web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

Los milagros del Maestro Jesús III

SESIÓN DEL 6/9/05

 

Médium: Jorge Olguín.

 

Interlocutor: Horacio Velmont.

 

Entidades que se presentaron a dialogar: Maestro Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología y Maestro Jesús, actual Logos Solar.

 
 
 

 

 

 

Interlocutor: ¿Quién está presente?

 

Maestro Jesús: Hola, querido hermano, soy el Maestro Jesús.

 

Interlocutor: ¿Cómo le va, Maestro, tanto tiempo? Digo tanto tiempo como una forma de decir, ya que usted estuvo siempre presente en cada sesión que celebramos con Jorge…

 

Maestro Jesús: Una de las cosas que quiero aclarar es sobre el amor personal estando encarnado. Muchos Maestros encarnados están a favor del amor personal, otros no y han elogiado en mí, cuando estuve en el plano físico, mi amor impersonal.

 

Quiero desmitificar mi imagen y evitar los malos entendidos, donde nos ven como seres superlativos. Todos aquellos que en determinado momento encarnamos estamos expuestos no solamente a las tentaciones de poder, sino también a las tentaciones de nuestro propio ego.

 

Ya se ha dicho en distintas oportunidades que cuando yo he sido tentado con mi propio ego, mi propia mente me decía “tienes a tus pies un montón de gente en la ignorancia, puedes manipularlos como lo desees”, y es la propia mente analítica, la propia conciencia espiritual divina la que triunfa en ese momento sobre ese rol, la que dice no.

 

No es cierto lo que ha sido escrito sobre mí en el sentido de que me han ofrecido palacios, riquezas… Eso es muy infantil, si se quiere.

 

Lo que ofrece el rol del ego es algo más sencillo, es un don de dominio, un don de sojuzgamiento al otro, y esto es algo que la conciencia de Luz rechaza de plano.

 

Quiero dejar en claro que yo no estoy en contra del amor personal, puesto que lo he sentido, y he gozado con ese amor, aun sin haberlo plasmado en esa vida que tuve. Pero lo he sentido, lo he vivido, lo he vibrado y no estoy arrepentido de haberlo sentido. Digamos que fue lo que me dio incentivo para el resto de mi misión.

 

Quiero agregar que la mayoría de estos hermanos tan pequeños que me rodeaban, digo pequeños con todo cariño, muy pocos entendían mi mensaje. Muchas veces es como que me descorazonaba y buscaba otros que pudieran escucharme, sin tomar el atrevimiento de dejar de lado a aquellos que me seguían desde antes.

 

Pero verdaderamente es como que me descorazonaban porque muy pocos me entendían, mi manera de pensar, mi manera de sentir, mi manera de obrar. Y es cierto que muchas veces yo mismo me he sentido tentado a dejar de dar mensajes. Es cierto que muchas veces he querido abandonar esa tarea ciclópea que ha quedado registrada en la historia de este planeta.

 

Muchas veces el ser humano, no mi espíritu, ha querido bajar los brazos…

 

Interlocutor: Maestro, ¿usted estando encarnado llegó a saber que hubo un universo alterno que se abrió por una decisión suya en la que se casó con Miriam, aquella mujer que le ofreció agua en el pozo de Jacob?

 

Maestro Jesús: Lo supe recién al desencarnar…

 

Interlocutor: Eso es lo único que quería saber.

 

Maestro Jesús: Me voy a retirar unos minutos para que este receptáculo descanse porque está muy agitado en su parte cardiológica en razón de la tremenda energía que está recibiendo…

 

Interlocutor: De acuerdo, Maestro…

 

 

Maestro Jesús: Aquí estoy nuevamente…

 

Interlocutor: Maestro, antes de continuar la sesión, hay alguien aquí presente que le quiere hacer una pregunta… ¿Puede?

 

Maestro Jesús: Adelante…

 

Nicolás: En mi hogar, el año pasado, ocurrió un fenómeno de mediumnidad… Quisiera saber si fue real.

 

Maestro Jesús: Sí, fue real, fue una entidad del plano 3, es decir que no fue un espíritu de Luz, y fue simplemente como un juego. En este querido plano 3, que es uno de los planos con el cual yo más me comunico, hay muchos seres que están en función de Servicio y tratan de llegar al plano 4, que es un plano de Maestría.

 

Si no terminan de llegar a ese plano es porque su propio ego lo envuelve en rencor, en dudas, en cuestionamientos propios y ajenos, a veces haciendo el rol de víctimas y entonces están todo el tiempo con personalidad dual.

 

Por momentos protagonizan ser Maestros de Luz y por momentos es como que se cuestionan todo en rencor y borran todo lo bueno que habían hecho antes.

 

Interpreto, humildemente, que esa comunicación trató de brindar una claridad, pero el espíritu que se ha comunicado es un espíritu del plano 3 y no tuvo la capacidad suficiente para hacerlo.

 

Los espíritus del Error generalmente son apegados y tratan de estudiar las reacciones del plano físico, sea para aprender alguna cosa, sea con el ánimo de experimentar.

 

En los planos de Luz no se experimentan con los seres encarnados, en el plano de Luz se Sirve a los seres del plano físico. Experimentar las reacciones de los encarnados no es de seres de Luz. Ni siquiera de un Maestro del plano 4.

 

Nosotros no experimentamos nunca con los seres del plano físico o de planos espirituales inferiores. Lo que buscamos es tenderle, metafóricamente hablando, una mano para levantarlos, pero nunca para experimentar, porque reitero que eso no es de Maestros de Luz.

 

Nicolás: ¿Y la sugerencia de ese espíritu a que haga el bien a determinada persona? ¿Está bien eso?

 

Maestro Jesús: Está bien a medias. Esto que voy a decir es metafórico: si yo me comunicara no a través de este receptáculo sino con tu cuerpo causal, yo no te diría, localizado, que tú hagas el bien a determinada persona, te diría que hagas el bien en general. Y entonces por añadidura esa determinada persona va a recibir ese Servicio.

 

El bien no es algo que se tiene que dar como en “cuentagotas”, como decís vosotros en el plano físico, es algo que se tiene que brindar sin límites.

 

Si uno lo mira desde el punto de vista objetivo no está mal decir que hagas el bien a determinada persona, no, para nada. Pero si lo miramos desde el punto de vista subjetivo, eso limita. es como si yo encarnara y escribiera mis memorias de hace dos mil años en Galilea y dijera “este libro es solamente para doce personas” y a esas doce personas les hago el bien.

 

Entonces, mi cuestionamiento metafórico es: ¿les estoy haciendo el bien a doce personas o estoy siendo egocéntrico con el resto de la gente que querría leer ese libro?

 

Entonces, y quizás sea un ejemplo fuera de lugar, pero ilustrativo, no está mal hacer el bien a determinada persona, pero el bien no es algo localizado, el bien tiene que ser general, universal.

 

Obviamente, si el espíritu que se comunicó hubiera sido del plano 2, jamás hubiera hablado de hacer el bien. Pero un espíritu del plano 3 es un espíritu que busca hacer el bien pero no tiene la experiencia necesaria

 

En el plano 4, en cambio, que es un plano de maestría donde el ego ya no cumple ninguna función porque no tiene cabida, no solamente los espíritus que están en ese plano son útiles, sino que son enseñados por nosotros, los espíritus del plano 5º, a cómo ser útiles.

 

Salvando las distancias, es como si alguien fuera nuevo en un empleo y tuviera toda la voluntad, todas las ganas de desempeñarse, pero no supiera cómo hacerlo y hay un supervisor por arriba que le está diciendo: “Mira, encara esto de esta manera, y aquello otro de esta otra manera”, y así sucesivamente.

 

Entonces, un espíritu del plano 4º lo que está haciendo es aprendiendo a ser útil a los demás.

 

En realidad, esto que digo es a modo de ejemplo nada más, porque en realidad no se aprende a ser útil, uno directamente Sirve y punto. Pero a veces, una orientación dada a medias, como la de ese espíritu del Error que se comunicó, es una orientación que no sirve.

 

Interlocutor: Maestro, creo que este punto ha quedado perfectamente aclarado… ¿Seguirá con el mensaje que estaba dando o pasamos a las preguntas?

 

Maestro Jesús: Pasemos directamente a las preguntas.

 

Interlocutor: Bien, María Magdalena, ¿quién era en realidad?

 

Maestro Jesús: Yo puedo conceptuar a ese ser espiritual que en el plano físico se llamó Leonardo Da Vinci y que pintó ese cuadro tan maravilloso llamado “La última cena”, y te aseguro que a quien representó a mi lado es a mi discípulo amado, Juan Zebedeo, y no a una mujer.

 

O sea que ese libro que tanto se ha vendido…

 

Interlocutor: Código Da Vinci…

 

Maestro Jesús: Así es… Ese libro es totalmente falso desde la base.

 

Interlocutor: ¿Quién era en realidad María Magdalena?

 

Maestro Jesús: Cuando estaba encarnada era un ser que me amaba como un  Maestro, me respetaba, y que ha tenido por momentos una vida equivocada…

 

Interlocutor: ¿Era prostituta?

 

Maestro Jesús: Claro, pero muchos la confunden con esa prostituta que querían lapidar y no es ella… Por eso yo digo que hay malos entendidos…

 

Interlocutor: ¿Cómo se llamaba esa prostituta que querían lapidar?

 

Maestro Jesús: Se llamaba Miriam, pero éste era un nombre muy común en aquella época, como Josué…

 

Interlocutor: ¿María Magdalena, entonces, era simplemente una ferviente seguidora suya?

 

Maestro Jesús: Totalmente.

 

Interlocutor: ¿Qué edad tenía María Magdalena cuando lo conoció a usted?

 

Maestro Jesús: Tres años menos que los que yo tenía. Calcula que cuando yo desencarné tenía 35 años y 8 meses, y ella tendría cerca de 32 años.

 

Interlocutor: ¿Todo lo que se habla de María Magdalena, que se casó en secreto con usted, y que tuvo hijos…?

 

Maestro Jesús: Por lo menos en este universo, no.

 

Interlocutor: Entiendo… Todo fue entonces una fantasía de los autores…

 

Maestro Jesús: Así es.

 

Interlocutor: ¿Dónde había nacido María Magdalena?

 

Maestro Jesús: En Judea.

 

Interlocutor: ¿Era amiga de su familia?

 

Maestro Jesús: Era conocida simplemente.

 

Interlocutor: ¿Pero es esta misma María Magdalena que estuvo en el sepulcro y vio a los extraterrestres allí, aunque obviamente ella no sabía que eran extraterrestres?

 

Maestro Jesús: Exacto.

 

Interlocutor: ¿Su verdadero lugar de nacimiento cuál fue?

 

Maestro Jesús: Belén, el 6 de agosto del año -6.

 

Interlocutor: ¿Y la famosa Estrella de Belén? Sabemos que hubo en esa época una importante conjunción planetaria, pero quiero preguntarle si hubo alguna nave espacial que guiara a la gente hasta donde usted había nacido.

 

Maestro Jesús: Sí, hubo una nave que de alguna manera sirvió de guía.

 

Interlocutor: ¿Y los famosos Reyes magos?

 

Maestro Jesús: Directamente era sabios de Oriente, y no eran reyes ni magos.

 

Interlocutor: Entiendo. ¿Y los nombres que les pusieron? Me refiero a Melchor, Gaspar y Baltasar…

 

Maestro Jesús: Esos son nombres mitológicos que no tiene nada que ver con la realidad.

 

Interlocutor: Comprendo… ¿Cómo fue su vida desde los 12 años hasta que comenzó su vida pública? Se lo pregunto porque poco se sabe de ella.

 

Maestro Jesús: Ya lo he dicho en otras oportunidades… Estuve en la India con distintos maestros, aprendí distintos idiomas, estudié Budismo, estudié Brahamanismo… El Brahamanismo lo he rechazado de base porque no me cerraban su teoría karmática, me parecía cruel… El Budismo, con su desapego, y con un karma más bien en Servicio, me era más afín a mi forma de pensar.

 

Interlocutor: Lo que no entiendo es que si usted recibía mensajes o conocimientos directamente de la Energía Crística y del propio Absoluto, para qué entonces recibir esas enseñanzas que seguramente eran obsoletas…

 

Maestro Jesús: Aprendí esas cosas de la misma forma que tú puedes leer un libro y puedes aprovechar aquellas cosas que consideres útiles y rechazar las que consideres inútiles.

 

Interlocutor: Entiendo…

 

Maestro Jesús: De un libro de doscientas carillas tú puede subrayar diez con las que te quedas descartando el resto… Otro encarnado, con menos conocimiento, puede tomar más carillas…

 

Interlocutor: Está claro, Maestro… ¿Cuál fue su actividad en los lugares que estuvo?

 

Maestro Jesús: El Servicio, siempre el Servicio, ayudando a pobres y enfermos. He aprendido que uno podía tocar a un leproso y no se contagiaba. Y estoy hablando de hace dos mil años, cuando en épocas posteriores, muy oscuras, se le tenía mucho miedo a la lepra…

 

Interlocutor: Sí, recuerdo haber leído que hasta se le ponía al cuello del leproso una campanilla para avisar su proximidad… ¿Y en cuanto a sus milagros, que hoy sabemos que no fueron tales sino en realidad hechos extraordinarios? Me refiero concretamente a que según me dijo mi guía espiritual Ron Hubbard usted tenía tres genes curativos, cuando todos tenemos normalmente dos.

 

Maestro Jesús: En la historia hay algunos que también los tuvieron. Por ejemplo este receptáculo, cuando estuvo encarnado como Ananda, primo de Siddartha, tenía los tres genes.

 

Interlocutor: ¿Y este receptáculo ahora los tiene también?

 

Maestro Jesús: Así es, pero cuando estuvo encarnado como Juan Zebedeo no.

 

Interlocutor: ¿Los usa?

 

Maestro Jesús: Los usó inconscientemente cuando resucitó a su propio padre. Es la única persona en la actualidad que ha podido resucitar a una persona de esta forma.

 

Interlocutor: ¿Fuera de este receptáculo en la actualidad no hay nadie que tenga los tres genes?

 

Maestro Jesús: Sí, hay una niña de 22 años en Rusia, llamada Tatiana Romanova.

 

Interlocutor: ¿Hace curaciones?

 

Maestro Jesús: No, porque no tiene el conocimiento.

 

Interlocutor: ¿Qué es lo que hacen concretamente esos tres genes? ¿Podemos entender nosotros esa técnica si usted nos las explica?

 

Maestro Jesús: Yo tengo el concepto clarísimo de lo que hacen, vamos a tratar de que el receptáculo lo pueda traducir… Mi concepto está limitado a lo que el lenguaje hablado puede hacer…

 

Todos los seres humanos tienen una determinada energía, un determinado aura. El aura puede enfermarse, así como puede enfermarse la parte física. El aura puede debilitarse y al debilitarse puede absorber vibraciones negativas, así como si el aura está fuerte puede repeler distintas vibraciones negativas.

 

Lo que los genes hacen es modificar, de alguna manera, el sistema áurico para sanar alguna dolencia. Pero no tomes esto como un milagro mitológico. Se han dado casos que con un gen extra se puede llegar a disolver un tumor.

 

Hay que aclarar algo que es sumamente importante. Aquí se ha hablado mucho del efecto placebo, eso lo percibo. El efecto placebo también puede disolver un tumor, porque puede crear una euforia en la persona por la confianza a determinado medicamento, como la confianza a determinado terapeuta, y automáticamente canalizando en forma inconsciente, porque la persona no lo hace consciente, Energía del Padre, la persona puede llegar a emitir tal vibración áurica canalizando esa Energía tan sutil, que puede llegar a modificar las células cancerosas a tal punto que ese tumor desaparece.

 

Interlocutor: ¿Y eso se puede producir instantáneamente?

 

Maestro Jesús: No, no es instantáneo sino gradual, pero en tiempo breve. Es decir que en una semana de vuestro tiempo puede llegar a disolverlo.

 

Interlocutor: Pero usted curó por ejemplo a leprosos, hizo ver a ciegos instantáneamente, si es cierto lo que dice la biblia…

 

Maestro Jesús: Sí, pero no en todos los casos era tan así… Vamos a hablar de los ciegos. Había ciegos que sufrían de cataratas, otros tenían determinados problemas…

 

Ten en cuenta que en esa época era tan poca la higiene, por lo menos en lo que era el pueblo base, que directamente había personas que ni siquiera tenían lepra, sino que estaban carcomidas por los insectos. Tenían piojos, tenían liendres, tenían lo que vosotros llamáis ladillas en la parte púbica…

 

Interlocutor: Haciendo una chanza, ¿usted los enviaba directamente a bañarse?

 

Maestro Jesús: Las curaciones que yo hacía no eran tal como los relata la Biblia, y sí, es cierto, a muchas personas se las enviaba a asearse y con eso solucionaban el problema. A algunas se les echaba agua en la vista como para que pudieran ver y no es cierto que a un manco le pueda crecer la mano… Hay demasiada cosa mítica en todas estas cuestiones.

 

Sabemos que no podemos cambiar las leyes del plano físico…

 

Interlocutor: Concretamente, vamos a algún caso contundente, por ejemplo, algún leproso que usted ha curado… Lo pregunto porque los lectores quieren saberlo. Saben que los milagros no existen, que se trata de hechos extraordinarios detrás de los cuales hay un hecho científicos…

 

Maestro Jesús: Directamente el tercer gen, que es el gen sanador, que manda esa Energía, puede llegar a modificar determinada textura, puede llegar a erradicar determinados virus, determinadas bacterias o determinados hongos o determinado problema dermatológico, y esa persona automáticamente puede sanarse.

 

Interlocutor: ¿Instantáneamente?

 

Maestro Jesús: No, no es así. Los escritos bíblicos han falseado la realidad. No es que una persona tiene determinado problema, se la toca y ya está curada. Pueden pasar días o hasta semanas antes de que suceda eso. Es muy fácil escribir…

 

Interlocutor: Entiendo lo que me quiere decir… Entonces todas las curaciones que usted hizo han sido a través de un determinado tiempo.

 

Maestro Jesús: Exacto, y me adelanto a ti porque sé a donde vas a parar, al tema de Lázaro…

 

Interlocutor: Sí, es cierto.

 

Maestro Jesús: Sabemos que el cuerpo no estaba descompuesto, porque ni siquiera a través de la Energía Crística, que es la que también canaliza este receptáculo que tan gentilmente me alberga, mi discípulo amado, podría resucitar a alguien cuyo cuerpo se encuentre descompuesto.

 

Interlocutor: Está claro, Maestro… ¿Y los paralíticos?

 

Maestro Jesús: Depende de hasta donde llegue cada parálisis. Ten en cuenta que muchas parálisis son por trastornos psicogénicos…

 

Interlocutor: Aclaro, para los lectores que no lo saben, que trastornos psicogénicos son los que antes se llamaban erróneamente “trastornos psicosomáticos”…

 

Maestro Jesús: Entonces, con respecto a los trastornos psicogénicos, aun el mismo efecto placebo, provocado por la fe del propio paciente, podía revertir ese síntoma. Eso sucede aun hoy en la actualidad con esos enfermos imaginarios…

 

Interlocutor: ¿Usted se está refiriendo concretamente a esos seudoterapeutas que vienen de la doctrina luterana y que se llaman evangelistas y que hacen supuestas sanaciones en los estadios o en programas televisivos?

 

Maestro Jesús: Exacto… Pero no es cierto que esa persona que haya sufrido la enfermedad llamada Polio, como le decís vosotros, venga un supuesto sanador y automáticamente la haga bailar como si la enfermedad hubiera desaparecido.

 

Interlocutor: A ver si entiendo, ¿usted jamás tocó a un enfermo y éste se curó instantáneamente?

 

Maestro Jesús: Sí, sí, eso sucedió. Había ciegos que tenían problemas de córnea, de cristalino, y que mediante una energía del tercer gen se ha logrado estabilizar esa vista desequilibrada.

 

Interlocutor: Ahora más o menos estoy entendiendo esta cuestión de los milagros…

 

Maestro Jesús: Hazme una pocas preguntas más porque el receptáculo está muy desestabilizado a causa de la energía que le estoy enviando…

 

Interlocutor: En la Biblia hay un episodio de la tempestad calmada… En concreto, la pregunta que le quiero hacer es si los espíritus del Error pueden influir sobre el tiempo haciendo foco… Más concretamente, ¿desde el mundo espiritual ustedes pueden hacer algo para modificar el clima, hacer llover, provocar tempestades, etc.

 

Maestro Jesús: Tienen que juntarse muchísimos espíritus del plano 2 como para lograr un pequeño fenómeno meteorológico. Los famosos huracanes devastadores obviamente son de origen planetario y nada más. Si nosotros les endilgáramos todo lo negativo a los espíritus del Error les estaríamos dando demasiada importancia, demasiado crédito.

 

Sí pueden hacer foco y mover objetos pequeños, y entre muchos pueden llegar a mover objetos más grandes.

 

Interlocutor: ¿Pero podrían mover algunas nubes como para lograr una precipitación pluvial?

 

Maestro Jesús: Tendrían que reunirse miles y miles de espíritus para lograr fenómenos atmosféricos…

 

Interlocutor: ¿Alguna vez sucedió? Lo pregunto por esos famosos farsantes que en Estados Unidos iban de pueblo en pueblo con un carromato lleno de aparatos estrafalarios y que prometían hacer llover a cambio de grandes sumas de dinero.

 

Maestro Jesús: Eran como tú dices, farsantes, y si llovía era por pura casualidad…

 

Interlocutor: ¿Y la curación de los endemoniados?

 

Maestro Jesús: Un demonio no puede posesionar a ningún ser encarnado por una cuestión de libre albedrío. Aun el más fuerte de los demonios, si existiera, no podría apoderarse de ningún cuerpo. En los casos en que sí lo hacen, y eso ya fue aclarado en sesiones anteriores, es porque el ser encarnado se abre ante el pastor o el sacerdote de turno, y ahí es cuando permite la cabida de ese demonio.

 

Tú habrás visto en distintos templos cómo se revuelcan por el piso esas personas poseídas, con espasmos convulsivos expeliendo espuma por la boca.

 

Interlocutor: Bueno, todo el mundo los ha visto porque esos espectáculos circenses aparecen por televisión… ¿Y usted cómo hacía para solucionar eso?

 

Maestro Jesús: Directamente les enviaba Energía Crística, que automáticamente rechazaba todo demonio… La Energía Crística limpia todo…

 

Interlocutor: ¿Alguna vez lo ayudaron los extraterrestres en las curaciones?

 

Maestro Jesús: No, en las curaciones nunca. Sí me han hecho radiactivo en el episodio que la Biblia llama la Transfiguración.

 

Interlocutor: Maestro, ¿cómo hizo la multiplicación de los panes y los peces? Sabemos que fueron extraídos de un universo paralelo… 

 

Maestro Jesús: Sí, eso ya fue dicho…

 

Interlocutor: ¿Intervino la Energía Crística?

 

Maestro Jesús: Así es. Esa Energía Crística me fue concedida a partir de que mi primo me bautizó en el Jordán.

 

Interlocutor: Está claro… Para ir terminando, si yo le preguntara cuál fue el hecho que más lo impactó cuando estuvo encarnado hace dos mil años, ¿qué me diría?

 

Maestro Jesús: Respondo y me retiro, mi enamoramiento de Miriam en el Pozo de Jacob. Hasta todo momento…

 

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

 

SESIÓN DEL 9/9/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Maestro Jesús, actual Logos Solar.

 

Interlocutor: ¿Quién está presente?

Maestro Jesús: Soy el Maestro Jesús, nuevamente con ustedes.

Interlocutor: Maestro, ¿le parecería que pasemos de inmediato a las preguntas y al responderlas usted se explaye dando su mensaje?

Maestro Jesús: Está bien, puedes comenzar.

Interlocutor: Sabemos que la multiplicación de los panes y de los peces fueron extraídos de un universo paralelo a través de la Energía Crística, pero ignoramos exactamente cómo… Desde ya que, por lo que nosotros sabemos, usted no pasó a un universo paralelo a buscarlos…

Maestro Jesús: No, por supuesto que no pasé a un universo paralelo, sino que fue un efecto casi como el de una transustanciación. La transustanciación es materia del plano físico que va al plano espiritual y luego al plano físico… Se ha hecho sólo en contados casos a lo largo de la historia.

Directamente lo que yo hice cuando estaba encarnado fue intencionar y automáticamente, llamémosle por un hueco dimensional, los panes y los peces han pasado.

Cuando se multiplican los peces generalmente no hay ningún problema porque uno intenciona extraerlos directamente del mar. En cambio, cuando se multiplican los panes extrayéndolos de otro lugar, lo que se busca siempre es causar cero daño, porque de lo contrario, aun siendo un Maestro de Luz, o de un plano Maestro como era en ese momento, me hubiera generado karma.

Interlocutor: ¿Los extrajo con la ayuda de la Energía Crística?

Maestro Jesús: Correcto, intencionando.

Interlocutor: A ver si entiendo, ¿los peces fueron extraídos del mar vivos?

Maestro Jesús: Así es.

Interlocutor: ¿Los panes fueron extraídos de un universo paralelo o de este mismo universo?

Maestro Jesús: Los panes fueron extraídos de un universo paralelo de un enorme depósito en el cual había un gran stock, como le dicen ustedes ahora.

Interlocutor: ¿Y por qué no sería un hurto?

Maestro Jesús: Porque había una cantidad tan grande de panes que no iba a ser usada y terminaría pudriéndose. Recuerda que los panes no solamente se pueden poner duros sino también cubrirse de moho. En aquella época el pan estaba hecho con una harina especial, en un lugar muy húmedo, y tenían poco resto de vista útil.

Interlocutor: ¿En concreto, entonces, esa extracción no causó daño alguno?

Maestro Jesús: Así es.

Interlocutor: ¿Pasaron también a este universo calentitos, como recién hechos?

Maestro Jesús: No, no, porque esos panes estaban hacinados…

Interlocutor: Entiendo… ¿Y no podrían haberse extraídos los panes y los peces de este mismo universo y no de uno paralelo?

Maestro Jesús: Sí, pero en este caso ocurrió así como lo relato. Yo simplemente seguí la sugerencia de la Energía Crística.

Interlocutor: ¿Y las dos veces en que usted multiplicó los panes y los peces fue así?

Maestro Jesús: Correcto. En ambos casos los peces salieron del mar y los panes de depósitos que en el término de 24 horas ya no hubieran servido como alimento porque hubieran quedado mohosos.

Interlocutor: Maestro, considero que este tema está perfectamente aclarado, y ahora quiero preguntarle sobre las verdaderas palabras que usted pronunció en la cruz. En la Biblia se dice que usted clamó “¿Padre, por qué me has abandonado?”.

Maestro Jesús: Lo que yo dije fue mal interpretado… Yo tenía el anhelo de seguir repartiendo enseñanzas y en un momento determinado se me cruzó por la mente como que aún no era mi tiempo de desencarnar. No fue un clamor de abandono en el sentido de que yo pedía por mi parte física queriendo seguir encarnado como una cuestión de apego físico, sino que mi interés era la continuidad de mi enseñanza, dando sabiduría a los demás.

Interlocutor: Está claro.

Maestro Jesús: Las palabras “por qué me has abandonado” se toman como un pedido egoico, como un deseo de apego al plano físico, y eso jamás cruzó por mi mente.

Interlocutor: Estoy de acuerdo en la interpretación que usted le da a lo que dijo, pero la pregunta es si fueron literalmente ésas las palabras…

Maestro Jesús: No, no fueron ésas exactamente, sino “Padre, ¿por qué no me has permitido continuar la obra?”.

Interlocutor: ¿Quiénes lo escucharon?

Maestro Jesús: Me escucharon las personas que estaban en ese momento junto a la cruz, mi madre, María Magdalena, y mi discípulo Juan.

Interlocutor: Además de esas palabras, se sabe que usted habló con los dos ladrones que estaban a su lado…

Maestro Jesús: También lo que yo dije en ese momento fue malinterpretado… El hecho de yo prometerles que iban a estar en el Reino de los cielos conmigo no significa que si estaban en un plano 2 o en un plano 3 yo pueda interceder para que suban de plano.

Interlocutor: ¿Cabría aquí decir que cada uno saldrá por las suyas?

Maestro Jesús: No, porque esa frase podría dar a entender que los Maestros de Luz se desinteresan por la suerte de los que están en el error –“si te salvas bien y si no también da lo mismo”–, y no es así. Los Maestros de Luz estamos permanentemente sufriendo por aquel que se desvía, la famosa “oveja perdida”… ¡Cuántas ovejas perdidas hay, miles y miles!

Interlocutor: ¿Cuál sería, entonces, la interpretación exacta?

Maestro Jesús: “Cada uno saldrá por las suyas” significa que la acción de cada uno es lo que lo va a salvar o a hundir. Nosotros como Maestros de Luz podemos orientar en la mente conceptual del Thetán o en el cuerpo causal del 10 % y decir “¡hermano, sé misericordioso y vas a revertir ese plano tan denso!”.

Pero más de eso no podemos hacer, porque la acción le corresponde en sí a la persona encarnada. Es importante que quede bien claro que los Maestros de Luz nunca nos desentendemos de aquellos que están en el camino equivocado. Es más, nos interesamos más por aquellos que están en el error que por los que están en la Luz. Pero el movimiento lo tiene que hacer la persona encarnada, no el Maestro.

Interlocutor: Entiendo… ¿No se puede interpretar como una mentira lo que usted les dijo a los dos ladrones que iban a estar con usted en el Reino de los cielos?

Maestro Jesús: No, no pasa por una mentira, sino por darles aliento… Es lo mismo que tú le digas a un niño que le darás un helado si se deja aplicar una inyección. No es que ese helado no se lo compres y tú especulaste con eso. Yo no he especulado con ellos, porque una vez que hemos desencarnado nos hemos contactado todo el tiempo con su mente conceptual, tanto yo como otros Maestros, para decirles que lo que tienen que hacer ahora no es pensar en vosotros, sino en los otros y así van a llegar a los planos de Luz.

Interlocutor: ¿En estos momentos en que plano están esos espíritus?

Maestro Jesús: Están en el plano 4 y en misión.

Interlocutor: Entonces en definitiva fue real lo que usted les dijo…

Maestro Jesús: Pero no dependió de mí, sino de ellos, de su conducta. Mis palabras hubieran caído en el vacío si su ego los dominaba y hacían su voluntad. Mi mérito en este asunto es mínimo, ya que lo único que yo hice es cumplir la obligación moral de enseñarles el camino. Después son ellos los que tuvieron que caminarlo.

Interlocutor: Hay algo que quisiera aclarar con respecto a la palabra “mentira”, porque hay mucha confusión en el plano físico con este término. Según nuestros diccionarios, mentira es simplemente no decir la verdad, y no decir la verdad puede ser algo bueno o malo según las circunstancias.

Maestro Jesús: Eso que tú estás diciendo es sumamente importante porque por ejemplo a un enfermo que tiene una enfermedad muy grave y que además está deprimido, no les puede decir de sopetón, como dicen ustedes, “querido hermano, te estás muriendo”.

Esto, en lugar de darle aliento, que es precisamente lo que necesita, le quita esa expectativa de sanar y como consecuencia deja de luchar para vivir.

Interlocutor: Está claro, Maestro… Además pienso que hay que considerar el “efecto placebo”, es decir la Energía Sanadora del Absoluto, que dándole aliento lo haría funcionar y le daría esperanza.

Maestro Jesús: También pasa por ahí, pero que no se confunda esperanza, que no genera karma, con falsas expectativas, que sí generan karma: “Mira, quédate tranquilo que te vas a sanar”, sabiendo que la persona no se va a sanar porque la enfermedad tiene comprometida una parte muy grande de su cuerpo.

Interlocutor: ¿Qué se le podría decir al enfermo en un caso así?

Maestro Jesús: Se le podría decir, “mira, pediré por ti para aliviarte”. Es decir, uno tampoco debe comprometerse con las palabras. Esto es importante que quede bien aclarado.

¡Por supuesto que el efecto placebo es importante!, pero lo que no hay que hacer es abusar de él prometiendo cosas que se sabe que no se cumplirán. Esto, reitero, sí genera karma.

Interlocutor: El tema quedó perfectamente aclarado, y ahora quisiera pasar a una cuestión que hemos tocado en la sesión pasada pero no concluimos. Me refiero al episodio en que usted calmó una tempestad…

Maestro Jesús: Así como los espíritus del Error pueden iniciar o manipular una tempestad haciendo foco –es obvio que estoy hablando de muchísimos espíritus juntos, no de unos pocos–, lo que yo simplemente he hecho es utilizar la Energía Crística para lograr el efecto contrario, es decir, para calmar una tempestad.

Interlocutor: Entiendo… ¿Este receptáculo podría hacer algo similar?

Maestro Jesús: Sí, podría hacerlo, bastando que se tenga la suficiente confianza… 

Interlocutor: ¿Usted me quiere decir que si Jorge no tuviera la suficiente confianza en sí mismo de que puede hacer algo así entonces no lo lograría.

Maestro Jesús: Correcto.

Interlocutor: Bien, otro asunto aclarado… ¿El episodio bíblico en el que usted convirtió el agua en vino fue real o directamente inventado?

Maestro Jesús: Fue una fantasía de los evangelistas.

Interlocutor: Pero supongo que algo debe haber sucedido como para dar pie a algo así…

Maestro Jesús: Sí, por supuesto… Aclaro que si bien esa conversión del agua en vino no sucedió, o por lo menos no sucedió como lo han descripto, el hecho sí puede hacerse…

Interlocutor: ¿Siempre con la Energía Crística?

Maestro Jesús: No, porque entonces estaríamos hablando de cambiar un fórmula atómica.

Interlocutor: ¿Y de qué forma se podría hacer, entonces?

Maestro Jesús: Trayendo el vino de un universo paralelo.

Interlocutor: ¿Igual que los panes y los peces?

Maestro Jesús: Correcto.

Interlocutor: Pero, concretamente, eso nunca existió…

Maestro Jesús: Así es… En las famosas Bodas de Caná había vasijas que contenían mucho mosto bueno depositado en el fondo, y lo que yo simplemente hice es sugerir a los dueños de casa que agregaran agua y luego mezclaran esos restos intactos con unos palos gruesos.

Después que tamizaron la mezcla resultó un vino mejor que el que habían servido al comienzo.

Interlocutor: Es decir que ni siquiera lo hizo usted, sino los dueños de casa…

Maestro Jesús: Exacto, yo lo único que hice es sugerir la solución. En realidad fue algo muy sencillo porque las vasijas conservaban en el fondo el mosto de la uva pisada.

Interlocutor: ¿Cuánta cantidad de vino se logró de esta forma?

Maestro Jesús: Casi veinte litros porque había muchas vasijas, ya que se trataba de una fiesta muy importante. Y el vino que obtuvieron era más duro que el anterior, lo que se llama un vino más espeso y por lo tanto mejor.

Interlocutor: ¿Ésta es la explicación de por qué se dijo que siempre se servía al último el peor vino y aquí había sido al revés?

Maestro Jesús: Exacto… Pero quiero reiterar que ni siquiera fue un mérito mío,  porque fue solamente un conocimiento de cómo se podía obtener más vino.

Interlocutor: Está claro… ¿Alguno lo tomó como un milagro suyo y por eso el relato bíblico, o directamente sabían la verdad e inventaron el hecho?

Maestro Jesús: No, creyeron que fue un milagro… En una fiesta tan grande quedan siempre restos de vino en las vasijas, un cuarto de litro en una, un octavo en otra… Juntaron todos esos restos y llegaron a obtener bastante vino, que al mezclarlo con el mosto depositado en el fondo dio como resultado una excelente bebida.

Interlocutor: ¿Algo más para agregar sobre esto?

Maestro Jesús: No, no hay necesidad, es algo muy simple… Hazme una pregunta más porque quiero dejar libre al receptáculo que está muy desestabilizado.

Interlocutor: Está bien… Le voy a preguntar ahora sobre Fulgor 5, el planeta al cual usted fue llevado por los extraterrestres que lo resucitaron… Antes que nada, ¿en qué lugar fueron depositados sus restos, que ya sabemos que fueron traídos aquí después que usted hubo desencarnado?

Maestro Jesús: En la zona de Judea… Con respecto a la misión en ese planeta no hay mucho que decir. Fue una misión directamente de unión, como para que el cisma que se había producido allí se disolviera.

Interlocutor: ¿Fue algo similar a lo que hiciera Ketter, el Logos Solar de Aní, cuando encarnó para solucionar un diferendo muy grave que se había producido en ese planeta?

Maestro Jesús: Sí, fue algo muy similar.

Interlocutor: Cómo eran los habitantes de Fulgor 5?

Maestro Jesús: Eran seres de silicio… Si tú los vieras los percibirías con una tonalidad metálica. Aquí en la Tierra tú eres de carbono. Dentro de la tabla atómica son compatibles. Lo que sí tenía el planeta era una radiación muy difícil de soportar para mi físico humano.

Interlocutor: No para ellos, por supuesto…

Maestro Jesús: Claro, para ellos no.

Interlocutor: ¿Qué nivel tecnológico tenían en comparación con la Tierra?

Maestro Jesús: El nivel tecnológico era altísimo desde el momento en que han podido cambiar mi vibración en el episodio de la Transfiguración como para que yo pudiera compatibilizar con ellos.

Interlocutor: ¿Viajaron en el tiempo o siempre se trató del mismo presente que el de la Tierra?

Maestro Jesús: No, no viajaron en el tiempo, sino a través del subespacio.

Interlocutor: ¿Pero tenían la tecnología para viajar en el tiempo?

Maestro Jesús: No, no habían llegado aún a tenerla en esa época.

Interlocutor: ¿Y la tecnología para pasar a un universo paralelo?

Maestro Jesús: Tampoco.

Interlocutor: ¿Cuál fue el real propósito de que usted aceptara esa misión?

Maestro Jesús: Fue simplemente un acto de altruismo de mi parte hacia ellos. Por otra parte, yo ya me daba por desencarnado…

Interlocutor: Entiendo… ¿El aire de ese planeta es similar al del nuestro?

Maestro Jesús: No, no es similar, pero en mi caso lo compatibilizaron con un potabilizador…

Interlocutor: ¿En su nariz?

Maestro Jesús: No en la nariz sino en la parte de la tráquea, porque también podía respirar por la boca.

Interlocutor: ¿Le hicieron un injerto?

Maestro Jesús: Sí, pero el implante fue inofensivo.

Interlocutor: Bueno, para concluir, y apartándome completamente de este tema, le quiero preguntar algo sobre la vasectomía, que en la sesión pasada me olvidé consultarle al Maestro Ron Hubbard… ¿Tiene consecuencias esta operación?

Maestro Jesús: Toda intervención quirúrgica, como lo es la vasectomía, puede traer algunas consecuencias indeseables porque el organismo no está funcionando normalmente. Tienes que tener en cuenta que la próstata segrega un determinado líquido como para que el semen pueda salir a través de un orgasmo.

Cuando se hace una intervención quirúrgica de esa naturaleza hay muchos conductos que quedan estériles y este hecho puede afectar a la persona incluso hormonalmente.

Interlocutor: ¿Puede afectar, como dicen algunos médicos, el sistema inmunológico?

Maestro Jesús: No, eso descártalo, pero sí puede producir otros trastornos impredecibles.

Interlocutor: ¿En concreto, entonces, salvo una necesidad imperiosa, la vasectomía, aun encarándola solamente desde el punto de vista físico, es desaconsejable?

Maestro Jesús: Así es.

Interlocutor: Suponiendo que una persona de mucha edad, digamos 70 años, quiera hacerse una vasectomía, si bien desde el punto de vista espiritual en este caso no habría problema, ¿sí los habría desde el punto de vista físico?

Maestro Jesús: Correcto… Quiero dejar descansar a este receptáculo que tan gentil y amorosamente se presta para estas sesiones, que son importantes también  porque cuando me comunico yo siempre envío energía a todas las personas que están en el entorno. Los dejo con toda mi Luz…

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias. 

 

 
 
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas