web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

Ovnis a traves del tiempo

Desde la aceptación del fenómeno OVNI, muchos han sido los investigadores que se han sumergido en los textos históricos y religiosos en búsqueda de rastros de anteriores apariciones de OVNIs. Como resultado de ello se han producido multitud de libros, algunos de ellos con títulos tan curiosos como "La Biblia y los platillos", "Dios viaja en platillos", o "Los OVNIs en la historia"". Queda claro que si en la actualidad, con multitud de Centros Privados de Investigación del Fenómeno Ovni, múltiples testimonios brindados por personas de diferentes latitudes y hasta gobiernos interesados en el tema, resulta imposible aseverar con rigor científico la existencia de los OVNIs y de seres extraterrestres, las conclusiones obtenidas a través de los diversos estudios practicados sobre testimonios históricos revisten el carácter de meras especulaciones. Uno de los testimonios mas cercanos en el tiempo data del siglo XIX y se trata de una caso que, actualmente, hubiera acaparado la primera plana de todos los periódicos. El 19 de abril de 1897, hacia las 22:30 horas, el campesino de Kansas, Alexander Hamilton, fue despertado por un ruido procedente del corral donde guardaba sus animales. Decidió verificar que sucedía, y, al mirar hacia el exterior, ante su estupor, y según declaraciones publicadas en los diarios de la época, "observó que una aeronave descendía lentamente entre sus animales...", a una distancia aproximada de la casa de unos 200 metros. Luego de un primer momento, decidió llamar a su hijo y a uno de los peones, dirigiéndose los tres hacia la nave, armados de hachas. Para ese entonces, la aeronave flotaba suspendida en el aire, a una cierta distancia del suelo. Hamilton manifestó en declaración jurada, que tenía forma de cigarro, calculando su longitud entre 80 y 90 metros. observándose debajo de la misma una halo transparente, de gran luminosidad. Afirma, asimismo, que dentro de la aeronave viajaban media docena de seres extraños, que dirigieron hacia él un haz de luz. A los pocos momentos y según palabras de Hamilton, se escuchó un zumbido, y la nave se puso en movimiento.

Al elevarse, los asombrados testigos pudieron apercibirse de que de una especie de lazo. colgaba una de las vacas del corral, la cual apareció luego en el predio de un vecino. Mejor dicho, aparecieron sus despojos: cabeza, patas y cuero. El periódico Colony Free Press, de Kansas, aseveraba al relatar el hecho: "no se trata de una aeronave de este mundo. Creemos que se halla bajo control de científicos marcianos..." Es decir, en el siglo XIX se hablaba ya de seres extraterrestres, mas concretamente de marcianos. Ya en 1976 el astrónomo inglés Edmund Halley era informado por un matemático italiano de la observación de un objeto de tamaño inusual, que había cruzado toda la península a una altura superior a los 60.000 metros, a una velocidad calculada en 15.360 kilómetros por hora. Al año siguiente, el mismo Halley tendría la oportunidad de observar "una gran luz celeste a muchas millas de altitud, visible en todo el sur de Inglaterra." También observaría, ya en 1716, la evoluciones de un OVNI, cuyo resplandor le permitiría leer sin esfuerzo alguno durante la noche. Según el libro de navegación de Cristóbal Colón, hacia las 22 horas del 11 de Octubre de 1942, tanto él como otro tripulante de su carabela, pudieron divisar "una luz trémula a gran distancia", la cual se desvanecía y volvía a aparecer reiteradamente. Si bien es cierto que muchos de estos fenómenos podrían merecer explicaciones que entrarían dentro del campo de la meteorología, existen otros muchos que saldría airosos de cualquier examen científico y que entran dentro de los misterios, aún sin resolver en nuestros días. Ya en los tiempos de Carlomagno, existen constancias de presuntos contactos con seres extraterrestres.

Según Brinsley le Poer Trench en "The Flying Saucer Story", un grupo de terrestres fue llevado por tripulantes de una aeronave para mostrarles como vivían los seres del espacio. Al regresar a la Tierra, como consecuencia del relato de su experiencia, fueron tomados por el populacho como <brujos>, siendo torturados e incluso, alguno de ellos, muertos. Retrotrayéndonos aún mas en el tiempo y examinando los textos sánscritos, encontramos las referencias a los "vim anas", divinidades guerreras que surcaban el cielo en aeronaves, portando aterradoras armas. En el "Drona Parva", antiquísimo texto sánscrito, traducido al inglés en el año 1889 por Protap Chandra Roy, puede leerse: "Salió disparado un proyectil brillante, poseído del resplandor de un fuego sin humo, y las huestes enemigas quedaron rodeadas por una densa oscuridad: por todas partes se hizo la oscuridad. Soplaban vientos terribles y las nubes se elevaban, rojas como la sangre: los mismos elementos mostraban su confusión. Giraba el Sol, y el mundo, achicharrado por el calor de aquella arma, parecía presa de una fiebre. Los elefantes huían despavoridos, buscando refugio. Las criaturas acuáticas se abrazaban y el enemigo caían como árboles derribados por un voraz incendio... Corceles y carros, destruídos por la energía de aquella arma, semejaban tocones sumidos por la conflagración del bosque. Por todas partes se derrumbaban carros a millares. Y entonces, la oscuridad se abatió sobre el ejército...". Los manuscritos antiguos mencionan también a la "Saeta de Indra", poderosa arma accionada por lo que hoy sería descrito como mecanismo de reflexión circular-. Con los conocimientos actuales, no resulta en absoluto difícil asimilar esas descripciones a las modernas bombas atómicas o al rayo láser. Pero... ¿quiénes poseían entonces el conocimiento suficiente para su utilización?. Sobre los múltiples testimonios que contienen los textos sánscritos, el catedrático Maharishi Bharadwaja, ha realizado una versión inglesa editada por la Academia Internacional de Estudios Sánscritos de Mysore, India, que posee el sugerente título de "Aeronáutica: un manuscrito prehistórico".

Hechos resonantes, ¿Intervención en la raza humana?

Una distinta visión de la evolución

Vamos a pensar en la siguiente hipótesis: en una isla, desolada en el Pacífico, vivía una tribu de nativos en un estado cultural equivalente a la Pre-Historia, y que conocían apenas otros aborígenes, como ellos. Cierto día, durante la Segunda Guerra Mundial un hidroavión de reconocimientos de la marina de los Estados Unidos sobrevoló la isla a la procura de japoneses.

Los nativos nunca habían visto un "ave" plateada, ni tan grande y tan barullenta como aquella. Se asustaron cuando cuando la nave posó en sus aguas, aterrados mas aún cuando, de su interior, salían dos seres como ellos que jamás habían visto. Eran blancos, usaban un uniforme militar, botas, armas de fuego, anteojos "Ray-ban"; eran en fin, dioses.

Los nativos, entonces, se postraron en respeto de los dioses Joe y Harry, comandantes de la misión. Los blancos usaron un maletín de primeros auxilios para curar la herida de un niño que había caído de un árbol, distribuyeron chocolates a los pequeños, algunos encendedores y prometieron (con gestos) volver algún día. Partieron. Luego los nativos construyeron una réplica, en paja, de aquel pájaro mágico que trajera a los dioses blancos, que curaban una herida con pociones milagrosas y dieran a los hombres de la tribu la fantástica capacidad de hacer fuego sin la ayuda de palitos. Y los chocolates, considerados alimentos sagrados, están hasta hoy preservados.

Descontando algunos detalles que fueron inventados, eso realmente sucedió en un isla próxima a Indonesia, en el Pacífico. Y el pájaro de paja allá está, como una enigmática interrogación.

Ahora vamos a archivar en la memoria esa posibilidad y reflexionar un poco sobre una nueva cuestión: Lo que es la historia. ¿Cómo fue que el género humano comenzó su aventura? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Existen millares de versiones posibles para la historia. Y entre ellas hay varias que admiten la presencia de extraterrestres en el pasado del hombre y del Planeta Tierra.

Sus adeptos todavía no llegaron a un consenso sobre como llamar esta forma de ver nuestra historia. Algunos por ejemplo, proponen el nombre de ufoarquelogía ya que la fuente básica de su investigación está en el reconocimiento de señales de visitantes del espacio en los registros del pasado del hombre.

Pero el nombre es lo que menos importa. Lo que mas interesa es la cuestión de que es imposible no haber nadie mas inteligente o lo mismo otras civilizaciones fuera de nuestro planeta, y que, en un determinado momento de la historia humana, extraterrestres muy evolucionados interferirán en la vida del planeta Tierra.

Estos visitantes estarían ampliando artificialmente la capacidad evolutiva del hombre, estarían enseñando algunos principios científicos y civilizatorios en diversos puntos del planeta, y tendrían hasta peleas entre sí, en terribles guerras en el cielo. Después, partieron con la promesa de volver. En verdad, por lo que el hombre registró, ellos nunca dejaron de vigilar, visitar y estudiar la Tierra.. Aunque oficialmente se considera que el primer OVNI fue observado por Kenneth Arnold, en 1947, los registros apuntan la presencia de extraterrestres en todas las épocas y en todos los continentes.

 
 
 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas