web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

Los Seis Puntos del Tibetano

EL TRABAJO A REALIZAR 

El Místico, Un buen sitio para el alma

Aportando al desarrollo personal y espiritual de las personas.

 
 

 

El Cristo, a Quien yo sirvo como discípulo, y la Jerarquía espiritual, de la cual soy miembro, se están acercando más firmemente a la humanidad; en el pasado he afirmado para alentarlos, que “la Jerarquía permanece”; hoy les digo, “la Jerarquía está cerca.”

   El trabajo que debe realizarse en las décadas venideras es el siguiente, y no me extenderé sobre el mismo porque han sido entrenados para realizarlo; saben lo que debe hacerse y la responsabilidad es de ustedes -como lo será mi infalible ayuda:
 

Cientos de artículos para cultivarte espiritualmente

Sección descargas en El Místico para disfrutar y compartir

     

libros online
Libros online para disfrutar en El Místico.

    1.    Preparar a los hombres para la reaparición de Cristo. Este  es el primer y mayor deber.     La parte más importante de ese trabajo es enseñar a los hombres -en amplia escala- a emplear La Gran Invocación para que llegue a ser una plegaria mundial, y a enfocar la demanda invocadora de la humanidad.

    2. Ampliar el trabajo de Triángulos, de manera que, subjetiva y etéricamente, la luz y la buena voluntad puedan abarcar la Tierra.

    3.    Promover incesantemente el trabajo de Buena Voluntad Mundial, para que cada nación pueda tener su grupo de hombres y mujeres dedicados al establecimiento de rectas relaciones humanas. El núcleo lo poseen, deben por lo tanto iniciar la expansión. Tienen el principio de la buena voluntad presente en todo el mundo; la tarea será realmente pesada, pero está lejos de ser imposible.

    4.    Emprender la constante distribución de mis libros, que contienen mucha enseñanza para la Nueva Era. En último análisis, los libros son para ustedes las herramientas de trabajo y los instrumentos por los cuales entrenarán a sus trabajadores. Traten de que circulen constantemente.
 

    5.    Esfuércense por hacer del Festival Wesak -y por extensión todos los plenilunios- un Festival universal, que sea reconocido como de valor para todos los credos. En este Festival dos guías divinos, de oriente y occidente, colaboran juntos y trabajan en la más estrecha unión espiritual; el Cristo y el Buda emplean este Festival cada año como punto de inspiración para el trabajo del año próximo. Traten de hacer lo mismo. Entonces, las energías espirituales estarán excepcionalmente disponibles.

    6.    Descubran a los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo donde sea posible  y fortalezcan sus manos. Búsquenlos en todas las naciones y en todas las expresiones de las distintas líneas de pensamiento y puntos de vista. Recuerden siempre que en doctrina y dogma, y en técnicas y métodos, podrán diferir ampliamente de ustedes, pero en el amor a sus semejantes, en la buena voluntad práctica y en la devoción para el establecimiento de correctas relaciones humanas, están con ustedes, son sus iguales y probablemente puedan enseñarles mucho.

    Y ahora, ¿qué les diré para terminar, compañeros y discípulos míos? Les he dicho tanto durante los últimos años que poco queda por decir; tienen todo lo que necesitan para llevar adelante el trabajo y recibir el impulso de la Jerarquía, a través de lo que he intentado hacer. Sólo puedo decir que confío en ustedes y espero que no disminuyan sus esfuerzos. Se han dedicado y consagrado y seguirán haciéndolo, porque el acercamiento de la Jerarquía y la proximidad de Cristo demostraron ser crecientes fuentes de fortaleza.

    Que la bendición de Aquel a Quien todos servimos se derrame sobre ustedes y los discípulos de todas partes, y que se dediquen plenamente a ayudar a los hombres a pasar de la oscuridad a la luz y de la muerte a la
inmortalidad.

EL MAESTRO TIBETANO, DJWHAL KHUL 
Extraído del libro “La Exteriorización de la Jerarquía”, de Alice A. Bailey, pág. 527/8

 

¿Cual es nuestro miedo más profundo?

"Nuestro Miedo mas profundo no es el de ser inadecuados. Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos más allá de toda medida. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos aterra. Nos preguntamos a nosotros mismos ¿Quien soy yo para brillar, para ser magnifico, talentoso, fabuloso? De hecho, ¿quien eres para no serlo? Tú eres un hijo de dios. El que te consideres menos no ayuda al mundo. No hay nada brillante en empequeñecerse para que otros no se sientan inseguros al lado tuyo. Todos estamos destinados a brillar, como brillan los niños. Nacimos para hacer manifiesta la gloria de dios a través de nosotros mismos. No yace solo en algunos, está en todos nosotros. Y cuando dejamos que nuestra propia luz brille, inconcientemente alentamos a otras personas para que hagan lo mismo. A medida que nos liberamos de nuestro propio miedo, nuestra sola presencia automáticamente libera a otros."

 

 

 

 

 

 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas