web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

La dicha, felicidad y armonía
Libro la ley de atraccion- Eshter y Jerry Hicks

 

Quiero más dicha, felicidad y armonía

 Jerry: ¿Y si alguien os dijera: «Abraham, quiero ser más feliz. ¿Me gustaría saber cómo puedo utilizar vuestras enseñanzas para atraer más dicha, felicidad y armonía»?

 Abraham: En primer lugar felicitaríamos a esa persona por haber descubierto el más importante de los deseos: la búsqueda de la felicidad. Pues al buscar y descubrir la felicidad, no sólo encuentras la perfecta armonía con tu Ser Interior y con quién-eres-realmente, sino que también hallas la armonía vibratoria con todas las cosas que deseas.

Cuando la felicidad es realmente importante para ti, no centras tu atención en cosas que no te ayudan a sentirte bien, y el resultado de pensar sólo en lo que hace que te sientas bien es que creas una vida maravillosa repleta de todo lo que deseas.

Cuando mantienes el deseo de ser feliz y eres consciente de cómo te sientes, guías tus pensamientos en la dirección de las cosas que te hacen sentirte cada vez mejor, mejorar tu vibra-ción y tu punto de atracción sólo atraerá —a través de la Ley de la Atracción— las cosas que deseas.

Dirigir deliberadamente tus pensamientos es la clave para una vida plena, pero el deseo de ser feliz es el mejor de todos los planes... porque al alcanzar la felicidad encontrarás los pensamientos que atraerán la maravillosa vida que deseas.

¿No es egoísta querer más felicidad?

  Jerry: Algunas personas piensan que aquellos que siempre quieren ser felices son egoístas, como si desear la felicidad fuera negativo.

 Abraham: A menudo se nos acusa de enseñar el egoísmo y siempre damos la razón a quienes lo hacen, pues no podéis percibir la vida desde ninguna otra perspectiva que no sea la vuestra. El egoísmo es el sentido del yo. Es la imagen que tenéis de vosotros mismos. Tanto si centráis vuestra atención en vosotros como si lo hacéis en otra persona, siempre lo hacéis desde una visión vibratoria egoísta y todo lo que sentís es vuestro punto de atracción.

 

 

Así que si desde tu perspectiva del yo te enfocas en algo que te ayuda a sentirte bien, tu punto de atracción atraerá _mediante la Ley de la Atracción— las cosas que te agradarán.

Sin embargo, si no eres lo bastante egoísta como para insistir en sentirte bien y te centras en algo que te provoca sufrimiento, tu punto de atracción será negativo y no te gustará lo que recibes.

A menos que seas lo bastante egoísta como para preocuparte de cómo te sientes y, por consiguiente, dirigir tus pensamientos de tal forma que permitas una verdadera conexión con tu Ser Interior, tampoco tendrás nada que dar.

Todos somos egoístas. No es posible ser de otro modo.

 

 ¿Qué es moralmente superior dar, o recibir?

 Jerry: Por lo que entiendo, veis tan justo y consideráis que proporciona tanta alegría dar como recibir. En otras palabras, ¿no consideráis que un acto sea superior al otro?

 Abraham: Gracias a la poderosa Ley de la Atracción, todo lo que das —en virtud de tu ofrenda vibratoria— también lo recibes... La Lev de la Atracción siempre selecciona las cosas con de-talle y aporta a todos el producto que se acopla a sus pensamientos. Así que cuando das un pensamiento de Bienestar siempre recibes su equivalente. Cuando emites pensamientos de odio, la Ley de la Atracción no puede darte resultados armoniosos. Eso desafiaría la Ley.

Con frecuencia, cuando las personas hablan de dar y de recibir, se están refiriendo a acciones o a cosas materiales, pero la Ley de la Atracción no responde a tus palabras o acciones, sino a la vibración que las ha generado.

Por ejemplo, ves personas que están necesitadas. Quizá no tienen dinero, transporte o comida. Al verlas, sientes tristeza (porque te enfocas en su carencia y activas en tu interior su propia vibración) y desde tu punto de tristeza les ofreces la acción del dinero o de la comida. La vibración que les estás transmitiendo es como decirles: «Hago esto por vosotros porque no podéis hacerlo por vosotros mismos». Tu vibración está emitiendo carencia de Bienestar y, por lo tanto, aunque les hayas ofrecido dinero o comida a través de tu acción, tu sentimiento dominante estará perpetuando su carencia.

Os animamos a que dediquéis un tiempo a imaginar a esas personas en una situación mejor. Practicad el pensamiento de su éxito y felicidad en vuestra mente, y cuando ésa sea la vibración dominante, ofrecedles la acción que sintáis más oportuna. En este caso, gracias a la vibración predominante de vuestro Ser, mientras les tenéis como el objeto de vuestra atención, atraeréis la vibración homologa de Bienestar desde ellos. En otras palabras, les ayudaréis a elevarse. Les ayudaréis a encontrar la vibración que se acople a su deseo de Bienestar, en lugar de la vibración homologa a su situación actual. En nuestra opinión, ésta es la única forma en la que dar tiene valor.

De modo que la pregunta no es: «¿Qué es superior, dar o recibir?» Lo que os habéis de preguntar es: «¿Qué es superior, enfocarse en lo que se desea o en lo que no se desea7.», «¿Qué es superior, elevar a otra persona al creer en su éxito o agravar su decepción al fijarte en el punto donde se encuentra en ese momento?», «¿Qué es superior, sintonizar con mi Ser Interior y lue-go pasar a la acción, o no hacerlo y actuar de todos modos?», «¿Qué es superior, colaborar en tu propio éxito o en tu fracaso?»

 El mayor don que puedes ofrecerle a otra persona es el de tu expectativa de éxito.

Hay tantos mundos como perceptores, Seres o individuos. No estáis aquí para crear un mundo donde todos seáis iguales, y queráis y consigáis lo mismo. Estáis aquí para ser lo que queréis ser, a la vez que permitís que los demás sean lo que quieren ser.

 

¿Y si todos consiguiéramos lo que deseamos?

 Jerry: Voy a hacer de abogado del diablo. Si cada uno de los seres egoístas de este planeta consiguiera lo que desea, ¿qué clase de caos sería este mundo?

 Abraham: No lo sería y no lo es. Pues a través de la Ley de la Atracción atraerían a aquellos con los que están en armonía con sus intenciones. Éste es un lugar muy bien equilibrado. Hay un poco de todo, en proporción, abundancia y variedad suficiente, para daros todos los ingredientes para abastecer esta vasta y maravillosa «cocina» a la que habéis venido a cocinar.

 

¿Cómo puedo ayudar a los que sufren?

 Jerry: Vivo una vida gloriosa y feliz, pero muchas veces soy consciente de que hay mucho sufrimiento en el mundo que me rodea. ¿Qué puedo hacer para que esta experiencia de la vida no sea dolorosa para nadie7.

 Abraham: No puedes crear en la experiencia de otro porque no puedes pensar por los demás... Son sus pensamientos, palabras o acciones las que provocan esa respuesta emocional (sufrimiento) desde su Ser Interior. Crean su propio sufrimiento pensando en lo que no quieren.

Ahora bien, lo que puedes hacer por ellos es darles el ejemplo de la felicidad. Sé un Ser que piensa sólo lo que desea, que dice sólo lo que desea y que hace sólo lo que desea, por lo tan-to despertarás una emoción de felicidad.

 Jerry: Eso puedo hacerlo. Enfocarme en lo que quiero, en la felicidad y en aprender a permitir que los demás tengan cualquier experiencia que quieran crear. ¿Sería correcto entonces decir que si centro mi atención en su experiencia dolorosa crearé sufrimiento en mi propia experiencia y estaré dando ese ejemplo, el de una experiencia dolorosa?

 Abraham: Aparece en tu vida una persona que sufre, y cuando ves su dolorosa situación, surge en tu interior el deseo de que encuentre la salida, en ese caso su sufrimiento sólo te ha rozado ligeramente cuando has identificado tu deseo de hallar una buena solución. Si luego centras tu atención unidireccional en una buena solución para su dolorosa situación, no sufrirás demasiado y podrás ser un catalizador para inspirarle una solución. Ése es un ejemplo de lo que verdaderamente es ayudar a otra persona a elevarse. Sin embargo, si te enfocas sólo en su sufrimiento o en la situación que lo ha provocado, activarás en tu interior la vibración homologa a ese sufrimiento y empezarás a sufrir puesto que comenzarás a atraer lo que no quieres.

 

¿Se encuentra la clave en poner un ejemplo de felicidad?

  Jerry: ¿Está la clave en seguir buscando mi propia felicidad? ¿En dar ejemplo a los demás y dejar que experimenten —real- mente permitirles— lo que quieran (de la forma que ellos elijan)?

 Abraham: En realidad no tienes otra opción que permitirles que experimenten lo que están atrayendo, porque no puedes pensar o vibrar por ellos y, por lo tanto, no puedes atraer en su lugar.

La verdadera Permisión es mantener tu propio equilibrio, tu propia felicidad, hagas lo que hagas. De modo que la ventaja que les puedes ofrecer es permanecer en tu equilibrio, conectado con tu Ser Interior, sintonizado con los maravillosos recursos vivificadores del Universo y mantenerlos en tu centro de atención, de ese modo se beneficiarán. Cuanto mejor te sientas manteniendo a otros como tu objeto de atención, mayor será el poder de tu influencia positiva.

Sabrás cuándo has alcanzado el punto de Permitir que sean o que tengan aquello que deseen (o no deseen) cuando les veas actuar y no se despierte en ti ninguna emoción negativa. Cuando Permites, sientes felicidad al observar la experiencia de los demás.

Has cerrado el círculo con tus preguntas para ayudarnos a explicar que hay tres Leyes que son muy importantes.

La Ley de la Atracción responde a la vibración de tus pensamientos.

Cuando ofreces deliberadamente pensamientos eligiendo aquellos con los que te sientes bien, permites que se entable una conexión con tu Ser Interior, con quién-eres-realmente. Cuando estás conectado con quién eres realmente, cualquier persona que tengas como centro de tu atención se beneficia de tus pensamientos. Y, por supuesto, en todo este proceso, ¡sientes alegría!

Con el tiempo, serás tan consciente de tus sentimientos y tan adepto a ofrecer deliberadamente tus pensamientos que casi siempre estarás en un estado de atracción positiva. Entonces (en realidad, sólo entonces) permitirás cómodamente que los demás creen lo que han elegido. Cuando entiendas que lo no deseado no se puede imponer en tu experiencia, sino que todo lo que te sucede lo invitas a través de tu pensamiento, nunca más volverás a sentirte amenazado por lo que los demás elijan vivir, aunque sean personas muy allegadas, pues no pueden ser parte de tu experiencia.

 

¿Puedo pensar en algo negativo y sentirme positivo al mismo tiempo?

 Jerry: ¿Cómo podemos prestarle atención a algo negativo o pensar en ello y no tener una respuesta emocional negativa?

 Abraham: No podéis. Y no os vamos a sugerir que lo hagáis. En otras palabras, decir que nunca tengáis una emoción negativa sería como decir «No tengáis un Sistema de Guía. No le prestéis atención a vuestro Sistema de Guía Emocional». Y eso es justo lo contrario de lo que os estamos diciendo. Queremos que seáis conscientes de vuestras emociones y que guiéis vuestros pensamientos hasta que os sintáis aliviados.

Cuando centráis vuestra atención en un pensamiento pequeño (negativo), sentís una emoción negativa (indeseada) pequeña. Y si sois sensibles a cómo os sentís, y queréis sentiros mejor, cambiaréis el pensamiento. Es fácil hacerlo cuando es un pensamiento pequeño y una emoción pequeña. Es mucho más difícil cambiarlo cuando es un pensamiento grande acompañado de una emoción igualmente grande. La emoción será proporcional en intensidad a la cantidad de pensamientos que hayáis amasado por la Ley de la Atracción. Cuanto más tiempo permanezcáis enfocados en lo que no queréis, mayor y más fuerte será el pensamiento. Pero si sois sensibles a vuestras emociones y retiráis rápidamente vuestra atención del objeto no deseado, empezaréis a sentiros mejor y detendréis la atracción de lo no deseado.

 

¿Hay algunas palabras que ensalcen el Bienestar?

 Jerry: ¿Podríais decirnos algo que pudiera servirnos para atraer cosas positivas, como una salud perfecta...?

 Abraham: ¡Quiero una salud perfecta! Me gusta sentirme bien. Disfruto de mi cuerpo que se siente bien. Tengo muchos recuerdos positivos de sentirme bien en mi cuerpo. Veo a muchas personas que gozan de un buen estado de salud y me resulta fácil ver cuánto disfrutan de sus cuerpos saludables. Cuando tengo ese tipo de pensamientos, me siento bien. Estos pensamientos están en armonía con un cuerpo sano.

 Jerry: ¿Qué me decís de la prosperidad económica?

 Abraham: \Quiero prosperidad económica! Hay muchas cosas maravillosas que puedo comprar en este mundo maravilloso y la prosperidad económica me abre la puerta a ellas. Puesto que la Ley de la Atracción responde a mis pensamientos, he decidido enfocarme principalmente en la abundancia, con la comprensión de que sólo es cuestión de tiempo que mis pensamientos de pros-peridad encuentren su homólogo en la prosperidad económica. Puesto que la Ley de la Atracción me traerá el objeto de mi atención, elijo la abundancia.

Jerry: ¿Y de las grandes relaciones?

 Abraham: Quiero tener grandes relaciones. Quiero conocer personas agradables, divertidas, inteligentes, enérgicas, estimulantes, y soy feliz al saber que este planeta está repleto de ellas. He conocido a muchas personas interesantes y me encanta descubrir las fascinantes características de las personas que conozco. Me parece que cuanto más disfruto de la gente, más personas afines llegan a mi vida. Me encanta esta época de cocreación tan espectacular.

 Jerry: ¿Qué podéis decir de las experiencias positivas No-Físicas?

 Abraham: Quiero atraer a aquellos que están en armonía conmigo, tanto en el plano físico como en el No-Físico. Me fascina la Ley de la Atracción y me reconforta saber que cuando me siento bien, sólo puedo atraer lo bueno. Me encanta saber que la esencia de lo No-Físico es Energía pura y positiva. Me gusta utilizar mi Sistema de Guía Emocional para poder encontrarme con esa Fuente.

 Jerry: ¿Y de un crecimiento gozoso y continuado?

 Abraham: Soy un Ser que busca crecer y es estupendo recordar que la expansión no sólo es natural sino inevitable. Me encanta saber que la dicha es una elección. Puesto que mi expansión es inevitable, elijo tenerla toda con alegría.

 Jerry: ¿Y esto atraerá esas cosas?

 Abraham: Vuestras palabras no os traerán manifestaciones inmediatas de lo que estáis pidiendo, pero cuanto más las repitáis y mejor os sintáis cuando las digáis, más pura o menos contradictoria será vuestra vibración. Y vuestro mundo pronto se llenará de las cosas de las que habéis hablado... Las palabras no atraen nada por sí solas, pero cuando sentís la emoción al hablar, significa que la vibración es fuerte y la Lev de la Atracción ha de responder a esas vibraciones.

 ¿Cómo medimos nuestro éxito?

 Jerry: ¿Qué es lo que consideráis éxito? ¿Cuál diríais que es la principal característica del éxito?

 Abraham: La satisfacción de un deseo es un éxito, ya sea un trofeo, dinero, relaciones u otras cosas. Pero si la felicidad es vuestra medida de éxito, todo lo demás encontrará fácilmente su lugar. Pues al ser felices halláis la sintonización vibratoria con los recursos del Universo.

No podéis ser felices cuando os enfocáis en algo que no deseáis o en la ausencia de algo deseado; por consiguiente, mientras sintáis alegría, jamás estaréis en un estado de vibración contradictoria. Y sólo la contradicción en vuestros pensamientos y vibración puede manteneros alejados de lo que deseáis.

Nos divierte ver que la mayoría de las personas pasan la mayor parte de su tiempo buscando la forma de medir su experiencia de la vida, buscando fuera de ellas mismas para que alguien les diga lo que está bien y lo que está mal, cuando siempre tienen a su alcance en su interior un Sistema de Guía tan sofisticado, complejo y preciso.

Al prestarle atención a tu Sistema de Guía Emocional y al buscar el pensamiento que te produzca la mejor emoción dondequiera que estés, permitirás que tu perspectiva más amplia te guíe en la dirección de las cosas que realmente deseas.

Cuando pasas por la criba los espléndidos contrastes de tu realidad física de espacio-tiempo, muy consciente de cómo te sientes y guiando deliberadamente tus pensamientos hacia los que te hacen sentirte cada vez mejor, con el tiempo empiezas a ver tu vida a través de los ojos de tu Ser Interior. Cuando lo consigues, sientes la satisfacción de estar en el camino que elegiste desde tu perspectiva No-Física cuando tomaste la decisión de adoptar este maravilloso cuerpo. Desde tu punto de ventaja No-Físico, entendías claramente la naturaleza de evolución constante de tu Ser y las posibilidades que encerraba este entorno de Primera Línea lleno de contrastes. Entendías la naturaleza de tu magnífico Sistema de Guía y que con la práctica verías este mundo como lo ve tu Ser Interior. Comprendías la poderosa Ley de la Atracción y la justicia y exactitud con la que responde al libre albedrío de todos sus creadores.

Cuando alcances el pensamiento con el que te sientes mejor, volverás a conectar con esa perspectiva y ¡temblarás de emoción cuando reencuentres tu propósito, tu entusiasmo por vivir y a ti mismo!

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas