Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

 

La décima revelación
Esta segunda parte es, al igual que La Novena Revelación, una parábola de aventura, un intento por ilustrarla transformación espiritual continua que está produciéndose en nuestro tiempo. Mi esperanza con los dos libros fue transmitir lo que yo llamaría un cuadro de consenso, un retrato vívido de las percepciones, senti­mientos y fenómenos nuevos que vienen a definir la vida cuando estamos a punto de entrar en el tercer milenio.

 
La Novena Revelación Descargar 202 Kb
La Novena Revelación - Guía Vivencial Descargar 239 Kb
La Décima Revelación Descargar 168 Kb
La Undécima Revelación Descargar 179 Kb
La Nueva Visión Espiritual  Descargar 137 Kb

   

La Décima Revelación se presenta no sólo como continuación de la aventura narrada en aquellas páginas, sino como su culminación.
Quien conoce la Décima Revelación conseguirá una comprensión global de la historia del hombre y de la misión que todos compartimos para conducir a la humanidad a su realización.
En esta novela, que ha vendido más de dos y medio millones de ejemplares en todo el mundo, Redfield prosigue la aventura en los montes Apalaches, al norte de América. Charlene ?quien puso al autor tras la pista del manuscrito donde están las otras nueve revelaciones? ha desaparecido. En la búsqueda, el lector acompaña al protagonista por bosques sagrados y cascadas majestuosas, el marco incomparable para el misterio que va a ser develado.
 
Poco a poco se abren las puertas a otros ámbitos, a los recuerdos perdidos de vidas y experiencias pasadas, al instante anterior a nuestra concepción, al vislumbre de nuestro nacimiento, al tránsito de la muerte y a la revisión de la existencia que todos enfrentaremos...
 
Todo para arribar a la dimensión, pictórica de amor, donde el conocimiento del destino humano es preservado: la de la vida nueva. A través de la intuición, la sincronicidad y la visualización superaremos el miedo al futuro y el resto de los temores imaginables, porque lo que está en juego es la misión especial que todos tenemos que compartir en estos momentos: el renacimiento espiritual de la humanidad.

No quiero minimizar los enormes problemas que todavía enfrenta la humanidad, sino sólo sugerir que cada uno de nosotros, a su modo, está involucrado en su solución. Si nos mantenemos atentos y reconocemos el gran misterio que ese esta vida, veremos que hemos sido colocados en el lugar indicado, exactamente en la posición correcta... para cambiar el mundo.
 
 

 

 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas