web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

CITA CON JESUS DE NAZARET

COMUNICACIÓN CÓSMICA DE MONTERREY, MÉXICO

 

 Como el canto suave de los alegres pajarillos, como la refrescante brisa en las playas del mar, como el matutino rocío de las frescas mañanas, así llego a ustedes para plasmar en su ser, el beso puro de mi amor infinito, porque hoy entrarán al majestuoso templo erigido por aquéllos que han Consagrado sus vidas al amor.

 Nos encontramos en el Templo del Amor Planetario, en el Santuario localizado en las Tierras Santas, en donde tantas veces mi sangre corrió por el amor que le tengo a la humanidad.

 Ser respetuosos porque en este Templo, cada partícula con que se ha erigido, representa una lágrima derramada por tantos y tantos de mis seguidores.

 Ser respetuosos porque en este Templo, el más puro y elevado amor al servicio, a la humanidad y al cosmos, es el emblema que lo sella para siempre.

 Hoy los he traído aquí y les hablaré en mi papel de responsable de esta humanidad.

 Hoy hablaré con ustedes como muchos siglos atrás hablamos por primera vez.

 Siempre he estado con ustedes y he sido paciente, infinitamente paciente, esperando que en sus corazones la llama del amor divino, pudiera ser soportada sin apagarse nunca.

 He esperado desde que pasaron por las etapas de obscuridad, de duda, de aperturas a la luz y de caídas repentinas. Los acompañé en las noches de tormenta y gocé con ustedes sus días de triunfo. Recibí en mis manos cada una de las lágrimas que derramaste por el dolor de la incomprensión y también recogí cada una de las sonrisas que salía de sus labios cuando veían florecer las semillas plantadas. Esperé anhelante a que su mente se abriera a las verdades que tantas y tantas veces habían impartido.  

Con inmenso gozo los recibo ahora cuando ya habrán sido preparados para este primer momento. Estoy con ustedes porque mi amor a ninguno olvida.

 Hoy debo dar la instrucción y les digo con todo mi amor, que el servicio que están prestando a sus hermanos en ese campo de acción que hoy se encuentran, es muy apreciado por nosotros, pero es tanta la necesidad, es tan grande la tarea, que hoy hablaré de cómo el servicio puede modularse por el amor y la inteligencia, para poder obtener resultados óptimos. 

 Deseo que visualicen esta imagen:

 Estas en un auditorio muy amplio, muy amplio; estoy al frente de ustedes con mi túnica blanca; a mi derecha sé encuentra un Gran Ser, la Maestra Rowena, alguien cuya suave caricia es capaz de levantar desde lo más profundo de la sociedad humana, a aquellos seres que se han sumido por su propia incomprensión. Y a mi izquierda otro Gran Ser conocido por ustedes, la Maestra María aquella que ustedes conocemos con el nombre de Virgen María.

 ¿Saben cuánto amor de nosotros tres ha recibido la humanidad?

 ¿Pueden siquiera intuir lo que nuestro amor ha puesto en la Tierra para que todos ustedes llegaran hasta aquí?

 Hablar del Amor es hablar del Cosmos, porque el Amor Universal es una fuerza que parte desde el centro mismo del Universo, y siendo cada uno de nosotros pequeñas extensiones de esa Creación Universal, esa Fuerza de Amor corre de creación en creación, como la savia de un árbol viaja del tronco a las ramas y termina en las hojas.

 Ustedes recibirán el amor de nosotros, pero ¡comprensión inconsciente de la humanidad!, el amor se ve impedido de llegar más lejos, porque hay muchos seres humanos que han cerrado sus puertas a la manifestación de esa fuerza que les llega a través de sus corazones. El Amor Universal sé recibe de adentro no de afuera, los hombres no pueden necesitar de amor porque lo tienen adentro. La más grande ilusión que se ha gestado en esta Humanidad evoluciónate, es la necesidad de amor; no existe tal término, no existe tal necesidad, el amor lo reciben todos, pues de otra manera no podrían existir.

 El despertar a ese amor interior debe ser la gran tarea de todos ustedes. Ese amor que fluye de nosotros a ustedes es tan grande, que basta que entreabran un poco las puertas de su corazón, para que después sea imposible volver a cerrarlas. Es tal la fuerza de ese amor, que todo lo que tienen que hacer es simplemente desearlo y nunca más volverán a sentir necesidad de amor.

 Sí existe la necesidad de dar amor, pero es una ilusión creer que se siente la sed de amor.

 Cuando piensan que tienen la necesidad de recibir amor, es nuestro cuerpo el que lo hace, y que nuestra alma mantiene cerrados los broches de la puerta del amor. Es nuestro cuerpo el que pide amor, porque su alma no se lo da.

 Céntrense en su alma cuando sientan esa sed, refúgiense en nuestra alma, y allí tendrán el poder de abrir la puerta. No busquen el amor afuera, no vendrá de afuera, vayan hacia adentro y allí tienen el poder para abrir esa puerta, simplemente imploren diciendo así:

   

PADRE MÍO:

YO SOY EN TI COMO TÚ ERES EN MÍ,

YO SOY TU EXTENSION EN ESTA TIERRA.

HOY DECRETO QUE TU AMOR LLEGUE

HASTA ÉL TERMINO DE TU CREACION A TRAVÉS MÍO.

HOY DECRETO QUE MIS PUERTAS AL AMOR

SEAN ABIERTAS DE PAR EN PAR,

PARA QUE SE DERRAME A TRAVÉS DE MÍ,

ESA FUERZA QUE UNE A LOS MUNDOS,

ESA FUERZA QUE FORMA LAS ESTRELLAS,

ESA FUERZA QUE DA VIDA A LA VIDA.

ASI SEA.

 

Háganla, repítanla, y nunca más, nunca más sentirán falta de amor. Y aquellos que los rodean, aquellos de nuestros hermanos que les frecuentan en nuestra vida cotidiana, serán bañados de ese amor que nace de ustedes, serán como una fuente de amor desbordándose hacia todos nuestros hermanos.  Ya están haciendo un servicio, pero la necesidad es grande, muy grande, y es preciso prestar un servicio inteligente, así que delinearé en breves palabras, los criterios que deben normar el servicio que prestan:

 I. Primero y por sobre todas las cosas que todo lo que hagan, absolutamente todo, sea EN EL NOMBRE DEL PADRE; pero no únicamente por devoción por loor o alabanza, que el Padre no necesita de eso, sino por el alineamiento energético que implica decir EN EL NOMBRE DEL PADRE.

 ¡Qué gran significado tiene esa frase! automáticamente nuestra mente y voluntad se alinean con el propósito del Padre, y es posible ver descender desde el cielo infinito, un rayo de luz dorado en respuesta a esa poderosa invocación y nuestro cuerpo tendrá una energía extra para prestar tal servicio, y nuestras manos se moverán con una gracia asombrosa, para estar en el lugar correcto en el momento preciso.

 II. Que todo lo que hagan, absolutamente todo, tenga un fin colectivo, tenga un fin universal. No trabajen para unos cuantos, no trabajen únicamente para aquellos que les aman. Muchos seres hay que requieren de estos servicios y que nadie ha volteado a mirarlos siquiera. Muchos hay olvidados de los hombres, pero nunca, nunca olvidados de nosotros.  

III. Enseñen a la humanidad a dar Gracias; enséñenla a apreciar lo que tienen; que toda oración que sea elevada al Padre o a Mí, tenga siempre como sello final la gratitud del ser por todo lo que ya ha recibido, porque sin duda les digo, tienen más de lo que les falta, habrán recibido tanta y tantas cosas y sufrir por tan pocas, que debiera ser nuestra oración una eterna gratitud, y sólo muy ocasionalmente pedir algo.  

 El servicio inteligente pide de nosotros un esfuerzo por replantear organizaciones, por replantear estructuras, por replantear temas. Pido un esfuerzo para que cada uno se haga la siguiente pregunta: ¿Estoy realmente sirviendo de la manera más efectiva?, ¿estos compromisos que he aceptado, es la mejor manera de realizarlos?

 No intenten hacer todo ustedes solos, involucren a más personas, asignar tareas, mientras más gente tenga más cosas que hacer cumplirán con un propósito doble; en primer lugar nuestro campo de acción se expandirá muchas veces, y en segundo lugar estarán dando la oportunidad a nuestros hermanos menores, de despertar también al servicio como nosotros lo habremos hecho.

 No crean en nuestra ilusión de que sólo nosotros hacemos bien las cosas; aceptando que todos nuestros hermanos son discípulos también en el camino de la aprobación, y todos ellos reciben mis pensamientos, mis ideas y mis Bendiciones. No siempre son nuestras manos las más aptas para trabajar en aquello que han aceptado; ser  humildes y reconocer que hay muchas, muchas manos que pueden también tocar eso que ustedes consideran suyo.

 No por el amor que les tienen a aquellos que sirven, no por el amor que tienen a la obra que han emprendido, impidan a otros trabajar también en ello; ser abiertos y vigilar como lo hago Yo, que no falte nada. Una vez será el tiempo de tomar picos y palas y hacer el trabajo duro, otra vez será el tiempo de supervisar, indicar donde será más necesario el trabajo y donde ya no lo es, y otra vez será necesario mirar al fondo de los corazones de aquellos que están en el servicio activo, para cuidar de ellos, que así como con los picos y las palas se puede dañar las manos, así también el corazón sufre rasguños cuando se prestan los servicios a la Hermana humanidad.

Ser vigilantes de almas, ser vigilantes de hombres, vean más allá de las apariencias y sean extremadamente cuidadosos en nuestras acciones y en nuestras palabras, que una palabra dicha con irresponsabilidad o en un descuido involuntario, puede causar una honda herida en un corazón sensible que está en el servicio activo.

Que nuestra boca no se abra si no es para alabar a otros o dar indicaciones inteligentes de lo que debe hacer. No mencionen a nadie sino tienen algo bueno que decir de ellos, sean inofensivos en acciones, palabras y pensamientos, y en nuestras oraciones nocturnas no olviden a nadie de aquellos que sienten que los necesitan.

Mis discípulos son extensiones mías, si alguien les pide algo, Yo actuaré a través nuestro. No nieguen la posibilidad de ayuda a aquellos que la solicitan porque son intermediarios míos y Yo vigilaré a través esa gran obra que están realizando.

Sé que en ustedes aún hay duda, sé que en ustedes aún hay indecisión de cuál es el camino correcto que deben seguir. Les diré algo: “Nada ocurre sobre la superficie de este Planeta que Yo no haya permitido”.

Es necesario que la humanidad se abra a la posibilidad de recibir ayuda de parte de Hermanos del Espacio.

Es preciso hacer una labor callada sin publicidad en todas aquellas personas de corazones limpios y libres de prejuicios y dogmas.

¡Poner énfasis en el convencimiento, poner énfasis en la aceptación de la realidad extraterrestre!, y de esta manera, llegado él momento, contarán con muchas almas despiertas.

Reciban nuestras Bendiciones.

 
 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas