web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

LAS NUEVAS

 REVELACIONES

 

Capitulo 8

 

 Neale Donald Walsch

 

Capitulo 8

De acuerdo, el Paso 1 de los Cinco Pasos para la Paz es admitir lo que acabo de admitir. El paso 2 es

reconocer que hay algo que no entiendo sobre Dios y la Vida, cuya comprensión podría cambiarlo todo.

Muy bien, estipulo eso. No sé todo sobre la Vida. No entiendo todo sobre Dios.

 
   

        Tal vez tú no, pero algunas personas creen que ellas lo saben todo, y lo mismo dicen muchas de sus religiones.

   ¿Estás dispuesto a ver eso? ¿Estás dispuesto a ser una fuerza y una fuente, a tu manera, en tu propio rincón del mundo, que produzca un cambio en estas creencias?

        Creo que podría serio. Una Fuerza y una Fuente. Me gusta. ¿Pero cómo? ¿Cómo puedo serio? Ésa es la pregunta.

        En primer lugar, debes elegir serlo. Debes elegirte. Es una cuestión de auto selección. Debes decidir que eso es quien tú eres.

        Luego, debes decidir demostrar tu decisión sobre ti mismo cada hora de cada día. Debes entender que cada acto es un acto de autodefinición.

Todo lo que piensas, dices y haces te define, proclama tu elección sobre ti mismo.

        La Vida es un transmisor de decisión. Transmite al mundo las decisiones que has tomado sobre ti mismo. Dice a la gente lo que has decidido acerca de quién eres, y quiénes son ellos, por qué estás aquí y por qué piensas que ellos están aquí, y lo que la vida misma es.

        Esas decisiones tienen más repercusión de la que podrías suponer.

Tocan a la gente de maneras que van mucho más allá de lo que te podrías imaginar.

        Sin embargo, no se comienza por tratar de cambiar al mundo. Se comienza por tratar de cambiar el yo. Cambia el yo y también lo hace tu mundo interior. Y cuando tu mundo interior cambia, el mundo exterior que tocas también cambia, poco a poco. Y cuando el mundo exterior que tocas cambia, el mundo que él toca también cambia, así como el mundo que él toca. Esto se propaga hacia afuera, hacia afuera y hacia afuera, como una onda en un estanque.

        Sí, he escuchado esa analogía antes. Y tal vez haya llegado el momento de hacer olas, de romper la calma.

        Sí, si no es ahora, ¿cuándo será? Y si no lo haces tú, ¿quién lo hará?

        Claro que ahora lo veo. Veo que debo involucrarme. Yo, personalmente.

No puedo sentarme a esperar que otros resuelvan el problema. Ninguno de nosotros podemos. Ya no podemos damos ese lujo. El tiempo es esencial.

        Tienes razón.

        Podría comenzar intentando cambiar la parte de mí que no cree que tengo que desempeñar algún papel en la creación del mundo colectivo exterior que todos habitamos. Podría cambiar mis creencias internas sobre ese mundo, sobre la Vida y sobre Dios.

Entonces podría hablar con los líderes religiosos de mi comunidad. Todos podríamos hacerlo. Podríamos ir con nuestros líderes espirituales locales y pedirles que se sentaran con nosotros –sentamos unos con otros por puro gusto- para hablar acerca de estas cosas.

        Sé de un caso en mi propia comunidad de AsWand, Oregon, en el que un líder espiritual local musulmán estaba escuchando a un ministro cristiano de la comunidad decir cosas terribles e inexactas sobre su fe en sermones a su congregación. El musulmán llamó a la oficina del ministro para solicitar una reunión, pero ni siquiera le devolvieron la llamada. Sin embargo, se negó a darse por vencido. Llamó todos los días, luego cada hora, pidiendo gentilmente al ministro que se sentara a hablar con él.

Finalmente, un laico de la iglesia habló con él en una reunión personal por algunos momentos.

Sin embargo, el ministro nunca lo hizo. Se negó. Se ha negado hasta hoy.

        ¿Qué les dirías a tus líderes religiosos locales si lograras que se reunieran contigo?

        Les hablaría de una conversación que tuve no hace mucho con SirJohn Templeton -él es quien creó el Premio Templeton de Religión-, en la cual le pregunté qué creía que más necesitaba el mundo en estos momentos. Sir John dijo: “teología de la humildad”. Cuando le pregunté qué era eso, qué significaba, contestó: “Es una teología que reconoce que no tiene todas las respuestas. Necesitamos una teología que esté dispuesta a seguir haciendo preguntas.”

        Sir John es muy sabio.

        Sin embargo, me pregunto si se puede encontrar alguna forma para convencer a alguna de las principales religiones del mundo de que no tiene todas las últimas respuestas. Esas religiones se basan en su convicción de que las respuestas son suyas. Afirman que tan sólo debemos escucharlas. ¿Qué les diríamos a nuestros ministros locales, nuestros rabinos locales, a miembros del clero de todas las religiones en nuestra comunidad, si dijeran eso?

        Pregúntales si observan que las personas que escuchan las enseñanzas de las principales religiones organizadas están en paz. ¿O son las personas que han escuchado las que se sienten enojadas y  son intolerantes, rígidas y abusivas y las que han participado en demasiadas guerras?

        Pregúntales: ¿Quién ha estado en la guerra en Irlanda? ¿Quién ha estado en la guerra en el Medio Oriente? ¿Quién ha estado en constante conflicto en los Balcanes, en la frontera india-paquistaní, en Afganistán? ¿Quién ha sembrado las semillas de intolerancia hacia los homosexuales, de la desigualdad de las mujeres, de la discriminación contra las minorías en Estados Unidos?

        Sin embargo, date cuenta de que la bandera de la religión organizada no es la única bandera que ondea en muchas de las contiendas de la humanidad. También está la bandera del nacionalismo. Por lo tanto, también debes hablar con tus líderes políticos locales.

        Dijiste que el problema no es político ni económico, sino espiritual.

        Así es. Son sus actuales comprensiones espirituales las que crean y respaldan sus presentes construcciones políticas y económicas. Por lo tanto, reunirse con líderes religiosos tiene sentido, como también reunirse con líderes políticos y empresariales, pues sus comprensiones espirituales dirigen la maquinaria de su política y su economía.

La política es su espiritualidad, demostrada.

Así como la economía.

        Por lo tanto, involucra a la comunidad entera, no sólo a tu comunidad religiosa, en exploraciones

de una nueva espiritualidad que pueda cambiarlo todo.

        ¡Qué buena idea! Tal vez ciudadanos comunes y corrientes de las ciudades y pueblos del mundo

puedan crear un movimiento informal, reuniéndose para ver lo que se puede hacer en sus propias

comunidades para sembrar las semillas de la paz, luego invitando a sus propios líderes locales religiosos,

políticos y empresariales a venir y comenzar a dialogar con ellos -y, más importante, unos con otros-

sobre todo esto.

        Tal vez podamos cambiar algunas creencias -o al menos hacer que la gente comience a pensar, que

comience a buscar algunas nuevas ideas.

        Ah, ¿pero cuáles serían las nuevas ideas? Ésa es la cuestión. Hemos estado buscando maneras de

resolver nuestros dilemas durante siglos. ¿Qué es lo que no entendemos sobre Dios y sobre la Vida, y cuya

comprensión podría cambiado todo?

        Yo mismo he tratado de pensar lo que diría si me hicieran estas preguntas. ¿Qué idea nueva podría

ofrecer para que la gente la pensara, qhé nuevo pensamiento para que los humanos lo consideraran?

        Necesitamos alguna guía, así como perspicacia y un nuevo ángulo desde el cual abordar todo esto.

        ¿Qué es lo que no entendemos sobre Dios y sobre la Vida?

        ¿Estás realmente listo para alguna introspección? ¿Estás en verdad preparado para ver las cosas

desde un nuevo ángulo? ¿En realidad quieres saber lo que no comprendes?

        Sí.

        Bueno, aquí vamos. Y recuerda que esto no será fácil de aceptar para algunos.

        Entiendo. Adelante. Al menos tendremos algo nuevo sobre qué platicar. Hablar, hablar y hablar

sobre las antiguas teologías de las mismas antiguas maneras no nos ha conducido a ninguna parte.

Estamos caminando en círculos. Mientras tanto, nos matamos unos a otros, pues las antiguas teologías no

han logrado detenemos.

        Claro. Aquí tienes la verdad que no entienden:

        Su civilización entera -su religión, su política, su economía, sus estructuras sociales, todo- se basa

en falacias.

        Bueno, eso podría iniciar una conversación. Supongo que éstas son las falacias de las que hemos

estado hablando hasta aquí.

        Sí. Son las cinco falacias sobre Dios y las cinco falacias sobre la Vida que se han convertido en

firmes creencias sostenidas por los seres humanos.

        Las Cinco Palacias Sobre Dios han producido la religión organizada, y las Cinco Palacias Sobre

la Vida han producido el nacionalismo.

        Éstas son las dos causas de que su mundo haya permanecido en un estado de agitación constante

durante siglos.

        Muy bien, ¡entonces puedo decide a la gente que no deberíamos tener religiones y que no deberíamos tener naciones! ¿Olvidé algo?

        Eso no fue lo que dije.

        Pues suena así.

        Entonces no has escuchado.

        No he dicho nada de abolir las religiones ni de abolir las naciones. Aunque las religiones organizadas y el nacionalismo han sido las dos principales causas de turbulencia en la Tierra, también es cierto que las religiones, el nacionalismo y las culturas y tradiciones proporcionan a los humanos un sentido de identidad y comunidad.

        En otras palabras, en la religión y el nacionalismo hay algunas cosas que funcionan y otras que no. Jamás sugeriría abolir sin más ni una ni otra.

        Éstas no son cosas que “no deberían tener”. Sin embargo, lo que está claro es que ahora deben mejorar-no eliminar, sino mejorarla manera en que experimentan y expresan sus identidades religiosas y nacionales si verdaderamente desean crear un mundo en el que los humanos vivan en paz, armonía y felicidad.

        ¿Y cómo podemos hacer esas mejoras?

        Una manera sería fijarse en las falacias en las que se basan sus actuales creencias sobre Dios y la Vida. Esto sólo puede suceder si tú, y las demás personas con quienes charles de esto, dan los Cinco

Pasos para la Paz.

        Entonces ésa podría ser nuestra primera tarea -ver si podemos hacer que todos en nuestra esfera de influencia, nuestros líderes locales religiosos, políticos y empresariales, estén de acuerdo en dar los Cinco Pasos para la Paz.

        ¿Crees que puedes hacerlo?

        Puede que no sea fácil.

        Es un inicio. Es un lugar para iniciar. Ni siquiera puedes comenzar a tratar de mejorar cosas si no estás de acuerdo en que hay algo que necesita mejora. No puedes hacer que funcione lo que no está funcionando si no estás de acuerdo en que no está funcionando en este momento.

        En este momento la vida en su planeta -y la creencia en la que se basa- no está funcionando. No si lo que quieren experimentar es lo que dicen que quieren experimentar. Sin embargo, si no pueden ponerse de acuerdo en que las cosas están mal, están perdidos, y no hay nada que puedan hacer.

        Bueno, lo voy a intentar. Voy a promover los Cinco Pasos para la Paz. Los voy a publicar. Voy a pedir al público que comente sobre ellos. Voya generar apoyo para discutirlos en nuestras comunidades.

        Incluso puedo anunciar un diálogo o conferencia de los Cinco Pasos para la Paz e invitar a líderes locales. Haré una invitación pública.

Trataré de hacerlo irresistible.

        Esto es activismo espiritual, y creo que es lo que más necesitamos en este momento. Necesitamos comenzar con un diálogo abierto y honesto sobre nuestros respectivos puntos de vista. Necesitamos lograr que sea correcto disentir, criticar, hacer preguntas -y poner en tela de juicio las respuestas que obtenemos al hacerlas.

        Muchas de nuestras mismas religiones sofocan esa discusión y debate. Mientras en la mayoría de los círculos cristianos en la actualidad se admite que no debe tomarse literalmente cada palabra de la Biblia, muchos cristianos fundamentalistas siguen creyendo que la Biblia es la pura y absoluta palabra de Dios, de la a la z.

        En la tradición islámica ni siquiera existe algo parecido al “fundamentalista”. Todos los fieles musulmanes profesan creer que el Corán, tal como fue revelado a través de Mahoma, es la palabra de Dios pura y absoluta, de la a a la z. Nadie puede desviarse. Cualquiera que no se adhiere a esta creencia es considerado apóstata.

En algunos lugares tal apostasía es castigada con la muerte.

        Habrá quienes piensen que exagero cuando digo esto, pero el hecho es que algunos seguidores religiosos se han agotado en discutir sobre pronombres. Nuestras desavenencias sobre Dios se han vuelto tan triviales, que nos imaginamos a nuestro Dios como insignificante, tanto que una firma publicitaria de Estados Unidos ha provocado una tormenta de fuego tan sólo por publicar una Biblia en la que se intentó

que el género fuera neutro.

        La escritora Cathy Lynn Grossman informó sobre ese acontecimiento en marzo del 2002 en el USA Today bajo el título: UNA GUERRA SAGRADA DE PALABRAS. Grossman informa que “una nueva traducción 'exacta en género' del Nuevo Testamento” –llamada Nueva Versión Internacional de Hoy y publicada por una compañía llamada Zondervan- “está provocando el furor de los creyentes que ven cada

palabra sagrada como un adoquín en el camino hacia Jesús y la salvación”.

        El artículo de Grossman continúa diciendo que la nueva Biblia “está entretejida de revisiones en

las que se sustituyó ellos por él y niños por hijos desde Mateo hasta la Revelación. Scott Bolinder,

presidente de Zondervan” ¡proclama que 'la nueva Biblia honra los principios bíblicos', sin embargo, muestra a los lectores de hoy que 'la Biblia no es sólo para muchachos'.

        “No obstante, críticos como James Dobson, fundador del ministerio conservador Enfoque sobre la Familia, dice con sordina: 'La masculinidad deseada por los autores de la Escritura viola el Evangelio al oscurecer la paternidad de Dios'... 'Y la verdadera identidad de Jesucristo.'“

        La reportera Grossman resume el punto de vista de muchos de esos críticos: “Métete con la Biblia y te estarás metiendo con Dios”.

        La Biblia con género neutro, sostienen tales críticos, podría “sacar a creyentes inocentes y recién convertidos del camino hacia la vida eterna...”, escribe Grossman.

        Según el artículo, los críticos afirman que el problema es que “cambiar pronombres en el texto bíblico implica que algo estaba equivocado en el original” -y “entre evangélicos simplemente nunca se  ice que la Biblia está equivocada”-, se citó a Nancy Amuerman del Instituto de Seminarios para la Investigación de la Religión de Hartford.

        El artículo también cita a R. Albert Mohler Jr., presidente del Seminario Teológico Bautista del Sur, cuando dice que “Capitular ante los traicioneros vientos de la cultura popular sería un insulto al carácter mismo de la Biblia como la eterna, infalible y perentoria palabra de Dios”.

        ¿De qué clase de insulto hablamos aquí? El artículo de la reportera Grossman ofreció un ejemplo.

El texto de Juan 11:25 en la Nueva Versión Internacional de Hoy. ..

        “Aquél que cree en mí vivirá aunque muera, y quien viva y crea en mí nunca morirá”.

        ...Se ha cambiado por...

        “Cualquiera que crea en mí vivirá, aunque muera, y quien viva y crea en mí nunca morirá.”

        Grossman presenta otros ejemplos, en los que incluye un cambio en Tito 2:12 donde, al explicar con detalle la enseñanza de Pablo, las Biblias más antiguas dicen que la gracia de Dios que trae la nsalvación “ha aparecido a todos los hombres”, mientras la controvertida nueva traducción dice que esta

gracia “ofrece salvación a toda la gente”.

        Ahora bien, no estoy seguro de que tales cambios constituyan un “insulto al carácter mismo de la Biblia”, de lo que sí estoy seguro es que justo este tipo de disputa petulante sobre la “infalible” palabra de Dios es lo que produce tantas conductas equivocadas de los humanos.

        “Precisión y fidelidad a la palabra de Dios siempre es la base de la moral superior”, dice Susan Harding, una antropóloga de la Universidad de California, Santa Cruz, identificada en el artículo de Grossman del USA Today como una escritora sobre lenguaje y política fundamentalista. El artículo dice

que la Sra. Harding afirmó que los cambios de género en la Biblia, como los citados anteriormente, crean “la resbalosa pendiente a la perdición”.

        Entonces, allí lo tenemos. Nos iremos al Infierno si cambiamos los pronombres de la Biblia de “él” a “ellos”.

        La cita de Harding concluye: “no se puede tener una comunidad de creyentes que literalmente no se ponen de acuerdo en lo que dice la Biblia”.

        Con todo respeto, yo disiento. Observo que cuando tenemos una comunidad de creyentes que no está en desacuerdo con algo es cuando estamos en grandes problemas.

        Lo que necesitamos es un diálogo abierto sobre las revelaciones de Dios, sobre las verdades de la Vida, sobre quiénes somos y quiénes elegimos ser y cómo podemos llegar a donde queremos ir como sociedad humana.

        La conversación que mantenemos aquí es un buen ejemplo de un diálogo abierto y franco.

Compártelo con otros, para que sepan la clase de cosas que se han dicho.

        Ahora bien, a través de nuestra charla aquí, tú, tú mismo has dado los primeros dos pasos para la

paz. Has admitido que tus antiguas creencias ya no funcionan y has reconocido que hay cosas que no entiendes sobre Dios y sobre la Vida, cuya comprensión lo cambiará todo. ¿Estás listo para dar el tercer

paso?

        Veamos... El paso 3 es elegir estar dispuestos a concebir una nueva comprensión de Dios y la Vida. De acuerdo, estoy dispuesto a que eso ocurra.

        ¿Estás dispuesto? ¿En realidad lo estás?

        Esta idea es muy amenazadora para algunas personas. Que cualquier persona que esté viva pueda

concebir una nueva comprensión de Dios y la Vida que valga la pena tomarse en cuenta, estremece los cimientos de la ortodoxia.

        Estoy dispuesto a retirarme de allí por un momento. Estoy dispuesto a hacer” que alguien trate.

        No, no se trata de que alguien “lo intente”. Se trata de que estés dispuesto a concebir una nueva comprensión, no de que estés dispuesto a que alguien intente concebirla.

        ¿Cuál es la diferencia?

        La diferencia tiene que ver con qué tan amplio estás abriendo el Espacio de Posibilidad.

        Los creyentes en Mahoma y Jesús, y Baha´u’llahy los demás no dicen que esos hombres “trataron” de concebir una gran verdad. Dicen que lo hicieron.

        Entonces, ¿estás dispuesto a anunciar y declarar que es posible que alguien intente concebir una nueva comprensión de Dios y de la Vida, o que es posible que alguien realmente conciba una nueva comprensión de Dios y la Vida?

        Hay una enorme diferencia.

        Como ves, en tu mundo es muy difícil experimentar algo que no creas que sea posible. Si pasa, incluso lo negarás.

        No creo que eso pase. En mi vida han pasado muchas cosas que no creí que fueran posibles.

        Sí, pero otras personas a tu alrededor lo verificaron por ti. Juraron que sucedía. Dijeron que era verdad. Entonces se volvió verdad para ti.

        Por otro lado, si la mayoría de la gente en tu cultura -casi todos en tu sociedad- dijera que algo

no es posible, sería muy difícil para ti experimentarlo. Desde luego, hasta podría ocurrir que no lo experimentaras en lo absoluto.

        Aunque lo miraras de frente Podrías no verlo. O lo mirarás de frente y lo verás como otra cosa, sencillamente Porque no lo entiendes.

        Sí. Recuerdo a mi anciana abuela cuando vio la primera caminata del hombre en la Luna. Vio la televisión y dijo: “¿No es una buena película?” Cuando mi padre y mi tía le dijeron: “No, Ma, eso es real.

Realmente están en la Luna”, mi abuelita dijo: “Es una película maravillosa. Tan imaginativa”.

Simplemente no podía asir la realidad de aquello. No entendía cómo era posible algo semejante.

        ¿Y lo que no entiendes...?

        ¡Lo niegas!

        Exacto.

        De modo que si no creen que sea posible para alguien vivo en la actualidad concebir una nueva comprensión de Dios y la Vida, traer al mundo una nueva revelación, el hecho les parecerá incomprensible. No lo entenderán. ¿O sea?

        Lo negaremos.

        Aunque su corazón se agite por su mensaje. Aunque su cuerpo tiemble por la creciente conciencia.

Aunque su alma dance con alegría y encienda su mente.

Sin embargo, ahora los invito a abrir por completo el Espacio de Posibilidad. No a reconocer que es posible para alguien tratar, sino que es posible para alguien hacer, la acción llamada “concebir una

nueva comprensión de Dios y de la Vida”.

El Espacio de Posibilidad debe hacer sitio para una Nueva Verdad -una enorme Nueva Verdad.

        De acuerdo, estoy abierto a eso. Tendré la mente lo suficientemente abierta para considerar quepodría haber algo nuevo aquí para que yo lo vea.

        Bien.

        Puedes exponerlo directamente?

        Sí. Llamemos a esto la PRIMERA NUEVA REVELACIÓN:

        Dios nunca ha dejado de comunicarse directamente con los seres humanos. Dios se ha estado comunicando con, y a través de, los seres humanos desde el principio de los tiempos. Dios lo está haciendo hoy.

        Eso es lo que puedes decir le a los demás cuando te pregunten, “¿Cuáles son esas nuevas ideas que quisieras que consideráramos? ¿Qué es eso que tal vez no sabemos, cuyo conocimiento podría cambiarlo todo?”

        Lo que te estoy invitando a hacer es a cambiar tu creencia acerca de esto. Tú idea de que Dios alguna vez dejó de comunicarse directamente con los seres humanos. ¿Estás dispuesto a considerar un nuevo pensamiento acerca de eso -el pensamiento de que Dios habla con todos todo el tiempo?

        ¿Puedes hacerlo? ¿Puedes considerar el espacio de esa posibilidad?

        Estoy tratando. Lo he intentado arduamente desde el comienzo de este diálogo.

        No puedes “tratar”. Si deseas tener la experiencia que dices que deseas tener, si verdaderamente deseas ser uno de aquellos que ayuden a cambiar la dirección autodestructiva hacia la cual se dirige su mundo, debes hacer algo más que “tratar”. Debes hacerlo.

        Me preguntaste si haría algo. Me preguntaste si los ayudaría.

Querías saber si podría darles algunas herramientas con las cuales unirse para cambiar el mundo.

        Sí.

        Bueno, voy a invitarte a hacer algo.

        ¿Sí?

        Usa las herramientas que te doy.

        No digas que estás “tratando” de usarlas. No hagas lo que otros han hecho y las deseches por no ser las herramientas “correctas”, o las hagas a un lado diciendo que son “demasiado difíciles” de usar.

        No les daría esas herramientas si no supiera que pueden usarlas. No es mi intención frustrarlos o probarlos (tampoco castigarlos si no pasan la prueba).

  Mi función es glorificarlos y, con ello, glorificarme. Porque sólo en la gloria de ustedes se encontrará Mi gloria. Sólo a través del prodigio de ustedes se conocerá Mi propio prodigio. Sólo a través de la Vida misma, expresada en su próxima y más grandiosa forma, puede la Vida misma experimentarse de esa manera.

 

 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas