web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

LAS NUEVAS

REVELACIONES

 

Capitulo 2

 

 Neale Donald Walsch

 



Capitulo 2

Deja ver si entiendo. ¿Dices que este libro está al mismo nivel que la Torah, la Biblia entera, el Bhagavad- Gita?

 
   

No dije eso pero, para propósitos de esta charla, ¿acaso esos libros no fueron escritos por
mortales guiados por una revelación Divina?
Bueno, sí, pero sin duda no pondrás estas palabras al mismo nivel de las de Confucio, las enseñanzas de Buda, las revelaciones de Mahoma. . .

Lo repito... ésos eran simples seres humanos, ¿o no?
Yo no los llamaría “simples” seres humanos. Fueron seres humanos muy especiales. Seres humanos que entendieron verdades enormes. Seres humanos profundamente inspirados.
Tú también puedes entender verdades enormes. Tú también puedes ser profundamente inspirado

¿Crees que esas experiencias están reservadas a muy pocos? Óyelo bien, están destinadas a la mayoría.


La inspiración Divina es un derecho de nacimiento de cada ser humano.
Todos ustedes son muy especiales. Simplemente no lo saben. No lo creen.
¿Por qué no?
Porque sus religiones les han dicho que no lo son. Les han dicho que son pecadores, que son indignos, que sólo muy pocos de ustedes han alcanzado el nivel de valía necesario para ser inspirados directamente por Dios -y que todos ellos están muertos. .
Los han convencido de que nadie vivo en estos días podría alcanzar ese nivel de valía. Por lo tanto, ningún libro escrito hoy podría contener verdades sagradas o la Palabra de Dios.
¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué nos han dicho eso?
Porque decirles lo contrario sería abrir la posibilidad de que otro maestro, otro profeta, otro mensajero de Dios pudiera llegar, traer nuevas revelaciones y abrirlos a ustedes a nuevas interpretaciones –y eso es algo que las religiones organizadas ya establecidas no podían tolerar.
Así pues, mientras sus religiones mundiales no sean capaces de ponerse de acuerdo sobre cuál libro contiene la verdad más alta y la sabiduría más profunda y la verdadera palabra de Dios, hay una cosa en la que sí pueden ponerse de acuerdo.
¿Cuál es?
Sea el libro que sea, es uno antiguo. Definitivamente.
Es un libro antiguo.
No podría ser reciente. No podría ser un libro escrito hoy.
Sus religiones están de acuerdo en que las revelaciones directas de Dios acabaron hace mucho tiempo. Sólo los antiguos libros sagrados pueden contener una revelación Divina.
La mayoría de la gente puede aceptar que las grandes verdades de Dios han llegado a los humanos a través de humanos. Lo que sencillamente no pueden aceptar es que eso pudiera aplicarse a
los humanos de la actualidad.
Así es como piensan. Así es como lo han elaborado. Si es viejo, es valioso; si es nuevo, no lo es.
Si es viejo, es cieno; si es nuevo, es falso.
Si es viejo, es correcto; si es nuevo, está equivocado. Si es viejo, es bueno; si es nuevo, es malo.
Esta peculiar actitud es lo que hace tan difícil el progreso en su planeta, y la evolución tan lenta.
Lo que complica todo esto es que, como lo elaboraron, esta actitud se aplica sólo a cosas -es decir, objetos inanimados y a ideas. Irónicamente, cuando tiene que ver con la gente lo elaboran al revés.

Si es nuevo, es valioso; si es viejo, no lo es.
Por consiguiente, su sociedad desecha algunas de las nuevas ideas más brillantes y a algunas de las personas viejas más sabias.
Pregúntale a Hermann Kümmell.
¿Hermann Kümmell?
Un médico de Hamburgo que vivió afines del siglo XIX,a quien le costó muchísimo trabajo convencer a otros doctores de que era una buena idea lavarse las manos antes de hacer una cirugía.

La idea de “restregarse” era sumaria mente rechazada por “aquellos que sabían más”. Kümmell se convirtió en el hazmerreír, y casi lo echaron de su amada profesión médica por atreverse a sugerir que semejante práctica podría salvar vidas.
Esta obstinada tendencia de los seres humanos a aferrarse a su pasado, a rechazar la innovación
o nuevas maneras de pensar, hasta que se ven forzados a aceptarlas por el finalmente vergonzoso peso de
la evidencia, ha retrasado su proceso evolutivo por milenios.
Sin embargo, no pareciera que hoy podamos damos el lujo de prolongar ese proceso. A pesar de todo, pareciera que hoy el tiempo es esencial. Hemos llegado a una encrucijada.
Sí. Hoy enfrentan un peligro nuevo y sobrecogedor-un peligro que corre toda su especie. Una amenaza a su supervivencia planteada por la combinación de una ruptura en la ideología y un avance
en la tecnología, lo cual les permite tratar de resolver sus diferencias con herramientas de destrucción humana distintas a cualquier cosa que pudieran haber soñado hasta hoy en sus peores pesadillas.
Dios mío, ¿qué podemos hacer?
Hay cinco cosas que pueden elegir si lo que quieren lograr es cambiar su mundo, y la dirección autodestructiva hacia la cual se dirige.
1. Pueden elegir reconocer que algunas de sus viejas creencias sobre Dios y la Vida ya no funcionan.
2. Pueden elegir reconocer que hay algo que no entienden sobre Dios y la Vida, cuya comprensión
lo cambiará todo.
3. Pueden elegir estar listos para una nueva comprensión de Dios y la Vida de aquí en adelante, una comprensión que produzca una nueva forma de vida en su planeta.
4. Pueden elegir ser lo bastante valientes para explorar y examinar esta nueva comprensión y, si
se alinea con su verdad y conocimiento internos, ampliar su sistema de creencias para incluirla.
5. Pueden elegir vivir sus vidas como demostraciones de sus creencias más altas y grandiosas, en vez de negaciones.
Estos son los Cinco Pasos para la Paz, y si los dan, pueden modificar todo en su planeta.
¿Por qué todo este énfasis en Dios y nuestras creencias? ¿Por qué no nos dices que modifiquemos nuestros sistemas político o económico mundiales? ¿Por qué no nos dices que cambiemos nuestras leyes, detengamos la violencia, compartamos nuestros recursos, dejemos de discriminar, paremos de oprimir, redistribuyamos nuestra abundancia, dejemos de hacer guerras y vivamos en paz?
Porque todos esos son cambios de conducta.
¿Qué no es nuestra conducta exactamente lo que necesitamos cambiar en este momento?

Sí. Si lo que deciden que ahora quieren es un mundo que viva en paz y armonía, la respuesta es sí.
De acuerdo, me doy. No entiendo. ¿Por qué hablas de creencias cuando lo que necesitamos hacer
es cambiar conductas?
Porque las creencias crean conductas.

 

 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas