web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

LAS NUEVAS

 REVELACIONES

 

Capitulo 15

 

 Neale Donald Walsch

 

Capitulo 15

¿Cómo se supone que una persona tome la tarea de cambiar el mundo?

        Si sólo se necesita una persona para instigar la autodestrucción, ¿no puede ser también sólo una

persona la que inspire la renovación?

 
   

        La raza humana ahora anhela renovarse a sí misma. Se puede sentir en cualquier lugar. Puedes

sentirlo en el aire. Toda la gente está esperando a que alguien se levante y muestre el camino. Alguien

que comience el proceso. Una persona que tire la primera ficha del dominó.

Aún así, déjame dejar algo en claro. La era del

Salvador Solitario se terminó. Lo que se requiere

ahora es acción conjunta, esfuerzos combinados,

creación colectiva.

      Lo que se necesita ahora no es sólo

una persona, sino un gran número de humanos dispuestos a ser “una persona” en su familia, en su

comunidad, en su círculo de influencia, quien tomará la tarea de provocar el cambio en el momento justo

y en el lugar preciso.

        En este contexto una persona puede hacer una gran diferencia, ya que es siempre una persona

dentro de un grupo quien convoca la visión más alta, quien modela la verdad más alta, quien inspira,

agita, despierta y al final produce un campo contextual dentro del cual es posible e inevitable lograr la

acción colectiva.

        ¿Eres esa persona? ¿Escogiste ser una inspiración para todas las vidas que tocas?

        Ésa es la pregunta que tu alma te hace ahora. Es por eso que te ha traído a este libro.

        Quizá esa .persona es una de las que está leyendo este libro. Quizá sean varias. Quizá muchas.

Pero no importa cuántos respondamos al llamado, seguimos necesitando tu ayuda. Necesitamos la ayuda

de Dios.

        Lo entiendo. Por eso también es que llegaste a este libro. Es, de hecho, como comenzaste este

diálogo. Dijiste que querías mi ayuda. Eso fue un buen inicio, pero no podemos avanzar si crees que soy

un Dios confundido.

        ¿Quién cree eso?

        La mayoría de la raza humana, a juzgar por sus acciones. Como dije, los códigos de conducta son muy diferentes de cultura a otra, pero todos dicen que el suyo está basado en la Palabra y Ley de Dios. Si esto es cierto, Dios debe estar seriamente confundido.

        Por supuesto, no diríamos que es Dios quien está confundido. Diríamos que son los humanos quienes estamos confundidos.

        Sí, y si todos sólo pusieran atención a tu código de conducta dejarían de estar confundidos.

        ¡Exactamente! Así es.

        Y si Dios es el Todopoderoso, ¿por qué no simplemente aclara cuál código de conducta es el correcto? ¿Por qué no resuelve el asunto sin más ni más?

        Eso es exactamente lo que está haciendo.

        ¿Eso hace?

        ¿No sabes que el Final de los Días se acerca? ¿No ves que la Victoria Final está a la vuelta de la esquina? ¿No observas los frutos de la pelea, el glorioso resultado de la jihad?

        ¿Te refieres a la mutilación y el asesinato de miles de personas en nombre de Dios?

        Me refiero a la eliminación de los traidores infieles. Me refiero a la limpia de la sociedad humana.

        “Debéis purgar el mal a vuestro alrededor”, dice la Biblia. “Luchad hasta que ya no haya más conflicto y toda fe vaya a Dios”, dice el Corán. “Proteged a los hombres virtuosos y destruid a los hombres que hacen el mal, para establecer la norma del deber sagrado aparezco de era en era”, nos informa el Bhagavad-Gita. Como ves, es el trabajo correcto y apropiado para la gente de Dios.

        ¿Realmente crees eso?

        No, no lo creo.

        Entonces, ¿por qué lo dices?

        Quiero ser justo y hablar por quienes lo creen.

        Son exactamente esas creencias las que han causado los problemas en el mundo, que han producido guerras religiosas. ¿'Puedes ver eso?

        Por supuesto, Mucha gente lo ve, los únicos que no lo hacen son quienes están envueltos profundamente en esas creencias. El problema es que no sabemos qué hacer al respecto. No sabemos cómo ayudar a quienes están atrapados en ellas a romper el hechizo.

        Puedes ayudarles diciéndoles que entiendes que se sientan así, que reconoces que ésas son sus creencias y que te gustaría dialogar con ellos al respecto para ver si hay algo más, y acerca de otras creencias del mundo, para que ambos aprendan.

        ¿Pero si las cosas que hacen, la forma en que actúan, te causan daño o te lastima? ¿Y si sus creencias los orillan a hacer cosas horribles?

        Incluso las personas que hacen cosas horribles las dejarán de hacer, si sólo por un momento les preguntas por qué lo hacen.

        No es parte de la naturaleza humana ser horribles. La naturaleza básica del ser humano es ser amorosos. Cuando los humanos son horribles, es por algo que creen. Pregúntales, por lo tanto, incluso a la mitad del horror mismo, lo siguiente:

        “¿Qué te lastima tanto para creer que tienes que herirme para sentirte mejor?”

        Ésa es una pregunta incisiva.

        Es una maravillosa pregunta para hacer a la mitad de cualquier desacuerdo que esté causando que alguien irradie energía negativa hacia ti. Funciona tanto en el hogar como en la esfera de los asuntos internacionales.

        Pero después, una vez que hayas planteado la pregunta, debes estar dispuesto a escuchar la respuesta. No puedes escribir la respuesta como propaganda o ignorarla. No puedes menospreciarla porque no estás de acuerdo con ella. Y por supuesto, estarás en desacuerdo con ella, si no, nadie tendría por qué pelear contigo.

        Es muy útil entender que cuando alguien pelea contra ti, suele pelear para llamar tu atención.

        Si pudiesen hacer que los escuches y los ayudes con lo que los está hiriendo, sin pelear contigo, renunciarán a la batalla sólo para alejarse del peligro.

        Pero entonces, ¿por qué van a la guerra o inician una batalla? ¿No saben que hacerla los pondrá en peligro?

        Porque ellos perciben que ya les están pasando cosas peligrosas, o que les van a pasar, y eso es lo que tratan de evitar.

        Recuerda lo que te dije: Ninguna nación, grupo o individuo considera que es el atacante cuando ataca. Todos creen que son defensores.

        Preguntar entonces: “¿Qué te lastima tanto para creer que tienes que herirme para sentirte mejor?” puede muy útil.

        Pero, ¿y si no puedo hacer algo por lo que le lastima tanto? ¿Qué pasará si su punto de vista está desviado y sus demandas son irrazonables?

        El punto de vista de todos está desviado. Comencemos con eso. Debes saber eso al iniciar.

        Para ser un sanador debes entender que nadie hace cosas inapropiadas, según su modelo del mundo.

        ¿Quiere decir que debo aceptar el punto de vista de todos como válido?

        Significa que debes entender que es válido para ellos. Debes estar listo para decir Cinco Palabras Que Pueden Sanar al Mundo:

        “Entiendo que te sientas así”.

        Es una frase muy poderosa. No indica que compartes los sentimientos de la otra persona o que estés de acuerdo con lo que hace, pero indica que entiendes cómo llegó a sentirse así.

        Esa frase por sí sola puede apagar grandes fuegos.

        ¿De veras? Quiero decir, ¿tan poderosa es?

        Sí, porque le dice al otro, “No estás solo. No te estás volviendo loco, no eres el único que debido a tus creencias, pensamientos y experiencias, llegó a esas conclusiones”.

        Si vas a ser un sanador, debes entender que la dificultad más grande que enfrentan las personas que tienen un problema casi nunca es el problema mismo, sino el miedo a que nadie más lo entienda. Si nadie más lo entiende, se vuelve más difícil poder encontrar una solución.

        A esto se debe que el sentimiento de no ser entendido lleve a la desesperación. Por el contrario, el sentimiento de que alguien más te entiende puede hacerte retroceder y abrir la puerta a la discusión.

        Sigue siendo muy complicado. Si alguien te bombardea o envenena tu agua, o ataca a tu nación con armas biológicas, o en otra esfera, si alguien te grita en la cara en la cocina de tu casa, es muy difícil que uno pueda decir, “Entiendo que te sientas así”.

        Si no lo dices, o al menos preguntas: “¿Qué te lastima tanto para creer que tienes que herirme para sentirte mejor?” no lograrás terminar con la violencia. Podrás interrumpirla, posponerla, pero no

lograrás que deje de producirse.

Esto se debe a que, repito: El atacante siempre ve

el ataque como defensa.

Entender esto es la base de toda sanación.

 

 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas