web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

Neale Donald Walsch

Conversaciones con Dios 2

Capitulo II
 

 

Estoy incierto sobre la dirección que deberá seguir este libro. No estoy seguro por donde empezar.

 Tomemos el tiempo.

 ¿Cuánto? Ya me ha tomado cinco meses pasar del primer capítulo a éste. Sé que las personas que lo lean pensarán que todo se escribió en un flujo constante, ininterrumpido. No se darán cuenta de que transcurrieron 20 semanas entre los párrafos 32 y 33 de este libro. No comprenden que a veces los momentos de inspiración se alejan durante medio año. ¿Cuánto tiempo más necesitamos?

 No fue eso lo que quise decir. Me refiero a que tomemos el "Tiempo" como nuestro primer tema, como una base para empezar.

 Oh, bien. Pero ya que estamos en el tema, ¿por qué algunas veces se lleva meses completar un simple párrafo? ¿Por qué tus visitas son tan espaciadas?

 Mi querido y maravilloso hijo, mis "visitas" no son espaciadas. Nunca me separo de ti. Simplemente no siempre estás consciente de que estoy contigo.

 ¿Por qué? ¿Por qué no estoy consciente de Tu Presencia si siempre estás aquí?

Porque tu vida se queda atrapada en otras cosas. Enfrentémoslo; has estado muy ocupado durante cinco meses.

 En efecto, sí lo he estado. Han ocurrido muchas cosas.

 Y todo ello fue más importante que Yo.

 No considero que ésa sea mi verdad.

 Te invito a revisar tus acciones. Has estado más profundamente entregado a tu vida física. Le has puesto muy poca atención a tu alma.

Fue un período muy apremiante. 

Sí. Mayor razón para haber incluido tu alma en el proceso. Esos meses pasados hubiesen sido mucho más tranquilos con Mi ayuda. Por lo tanto, ¿puedo sugerirte que no pierdas el contacto?

 Trato de permanecer cerca, pero parece que me pierdo - me entrego, como Tú lo expusiste, a mi propio drama -. Y entonces, en alguna forma, no encuentro tiempo para Ti. No medito. No rezo. Y ciertamente, no escribo.

 Lo sé. Es una ironía de la vida que cuando tú necesitas más nuestra conexión, te alejas de ella.

 ¿Cómo puedo dejar de hacer eso?

 Deja de hacerlo. 

Eso es lo que acabo de decir. ¿Pero cómo?

 Dejas de hacerlo dejando de hacerlo.

 No es tan sencillo.

 Es así de sencillo.

 Desearía que lo fuese.

 Entonces realmente lo será, porque lo que tú deseas es mi mandato. Recuerda, Mi apreciado hijo, tus deseos son Mis deseos. Tu voluntad es Mi voluntad.

 Muy bien. Entonces deseo que este libro este terminado para marzo. Ahora es octubre. Deseo que no haya más espacios de cinco meses en el material que viene.

 

 Así será.

 Bien.

 A menos que no sea así.

 Oh, por favor. ¿Tenemos que transitar por estos juegos?

 No. Pero hasta ahora así es como has decidido vivir tu Vida. Continuamente cambias de parecer. Recuerda: la vida es un proceso constante de creación. Cada minuto estás creando tu realidad. La decisión que tomas hoy, con frecuencia no es la elección que haces mañana. Sin embargo, he aquí un secreto de todos los Maestros: cada vez que elijas, elige lo mismo.

 ¿Una y otra vez? ¿No es suficiente una vez?

 Una y otra vez hasta que tu voluntad se manifieste en tu realidad.

Para algunos podría llevar años. Para otros, meses. Para otros más, semanas. Para aquellos que se acercan a la maestría, días, horas, o minutos incluso. Para los Maestros, la creación es instantánea.

Podrás decir que estas en el camino de la maestría cuando veas la brecha entre Albedrío y Acción.

 Tu dijiste: "La decisión que tomas hoy con frecuencia no es la elección que haces mañana". ¿Cómo interpretar tus palabras? ¿Acaso nunca debemos permitirnos un cambio de parecer?

 Cambia tu parecer todo lo que quieras. Sin embargo, recuerda que con cada cambio de idea se produce un cambio en la dirección de todo el universo.

Cuando "tomas una decisión" acerca de algo, pones en movimiento al universo. Ciertas fuerzas más allá de tu capacidad de comprensión - mucho más sutiles y complejas de lo que podrías imaginar - participan en un proceso cuyas intrincadas dinámicas estás ahora a punto de empezar a entender.

Estas fuerzas y este proceso son todos partes de la extraordinaria red de energías interactivas que comprenden la totalidad de la existencia que tú llamas vida.

Son, en esencia, Yo mismo.

 Así que cuando cambio de idea, te estoy creando dificultades, ¿es así?

 Nada es difícil para Mí, pero podrías volver las cosas muy difíciles para ti mismo. Por lo tanto, establece un juicio y un solo propósito acerca de una situación. Y no distraigas tu mente hasta que lo hayas convertido en una realidad. Manténte enfocado. Permanece concentrado.

Esto es lo que significa ser firme. Si eliges algo, elígelo con todo tu poder, con todo tu corazón. No seas apocado. ¡Sigue adelante! Sigue acercándote. Apégate a tu determinación.

 No aceptar un no como respuesta.

 Exactamente.

 

 

Cientos de artículos para cultivarte espiritualmente

Sección descargas en El Místico para disfrutar y compartir

     

 

libros online
Libros online para disfrutar en El Místico.

 

 ¿Pero qué sucede si el no es la respuesta correcta? ¿Qué pasa si lo que queremos no es propio para nosotros, no es para nuestro bien, ni en nuestro mejor interés? Entonces no nos lo darás, ¿verdad?

 Incorrecto. Yo te "daré" lo que pidas, ya sea "bueno" para ti o "malo" para ti. ¿has examinado tu vida últimamente?

 Se me ha enseñado que no siempre podemos tener lo que deseamos, que Dios no nos lo dará si no es para nuestro bien más elevado.

 Eso es lo que te dicen cuando no quieres que te sientas decepcionado con un resultado particular.

Antes que nada, retrocedamos a la claridad acerca de nuestra relación. Yo no te "doy" nada, tú lo pides. El libro anterior explica exactamente como lo haces, con muchos detalles.

En segundo lugar, Yo no hago juicios acerca de lo que pides. Yo no califico a una cosa como "buena" o "mala". (Tú también harías bien en no juzgar.)

Tú eres un ser creativo - hecho a imagen y semejanza de Dios -. Puedes tener cualquier cosa que elijas. Pero no puedes tener todo lo que quieras. De hecho, nunca podrás obtener cualquier cosa que quieras si lo deseas con suficiente intensidad. 

Lo sé. Lo explicaste también en el volumen anterior. Dijiste que el acto de querer una cosa la aleja de nosotros.

 Sí, ¿y recuerdas por qué?

Porque los pensamientos son creativos, y el pensamiento de querer una cosa es una manifestación al universo, una declaración de una verdad - la carencia -, la cual el universo produce entonces en mi realidad.

 ¡Precisamente! ¡Exactamente! Has aprendido. Entiendes. Eso es estupendo.

Sí, así es como funciona. En el momento en que dices "yo quiero" algo, el universo dice "en efecto, eso quieres", y te da esa experiencia precisa: ¡la experiencia de "quererlo"!

Lo que sea que pongas detrás de la palabra "yo" se convierte en tu mandato creativo. El genio en la botella - que soy Yo - sólo existe para obedecer.

¡Yo produzco lo que pides! Tú pides precisamente lo que piensas, sientes y dices. Tan sencillo como eso.

 Entonces, dímelo de nuevo. ¿Por qué me toma tanto tiempo crear la realidad que elijo?

 Por numerosas razones. Porque no crees que puedes tener lo que eliges. Porque no sabes qué eliges. Porque te empeñas en definir lo que es "mejor" para ti. Porque quieres garantías anticipadas de que todas tus elecciones serán "buenas". ¡Y porque continuas cambiando de idea!

 Permíteme ver si entiendo. ¿No debo tratar de definir lo que es mejor para mí?

 "Mejor" es un término relativo, que depende de un ciento de variables. Eso dificulta mucho las elecciones. Cuando se toma una decisión, sólo se debe tomar en cuenta este criterio: ¿Es esto una declaración de Quién Soy Yo? ¿Es una proclama de Quién Elijo Ser?

Todo lo relativo a la vida debe ser una proclama. De hecho, lo es toda la vida. Puedes permitir que esa proclama sea hecha por azar o por elección.

Una vida que se vive por elección es una vida de acción consciente. Una vida que se vive por azar es una vida de reacción inconsciente.

Una reacción es precisamente una acción que has realizado antes. Cuando "re-accionas"  lo que haces es valorar los datos entrantes, buscar en tu banco de memoria la misma o casi la misma experiencia, y actuar en la misma forma que lo hiciste antes. Todo esto es trabajo de la mente, no de tu alma.

Tu alma te pondría a buscar en su "memoria" para ver como podrías crear una experiencia verdaderamente genuina de tu Ser en el Momento Actual. Ésta es la experiencia de "búsqueda de alma" de la cual has oído con tanta frecuencia, pero literalmente tendrías que estar "fuera de tus cabales" para hacerlo.

Cuando pasas el tiempo tratando de determinar qué es lo "mejor" para ti, estas haciendo justamente eso: pasando el tiempo. Es mejor que ahorres tu tiempo y no que lo gastes dispendiosamente.

El hecho de estar fuera de tus cabales - o de tus esquemas - ahorra mucho tiempo. Las decisiones se alcanzan rápidamente, las elecciones se activan con prontitud, porque tu alma crea a partir de la experiencia presente únicamente, sin revisión, análisis y crítica de pasados encuentros.

Recuerda esto: el alma crea, la mente reacciona.

En su sabiduría, el alma sabe que la experiencia que estás teniendo en Este Momento es una experiencia que te envió Dios, que asentó antes de que tuvieses un conocimiento consciente de ella. Esto es lo que significa una experiencia "pre-sente". Ya está en camino aun antes de que la busques - ya que incluso antes de que preguntes, te habré contestado -. Cada Momento Actual es un regalo glorioso de Dios. Por eso se llama el presente.

El alma busca intuitivamente la circunstancia y la situación perfectas que se necesitan ahora para corregir el pensamiento equivocado y otorgarte la legítima experiencia de Quién Eres Realmente.

El deseo del alma es llevarte de regreso a Dios, traerte a casa Conmigo.

La intención del alma es conocerse a sí misma por experiencia, y así, conocerme a Mí. El alma entiende que Tú y Yo somos Uno, aun cuando la mente niegue esta verdad y el cuerpo actúe esta negación.

Por lo tanto, en momentos de gran decisión, salte del orden habitual de tu mente, y realiza una búsqueda del alma.

El alma entiende lo que la mente no puede concebir.

Si pasas el tiempo tratando de determinar lo que es "mejor" para ti, tus elecciones serán cautelosas, tus decisiones serán interminables y tu destino se precipitará en un mar de expectativas.

Si no tienes cuidado, te ahogarás en tus expectativas.

 ¡Vaya que es una buena respuesta! ¿Pero cómo escucho a mi alma? ¿Cómo sé que la estoy oyendo?

 El alma te habla en sentimientos. Escucha tus sentimientos. Sigue tus sentimientos. Respeta tus sentimientos.

 ¿Por qué me parece que el respeto a mis sentimientos es precisamente lo que ha ocasionado que tenga problemas en primer lugar? 

Porque tú has etiquetado la madurez como "problema" y la pasividad como "segura".

Yo te digo: tus sentimientos nunca te traerán "problemas", porque tus sentimientos son tu verdad.

Si quieres vivir sin seguir nunca tus sentimientos, sino que cada sentimiento se filtre a través de la maquinaria de tu Mente, hazlo. Tienes libertad para hacerlo. Toma tus decisiones basado en el análisis de tu Mente sobre la situación. Pero no buques alegría en esas maquinaciones, ni celebración de Quién Eres Realmente.

Recuerda esto: La verdadera celebración es espontánea, no pasa por procesos racionales.

Si escuchas a tu alma sabrás lo que es "mejor" para ti porque lo mejor para ti es tu verdad.

Cuando actúas únicamente a partir de lo que es verdad para ti, aceleras tu camino por la senda. Cuando creas una experiencia basada en tu "verdad actual" en vez de reaccionar a una experiencia basada en una "verdad pasada", produces un "nuevo tú".

¿Por qué lleva tanto tiempo crear la realidad que eliges? He aquí la razón: porque no vives tu verdad.

Conoce tu verdad, y la verdad te liberará.

Sin embargo, una vez que hayas conocido tu verdad, no sigas cambiando de parecer al respecto. Cuando esto sucede es que tu mente trata de definir lo que es "mejor". ¡Deténla! Salte de tus esquemas. ¡Recupera el juicio!

Eso es lo que significa "recuperar el juicio". Es volver a cómo te sientes, no a cómo piensas. Tus pensamientos son sólo eso: pensamientos. Construcciones mentales. Creaciones "fabricadas" de tu mente. Pero tus sentimientos sí son reales.

Los sentimientos son el lenguaje del alma. Y tu alma es tu verdad.

Ahí está. ¿Te das cuenta de que todo está vinculado?

 ¿Significa esto que debemos expresar cualquier sentimiento, sin importar cuán negativo o destructivo sea?

 Los sentimientos no son negativos ni destructivos. Son verdades simplemente. Lo importante es cómo expresas tu verdad.

Cuando expresas tu verdad con amor, es raro que ocurran resultados negativos o dañinos y, cuando sucede, se debe generalmente a que alguna otra persona ha elegido experimentar tu verdad en una forma negativa o perjudicial. En ese caso, es probable que no puedas hacer nada para evitar las consecuencias.

Sin duda, la falla en la expresión de tu verdad difícilmente sería adecuada. Sin embargo, las personas lo hacen todo el tiempo. Tienen tanto miedo a causar o enfrentar posibles desavenencias que ocultan su verdad por completo.

Recuerda esto: no es tan importante lo bien que se recibe un mensaje como lo bien que se envía.

No puedes asumir la responsabilidad en razón del favor con que otro acepta tu verdad; sólo puedes asegurarte de lo bien que se comunica. Y al decir "bien", no me refiero únicamente a la claridad; aludo a lo amorosa, compasiva, sensible, valiente y plena que debe ser.

Esto no deja espacio para verdades a medias; es la "verdad brutal", o incluso la "verdad llana". Significa la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, que Dios te ayude.

La parte "Dios te ayude" es la que con lleva las cualidades divinas de amor y compasión, ya que, si me lo pides, Yo siempre te ayudaré a comunicarte en esa forma.

Por lo tanto, expresa lo que llamas tus sentimientos más negativos, pero no destructivamente.

El hecho de no expresar (es decir, expulsar) los sentimientos negativos no significa que desaparezcan; se guardan en el interior. La negatividad "guardada" perjudica el cuerpo y abruma el alma.

 Pero si otra persona oye cada pensamiento negativo que uno tiene acerca de ella, la relación se afectará, sin importar cuán amorosamente se transmitan esos pensamientos.

 Dije que expresaras (expulsaras, liberaras) tus sentimientos negativos, no dije cómo, o a quién.

No es necesario que toda la negatividad se comparta con la persona por quién se siente. Sólo se necesita comunicar esos sentimientos a otro cuando la omisión en hacerlo comprometería tu integridad u ocasionaría que otro creyera algo que no es verdad.

La negatividad nunca es una señal de una verdad fundamental, incluso si parece tu verdad en ese momento. Puede surgir de una parte que no ha sanado de ti. De hecho, siempre es así.

Por eso es tan importante sacudirse de estas negatividades, liberarse de ellas. Sólo dejándolas ir - poniéndolas en el exterior, colocándolas frente a ti - las puedes ver lo suficientemente claras para saber si en realidad crees en ellas.

Has dicho todas las cosas - cosas desagradables - sólo para descubrir que, una vez que las dijiste, ya no se sienten como "verdad".

Has expresado todos lo sentimientos - desde temor hasta enojo y rabia - sólo para descubrir que, una vez que los has expresado, ya no revelan cómo te sientes realmente.

De esta forma, los sentimientos pueden ser engañosos. Los sentimientos son el lenguaje del alma, pero debes asegurarte de que estás escuchando a tus verdaderos sentimientos y no a algún modelo falsificado construido en tu mente.

 Vaya, ahora no puedo siquiera confiar en mis sentimientos. ¡Estupendo! ¡Yo pensaba que ése era el camino a la verdad! Pensaba que eso era lo que Tú me estabas enseñando.

 Y así es. Pero escucha, porque es más complejo de lo que ahora entiendes. Algunos sentimientos son sentimientos verdaderos, es decir, sentimientos que nacen en el alma, y algunos sentimientos son falsos. Éstos se construyen en tu mente.

En otras palabras, no son "sentimientos" en lo absoluto, sino pensamientos. Pensamientos enmascarados como sentimientos.

Estos pensamientos están basados en tu experiencia previa y la experiencia observada en otros. Tú ves que alguien hace una mueca cuando se le extrae un diente, y haces una mueca cuando te extraen un diente. Tal vez ni siquiera te duela, pero haces una mueca de todos modos. Tu reacción no tiene nada que ver con la realidad, sólo con la forma en que percibes la realidad, basada en la experiencia de otros o en algo más que te haya sucedido en el pasado.

El mayor reto como ser humano es Estar Aquí Ahora, ¡dejar de inventar cosas! Cesar de crear pensamientos acerca de un momento predeterminado (un momento que tú mismo "determinaste" antes de que pensaras al respecto). Estar en el momento. Recuerda, tú determinaste tu Ser en ese momento como un regalo. El momento contenía la semilla de una verdad formidable. Es una verdad que deseaste recordar. Sin embargo, cuando llegó el momento, inmediatamente empezaste a construir pensamientos a su alrededor. En vez de estar en el momento, permaneciste fuera y lo juzgaste. Entonces, re-accionaste. Es decir, actuaste como lo hiciste una vez antes.

Ahora mira estas dos palabras: 

REACTIVO

CREATIVO

 Observa que son la misma palabra. ¡Sólo moví la "C"! Cuando colocas la "C" en el lugar correcto, te vuelves Creativo, en vez de Reactivo.

 Esto es muy ingenioso.

 Claro Dios es así.

Pero mira, lo que estoy tratando de establecer es que cuando tú llegas limpio a cada momento, sin un pensamiento previo al respecto, puedes crear quién eres, en vez de re-accionar como quién fuiste una vez.

¡La vida es un proceso de creación, y tú sigues viviendo como si fuese un proceso de re-presentación!

 ¿Pero cómo puede cualquier ser humano racional ignorar la experiencia previa en el momento en que ocurre algo? ¿Acaso no es normal invocar todo lo que uno conoce sobre el tema y responder a partir de esa base?

 Puede ser normal, pero no es natural. "Normal" significa algo que se hace generalmente. "Natural" es cómo eres cuando no estás tratando de ser "normal".

Natural y normal no son lo mismo. En cualquier momento dado puedes hacer lo que haces normalmente, o puedes hacer lo que proceda de modo natural.

 

Te digo esto: Nada es más natural que el amor.

Si actúas amorosamente, estarás actuando de forma natural. Si reaccionas con temor, resentimiento, enojo, puedes estar actuando normalmente, pero nunca estarás actuando de modo natural.

 ¿Cómo puedo actuar con amor con amor cuando todas mis experiencias previas me están gritando que es probable que ese "momento" particular sea doloroso?

 Ignora tu experiencia previa y entrégate al momento. Sé tú Aquí y Ahora. Observa lo que es trabajar con el ahora precisamente para volver a crearte a ti mismo.

Recuerda, eso es lo que estás haciendo aquí.

Llegaste a este mundo en esta forma, en este tiempo, en este lugar, para saber Quién Eres, y para crear Quién Deseas Ser.

Éste es el propósito de todo en la vida. La vida es un proceso continuo e interminable de re-creación. Los seres humanos se dedican a recrearse a sí mismos en la imagen de su siguiente idea más elevada acerca de ellos mismos.

 ¿Pero no es algo parecido al hombre que saltó desde el edificio más alto, seguro de que podría volar? Ignoró su "experiencia previa" y la "experiencia observada de otros" y salto desde el edificio, mientras gritaba: "¡Yo soy Dios!" A mi modo de ver, no parece un acto muy inteligente.

 Y yo te digo: los hombres han logrado resultados mucho más grandiosos que volar. Los hombres han curado la enfermedad. Los hombres han resucitado a los muertos.

 Un hombre lo hizo.

 ¿Crees que sólo a un hombre se le han otorgado esos poderes sobre el universo físico?

 Sólo un hombre los ha demostrado.

 No es así. ¿Quién separó las aguas del Mar Rojo?

 Dios.

 En efecto, ¿y quién acudió a Dios para hacer eso?

 Moisés.

 Exactamente. ¿Y quién acudió a Mí para curar a los enfermos y resucitar a los muertos?

 Jesús.

 Sí. Ahora bien, ¿piensas que tú no puedes hacer lo que hicieron Moisés y Jesús?

 ¡Pero ellos no lo hicieron! ¿Te lo pidieron a Ti! Es muy diferente.

 De acuerdo. Seguiremos con tu interpretación por ahora. ¿Y piensas que no puedes pedirme esos mismos actos milagrosos?

 Supongo que podría.

 ¿Y te los concedería?

 No lo sé.

 ¡Esa es la diferencia entre tú y Moisés! ¡Eso es lo que te separa de Jesús!

 Muchas personas creen que si piden en nombre de Jesús, Tú les concederás sus peticiones.

 Sí, muchas personas creen eso. Creen que no tienen ningún poder, pero han visto (o les creen a otros que han visto) el poder de Jesús, por eso piden en su nombre. Aún cuando él dijo: "¿Por qué estáis tan asombrados? Estas cosas, y más, las haréis vosotros también". Sin embargo, la gente no podía creerlo. Muchos no lo creen aún.

Todos se imaginan que son indignos. Por eso piden en el nombre de Jesús. O de la Bendita Virgen María. O del "santo patrón" de esto o lo otro. O del Dios Sol. O del espíritu del Oriente. Usarán el nombre de quien sea - de quien sea -, ¡menos el propio!

 Sin embargo, yo te digo: Pide y se te dará. Busca y encontrarás. Llama y se te abrirá la puerta.

 Salta de un edificio y volarás.

 Existen personas que levitan. ¿Lo crees?

 Bueno, he sabido de ciertos casos.

 Y personas que han atravesado muros. E incluso que han abandonado sus cuerpos.

 

Sí, sí, pero nunca he visto a nadie atravesar muros - y no le sugiero a nadie que lo intente -. Tampoco pienso que debemos saltar desde edificios. Quizá no sea bueno para la salud.

 

Este hombre murió al saltar no porque no pudiera haber volado de haberse encontrado en el estado correcto del Ser, sino porque nunca podría haber demostrado Divinidad tratando de presentarse como separado de los demás.

 Por favor, ¿quisieras ser más explícito?

 El hombre del edificio vivía en un mundo de auto engaño en el cual se imaginaba que era diferente al resto del género humano. Con la declaración "Yo soy Dios", empezó su demostración con una mentira. Esperaba convertirse en alguien diferente. Más grande y más poderoso.

Fue un acto del ego.

El ego - el cual es separado, individual - nunca puede duplicarse o demostrar que es Uno.

En la búsqueda de demostrar que él era Dios, el hombre del edificio sólo exhibió su disgregación, no su unidad, con todas las cosas. Por lo tanto, buscaba demostrar Divinidad exhibiendo Impiedad, y fracasó.

Jesús, por otra parte, demostró Divinidad exhibiendo Unidad y viendo Unidad e Integridad en todas partes (y en quien fuese) que mirara. En esto su consciencia y Mi consciencia eran Una, y, en ese estado, cualquier cosa que pidiese se manifestó en su Divina Realidad en ese Sagrado Momento.

 Ya veo. ¡Por lo tanto se requiere "Consciencia de Cristo" para realizar milagros! Bueno, eso debe de simplificar las cosas...

 En realidad, así es. Es más sencillo de lo que piensas. Y muchos lograron esa consciencia. Muchos fueron Ungidos, no sólo Jesús de Nazaret.

Tú también puedes ser Ungido.

 ¿Cómo?

Con la búsqueda y la elección de serlo. Pero es una elección que debes hacer todos los días, cada minuto. Debe convertirse en el único propósito de tu vida.

Es el propósito de tu vida, sólo que no lo sabes sencillamente. E incluso si lo sabes, incluso si recuerdas la exquisita razón de tu misma existencia, no parece que sepas cómo llegar ahí desde donde estás.

 Sí, ése es el caso. ¿Cómo puedo llegar desde dónde estoy a donde quiero estar?

 Yo te digo de nuevo: Busca y encontrarás. Llama y se te abrirá la puerta.

 He estado "buscando" y "llamando" durante 35 años. Me perdonarás si soy un poco escéptico ante esa frase.

 Por no decir que te sientes desilusionado, ¿verdad? Pero realmente, si bien te doy buenas calificaciones por intentarlo - una "A por esfuerzo" -, por así exponerlo, no puedo decirlo, no puedo concordar contigo, en que has estado buscando y llamando durante 35 años.

Estarás de acuerdo en que buscaste y llamaste de manera inconstante la mayor parte de las veces.

Antes, cuando eras muy joven, venias a Mí cuando te hallabas en problemas, cuando necesitabas algo. Al hacerte adulto y maduro, te diste cuenta de que probablemente no cultivabas una relación adecuada con Dios, y buscaste crear algo más significativo. Incluso entonces, difícilmente sucedía más que de vez en cuando.

Más tarde, cuando comprendiste que la unión con Dios sólo se puede lograr por medio de la comunión con Dios, emprendiste las prácticas y conductas que podrían lograr la comunión; sin embargo, te dedicaste a ellas esporádica e inconsistentemente.

Meditaste, acudiste a rituales, Me llamaste en oraciones y cánticos, evocaste el Espíritu de Mí en ti, pero sólo cuando te convenía, sólo cuando te sentías inspirado.

Y, gloriosa como fue tu experiencia de Mí, incluso en esas ocasiones, todavía pasaste 95 por ciento de tu vida atrapado en la ilusión de disgregación, y sólo unos cuantos vacilantes momentos aquí y allá en la comprensión de la realidad fundamental.

Que aún pienses que tu vida se reduce a reparaciones de automóviles, recibos de teléfono y lo que deseas obtener de tus relaciones, tiene que ver con los dramas que has creado, en vez de ser el creador de nuevas circunstancias.

Necesitas aprender por qué sigues creando dramas. Estás demasiado ocupado representándolos.

Dices que entiendes el significado de la vida, pero no puedes vivir tu comprensión, no la asimilas. Dices que conoces el camino hacia la comunión con Dios, pero no tomas ese camino. Afirmas que estás en la senda, pero no caminas por ella.

Ahora vienes a Mí y dices que has estado buscando y llamando durante 35 años.

Lamento ser Yo quién te desilusione, pero...

Es hora de que dejes de estar desilusionado de Mí y empieces a verte como eres realmente.

Ahora, Yo te digo: ¿Quieres ser Ungido? Actúa como Cristo, cada minuto de cada día. (No se trata de que no sepas como hacerlo. Él ya mostró el camino.) Sé como Cristo en cada circunstancia. (No es que no puedas. Él dejó instrucciones.)

No careces de ayuda en esto, y debes buscarla. Yo te estoy brindando orientación cada minuto de cada día. Yo soy la tenue vos tranquila en tu interior que sabe hacia donde debes cambiar la dirección, cuál camino tomar, cuál respuesta dar, cuál acción emprender, cuál palabra pronunciar, cuál realidad crear si realmente buscas la comunión y la unidad Conmigo.

Sólo escúchame.

 Creo que no sé cómo hacerlo.

 ¡Oh, tonterías! ¡Lo estás haciendo ahora mismo! Hazlo todo el tiempo simplemente.

 No puedo caminar de un lado para otro con un block tamaño oficio cada minuto del día. No es posible que deje todo pendiente y empiece a escribir notas para Ti, esperando que Tú estarás ahí con una de tus sabias respuestas.

 Gracias. ¡Son sabias! Y he aquí otra: ¡Sí tu puedes!

Lo que quiero decir es lo siguiente: si alguien te dijese que podrías tener una Conexión directa con Dios - un enlace directo, una línea directa - y todo lo que tienes que hacer es asegurarte de que tengas papel y pluma a la mano en todo momento, ¿lo harías?

 Sí, por supuesto.

 Sin embargo acabas de decir que no podrías. O "no puedo". ¿Qué es lo que pasa contigo? ¿Qué estás diciendo? ¿Cuál es tu verdad?

La Buena Noticia es que ni siquiera necesitas papel y una pluma. Yo estoy contigo siempre. Yo no vivo en la pluma. Vivo en ti.

 Eso es verdad, ¿no es así?... Quiero decir, realmente puedo creer eso, ¿o no?

 Por supuesto que puedes creerlo. Es lo que te he estado pidiendo que creas desde el principio. Es lo que cada Maestro, incluyendo a Jesús, te ha dicho. Es la enseñanza central. Es la verdad fundamental.

Yo estoy contigo siempre, incluso al final del tiempo.

¿Crees esto?

 Sí, ahora lo creo. Más que nunca quiero decir.

 Bien. Entonces, dispón de Mi Presencia. Si te funciona tener a la mano una pluma y un papel (y debo decir que parece que funciona muy bien para ti), entonces sírvete de ellos. Con más frecuencia. Todos los días. Cada hora, si tienes que hacerlo.

Acércate a Mí. ¡Acércate a Mí! Haz lo que puedas. Haz lo que tengas que hacer. Haz lo que se requiera.

Reza un rosario. Besa una piedra. Inclínate hacia el Oriente. Entona un cántico. Oscila un péndulo. Prueba un músculo.

O escribe un libro.

Haz lo que se requiera.

Cada uno de ustedes tiene su propia interpretación. Cada uno Me entiende - Me crea - a su propia manera.

Para algunos Soy un hombre. Para otros, Soy una mujer. Para otros más, soy ambos. Y existen quienes consideran que no encarno ninguno de los dos géneros.

Algunos me conciben como energía pura. Para otros soy el sentimiento fundamental, el cual llaman amor. Y algunos no tienen idea de qué Soy. Simplemente saben que YO SOY.

Y así es.

YO SOY:

Yo Soy el viento que agita tu cabello. Yo soy el sol que calienta tu cuerpo. Soy la lluvia que danza en tu rostro. Soy el aroma de flores en el aire, y Soy las flores que envían su fragancia hacia lo alto. Soy el aire que transporta la fragancia.

Yo Soy el principio de tu primer pensamiento y el final de tu último. Soy la idea que precipitó tu momento más brillante. Soy la gloria de su realización. Soy el sentimiento que impulsó el acto más amoroso que hayas hecho. Soy la parte de ti que anhela ese sentimiento una y otra vez.

Sea lo que fuera que funcione para ti - cualquier ritual, ceremonia, manifestación, meditación, pensamiento, canción, palabra o acción que elijas para "reconectarte" -, hazlo.

Hazlo en Mi honor.

 

 

 

 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas