Llama Violeta

Llama Violeta


 
 
 
 
 

¿Qué páginas ven otros?

 

Canalización de Jesús del 30/6/97

 
Interlocutor: . Escucho su mensaje, Maestro...

Maestro Jesús: Queridos hermanos, estoy aquí nuevamente con todo mi amor,
amor que tengo por toda la humanidad, no importa la creencia de cada uno.
También estoy con todo mi dolor, sentimiento que me acomete cada vez que veo
injusticias.

Muchas personas mal informadas piensan que en nuestro plano de vibración
espiritual todo es felicidad. Y ya fue dicho que en el plano 5 hay más dolor
que en el plano físico 1.

Interlocutor: No entiendo por qué,  Maestro.

Maestro Jesús: La razón es muy simple. El ser encarnado sufre generalmente
por sus carencias. Su ego no le permite ver más allá. En cambio, nosotros
vivimos compartiendo el sufrimiento de los otros. El dolor de los demás es
nuestro dolor y, cuanto más sufre el ser humano, más dolor sentimos.

Pero que no se mal interprete. No es un dolor que nos moleste y nos
incomode. Al contrario, tomaríamos todo el dolor para nosotros si pudiéramos
aliviar un poco a aquel que sufre.

Y sabemos que eso no se puede. Porque el ser humano genera su propio dolor:
las luchas por el poder, la ambición, la especulación, la indiferencia.

Algunos dirán: "La indiferencia es un mal menor". Y yo les respondo: No es
así. Porque cuando un ser encarnado deja de preocuparse por su hermano,
comienza a preocuparse por sí mismo. Y ahí empieza el sufrimiento, suyo y
del semejante al que ignoró.

Me duele mucho el espíritu al ver tanta indiferencia sobre la Tierra, ver
tanto atraso espiritual y tan poca cooperación entre ustedes, como raza. Al
contrario, veo tanta barbarie, tantas peleas por posesiones materiales,
tanta mezquindad. Y encima no se dan cuenta lo aceleradamente que están
destruyendo el planeta.  Provocan extinción de especies animales, destruyen
la vida vegetal, contaminan las aguas. No toman conciencia de que la Tierra
es un mundo con superficie limitada.

En este último período el planeta ha bajado su índice de oxígeno y ha subido
el índice de bióxido de carbono. Vais a producir el tan temido "efecto
invernadero".

Creéis que el planeta es ilimitado y sois apenas  un pequeño punto en el
espacio.

Tenéis que transmitir no solamente el Servicio, sino también el cuidado de
vuestro mundo. Dejad de pelearos por límites, cuando corre riesgos todo el
planeta.  Pongo mucho énfasis en eso.

Este es mi mensaje de hoy.

Interlocutor: Antes que se retire, Maestro, querría preguntarle cómo es
posible que estando usted en un plano tan elevado y siendo Logos Solar
pueda comunicarse con nosotros en el plano físico 1.

Maestro Jesús: ¿Por qué no podría hacerlo? El fin es el más elevado. Se
trata de brindarles un mensaje de orientación para que puedan crecer como
seres humanos y elevarse como espíritus.

Una parte de mi espíritu se comunica a través de este receptáculo, que es la
reencarnación de Juan, mi discípulo amado.
 

 


Tengo la esperanza de ser entendido, aunque sea por unos pocos y si es así,
mi mensaje no habrá sido transmitido en vano.

Interlocutor: Comprendo lo que usted dice, Maestro, porque nosotros,
salvando las distancias naturalmente, tampoco somos entendidos.

Maestro Jesús: Háganse fuertes en el amor. No dejen paso al mal, cediendo a
la desazón. Busquen apoyarse en las coincidencias y, por sobre todo, tengan
fe en el Padre, que nunca desampara a sus hijos.

Interlocutor:  Lo sabemos, Maestro, pero aquí, en el plano físico, hay
trabas. A veces, tenemos altibajos de salud y en la parte económica no
estamos holgados.

Incluso para realizar reuniones y transmitir los mensajes, no contamos con
apoyo económico de nadie. Nos cuesta mucho convocar a la gente, pues está
fuera de nuestro alcance una propaganda aceptable.

Esto es muy  frustrante...

Maestro Jesús: Hay algo que se llama "voluntad"... busquen esa fuerza
interna, únanla a la perseverancia, mézclenla con la fe y lograrán el
resultado apetecido. Vuestra misión es el Servicio, pueden hacerla sin dejar
de lado sus obligaciones.

Interlocutor:  Vamos a hacer caso de sus palabras, Maestro. Por otro lado,
tenemos pensado realizar un libro con todos los mensajes espirituales.
Espero que esa obra no se pierda en el olvido.

Maestro Jesús: Si ustedes supieran cuantas obras importantes se han perdido
a lo largo de la historia de la humanidad. Libros, cuadros, estatuas y
tantos tesoros más, que distintos "conquistadores" destruyeron en un acto de
barbarie tan lamentable...

Mi discípulo amado, Johnakan Ur-el, ha escrito en su encarnación anterior
muchos tratados de filosofía que se han perdido definitivamente.

Interlocutor: ¿En la encarnación como Juan Zebedeo?

Maestro Jesús: Así es... Hay centenares de carillas escritas por mi amado
Juan que han sido destruidas en Grecia. También había pasado al papel
infinidad de mensajes que he difundido. Esos mensajes fueron quemados por
gente alejada del raciocinio. En esas llamas también ardieron escritos del
propio Juan y distintas cartas enviadas a templos de lejanas regiones. Esas
misivas nunca llegaron a destino. La ignorancia se impuso a la sabiduría una
vez más.

Hay tantos mensajes que han sido destruidos por hordas salvajes, se han
cometido tantos atropellos contra la cultura: saqueos de templos, de
bibliotecas, de museos... han destruido enorme cantidad de información,
tanto científica como filosófica,  han hecho retroceder la humanidad cientos
de años.

Y eso no es lo peor, porque las hordas bárbaras tienen la disculpa de la
ignorancia, pero hubo autoridades religiosas que, arrogándose un título que
no tenían, destruyeron material importantísimo para el crecimiento
espiritual de la humanidad... y lo más doloroso es que decían representarme
a mí.  Cometieron esos actos vandálicos en mi nombre...

Interlocutor: ¿Ese material existe, por lo menos, en el plano espiritual?

Maestro Jesús: Ese material está en nuestra memoria como seres de Luz y se
está dando a conocer en las distintas sesiones. También les digo que, en la
actualidad, hay escritos importantes que unos pocos que se creen elegidos
están ocultando en forma mezquina a todos los seres del planeta. Esos
hombres que dicen ser espirituales están llenos de soberbia y no admiten
otra palabra que no sea la suya. Jamás entendieron mi mensaje, donde hablo
que la humildad es una de las principales virtudes para llegar a ese Reino
espiritual. Desconocen la humildad, conducen a sus seguidores con pedantería
e inventan un castigo a quien los contradice. En lugar de conquistar por el
amor, someten por el temor... como aquellos fariseos a los que nunca puede
convencer del verdadero Camino.

Esto viene desde muchísimos años atrás, donde hombres pertenecientes a
instituciones religiosas, creyendo ver un riesgo en los místicos
espirituales, los perseguían sin piedad [4].

Hermanos queridos, ahora les doy las perlas a ustedes. Multiplíquenlas, como
yo multipliqué los panes...
 

 

 
 
 
 
 
 
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas