Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

EL CIELO RESPONDE

Segunda Parte

Sesiones del mes de junio de 1997

Jorge Olguin Con la colaboración del Prof. Horacio  Velmont

 

SESIÓN  DEL  1/6/97

Médium: Jorge R. Olguín

Interlocutor: Horacio Velmont

 
   

Entidades que se presentaron a dialogar:  Johnakan Ur-el (Juan Zebedeo).

Interlocutor:  ¿Quién se presenta a dialogar?

Johnakan:  Soy Johnakan Ur-el.  Deseo agregar algunos conceptos a la comunicación anterior.

Es importante que cada persona tome conciencia de la misión a cumplir. El servicio hacia los demás es la forma más directa de encontrar el sendero evolutivo, pero no traten de buscar su propio beneficio, pues acarrearán karmas negativos. Aquel que solo piensa en sí mismo lo único que consigue es cortar los lazos que lo unen con la meta buscada. Y así se aleja del camino de la Luz, del camino de la Verdad.

 

Una de las principales falencias de algunos grupos, supuestamente espirituales, es que algunos de sus integrantes solo buscan su bienestar, tanto económico como de información. Dejan de lado la colaboración y acentúan las críticas a los que tratan de apuntalar la misión, porque no están de acuerdo con la manera en que explican las cosas o porque no coinciden en la forma de proceder.

La misión espiritual tiene que ser vista como un gran bote, donde todos sus tripulantes deben remar para el mismo lado.

Aquel que posea más conocimiento es el que tendrá mayor responsabilidad, pues deberá volcar el mismo para beneficio del que quiera aprender.

Hasta todo momento.  Les dejo todo mi Amor.

SESIÓN  DEL 4/6/97

Médium: Jorge R. Olguín

Interlocutor: Horacio Velmont

Entidad que se presentó a dialogar:  Maestro Jesús (Logos Solar).

Interlocutor: Estamos listos para recibir los mensajes...

Maestro Jesús: Gozoso de estar nuevamente con ustedes.  Soy  Ieshu ben Josef.  Para ustedes, el Maestro Jesús.

Interlocutor: Lo saludo, Maestro, y escucho su mensaje.

Maestro Jesús: Vine expresamente para efectuar algunas aclaraciones necesarias con respecto a los niveles vibracionales. Hay seis planos espirituales de vibración, en positivo, empezando por el nivel 1, que es el de los seres encarnados, es decir, el nivel físico. Siguen los niveles espirituales 2 y 3, que son planos del Error, el plano 4, que es un nivel de Maestría, y el plano 5, donde moran los espíritus de máxima Luz. El plano 6 pertenece al mundo angélico.  Este plano, en realidad, no está por encima del plano 5, pero dando un ejemplo terrenal: un delfín y un elefante conviven en el mismo plano, pero en distinto hábitat.

Además, hay dos niveles inferiores al plano físico: El nivel –1, que es una vibración donde el espíritu está completamente aislado y el nivel –2, donde cada espíritu comparte el dolor de todos los demás espíritus que habitan en ese plano.  Esa vibración tan densa  es llamada también la Octava esfera [1].

Aparte, existe el nivel vibracional 7, donde habitan las Energías Divinas  y el nivel vibracional 8, de los Elohim o dioses menores.

En vida, estando encarnado, hace casi dos mil años, la Energía Divina que me comunicó con mi Padre era el Cristo, en ese entonces, el Logos Solar.

Hay mucha mala información cuando dicen que el Cristo era el Logos Planetario,  pues ese cargo lo tenía entonces el Eloah Jehová.  El Cristo era Logos Solar y estaba en aquel entonces a cargo de todo el sistema planetario. El Logos Dimensional era la Energía Divina Abraxas.

El Eloah Jehová, cuyo nivel de vibración era el 8º, envió parte de él al plano 4º para poder facilitar su comunicación con los seres encarnados. Así fue como se comunicó telepáticamente con Moisés. Lamentablemente, el ser humano no tenía otra forma de comunicación espiritual y confundió a este Eloah con el Padre. Como agravante, Jehová tuvo muchísimas desviaciones de conducta e incurrió en actitudes despóticas con los seres encarnados, rozando a veces los límites de la crueldad.

Interlocutor: ¿Fue bajado de nivel?

Maestro Jesús: No, en los planos espirituales no hay alguien encargado de subir o de bajar de nivel de vibración a los que se portan bien o mal. Las propias entidades pueden ascender o descender, de acuerdo a su comportamiento, pues éste las vuelve más sutiles o más densas.

Más, en el caso de un Eloah, pertenece al plano 8º y no puede bajar de nivel. Pero al no ayudar a la humanidad a elevarse espiritualmente en dos mil años, esta sola circunstancia ya es bastante retroceso en una entidad como Jehová... ¿O no?

Interlocutor:  Maestro... ¿qué pasó con usted cuando desencarnó?

Maestro Jesús: Cuando desencarné le pedí con todo mi Amor al Padre que me permitiera descender a la Octava esfera para compartir el dolor de las entidades que habitaban ese nivel y aliviar su sufrimiento. Inmediatamente después fui al nivel 4º de Maestría y me fue comunicado el nombramiento como nuevo Logos Planetario.

Mil años después de desencarnar, tuve la dicha de ascender a la 5º vibración  y fui nombrado Logos Solar.

A su vez, la Energía Divina, el Cristo, pasó a ser el nuevo Logos Dimensional en lugar de Abraxas.

Interlocutor: ¿Cuál es la función de un Logos Dimensional?

Maestro Jesús: El Logos Dimensional no solamente orienta el destino de todos los sistema estelares de esta galaxia, sino también de los sistemas estelares de todas las galaxias del universo físico. Y también puede comunicarse con los demás Logos Dimensionales que habitan los 22 universos paralelos.  Los Logos Dimensionales son, además, mensajeros directos del  Altísimo.

Otra errónea información es que cierta parte del cristianismo ortodoxo, llamado Catolicismo, dice que yo soy  un integrante de la Trinidad.

¡Nada más equivocado! Soy un hijo del Absoluto, como todas las personas que moran en cualquier mundo [2].

Interlocutor: Maestro, ¿por qué se comenta que al desencarnar descendió al  infierno?

Maestro Jesús: Se comenta que descendí a ese inventado infierno porque, como dije antes,  pedí bajar a la  Octava  Esfera,  la vibración –2.

Sepan que ese plano es el sitio más denso de la Creación, donde moran los espíritus que tienen una extrema crueldad. Allí pueden palpar el dolor de los otros espíritus y cada uno lo vive como propio. Es un estado de gran agobio, hasta que cada entidad entiende que todos sufren por igual y aprenden a compartir el dolor.

Sepan  que ningún espíritu es igual a otro. Por el libre albedrío que otorga el Padre, cada espíritu puede optar por servir, amar, compartir o vivir para sus semejantes. También puede elegir someter, dominar, absorber, confundir, dañar o vivir de los otros espíritus.

Aquel que vive del otro, aquel que somete al otro, que se sumerge en equivocaciones permanentes, en error, en maldad, puede bajar a la Octava Esfera.

Pero también hay una equivocación en esto. Se pensaba que la Octava Esfera era un centro dimensional energético tan negativo, que el espíritu cruel que llegaba allí, se desintegraba con la energía cósmica.

No es real,  porque el espíritu es inmortal, no muere. Y aparte, el Padre  jamás permitiría que se destruyera ninguna vida. El mal se transmuta, no se destruye

Interlocutor:  Entonces... ¿La Octava Esfera no es el fin del mago negro?

Maestro Jesús:  Es la transmutación del mago negro. No hay destrucción ni fuego eterno.

Cuando yo pedí ir a la Octava esfera era porque necesitaba vivir las experiencias de aquellos que sufrían.

Interlocutor:  Ahora entiendo por qué se escribió: “...Y descendió a los infiernos”. ¿Cuál fue su actividad allí, Maestro?

Maestro Jesús: Calmé pesares, cerré heridas, di consuelo, pero estaban tan ciegos —no de la vista, sino espiritualmente— que no escuchaban ni tomaban conciencia de lo que les transmitía.

Me tenté y traté de seguirles brindando esas perlas, contradiciendo lo que les había dicho a mis seguidores, al ver tanto dolor. Después reflexioné y pensé que solamente la Misericordia Divina de mi Padre puede llegar a inducirlos a que se eleven lentamente y dejen de retorcerse en la agonía.

Interlocutor:  Está clarísimo, Maestro.

Maestro Jesús: Otro de los errores de concepto es creer que cuanto más alto es el nivel de vibración, menos se sufre. Es todo lo contrario. Pero, obviamente, en los planos de Luz no se sufre por equivocaciones propias, sí por los errores ajenos, por las equivocaciones de los seres que están en vibraciones densas, queriendo manipular a otros seres de su misma vibración para beneficio propio.

En el nivel 5º de vibración espiritual tenemos mucha tarea. Se vive para Servir, con muchas entidades que sienten que la meta es compartir, que disfrutan el ver felices a otros, que gozan con la alegría de los demás, pero no todo es dicha. También se sufre por el dolor de aquellos que les domina el ego. Penamos por aquellos que sólo piensan en dominar.

Sabemos que el sufrimiento no es para siempre. Ya fue dictado a este receptáculo que habrá una gran comunión con el Padre, sin perder la individualidad, para poder gozar en El. Y así será.

Los dejo  y  estoy con vosotros,  siempre.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias por los mensajes. ¿Alguna entidad más desea dar una orientación?

Johnakan: Les habla Johnakan Ur-el. Ratifico las palabras de mi amado Maestro y agrego: Cuando se sufre en los planos de Luz se sufre por empatía. Envolvemos con nuestro Rayo al espíritu del Error que se halla en crisis y tratamos de consolarlo. No siempre lo logramos, pues hay espíritus que se rebelan por soberbia y no permiten ser ayudados.

Eso mismo sucede también  en el plano físico. Hay muchas personas que creen poseer la verdad absoluta y no escuchan ninguna orientación. Otras directamente tienen mala intención y, guiadas por el ego, hacen una crítica destructiva contra aquellos que sólo buscan servir.

Hay todavía mucho por hacer, pero no solamente transmitiendo la palabra, sino mediante la obra.  Porque la palabra sin la acción es estéril, es como la flor sin aroma.

Es necesario que todo lo que se proyecte, se lleve después a cabo. Nada se podrá lograr sin sacrificio, pero sabemos que el sendero del Bien es un camino con espinas. Nunca rehuyan un compromiso,  nunca dejen de responder a un pedido de ayuda. Tampoco ignoren la palabra dada, porque el honor es primordial.

No dejen nunca de adquirir conocimiento, porque cuanto más conocimiento tengan, más van a poder transmitirlo a los otros. Y nunca mezquinen lo que sepan, porque el conocimiento que no se da se pudre dentro de la persona mezquina. El compartir también es Servicio.

Con todo mi amor se despide de ustedes Johnakan Ur-el.

SESIÓN  DEL  14/6/97

Médium: Jorge R. Olguín

Interlocutor: Horacio Velmont

Entidad que se presentó a dialogar:  Johnakan Ur-el (Juan Zebedeo).

Interlocutor: Estamos listos para comenzar...

Johnakan: Soy Johnakan Ur-el y estoy nuevamente con ustedes para contestar algunas de las preguntas que quedaron pendientes en la última sesión.

Interlocutor: Yo tengo hechas a máquina una serie de preguntas. ¿Ustedes pueden usar la telepatía para conocerlas?

Johnakan: La telepatía está limitada a la comunicación y solo se puede llevar a cabo si las partes “abren su mente” y permiten el intercambio de ideas.

Estamos pendientes de las cosas que hacen en vuestro plano, pero no nos metemos en lo que no nos importa.  Ayudar no significa inmiscuirse.

Interlocutor: ¿Siempre están cerca nuestro las entidades de Luz?

Johnakan: No en todos los casos. Podemos estar en misión en distintos lugares y no siempre llegar a tiempo a determinada emergencia espiritual.

Debes saber que son muchos más los espíritus del Error que las entidades de Luz y es imposible que orientemos a todos aquellos que están desesperanzados.

Tú eres importante para nosotros, todos son importantes para nosotros y les prestamos la misma atención que a ti. Mas en el caso de optar entre dos personas que precisen ayuda, elegimos al caso que consideramos más grave.

Interlocutor: Es una enorme responsabilidad.

Johnakan: Sí, pero lo tomamos como una bonificación. Recuerda que en nuestro plano, el único goce es el Servicio.

Puedes hacer las preguntas.

Interlocutor: Bueno, comienzo. Mi guía personal del destino, cuando estaba con otro médium, era Urgerón, una entidad perteneciente al reino dévico...

Johnakan: Hay una nueva entidad que actuará como tu guía. En estos momentos está siendo instruido —para utilizar una palabra terrenal— al respecto, junto con tu thetán.

Interlocutor: ¿A qué se debe el cambio?

Johnakan: A que estás por emprender una nueva misión. Y tu nuevo guía es el más indicado para orientarte en este nuevo emprendimiento espiritual. Ten en cuenta que, si tienes éxito en el camino a recorrer (que será arduo), tu thetán puede ascender de nivel. Por el contrario, la persona que actúa con egoísmo “empalidece” a su thetán y lo hace  trastabillar.

Interlocutor: ¿Nosotros podemos hacer eso?  ¿Podemos influenciar a nuestro thetán?

Johnakan: Sí, porque ese thetán al que te refieres no dejas de ser tú mismo. El thetán es el alma: un 10% está en tu parte encarnada y el otro 90% se encuentra en su plano espiritual. Pero ambos son uno. 

Puedes contagiarle ansias de poder,  soberbia y,  aunque esté en un nivel de vibración elevado, puede descender a un nivel inferior, contaminado por la conducta de la parte encarnada.

Es importante aclarar que si un espíritu desciende de nivel, no lo hace por que sea erradicado del mismo, sino porque al ser su vibración más densa,  automáticamente se le hace incompatible ese plano.

Interlocutor: Si el thetán desciende de nivel, estando su  10 %  encarnado... ¿qué sucede con esa persona?

Johnakan: Si el thetán desciende de nivel por conducta egoísta de la persona encarnada, la parte física genera un enorme karma y, prácticamente es muy difícil que en esa vida la persona revierta su destino.

Interlocutor: O sea, llevaría el karma a otra encarnación.

Johnakan: Así es.

Interlocutor: Y cuando el thetán sube de nivel porque la persona realizó obras altruistas... ¿Qué sucede con la parte encarnada?

Johnakan: Si eleva su vibración por obras del plano físico, la recompensa viene por añadidura, pues al carecer de ego, vive para brindar Servicio y los caminos de esa persona mejoran notablemente.

Interlocutor: Desearía hacer algunas preguntas con respecto a distintas terapias.

Johnakan: Está bien, hazlas.

Interlocutor: En Cienciología, nosotros tenemos un grado o nivel máximo que se denomina O.T. 15, es decir Thetán Operante 15 [3]. Tu receptáculo, es decir, tu parte encarnada,  ¿qué grado tiene?

Johnakan: Es un thetán operante 14.

Interlocutor:  Está cerca del nivel máximo.

Johnakan: Sí, pero como dicen en el plano físico: aún tiene mucho camino por recorrer. Supongamos que desde el  O.T. 1 al O.T. 14 haya 10 sub niveles por grado, o sea, en total 140 sub niveles. Pues bien, del  O.T. 14 al  O.T. 15  hay  20 sub niveles.

Es decir que el salto para llegar del grado 14 al 15 es mayor que cualquiera de los anteriores grados de O.T.

La pauta de lo elevado que es el grado 15  lo da el hecho de que el propio Maestro Jesús, cuando estuvo encarnado, y aún teniendo la Energía Crística iluminándolo, era un O.T. 14.

Interlocutor: Este dato lo tenía equivocado, pues creía que el Maestro Jesús era un O.T. 15.

Johnakan: No,  fue un O.T. 14 durante casi toda su encarnación. Alcanzó el grado máximo de Thetán Operante entre el capítulo de la última cena de su encarnación y su oración en el huerto de los olivos, en Getsemaní.

Interlocutor: Esto ha quedado aclarado. La siguiente pregunta es: ¿Qué relación tiene la Parapsicología con todo lo que estamos haciendo?

Johnakan: La verdadera parapsicología es la que estudia los fenómenos aparentemente paranormales. Nosotros sabemos que los fenómenos paranormales tienen una explicación concreta. Entonces, una Parapsicología bien aplicada, que abarca tantas materias, necesariamente debe incluir el estudio de los diversos universos suprafísicos.

Esa Parapsicología estaría en condiciones de explicar, de alguna manera, el mundo espiritual y angélico. Gracias al nuevo conocimiento que se está teniendo de la mediumnidad, ustedes podrían aportar una orientación a todas las personas que quieran ser ayudadas.

Interlocutor: ¿Debo entender, entonces, que el camino que está siguiendo este receptáculo respecto a interiorizarse más en la mediumnidad es correcto?

Johnakan: Todo camino cuya meta es el Servicio es correcto en un 100 %.  La sabiduría es importante, porque el hombre es sabio cuando reconoce que el verdadero camino hacia la Luz  solo se recorre al dar  Amor. Pero también es importante el conocimiento, porque el mismo puede darle a la persona un panorama más amplio de los temas a tocar, tanto en el arte de la filosofía como en cualquiera de las ramas psicológicas modernas. Con el estudio se pueden ejercitar en dialéctica, pueden ejercer el raciocinio, la lógica, y también debatir en temas que,  quizás antes ignorasen.

Interlocutor: ¿Es decir que sabiduría y conocimiento se complementan?

Johnakan: Exacto.  El conocimiento se adquiere de factores externos. La sabiduría se toma del espíritu y enseña a ser mejor ser humano.

Hay infinidad de personas que poseen un gran conocimiento, pero tienen una enorme dosis de soberbia y pedantería. Hay otras, en cambio, que pueden ser llamadas ignorantes por aquellos pseudo-literatos y sin embargo tienen un altruismo enorme.

Sabemos que hay personas que se jactan de lo que saben y no se dan cuenta que todo conocimiento que no se usa para Servicio es estéril.

Interlocutor: ¿Me convendría leer algo sobre Parapsicología? Lo pregunto porque es una materia en la cual he incursionado poco y nada,  principalmente en el estudio del mundo espiritual.

Johnakan: Eso puedes resolverlo tú mismo, al razonar que todo conocimiento debe ser aplicado para el Bien.

Interlocutor: Otra cosa que quería señalar es que la mayoría de las cosas que se dicen con respecto al rol del ego y a los distintos engramas que el mismo ocasiona, yo le encuentro el basamento científico en Cienciología. ¿No es, entonces, la base de la misión espiritual, los descubrimientos de Ron Hubbard, plasmados en Dianética y Cienciología?

Johnakan: Te respondo no, si las tomas como única salida. Pero estas terapias pueden apoyar y apuntalar a la verdadera base de la misión, que es la terapia basada en la psicología transpersonal, llamada Psicointegración.

Interlocutor: ¿Cuál es la razón fundamental para darle tanta importancia?

Johnakan: La razón es que esta nueva terapia ayuda a integrar los distintos egos que posee el ser humano y que son, junto con la ignorancia, la razón del sufrimiento. Esta terapia está siendo gestada por mi receptáculo y fue aprobada por los Maestros Superiores, como el Maestro Jesús, el Maestro Siddharta Gautama y otros, cuyo conocimiento del alma humana avalan esta iniciativa. 

Interlocutor: Aquí... ¿Podemos brindar cursos sobre esta terapia de integración del ego?

Johnakan: Sí,  mi receptáculo tiene la hermosa responsabilidad de difundir el tema.

Interlocutor: ¿Es importante que también se difundan algunos libros que nosotros creemos importantes para el desarrollo de la espiritualidad, como por ejemplo los dictados por el Tibetano —Djwal Khul— a Alice A. Bailey?

Johnakan: Hay algunas obras literarias para tener en cuenta, pero la mayoría no tiene en claro las distintas categorías espirituales y solo pueden confundir a aquellos que buscan el camino hacia la Luz. Algunos libros lo ubican al Maestro Jesús en una categoría muy por debajo de otros maestros que, con todo respeto, no han hecho ni la centésima parte de mérito que el “Maestro del Amor”.

Interlocutor: ¿Tiene algún valor el hecho de que discutamos entre nosotros los libros que se supone debemos leer?

Johnakan: Totalmente. Y no sólo pueden hablar de libros. Es conveniente que entre ustedes hablen de todos los temas espirituales, incluso pueden realizar alguna crítica si la misma es constructiva. Su tiempo es válido y debe ser bien aprovechado.

Por ejemplo, si alguien está leyendo un libro sobre Dianética, el que esté más preparado en el tema  puede indicarle los ítems donde debe hacer mayor hincapié para aprovechar al máximo la lectura y el tiempo disponible.

Interlocutor: Volviendo al tema de la terapia de integración del ego, quisiera insistir en el hecho de que Dianética y Cienciología son las únicas ciencias que explican lo que es un engrama. Y si ustedes hablan de que nuestro grupo es un destructor de engramas individuales, familiares, raciales, e incluso planetario, ¿qué mejor que estas ciencias para interiorizarse sobre el tema?

Johnakan: Dianética y Cienciología pueden resolver los conflictos sacando engramas que modifican el comportamiento y eso está bien, pues los engramas son los responsables de que la persona sea dominada por los impulsos. Pero la técnica no alcanza a integrar los distintos yoes que produce el ego. Y la persona en cuestión va a generar otros sentimientos, como el rencor, la ira y otros más sutiles, como la susceptibilidad. Va a ser gobernada por distintos estados de ánimo, se va a transformar en un ser ciclotímico, a veces cariñoso, a veces agresivo. Los yoes tienden a causar estragos en el estado de ánimo de la persona, haciéndola por momentos comunicativa, por momentos introvertida. La Psicointegración ordena los distintos yoes, logrando que el Yo Superior  tenga el control de los actos.

Interlocutor: Por lo tanto, resolver los engramas es sólo una parte de la terapia.

Johnakan: Hay personas que no tienen tantos engramas y pueden llegar a sufrir más que otras personas que están llenas de engramas. ¿Por qué sucede eso?

La terapia de integración lo explica: una persona puede estar clear, es decir, libre de engramas y sin embargo tener conflictos internos. Los conflictos se generarían por los diversos egos que tratan de competir unos con los otros, haciendo que la persona entre en una crisis total. Los egos asumen diversos roles: el rol de egoísta es el principal; el rol de pobre de mí, donde se transfiere un complejo de culpa al otro; el rol de inquisidor, donde se busca manipular al semejante, etc.

Entonces, aun cuando un ser encarnado tenga más engramas que otro, puede haber evolucionado más que aquel que tiene menos engramas.

La verdadera inteligencia es aquella que integra los distintos egos y así no permite que la mente reactiva sea capaz de generar más engramas.

Sabemos que el tejido neuronal es un receptáculo de la verdadera inteligencia, que es la inteligencia del espíritu.

Ninguna de estas explicaciones la brinda a fondo una terapia en particular, sino una suma de distintas terapias.

Interlocutor: Estoy completamente de acuerdo con la explicación. Pero lo que yo quería señalar es que, por lo menos elementalmente, habría que saber algo de Dianética y también de Psicointegración. Si vamos a ser un grupo que trate de eliminar los engramas e integrar los egos de aquellos que arrastran conflictos, supongo que deberíamos saber bien lo que dicen estas ciencias respecto al tema.

Johnakan: Es imprescindible que tengan, no una pequeña base, sino una gran base de lo que son los engramas y que todo el mundo, en un futuro pueda, de alguna manera, revertir los suyos. Y que cada uno sea su propio auditor o el auditor de su prójimo.

Mientras esto no ocurra, el ser humano siempre va a arrastrar diversos conflictos consigo mismo y con los demás. Recuerda esto: “Todo lo que desequilibra emocionalmente al ser humano, sucede porque su ego se halla involucrado”.

Interlocutor: De acuerdo. Ahora quiero transmitir una inquietud.  Nuestro grupo cumple una función primordial de Orientación y Servicio, y muchas personan se acercan para informarse de los diversos temas que tratamos. Pero otras personas vienen, más que nada, no para averiguar cómo pueden Servir, sino a buscar lisa y llanamente ayuda.

Johnakan: Eso sucede en la mayoría de las corrientes espirituales. La gente está muy confundida y busca soluciones momentáneas. Muy pocas personas buscar Servir a los demás. Otras se ahogan en sus propias necesidades y algunas quieren aprender algo rápido para su provecho personal. Vienen a ver qué  ventaja  pueden obtener del conocimiento que se les brinda.

Interlocutor: Es una pena que así sea.

Johnakan: Y con respecto a los que buscan ayuda, hay que reconocer que mucha gente todavía tiene necesidades no resueltas y es tarea de ustedes el tratar de resolver las carencias materiales y afectivas de aquellas personas que precisan una mano solidaria.

Por otro lado, aunque me incomode tocar un tema material, debo decirles que si brindan las conferencias en un lugar en el que tengan que abonar el tiempo que usen, estas sí tienen que tener un costo.

Además, muchas personas, por lo general, dan valor a las cosas solamente cuando tienen que pagar por ellas.

Interlocutor: Otra pregunta que tengo “en el tintero” es: ¿Recibimos alguna ayuda de ustedes?  Y si es así, ¿en qué medida?

Johnakan: Desde los planos superiores los ayudamos mucho más de lo que puede suponerse. El estar encarnado es como subir una cuesta con un gran peso sobre los hombros. No es fácil “despersonalizarse”, porque, a veces, el entorno los supera y les cuesta mucho no ser prejuiciosos, susceptibles o envidiosos. Aparte, los problemas que tienen, laborales o familiares, personales o afectivos, les causan trastornos psicosomáticos y entran a tomar un papel protagónico los distintos egos, logrando que los estados emocionales negativos tomen el control de ustedes.

Nuestro rol desde los planos de Luz es apuntalarlos con Amor, para que nunca pierdan la Fe en Dios ni debiliten vuestra voluntad. Es muy importante que sepan esto.

Pero también es muy importante la reciprocidad. Ustedes deben obrar también en consecuencia, retribuyendo nuestra ayuda. La retribución que esperamos no es para nosotros, sino que sirvan al  prójimo con amor.

Desde los niveles espirituales sutiles nos comunicamos con vuestro cuerpo causal, enviando ideas de conciliación en forma permanente para debilitar la costumbre de prejuzgar que existe en el plano físico. Les comento esto para que sepan que siempre estamos ahí.

El resto lo tiene que hacer cada uno. No se puede esperar todo del mundo espiritual, ni crean que sus oraciones van a resolver sus problemas. La oración fortifica el espíritu, pero es incompleta sin la obra.

Si solamente se apoyaran en la oración, entrarían en estado de desidia.

La obra es Servicio y éste es evolución, pero es muy útil que comprendan que cada persona tiene que evolucionar por sí misma.  El  Absoluto siempre está con cada uno de ustedes, pero el libre albedrío que tienen les debe servir para crecer en perseverancia,  en voluntad y,  por sobre todo,  en iniciativa.

Interlocutor: Esto también ha quedado aclarado. Sigo con las preguntas. Mi forma de ser no es lo que podría llamarse “devocional”, de modo que no sé si soy ecuánime al juzgar esto, pero veo que las transmisiones de su receptáculo tienen mucho de alabanza al Absoluto. La pregunta es si es algo inherente a su parte física o realmente tantas alabanzas vienen también de usted, como thetán de este receptáculo.

La pregunta tiene su razón de ser porque con otros médium con los que trabajé las transmisiones no venían impregnadas de “religiosidad”, por llamarlo de alguna manera.

Johnakan: En mi caso, estoy totalmente de acuerdo con mi receptáculo. En una vida anterior fui Juan Zebedeo, hermano de Santiago. Tuve (y sigo teniendo) un gran Amor y una enorme devoción por mi Maestro Jesús. El me enseñó a reverenciar al Absoluto.

Con respecto a otras entidades que también se incorporan para dar mensajes, pueden referirse al Creador de mil maneras distintas. La forma que tiene cada espíritu para denominar a Dios corre por cuenta del mismo.

Interlocutor: Mi pregunta estaba relacionada con la cuestión de que el médium no es una radio ni un teléfono, que sólo transmiten en forma automática, sin modificar el mensaje. Un médium también puede poner algo suyo al dar el mensaje, por más que trate de ser un transmisor literal.

Johnakan: Puede haber un matiz de interferencia. De todas maneras, tanto mi vibración como de las otras entidades, no permitiría que el médium falsee el contexto. Sí puede adornarlo,  pero no falsearlo.

Quizás muchas de las alabanzas al Padre puedan formar parte del médium y no de la entidad, pero ése no es mi caso en esta comunicación.

Interlocutor: ¿Por qué tanta alabanza?

Johnakan: Porque es el Creador.  Porque en  Él  brota Amor a cada segundo. Porque el universo es un espejo y, al recibir Amor, solo se puede dar alabanzas a ese sentimiento.

Digamos que Él  está dentro nuestro, haciendo que tomemos conciencia del Bien para nuestro beneficio.

El ser encarnando no lo entiende, porque vive quejándose de sus carencias  a cada segundo, y lo que para algunos puede ser una paradoja increíble, el dolor no deja de ser un aprendizaje,  porque del sufrimiento se aprende.

En el plano físico, hay un autor que dijo: “Cada uno viene con la cantidad justa de litros de lágrimas para cada encarnación”. El dolor, entonces, le desprende al ser humano esas gotas, hasta que se  queda sin nada que verter.

Cuando al final se seca de lágrimas, no significa que haya caído abatido, sino que ya aprendió la lección por la que ha encarnado. Una vez que aprendió ese camino espiritual,  por una función automática de toma de conciencia,  ese camino ya no le trae más dolor personal.  Solo le queda el dolor resultante de su evolución espiritual, el dolor por el sufrimiento de un semejante.

Interlocutor: Concretando, entonces, la cuestión.  En ustedes, como seres de alta vibración, es normal cierta religiosidad...

Johnakan: La alabanza no es religiosidad.

Interlocutor: ¿Pero tanta alabanza no es un poco emocional?

Johnakan: El amor es emocional.  Pero no confundir esa emoción sublime con las emociones negativas comunes del plano físico, donde está lo pasional. 

Esas emociones negativas como la ira, la envidia, el odio y otros tantos sentimientos equivocados, solo hacen crecer el ego. Pero lo emocional está también en lo que ustedes llaman el  amor impersonal  y ésa  es una emoción positiva, como la misericordia, la caridad, la compasión, etc.

Te doy un ejemplo de mi vida anterior, como  Juan  Zebedeo. Me encontraba marchando con mi amado Maestro y los demás apóstoles. Una multitud nos seguía.

En un momento dado, alguien se le acercó por detrás a mi Maestro y le tocó el borde del manto. Era una mujer desvalida, que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años y ningún médico la había podido curar a pesar de haber gastado en ellos todo su dinero. En ese momento, mi Maestro preguntó: “¿Quién es el que me ha tocado?“. Y entonces Pedro le respondió: “Maestro, en tan grande apretujamiento es imposible saber si te tocaron o fue casual”.

Mi amado Maestro miró a Pedro y exclamó: “Sé que alguien me ha tocado porque sentí que una energía salió de mí”.

Fue entonces cuando la mujer se acercó temblando y, postrándose a los pies del Maestro, le confesó que tocó su manto con la esperanza de sanar. ¡E inmediatamente había sido sanada!

El Maestro le dijo, sonriendo: “Mujer, tu fe te ha salvado. Puedes ir en paz”, y agregó para que el pueblo escuche: “¡A todas las personas que de alguna manera nos tiran del manto  las tenemos que socorrer!”.

Esta respuesta de mi Maestro es una respuesta totalmente emocional y no desmerece para nada su altura espiritual.

Interlocutor: Pero, me pregunto yo, ¿por qué no puedo tener esa misma reacción emocional de alabanza al Padre?

Johnakan: Porque tú eres muy cientificista. Confundes mente analítica con mente carente de emociones. Si la cosa se desvirtúa, se puede llegar a pensar que un ser de mente analítica no puede sonreír, porque esa emoción está ligada a la mente reactiva. Sería penoso que se llegara a esa conclusión.

Interlocutor: ¿Entonces, la falta de reacción emocional está relacionada con mi Rayo?

Johnakan: No. Los Rayos parten de distintas Energías Divinas y nunca podrían ir en perjuicio del ser encarnado. Más bien creo que lo tuyo se trata de un bloqueo producido por engramas. A mayor alabanza, mayor reconocimiento de fe. Eso conduce a mayor reconocimiento de amor hacia el Padre.  Por añadidura, va a haber un mayor reconocimiento de amor a todos los semejantes que nos rodean.

Interlocutor: Lo que sucede, en realidad, es que no me gustaría que la misión espiritual del grupo tienda hacia lo religioso.

Johnakan: Tiene que haber un equilibrio. Y si tenemos que hablar de qué es lo que puede desequilibrar la misión espiritual del grupo, la respuesta sería volcarse exclusivamente a una terapia determinada.

Interlocutor: ¿Cómo Dianética?

Johnakan: Esa terapia es predominantemente científica. Se debe complementar con terapias que alberguen la compasión.

Debe, pues, haber un equilibrio, y corresponde que cada terapia sea abordada en su justa medida, junto con todas las otras terapias espirituales.

Vuestra misión espiritual tiene un núcleo compuesto por un grupo que va a ser el indicado para transmitir distintos mensajes de Amor. Esas palabras de Luz serán útiles para que la humanidad pueda afrontar el nuevo Milenio con fe y con esperanza.

Lo importante es no darle a los mensajes un corte netamente científico y tampoco darle una orientación netamente religiosa. No darle un corte puramente espiritual ni darle un corte puramente monetario, sino darle el equilibrio normal que tienen que tener todas las cosas.

Todo exceso satura y hace que se pierda el interés en lo que se transmite. Hay que hacer una mezcla equilibrada.

Interlocutor: ¿Estos mensajes de Luz, son para unos pocos?

Johnakan: Nunca es para unos pocos, porque sería mezquino pensar eso. No se realizaría una comunicación desde mi plano espiritual sólo para que unos pocos se ilustren. Nadie tiene el monopolio del conocimiento. Aquellas almas que deseen descubrir el sendero Divino, solo deben anhelarlo.  El camino hacia la Luz está abierto para todos.

 

Interlocutor: Otro punto aclarado. Entre las preguntas que aquí tengo anotadas figura ésta: ¿Cómo pudo Nostradamus, hace 400 años, predecir, por ejemplo, el asesinato de Kennedy? ¿Cómo se relaciona esta predicción con el libre albedrío? ¿Era karmático y por tanto inmodificable?

Johnakan: Lo que se predice, a veces, no tiene nada que ver con la realidad. Muchas veces se “acomodan” diversas predicciones para que las mismas tengan un significado.

Existe el libre albedrío y, por lo tanto, el destino de cada persona puede ser modificado por ésta las veces que se lo proponga. De esa manera, no existe un destino que se pueda predecir.

Interlocutor: ¿Cómo lo ven ustedes a Hitler dentro del contexto del libre albedrío? ¿O en su última encarnación vino para hacer pagar un karma planetario?

Johnakan: El hombre llamado Hitler es un espíritu más que fue creado para evolucionar en Amor, como todos. Y al haber excedido en distintas vidas los límites de la crueldad, ha tenido muchas encarnaciones. Pero, en lugar de aprender la lección, fue agravando su comportamiento. Al punto tal que, en su última encarnación, llevó esa conducta agresiva, de sometimiento y de poder,  a límites insospechados. Pero la inmensa tragedia que ocasionó ese comportamiento no fue planificada para hacer pagar ningún karma, ni planetario ni individual. No fue el instrumento de Dios como dicen algunas líneas aparentemente espirituales en mensajes absurdos. De acuerdo con esa torcida forma de pensar, justificaríamos por karma desde violaciones hasta homicidios. Deben cuidarse de algunas corrientes espirituales que justifican todo por el karma.

Interlocutor: ¿En qué nivel espiritual está Hitler actualmente?

Johnakan: En un comienzo estaba en un nivel 4. No solamente no cumplió con su misión, que era de orientación a los espíritus conflictivos, sino que intentó someterlos. Fue perdiendo su “brillo” y descendió de nivel. Su vibración se fue haciendo más densa, empalideciendo cada vez más. Ahora, está en el nivel -1.  Su conducta estando encarnado hizo descender a su thetán cuatro niveles de vibración.

Interlocutor: ¿Hitler va a aparecer en alguna encarnación como un gran predicador, por ejemplo, como para reparar el daño hecho?

Johnakan:  El espíritu tiene libre albedrío para redimirse o generarse más karmas.

Interlocutor: ¿Terminará, si se genera más karmas, en el nivel negativo 2,  es decir,  en la Octava esfera?

Johnakan: Si no aprende la lección de Amor, es una posibilidad que descienda a la Octava Esfera  para que, a través de los distintos sufrimientos, entienda que tiene que dar y no quitar.

Interlocutor: En definitiva, Hitler es una criatura de Dios, perdida provisoriamente, que finalmente terminará evolucionando hacia el Absoluto?

Johnakan: ¡Eso es una cosa lógica! La maldad desaparece cuando el espíritu toma conciencia de que solo se evoluciona en el Amor.

Interlocutor: ¿Podemos decir, entonces, como corolario, que Hitler es también Dios, como todos nosotros?

Johnakan: Ese es un garrafal error de algunos libros de metafísica que comercian libremente para confusión de tantos. No somos Dios, somos parte de Él. Esto debe entenderse bien. Cuando ustedes brinden explicaciones, para ser comprendidos no digan “somos Dios”, digan “somos una célula de Dios”, porque no  tenemos el poder de Dios,  tenemos el don de Dios.  Que se entienda bien el Yo Soy. Somos una partícula del Creador. ¿Somos El?  Tenemos su Esencia, pero no somos Omnipotentes.

Si terminamos de evolucionar llegaremos a formar parte de El, pero como seres individuales.

La individualidad no va a desaparecer, porque si la misma desapareciera no se podría gozar del amor del Absoluto. Sería un egoísmo del “inegoísta”. ¿Puede entenderse esto? ¡El Absoluto es inegoísta! Entonces, el Absoluto no puede hacer actos egoístas.

Hacer desaparecer la identidad de cada ser espiritual sería un acto de egoísmo, impropio del Absoluto.

Voy a ser más específico. Dios está dentro de cada uno de nosotros. Somos Dios en el Amor,  pero no tenemos el poder de Dios en la creación.

Quiero ratificar que cuando se haga la Gran Unión, cuando sea la Gran Comunión, no  vamos a perder la identidad, porque vamos a estar todos sumergidos en el mar del Amor. Y aunque en la práctica no seamos Uno, sí lo vamos a ser en forma figurada, porque vamos a estar todos “dentro de”.

En este momento, el Padre está dentro de nosotros, pero la mayoría no se siente dentro de Dios. Ello sucede porque no lo saben encontrar a causa de sus actos mezquinos, egoístas, soberbios, que todavía no aprendieron a superar [4].

Los tiempos van a coincidir en todos los planos de los universos físico y suprafísicos. Luego de la Gran Comunión espiritual y después de haber gozado de la unión con el Padre, recién entonces vamos a fundirnos con El en una sola Entidad.

Eso va a coincidir con el final de esos universos. Va a haber un “Big Crunch” (gran crujido o gran aplastamiento). Va a haber una concentración de materia, de energía, de poderes, y luego va a haber un nuevo “Big Bang” (gran explosión) y se va a crear un nuevo universo.

Pero ya no va a ser creado por los actuales Elohim. Habrá nuevos Elohim designados por el Absoluto  entre aquellos que fueron espíritus destacados en la Creación anterior.

Van a ser creados nuevos espíritus. Va a haber nuevas equivocaciones, nuevas encarnaciones... la rueda va a comenzar a girar de nuevo.

Interlocutor: ¿Cuál es el fin de una creación tras otra?

Johnakan: La energía que libera cada espíritu al evolucionar hace subir la vibración del universo y cada Creación se encuentra una 8ª más elevada que la anterior. Ésa es la explicación real del por qué se crea al espíritu con la imperfección de la mente reactiva y éste tenga que evolucionar a partir de la imperfección.

Al crecer en Amor, cada espíritu emana una Luz interior que afecta para mejor la vibración del cosmos. Visualicen miles de millones de millones de espíritus emanando Luz al éter. Hasta la propia materia comienza a vibrar más sutilmente.

Imaginen una nueva Creación con una vibración más sutil, y otra , y otra...

El espíritu tiene plantada la semilla del Amor, pero el ego es tierra estéril. No va a ser una tarea fácil integrar el ego, pero creo en el espíritu. Creo en ustedes.

Interlocutor: Muchas gracias por todo, Johnakan,  y hasta la próxima sesión.

 

SESIÓN  GRUPAL  DEL  21/6/97

Médium: Jorge R. Olguín

Interlocutor: Horacio Velmont

Entidad que se presentó a dialogar:  Johnakan Ur-el  (Juan Zebedeo).

Interlocutor: Estamos listos para recibir los mensajes. ¿Quién se va a comunicar?

Johnakan: Soy Johnakan Ur-el, el thetán de este receptáculo. Percibo en este lugar a muchas entidades de los niveles bajos que, como siempre, tratan de perturbar estos pequeños diálogos. La defensa contra esos espíritus del Error es que cada uno de ustedes se envuelva  en Amor, proyectando una campana protectora alrededor de vuestro cuerpo. La soberbia de estas entidades no soporta las irradiaciones de Amor. Ellos relacionan esa emoción positiva con una tonta ingenuidad.

Para aquellos que no me conocen, ya ha sido transmitido que en mi encarnación anterior me llamaba Juan Zebedeo y era el discípulo amado del Maestro Jesús.  Mi amado Maestro me enviaba con dos discípulos más  a dar sus  mensajes en distintos lugares, tanto en Samaria como en Judea. No siempre éramos bienvenidos.

Hemos sido agredidos con piedras, hemos recibido palos, otras veces nos ha corrido una turba enfurecida. Pero también en muchas viviendas fuimos agasajados con distintos manjares,  recibimos muchas ofrendas por transmitir la palabra del Maestro, que no fue comprendido por todos,  y hasta hoy está siendo cuestionado.

Hay muchos escritores polémicos actuales que se preguntan por qué Jesús no encarnó en el centro de Roma y entonces así la historia hubiera sido otra. ¡La historia es otra!  ¿O acaso no es así?

La historia ha cambiado. Cuanto mi Maestro dijo que “no he venido a traer la paz; va a haber luchas entre familias”, las personas de corto entendimiento lo malinterpretaron.

Él no vino a dividir, pero las interpretaciones religiosas pueden generar cismas, tanto en países como en familias, pues todos quieren que su interpretación sea la válida.

¿Adónde quiero llegar? Para unos, Jesús puede ser el Mesías; para otros, el unigénito. Esto último es absurdo, ya que todos somos hijos de Dios.

¿Qué era mi Maestro en esa encarnación? Un espíritu de Luz que encarnó para transmitir el mensaje de Amor más grande de todos los tiempos.

En esa época, cuando lo conocí, yo era un chico de quince años y medio. Comencé a admirar su forma de hablar y de pensar. Me fui dando cuenta que era un hombre extraordinario. Se fue gestando en mi espíritu un sentimiento puro y sublime, hasta que comprendí que amaba a ese ser con toda mi alma. Era un ser que se brindaba sin reservas. Un ser que no tenía egoísmos. Cuando el Maestro fue crucificado sentí un vacío tan grande, incapaz de explicar con palabras. ¡Había tantas cosas que no entendía todavía!

Pero fui creciendo, sabiendo que el espíritu de Jesús siempre estaba cuando yo lo precisaba. Él me orientaba cuando tenía que escribir alguna epístola. Él me guiaba cuando tenía que realizar un viaje para transmitir su palabra.

Fui tomando conciencia de la verdadera enseñanza y supe que, al desencarnar, me encontraría de nuevo con Él.

Actualmente, ambos estamos en el nivel 5º de vibración espiritual y nuestra misión es tratar de resolver conflictos humanos, donde triunfan las pasiones, los egoísmos, la desarmonía...

Hay agresiones, desprecios, gestos que pueden llegar a lastimar más que una palabra, dudas,  celos,  desconfianzas...

Todas estas cosas son un tremendo calvario para mi Maestro, porque son señales de que cada uno piensa sólo en sí mismo.

Incluso algunos que dicen ser maestros espirituales caen presa del ego, superados por su entorno. Hay seres encarnados en este plano físico a los que todavía le falta mucho para llegar al grado de maestría verdadero, porque siempre van a ceder a una tentación, dando paso a la indiferencia y no al amor, dando lugar a la mezquindad y no a la entrega.

De repente, cada entidad, en forma individual, piensa: “Yo quiero tal cosa,  yo necesito tal otra”.  El famoso “yo”,  con minúsculas.  El  yo inferior, manipulado por el ego, que hace que la persona busque ser autor y protagonista de la obra.

Lo irónico es que esa soberbia hace que el hombre crea estar más cerca de Dios.

¿Pero, adónde cree el hombre que puede alcanzar a Dios? ¿En la cima de la montaña?  ¡Por supuesto, dirá, porque allí uno se eleva!

En una encarnación anterior a la de Juan Zebedeo, cuando yo estaba encarnado como Ananda, mi primo Sidharta dijo una frase trascendental: “La ignorancia es la madre del sufrimiento”.

Mi amado primo no estaba equivocado. La ignorancia hace que el ser humano se confunda los términos porque, si te diriges hacia arriba, subes.  Sólo te elevas si buscas dentro tuyo.  Porque elevarte es otra cosa. Es ascender a tu interior.

Lo importante es dejar de lado el  “te quiero”, el  “te preciso”, porque ese es un sentimiento que hace sufrir al crear una dependencia.

¿Cómo dejar de lado el  “te quiero”?  ¿Eso no es amor?  No, eso es “necesidad”.  No confundir con el  “te amo”.

Casi todos ustedes dicen, en una relación de pareja:  “Ven, te preciso”, “Apúrate, te necesito”.

¿Cómo  “te preciso”? ¿Qué es eso de  “te necesito”?  Siempre en función de uno, para alimentar el ego.

¿Cuándo te brindas ?  ¿Cuándo das ?

Porque el verdadero Amor es dar. El amor es sentir la misma vibración del otro. Eso se llama “vibrar en sintonía”: “¡Mira que casualidad, los dos pensábamos lo mismo!”. “¡No lo puedo creer, ya te estaba por llamar. Me ganaste de mano por dos segundos!”. “¡Si tú no me llamabas, yo te llamaba a ti!”.“¡Me sacaste la palabra de la boca, yo te iba a decir lo mismo!”.

¿No les ha pasado? Esto es vibrar en sintonía.  ¿Pero, por qué no lo hacemos más seguido? Porque el ego transforma a la persona en protagonista absoluto y nadie más tiene cabida. El yo inferior impide que se conecten con el Yo Superior.

El ego es el yo inferior, el susceptible, el que busca sobresalir, el que se ofende, el que duda de todo, el que quiere crecer  “aun a costa de...”

Si el ser humano tomara conciencia de su grandiosidad sería más humilde.  Lo tremendo sucede cuando el que toma conciencia es el ego y entonces, la que toma el control es la soberbia.

Recuerdo la última cena que compartí con mi amado Maestro, donde varios de los apóstoles se pusieron a discutir en un momento determinado sobre quién era el más importante para la misión espiritual.

Jesús los interrumpió, inquiriendo: “¿Quién les parece que es más importante?  ¿El que se sienta a la mesa o el que les sirve?  ¿No piensan que es el que se sienta a la mesa?  Sin embargo, yo estoy entre ustedes como el que sirve”.

Después de pronunciar estas palabras, el Maestro se levantó de la mesa, se quitó su manto y tomando una toalla, se la ciñó a la cintura. Luego volcó agua en un pequeño recipiente y comenzó a lavarnos los pies. Yo estaba paralizado por el estupor y no podía reaccionar.  Cuando le tocó el turno a Pedro, éste dijo: “¿Señor, tú me lavas los pies a mí?

Jesús le respondió: “Es difícil que ahora entiendas lo que hago, mas lo comprenderás después”.

·         No puedo permitir que me laves los pies.  Jamás te humillaré.

·         Si no me dejas lavarte, tampoco estarás a mi lado.

·         Entonces, Señor, no solo puedes lavar mis pies, sino también mis manos y mi cabeza.

Cuando mi amado maestro terminó su tarea, explicó: “Si yo, que soy considerado por ustedes su Maestro y me llaman Señor, he lavado vuestro pies, ustedes también deben lavarse los pies los unos a los otros. Porque este ejemplo que les he dado sirve para hacerles entender la verdadera humildad.  No hay que competir para tomar el mando de un grupo, sino para servir a vuestro prójimo.  No se dejen guiar por la soberbia, porque les será imposible transmitir la palabra con sinceridad”.

Me miró a los ojos y recorriendo luego con su mirada el rostro de todos, agregó: “Ustedes saben que yo los amo. Les pido que, de la misma manera, se amen los unos a los otros”. Luego cerró los ojos y murmuró: “Padre, te pido que el amor que me has brindado siga en ellos”.

Este recuerdo es válido para enseñar que se puede tomar conciencia de lo importante que es cada ser humano sin que lo invada la soberbia.

No es fácil vivir despersonalizado, sin que el ego intervenga. Deben saber que todo lo que los desequilibra emocionalmente sucede porque vuestro ego se halla involucrado.

Jorge B.: ¿Puede haber entidades negativas que traten en este momento de interferir el mensaje?

Johnakan: Sí. No me molestan a mí, pero pueden perturbar a los presentes, haciendo que se desconcentren, creándoles alguna idea confusa o dejándose ver como fugaces ráfagas oscuras.

No deben preocuparse, pues ningún espíritu del Error tiene potestad sobre ustedes. Si elevan el pensamiento, nada podrá perturbarlos [5].

También quiero aclarar lo erróneo que es el concepto de aquellas personas que creen que un espíritu puede tomar posesión de un ser encarnado en contra de su voluntad. Ésa es una creencia peligrosa y completamente falsa.

Ningún espíritu y tampoco ningún demonio tienen potestad para intentar someter al ser humano. Ninguna entidad puede transgredir el libre albedrío de otra.

Las posesiones que se dan a conocer en algunos centros espirituales o en algunos templos, tiene su explicación:

1.      Posiblemente se trate de personas perturbadas psicológicamente.

2.      La persona en cuestión se presta a ser “tomada”, porque fue previamente condicionada a ello.

También debo aclarar que no existe ningún “espíritu divino” que, al entrar en la persona, la desestabilice al extremo de crearle convulsiones. Eso puede encajar en uno de los dos ejemplos anteriores, con el agravante de que le hacen creer al feligrés que lo posee un espíritu de salvación cuando, en realidad, ese cuadro tan grave sólo lo puede provocar un demonio o un espíritu rebelde.

Sepan que el verdadero acceso al “Espíritu Santo” es el estar iluminado con una Energía Divina. Y eso nunca provocaría en la persona un efecto desfavorable, sino un estado de éxtasis y de total armonía.

Patricia: Con respecto al estado de éxtasis, muchas veces estuve meditando y, estando sumida en una intensa calma, he visto unas luces que me han sorprendido...

Johnakan: Las luces pueden ser visualizaciones de entidades superiores que quizás traten de comunicarse, dejando en tu mente una idea o un concepto. No debes temer. En otros casos, hay espíritus de la oscuridad que buscan confundir a la persona para que se confíe y se abra a un mensaje equivocado.  No es así contigo.

Posiblemente recibas un mensaje muy importante que te va a servir para una actividad futura. Y si alguna vez dudas sobre la intención de la entidad que visualizas, solo tienes que decir: “En el nombre de Jesús, si esas entidades son de Luz, que sigan a mi lado. Si me tienen que comunicar un mensaje, estoy a su disposición. Mas si son entidades del Error, en el nombre de Jesús, desaparezcan”. Y automáticamente desaparecerán.

Karina: ¿El lenguaje del Maestro Jesús, cuando estuvo encarnado, era despectivo o injurioso para con ese pueblo, aparentemente tosco e ignorante, al que le hablaba? ¿Es cierto que en algunas oportunidades mandaba a sus discípulos a robar aves para alimentar a la muchedumbre que lo seguía? Mi pregunta se justifica porque con un médium anterior, esto es lo que decía la entidad que afirmaba ser el Maestro Jesús.

Johnakan: Cuando mi amado Maestro estuvo encarnado, hablaba de una manera dulce y comprensiva. Sólo lo vi perder el control ante los hipócritas que fingían adorar a Dios, mientras comerciaban con los que acudían al templo.  Les decía: -¡Raza de víboras!-  y en verdad lo eran. 

Me causa una profunda tristeza el notar como se han tergiversado muchas cosas.

¿Dicen que Jesús nos mandaba a robar aves?  Eso es totalmente falso.  Carece de verdad.

Piensen que si mi Maestro dijo: “No se afanen tanto por vuestra vida, preocupándose sobre lo que hayan de comer o beber... ¡El Padre Celestial provee a los pájaros del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en granero!  ¿No valen ustedes mucho más que ellos?  Busquen primero el Reino de Dios y todas esas cosas serán dadas por añadidura”. ¿Entonces, cómo nos iba a mandar a nosotros a robar? Éramos capaces de comer raíces antes de sacarle la comida a alguien.

Karina: Está claro. ¿Había momentos de aflicción y otros de gozo?

Johnakan: La incomprensión de muchos nos causaba aflicción. Jesús era quien más se afligía ante el desinterés de la gente por el mundo espiritual. Lo que hacíamos con gozo era transmitir su palabra.  Aunque en algunas ocasiones no salíamos bien parados.  En algunos lugares recibíamos palos, en otros cascotazos. Pero la mayoría de las veces, hortalizas, legumbres... Y sí aves, y sí corderos, y sí compartíamos el vino con nuestros anfitriones.  Había gente que era agradecida del mensaje y disfrutábamos la charla con ellos y, por supuesto, la comida.

Interlocutor: ¿Qué podemos saber sobre la Transfiguración?

Johnakan: Es un tema muy delicado. Sepan que el capítulo de la Transfiguración es uno de los temas que puede generar más polémica, porque el relato tiene dos puntos claves.

Estando encarnado como Juan Zebedeo, mi amado Maestro nos había llevado a Pedro, a mi hermano Santiago y a mí a un monte alto, en una zona apartada, con el pretexto de que íbamos a orar. Subimos por una cuesta empinada durante varias horas y, al llegar a la cima, nos recostamos a descansar.  Jesús se quedó de pie y caminó lentamente hacia unos matorrales. Levanté la vista y observé que su rostro comenzó a cambiar de aspecto, proyectando un leve fulgor.

El brillo fue aumentando su caudal, hasta emitir un tono resplandeciente. Luego se emparejó en todo su cuerpo. En un momento dado, Jesús vibraba con una intensidad tan elevada que, en medio de la noche, ese fulgor hacía que nuestro ropaje se viese blanco.  Casi al instante, de un costado, aparecieron dos figuras que resplandecían igual que el Maestro.  Se acercaron a él y comenzaron a dialogar.

·         Son Moisés y Elías— susurró Pedro en voz baja. Yo estaba paralizado por el estupor. No le respondí.

·         Parecen hombres de otro mundo— pensé, sin saber lo cerca que estaba de la verdad, pues mi amado Maestro se estaba comunicando en ese momento con seres de otro sistema estelar, que habían venido a intercambiar ideas filosóficas. Era evidente que mi Maestro era conocido por esa cultura extraterrestre.

Con un rayo especial, habían cambiado la vibración de la parte física de Jesús, haciéndola más sutil y acorde a la vibración de esos extraterrestres.

La Transfiguración había sido una transmutación en la materia del Maestro para poder realizar sin inconvenientes esa comunicación.

Dominando su temor, Pedro se acercó a ellos. Inspirando en forma profunda, tomó la palabra y dirigiéndose a Jesús, exclamó:

·         Señor, aprovechando que estamos aquí, quizás te seamos de ayuda. Podemos hacer tres tiendas para que estos profetas y tú puedan pasar la noche.

Mi amado Maestro le hizo un gesto, impidiendo que Pedro se siguiera acercando. Era lógico, pues las tres figuras estaban refulgentes, con un resplandor tan fuerte que no se las podía tocar. La radiación que emanaba de ellos podía llegar a quemar nuestra piel.

En ese momento, una luz surgió desde lo alto. Observé hacia allí y noté que la luz emanaba de un artefacto volador. Una nube cubrió las tres siluetas y una voz dijo:

·         Éste es mi Hijo amado, mi elegido. Escuchadle y no dejéis de hacerle caso.

Caímos de rodillas, cerrando los ojos. Un minuto después escuché a mi amado Maestro, exclamado:  —Levántense, no tengan miedo.

Cuando levanté la vista, la luz había desaparecido y Jesús estaba solo. Se acercó a nosotros y dijo: —No teman.

Cuando bajamos del monte, nos pidió que no contáramos a nadie sobre la visión que habíamos tenido.

·         Maestro— le pregunté con curiosidad —Pedro dice que tú hablaste con Moisés y Elías, que resucitaron de entre los muertos.

·         No es así— dijo Jesús —Les digo, sin embargo: Elías vino ya, encarnando poco tiempo antes que yo naciera, pero no lo reconocieron y han hecho con él cuanto han querido.

Comprendimos que Jesús se refería a Juan, el Baustista.

Ahora voy a referirme a los dos puntos clave del relato: El primero, donde se refiere a la presencia de seres de otros planetas, que ya conocían a mi amado Maestro. El segundo, donde se demuestra que Jesús habla de la reencarnación.  Ése es uno de los pocos puntos que se olvidaron de borrar en el Concilio del año 553.

Interlocutor: ¿Alguna vez el Maestro Jesús, siendo una entidad tan elevada, se cuestionó el hecho de estar perdiendo el tiempo con esa gente tan ignorante, que probablemente no entendía nada de lo que estaba diciendo?

Johnakan: El Maestro se cuestionaba otras cosas, pero jamás se cuestionó el tratar de enseñar al ignorante. Esa gente merecía todo su amor y todo su respeto.

Lo contrario hubiese sido discriminar y la forma de pensar de Jesús era opuesta a toda discriminación. Nunca cuestionó a ningún seguidor, ni a ninguna persona que quisiera aprender de él.  Porque el Maestro era y es Amor. Y donde hay Amor, no existen los cuestionamientos.

Sí puede haber censura para tratar de corregir a aquel que plantea algo equivocado. ¿Cuántas veces piensan que ha censurado a Pedro? ¿Cuántas figuran en los escritos? ¿Y si les digo que lo ha censurado por lo menos seis veces?

Pedro era temeroso. Una vez, en el Huerto de los Olivos, le dijo con voz acongojada:

·         Señor, has dicho que el que te va a entregar está cerca.  Crucemos el Jordán y alejémonos de aquí.

·         ¡Aléjate de mí!  ¡No me tientes!— le respondió Jesús en ese momento.

¿Por qué respondía con esa frase?  Porque el Maestro estaba encarnado y tenía dudas.

Otra vez, Jesús nos había dicho que sus días iban a terminar en Jerusalén, pero que primero iba a sufrir mucho en manos de los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas. Pedro lo llamó aparte e intentó reprenderlo:

·         ¡Manténlos lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te harán sufrir!

·         ¡Quítate de mi vista, Satanás!— le gritó el Maestro —Aquel que quiera salvar su vida, la perderá... pero quien pierda su vida por mí, la encontrará.

Jesús realizaba dos cosas a la vez: censuraba a Pedro y daba un mensaje en forma de parábola, dando la importancia debida a la vida material y a la espiritual.

Interlocutor: ¿No lo llamaba el Maestro Jesús a Pedro “piedra” para dar a entender que lo consideraba un hombre firme, sólido?

Johnakan: En realidad, muchas veces esa expresión era una amorosa ironía del Maestro.  ¡Porque Pedro, aunque temeroso, era muy testarudo!

Florencia: ¿En algún momento Jesús anunció el regreso de Mahoma?

Johnakan: No, eso es absolutamente falso. Hay muchas cosas que el Maestro no ha dicho y han sido escritas. Hay otros mensajes que Jesús ha comunicado y han sido premeditadamente ocultados.

Hay evangelios muy polémicos. En uno de ellos pintan al Jesús infante como un pequeño perverso, que quitaba vidas por capricho. Eso es una infamia y un ataque alevoso al amado Maestro. Obviamente, hay muchas historias falsas. Pero también hay muchas otras que son ciertas.

¿Que sólo hay cuatro evangelios? No, hay muchos más y dan referencias desconocidas sobre la vida de Jesús. Claro, no todos son veraces.

Interlocutor: ¿Cómo reconocer cuáles son verdaderos?

Johnakan: Déjense guiar por su corazón, por su sentido común. Yo no se los voy a decir a ustedes. Ustedes lo van a deducir si son guiados por su coherencia. Si ven un mensaje de un Jesús infante que por capricho mata a otro chico porque le quita una bolita, no crean en eso. No crean en un Jesús caprichoso,  porque Jesús es amor.

No crean en un José que lo censura. Crean en un José que le enseñaba amor a un Jesús niño, ávido de conocimiento y que, posteriormente, aprendía de un Jesús adolescente,  ya curtido en varias charlas con maestros y doctores de la Ley.

Interlocutor: Quiero tocar otro tema que se presta a muchas confusiones. Las materializaciones y desmaterializaciones que hacen algunos ilusionistas en la actualidad, ¿son similares a las que hacía el Maestro Jesús, por ejemplo, al materializar panes y peces?

Johnakan: En el caso de los ilusionistas, todos sus actos están basados en montajes trucados y la única función que cumple ese espectáculo es para gratificar el ego de los protagonistas. El multiplicar panes y peces fue necesario, pues había una multitud de personas que nos habían seguido hasta Betsaida y no tenían para comer. No se puede comparar un episodio tan altruista con un entretenimiento fastuoso.

Esos lamentables episodios también se pueden ver en algunas regiones de oriente. Con determinados efectos, algunos “maestros” que dicen ser “enviados”, lo único que logran es atraer gente para su ego personal. Un verdadero maestro espiritual no le da importancia al don de la transustanciación, sino al don del mensaje.  Porque es el mensaje el que les puede hacer tomar conciencia del camino espiritual y no el espectáculo milagroso.

Otros maestros dicen que son enviados. ¡Todos somos enviados! Todos tenemos una misión que cumplir, ya sea a través de una lección a aprender o sirviendo a nuestro prójimo.

Karina T.:  Volviendo a un tema anterior, ¿no podría ser un espíritu del Error la entidad que,  a través del médium anterior, dijo ser el Maestro Jesús?

Johnakan:  En ocasiones algunos médium, por una mal entendida picardía, interfieren los mensajes agregando cosas que son de su propia cosecha. Otros médium, por diversos conflictos de ego, interfieren la comunicación con la idea equivocada de hacer quedar bien a la entidad, sin darse cuenta de que, en realidad, están malogrando el mensaje.

Interlocutor: ¿Todos tenemos un “Guía del Destino” o, como lo llaman algunos,  un “Ángel de la Guarda?”

Johnakan: Todos los seres encarnados tienen un Angel que vela por él y un espíritu guía, como orientación... mas no todos escuchan “esa voz interna”.

Interlocutor: ¿Tienen alguna potestad sobre nosotros?

Johnakan: Ya lo dije antes. Ninguna entidad espiritual tiene potestad sobre el ser humano. Esto deben tenerlo muy en claro. El Absoluto da el libre albedrío a todos sus hijos como muestra de Amor.

Alfredo L.: Se está hablando de grandes cambios con la llegada del Tercer Milenio, ¿de qué naturaleza serán?

Johnakan:  Los cambios van a ser importantes, pero se refieren al campo de la conciencia. Algunas personas encarnadas son demasiado fatalistas. Hablan de alteraciones en la órbita planetaria, cambios geológicos, destrucción masiva, etc.

Esto no es así. Pero sí deseo hacerles una humilde advertencia: Piensen en lo necesario que es tomar conciencia de que no poseen recursos ilimitados porque, a la larga, sí van a lograr destruir el planeta con tantas depredaciones en la parte forestal y tantos deshechos tóxicos.

Alfredo L.: Los regímenes políticos que tenemos también son proclives a crear pobreza...

Johnakan: Es muy difícil lograr un régimen con equilibrio. La pobreza es un tema que trasciende esta sesión.

Alfredo L.: ¿Aún en el Tercer Milenio va a haber pobreza?

Johnakan: Aún en el Tercer Milenio. Y los poderosos cada vez van a tratar de someter más a los débiles. El planeta aún no está preparado para algunos cambios...

Jorge B.: ¿Y el cambio de conciencia?

Johnakan: ¡Se tiene que lograr! Cada uno lo tiene que lograr y lo tiene que ir transmitiendo. Porque si el amor predomina sobre el egoísmo les puedo asegurar que la suerte de la humanidad va a cambiar.

Se están jugando el destino de la especie y no se dan cuenta. Piensan que las reservas del planeta son infinitas. Tengan en cuenta que lo único inmortal es el espíritu.

Que el Absoluto los bendiga a todos y a cada uno de ustedes.

Interlocutor: Muchas gracias por los mensajes y hasta la próxima sesión. 

Sesión del 30/6/97

Médium: Jorge Raúl Olguín

Interlocutor: Horacio Velmont

Entidades  que  se  presentaron  a  dialogar: Kumi  An, thetán de E. K.; Mía  Anel,  thetán de  Nélida A.; Ron Hubbard,  fundador de  Dianética  y Cienciología; Maestro  Jesús,  Logos  Solar; Gabriel,  Arcángel; Tar,  extraterrestre de Orión 4.

Interlocutor: ¿Quién dará el primer mensaje?

Kumi An: Me llamo Kumi An  y soy el thetán [6] de E. K. Mi parte física trata de salir adelante y busca estar en el buen camino, aunque arrastra muchos conflictos personales. En la parte encarnada soy del sexo femenino, estoy quizás tratando de abarcar distintos temas, aunque corro el riesgo de personalizar algunas cosas. Sé también que a algunos temas les doy más prioridad que a otros, sin evaluarlos primero.

Interlocutor: ¿Qué significa eso?

Kumi An: Significa que cosas que, a lo mejor tienen menos valor, mi parte física les da mayor importancia que a otras, tal vez más trascendentes en lo espiritual. Y no debe ser así.  De alguna manera busca su comodidad, trata de lograr un bienestar físico y mental, pero antepone a lo ya logrado sus carencias (que trae de arrastre) y no logra discernir el adelanto personal que ya  tuvo.

A veces, el ego que arrastra en forma inconsciente maneja todos sus actos.  Asume el rol de víctima de las circunstancias y no llega a darse cuenta del avance que ha logrado, tanto en el plano material como en el familiar.

Su mente reactiva solo le permite “ver” sus aparentes fracasos y así, se encierra en sí misma.

Interlocutor: ¿No puedes interceder en tu parte encarnada, haciéndole notar que sí tuvo avances?

Kumi An: Nosotros, en nuestro plano de vibración, si bien somos el Yo Superior de la parte encarnada, ésta no siempre escucha nuestra voz.

Por eso, a veces E. K. se desentiende de su entorno y tiende a marginarse, haciendo caso omiso a  todo tema.

El thetán, aun teniendo un panorama más amplio que la persona encarnada, no puede imponer su criterio, pues debe respetar las leyes del libre albedrío.

Interlocutor: ¿Tú te comunicas con tu parte física?

Kumi An: Sí, en forma permanente [7].  Pero no se imaginen una voz que vibra en la mente de cada uno, diciendo mensajes puntuales.

La comunicación con E. K. se efectúa en forma de ideas en su campo mental  y en su  campo causal.  En el primero de los casos, a la persona se le “enciende la lamparita” y capta la idea. En el segundo de los casos, la persona “toma conciencia” y se da cuenta de la verdadera trascendencia de la vida.  

Interlocutor:  ¿En el caso de ella, acepta la comunicación?

Kumi An: Lamentablemente, no en todos los casos. A veces está muy compenetrada en los problemas del plano físico y, de alguna manera, descarta esa orientación que le brindo.

Interlocutor: Digamos que la ignora.

Kumi An: Digamos que sí... pero eso le pasa a la mayoría de los espíritus encarnados. Están tan “programados” para captar solamente las cosas del mundo físico, que no le es fácil  la comunicación con su parte espiritual.

Interlocutor: Como se dice vulgarmente: Muy pocos escuchan la voz de la conciencia.

Kumi An: Así es, aunque muchos están en la búsqueda, la mayoría no sabe “qué” buscar.

El mensaje espiritual es algo que se lleva grabado en el inconsciente, pero les es difícil  “buscar adentro”.

Interlocutor: Quiero informarte que tu parte física sufre mucho, lo que hace que no esté a plena capacidad mental...

Kumi An: Hay que saber discernir de dónde provienen los padecimientos físicos. En muchos casos, el campo emocional afectado crea problemas psicosomáticos y en otros, el problema físico es real. En ambos casos, sería de suma importancia que la persona sea asistida por el terapeuta más idóneo.

Casi toda la gente le da total preponderancia a su vida física, dejando de lado las “tonterías espirituales”, pues éstas no le van a cubrir un problema económico, por ejemplo. Pero si esa gente se comunicara con su Yo Superior, tal vez podría tomar decisiones más acertadas y, aunque no solucionaran todos sus conflictos, atenuarían gran parte de ellos.

De todos modos, los problemas no deben ser tomados como obstáculos, puestos a propósito para desestabilizar. No tienen que permitir que el ego tome el control de sus vidas, haciendo que cada uno se sienta una víctima de las circunstancias.  No todas son barreras para entorpecer. También hay piedras en el camino para que el hombre “aprenda a ver” y no tropiece en forma permanente.

Todo aprendizaje se efectúa en función del avance espiritual porque, a pesar de todo, ese avance debe continuar.  De esa manera, cuando cada ser humano toma conciencia de su trascendencia,  muchas cosas en su vida comienzan a cambiar automáticamente.

Pero no todo es tan sencillo. Es como si las personas tuviesen una venda y no pudieran visualizar esa trascendencia.  Por ejemplo, mi parte física sufre de un gran escepticismo por todo lo que es comunicación espiritual, muchas veces duda de que existan esas comunicaciones espirituales que tiene el grupo. Desestima los mensajes o piensa que están fraguados para imponer una idea predeterminada. Eso le produce altibajos anímicos, más escepticismo y un profundo rencor inconsciente con su entorno.

Eso no es todo. Como en algunos momentos se siente mal espiritualmente, se aferra con desesperación a su depresión, buscando a quién culpar de ese sufrimiento insoportable. Pero tampoco quiere desprenderse del mismo, pues está cómoda (aunque no lo crea) en el rol de víctima, y olvida todo lo que sea espiritual.

Evidentemente, es como si hubiera más de una personalidad en mi parte encarnada y está en crisis entre sus identidades [8].

Mi parte física no solo vive echando culpas a la gente de su entorno, pues considera que los demás son los responsables de su desgracia, sino que busca generar una discusión para retroalimentar su rol de víctima. Se forma así una cadena que no tiene fin.

Obviamente, todo eso es aparente pues, en algún momento, va a llegar el  “despertar”.

Me retiro para dejarlos en compañía de otra hermana espiritual.

Interlocutor: Muchas gracias por el mensaje, Kumi An. ¿Quién se va a comunicar ahora?

Mía Anel: Soy Mía Anel, thetán de N. A. Quisiera hablarle a mi parte física, que se encuentra presente en esta reunión, y explicarle que está en el camino correcto, aunque le cueste mucho lograr los avances que anhela.

Sé que a veces se desespera porque tiene altibajos económicos y se pregunta: “¿Cómo puedo ocuparme de mi crecimiento espiritual cuando no tengo para pagar mis necesidades materiales básicas?”.

Como dijo mi espíritu hermano Kumi An: “Si la persona se comunica con su Yo Superior, quizás tenga una mejor orientación para resolver sus problemas”.

Nadie dijo que el camino espiritual es fácil de transitar. Al contrario, imagínense una cuesta empinada hacia arriba y un sendero sinuoso. Así será vuestra elevación espiritual.

A mi parte encarnada le cuesta mucho trepar por ese sendero, pero tiene el mérito de no aflojar. En este último año fue una de las personas que más ha avanzado en el plano del conocimiento y de la sabiduría.

Pero todo ser humano puede ser empujado por su ego al precipicio.Y caerá en el vacío de la depresión, golpeará en las aristas del impulso, le azotará el viento de la desazón y se estrellará en las rocas de la desesperanza. 

Sabemos que eso genera una situación desmoralizante y puede hacer retroceder a la persona enormemente, haciéndole perder incluso hasta el control de sus actos. El ego se seguirá alimentando del descontrol y ganará más protagonismo. Y todo rol engendra sufrimiento.

Mi parte encarnada a veces se deja ganar por los impulsos y “tira por la borda” todos los avances logrados anteriormente. Su mente reactiva siempre está lista para hacerla trastabillar. Una palabra dicha con el ánimo de ofender, un insulto que no se pudo frenar a tiempo o un gesto que no se pudo controlar, son las armas que utiliza el ego para que mi parte encarnada pueda caer una y otra vez en el error.

Es necesario despersonalizarse, es imprescindible evitar el sentirnos víctimas de las circunstancias.

No hay que dejarse ganar por el desaliento. Hay que pensar en que ustedes no son los únicos que tienen carencias y que, con una ayuda solidaria, pueden apuntalarse entre sí. Acá no se habla de ayuda material, pues no todos están en posición de darla, sino de apoyo espiritual, que mucha gente también lo mezquina. Como si “dar una mano”  fuera a costarles la mano.

Muy pocos tratan a su interlocutor, vivenciando su problema. Y así, de esa manera,  siempre les va a costar ser auténticos. ¿O es fácil lograr que la otra persona se sienta comprendida?

Recordemos lo que decía el Maestro Jesús: “El servicio engrandece a los ojos del Padre”.

Tampoco deben empecinarse en imponer una idea, ni deben enojarse si la otra persona no acepta su punto de vista.

A veces,  como dicen en el plano físico 1, agachar la cabeza  no significa sometimiento,  sino sabiduría. Y esto es muy importante.

Interlocutor: Quisiera que me ratifiques si tu parte física está realmente preparada para realizar lo que nosotros aquí llamamos “proyección astral”.

Mía Anel: Está plenamente capacitada. Simplemente debe tomar la decisión.  Mi parte física lo puede lograr.

Ahora me despido hasta la próxima comunicación, les envío mi Luz y los dejo en comunicación con otra entidad que quiere hablarles.

Interlocutor: Hasta luego, Mía.  Escucho...

Ron Hubbard: Estoy nuevamente aquí con ustedes. Soy Ron Hubbard [9].

Interlocutor: ¿Cómo le va, Maestro?

Ron Hubbard: Vengo a transmitirte un mensaje particular. Es una noticia que puede tomarte de sorpresa.

Interlocutor: Estoy preparado.

Ron Hubbard: Tu guía de destino anterior era Urgerón. La entidad que reemplazará desde ahora a ese hermano de Luz soy yo. Así que me tendrás más seguido cerca de ti.

Interlocutor: ¡Fantástico!

Ron Hubbard:  Así que, en adelante, yo seré tu guía personal.

Interlocutor: Realmente esta noticia me ha desestabilizado... Ha sido muy fuerte, Maestro... Déjeme unos segundos para recuperarme...

Ron Hubbard: Creo que para ti es una noticia muy linda.

Interlocutor: ¡Demasiado!

Ron Hubbard: En verdad, te lo merecías, pues siempre defendiste mis ideas.

Interlocutor: Espero retribuir esta designación dedicándome con más ahínco a la misión.

Ron Hubbard: También debo aclararte que no solamente seré tu guía, sino también, por decirlo así, tu contenedor. Voy a orientarte en forma permanente para tratar de que no cometas tantos errores en tu camino hacia la Luz.

Siempre es importante el equilibrio, por lo tanto, no descuides a tu entorno directo con la excusa de que trabajas en la misión ni tampoco pienses que eres imprescindible, porque eso alimentaría tu soberbia.

Muchas veces levantas en la parte espiritual y otras, vuelves a caer... ¿No crees que le das demasiada cabida a tu ego? ¡Son demasiados altibajos!

En el último tiempo has tenido un gran avance, bastante notorio, logrando vencer tus emociones negativas y madurando en la conducta personal, pero también he notado pequeños retrocesos.

Entonces, mi misión no es solamente orientarte y transmitirte conocimiento, sino también ayudarte a que tomes conciencia y te pongas límites. Que sepas marcarte posiciones, para que cada paso que des hacia adelante, no lo retrocedas de nuevo.

Es muy importante que no te encierres solo en lo que tú sabes y que hagas caso a personas que quizás tienen más sabiduría que tú en otros temas.  Indudablemente tienes mucho que aprender todavía.

Interlocutor: Comprendo perfectamente y estoy dispuesto a aprender a escuchar... ¿Hay algún otro mensaje, Maestro?

Ron Hubbard: Por ahora, es todo. Me voy a despedir enviando un saludo muy grande a todo el grupo y deseándoles mucha suerte en todos los emprendimientos. Deben saber que solo poniendo toda la voluntad podrán lograr llegar a la meta propuesta.  Sé que ustedes no ignoran que el camino no es nada fácil y muchos se dejan vencer por el abatimiento al ver triunfar a personas que solo saben especular. Ése no es vuestro problema, no se dejen gobernar por la envidia. Cada cual genera su destino y se hace responsable por lo que hace. No envidien, busquen salir ustedes.

Dejo paso al Maestro Jesús.

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias. Escucho...

Maestro Jesús: Queridos hermanos, estoy aquí nuevamente con todo mi amor, amor que tengo por toda la humanidad, no importa la creencia de cada uno. También estoy con todo mi dolor, sentimiento que me acomete cada vez que veo injusticias.

Muchas personas mal informadas piensan que en nuestro plano de vibración espiritual todo es felicidad. Y ya fue dicho que en el plano 5 hay más dolor que en el plano físico 1.

Interlocutor: No entiendo por qué,  Maestro.

Maestro Jesús: La razón es muy simple. El ser encarnado sufre generalmente por sus carencias. Su ego no le permite ver más allá. En cambio, nosotros vivimos compartiendo el sufrimiento de los otros. El dolor de los demás es nuestro dolor y, cuanto más sufre el ser humano, más dolor sentimos. 

Pero que no se mal interprete. No es un dolor que nos moleste y nos incomode. Al contrario, tomaríamos todo el dolor para nosotros si pudiéramos aliviar un poco a aquel que sufre.

Y sabemos que eso no se puede. Porque el ser humano genera su propio dolor: las luchas por el poder, la ambición, la especulación, la indiferencia.

Algunos dirán: “La indiferencia es un mal menor”. Y yo les respondo: No es así. Porque cuando un ser encarnado deja de preocuparse por su hermano, comienza a preocuparse por sí mismo. Y ahí empieza el sufrimiento, suyo y del semejante al que ignoró.

Me duele mucho el espíritu al ver tanta indiferencia sobre la Tierra, ver tanto atraso espiritual y tan poca cooperación entre ustedes, como raza. Al contrario, veo tanta barbarie, tantas peleas por posesiones materiales, tanta mezquindad. Y encima no se dan cuenta lo aceleradamente que están destruyendo el planeta.  Provocan extinción de especies animales, destruyen la vida vegetal, contaminan las aguas. No toman conciencia de que la Tierra es un mundo con superficie limitada.

En este último período el planeta ha bajado su índice de oxígeno y ha subido el índice de bióxido de carbono. Vais a producir el tan temido “efecto invernadero”.

Creéis que el planeta es ilimitado y sois apenas  un pequeño punto en el espacio.

Tenéis que transmitir no solamente el Servicio, sino también el cuidado de vuestro mundo. Dejad de pelearos por límites, cuando corre riesgos todo el planeta.  Pongo mucho énfasis en eso.

Este es mi mensaje de hoy.

Interlocutor: Antes que se retire, Maestro, querría preguntarle cómo es posible que estando usted en un plano tan elevado y siendo Logos Solar  pueda comunicarse con nosotros en el plano físico 1.

Maestro Jesús: ¿Por qué no podría hacerlo? El fin es el más elevado. Se trata de brindarles un mensaje de orientación para que puedan crecer como seres humanos y elevarse como espíritus.

Una parte de mi espíritu se comunica a través de este receptáculo, que es la reencarnación de Juan, mi discípulo amado.

Tengo la esperanza de ser entendido, aunque sea por unos pocos y si es así,  mi mensaje no habrá sido transmitido en vano.

Interlocutor: Comprendo lo que usted dice, Maestro, porque nosotros, salvando las distancias naturalmente, tampoco somos entendidos.

Maestro Jesús: Háganse fuertes en el amor. No dejen paso al mal, cediendo a la desazón. Busquen apoyarse en las coincidencias y, por sobre todo, tengan fe en el Padre, que nunca desampara a sus hijos.

Interlocutor:  Lo sabemos, Maestro, pero aquí, en el plano físico, hay  trabas. A veces, tenemos altibajos de salud y en la parte económica no estamos holgados.

Incluso para realizar reuniones y transmitir los mensajes, no contamos con apoyo económico de nadie. Nos cuesta mucho convocar a la gente, pues está fuera de nuestro alcance una propaganda aceptable.

Esto es muy  frustrante...

Maestro Jesús: Hay algo que se llama “voluntad”... busquen esa fuerza interna, únanla a la perseverancia, mézclenla con la fe y lograrán el resultado apetecido. Vuestra misión es el Servicio, pueden hacerla sin dejar de lado sus obligaciones.

Interlocutor:  Vamos a hacer caso de sus palabras, Maestro. Por otro lado, tenemos pensado realizar un libro con todos los mensajes espirituales.  Espero que esa obra no se pierda en el olvido.

 

 

Maestro Jesús: Si ustedes supieran cuantas obras importantes se han perdido a lo largo de la historia de la humanidad. Libros, cuadros, estatuas y tantos tesoros más, que distintos “conquistadores” destruyeron en un acto de barbarie tan lamentable...

Mi discípulo amado, Johnakan Ur-el, ha escrito en su encarnación anterior muchos tratados de filosofía que se han perdido definitivamente.

Interlocutor: ¿En la encarnación como Juan Zebedeo?

Maestro Jesús: Así es... Hay centenares de carillas escritas por mi amado Juan que han sido destruidas en Grecia. También había pasado al papel infinidad de mensajes que he difundido. Esos mensajes fueron quemados por gente alejada del raciocinio. En esas llamas también ardieron escritos del propio Juan y distintas cartas enviadas a templos de lejanas regiones. Esas misivas nunca llegaron a destino. La ignorancia se impuso a la sabiduría una vez más.

Hay tantos mensajes que han sido destruidos por hordas salvajes, se han cometido tantos atropellos contra la cultura: saqueos de templos, de  bibliotecas, de museos... han destruido enorme cantidad de información, tanto científica como filosófica,  han hecho retroceder la humanidad cientos de años.

Y eso no es lo peor, porque las hordas bárbaras tienen la disculpa de la ignorancia, pero hubo autoridades religiosas que, arrogándose un título que no tenían, destruyeron material importantísimo para el crecimiento espiritual de la humanidad... y lo más doloroso es que decían representarme a mí.  Cometieron esos actos vandálicos en mi nombre...

Interlocutor: ¿Ese material existe, por lo menos, en el plano espiritual?

Maestro Jesús: Ese material está en nuestra memoria como seres de Luz y se está dando a conocer en las distintas sesiones. También les digo que, en la actualidad, hay escritos importantes que unos pocos que se creen elegidos están ocultando en forma mezquina a todos los seres del planeta. Esos hombres que dicen ser espirituales están llenos de soberbia y no admiten otra palabra que no sea la suya. Jamás entendieron mi mensaje, donde hablo que la humildad es una de las principales virtudes para llegar a ese Reino espiritual.

Desconocen la humildad, conducen a sus seguidores con pedantería e inventan un castigo a quien los contradice. En lugar de conquistar por el amor, someten por el temor... como aquellos fariseos a los que nunca puede convencer del verdadero Camino.

Esto viene desde muchísimos años atrás, donde hombres pertenecientes a instituciones religiosas, creyendo ver un riesgo en los místicos espirituales, los perseguían sin piedad [10].

Hermanos queridos, ahora les doy las perlas a ustedes. Multiplíquenlas, como yo multipliqué los panes...

Dejo paso a otra entidad. Los saludo con todo mi amor.

Interlocutor: Gracias por su mensaje, Maestro, y hasta pronto. ¿Quién se comunicará ahora?

Arcángel Gabriel: Soy el Arcángel Gabriel... Voy a cumplir una vez más mi función de mensajero. La revelación se referirá a María, la humilde sierva del Padre.

¡Tanto se ha desvirtuado la verdad sobre mi amada María, la madre de Jesús...!

¡Ah, Miriam! [11]  ¡Era en aquel entonces una niña a quien he amado tanto! Cuando había encarnado Ieshu [12] era un placer tremendo verla a ella  teniendo en su regazo al niño...

Ella le transmitió a su hijo una gran sabiduría espiritual y también conocimiento material: le enseñó a luchar contra las injusticias, le enseñó a tener paciencia a los descreídos, le transmitió el desprecio a los hipócritas...

Cuando Jesús luchaba a brazo partido con sus hermanastros [13] en el diestro arte de la espada y de la lanza, lo tomaba como un juego, fortaleciendo sus músculos. Nunca se enardecía, porque lo hacía con todo amor. Jesús amaba a todo el mundo.

En la época en que discutió en el templo con esos doctores de la ley, enseñándoles la verdadera interpretación de la Torá, los necios doctores se ofendían porque no podían aceptar que un muchachito adolescente les pudiese enseñar. 

¡Ay, necios, necios! ¡Qué paciencia tenía que tener mi Jesús! Él agachaba la cabeza y les decía: “Perdón, señores, si los he ofendido”. Y por dentro su espíritu le daba un vuelco: “¡Tontos, cretinos, nunca van a aprender!

Tiempo después fue a estudiar con los esenios. Pero fue muy combatido, especialmente por un maestro de justicia que era muy egoísta y que no quería que nadie lo opacara. No aceptaba la forma de ser del amado Jesús. Ese maestro de justicia decía que los que enseñaban no tenían que ser permisivos, sino rígidos.

Tampoco aceptaban las ideas innovadoras del nuevo discípulo, pues ellos creían en un inminente fin del mundo, donde solo se salvarían aquellos que conservaran una vida ascética. 

Cuando ese maestro desencarnó lo sucedió otro peor aún. Hasta que el pobre Jesús desistió de intentar cambiar a esa comunidad tan cerrada de ideas y abandonó el sitio.

Interlocutor: ¿José sabía la verdad sobre el nacimiento de Jesús, quién era y cuál era su verdadera misión?

Arcángel Gabriel: ¡Por supuesto que lo sabía!

Interlocutor: ¿Y sabía con certeza que no era hijo de él?

Arcángel Gabriel: Sí, lo sabía.

Interlocutor: ¿Sabía también que Jesús era hijo de María y de un patricio romano?

Arcángel Gabriel: Voy a explicarles la verdad. María se desposó, siendo una jovencita de 15 años, con Herodes Antípater, heredero al trono de Herodes el Grande. Fue una boda secreta, donde solo hubo unos pocos testigos. María y Herodes se amaban con un amor tan espiritual, tan grande, que su único afán era brindarse enteros. Se amaban con un amor tan excelso, que María, como  se dice hoy en pleno siglo XX,  “se entregó en cuerpo y alma” [14].

Interlocutor: Siendo virgen...

Arcángel Gabriel: Siendo virgen.

Interlocutor: Cumpliéndose, entonces, la profecía...

Arcángel Gabriel: Así es... Se entregó en cuerpo y alma a Herodes Antípater. Luego, éste tuvo que huir de la región porque su padre, enfermo física y espiritualmente, fue convencido de que él quería apoderarse de su trono.  Entonces, lo hizo perseguir para darle muerte. Aparte, los otros hermanos de Herodes Antípater se peleaban por ese reino. Antípater fue traicionado por hombres que eran, aparentemente, de toda su confianza.

Descubrieron donde se hallaba refugiado, fue atrapado, lo encerraron en un oscuro calabozo y,  a los pocos días, lo mataron por orden de su cruel padre.  Sus hermanos se pelearon luego por la parte de herencia que este mártir dejó.  Eran como hienas, peleándose por los despojos.

Interlocutor: ¿Herodes Antípater, entonces, no se suicidó, como en algún lugar he leído?

Arcángel Gabriel: No, no se suicidó. Lo asesinaron. Antípater no sabía lo que era el egoísmo y el sentimiento hacia María era tan grande que jamás se suicidaría, sino que hubiera hecho lo imposible por escapar y encontrarla, para huir y vivir juntos en un lugar ignoto. ¡Qué lejos estaba el padre de Antípater de entender que a su hijo no le interesaba el poder, sino el amor!

Entiendo que Antípater llegó a intuir, antes de morir, que su amada estaba encinta. Sabía que le quedaba poco tiempo de vida, pero rezaba por María y pedía que estuviese bien. Anteponía la seguridad de su amada por sobre la suya. Tan grande era su amor.

Las intrigas continuaron, hasta que dos años más tarde, Herodes el Grande murió y el reino de Palestina quedó dividido entre sus hijos, que llegaron a pelearse entre ellos para ver quién tenía más derecho a poseer la corona de rey [15].

Pero el rey... ¿quién era en realidad? ¡Era el hijo legítimo de Antípater, es decir, Jesús!

Esto nunca fue reconocido. De todas maneras, a mi amado Ieshu no le importaba ese reino material. La misión de él era otra y la ha cumplido con total éxito.

Quiero destacar la bondad de José que sabiendo que esa niña estaba embarazada  aceptó luego a la criatura como si fuera de él.

Uno de los directores del Templo, Simeón, lo sabía. Y obviamente guardó silencio, de modo que no era un secreto solamente entre José y María.

Interlocutor: ¿Hasta qué punto sabía María que Jesús era el Mesías tan esperado?

Arcángel Gabriel: María no tenía tanto conocimiento, pero sí tenía mucha sabiduría. Sabía que Jesús era un ser especial.

María conocía la Torá de memoria. Pero era mujer, y ya sabemos que en aquella época las mujeres eran dejadas de lado. Las costumbres judías dejaban muy mal parada a la mujer en general. Doy un ejemplo, un campesino que acababa de comer una pierna de cordero y tenía las manos llenas de grasa, llamaba a la hija mayor y se limpiaba la grasa en el cabello largo de la niña. Parece aberrante lo que digo, pero fue real.

Es más, cuando la niña ya estaba crecida la familia buscaba sacársela de encima y “atrapaban” al primer candidato que se cruzaba, buscando casarlo con ella. Pero el padre del muchacho, que no era ningún tonto, pedía una indemnización por llevarse “esa carga”. Luego de muchas discusiones pactaban el precio y se arreglaba la boda [16].

Volviendo a mi amada María, tenía una sabiduría dada por el Altísimo y entonces esa sabiduría la aplicaba a su hijo.

Interlocutor: ¿María tuvo más hijos?

Arcángel Gabriel: Sí, tuvo tres hijos más con José. Además, José tenía tres hijos de su matrimonio anterior. 

No empalidece para nada la figura de María el hecho de que se sepa la verdad sobre cómo quedó embarazada.

María, en ningún momento, cometió lo que en aquella época se consideraba “pecado”. Jamás cometió adulterio. Ella tuvo un esposo legítimo. Y luego tuvo un segundo esposo, el bueno de José, que también hizo de tutor de ella.

Interlocutor: Han querido hacer aparecer el nacimiento de Jesús como una intervención divina del Espíritu Santo, lo cual a mi juicio es una tontería, porque Jesús dejó bien aclarado que él había venido a cumplir la ley, no a violarla... ¿Para qué producir un milagro fuera de las leyes físicas?

Arcángel Gabriel: El milagro existió, en el sentido de que mi amado Jesús ha transmitido el mensaje de amor más grande de todos los tiempos: “Amáos los unos a los otros y amad a tu prójimo como a ti mismo”. 

Jesús ha dado mucha sabiduría a todo aquel que lo ha querido escuchar. También se han sumido en la ignorancia muchos que todavía no lo escuchan, desgraciadamente.

Los saludo con todo mi amor y voy a dejar paso a otra entidad.

Interlocutor: Hasta luego y agradecido por las revelaciones... Escucho...

Tar: Soy Tar, el nativo de Orión IV. Estoy nuevamente con ustedes, gozoso de transmitirles mi amor y también, para aclararles algunas dudas. Pueden preguntar.

Interlocutor: Mi primera pregunta está relacionada con la Fuerza Aérea norteamericana, que sale ahora a decir que el llamado“Incidente Roswell” no tenía ninguna relación con extraterrestres y que los cuerpos encontrados eran muñecos, fruto de un experimento militar. 

Tar: Es una noticia totalmente infantil. Los cuerpos encontrados no eran muñecos, sino extraterrestres. Entre los restos del aparato estrellado, había aleaciones metálicas desconocidas en la Tierra. Esa es una prueba irrefutable.

Incluso vuestro país del norte ha tenido más contactos. Ellos tienen más naves que se estrellaron e incluso más cuerpos de lo que ustedes llaman alienígenas.  Por lo menos de  4 razas distintas.

Interlocutor: ¿Algunas naves fueron capturadas por aviones?

Tar: No, ustedes carecen de la tecnología necesaria y tampoco tienen el armamento adecuado para capturar a un aparato de otro sistema planetario.  Siempre se trató de naves accidentadas.

Interlocutor: ¿Pero por qué salen ahora con esa noticia que, por otra parte sólo pueden creer quienes no están en el tema? ¿Se trata de una cuestión de poder?

Tar: Lo hacen sólo para confundir a la gente, algo que es muy fácil de hacer, debido al gran descreimiento que existe en los habitantes de vuestro mundo.

Interlocutor: ¿Por qué ocultan ese conocimiento, que podría traer un gran adelanto a la humanidad?

Tar: Ése es el tema. ¿Por qué compartir esa tecnología de avanzada, cuando la pueden utilizar para su propio beneficio?

Una de las naves guarda un secreto que sus científicos están intentando esclarecer desde hace cuarenta años: el blindaje energético. Los dos tripulantes de ese aparato murieron al estrellarse y sus cuerpos siguen siendo estudiados. Causa asombro por la diferencia anatómica con el ser humano, pues son seres muy similares a vuestros insectos llamados langostas. No tienen esqueleto interno, sino una especie de caparazón.

Poseen dos ojos y también dos antenas, que captan la irradiación de otro ser a una distancia considerable.

Interlocutor: ¿De dónde proviene esa raza tipo langosta?

Tar: Provienen de la Constelación de Arturo y son seres depredadores, que tienen un total desprecio por la vida ajena.

Interlocutor: Este punto está aclarado. Ahora querría saber si es posible lo siguiente. Imaginemos que un médium “toma” al espíritu de un gran matemático... ¿Podría transmitir una fórmula determinada, para demostrar que la comunicación no es un fraude?

Tar: Sí, eso es factible, pero no sucede lo mismo con el idioma.  El thetán no transmite en una lengua determinada, pues en los planos espirituales la comunicación se efectúa mediante la transmisión de ideas o de intenciones. Por lo tanto, el médium va a hablar en el idioma que sabe, aunque se comunique con el espíritu de una persona de otra región o de un ser de otro mundo.

Interlocutor: Pasando a otro tema... Aquí nos hablaron mucho sobre los niveles espirituales. Sabemos que van del nivel 2 al nivel 5, luego sigue el nivel angélico 6, el nivel 7 de las Energías Divinas, el nivel  8 de los Elohim.  ¿Y después sigue el Absoluto?

Tar:  No, el Absoluto está por encima de todos los niveles de vibración y, a su vez, está “dentro” de dichos niveles... porque nada está fuera del Creador.

Interlocutor: Tenía una información errónea al respecto. Ahora queda aclarado... Otra duda que tengo es respecto a qué se entiende cuando se dice que un Logos Planetario es una entidad que se manifiesta a través de un planeta o cuando se dice que un Logos Solar es una entidad que se manifiesta a través de un sistema solar?

Tar: Tanto los Logos Planetarios como los Logos Solares no tienen una manifestación física en los mundos, pues eso sería absurdo. Los logos son entidades espirituales y tienen sus limitaciones. Si hay una manifestación, la misma es en la consciencia de cada ser encarnado.

La única manifestación física y espiritual en todos los planetas y en todos los sistemas estelares del universo es la manifestación del Absoluto.

Interlocutor: Otro punto aclarado. ¿Qué poder tienen los Elohim en el plano 8?

Tar: Tienen el poder de crear. Son creadores. Por eso en el plano físico, en la antigüedad, se lo confundió al Eloah Jehová con el Absoluto, al no tener otra referencia.

Y con respecto a Jehová, recuerden que estando en el plano 8º de vibración tuvo que descender por misión una parte de sí mismo al plano 4º, para poder comunicarse periódicamente con las entidades terrenales. De lo contrario esa vibración tan alta nunca hubiera podido ser canalizada por Moisés o Aarón.

Lo lamentable fue que Jehová fue invadido por el ego y se hizo vulnerable a la tentación espiritual de los planos 2 y 3, y a la sutileza de los demonios. Cedió a distintas presiones, cometiendo muchos errores, como por ejemplo la tortura a Job. También se vengaba de aquellos que no lo adoraban, castigando incluso a una población entera.

Se impuso por el temor y no por el amor. Lo preocupante es que en la actualidad muchas religiones “temen a Dios” debido a herencias culturales mal entendidas.

Y nosotros sabemos que el Absoluto no castiga, que es todo Amor y que su meta es nuestra meta: la gran Comunión.

Interlocutor: Esto está claro. Ahora otra pregunta: ¿Se puede descender a los planos -1 y -2  por karma pendiente?

Tar:  No, solo se desciende a esos planos por extrema crueldad. El karma pendiente puede ser responsable de que el espíritu vuelva a encarnar las veces que sean necesarias hasta que “la lección se aprenda”, pero  nunca va a descender a la séptima o la octava esfera, como también se les llama a los planos -1 y –2  por karma, sino por actos que rozan el límite de lo deleznable.

Interlocutor: Quiero aclarar algo. Hay un karma individual, un karma familiar, un karma racial... El karma planetario... ¿Sería la suma de estos karmas o hay algún karma planetario independiente?

Tar: Hay un karma planetario que puede ser la suma de todos esos karmas y otro karma planetario que puede ser independiente. Voy a dar un ejemplo válido: En muchos casos, el ser humano no respeta la vida de otras especies e incluso a llegado a exterminar algunas. Agreguemos la pesca indiscriminada, la tala de árboles en las grandes selvas, diezmándolas. No tienen en cuenta de que la Tierra es también un organismo vivo... y lo maltratan.  Eso es un karma planetario independiente.

Interlocutor: Ya dijo el Maestro Jesús que está muy dolorido por la contaminación que está sufriendo este mundo...

Tar: Así es... pero deben tener en cuenta que si hay distintas entidades individuales, como tú o como otros, que cuidan el hábitat, obviamente no son parte del karma planetario.  El Absoluto no comete injusticias.

Interlocutor: Ahora quisiera saber sobre un interrogante que muchos desearían aclarar...

Tar: Pregunta.

Interlocutor: El Maestro Jesús... ¿Está encarnado actualmente?

Tar: El Maestro Jesús no está encarnado en ninguna manifestación física. Aún no es el tiempo. Todos aquellos que se arrogan tener parte o un todo completo de Jesús son directamente fantasiosos. Incluso son personas que están haciendo el bien pero, por mentir tan descaradamente, pueden crearse karma negativo. Y algunos tienen tal delirio que incluso se lo creen.

Interlocutor: ¿Hasta qué plano se puede llamar a una entidad “tethán”?

Tar: Se llama thetán al espíritu cuando el mismo se halla “dividido”, un 10% encarnado y el otro 90% en su nivel. Cuando el espíritu está desencarnado ya no es thetán y se lo llama por su nombre. Jesús es Jesús. Todos los espíritus desencarnados tienen nombre. Yo prefiero que se le diga tethán a aquel que está encarnado: “El tethán de...”.

Interlocutor:  Comprendo... Pasando al tema de las iniciaciones, en el libro de Alice A. Bailey, titulado “Iniciación humana y solar”, se habla de primera iniciación, segunda iniciación, etc. La pregunta es: ¿En qué iniciación está, por ejemplo, Johnakan Ur-el?

Tar: Johnakan recibió la quinta iniciación, la misma que tienen los maestros Siddharta, Lao Tsé, Confucio y el amado Maestro Jesús.

Interlocutor: Hermes dijo una frase que trascendió y es: “Como es arriba, es abajo”.  Esta frase tiene su aplicación en el mundo espiritual, porque cada entidad, al encarnar, tiene un porcentaje en el plano físico y otro porcentaje mayor en su plano de vibración correspondiente. La pregunta es si sucede lo mismo con el Absoluto, es decir,  si tiene una parte encarnada (el universo físico en sí) y otra parte fuera de éste.

Tar: El universo físico es la manifestación del Absoluto, pero también lo son todos los planos espirituales. El Absoluto es Todo y eso incluye a los 22 universos paralelos, que también son Su manifestación. Ignoro si hay algo fuera de los 22 universos paralelos.

Interlocutor: Hablando de universos paralelos, ¿esto significa que si yo, aquí, en esta encarnación, tengo un fracaso, en otro universo paralelo puedo tener éxito en el mismo asunto donde aquí fracasé?

Tar: Puedes tener fracasos en 21 universos paralelos y éxito en el número 22.  Puede haber éxitos en 21 mundos y fracaso sólo en uno. Los universos paralelos son independientes entre sí. En un mundo puedes tener 5 hijos, ser soltero en otro...

Interlocutor: ¿Y todo ocurre al mismo tiempo?

Tar: ¡Por supuesto que ocurre al mismo tiempo!

Interlocutor: Cambiando de tema, ¿cuándo desencarnamos nos integramos directamente al tethán?

Tar: Te cuesta entender esa parte. Tú eres el thetán, pero al desencarnar, ya eres espíritu.  El thetán ya no es tethán, es espíritu.

Interlocutor: Entiendo. ¿Y la mente reactiva donde va? ¿Los engramas se acumulan para la próxima encarnación?

Tar: No, los engramas quedan en el espíritu. No se acumulan.

Interlocutor: ¿Y la mente reactiva?

Tar: Si el espíritu logra integrar sus egos, puede vencer sus engramas, pero la mente reactiva es inherente a dicho espíritu. Lo importante es que la mente reactiva no sea campo fértil para crear más engramas 

Interlocutor: Se ha dicho que en los planos de Luz los espíritus no tienen engramas.

Tar: No, porque han logrado integrar su ego. Pero el plano físico es un arma de doble filo, como dicen en vuestro mundo. Ejemplo: Si tu thetán se encuentra en el plano 4º y tú, debido a egoísmos desencarnas con engramas, automáticamente tu espíritu bajará de nivel vibratorio. Porque en los planos de Luz no existen los engramas ni el ego cumple ningún rol, pues el servicio lo abarca todo.

Tengo que despedirme ahora.  Los saludo y les dejo todo mi amor.

Interlocutor: Hasta luego, Tar, y le agradezco haber estado con nosotros una vez más

[1]  El mundo espiritual y angélico consta de un plano físico, cinco planos espirituales positivos y dos planos negativos. Los mismos se representan en forma de esferas envolventes, donde la mayor (la más sutil) contiene a la siguiente y así sucesivamente.

[2]  Distintas religiones vieron en sus profetas la auténtica expresión Divino-humana pero, a diferencia del judaísmo y el islamismo, el cristianismo produce un exceso al elevar a Jesús a copartícipe de la Divinidad con el Padre y el Espíritu Santo  (Luis Fabré).

[3]  Cuando una persona está libre de engramas  y logra el estado de clear,  está capacitada para volverse a familiarizar con sus habilidades innatas. Al obtener la completa libertad espiritual en un plano estable de conciencia, logra el nivel de Thetán Operante. A medida que se va subiendo en los niveles de O.T., el dominio de la mente analítica es mayor e impide a la mente reactiva ser campo fértil para crear nuevos engramas.

[4]   “Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que cuando se manifieste seremos semejantes a El, porque Le veremos tal cual es” (1ª Epístola de Juan, Cap. III, vers. 2).

[5]  Hay espíritus del Error que desencarnaron en forma violenta, ya sea suicidio, asesinato o accidente. Algunas de esas entidades pueden llegar a rebelarse contra su destino y tienden a descargar su resentimiento, tratando de atormentar a las personas. Generalmente eligen la noche para hacerlo pues, psicológicamente, la gente se encuentra más predispuesta  a visualizar cosas o a percibir sonidos. Si se envuelven en Amor y superan el miedo, ninguna entidad podrá causarles perturbación.

[6]  Se denomina thetán al alma o espíritu. En el plano físico, solo un 10% de nuestro thetán anima nuestro cuerpo y nuestra mente. El otro 90 % se encuentra en su vibración original. Cuando desencarnamos seguimos existiendo como thetán en     un 100%  en el plano espiritual que corresponda.

[7]  Cada  thetán se comunica en forma permanente con su parte encarnada, “sugiriendo” de manera inconsciente  una idea determinada a la persona. Depende de ésta el captar dicha idea.

    La orientación se recibe tanto en el campo mental, a través de una “ocurrencia”, como en el campo causal, donde el ser humano puede “sentir el despertar de la consciencia”.

[8]   En Psicointegración eso se llama guerra de yoes. Cada uno de ellos quiere tomar el control de la conducta de la persona. El ego se alimenta  de los distintos roles que cada yo inferior interpreta pero, a su vez, cada vez es más dependiente de los mismos.

[9]   Ron Hubbard publicó en 1950, a la edad de 39 años, el libro: “Dianética, la ciencia moderna de salud mental” y en 1954 fundó en Washington D.C. la primera iglesia de Cienciología.

[10]  “Cuando la unidad es el fin, todos los medios están santificados: engaño, traición, violencia, prisión, vida y muerte. Porque el orden es para el bien de la comunidad  y el individuo debe ser sacrificado al bien común”  (Dietrich von Nicheim, obispo de Verden, en su libro  De sublimitate libri III,  año 1411).

[11]   Miriam era el nombre verdadero que le pusieron Joaquín y Ana a su hija María.

[12]   Ieshu Ben Iosef  era el nombre real del Maestro Jesús.

[13]   José tenía aproximadamente 40 años cuando esposó a María. Él era viudo y tenía hijos del anterior matrimonio.

[14]  Coincide con el escritor e investigador Robert Graves, que habla en su libro “Rey Jesús” sobre la relación entre la joven judía María y el príncipe Herodes Antípater.

[15]  El cruel Arquéalo se convirtió en el etnarca de Judea y Samaria; el fastuoso Herodes Antipas, en tetrarca de Galilea y Perea; Filipo, en tetrarca de Auranítida, Panea, Gaulanítida y otros distritos del Norte.

[16]  La dote se sigue usando en pleno siglo XXI en las familias tradicionales.

 

 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas