asumiendo su vocación de servidores. Son entidades que dedican todo su tiempo a servir a sus semejantes, pues carecen de necesidades propias.

También buscan orientar a aquellos espíritus que han perdido el rumbo hacia la meta evolutiva.

El plano 5 está habitado por Espíritus de Luz. Son entidades de una vibración tan elevada que “su brillo” se destaca del de otras almas de menor nivel.

Su misión no solo es Servir, sino también guiar a sus semejantes.

Por encima de los Espíritus de Luz está el mundo angélico. Es el plano 6 del universo suprafísico y los seres que viven en él son los tan conocidos ángeles.

Otro tema muy interesante es el de las tan nombradas almas gemelas.

Siempre nos han enseñado que las almas gemelas eran las dos mitades de un alma que se buscaban para volver a unirse. Lamentablemente, eso es crear en el ser humano una dependencia afectiva. La realidad es todo lo contrario de lo que enseñan en las clases de autoayuda.

También nos explicaban que las almas gemelas eran dos almas tan iguales que, cuando encarnaban en el plano físico, siempre eran de distinto sexo para poder ejercer una atracción recíproca.

De esa manera nos enseñaban a necesitar, a ser dependientes de un amor personal. No entendían que, al no necesitar, podíamos usar toda nuestra energía de amor para dar al otro.

Al mostrarnos la teoría de esa manera nos indicaban todo lo contrario del genuino camino espiritual, que explica que el verdadero amor no necesita, porque es Amor de Servicio.  Ése es el Amor impersonal. Porque el amor personal que damos y recibimos a diario se alimenta de emociones negativas difíciles de

controlar, de dudas, de celos, de diversos roles de control entre uno y otro protagonista de ese sentimiento. 

Por el contrario, el Amor Impersonal no intenta manipular ni busca dominar a la persona a la que va dirigido ese afecto, sino que trata de serle útil...  pues no importa uno, sino el otro.

Pero para brindar ese amor tan excelso, tan elevado, no es necesario buscar la excusa de que somos la mitad de un todo y que la otra mitad es aquel ser a quien tenemos que amar.

Gracias a Dios, la respuesta es más sencilla y menos egoísta. Porque, en realidad, las almas gemelas no son dos partes de un mismo espíritu. Tampoco son necesariamente espíritus de distinto sexo, pues los espíritus no tienen sexo.

La teoría espiritual explica que las almas vibran en forma sutil o en forma densa, de acuerdo a su altruismo o egoísmo.  Cada vibración es distinta a la otra, casi siempre.  Pero hay espíritus que tienen vibraciones afines.

Destaco que hay almas que vibran en la misma sintonía. Son espíritus cuya vibración está en resonancia.

Si dichos espíritus fueran sonido, se podría decir que son ondas acústicas de la misma frecuencia y amplitud.  Ésas son las almas gemelas.

La definición correcta es que las almas gemelas son espíritus que vibran en un acorde determinado, producido en repercusión con otro espíritu.

Es muy importante aclarar otro equívoco. Hay otra creencia errónea que sostiene que las almas gemelas siempre son dos. Esto no tiene que ser necesariamente así, ya que puede haber muchos espíritus que vibren en una misma frecuencia.

Creer que solamente dos son las almas que pueden estar en resonancia entre sí es limitar la afinidad de los espíritus.

De todos modos, es importante destacar que en los Espíritus de Luz la afinidad es matizada por un amor impersonal y no  por un sentido de posesión.

Por ejemplo, el Maestro Jesús vibra en resonancia con su discípulo amado Juan Zebedeo, que antes había encarnado como Ananda, primo de Siddharta Gautama.

Pero las almas gemelas no necesariamente están en un plano de Luz. Hay espíritus regidos por la crueldad que se encuentran en los planos más densos... y también son afines entre ellos. No se conocen entre sí, pero se comportan de la misma manera. Poseen la misma mezquindad, tienen similar egoísmo y hasta su carácter es parecido. Pero, a diferencia de los espíritus de Luz, estas almas aun siendo compatibles, pueden llevarse mal entre ellas.

Esto demuestra que no siempre las almas gemelas se aman entre sí... ¡aquellos espíritus invadidos por el ego sólo se aman a sí mismos!  Eso lo vivimos comprobando diariamente.

Con respecto a las afinidades, las almas gemelas solo tienen afinidad verdadera en los planos de Luz, porque en los planos inferiores, su resonancia no es garantía de compatibilidad.

Lo satisfactorio es que todos tenemos más de un alma gemela a la nuestra.  Si vibramos en Amor, podremos percibir esas almas y,  a la vez, seremos percibidos.

Antes de referirme a las entidades angélicas del plano 6, quiero acotar muy brevemente el ciclo del  eloah  Jehová, que moraba en el plano 8.

Fue elegido por el Absoluto para conducir a la raza humana a un ciclo preparatorio, para luego señalar a los hombres el camino de la perfección espiritual.

Debió bajar al nivel 4 de vibración para poder comunicarse telepáticamente con Moisés y Aarón.

La Energía Crística, también conocida como El Cristo, que en aquel entonces era el Logos Solar, fue autorizado para nominar a Jehová el nuevo Logos del planeta Tierra.

El eloah Jehová se destacaba por su poder de comunicación. Por eso fue escogido por El Creador.  Con el tiempo, fue alabado y venerado por el pueblo judío.

 JERARQUÍAS SOLAR Y PLANETARIA

(EN LA ÉPOCA BÍBLICA DEL ANTIGUO TESTAMENTO)

Supervisadas por

ABRAXAS (Logos Dimensional)

LOGOS SOLAR

El Cristo - Redención

LOGOS PLANETARIO

Jehová - Poder

8 ESPÍRITUS MAESTROS

(5ª  iniciación jerárquica)

Maestro Jesús - Amor-Sabiduría

Siddharta Gautama - Iluminación-Equilibrio

Maestro Confucio - Servicio-Instrucción

Maestro Lao Tsé - Voluntad-Perseverancia

Johnakan Ur-el (Juan Zebedeo) - Devoción-Idealismo

Maestro Hilarión - Investigación espiritual

Maestro Serapis - Investigación angélica

Maestro Djwal Khul - Dedicación-Sanación

2 ESPÍRITUS MAESTROS COMPLEMENTARIOS

Maestro Saint Germain - Magia ritual y ceremonial

Maestro Kuthumi - Filantropía

El drama fue que, en su interior, Jehová no tenía tanto poder como el que manifestaba. Fue abordado por miles de espíritus del error que, aprovechando el nivel más bajo al que voluntariamente había descendido el eloah, decidieron tentarlo para que perdiera el control de la misión que le había sido encomendada.

Lo lograron... Jehová fue invadido por el ego, fue dominado por la ira cuando amenazó con venganzas a las tribus que no le hacían caso. También fue débil cuando se dejó llevar por impulsos primarios al castigar con saña las conductas humanas, se dejó manipular por un demonio cuando sometió a Job a terribles sufrimientos, perdió el control de sí mismo cuando destruyó ciudades y masacró pueblos que no lo veneraban.

De todas modos, en esa época era el Logos Planetario y no había más verdad que la suya.

Su lenguaje era el temor y no el amor. Por eso los hombres tenían una imagen distinta del Creador. Una imagen vengativa, intolerante... que priorizaba el castigo sobre la misericordia.

Después,  surge en el plano físico esta importante figura llamada Siddharta Gautama que, al ser iluminado por la Energía Búddhica, encuentra el equilibrio espiritual y enseña a superar el sufrimiento.

Pero como el Sendero del Iluminado no pone como condición indispensable la aceptación de un Ser Supremo, la imagen de un Dios tiránico y caprichoso persiste, hasta que encarna Jesús...

Ese espíritu tan evolucionado nos enseña que El Padre es todo Amor, que todos los hombres pueden acceder a Su Reino, que cada persona evoluciona según sus actos.

Cuando a la edad de 32 años Jesús termina de elevarse al recibir en su espíritu parte de la Energía Crística, su ser ya está preparado para transmitir el Mensaje del Padre.

Un capítulo para destacar es cuando Jesús se encuentra con la samaritana en el pozo de Jacob y ésta le pregunta:

·         ¿Dónde puedo adorar a Dios? Porque nuestros padres lo adoraron en este monte y los judíos lo adoran en Jerusalén, en la sinagoga.

Jesús le responde:

·         Debéis adorar al Padre en el espíritu de cada uno, porque Dios es espíritu.

Cuando Jesús desencarna, opta por descender a la Octava Esfera donde, al igual que en el plano físico, comparte el dolor de los demás.

Luego, asciende directamente a la vibración 4ª , nivel de Maestría, y le es comunicado el nombramiento cono nuevo Logos Planetario, en reemplazo del eloah Jehová.

Obviamente, las virtudes del Maestro Jesús son el Amor y la Sabiduría.

JERARQUÍAS SOLAR Y PLANETARIA

(EN EL MOMENTO QUE JESÚS LLEGA A LA VIBRACIÓN 4a)

Supervisadas por

ABRAXAS (Logos Dimensional)

LOGOS SOLAR

El Cristo - Redención

LOGOS PLANETARIO

Maestro Jesús - Amor-Sabiduría

7 ESPÍRITUS MAESTROS

(5ª iniciación jerárquica)

Siddharta Gautama - Iluminación-Equilibrio

Maestro Confucio - Servicio-Instrucción

Maestro Lao Tsé - Voluntad-Perseverancia

Johnakan Ur-el (Juan Zebedeo) - Devoción-Idealismo

Maestro Hilarión - Investigación espiritual

Maestro Serapis - Investigación angélica

Maestro Djwal Khul - Dedicación-Sanación

2 ESPÍRITUS MAESTROS COMPLEMENTARIOS

Maestro Saint Germain - Magia ritual y ceremonial

Maestro Kuthumi - Filantropía

El nombre del Maestro Jesús cuando encarnó era Ieshu ben Iosef, pero su nombre espiritual es Ien-El, así como el de Juan Zebedeo es Johnakan Ur-el, y está actualmente en el mismo plano de vibración que su Maestro.

Cabe aclarar aquí que estando la persona encarnada, sus actos positivos o negativos pueden incidir para que su thetán, es decir, su parte espiritual que queda en su plano, “empalidezca” o “brille” más en su esencia.

La parte terrenal puede contagiarle soberbia, ansias de poder, etc. y si la persona realiza actos que rocen la crueldad extrema, su thetán puede descender de nivel al ser menos sutil su vibración.

En este caso el karma que genera esa persona es tan grande que ya no puede ser revertido ni transmutado en esa vida.

Mil años después que Jesús reemplazó al eloah Jehová como Logos Planetario, el Maestro del Amor asciende a la 5ª vibración y es nombrado Logos Solar, mientras que El Cristo pasa a ser el nuevo Logos Dimensional en lugar de Abraxas.

El  sendero espiritual de la Galaxia también es modificado y la Energía Búddhica es nominada Logos Galáctico.

JERARQUÍAS SOLAR Y PLANETARIA

Supervisadas por

EL CRISTO (Logos Dimensional)

y El BUDDHA (Logos Galáctico)

LOGOS SOLAR

Maestro Jesús - Amor-Sabiduría

LOGOS PLANETARIO

Sanat Kumara - Conocimiento

7 ESPÍRITUS MAESTROS

5ª iniciación jerárquica

Siddharta Gautama - Iluminación-Equilibrio

Maestro Confucio - Servicio-Instrucción

Maestro Lao Tse - Voluntad-Perseverancia

Johnakan Ur-el - Devoción-Idealismo

Maestro Hilarión - Investigación espiritual

Maestro Serapis - Investigación angélica

Maestro Djwal Khul - Dedicación-Sanación

2 ESPÍRITUS MAESTROS COMPLEMENTARIOS

Maestro Saint Germain - Magia ritual y ceremonial

Maestro Kuthumi - Filantropía

Sanat Kumara es denominado Logos de la Tierra, bajo la dirección del Maestro Jesús, el Logos Solar. Se cree que Kumara había sido Logos del planeta Venus y llegó al nuestro descendiendo en la misteriosa ciudad de Shambhala, situada al norte del actual Tibet.

Fundó la civilización de Lemuria y, cuando ésta desapareció, Sanat Kumara quedó como guía espiritual del planeta y controlaba la evolución de la raza humana.

Tuvo tres grandes lugartenientes: Sanaka, Sanándana y Sanátana, de altísimo nivel espiritual.

La virtud de Sanat Kumara es el Conocimiento. En la época actual, el nuevo Logos Planetario es Siddharta Gautama, cuyas virtudes son Iluminación y Equilibrio.

JERARQUÍAS SOLAR Y PLANETARIA

(COMPOSICIÓN ACTUAL)

Supervisadas por

El CRISTO (Logos dimensional)

y EL BUDDHA (Logos Galáctico)

LOGOS SOLAR

Maestro Jesús - Amor-Sabiduría

LOGOS PLANETARIO

Siddharta Gautama -Iluminación-Equilibrio

7 ESPÍRITUS MAESTROS

5ª iniciación jerárquica

Maestro Confucio - Servicio-Instrucción

Maestro Lao Tsé - Voluntad-Perseverancia

Johnakan Ur-el (Juan Zebedeo) - Devoción-Idealismo

Maestro Djwal Khul - Dedicación-Sanación

Sanat Kumara - Conocimiento

Maestro Hilarión - Investigación espiritual

Maestro Serapis - Investigación angélica

2 ESPÍRITUS MAESTROS COMPLEMENTARIOS

Maestro Saint Germain - Magia ritual y ceremonial

Maestro Kuthumi - Filantropía

[1] En rigor, la palabra thetán es más apropiado utilizarla para denominar al espíritu (el 90 que queda en su plano vibratorio de origen) cuando se encuentra encarnado, y llamarlo directamente "espíritu" cuando no está encarnado, es decir, cuando está íntegro en su 100 %.

[2]  La Misericordia Divina es la virtud del Absoluto de permitir la evolución del espíritu. No confundir con el  perdón,  pues Dios no necesita perdonar porque no castiga.

 

 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas