web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

LAS NUEVAS

 REVELACIONES

 

Capitulo 21

 

 Neale Donald Walsch 

 
 

Capitulo 21

Yo nunca -y ahora soy yo el que me repito a mí mismo- nunca he oído tantas experiencias comunes de la

vida explicadas con una visión tan poco común. Dios mío, haces todo tan claro, tan simple, tan obvio.

Gracias. Y sigue adelante, repite todo lo que quieras.

 
   

Entiendo ahora que esto es perfecto.

        Puedes cambiar tu mundo, y la manera más rápida de hacerlo es alejarte de tus falacias y abrazar

una nueva revelación y una nueva espiritualidad. Éste podría ser el acto más valiente que los seres

humanos hayan hecho durante siglos. Podría cambiar la historia de la humanidad.

 ¡Estoy a favor de eso! Así que regresemos a nuestra discusión de construcciones mentales que producen los convencionalismos sociales que distorsionan los principios básicos de la vida. Dijiste que “la moral” es una de esas construcciones mentales, y que podemos verdaderamente ser arrastrados por ella.

        No sólo pueden, sino que ya han sido arrastrados.

        Muy justo. Así que, ¿cómo vivimos una vida sin moral? ¿Y cómo la “construcción mental” llamada “justicia” se relaciona con el principio de vida llamado “adaptabilidad”, o nuestro concepto de “propiedad” se relaciona con el principio de vida llamado “sustentabilidad”?

        Ayúdame a ver la relación entre una construcción mental humana recreada, un convencionalismo

social y un principio de vida.

¿Y qué hace que el último sea mejor que el primero?

        El último no es “mejor” que el primero en términos de ser moralmente superior. Sólo es más

funcional. Los Principios Básicos de Vida funcionan. Muchas de las construcciones mentales de la

humanidad y sus convencionalismos sociales no lo hacen. Tan simple como eso.

        Muchas de las ideas y comportamientos humanos no son funcionales. Son disfuncionales.

        ¿No has notado, por ejemplo, que la mayoría de las relaciones humanas son disfuncionales? No

funcionan de la manera que deberían funcionar. Se descomponen. Se rompen.

        Esto es porque los humanos han abandonado los Principios Básicos de Vida a favor de su propia

construcción mental y los convencionalismos sociales que surgen de ella.

        Ahora, si estas creencias en las que sus conceptos mentales están basados fueran exactos, sus

convencionalismos sociales -es decir, sus conductas colectivas- serían funcionales como lo son los

Principios Básicos de Vida. Sin embargo, sus creencias no son exactas, sino que están llenas de falacias.

        Ya hemos visto su creencia falsa más dañina. Ahora veamos cómo produce convencionalismos

sociales que afectan su vida en forma negativa.

        ¡Genial! He estado esperando llegar a esto. En verdad quiero entender esto más profundamente.

        No podemos ver todos sus convencionalismos sociales porque este diálogo nunca terminaría, pero

podemos tomar un muy buen ejemplo para darte la oportunidad de ver cómo...

        Las Falsas Creencias crean Convencionalismos Sociales que producen Disfunciones Sociales que

amenazan la Sobrevivencia de la especie.

        La sobrevivencia de la especie es de lo que hemos estado hablando aquí, por supuesto. Eso es lo

que hemos estado discutiendo desde el principio.

        Lo sé. Estoy consciente de eso. Tenemos que aplicamos aquí; tenemos que llegar a algunos nuevos

niveles de conciencia, si es que nuestra especie va a sobrevivir.

        Por la manera en que se comportan los humanos, sí. Por lo lejos que han avanzado en su

habilidad para destruirse los unos a los otros, pero fallado en desarrollar sus habilidades para llevarse

bien los unos con los otros, sí. Eso es lo que está creando la crisis.

        Así que regresemos a la primera palabra en nuestra lista de ejemplos de convencionalismos

sociales creados por la humanidad: Moral. Esta palabra es un buen ejemplo porque es transcultural.

Toca a casi cada sociedad en la tierra.

        También nuestra “moralidad” casi ha destruido a cada sociedad en la tierra.

        Ésa es una observación exacta.

        ¿Así que cuál es la creencia falsa que ha creado el concepto mental que llamamos moralidad, y los

convencionalismos sociales que emergen de ella?

        La creencia de que Dios necesita algo -a saber, que tienes que comportarte de una cierta manera-

es la falacia de la cual surgió su “moral”.

        Está bien. Lo entiendo. Pero si ni siquiera Dios tiene maneras en las que quiere que nos

comportemos, ¿qué tiene de malo tener “morales”? Nos ayudan a vivir nuestras vidas.

        El problema con “las morales” es que tienen que estar basadas en algún Supremo y Definitivo

Valor. La moral sin autoridad moral, como las monedas sin el estándar de oro, o cualquier otra cosa de

valor que las respalde, no tiene valor.

        De acuerdo. Las morales deben tener alguna autoridad que las respalde.

        Y en tiempos arcaicos, cuando las sociedades empezaban a formarse, como las diferentes culturas

humanas que estaban emergiendo ¿cuál era la autoridad detrás de sus morales?

        Bueno. Supongo que su idea de lo que era “correcto”.

        ¿Y de dónde supones que tomaron esas ideas?

        ¿De Dios?

        Exactamente. Por lo menos, eso es de donde ellos dijeron que las tomaron.

        Por favor, déjame dejar claro otra vez cómo ocurrió esto.

        La mayoría de las primeras civilizaciones mezclaron lo que hoy se conoce como religión y política

minuciosamente, citando códigos de dioses para sustentar las reglas terrenales.

        Las culturas primitivas se volvieron a “los dioses” para todo lo que deseaban atraer -no sólo la lluvia y la buena cosecha, sino también la autoridad para establecer reglas de conducta, o lo que hoy se podría llamar “moral”.

        Las culturas posteriores hicieron lo mismo. La mayoría de las leyes civiles empezaron con códigos religiosos, que dieron a la gente por medio de una u otra “revelación “. Ya sea que los humanos que se agrupaban alrededor de ellos creyeran o no en una pluralidad de dioses o en un solo Dios omnipotente, sus primeras ideas de “correcto” e “incorrecto” vinieron de su comprensión de lo que su Deidad quería y necesitaba.

        Y, ¡oh!, qué diferente hubiera sido si hubieran decidido que su Deidad no necesitaba nada.

        Pero, no fue esto lo que decidieron. Y así, establecieron muchos conjuntos de reglas para gobernar su vida diaria y dijeron que habían sido “transmitidas” directamente al Hombre por Dios. Un conjunto de esas reglas de hecho fueron descritas como Mandamientos de Dios.

        Su concepción de las necesidades y deseos de algún poder más grande que el suyo, con una sabiduría más profunda que la suya, y con una autoridad mucho mayor que la suya, es lo que está detrás de casi cada conjunto de imperativos morales o estándares de conducta que la sociedad terrena ha inventado.

        Esto incluye a las sociedades que ahora no profesan una creencia en un Dios en lo absoluto, declarando que tal creencia es errónea y supersticiosa y sólo es “el opio del pueblo “.

        Esas sociedades incluso sólo han usurpado las primeras enseñanzas de sus ancestros respecto a lo “correcto” y lo “incorrecto” -las cuales fueron sembradas absolutamente en alguna forma de idolatría venerada y atribuidas a “la voluntad de los dioses”.

        Siempre ha sido así, pues es natural para los humanos el experimentarse como parte de un gran todo, y saber profundamente que hay algo llamado Dios. El ateísmo es una reacción aprendida, el Deísmo es una respuesta natural, un “conocimiento” intuitivo, una conciencia profundamente asentada en el nivel celular.

        Sin embargo, lo que los humanos “saben” sobre Dios en sus células, y lo que ellos “creen” sobre Dios en sus mentes son muy a menudo dos cosas muy distintas.

        Hoy hay millones de personas -no unas cuantas, sino millones que continúan creyendo que Dios ha establecido un sistema entero de leyes para que los seres humanos las sigan, y esas personas declaran que la Ley de Dios debería gobernar, guiar y controlar toda conducta de la sociedad civil. Hay países enteros en que la gente acepta la Ley de Dios como Ley Civil, para regir cada aspecto de sus vidas diarias.

        Bueno, podría ser peor, supongo. Digo, ¿qué tiene de malo eso?

        Nada, mientras te imagines que lo que sea “La Ley de Dios” es justa.

        Si es una Ley de Dios, ¿cómo podría no ser justa?

        Si esa ley dijera que ningún individuo tiene derecho a pensar o decidir por sí mismo, sino que tiene que aceptar La Ley de Dios como ha sido interpretada por instruidos maestros, ¿sería justo?

        Pues no, no suena justo, pero supongo que dependeríamos de lo que esos maestros dijeran que es la ley de Dios. Dependeríamos de cómo la interpretaran.

        Si los instruidos maestros dijeran que, de acuerdo con la ley de Dios, el testimonio de una mujer

en la corte vale sólo la mitad de lo que vale el de un hombre, ¿sería justa?

Ah, sí, ya habías mencionado eso. Y no, por supuesto que no sería justo.

        ¿Y si el instruido maestro dijera que, de acuerdo con la Ley de Dios, una mujer no es libre de casarse con quien desee y su derecho a divorciarse no es igual al de los hombres, ¿sería justo?

        No.

        Si el instruido maestro dijera que, de acuerdo con la Ley de Dios, una persona que profese la fe “equivocada” no puede testificar de ninguna manera en un caso en contra de una persona que profese la fe “correcta': ¿sería justo?

        Por supuesto que no. No seas tonto.

        Si el instruido maestro dijera que, de acuerdo con la Ley de Dios, la herencia de un niño varón deberá ser igual a la de dos niñas, ¿sería justo?

        Y si los maestros dijeran que blasfemar sobre Dios o los profetas de Dios debe ser castigado con la muerte -y empeoraran el contenido del concepto “blasfemia” por no aclarar exactamente qué significa, ¿sería justo?

        No. No, no lo sería. Y voy al grano. El punto es que millones de personas son gobernadas por tales leyes “civilizadas” en países musulmanes donde la Sharía se usa en lugar de la legislación, o donde las leyes civiles existentes se basan en ella.

        Tal como lo entiendo, el Sharía es una combinación de las palabras del Corán, las enseñanzas en el Hadith -una colección de reportes orales, al final puestas por escrito, acerca de Mahoma y cómo vivió- y lo que se conoce como ijma (el consenso de maestros Islámicos, doctores en derecho, y maestros en cómo interpretar las dos primeras). ¿Es esto correcto?

        Tu comprensión es básica, pero no es inexacta.

        Y esas “leyes” religiosas que acabas de mencionar -¿son todas parte del Sharía?

        Sí.

        Me cuesta trabajo creer que Dios pudiera ser tan injusto, tan evidentemente injusto. ¿Estás

seguro que la gente que te ha citado lo ha hecho de manera correcta? Todo eso acerca de la superioridad

masculina, por ejemplo. ¿Es una Ley Divina?

        ¿Podrías dudarlo?

        ¿Ésta es la opinión sólo de los maestros islámicos, o hay una Escritura real que respalda estas

enseñanzas?

        Oh, el Corán es muy claro en esto.

        Dame un ejemplo:

        Sürah 4:11:

        “Respecto a la herencia de tus hijos, Alá te ordena que sea así: al varón una porción igual a la de

dos mujeres. De dos mujeres, si hay sólo hijas, dos o más, su parte será dos terceras partes de la

herencia; si hay sólo una, su parte será una mitad.”

        Asombroso. Escrito ahí mismo en la Escritura Sagrada.

        Pero, realmente, ¿No esperas que yo acepte esto, o que crea que ésta es Tu Palabra Sagrada? La

mayoría de las personas de hoy en día rechazarían a un Dios que dijera cosas como ésta.

        Entonces serían castigados con la condena eterna.

        No. No por sólo dividir su herencia entre sus hijos por igual, y rechazar a un Dios que les dice que

no lo hagan.

        Lee Sürah 35:36.

        ¡Pero aquellos que rechazan (a Alá) -para ellos será el Fuego del Infierno... así es como premiamos a tal criatura ingrata!

        “Y el fuego no los consumirá completamente como para que mueran, ni el tormento se les reducirá. Y gritarán pidiendo ayuda ¡Oh, Señor, déjanos salir para que podamos hacer lo correcto!'

¡Pero no lo haré! ¡Nunca! Les diré, '¿No vivieron lo suficiente como para pensar en estas cosas? ¿No le envié a alguien para prevenirlos? Así que ahora, ¡prueben el castigo! Los malvados no tendrán a nadie que los ayude.”

        ¿Esto es lo que tú dirías? ¿Es esto lo que el Dios de misericordia diría si un alma se da cuenta de  su error e implora por otra oportunidad?

        El Dios de misericordia se muestra inmisericorde con quienes no creen. Eso dicen sus Escrituras.

        Y cuando tienen culturas y sociedades enteras que basan sus leyes en tales escrituras, ellas también, como Dios, pueden no mostrar misericordia y actuar de maneras horribles con impunidad.

        Las sociedades humanas crean “las morales” a partir de tales “instrucciones de Dios'.

        Bueno, quizá en algunas culturas, pero no en Estados Unidos. Nosotros nos enorgullecemos de la separación de iglesia y Estado. No afirmamos, como hacen otros países y culturas, que Dios es la autoridad que respalda nuestra moral y nuestras leyes.

        ¿En serio?

        La Promesa de Lealtad a su bandera, ¿no describe a su país como “una nación, bajo Dios... “?

        ¿No has leído en sus monedas la leyenda “En Dios confiamos”?

        El trabajo de arte en el dorso de su billete de dólar ¿no tiene nada que ver con Dios?

        ¿No prestan un juramento poniendo su mano en una Biblia diciendo “Que Dios me ayude”?

        ¿No abren las sesiones de su Congreso con una oración –después de la cual aprueban leyes para salvaguardar la oración en las escuelas? Lee las palabras del tercer Párrafo de su himno nacional.

        Ya veo lo que dices.

        Ya sea que los gobiernos lo admitan o no -y más y más gobiernos están ahora mismo revelándolo-, son los puntos de vista religiosos de la mayoría de la gente en una sociedad que consciente o inconscientemente forma la base de todas las leyes y todos los códigos morales locales.

        Para darle a su sistema de morales algo de autoridad, millones de ustedes se han apoyado en lo que asumen que es la Ley de Dios.

        Muchas personas dirían: “No es lo que asumimos que es la Ley de Dios, es lo que sabemos que es la Ley de Dios. Esa leyes muy clara, y ha sido establecida para nosotros”.

        ¿Qué pasa si alguien no cree que haya un Dios?

        Esa persona todavía tiene que obedecer las leyes civiles. Aunque veo lo que en verdad quieres decir. La mayoría de nuestras leyes civiles están, de hecho, basadas en la autoridad moral que derivamos de la “mejor idea” que tenemos de lo que Dios quiere. Y, como lo señalas, en algunos países ni siquiera se intenta darle la vuelta. Se toma tal cual y se dice que las leyes civiles son las leyes de Dios, tal como están contenidas en las Escrituras.

        Y si sus leyes y morales a fin de cuentas están basadas en alguna interpretación de la Voluntad de Dios, entonces la Ley de Dios contenida en cualquiera de las Escrituras aceptadas localmente se convierte en el “estándar de oro”.

        Así es.

        Entonces más vale que la fuente de la que toman la Ley de Dios sea exacta.

        Ése no es problema, porque Dios le dio la Tara directamente a Moisés. El Nuevo Testamento

también es correcto hasta en la última palabra, lo mismo que el Corán. El Bhagavad Gita es magnífico.

Los principios que guían al Libro de Mormón le fueron entregados directamente por Dios a Joseph Smith

a través del Ángel Moroni. El Pali Canon contiene una sabiduría espectacular. Y así sucesivamente.

        Éstos son los “estándares de oro de la moral” en las culturas en que predominan y muchos de sus adeptos los consideran como completa y literalmente exactos.

        Entonces veamos algunas de las Leyes de Dios.

        No otra vez.

        Espera. Hay muchas que ni siquiera hemos tocado todavía.

        ¿Es esto necesario? Todo lo que vas a hacer es citar otra vez, de una de las escrituras de la

humanidad, algún texto que ya no es aplicable a la sociedad moderna.

        ¿Estás dispuesto a conceder que muchas de las palabras de muchos de sus libros sagrados nunca fueron aplicables en ninguna sociedad civilizada?

        Sí, estoy dispuesto a conceder eso. Algunas de las Leyes de Dios como están contenidas en varias Escrituras Sagradas probablemente nunca tuvieron sentido.

        ¿Como la “Palabra de Dios” que dice que si un hombre tiene un hijo testarudo que se rehúsa a obedecer y es un ebrio, sus padres lo llevarán a las puertas del pueblo y todos los hombres lo apedrearán hasta matarlo?

        ¿Como ésa?

        Sí, sí, como ésa.

        ¿Cómo la que dice que no cortarás el cabello de tu cabeza, ni lo recortarás de las orillas de tu barba?

        Sí, sí, ésa también.

        ¿Y muchas otras?

        Y muchas otras, sí.

        ¿Cómo la Ley de Dios que dice que cualquiera que toca un cadáver estará impuro durante siete días?, ¿o aquella que dice que si eres sacerdote puedes comprar esclavos?,¿o la que dice que no debes trabajar ni hacer nada parecido en el Sabbath, o la que dice que puedes comprar a tu hermano empobrecido y obligarlo a convertirse en tu sirviente?, ¿o que todas las personas son impuras después  de haber tenido sexo? ¿O que brujas y hechiceros deben ser condenados a muerte?

        Tal vez ahora te parezca que éstas son sólo unas cuantas escrituras que no tienen sentido para los estándares de la humanidad de hoy, pero la verdad es que la lista de reglas de Dios que la mayoría de ustedes dicen que no tienen sentido para ninguna persona razonable, es tan larga que podría llenar un libro completo.

        De hecho, lo llena.

        Traje muchos ejemplos a la conversación -y más adelante traeré aún más- para que puedas entender un punto más amplio:

        Han basado su autoridad moral en Leyes Sagradas que aplican sobre la base de tómalo o déjalo, dependiendo de cómo se sienten respecto a ellas en un momento en particular, en una cultura en particular y en circunstancias particulares.

        Si estás diciendo que pasemos por alto las palabras de nuestros Libros Sagrados cuando veamos claramente que ya no aplican a nuestras vidas, te concedo el punto.

        En otras palabras...

        Su moral no tiene ningún estándar excepto por lo que funciona y lo que no.

        Ésa es la verdad y todo lo demás es ficción.

        Hasta ustedes están de acuerdo, como lo demuestran no por lo que dicen, sino por sus conductas, en que La Palabra de Dios no debe seguirse al pie de la letra como está registrada en sus muchas Escrituras Sagradas, porque no es infalible.

        Eso es evidente, porque todo lo que contienen esos libros ha sido escrito por humanos. Pero si el “estándar de oro” en el que basamos nuestra moral en nuestras diversas culturas no es infalible, ¿entonces qué sí lo es?

        Entonces estás basando tu moralidad en leyes espirituales que, tomadas en su conjunto, no tienen sentido. Se contradicen dentro de una Escritura en particular, y se contradicen de una a otra Escritura.

Por consiguiente, a la raza humana le fue dado un conjunto de leyes entre las que debe seleccionar y escoger para obedecer las más sensatas.

        No quieres admitir que has estado haciendo esto, por supuesto, porque entonces serías culpable del cargo de relativismo, una palabra muy sucia en tu vocabulario. Tú quieres ser absolutista. Quieres creer y asegurar que hay absolutamente un “correcto” y un “incorrecto”. Pero al final, Tú tienes que decidir qué es lo que es. No puedes confiar en tus leyes, y ni siquiera en tu Dios.

        Tienes que decidir por ti mismo, porque tanto las palabras de sus leyes como las de su Dios han demostrado ser tontas cuando se creen en conjunto, cuando se aplican indiscriminadamente, cuando se adhieren completa, literal e inflexiblemente a cada caso y circunstancia. No pueden funcionar de esa manera. Nada puede funcionar de esa manera.

        Muchas de sus leyes religiosas, tú mismo lo has admitido, pueden sólo ser ignoradas. Difícilmente podrían basarse en ellas los cimientos de la verdadera moral de su sociedad entera.

Por lo tanto, con sus propias acciones, ustedes han probado que: “moral” = “funcionalidad”.

        Revelaste el sustento del Principio Básico de la Vida. Esto es lo que habías estado tratando de hacer.

        Sí, y tu especie ya lo ha determinado, por cierto. Ya han decidido en su planeta que lo que es “correcto” es lo que funciona, dependiendo de lo que estén tratando de ser, hacer o tener. Sólo que no están dispuestos a admitirlo. ,

Para complicar aún más las cosas, no han podido ponerse de acuerdo en qué es lo que están tratando de ser, hacer y tener como un colectivo llamado Humanidad.

        Y estos son los impedimentos -el segundo es el más importante de ellos- para alcanzar la paz y armonía en la Tierra.

 

 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas