Llama Violeta

Llama Violeta


 
   
 
 
 
 
 
 
 

EL CIELO RESPONDE III

Segunda Parte

DIÁLOGOS TELEPÁTICOS CON ENTIDADES ESPIRITUALES, TERRESTRES, EXTRATERRESTRES Y ANGÉLICAS

SESIÓN  DEL 20/8/98

Por Jorge Olguin con la colaboración de Horacio Velmont

 

Sesión  del 20/8/98

Médium: Jorge R. Olguín

Interlocutor: Horacio Velmont

Entidades que se presentaron a dialogar: Zaraz, extraterrestre del planeta Dhar y Tar, extraterrestre de Orión IV.

Interlocutor: ¿Quién se comunicará en primer lugar?

 
   

Zaraz: Hay como un gran vacío en este lugar... Hay muchas entidades que tratan de apoderarse de mi mente y hay otras entidades de Luz que me molestan, pero que son totalmente indiferentes, a mi parecer...

Interlocutor: ¿Cuál es tu nombre?

Zaraz: Mi nombre es Zaraz.

Interlocutor: ¿Con "ese" al principio y al final?

Zaraz: Ambas con "zeta", para vuestro idioma.

Interlocutor: ¿Cuál es tu procedencia?

 

Zaraz:  Vengo de un planeta muy distante, del cual no voy a dar los datos.

Interlocutor: ¿Por alguna razón en especial?

Zaraz: Sí, porque no es mi intención darlos. Simplemente voy a comentar que vosotros, que os creéis tan evolucionados, apenas estáis — utilizando y parodiando vuestro lenguaje— en "pañales".

No precisamos armas ni tecnología para someter a otros mundos. Directamente lo hacemos con nuestro poder telepático.

Interlocutor: ¿Someten a través de la telepatía?

Zaraz: ¡Por supuesto!

Interlocutor: ¿Ustedes mismos fabrican las naves con las cuales se trasladan a otros planetas?

Zaraz: Así es, pero tenemos esclavos de otros mundos que nos ayudan. Nosotros somos los amos y estamos compitiendo por el dominio de la galaxia, que ustedes llaman la "Vía Láctea",  o algo así.

Interlocutor: ¿Y dominar para qué?

Zaraz:  Por el simple hecho de tener “granero”, con muchos alimentos.

Interlocutor: ¿Ustedes son por casualidad de la Constelación de Arturo? Lo pregunto por la similitud en la forma de pensar con otro extraterrestre que se ha comunicado con nosotros, llamado Langar.

Zaraz: Ellos son justamente nuestros rivales potenciales. Los "Langar" a los que tú te refieres son seres similares a las langostas de vuestro mundo.

Interlocutor: ¿Cómo son ustedes en su aspecto morfológico?

Zaraz: Somos muy similares a ustedes, tal vez en lo que en vuestro mundo serían un metro y medio, más bien ovoides, con cuatro extremidades. Pero nuestro poder mayor está en la mente.  Dominamos con la mente.

Interlocutor: ¿Usted está en este momento encarnado en su planeta y se proyecta astralmente hasta aquí?

Zaraz: No,  estoy en una nave a unos 300.000 km de la Tierra.

Interlocutor: ¿Qué medidas tiene vuestra nave espacial? ¿Es una "nave madre"?

Zaraz: Nuestra nave tiene aproximadamente, en vuestras medidas, unas 5 millas.

Interlocutor: ¿Es decir, 7 kilómetros?

Zaraz: Más bien 8 kilómetros de vuestra medida.

Interlocutor: ¿A cuántos años luz me dijo que se encuentra vuestro planeta de la Tierra?

Zaraz: No lo he dicho y no lo voy a decir.

Interlocutor: ¿Hay alguna razón en especial para que nos oculte la distancia?

Zaraz: No, ninguna.  Simplemente no lo digo porque no tengo por qué revelarlo.

Interlocutor: ¿Qué datos de su planeta nos puede dar, entonces?

Zaraz: Nuestro planeta se llama Dhar,  y nosotros somos los Dhorian.

Interlocutor: ¿Cómo es eso de dominar la mente de otros?

Zaraz: Directamente no influenciamos a nadie. Hacemos una cosa más sencilla: nos aprovechamos de vuestros temores... Creamos imágenes terroríficas en vuestras mentes.

Interlocutor: ¿Qué logran dominando a las otras razas? ¿Simplemente el placer que les provoca dominar a los demás?  ¿Es acaso algo tan tonto como esto?

Zaraz: ¿Tonto? ¡La satisfacción que trae el dominio! ¡Ver planetas sojuzgados es algo que es excelso! ¡Tú no sabes lo que es eso!

Interlocutor: ¿Ustedes deben tener un engrama planetario bastante grave, no es cierto?

Zaraz: Yo no creo tener ningún problema, ni mental ni físico. Yo directamente vivo en goce permanente porque sojuzgo... Tú eres feliz estando así y yo soy feliz estando como estoy. Es muy simple. Además, soy comandante. Soy uno de los cuatro que mando en mi nave.

Interlocutor: ¿Y por que afirma que la inteligencia de ustedes es mayor que la nuestra?

Zaraz: ¿Yo dije eso? ¡No creo haberlo dicho! ¿Por qué quieres cambiar lo que digo? Yo simplemente he dicho que de alguna manera creo imágenes de temor. Creo visiones, me manejo con vuestros miedos. Me manejo con lo que ustedes llamarían su ego.

Interlocutor: ¿Nos podría decir cómo?

Zaraz: Por ejemplo,  yo puedo dominarte perfectamente.

Interlocutor: ¿De qué forma?

Zaraz: Yo puedo penetrar en tu mente y hacerte ver tus falencias, tus errores, tu pobreza...

Interlocutor: Creo que eso sería muy bueno para que yo evolucione...

Zaraz: ¿Evolucionarías?

Interlocutor: Yo creo que sí.

Zaraz: ¡Te tendría de esclavo, como tenemos a tantos otros en tantos mundos, para que directamente construyan hábitat para nosotros, pues nos gustan las  comodidades, los lujos,  los placeres...!

En nuestro mundo lo más importante es poder alimentarnos y aparearnos con nuestras hembras.  ¡Qué otra cosa puede existir que sea mejor!

Interlocutor: Tengo una intriga... ¿Cuál ha sido el propósito de comunicarse con nosotros?

Zaraz: Porque les quiero demostrar nuestro poder, que se preocupen, que no estamos tan lejos de ustedes... ¡Soy Zaraz!

Interlocutor: Le voy a decir que todo esto que usted nos dice de dominar, de demostrar poder, de someter, ya nos aburre un poco en nuestro mundo, porque ya tuvimos nuestro "Zaraz"... Se llamaba Hitler.

Zaraz: Entidad insignificante...

Interlocutor: ¿Sabe cómo terminó Hitler?

Zaraz: Sí, porque era insignificante. Nosotros hacemos otra cosa: jugamos con vuestros miedos o con vuestros errores. ¡Es algo tremendo lo que nosotros hacemos!

Con los únicos que no podemos es con los "Langar". Pero nuestros gobernantes están pensando en hacer lo que ustedes llaman un "pacto de no agresión", de modo que ellos se queden con la mitad de la galaxia y nosotros con la otra mitad.

Interlocutor: Dejando de lado estas divagaciones... ¿cuánto dura la vida de ustedes?

Zaraz: ¿En años de vosotros?

Interlocutor: Sí.

Zaraz: Aproximadamente 300 revoluciones solares, es decir, 300 de lo que ustedes llaman años.

Interlocutor: ¿Cuál es la expectativa que tienen después de la muerte?

Zaraz: Ninguna. Lo que haya más allá de la muerte no me interesa. Me interesa el aquí y el ahora.

Interlocutor: ¿Es decir,  vivir el presente?

Zaraz: Sí, por supuesto... Ustedes de alguna manera tienen que agradecer a los sistemas de Orión, de Antares, de Vega, porque hay un pacto de no agresión y entonces nosotros no podemos ingresar a vuestro sistema con fines bélicos.

Podemos ingresar con nuestras naves, pero no integrarnos para dominar vuestro mundo.

Interlocutor: ¿Han secuestrado seres de algunos mundos para experimentaciones de tipo genético, por ejemplo?

Zaraz: Hemos hecho secuestros en todos los mundos, pero en la Tierra no. Pero lo que vamos a hacer próximamente es unirnos con los Langar que, como dije antes, es otra raza depredadora. Y el motivo de la unión es  combatir en conjunto  a unos seres de vida vegetal —ellos también quieren apoderarse de la Galaxia para crecer, crecer y crecer—, pero no lo hacen con el fin de conquista, sino porque crecen y se expanden.  ¿Ustedes nos llaman aburridos a nosotros?  ¡Aburridos son ellos!

Nosotros vivimos el momento, el aquí y el ahora. Otra cosa no nos interesa. Cuando hemos tenido en nuestro mundo filósofos, hemos acabado con ellos.

Interlocutor: ¿Ustedes no saben nada de la ley del karma?

Zaraz: ¿Saben cuál es la ley del karma para nosotros? ¡El aquí y el ahora, vivir el momento!  No reconocemos ninguna otra ley...

Interlocutor: ¡Pero entonces ustedes son muy primitivos, por no decir infantiles!

Zaraz: ¿Primitivos? ¿Infantiles? ¿Nos llamas así, a nosotros, que dominamos cientos de mundos?

Interlocutor: Y... sí, si los comparo con nuestros pequeños, ustedes no difieren mucho de ellos con su egocentrismo...

Zaraz: ¡Tú no sabes lo que dices! No nos vamos a poner de acuerdo... Simplemente he venido a exhibir nuestro poderío. Es lo más excelso, es lo más hermoso el mostrarnos... Simplemente a eso he venido...

Interlocutor: De cualquier manera todo ese poderío es efímero. Digo efímero porque vuestra vida es sumamente corta,  porque 300 años o revoluciones solares, como les quieran llamar ustedes, en la práctica son nada.

Zaraz: ¿Efímero nuestro poderío? ¡Me ofendes!

Interlocutor: Me parece que ustedes son muy susceptibles...

Zaraz: Sí, es cierto, nos ofendemos fácilmente. Somos muy susceptibles. Pero nos desquitamos de aquellos que nos ofenden.

Interlocutor: Pero yo no lo estoy ofendiendo, solamente estoy manifestando una realidad.

Zaraz:  Yo no necesito que me manifiestes nada, yo sólo vengo a contar lo que soy, porque yo soy, yo valgo, yo sirvo, ¡yo soy Zaraz! Soy alguien muy importante.

Interlocutor: Personajes como el suyo solamente los utilizamos en las películas, como una llamada  "La Guerra de las Galaxias"...

Zaraz: ¿Utilizamos?  ¡Yo tengo miles de súbditos a los que utilizo!

Interlocutor: ¡En nuestras prisiones siempre hay un preso que se erige en jefe de los demás y se hace servir por otros... ¡hasta que viene otro, lo mata, y asume la jefatura...!

Zaraz: Si yo estuviera en tu mundo no podría estar en prisión, porque le causaría tal pánico al supuesto guardián que automáticamente me pondría en libertad.

Recuerda que manejamos las mentes. Creamos miedos.

Interlocutor: Yo le aconsejaría que no subestime tanto a los seres humanos.

Zaraz: Son insignificantes con respecto a nosotros... Me voy para un sector especial de mi nave a abastecerme de energía. Nosotros nos retroalimentamos. Además, tenemos un aparato muy similar al que produce vuestra corriente eléctrica, pero mucho más sofisticado... Nos hace una especie de cosquilleo... Lo conectamos en nuestras extremidades hasta que se produce un orgasmo. El aparato se usa en reemplazo de nuestras hembras, que quedaron en nuestro mundo.

Interlocutor: ¿Cómo?  ¡Por favor, repítamelo!

Zaraz: ¿Ustedes piensan que vamos a llevar a nuestras hembras con nosotros en las naves?

Interlocutor: Lo pregunto nuevamente: ¿Cómo se autosatisfacen?

Zaraz: Tenemos unos aparatos que directamente se colocan en las puntas de nuestras extremidades, que nos provocan un cosquilleo que nos conduce a un orgasmo genital.

Interlocutor: Aquí, en la Tierra, nosotros llamamos a eso "masturbación", que nuestros niños practican en cuanto comienza a desarrollarse su sexualidad y no es una actividad que, cuando somos adultos, consideramos precisamente elevada...

Zaraz: Ustedes no entienden... Creamos imágenes mentales... Ustedes están lejos de saber de lo que hablo... Me sacas de quicio... Me creas una tremenda ira... Si yo no tuviera ese pacto con estos planetas de Vega, de Orión... Ustedes son pequeños todavía como raza... Ustedes hablan de infancia... Ustedes son infancia. Ustedes quieren hacernos creer que son virtuosos... realmente no sé a qué vine...

Interlocutor: Lo que sucede es que su forma de expresarse nos recuerda a muchos de nuestros personajes históricos, no precisamente respetables, como Gengis Khan, Atila, Hitler...

Zaraz: Al lado nuestro esos son como títeres, para utilizar una expresión de vuestro mundo. En cambio, nosotros somos amos de cientos de mundos. Ustedes deberían estar orgullosos de haber hablado con Zaraz... Soy comandante... Soy maravilloso...

Interlocutor: Perfecto... ¿Y cuál es el mensaje?

Zaraz: ¿Qué mensaje?

Interlocutor: Todos los que se comunican con nosotros, de alguna manera dan algún mensaje para la humanidad,  para que mejoremos como raza...

Zaraz: Mi mensaje es que soy extraordinario, he dominado infinidad de seres... Me han alabado, me han halagado... Ustedes tendrían que halagarme en este momento. He entrado en contacto con ustedes... ¡haláguenme! ¡Han puesto tesoros a mis pies! ¡Me han entregado ofrendas, me han obsequiado comidas! Ustedes, los seres de carbono, no sirven para nada. ¡Esa es la verdad!

Interlocutor: ¿Tu cuerpo de qué es?

Zaraz: De selenio... Y con esto doy por terminada esta conversación... Me retiro... Los voy a privar de mi presencia... Ustedes jamás podrán entender mi punto de vista...

Interlocutor: De cualquier manera, y aunque no compartamos la forma de ser de ustedes, le agradezco que haya venido a dialogar con nosotros... Su presencia confirma que  "hay de todo en la viña del Señor"...

Zaraz: No entiendo esa frase... me retiro.

Interlocutor: Hasta luego, puede regresar cuando quiera, su conversación ha sido muy interesante... ¿Se va a comunicar alguien más?

Tar: Soy Tar, un viejo conocido de ustedes... No hace falta decir nada ni perder tiempo en hablar sobre la entidad que se presentó recién...

Interlocutor: Pero fue muy instructiva su presencia, por lo menos para mí...

Tar: Es una entidad cuyo espíritu se halla en la vibración 2, que es un plano espiritual del Error.  El mundo de estos seres está en expansión permanente...

Interlocutor: ¿A qué distancia está de la Tierra el planeta de los Dhorian?

Tar: Es un mundo que no está registrado en vuestros catálogos astronómicos... Se encuentra a 450 años luz de la Tierra...

Interlocutor: ¿De qué constelación?

Tar: No pertenece a una constelación determinada... Es una estrella binaria... No tenemos tanta información, porque aparte no nos preocupa. Su planeta está a unos 650 millones de km. de su estrella binaria, hablando en medidas terrestres,  y es un mundo donde sus habitantes están en expansión permanente.

Interlocutor: ¿Dominan tanto los dhorianos como dice Zaraz?

Tar: No, no dominan tanto como ellos creen. Los seres de Arturo —los Langar— tienen más dominio y otros seres —tipo plantas— también tienen más dominio que ellos. Pero los Dhorian tienen un ego tremendo, justamente de lo que yo vengo advirtiendo en los distintos mensajes que doy... Son seres prácticamente primarios, que solamente buscan su satisfacción personal.

Desencarnan y vuelven a su plano 2 ó 3... Prácticamente en su mundo viven una vida tan primitiva en el aspecto espiritual que es raro que haya espíritus en los planos 4 y 5... Prácticamente sus planos de Luz están desiertos, porque hay un engrama planetario tan grande, tan grande, que los sumerge en la apatía, en el dominio, viven con roles, viven subestimando al otro...

Interlocutor: Parecería imposible que seres tan primitivos moralmente hayan sido capaces de construir naves como para trasladarse a otros mundos...

Tar: Les ha costado muchísimo y aparte han dominado otros mundos, los han esclavizado y les han quitado tecnología.

Interlocutor: Comprendo... ¿Y cómo se trasladaron hasta aquí desde su planeta tan, pero tan lejano del nuestro? ¿Acaso por la puerta Dimensional del Triángulo de las Bermudas?

Tar: Se han trasladado directamente por el espacio, por "worm" o agujeros de gusano, pero no a través de una puerta Dimensional. Se han acercado a vuestro planeta, pero no han entrado a la atmósfera terrestre.

Interlocutor: Zaraz dijo que la nave estaba cerca de nuestro satélite...

Tar: Sí, pero no ofrecen ningún peligro porque vuestro mundo está protegido.

Interlocutor: Eso es lo que quería saber.

Tar: Hay una cosa muy importante... Quisiera dar un pequeño mensaje. Tú ya me conoces de tiempo atrás,  de los distintos mensajes que he dado...

Interlocutor: Incluso quisiera destacar ahora que usted fue la primera entidad que ha dado mensajes a través de este receptáculo, en lo que aquí en la Tierra llamamos "experiencia piloto".

Tar: He venido a la Tierra en incontables ocasiones... Tú sabes que he encarnado como Thot, he dado mensajes en el antiguo Egipto, y sabes que no ha servido de nada o muy poco, porque es mucha la desinformación, es mucha la desviación espiritual, es mucho lo que se ha cambiado de los mensajes que he dado.

Prácticamente he aleccionado el espíritu de muchos seres que han encarnado posteriormente, los que han hecho caso omiso de mis mensajes. Ésa es la gran desesperación, que el 90 % de los mensajes se pierden en la nada, el saber que el ser humano, en lugar de buscar el camino de la Luz, busca el camino del Error.

Interlocutor: Lo interrumpo un momento, Maestro, para hacerle dos preguntas: ¿Cómo es que se presenta a hablar por intermedio de este receptáculo una entidad de tan baja categoría como Zaraz? Lo que me interesa saber es si ustedes lo traen o de alguna manera aparece solo y el receptáculo simplemente lo toma. La otra pregunta es ¿cómo se trata o dialoga con una entidad así? Lo digo porque a mí me tomó totalmente desprevenido y al final terminé agrediéndolo, y me parece que tal actitud no fue la correcta.

Tar: Este receptáculo siempre se envuelve en amor, en Luz, para que solamente pueda tomar a espíritus elevados. Las veces que se han tomado espíritus del Error en alguna ocasión, como por ejemplo Langar, de Arturo, y ahora este ser tan infantil en su ego, Zaraz, es porque de alguna manera hay un plan para que se den a conocer, para que ustedes sepan que también hay espíritus así, de tan baja catadura, encarnados en otros mundos.

Interlocutor: ¿Cómo se canaliza un espíritu del Error cuando el receptáculo se envuelve en amor?

Tar: Al envolverse el receptáculo en amor, automáticamente rechaza a los espíritus del Error. Pero, en algunos casos, simplemente se crea como una especie de sendero de Energía Crística Dorada, para que el espíritu del Error desestabilice lo menos posible al receptáculo.

Interlocutor: ¿Pero lo traen ustedes de alguna manera?

Tar: No lo traemos. Este ser quería comunicarse y respetamos el libre albedrío... De alguna manera consultamos con otras entidades Maestras y entre todos decidimos la importancia que tiene que un ser de las características de Zaraz pueda expresarse libremente, para que ustedes sepan que en esta Galaxia, así como hay espíritus de Luz que dan mensaje para Servir, también hay espíritus que lo que buscan es únicamente el propio placer y no les importa para nada el Servicio al semejante.

Interlocutor: ¿Y cómo se lo trata?

Tar: Se lo trata como a una entidad enferma, con amor, sin agresión.

Interlocutor: Es decir, exactamente en forma opuesta a como yo lo hice... Mi única justificación es que me tomó desprevenido.

Tar: Entiendo que solamente se lo tiene que tratar con amor, y si la entidad persiste en agredir, hacer caso omiso de esa agresión.

Tanto el receptáculo como ustedes están protegidos, y entonces no va ha haber ninguna agresión mental ni nada por el estilo porque, vuelvo a decir, hay un sendero Crístico que no permite que esa entidad pueda de alguna manera intentar perjudicar o dañar con sus seudópodos mentales.

Sí puede, de alguna manera, decir alguna frase injuriosa por medio de este receptáculo, pero eso no es una cosa que a ustedes los pueda lastimar. Que les diga —y pido perdón por repetirlo— necios, insensatos, o cosas así, a ustedes eso les va a afectar únicamente en vuestro ego, pero no les puede afectar en vuestro espíritu. Esto también lo ha dicho mi hermano Johnakan Ur-el,  el  Thetán de este receptáculo.

Por otra parte quiero transmitir algo que me duele mucho. Hay Maestros de Sabiduría encarnados que a veces montan en egoísmo y compiten con otros Maestros. Eso lo noto permanentemente y es un error que se ve muy a menudo en los seres encarnados.

Hay quien compite por ver quien da el discurso mejor, hay quien compite para ver quien sabe más que el otro, hay quien compite por ver quien sobresale más en determinada actividad, y quien capta más adeptos.

Ese Maestro de Luz que así actúa empalidece. Hasta puede hacer que su Thetán, que quizás esté en el plano 4 o en el plano 5, descienda de nivel. ¡Mucho cuidado con eso!

Hay altos Maestros y supuestos avatares, que tienen enorme cantidad de discípulos y a veces transmiten mensajes equivocados. Y se generan karma por ignorancia. Porque aquél Maestro que da mensajes equivocados, con buena intención, también se va a generar un karma.  ¡Cuidado con eso!

Interlocutor: ¿En los planos espirituales de Luz el placer más grande es el Servicio?  Lo pregunto por que no habiendo sexo en esos planos...

Tar: El Servicio es el más grande de los placeres. El Servicio y el brindar amor. No hay otro placer. Pero como ya se dijo anteriormente, en nuestro plano se sufre más que en el plano de ustedes.  Porque si tú sufres, yo sufro... porque sufro por ti.

¿Quién dijo que nosotros no sufrimos? ¡Sufrimos por ustedes permanentemente! Esto lo enseñó el Maestro Jesús en vuestro mundo. Y ha venido en misión también al nuestro, Orión 4, en el plano espiritual, a enseñar a nuestros Maestros espirituales.

Cuánto más alto se está en una vibración, más se sufre, porque más se abarca el sufrimiento de los otros.

El que es egoísta, sufre por él, pero si mi corazón abarca cien almas, va a sufrir cien veces. Entonces, ¿quién sufre más, el mezquino o el altruista?

El mezquino va a sufrir por él, porque no logrará metas; el altruista va a sufrir por cien metas no logradas, por cien entes que no lograron sus metas y el espíritu altruista va a dar todo de sí para que alguno de esos cien logre la meta deseada.

Y por aquel que fracase y que derrame una lágrima, en nuestro plano nosotros derramaremos cien lágrimas,  metafóricamente hablando.

¿Que no sufrimos? ¡Vaya si sufrimos!  Pero también gozamos. Así como tú, que tanto hablas del placer sexual, en nuestro plano hay otro tipo de placer.

El placer sexual es un momento, y es válido, porque si se enseña el equilibrio, en el plano encarnado lo sexual, realizado con amor, está bien. Pero en nuestro plano hay placeres tan intensos difíciles de describir a ustedes, que están en el plano físico. Existe el placer de estar en comunión con la Luz, bañados por el Rayo del Creador. No hay palabras en el plano físico 1, que puedan expresar ese goce.

Ustedes solamente pueden hacerse una lejana idea de lo que es este placer. Es un éxtasis permanente, es un eterno orgasmo. Esto ya fue explicado en mensajes anteriores.

Hay otro tipo de amor, porque ustedes son dependientes del amor material, de ese amor que ya fue explicado en mensajes anteriores, del amor del te quiero, te extraño, te necesito, te preciso... Estoy remedando al Maestro Johnakan al decir eso, ya que él siempre lo menciona.

Pero el amor que nosotros damos aquí en este plano, tanto en el 4º como en el 5º, es un amor que no sufre por el amor en sí,  porque "al dar  no se necesita”.

Nuestro sufrimiento es otro tipo de sufrimiento. Es el sufrimiento de ver ese ser del plano 2 que goza dominando, y nosotros decimos: ¡pobre, no aprende! Y sufrimos por él. Él no nos va a entender, él está gozando, aparentemente,  y somos nosotros los que sufrimos por él.

El que no entiende —voy a decir una frase terrenal—diría: ¡pobre idiota! Está bien, lo juzgamos y lo condenamos. Luego esperamos que ese ser aprenda y nos entienda.

Interlocutor: ¿Y si no entiende?

Tar: Alguna vez entenderá, pero no a través del castigo. Acá no hay condena. Si ese ser sigue dominado por su ego, impulsado por sus ansias de poder, quedará en el plano 2 o descenderá al plano –1, el de la soledad, o al plano -2, un plano tan denso que cada uno comparte el sufrimiento de todos los demás...

 Imagínense en el plano –2, dos planos por debajo del plano físico, donde hay —cifra que digo en forma aleatoria— 1 millón de espíritus, cada uno sintiendo dentro de sí un millón de pinchazos como heridas de alfileres de vuestro plano, por sentir el sufrimiento de los otros: tú sufres, yo sufro, él sufre, el otro sufre y cada uno, en su mente espiritual, sintiendo el sufrimiento de ese millón de espíritus.

Es algo que en el plano terrenal llevaría a la locura.

Interlocutor: ¿Cómo se zafa, para decirlo de alguna manera, de ese plano de sufrimiento, ya que no hay condena eterna?

Tar: Se zafa de una sencilla manera: cuando dejas de preocuparte por tu sufrimiento y te empieza a doler el sufrimiento de tu hermano. Te elevas de ese plano cuando piensas: ¡cómo sufre ese espíritu!  Y te olvidas que tú también estás sufriendo.

Porque miras, metafóricamente hablando, los alfileres del otro y te olvidas de que tú también tienes tus alfileres. Automáticamente, entonces, te elevas de vibración, porque en ese momento estás integrando tu ego, que ya deja de ser protagonista.

Así se avanza, pensando en el otro. El otro es el importante, no tú. Siempre es el otro el importante. Si todos pensaran así en el plano físico, no habría robos, no habría estafas, no habría insultos, porque es el otro el importante. No le puedes insultar, no le puedes robar, no le puedes herir, no le puedes defraudar, si es el otro el importante y no tú.

Hay que tomar conciencia de esto.

Interlocutor: Vivimos para los demás, en realidad...

Tar: Más bien cabe decir que tenemos que vivir para los demás. Hoy por hoy no se vive para los demás. En el plano físico muy pocos viven para los demás, la mayoría vive solamente para sí mismos.

Por eso en nuestro plano sufrimos tanto. Si se viviera para los demás, las palabras "guerras", "violaciones", "estafas", "engaños", no existirían, porque vivirían pendientes de lo que le falta al otro.

¿Quién toma conciencia de eso, quién? ¿Qué Maestro dice esto en esos seminarios terrenales?  ¿Toman conciencia de lo que estoy diciendo?

El mensaje, entonces, es el siguiente: Tomar conciencia de que si el ser encarnado vino para evolucionar, y la única forma de evolucionar es Sirviendo, no hay manera de que el ser humano pueda equivocarse.

Todas las falencias que el ser humano tiene salen a relucir porque no piensa en el otro. ¿Queréis buscar ejemplos?: engaño, es para uno; estafa, es para uno; robo, es para uno; insulto, es porque uno fue primero lastimado y entonces insulta al otro...

Yo quisiera que me dijérais: Si se piensa primero en el otro, en el semejante, ¿en qué podrías equivocaros?

No habría insultos, no habría cálculo, no habría informalidad, no habría error, no habría engaño...

El mensaje que doy es un mensaje que se podría dar en 5 minutos y lo que yo hago, y lo que hacemos todas las entidades, es dar este mismo mensaje de diferentes maneras, todas las veces.

¿Por qué es así? Simplemente porque es muy raro que se asimile de una sola vez.

Se termina el mensaje y cada uno sigue de la misma manera, como si no hubiera escuchado ni entendido nada.

¿Cuál es la excusa que dáis? Y bueno, pero nuestro entorno nos agrede y si yo perdono, después me hacen algo peor, que aquello, que el otro... hay que estar en lugar nuestro.

Está bien, a veces pensáis que nosotros somos tontos, que como estamos en un plano espiritual no vemos las necesidades materiales... ¡las vemos!

La mayoría de las personas que se han acercado a este Grupo espiritual siempre han venido con problemas económicos. La pregunta obligada sería: ¿y? ¿Por eso el engaño? ¿Por eso la desesperación?

Está bien, entre vosotros no os podéis ayudar más que haciendo favores con el otro. Y a veces ni eso, porque a veces los favores son "tiempo", "dinero", y a veces no tenéis ni lo uno ni lo otro... ¡Pero... haced un esfuerzo!

No siempre la ayuda debe necesariamente ser económica, a nivel material. A veces puede ser una ayuda de orientación. A veces puede ser una ayuda de Servicio. Y no hacen eso tampoco. Se buscan excusas. Pero, por sobre todas las cosas, los que escucháis esto: ¡apóyense entre ustedes de la manera que creáis conveniente! No se engañen unos con los otros. Esto es muy importante.

Interlocutor: Todo eso que usted dice está totalmente claro, por lo menos para mí... Ahora quiera hacer otra pregunta que tengo aquí anotada: ¿Aparte del Maestro Jesús, que descendió a la Octava Esfera, es decir, al plano –2, para compartir el sufrimiento de esos espíritus descarrilados, otros Maestros, en misión, han descendido a ese lugar?

Tar: Llegar al plano –2 es conocer de cerca el dolor. El Maestro Jesús no fue a la Octava Esfera en misión. Fue porque lo pidió, porque necesitaba compartir el dolor de esos seres desvalidos, y en ese plano lo que hizo fue ayudar a calmar la agonía de esos espíritus tan rebeldes.

Interlocutor: ¿Cuál era el "ancla" que tenía el Maestro Jesús, dada su altísima vibración espiritual, para mantenerse en ese lugar sin elevarse automáticamente?

Tar: En el Maestro Jesús el ancla que tú dices era la avidez de dar. Pero no fue entendido. La mayoría de los espíritus del plano hizo caso omiso de su enseñanza, de sus palabras.

Salvando las distancias y para ser entendido, fue como un enfermero que atiende heridos de vuestras guerras y tuviese veinte brazos, suturando una herida, calmando a una persona, llevando una camilla con la otra mano, atendiendo en la carpa a otra persona que estaba moribunda, dando sangre, inyectando suero a otro ser...  eso es lo que hacía el Maestro Jesús allí.

Interlocutor: ¿Siempre hablando metafóricamente?

Tar: Así es, porque en el plano –2 no hay heridas físicas. Hay heridas en el ego, hay heridas que se multiplican al compartirlas, y entonces lo que hizo el Maestro Jesús fue calmar, aliviar, dar amor...

Interlocutor: ¿Pero hubo otro Maestros de Luz que también descendieron a ese plano a ayudar, a mitigar dolores?

Tar: Debe haber habido Maestros de Luz que también han descendido, pero en este momento esa información no está dentro de mi conocimiento.

Interlocutor: ¿A qué plano espiritual se elevó el Maestro Jesús luego de esa experiencia?

Tar:  Se elevó al plano 4º, es decir, el plano que tenía cuando desencarnó y fue nombrado de inmediato Logos Solar.

Prácticamente el receptáculo está un poco desestabilizado, porque ésta fue una sesión muy importante, y han venido —y esto es debido al libre albedrío que cada uno tiene— infinidad de espíritus del Error, que lo han desestabilizado especialmente en la parte de la vista.

Entonces, lamentablemente, no tenemos más de algunos minutos para conversar. Sólo quiero decir que la misión es muy sencilla: el tema es dar, el tema es compartir, pero el tema es también lograr reunir espíritus encarnados para que aprendan lo que son los planos vibracionales y que lo principal es evolucionar en amor.

Lo que se busca es que cada uno sea directamente una herramienta del Absoluto, para que vaya creciendo en espiritualidad.

No se busca otra cosa que esto. Pero que tomen conciencia de que debéis hermanaros, no en mi plano de vibración, porque en mi plano eso es inherente, sino en el vuestro, el plano 1, y eso se consigue no siendo susceptibles, no enojándose entre vosotros, que nada los llegue a lastimar, porque lo único que se lastima en realidad es vuestra parte egoica.  El espíritu jamás se lastima. 

Voy a dar un ejemplo, siempre a nivel metafórico: ¿qué diríais vosotros si un niño de vuestro plano, encarnado, de 5 años, os insultara?

Obviamente dirían: "Es una criatura". La persona que se deja llevar por su soberbia, por su ego, es una criatura que no puede lastimar a una persona que está en un nivel más alto.

Si la persona que está en un nivel más alto se ofende, es porque se dejó manejar por su ego. ¿Entienden el punto?

Interlocutor: Perfectamente.

Tar: El receptáculo, vuelvo a repetir, está muy desestabilizado... Los saludo con todo mi amor y quiero que queden con la sensación de que en este momento están bañados con un rayo verde de sanación en todos los aspectos —sanación espiritual, sanación mental, sanación física—y les confieso que el rayo verde también es euforia.

Interlocutor: ¿Quién lo está emitiendo?

Tar: Lo emitimos entre todas las entidades Maestras que están aquí y, aparte, los protegemos a todos ustedes para que no queden contaminados por ninguna entidad del Error, porque los espíritus invadidos por el ego siempre van a tratar de perturbarlos en su estado anímico.

Interlocutor: Gracias, Tar, por estar nuevamente con nosotros. Hasta pronto.

 

 
 
 
 
 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas