web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

ENIGMAS DEVELADOS XX

 

ÍNDICE

El quid de la inteligencia artificial.

¿Qué es el déjà vu?

¿Qué es la felicidad?

¿Por qué a veces los hechos recién vistos parecen reiterarse?

La verdad sobre “Piano Man” (el caso del pianista amnésico).

La verdad sobre el Reiki.

La verdad sobre la Homeopatía.

La verdad sobre la “Nueva Medicina”.

Los supuestos poderes de Marek Bak.

La verdad sobre Falun Dafa o Falun Gong (Li Hongzhi).

La verdad sobre el Biomagnetismo.

¿Cuál es el verdadero efecto del placebo?

¿Qué es para el Grupo Elron el sentido común?

“Conócete a ti mismo y la verdad te hará libre”.

¿Es posible comunicarse telepáticamente con un familiar fallecido?

¿Los Maestros de Luz nunca se equivocan?

El ego del profesor Horacio Velmont.

Consideraciones sobre la eutanasia.

¿Por qué decimos que nos comunicamos con Jesús si éste es sólo un rol?

La verdad sobre el ataque al Pentágono y las Torres Gemelas.

¿El presidente Roosevelt traicionó a su patria con el ataque a Pearl Harbor?

 

******

 

SESIÓN DEL 20/5/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

 

Interlocutor: Aquí tengo agendado consultarle algo que está causando mucho revuelo en la prensa mundial y que se ha dado en llamar el caso de “Piano Man” o el caso del pianista amnésico…

Ron Hubbard: Se trata de un experimento.

Interlocutor: ¿Un experimento? No entiendo…

Ron Hubbard: Hay una organización en Estados Unidos –cuándo no– que está en combinación con una raza extraterrestre donde le hacen implantes a seres humanos elegidos como cobayos.

Interlocutor: ¿Qué tipo de implantes?

Ron Hubbard: Implantes como para que tengan un conocimiento total de muchísimas cosas. Aclaro, antes de que lo hagan algunos consultantes quisquillosos, que es una historia muy similar a la de una serie televisiva llamada “John Doe”, que en español significa “Juan Nadie”.

Interlocutor: La conozco por haber visto alguno de sus capítulos…

Ron Hubbard: Y en esa serie televisiva el personaje de la historia también había sido víctima de un experimento de terrestres en combinación con extraterrestres.

Interlocutor: ¿El experimento proviene entonces del Área 51?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Cómo se llama en realidad este “Piano Man”?

Ron Hubbard: No tiene nombre… Hay muchos extraterrestres en el Área 51 que están trabajando con el Thetán de algunos cobayos humanos…

Interlocutor: ¿Usted se refiere a algo similar a lo que nosotros hacemos con Psicointegración?

Ron Hubbard: Correcto, pero le están haciendo lo opuesto a lo que hacemos nosotros, porque en lugar de eliminarle engramas se lo están creando.

Interlocutor: ¿Por qué motivo?

Ron Hubbard: Para que el Thetán se desentienda completamente de su parte física.

Interlocutor: ¿Usted se refiere a algo así como aislar el Thetán de su parte encarnada?

Ron Hubbard: Correcto. Con esa Psicoauditación negativa pretenden que el Thetán deje solo a su 10 %.

Interlocutor: Es realmente algo diabólico…

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Usted dice que esta persona no tiene nombre porque es extraterrestre?

Ron Hubbard: No, no es extraterrestre, es humano.

Interlocutor: ¿De qué nacionalidad?

Ron Hubbard: Es polaco.

Interlocutor: No puedo creer que no tenga ningún nombre… ¡En algún registro debe constar!

Ron Hubbard: Lo han eliminado de todos los registros.

Interlocutor: ¿Y todas esas personas que han manifestado conocerlo? Hay incluso familias que lo han reclamado como hijo…

Ron Hubbard: También hay esposas que lo han reclamado como esposo, y amigos que lo han reclamado como amigo porque dicen conocerlo. Incluso hay un jugador deportivo que dice que es un compañero de él y también un pianista… En Francia, asimismo, hay un mimo que dice que lo conoce por haber trabajado con él.

Interlocutor: Esto fue desmentido.

Ron Hubbard: Así es, fue desmentido… Hubo catorce personas por lo menos que lo han reclamado…

Interlocutor: ¿Se trata de un error, de una confusión, de una identidad equivocada?

Ron Hubbard: Totalmente, porque esta persona no tiene nada que ver con ellos. Además, le han sacado huellas digitales y no coincide con ninguna persona.

Interlocutor: En conclusión, todas esas personas que creyeron reconocerlo se han confundido de persona…

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¡Pero alguien lo tiene que conocer verdaderamente! Estas cosas no suceden en este mundo… ¿No reconoce ningún idioma?

Ron Hubbard: A diferencia del personaje de la serie no habla, no reconoce ningún idioma…

Interlocutor: ¿Por qué no reconoce ningún idioma?

Ron Hubbard: No reconoce ningún idioma porque tiene un implante en el cerebro que la ha borrado la memoria, menos la musical.

Interlocutor: ¿Es un eximio pianista como dicen?

Ron Hubbard: Es un pianista de cierta importancia pero no un eximio pianista.

Interlocutor: Yo, que soy pianista clásico, como usted sabe, ¿reconocería que no es un buen pianista?

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: Hay algo que no entiendo, y es que la fotografía de este muchacho apareció en todos los periódicos y revistas de todo el mundo, además por supuesto de todos los medios televisivos y no puedo creer que nadie lo haya reconocido verdaderamente. Lo reitero porque estas cosas no suceden en este mundo donde todos estamos fichados…

Ron Hubbard: Ha estado en el laboratorio desde hace más de doce años.

Interlocutor: Ahora entiendo la razón de que nadie lo reconozca… ¿Este muchacho tiene familiares?

Ron Hubbard: Tiene familiares, pero no saben nada de él.

Interlocutor: ¿Ni siquiera lo reconocerán?

Ron Hubbard: Para nada.

Interlocutor: A ver si entiendo… Este muchacho fue abducido cuando era adolescente por extraterrestre que los llevaron al Área 51 para experimentar con él… ¿Es así?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Cuál es el experimento que están haciendo con él?

Ron Hubbard: Por una parte han mejorado su parte celular para que su cerebro utilice más del 35 % de su capacidad, es decir, el doble de lo que puede utilizar un ser encarnado común. En esto es similar a John Doe, el personaje de la serie televisiva, aunque el personaje de la serie sabía todo de todo y eso, en la realidad, es imposible.

Interlocutor: ¿Este muchacho sabe tanto a causa de los implantes o porque el conocimiento se lo están transmitiendo?

Ron Hubbard: Por los implantes que le hicieron. Pero tiene sus límites. Además le hicieron un segundo implante que aísla su memoria real.

Interlocutor: No entiendo…

Ron Hubbard: Claro, no le borraron su memoria, sino que de alguna manera se la guardaron como para que no la use y no sepa quien es.

Interlocutor: ¿Esta es la razón de que no reconozca ningún idioma?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Ahora entendí.

Ron Hubbard: Le dejaron solamente la memoria musical.

Interlocutor: ¿Y cómo fue que lo dejaron en el lugar en que apareció?

Ron Hubbard: Simplemente lo llevaron hasta la isla donde lo dejaron.

Interlocutor: ¿En un helicóptero?

Ron Hubbard: No, directamente en el un aparato extraterrestre.

Interlocutor: ¿No fue teletransportación?

Ron Hubbard: No, en este caso no.

Interlocutor: ¿Lo están vigilando desde el Área 51?

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: ¿Cómo es esa técnica de Psicoauditación negativa?

Ron Hubbard: Así como ustedes trabajan con el Thetán recorriendo vidas pasadas para borrar engramas, los extraterrestres lo hacen de la misma manera pero en lugar de borrárselos se los implantan.

Interlocutor: Verdaderamente diabólico… ¿En qué plano espiritual está el Thetán de esta persona?

Ron Hubbard: En el plano 4… Pero estos extraterrestres le han implantado tantos engramas, tantos engramas, tantos temores engrámicos al Thetán que lo han abrumado completamente…

Interlocutor: ¿Pero estos extraterrestres saben de la mente reactiva y de los engramas?

Ron Hubbard: Saben de los implantes hipnóticos y saben de engramas, aunque los llaman de otra manera.

Interlocutor: ¿Qué tipo de engramas le implantan?

Ron Hubbard: Le implantan engramas con mucha carga relativos a complejos de culpa.

Interlocutor: ¿Utilizan un médium como nosotros para recorrer vidas pasadas?

Ron Hubbard: Médium extraterrestre…

Interlocutor: ¿Y cómo hacen para que se incorpore al canalizador el Thetán de esta persona?

Ron Hubbard: Es muy fácil, simplemente lo convocan.

Interlocutor: ¿Un Maestro del 4º plano tan manejable? Verdaderamente no entiendo…

Ron Hubbard: Es tan manejable a causa de los engramas que le han implantado.

Interlocutor: Ahora entiendo… Supongo que no baja de nivel por esa cuestión de elasticidad que hay en esos planos… ¿Es así?

Ron Hubbard: Exacto.

Interlocutor: ¿Y los Maestros de Luz no pueden hacer nada por este espíritu?

Ron Hubbard: Le están enviando constantemente Luz a su cuerpo causal, pero el problema es que el Thetán está con unos engramas tremendos y al canalizar roles del ego tarde o temprano automáticamente descenderá de nivel.

Interlocutor: ¿Y si nosotros lo Psicoauditáramos  para eliminarle esos implantes engrámicos?

Ron Hubbard: Se podría hacer… Sería una lucha de nosotros contra ellos. Al decir lucha no me refiero a lucha, porque en los niveles de Luz no hay tal cosa. Sería una confrontación entre la Luz y las Sombras.

Interlocutor: ¡Qué interesante! ¿Y en el Área 51 se darían cuenta de lo que estaríamos haciendo?

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: ¿Y harían algo en contra nuestra? Me refiero a si nos enviarían a los llamados “Hombres de negro”.

Ron Hubbard: Posiblemente sí.

Interlocutor: Pienso que no lo podemos hacer, aunque nos gustaría mucho, porque pondríamos en riesgo a nuestra misión…

Ron Hubbard: Así es, lamentablemente. Tanto ustedes desde el plano físico como yo desde el plano espiritual somos herramientas para lo que es este movimiento de Luz de conocimiento y de sabiduría…

Interlocutor: ¿Cuánto se supone que va a estar este muchacho en ese lugar?

Ron Hubbard: Depende de ellos.

Interlocutor: ¿Esta persona entiende lo que le preguntan?

Ron Hubbard: Es como si le hablaran en mandarín básico.

Interlocutor: Entiendo.

Ron Hubbard: Ten en cuenta que no conoce ningún idioma porque sus recuerdos están aislados por un implante.

Interlocutor: Tiene razón, me había olvidado de ese detalle… ¿Pero de alguna manera sabe quién es?, o por lo menos si sabe que existe…

Ron Hubbard: Sabe que existe pero no sabe quien es, incluso sabe dibujar perfectamente porque cuando le dieron un lápiz y un papel dibujó un piano de cola con todos los detalles, y también toca bien el piano… 

Interlocutor: ¿Alguien podría ayudar a este muchacho o es un caso desesperado?

Ron Hubbard: Lo podrían ayudar con contención.

Interlocutor: Pero el problema es que tiene implantes…

Ron Hubbard: Y además en cualquier momento lo pueden abducir.

Interlocutor: ¿Con teletransportación?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Similarmente a como los extraterrestres abducen a las mujeres de Juárez.

Ron Hubbard: Correcto. Por más que esté aislado, incluso en una habitación cerrada, pueden teletransportarlo sin ningún problema.

Interlocutor: ¿Si los médicos le llegaran a detectar los implantes podrían extraérselos?

Ron Hubbard: No son implantes metálicos como los chips, sino implantes similares a chip pero orgánicos e indetectables a través de los Rayos X.

Interlocutor: ¿Los científicos terrestres somos capaces de hacer algo similar?

Ron Hubbard: No, para nada, estamos muy lejos de poder hacer algo así.

Interlocutor: ¿Este muchacho es el único con el que están haciendo este tipo de experimentos?

Ron Hubbard: No, hay tres mujeres y un varón…

Interlocutor: ¿Siempre estamos hablando del Área 51?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿No es realmente espantoso todo esto? Digo espantoso porque no sé cómo calificarlo.

Ron Hubbard: Hay cosas que podría contarte pero aún no es el momento…

Interlocutor: Entiendo… Haciendo una proyección en el futuro, ¿usted lo ve a este muchacho como desapareciendo y quedando algo así como una leyenda indescifrable?

Ron Hubbard: Obvio… Además, ya hubo casos así en el pasado, como David Lang, Kaspar Hauser…

Interlocutor: Bueno, pero éstos eran viajeros del tiempo…

Ron Hubbard: Correcto, pero el ejemplo igual vale.

Interlocutor: ¿Hay algo más que podríamos decir sobre este extraño caso?

Ron Hubbard: No, por ahora no… Trataré de contactarme con los Thetanes de estos extraterrestres para conocer más datos.

Interlocutor: ¿Lo dejaríamos, entonces, para la próxima sesión?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Bien, doy por terminado el tema por el momento…

 

La verdad sobre el Reiki.

Estimado profesor Velmont: Me interesaría saber si el Reiki es un sistema validado por los Maestros de Luz y cualquier otro dato que me pudieran dar al respecto.

Milly F.

 

RESPUESTA

Apreciada Milly: Los Maestros de Luz aprueban el Reiki en cuanto a la técnica en sí, porque es la canalización de la Energía del Absoluto, pero también advierten sobre los terapeutas que la aplican, porque no todos lo hacen correctamente, y en lugar de sanar al paciente le pueden transmitir sus propias enfermedades.

El Reiki, por lo tanto, es un arma de doble filo. Por un lado, es positivo porque como dije se trata de la Energía del Absoluto, pero por el otro puede ser pernicioso si es mal aplicado.

La clave del del Reiki es el desapasionamiento, lo que significa que la aplicación debe hacerse impersonalmente para que la Energía del Absoluto sea canalizada y dirigida al enfermo sin deformaciones.

Esto no sucede si por ejemplo el terapeuta en lugar de poner la mente en blanco se regodea con pensamientos eróticos, porque entonces le estará transmitiendo al paciente excitación, no precisamente sexual, sino excitación pura, en cuyo caso éste saldrá de la sesión en lugar de tranquilo y en paz completamente angustiado.

Como siempre sucede, en este tipo de terapias hay mucho comercio, y por lo tanto hay que fijarse muy bien en manos de quien pone uno su salud.

No sería correcto que aconsejáramos no tratarse con Reiki, porque estaríamos siendo injustos con aquellos que lo aplican correctamente.

Por lo tanto, si tú quieres tratarte con Reiki, hazlo pero abre bien los ojos.

Bienvenida al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

Nota: Transcribo la sesión del 10/6/05, en su parte pertinente, donde se trató el tema.

 

 

SESIÓN DEL 10/6/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

 

Interlocutor: Antes de pasar al tema del Reiki quería preguntarle cómo funciona el efecto placebo en los animales y en los niños. Es un tema que me consultaron y no supe qué responder.

Ron Hubbard: No hay placebo.

Interlocutor: ¿No hay placebo?

Ron Hubbard: No… Mi receptáculo, hace algunos años de los vuestros, ha sanado de un problema de columna a un gato, y ha curado de un problema cerebral a una beba de ocho meses y no había efecto placebo. Son facultades de sanación que tiene mi receptáculo.

Interlocutor: ¿Jesús tenía tres genes de curación? Esto se lo pregunto por algo que me dejó intrigado y que dijo Kumi An cuando la psicoaudité. Me refiero a quien en una de sus encarnaciones fue Jack el Destripador.

Ron Hubbard: Sí, lo tenía.

Interlocutor: ¿Y este receptáculo?

Ron Hubbard: Sí, también, aunque de alguna manera se resiste a admitirlo… En una oportunidad resucitó a su propio padre.

Interlocutor: Sí, conocía ese hecho… ¿Entonces es cierto lo que dijo Kumi An de que le ofrecieron encarnar con los tres genes y no quiso porque le pareció demasiado grande esa misión?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Hasta qué edad no funciona el placebo en los niños?

Ron Hubbard: Hasta que el niño tiene capacidad de tener mente abstracta… Haciendo una digresión, la famosa mente reactiva sirve tanto para animales como para niños, eso ya es sabido. Los niños tienen un sentido de posesión y un sentido de necesidad que utilizan para “manipular” a su entorno en busca de alimentos. El niño reclama, y esa mente reactiva no deja de ser una mente de supervivencia.

Los animales tienen celo, no hablo de celos sexuales, sino de celo de querer, pues reclaman ser los únicos en amor, los únicos en cariños, y eso es ego. Los animales tienen ego, y el ego lo pueden tener solamente las mentes analíticas.

O sea que los animales de alguna manera tienen una mente analítica muy primaria.

Interlocutor: ¿Y en ese pequeño porcentaje de mente analítica de los animales o de los bebés, digamos un 5 %, no hay posibilidad de efecto placebo?

Ron Hubbard: No hay posibilidad de efecto placebo en un bebé de ocho meses porque a esta edad no hay razonamiento, y en los animales tampoco porque un animal ni siquiera se da cuenta si le están poniendo gotas en una bebida.

Interlocutor: En conclusión, entonces, la curación de criaturas y de animales no es en absoluto por el efecto placebo sino por la canalización que hace el sanador de la Energía Curadora… ¿Es así?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: Bueno, este tema también está aclarado… ¿Podemos pasar al Reiki?

Ron Hubbard: Adelante.

Interlocutor: Bien… La primera pregunta es qué es en concreto el Reiki… ¿Acaso un efecto placebo? 

Ron Hubbard: No, no es un efecto placebo, sino una canalización de la Energía Curadora, la Energía Universal, la Energía del Absoluto, y es transmitida a la persona enferma por el reikista.

Interlocutor: ¿No Energía Crística, sino la del Absoluto?

Ron Hubbard: En realidad, la mayoría de los operadores no saben canalizar la Energía Crística, pero como están envueltos en Luz la Energía que transmiten es Energía positiva, la del Absoluto, que es la más fácil de canalizar.

Interlocutor: A ver si entendí: no importa de qué Energía se trate, llamémosle Energía Cósmica, ¿esta Energía Cósmica pasa por el operador y va hacia el paciente? ¿Y además a su vez el paciente, por sí mismo, también canaliza Energía Curadora por el efecto placebo? En síntesis, ¿se produce una doble canalización?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Cuál sería el porcentaje del efecto placebo?

Ron Hubbard: El 70 %.

Interlocutor: ¿Es decir, en concreto, que el Reiki es en un 30 % la canalización de la Energía Curadora del operador y el 70 % el efecto placebo del propio paciente?

Ron Hubbard: Correcto. Pero en muchos casos el reikista, cuando tiene problemas particulares, de la misma forma como algunos médium ponen algo de sí mismo en la canalización, también pone parte de sí mismo y entonces en lugar de sanar al paciente lo enferma.

Interlocutor: Entiendo.

Ron Hubbard: Hay reikistas que tienen dolores abdominales, dolores de pecho, por ejemplo…

Interlocutor: ¿Y esos problemas se los transmite al paciente?

Ron Hubbard: Así es. Y hay reikistas que después de hacer esas sanaciones quedan absolutamente agotados porque en lugar de transmitir la Energía Cósmica, como tú le llamas, le transmiten al paciente la energía propia.

Interlocutor: Además de sus propias dolencias…

Ron Hubbard: Así es, además de sus propias dolencias. O sea que el 90 % de los reikistas trabajan mal, a pesar de que en teoría lo saben. Ten en cuenta que los operadores de Reiki están en los planos 2 y 3.

Interlocutor: Ahora entiendo…

Ron Hubbard: ¿Qué van a transmitir, entonces, si el propio Thetán, desde su plano del Error, se está regocijando con el daño que su 10 % le está haciendo al infeliz paciente.

Interlocutor: ¿O sea que usted nunca me enviaría a un reikista?

Ron Hubbard: En  principio, no, salvo que se tratara de alguien que estuviera en el plano 4 ó 4 y que transmita Energía Curadora impersonalmente. Recalco “impersonalmente”.

Interlocutor: Es decir que usted me recomendaría por ejemplo a este receptáculo.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: Ahora voy entendiendo: el Reiki es válido, pero dependiendo de quien lo aplique…

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: En  el tema del Reiki hay un nombre muy conocido. Me refiero a la señora Hawayo Takata… ¿Se curó con el Reiki como dice?

Ron Hubbard: No, no, porque no existe ninguna Energía que pueda modificar patrones genéticos.

Interlocutor: ¿Entonces sanó por cualquier otra cosa menos por el Reiki?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¡Cuanta falsedad hay en este asunto! ¿Y Mikao Usui?

Ron Hubbard: Mikao Usui fue el difusor del Reiki.

Interlocutor: ¿O sea que el Reiki no partió de él?

Ron Hubbard: No, para nada. El Reiki es milenario…

Interlocutor: Ahora entiendo. El nombre Reiki es simplemente un nombre para denominar a la canalización de la Energía Curadora del Absoluto…

Ron Hubbard: Correcto. Hay muchas otras técnicas, cada cual con una denominación propia, que hacen lo mismo. Te voy a dar un ejemplo tonto pero muy claro: es como si alguien fabricara soda y luego la vendiera a distintas empresas para que cada una le ponga su propia marca y en definitiva es siempre la misma soda, con el mismo gusto.

Interlocutor: El ejemplo está clarito.

Ron Hubbard: Cada técnica que usa la Energía Curadora apenas varía de las otras.

Interlocutor: Entiendo… ¿Pero qué es todo ese asunto de la “iniciación”?, primer nivel, segundo nivel, tercer nivel… ¿Es algo necesario o simplemente un bluff?

Ron Hubbard: No, no es un bluff… Cada nivel es necesario porque va de acuerdo al conocimiento que se imparte. Pero no se precisa ninguna ceremonia. Las ceremonias son tonterías religiosas. Además, la palabra “iniciación” es engañadora, y me suena como que de esta forma los practicantes encontrarían la mejor técnica de la galaxia, y no es así. La iniciación no es más que pura soberbia.

Interlocutor: ¿Marketing?

Ron Hubbard: También eso.

Interlocutor: A ver si entendí: yo voy a aprender Reiki, ¿qué me enseñan?

Ron Hubbard: Te enseñan posturas, te enseñan respiración, te enseñan como canalizar, es decir, como poner la mente “en blanco”. Cada año, según el nivel del curso, enseñan distintos métodos.

Interlocutor: Es válido entonces todo eso.

Ron Hubbard: Es válido en cuanto a la teoría, pero opera en contra de la técnica la propia mente reactiva del reikista. Aparte, últimamente también inventaron un cuarto nivel, que le han llamado el de “Master” y que no es más que lo que tú dijiste: marketing. En el futuro seguramente van a sacar más niveles…

Interlocutor: ¿Pero se necesitan tantos años para aprender a operar con la Energía Curadora?

Ron Hubbard: Son cursos… Se dan año por año pero en realidad no se necesita un año para aprender. Es lo mismo que lo que se llama hora de escuela, que en realidad dura 45 minutos.

Interlocutor: Está claro… ¿Usted desde su plano percibe que haya escuelas y practicantes que canalicen correctamente?

Ron Hubbard: Hay muchos lugares en el propio Japón que se hace en forma correcta y donde enseñan fundamentalmente a despersonalizarse. Esto es lo que no hacen las escuelas de Reiki y similares, no enseñan a despersonalizarse, a desidentificarse, porque no conocen lo que es el ego.

Interlocutor: Entiendo…

Ron Hubbard: Hablando en una jerga entendible, el tema es desapasionarse. El problema con los reikistas es que lo aplican con pasión, y la pasión genera conflictos internos que el operador finalmente le transmite al paciente.

Interlocutor: En la Argentina, aparte de Jorge, ¿hay alguien que aplique esta técnica de sanación correctamente?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto, hay decenas de personas que lo hacen bien.

Interlocutor: ¿Qué porcentaje de reikistas aplican bien la técnica?

Ron Hubbard: Solamente el 1 %.

Interlocutor: Es muy poco… Es casi como encontrar una aguja en un pajar…

Ron Hubbard: Correcto… Pero aunque el porcentaje sea ínfimo, no por eso tenemos que desacreditar a todos.

Interlocutor: Está claro.

Ron Hubbard: Yo en este momento visualizo a jovencitas que tienen tres o cuatro meses de estudio y ya están aplicando Reiki y le están transmitiendo a los pacientes mucho de sí. Hay algunas, por ejemplo, que mientras lo aplican están pensando en sus novios y de pronto se excitan y le transmiten al paciente excitación, no exitación sexual sino solamente excitación, excitación pura. Y quizás el paciente tenga un problema emocional grave y al transmitirle el reikista más excitación hace que salga de la terapia con una tremenda angustia.

Interlocutor: La pregunta clave, entonces, es: ¿cómo hace una persona que quiera aplicarse la Energía Curadora para encontrar un reikista como la gente?

Ron Hubbard: Es completamente azaroso.

Interlocutor: Entiendo… Y volviendo a la Homeopatía, ¿cómo hago yo para encontrar, no sólo un homeópata como la gente, sino para que el profesional acierte con la sustancia exacta que me conviene?

Ron Hubbard: Es absolutamente difícil, casi imposible diría. Los homeópatas, por ejemplo, cuando tienen un paciente con nervios siempre le recetan agrimonia, porque está indicada para el sistema nervioso. Y resulta que por ahí la persona tiene problemas nerviosos a causa de otros síntomas que lo llevaron a tener ese trastorno y precisa otro tipo de flores…

Pero esta negligencia o impericia no es para asombrarse porque así es todo. En la Medicina tradicional también sucede lo mismo. Hay muchos malos diagnósticos.

Interlocutor: El punto está aclarado. Yo diría casi que el Reiki, como la Homeopatía aciertan en el blanco como acierta en el blanco un tiro al aire…

Ron Hubbard: Lamentablemente es así.

Interlocutor: Bueno, doy por terminado el tema del Reiki… ¿Usted quiere agregar algo más?

Ron Hubbard: No, por ahora no…

 

La verdad sobre la Homeopatía.

Estimado profesor Velmont: Dentro de la Medicina, uno de los temas más polémicos es la cuestión de la validez de la Homeopatía, sin que hasta ahora ninguno de los bandos en pugna haya podido dar auténticas razones a favor o en contra. Me interesaría conocer la posición del Grupo Elron al respecto. Desde ya le aclaro que soy médico clínico de una importante institución de salud de Argentina y conozco del tema, pero le confieso que no tengo posición tomada y sinceramente me gustaría contar con sólidos argumentos para decidir. Por razones personas, en caso de dar a conocer mi pregunta, le rogaría poner sólo el nombre y la inicial del apellido.

Doctor Claudio Z.

 

RESPUESTA

Apreciado doctor: Después de mucho tiempo de tener agendado el tema de la Homeopatía, finalmente pudimos hacer la consulta a los Maestros de Luz.

En principio le informo que la Homeopatía tiene bases científicas irrefutables, como lo es el hecho de que, basado en el principio del holograma, la división de las sustancias no menguan el poder terapéutico inherente el cual se mantiene hasta el infinito.

Este hecho da por tierra todas las argumentaciones que pretenden basarse en que esto es una falacia para criticar a la Homeopatía.

El problema de la Homeopatía no está en su autenticidad ni en su falsedad, sino en las altísimas improbabilidades de que, aun encontrando un excelente profesional, acierte con la sustancia adecuada para ese paciente.

Lo que ha producido más perplejidad en los investigadores es que muchos de aquellos pacientes que se han tratado con la Homeopatía han mejorado de sus dolencias y en muchos casos se han curado.

Esto es verdad, pero sin embargo en la mayoría de los casos se ha debido a la fe que pone el paciente en el sistema homeopático, lo que traducido significa “efecto placebo”.

El efecto placebo no es otra cosa que la canalización por el paciente de la Energía Curadora del Absoluto, hecho que se produce en forma automática e inconsciente.

¿Qué sucede, entonces? Pues simplemente que tanto el homeópata como en propio enfermo atribuyen la mejoría o la curación al medicamento recetado.

En estos casos la Homeopatía ha sido, no el agente directo de la curación sino el agente indirecto, y por tanto no se la puede atribuir a ella.

En el mejor de los casos la Homeopatía tiene una eficacia del 30 %, pero el promedio no pasa del 5 %, y siempre y cuando el terapeuta acierte con el medicamento.

En síntesis, la Homeopatía, a pesar de sus fundamentos científicos, no puede calificársela en cuanto a su efectividad, más que de aleatoria.

Esta es la razón de que no podamos estar a favor o en contra de ella, porque ¿quién puede ser tan cruel como para negarle a alguien la esperanza de que se saque el premio mayor de la lotería?

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

Nota: Transcribo, a mayor abundamiento, la sesión del 16/5/05, en su parte respectiva, donde se abordó este tema.

 

 

SESIÓN DEL 10/6/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

 

Interlocutor: Paso ahora a la Homeopatía… Concretamente, ¿espíritus del Error o espíritus de Luz cuyos mensajes fueron tergiversados por Samuel Hahnemann?

Ron Hubbard: Hubo influencias tanto de espíritus del Error como de espíritus de Luz.

Interlocutor: ¿Sirve o no sirve la Homeopatía?

Ron Hubbard: Digamos como que determinada Homeopatía puede ser beneficiosa porque existen algunos elementos que pueden eventualmente sanar algún síntoma. No estamos hablando en absoluto de enfermedades perniciosas graves.

Interlocutor: ¿El efecto placebo tiene alguna incidencia?

Ron Hubbard: Un 70 % por lo menos.

Interlocutor: A ver si entiendo… Hahnemann estaba obviamente horrorizado en su época por las prácticas médicas aberrantes, especialmente las sangrías, las purgas y las dosis drásticas de medicamentos que intoxicaban a los pacientes, sin contar con los tremendos efectos colaterales…

Ron Hubbard: Ahí estaban obviamente los espíritus del Error regocijándose con el dolor…

Interlocutor: Maestro, quiero concretar algo: sin la Energía Curadora, sin el efecto placebo, ¿la Homeopatía tiene alguna validez?

Ron Hubbard: Hay un 30 % de posibilidades a favor del paciente.

Interlocutor: ¿Este 30 %, entonces, es directamente por la práctica de la Homeopatía?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Por lo que usted me está diciendo tengo que deducir que el principio “similia similibus curantur”, es decir, “lo similar puede curar a lo similar” es válido… ¿Es así?

Ron Hubbard: Es así.

Interlocutor: ¿El 30 % de probabilidad de curación es efecto real de la Homeopatía?

Ron Hubbard: Correcto. El pecado, como dicen ustedes, sería creer ciegamente en ello, porque ese 30 % es aleatorio.

Interlocutor: Ahora me queda más claro. La curación, a pesar de ese porcentaje, no dejar de ser una cuestión de azar.

Ron Hubbard: El 30 % sería el tope máximo, pues el 70 % restante es puro efecto placebo. Hay personas que la Homeopatía  podría revertirle solamente un 5 % del problema.

Interlocutor: Siempre estamos hablando sin el efecto placebo…

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Qué validez tiene la premisa de las dosis infinitesimales? Por ejemplo con las Flores de Bach. Me refiero hasta qué punto pueden ser divididas sin perder validez.

Ron Hubbard: Hasta el infinito.

Interlocutor: ¿Hasta el infinito?

Ron Hubbard: Sí, porque tiene el mismo efecto que el del holograma, que a pesar de que se divida innumerables veces siempre muestra la misma imagen.

Interlocutor: ¿Esto se lo transmitieron a Hahnemann los espíritus de Luz?

Ron Hubbard: Así es… Ya en una sesión expliqué que en una isla ciertos monos adquirieron una determinada costumbre más elevada que la de otros monos, y en una isla vecina, donde no se podían ver porque estaban separados a gran distancia por el océano, los monos de la otra isla adquirieron automáticamente la misma costumbre.

Interlocutor: ¿Cómo pudo ser?

Ron Hubbard: Un 50 % es el efecto holográfico. El efecto holográfico fue, por una parte, transmitido en el plano físico a nivel holográfico universal. Y el otro 50 % los Thetanes de los monos que adquirieron nuevas costumbres elevadas se las transmitieron a los Thetanes de los otros monos de la otra isla y éstos a su vez a su 10 %.

Interlocutor: No entiendo bien eso del efecto holográfico.

Ron Hubbard: En el planeta Tierra lo desarrolló el físico David Bohm, quien  postuló la existencia de una mente indivisa. No es tan así porque está de por medio también el Thetán. Pero es cierto que nosotros, a nivel espiritual, estamos conectados con una red neurálgica, llamémosle así, como si fuera una telaraña. El concepto de uno lo saben todos, salvo que yo no quiero que lean mi concepto y “baje la cortina”, como dicen ustedes.

Pero si todos los espíritus tenemos la mente abierta para que podamos ser leídos, entonces hay una comunicación mental con todos los espíritus, y así podemos tener un conocimiento general de todo.

Interlocutor: De más está decir que cuando usted habla de espíritus no hace diferencia entre los espíritus 100 % y los 90 %...

Ron Hubbard: Sí, por supuesto.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, usted se está refiriendo exclusivamente a nivel suprafísico, espiritual?

Ron Hubbard: Sí, pero podemos transmitírselo al 10 %, y lo que sabe ese 10 % lo pueden copiar los otros 10 %. Pero hay un detalle muy, pero muy, importante: vosotros, en el plano físico, estáis ciegos y sordos. Muy pocas veces captáis lo que dice vuestro Thetán, mejor dicho casi nunca, porque estáis… Es como si trataran de escuchar un susurro en medio del ruido de un taladro como el que usan los piqueteros para romper el pavimento.

Entonces no es que un Thetán con toda facilidad se lo pasa a otro Thetán y éste a su 10 % y éste a todos los demás 10 %. Esto sería una telepatía indirecta y no funciona así tan sencillo.

Interlocutor: La idea está clara.

Ron Hubbard: Hago la advertencia, por otra parte, ya que seguramente te lo preguntarán, que si bien nosotros, como espíritus, nos podemos contactar con todos los espíritus e ir sumando conocimientos, nunca vamos a llegar al conocimiento del Absoluto porque tenemos un límite de capacidad.

¿Qué hacemos, entonces? Simplemente vamos descartando vivencias que no nos interesan. Es como vuestros ordenadores cuyos discos rígidos tienen una determinada capacidad y para que sigan entrando nuevas informaciones hay que eliminar las antiguas.

Interlocutor: No se me había ocurrido ni que había límites ni tampoco que podía ser vaciada la mente espiritual de contenidos superfluos …

Ron Hubbard: Esto vosotros no lo podéis hacer con vuestra mente decodificadora física porque guardan incluso recuerdos que son inútiles. Vosotros no tienen la técnica aún –recalco “aún”– para desprenderse de ellos.

Entonces llega un momento en que vuestro decodificador carga demasiados datos, los graba en las neuronas, y a consecuencia de ello el cerebro físico, de tanta información inútil que recibe, va poco a poco envejeciendo.

Interlocutor: Es un tema interesante para profundizar… Volviendo al tema de los monos, usted dijo que los 10 % le transmitieron a otros 10 % la información… ¿Es así?

Ron Hubbard: Sí, es así.

Interlocutor: ¿Eso significa que hay transmisión directa de 10 % a 10 %?

Ron Hubbard: Eso no es telepatía. Es una demostración nueva de cómo la mente de todos esos monos de alguna manera forman una especie de estática que las transmite a otros monos y así éstos copian las nuevas costumbres.

Interlocutor: ¿Es una transmisión a nivel analítico?

Ron Hubbard: No, no es a nivel analítico. Es a nivel inconsciente automático. Es una teoría nueva para ir desarrollando.

Interlocutor: ¿En definitiva es una teoría científica que tiene base?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: Todo esto quiere decir que en el plano físico no hay telepatía pero igual estamos comunicados de alguna manera…

Ron Hubbard: Así es. No es una comunicación racional sino automática.

Interlocutor: ¿Desde el plano espiritual se ve esa red neuronal de la que usted habla?

 Ron Hubbard: Sí, por supuesto, desde nuestro plano espiritual vemos esa red.

Interlocutor: Antes de concluir el tema de la Homeopatía quería preguntarle cómo funciona el efecto placebo en los animales y en los niños. Es un tema que me consultaron y no supe qué responder.

Ron Hubbard: No hay placebo.

Interlocutor: ¿No hay placebo?

Ron Hubbard: No… Mi receptáculo, hace algunos años de los vuestros, ha sanado de un problema de columna a un gato, y ha curado de un problema cerebral a una beba de ocho meses y no había efecto placebo. Son facultades de sanación que tiene mi receptáculo.

Interlocutor: ¿Jesús tenía tres genes de curación? Esto se lo pregunto por algo que me dejó intrigado y que dijo Kumi An cuando la psicoaudité. Me refiero a quien en una de sus encarnaciones fue Jack el Destripador.

Ron Hubbard: Sí, lo tenía.

Interlocutor: ¿Y este receptáculo?

Ron Hubbard: Sí, también, aunque de alguna manera se resiste a admitirlo… En una oportunidad resucitó a su propio padre.

Interlocutor: Sí, conocía ese hecho… ¿Entonces es cierto lo que dijo Kumi An de que le ofrecieron encarnar con los tres genes y no quiso porque le pareció demasiado grande esa misión?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Hasta qué edad no funciona el placebo en los niños?

Ron Hubbard: Hasta que el niño tiene capacidad de tener mente abstracta… Haciendo una digresión, la famosa mente reactiva sirve tanto para animales como para niños, eso ya es sabido. Los niños tienen un sentido de posesión y un sentido de necesidad que utilizan para “manipular” a su entorno en busca de alimentos. El niño reclama, y esa mente reactiva no deja de ser una mente de supervivencia.

Los animales tienen celo, no hablo de celos sexuales, sino de celo de querer, pues reclaman ser los únicos en amor, los únicos en cariños, y eso es ego. Los animales tienen ego, y el ego lo pueden tener solamente las mentes analíticas.

O sea que los animales de alguna manera tienen una mente analítica muy primaria.

Interlocutor: ¿Y en ese pequeño porcentaje de mente analítica de los animales o de los bebés, digamos un 5 %, no hay posibilidad de efecto placebo?

Ron Hubbard: No hay posibilidad de efecto placebo en un bebé de ocho meses porque a esta edad no hay razonamiento, y en los animales tampoco porque un animal ni siquiera se da cuenta si le están poniendo gotas en una bebida.

Interlocutor: En conclusión, entonces, la curación de criaturas y de animales no es en absoluto por el efecto placebo sino por la canalización que hace el sanador de la Energía Curadora… ¿Es así?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: Bueno, este tema también está aclarado…

 

La verdad sobre la “Nueva Medicina”.

Estimado profesor Velmont: quisiera que consulte a los Maestros de Luz sobre una corriente terapéutica que está muy difundida en Europa llamada Nueva Medicina. La Nueva Medicina fue descubierta y desarrollada por un médico alemán llamado Ryke Hamer. Él dice que descubrió cinco leyes biológicas. Les llama leyes porque se cumplen a rajatabla, no tienen ningún excepción a la regla. Luego de hacer públicas sus teorías la medicina oficial lo comenzó a perseguir. Lo echaron del hospital en que trabajaba. Le quitaron su matrícula de médico. Lo trataron de matar disparándole mientras viajaba en su auto. Le iniciaron un juicio y lo metieron preso por dos años. Hace un año lo metieron preso de nuevo. En este momento está en la cárcel. Él desafió a los médicos a que verifiquen sus cinco leyes biológicas. En varios hospitales de Europa ya han verificado científicamente las leyes de Hamer.

Hay una página Web en español donde hay mucha información sobre la Nueva Medicina: http://www.free-news.org/index03.htm .

Sergio C.

 

RESPUESTA

Apreciado Sergio: Cualquiera que conozca Dianética y Cienciología, enseguida de leer las primeras líneas de los postulados de la Nueva Medicina del doctor Hamer no puede dejar de sonreírse ante tanta ingenuidad, por no decir directamente ante tantos disparates.

Si me permites una comparación, lo que hizo este médico es algo similar a que alguien intente producir fuego frotando dos palitos, y para colmo húmedos, cuando ya los fósforos fueron inventados…

No tiene ningún sentido que me ponga a analizar punto por punto lo que dice Hamer porque su teoría desde ya parte de una base falsa, como sostener que los conflictos emocionales producen el cáncer.

Un conflicto emocional puede despertar un cáncer dormido pero nunca originarlo. El doctor Hamer y su esposa ya tenían el cáncer en sus células y el conflicto simplemente lo hizo salir de su escondite, para decirlo de una manera gráfica.

Expresándolo de otra forma, si el doctor Hamer y su esposa no hubieran tenido ya la enfermedad en sus células, la muerte del hijo no les hubiera provocado cáncer, simplemente porque los conflictos emocionales no lo provocan.

Pero mejor dejemos paso a las explicaciones del Maestro de Luz Ron Hubbard porque aclaran perfectamente esta cuestión.

 

 

SESIÓN DEL 10/6/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

Interlocutor: ¿Maestro Ron?

Ron Hubbard: ¿Cómo estás, Horacio?

Interlocutor: Bien, Maestro, con una serie de preguntas importantes porque los temas que espero tratar, si nos da el tiempo y el receptáculo resiste, ya que está un poco congestionado, son la llamada Nueva Medicina, que tantas polémicas está encendiendo, la siempre cuestionada Homeopatía, donde nadie a ciencia cierta sabe si funciona o no, y por último el Reiki, que tampoco le va en zaga a las otras dos.

Ron Hubbard: Por el receptáculo no te hagas problemas, que si se cae yo sigo transmitiendo…

Interlocutor: ¡Maestro, usted no se pierde ocasión de chancear!... Pero sí, tiene razón, aunque Jorge se caiga nosotros seguimos igual… Fuera de broma, ¿podemos comenzar?

Ron Hubbard: Está bien, comienza.

Interlocutor: La primera pregunta está relacionada con la llamada “Nueva Medicina”, creada por El doctor Gerard Ryke Hamer. Su historia, contada escuetamente, es que en 1978 murió su hijo en un accidente a bordo de un yate. En concreto, el príncipe Amadeo de Saboya disparó un rifle de esos que se usan para cazar elefantes y sin querer fue dar a Dirk, que así se llamaba este chico, que en ese entonces tenía 19 años. Creo que murió después de cuatro meses del accidente.

La cuestión es que el doctor Hamer y su esposa desarrollaron cánceres, el primero en los testículos y la segunda en el pecho, que el primero atribuyó al conflicto que les provocó la muerte del hijo.

La pregunta concreta que le hago para ponerme al tanto de inmediato es si fueron los espíritus del Error los que influyeron en él o directamente fue una tergiversación que hizo de los mensajes de los espíritus de Luz.

Ron Hubbard: Fueron espíritus del Error del plano 2.

Interlocutor: ¿Es decir que para nada hubo influencia de Luz?

Ron Hubbard: No, para nada.

Interlocutor: ¿Los cánceres se produjeron como él sostiene a causa de la muerte del hijo?

Ron Hubbard: A veces, un estado emocional puede afectar la parte física –si afecta la parte áurica también afecta la parte física–, pero no necesariamente un problema de ADN tiene que estar reflejado por un campo emocional.

Interlocutor: No entiendo…

Ron Hubbard: Lo que quiero decir es que en el caso de estas personas se les produjo el cáncer porque ya estaban propensos a él.

Interlocutor: Entiendo… ¿O sea que la muerte del hijo fue simplemente un disparador que hizo salir a la luz algo que de alguna manera ya estaba en ellos?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¡Pero entonces la muerte del hijo no les produjo el cancer!

Ron Hubbard: Exacto. El cáncer ya estaba en ellos.

Interlocutor: ¿Entonces toda la teoría del doctor Hamer es disparatada porque parte de un error de base?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Siempre con los espíritus del Error detrás?

Ron Hubbard: Los espíritus del Error actúan porque cuando hay algo no comprobado hasta tanto no se perfeccione siempre va a haber muchas personas que serán utilizadas como conejillos de Indias. Y los espíritus del Error se benefician porque es como que allí desagotan su crueldad.

Lo traduzco: “desagotan su crueldad” significa que cuanto mayor cantidad de víctimas haya en las investigaciones, ellos más gozan.

Interlocutor: Entonces, y reiterándolo para que no quede ninguna duda, ¿toda la teoría de la Nueva Medicina es un disparate del principio al fin?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Discúlpeme, Maestro, que insista, pero quiero tener la certeza absoluta de que no tiene nada de válido la teoría desarrollada por el doctor Hamer: ¿nada, pero nada, es válido, ni siquiera en pequeñísima medida? Lo pregunto porque el mismo doctor Hamer y otros investigadores que han estudiado su teoría –no me refiero obviamente a los detractores– dicen que las leyes biológicas que la integran se cumplen a rajatablas en todas las ocasiones.

Ron Hubbard: Es un disparate total. No tiene nada demostrado. Hubo personas que han revertido parte del problema que tenían con tratamientos convencionales, e inclusivo a través del “efecto placebo”, pero nada más.

Interlocutor: Por lo que veo, prácticamente ni vale insistir con este tema porque veo que la teoría del doctor Hamer no tiene ningún asidero…

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Sin embargo, me gustaría que usted haga un pequeño resumen de ella para que quede en claro su inutilidad… Cuando yo empecé a leer la Nueva Medicina me hizo acordar a Dianética. Me refiero a que, aunque no habla de mente reactiva ni de engramas, de alguna manera estaba relacionando un hecho conflictivo con una enfermedad, es decir, el engrama con el trastorno.

Ron Hubbard: Yo definiría a la Nueva Medicina como una teoría esperanzadora que creó demasiadas expectativas, que debido a su falsedad creó karmas al autor y engramas a quienes esperan una solución a sus problemas.

Interlocutor: Esta claro… ¿El doctor Hamer aportó alguna solución, mejor dicho alguna supuesta solución, para resolver el conflicto que supuestamente acarrea el cáncer? En este momento estoy comparándolo a usted con el doctor Hamer –¡Dios me perdone, valga la broma!–, en el sentido de que sus descubrimientos sobre la mente reactiva cuando estuvo encarnado también fueron complementados de la tecnología para liberarla de los engramas. Doy por sentado, por supuesto, que los conflictos emocionales no producen el cáncer… ¿Es así?

Ron Hubbard: Es así. Ratifico que los conflictos emocionales no producen el cáncer. El cáncer puede ser originado por engramas –enfermedad psicogénica engrámica– o por un factor genético, de carácter  karmático. Entonces, si determinada célula tiene una programación distinta va a degenerar y la reproducción celular va a ser caótica y eso va a formar distintas células cancerosas.

La célula normalmente tiene una programación de ADN que se va multiplicando exponencialmente: 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, etc. En este caso las células cancerosas crecen en forma indiscriminada, su gen está completamente disfuncional, y llega incluso a hasta causar la muerte de la persona portadora de esas células. Y eso no necesariamente es por trastornos psicogénicos, sino que son problemas de origen karmático que directamente afectan a la génesis de la persona.

Interlocutor: A este doctor lo persiguen, pero más allá de que su teoría sea disparatada, la pregunta es si es porque ha cometido algún delito.

Ron Hubbard: Sí, así es. Desde el punto de vista legal es un delincuente.

Interlocutor: Concretamente, entonces, no lo persiguen por sus ideas sino porque hace uso ilegal de la Medicina.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Es cierto el caso de Olivia Pilhar , una niña a la que se le detectó un cáncer cuando tenía seis años? Olivia empezó a ser tratada con quimioterapia, pero sus padres, convencidos por el doctor Hamer, se negaron a que prosiguiera el tratamiento y se la confiaron a él. Ante el riesgo de muerte de la pequeña, los responsables del hospital solicitaron una orden judicial para que prosiguiera el tratamiento médico, pero durante el proceso los padres de Olivia la llevaron a España, donde siguió siendo tratada por un seguidor de Hamer. Afortunadamente, la intervención de numerosos médicos austriacos y la intercesión del propio presidente de la República lograron repatriar a la niña. Cuando Olivia ingresó de nuevo en el hospital, el enorme tumor canceroso pesaba ya varios kilos. Por suerte, un enérgico tratamiento de quimioterapia consiguió salvar su vida. ¿Hay algo de cierto en esta historia?

Ron Hubbard: Sí, es así. La medicina tradicional, en alguna de las enfermedades aún deja mucho que desear… A pesar de los grandes avances médicos aún es mucho lo que le resta. Hay muchos problemas que el ser humano no ha resuelto. Hay enfermedades que aún no han sido revertidas, que tienen un origen muy antiguo, como la diabetes, por dar un ejemplo. O distintos trastornos de la epilepsia, que a estas alturas ya deberían tener curación.

Esto que les voy a dar es una nueva primicia para el Grupo Elron… Hay un aparato que está en teoría –¿dónde si no en Japón?– que consiste de un casco con electrodos donde pueden leer el cerebro con un computador, tipo electroencefalograma. 

Interlocutor: ¿Solamente es para lectura o tiene algún tipo de función sanadora?

Ron Hubbard: Hace años que en este planeta este casco se ha inventado y lo que hace es corregir, desde afuera hacia adentro, los circuitos eléctricos que estén mal en el decodificador.

Interlocutor: ¿Esto ya se está haciendo?

Ron Hubbard: No, por ahora sólo es una teoría.

Interlocutor: ¿Válida?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto. Y puede llegar a modificar, en alguna medida, en aquellos decodificadores que tengan problemas de cortocircuitos, los disparadores eléctricos que estén en demasía.

Interlocutor: ¿Cómo en el caso de ataques epilépticos?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¡Qué maravilla!... Volviendo al tema del doctor Hamer, ¿este médico habló solamente del cáncer o de todas las enfermedades?

Ron Hubbard: En realidad lo que él dijo es que todas las enfermedades son originadas por conflictos internos.

Interlocutor: ¿Y no tiene acaso razón?

Ron Hubbard: Si quisiéramos ser muy sutiles diríamos que sí que tiene razón. Pero con ese criterio toda la humanidad podría tener razón con las cosas que dice, como por ejemplo sosteniendo que “la fe sana”. Nosotros sabemos que la fe no sana, pero determinadas enfermedades leves pueden ser revertidas mediante el “efecto placebo”.

Entonces, resulta obvio que es muy fácil llevar la historia para donde tú quieras.

Interlocutor: Entiendo, es como que el abogado astuto que arma la historia para tener razón…

Ron Hubbard: Correcto… Si hablamos puntualmente, sabemos que hay enfermedades que son, o bien engrámicas o bien karmáticas, que no tienen nada que ver con problemas emocionales.

Interlocutor: ¿Pero el doctor Hamer diseñó alguna tecnología, o ha dado alguna solución, al supuesto origen del cáncer o se ha quedado solamente en la teoría del supuesto origen?

Ron Hubbard: ¿Qué solución va a dar si no tiene ninguna? Se quedó solamente en la teoría del origen del cáncer a causa de un conflicto emocional.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, planteó una teoría –falsa por otra parte– y además la dejó ahí nomás, sin esbozar ni siquiera teóricamente una técnica curativa?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Hay algo que no entiendo bien… Usted en 1950 lanzó al mundo el libro Dianética, la ciencia moderna de la salud mental, de la que se vendieron, y se siguen vendiendo, millones de ejemplares, y resulta que el doctor Hamer, a partir de 1978, año en que murió su hijo, tres décadas después desarrolla su teoría prescindiendo de sus descubrimientos sobre la mente reactiva y los engramas… No tiene sentido… ¿Acaso un investigador serio no tiene que estar al tanto de las novedades, y máxime de algo tan revolucionario como lo fue en su momento Dianética? Lo compararía a alguien que intenta hacer fuego con dos palitos cuando ya los fósforos fueron inventados…

Ron Hubbard: Los ignoró por ego… Cada cual quiere tener su propia teoría y ser el único dueño de la verdad.

Interlocutor: Pero hay una diferencia muy grande, Maestro, y es que usted demostró científicamente cada axioma que postuló y es sabido que todas las organizaciones del mundo envían a la central en Estados Unidos la documentación probatoria de los éxitos obtenidos…

Ron Hubbard: Correcto… Si tú te fijas en la historia reciente de la humanidad, la mayoría de las personas son arrastradas por teorías elementales, muy básicas. Por el contrario, las teorías bien sustentadas arrastran muy poca gente.

Interlocutor: Lo más sorprendente es que Dianética y Cienciología no hayan llegado aún a la Medicina…

Ron Hubbard: Con la religión sucede exactamente lo mismo. Cuanto más básica es la religión más gente va a arrastrar, porque la gente está teniendo poca comprensión. Hay un predominio de la mente reactiva, y sabemos que la mente reactiva no piensa. La mente reactiva automática tiene cero pensamiento, y la impulsiva, si bien está regida por patrones egoicos, no la puedes comparar con la mente analítica.

Interlocutor: Está claro… Creo que este tema no da para más, ¿es así?

Ron Hubbard: Es así.

Interlocutor: Bien, entonces aprovecho para hacerle una consulta que me hizo Abraham G. respecto del cáncer. En principio me transcribe un diálogo que tuve con usted que dice así:

 

Interlocutor: Usted recién habló de que el cáncer se produce por la carencia de una proteína…

Ron Hubbard: La falta de esa proteína es la que permite a la célula crecer indiscriminadamente y multiplicarse sin razón…

Interlocutor: ¿El tratamiento del cáncer, entonces, consiste en inyectar a la persona la proteína faltante? Esto, obviamente, lo pregunto así porque desconozco cuál sería la pregunta correcta… Quizás el que conozca algo de este asunto la considere una pregunta absurda… ¡Estoy abriendo el paraguas antes de que llueva!

Ron Hubbard: No, no se trata así, inyectando proteínas, sino corrigiendo la cadena de ADN. Esa proteína es como una llave que impide la proliferación celular desorbitada, es decir que evita que se divida en dos, en cuatro, en ocho, en dieciséis, etc. Al dividirse “sin ton ni son” es como un barco a la deriva y forma lo que médicamente se denominan “tumores cancerosos”.

Interlocutor: ¿Entonces no es que inyectando la proteína faltante se detiene el aumento de células?

Ron Hubbard: No, insisto en que lo que hay que hacer es directamente corregir la cadena de ácido desoxirribonucleico…

 

A continuación, Abraham G. me acota:

“Usted pregunta varias veces si esta proteína detiene el crecimiento, para lo que el Maestro Hubbard le responde que es corrigiendo la cadena de ADN, por lo que queda claro que la cura está relacionada con el ADN. Pero le recalco lo siguiente donde dice: “Esa proteína es como una llave que impide la proliferación celular desorbitada. La falta de esa proteína es la que hace que se genere el cáncer, el cáncer sólo se genera cuando hace falta esa proteína (dejando fuera el caso egoico y engrámico) en el cuerpo. Por lo que –por lógica– si la persona tuviera esa proteína, no generaría el cáncer. Si esto es cierto, como lo que se deduce de la respuesta del Maestro, sólo habría falta vigilar la cantidad de esa proteína en cada persona para evitar que se genere el cáncer. Por lo que quisiera saber qué proteína es la que impide que se genere. Hago hincapié en que estamos hablando de evitar que el cáncer se genere, no de curarlo, ya que eso sólo se hace modificando el ADN. Sin tomar en cuenta los casos egoicos y engrámicos”.

 

Ron Hubbard: Los biólogos saben muy bien cuál es la proteína cuya enzima tiene la llave para que directamente la célula se multiplique o no. Lo que ocurre es que en la actualidad los tratamientos utilizados para el cáncer están, como dicen ustedes en el plano físico, “en pañales”… Falta recorrer mucha agua aún…

Interlocutor: Pero usted había dicho que la curación del cáncer ya estba solucionada..

Ron Hubbard: Si, pero también había dicho que para que esté al alcance de todos van a pasar decenas de años.

Interlocutor: ¿Es porque lo ocultan o porque le faltan aún descubrimientos por hacer?

Ron Hubbard: Sin irme del tema,  también hubo laboratorios que por modificación del ADN han impedido que los retrovirus del SIDA se multipliquen e invadan las células. Sin embargo, hay muchos intereses creados a nivel comercial por todos los remedios que existen para revertir determinado problema –en el caso del cáncer, por ejemplo con determinada quimioterapia–, donde participan obras sociales, sanatorios de primera línea, que nos les interesa que soluciones más sencillas sean dadas a conocer masivamente. Ésta es una de las razones.

Incluso ha habido cinco muertes misteriosas, dos en Suiza y tres en Japón, de científicos que estaban investigando nuevas vacunas y sus laboratorios destruidos.

Interlocutor: Supongo que con lo de las “muertes misteriosas” se está refiriendo a que directamente fueron asesinados.

Ron Hubbard: Obvio…

Interlocutor: ¿Hay mafia, entonces, dentro de la Medicina?

Ron Hubbard: ¿Cómo no la va a haber?

Interlocutor: Es increíble, porque donde uno menos puede pensar que haya mafia en ese ámbito… ¿Cómo se llama esa proteína que impide que la célula se multiplique indiscriminadamente?

Ron Hubbard: El nombre del gen es Z-3.

Interlocutor: ¿Ése entonces es el nombre de la proteína?

Ron Hubbard: Te estoy dando el nombre que le dio un biólogo en Suiza. Yo simplemente lo repito. Así llaman en el plano terrenal a esa proteína.

Interlocutor: A ver si entendí… Supongamos que soy una persona sana que no tiene cáncer. Perfecto. ¿Cómo hago si quiero prevenirme para que no tenga cáncer en  el futuro? ¿Hay forma?

Ron Hubbard: La única forma es que te equilibres emocionalmente y que no te afectes a nivel placebo…

Interlocutor: ¿A nivel placebo?

Ron Hubbard: Sí, porque el placebo también puede ser en contra. Es lo que ustedes en el plano físico le llaman hipocondría.

Interlocutor: ¿Usted se refiere a aquellas personas sanas que se provocan enfermedades?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿No me prevengo del cáncer, entonces, haciendo que me inyecten esa proteína “Z-3”?

Ron Hubbard: No, en absoluto. No está aún la técnica para eso.

Interlocutor: ¿Pero en el futuro, con la técnica adecuada, podría ser la forma de prevención?

Ron Hubbard: Podría ser una de las formas.

Interlocutor: ¿Usted percibe que en otros planetas lo han logrado?

Ron Hubbard: ¡Pero por supuesto que sí! En otros planetas hay otros tipos de virus y de retrovirus que ya han sido vencidos.

Interlocutor: ¿Estaría aclarada la pregunta que nos hizo Abraham G.?

Ron Hubbard: Sí, pero voy a reiterar que aún no hay una reversión del problema a nivel masivo, pero en futuro sí la va ha haber.

Interlocutor: Por mi parte doy por terminada esta cuestión de la Nueva Medicina, que creo que está muy clara. ¿Usted quiere agregar algo más?

Ron Hubbard: No, por ahora no.

 

Bueno, hasta aquí llegaron los diálogos. Espero que esta cuestión haya quedado suficientemente aclarada.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

Los supuestos poderes de Marek Bak.

Estimado profesor Velmont: Me dirijo a ustedes porque en casa todos somos fieles lectores. Queremos saber si podrían informarnos, y a los lectores, acerca del señor Marek Bak.

Esta persona es un supuesto psicoquinético y sanador o algo por el estilo. Nos gustaría mucho poder leer y saber algo acerca de él de una fuente confiable y objetiva.

Encontramos su página Web (la dirección) en un grupo el discusión en Internet, que trata de los poderes extrasensoriales y otros fenómenos paranormales. La mencionada página es: www.psi.edu.tc.

La página en sí es bastante interesante y trata de manera escéptica y científica los temas relaciones con fenómenos PSI, pero nos interesaría saber si todo lo que está ahí es cierto y verdadero. Nos parece un tema interesante que debería ser tratado en su página.

Sin otro particular, cordiales saludos.

Arnold A.

Grupo de lectores

 

RESPUESTA

Apreciado Arnold: La clave para resolver casos como el de Marek Blak es que en el plano físico no existen los poderes sino los dones, significando esto que cuando alguien hace proezas que van más allá de las leyes que rigen el plano físico atribuyéndose poderes, pues es lisa y llanamente un farsante, sea de buena fe o no.

Como decimos nosotros siempre, un engaño, aunque sea de buena fe, no deja de ser un engaño.

Salvando las distancias, Jesús producía hechos extraordinarios –los milagros no existen, obviamente– ayudado por la Energía Crística, y en cambio Marek Bak lo hace porque lo ayudan los espíritus del Error.

Por supuesto que el Maestro sabía que estaba canalizando a la Energía Crística y al carecer de ego era consciente de que él no tenía poderes, cosa que no sucede con Marek Bak que, como decimos aquí, “se la cree”.

Casi me parece una blasfemia poner al Maestro Jesús al lado de Marek Bak, aunque sea para usarlo como ejemplo…

En resumidas cuentas, Marek Bak  es “el flautista de Hamelin” de los espíritus del Error. 

Aclaro que esta comparación tan irónica como acertada la hizo el Maestro Ron Hubbard para referirse a Uri Geller, queriendo significar que los espíritus del Error lo seguían en bandada como los ratones al flautista de la historia.

Al estar convencido Marek Bak que tiene poderes mentales, hace falsas deducciones científicas que ni siquiera merecen que gastemos un segundo en ellas.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

Nota: Transcribo la parte pertinente de la sesión donde preguntamos por esta persona.

 

SESIÓN DEL 26/4/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología. 

 

 

Interlocutor: ¿Usted lo ubica a Marek Bak? Es alguien que dice tener poderes y lo demuestra como Uri Geller doblando cucharitas y con los objetos que se le pegan en el cuerpo sin caerse…

Ron Hubbard: Sí, se le “pegan”, pero se le pegan los espíritus del Error y también los “demonios”.

Interlocutor: Entiendo la ironía… ¿Es otro caso como el de Uri Geller?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿En que plano está su Thetán?

Ron Hubbard: En el plano 2.

Interlocutor: ¿Hace trucos también?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Habría que catalogarlo como un embaucador?

Ron Hubbard: Sí, totalmente.

Interlocutor: ¿Es decir que todo lo que hace o es truco o se lo hacen los espíritus del Error?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Él sabe que son trucos?

Ron Hubbard: Esta persona es tan megalomaníaca y tiene un ego tan grande que cree que tiene poderes.

Interlocutor: ¿Y no piensa como Uri Geller que lo están ayudando los espíritus de Luz? 

Ron Hubbard: No, para nada, cree que todo lo hace él con sus poderes.

Interlocutor: Bueno, no voy a preguntar más porque creo que esta cuestión ya está perfectamente aclarada…  

 

La verdad sobre Falun Dafa o Falun Gong (Li Hongzhi).

Estimado profesor Velmont: En mi constante búsqueda encontré por azar la página de FALUNDAFA.org, en la cual habla de un método de cultivación espiritual a altos niveles basándose en los principios cósmicos Verdad, Benevolencia y Tolerancia, poniendo el mayor énfasis en la cultivación de tu corazón.

Esto es difundido por Li Hongzhi, y existe un  libro-guía llamado “Zhuan Falun” que debe ser leído constantemente.

Yo estoy practicando y la verdad que me he sentido mucho mejor espiritualmente. No es fácil actuar con estos tres principios, pero lo estoy haciendo a medida que me cultivo y se me presentan situaciones en la cual se pone a prueba mi corazón. Me gustaría su opinión.

Mauricio A.

 

RESPUESTA

Apreciado Mauricio: Te recuerdo que el Grupo Elron no opina, sino que nuestra labor es transmitir humildemente las enseñanzas de los Maestros de Luz.

Por supuesto que nosotros coincidimos con sus enseñanzas, pero a lo que quiero referirme y reiterar, porque lo hemos dicho infinidad de veces, es que nosotros no inventamos nada ni tampoco teorizamos sobre temas que no conocemos con certeza.

El planeta Tierra está como está, precisamente, a causa de las disparatadas teorías que han emitido en cada época los “eruditos” de turno.

Como dice el dicho popular, “cada maestrito con su librito”. Y así han surgido infinidad de cultos, de filosofías, una más disparatadas que otras.

La misión del Grupo Elron es poner las cosas en su lugar, separando la paja del trigo. En esto seguimos la labor iniciada por L. Ronald Hubbard con Dianética y Cienciología.

En cuanto a Falun Dafa o Falun Gong, tiene una faceta luminosa y otra faceta oscura. La faceta luminosa la constituyen los ejercicios diseñados por Li Hongzhi, que son muy beneficiosos a la salud porque ayudan al organismo a reconstituirse, siempre, como es obvio, que se la acompañe de una correcta alimentación.

Esta faceta luminosa ha sido influida por espíritus de Luz del más alto nivel. La parte oscura, en cambio, referida a las curaciones o a las sanaciones, ha sido influida por los espíritus del Error y son falsas porque se deben al llamado “efecto placebo”.

Es por esta razón que con cierta ironía catalogamos a Li Hongzhi como “El hombre y la bestia”, recordando la famosa novela del escocés Robert Luis Steven, “El extraño caso de Mr. Jekyll y Mr. Hyde”.

Recapitulando, los ejercicios son excelentes, y mientras se practiquen encarándolos meramente como gimnasia son altamente recomendables.

Pero si se pretende añadir efectos curativos o sanadores a dichos ejercicios, los resultados serán lamentables porque el practicante se autoimplantará engramas de frustración, ya que la técnica desarrollada por Li Hongzhi no tiene ninguno de esos efectos, sino que solamente mejoran la fisiología corporal.

En cuanto a las ideas filosóficas, mi sugerencia es que hay que andar “con pies de plomo” porque los espíritus del Error le han hecho decir a Li muchos disparates, que incluso ha llevado a muchos de sus seguidores al suicidio.

Y nada mejor para completar estas explicaciones que la lectura de los diálogos que he tenido con el Maestro Ron Hubbard, que en su parte pertinente transcribo al pie.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

 

SESIÓN DEL 26/4/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología. 

 

 

Interlocutor: Me han preguntado por “Falun Dafa” o “Falun Gong” –ambos términos son equivalentes–, que es una doctrina o un sistema, no sé bien cómo llamarlo, de ejercicios que son utilizados por más de 100 millones de chinos y también en muchos lugares del mundo. Su fundador es Li Hongzhi. Pero estoy confundido porque tiene tanto admiradores fanáticos como detractores también fanáticos. No parece haber un término medio. Quizás el Grupo Elron sea el indicado para establecer el equilibrio. He leído cosas que me parecen directamente disparates, y por eso estoy confundido con aquellos que hablan maravillas del sistema.

Ron Hubbard: Todo movimiento importante, y estamos hablando de un país como China que tiene una enorme cantidad de habitantes, todo dogma, toda doctrina, por más buena que sea siempre va a tener sus detractores. Aquí los bandos son blancos o son negros, no existen los grises. Están los que aman la doctrina y están los que la defenestran.

Interlocutor: Eso está  claro… ¿Pero que tendría a favor y qué en contra?

Ron Hubbard: La doctrina tiene a su favor puntos de espiritualidad muy, pero muy grandes, como por ejemplo cuando habla de aceptarse primero a sí mismo para luego de alguna manera aceptar al otro.

Interlocutor: ¿Su doctrina le fue dictada por los espíritus de Luz o del Error?, partamos de esta base.

Ron Hubbard: Inicialmente, recalco inicialmente, fue dictada por los espíritus de Luz.

Interlocutor: ¿De qué nivel eran esos espíritus de Luz iniciales?

Ron Hubbard: Del máximo nivel de Luz, del 5º.

Interlocutor: ¿Y el del fundador?

Ron Hubbard: El fundador está en el plano 3, subnivel 9.

Interlocutor: ¿Es decir que aún está en un plano del Error?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Cuál es la razón de que los espíritus de Luz lo hayan elegido para difundir esta doctrina?

Ron Hubbard: Tanto la parte encarnada como su Thetán quieren crecer. La parte encarnada sabe que todavía le falta mucho y entonces está de alguna manera diseminando una nueva teoría que es bastante buena porque se basa en ejercicios que ayudan mucho a la parte fisiológica.

Interlocutor: ¿Y la parte negativa?

Ron Hubbard: La parte negativa, la parte conflictiva – que si su Thetán estuviera en un plano de Luz 4 ó 5 no lo permitiría porque enviaría mensajes a su parte encarnada a través de su cuerpo causal– está en que hay entidades del Error que se filtran en las canalizaciones y hablan de curaciones y de sanaciones que no son reales. Ésta es la parte oscura de la doctrina.

Interlocutor: A ver si entiendo, los ejercicios son buenos y la doctrina sería buena si solamente constaría de ejercicios, pero es mala en cuanto se mete, por decirlo así, en terrenos en los que no sirve… ¿Es así?

Ron Hubbard: La parte importante de la doctrina es aquella en donde se habla del amor. Incluso en algún lugar también se habla de Servir al otro.

Interlocutor: Según vi no profundiza demasiado la cuestión del Servicio…

Ron Hubbard: No, no profundiza, y esto cabe considerarlo también como una falla.

Interlocutor: ¿Cómo son los ejercicios ?

Ron Hubbard: Son similares a los yóguicos y aquí es donde se puede mejorar la parte física. Esto ya de por sí es muy importante. Es parecido al Qi-jong y a otras técnicas chinas similares.

Interlocutor: En cuanto a la parte oscura…

Ron Hubbard: La parte oscura son las promesas mentirosas, de sanación y de curación, porque le crean a las personas falsas esperanzas. Fíjate que la verdadera teoría espiritual explica que hay problemas físicos que pueden ser karmáticos y que al afectar directamente a la parte neuronal o a la parte celular son directamente irreversibles.

Interlocutor: ¿Esta parte es la que le dictan los espíritus del Error?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Li Hongzhi está convencido de que lo que enseña es verdad o es un farsante que se aprovecha de la credulidad de la gente?

Ron Hubbard: No, él lo cree de verdad, “a pie juntillas” como dicen ustedes en el plano físico. Y aquí voy a recalcar algo que he dicho muchas veces y que tú también has asimilado muy bien: es más peligrosa una verdad entremezclada con falsedades que directamente una falsedad, porque la falsedad mezclada con verdades entra sigilosamente como verdad.

Interlocutor: Diríamos entonces para concretar que una falsedad entremezclada con verdades entra más fácil que una verdad total porque entra sigilosamente y en cambio la falsedad total entra con bombos y platillos y entonces se la descubre más fácilmente…

Ron Hubbard: Correcto. Por eso digo que es más peligrosa, porque quien recibe una verdad con pizcas de falsedad toma a las falsedades como verdades.

Interlocutor: La idea está clara. ¿Y es perfectamente el caso del Falun Gong o Falun Dafa, que es lo mismo.

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: Quiero concretar bien la idea. Si yo le pregunto a usted si me aconseja hacer los ejercicios, ¿qué me diría? Más concretamente, si un consultante me pregunta con respecto a esta doctrina, ¿le digo que tome de ella solamente la parte de ejercicios y deseche todo el resto de sanaciones o curaciones?

Ron Hubbard: Lo válido del sistema es que todos los ejercicios que sirvan para mejorar la parte fisiológica son bienvenidos. Y más aún los preconizados por Li Hongzhi porque no son bruscos sino elastizantes. Acompañados, por supuesto, por una buena dieta, ya que los ejercicios no sirven si por otra parte uno se alimenta mal.

Interlocutor: ¿Li Hongzhi habla de la dieta en su sistema?

Ron Hubbard: Habla más de la parte de sanación… Es una tremenda aberración las cosas que promete.

Interlocutor: ¿Directamente es Li Hongzhi el que promete sanaciones o son los que se aprovechan de su sistema?

Ron Hubbard: Es directamente Li Hongzhi… Mientras los consultantes hagan los ejercicios sin creerse en absoluto lo de la sanación milagrosa, todo está bien.

Interlocutor: ¿Y toda la gente que dice que se ha sanado?

Ron Hubbard: Algunos han revertido su problema a través del “efecto placebo”.

Interlocutor: ¿Únicamente por el efecto placebo?

Ron Hubbard: Por supuesto… Johnakan Ur-el me ha dicho muchas veces, y esto es algo que en el plano físico muy pocos saben, que el efecto placebo inconscientemente intenciona.

Interlocutor: No entiendo bien la idea…

Ron Hubbard: Analicemos un poco esto: Tú en el plano físico puedes, de alguna manera, mediante una técnica llamada Reiki, que canaliza la energía del Absoluto, o con técnicas de colores, enviar una energía sutil y positiva al aura de una persona y le puedes sanar algunas cosas.

Seguramente no vas a revertir una enfermedad crónica del páncreas o un  hígado que tiene un hematoma o que directamente tenga cirrosis... Para esto tendrías que tener una energía sutil muy, pero muy grande, y lo mismo para revertir un pulmón con cáncer a causa de que la persona se fumó cuarenta cigarrillos diarios.

Pero sí puedes revertir cosas más sencillas con la técnica de sanación que utiliza las manos o directamente con el don mental.

¿A qué quiero referirme? A que el efecto placebo, inconscientemente, hace muchas veces que la propia persona, al creer que tal cosa lo puede sanar, revierta cosas menores en su propio cuerpo que afectan a su salud.

Interlocutor: Entiendo.

Ron Hubbard: Esto me lo está dictando en este momento Johnakan y es muy importante que quede asentado. Si tú le insistes al médico para tomar un medicamento que en realidad no necesitas y eres una persona muy hipocondríaca, tu médico para librarse de ti puede optar por darte un frasco con pastillas diciéndote que te quitará el problema porque tiene dosis muy potentes, y en realidad te está dando comprimidos de talco.

¿Qué sucede entonces? Sucede que lo tomas y mientras lo tomas piensas que es un medicamento milagroso, y por lo tanto automáticamente canalizas vibración sanadora. Y esto ocurre sólo por el efecto placebo.

Interlocutor: Obviamente, si el cuerpo necesita un verdadero medicamento, por ejemplo si se trata de diabetes, la pastilla de talco no le servirá para nada… ¿Es así?

Ron Hubbard: Por supuesto. Estamos hablando de trastornos de salud menores, porque si se trata de enfermedades físicas reales, ya sea de carácter neuronal, celular o sanguíneo de cualquier índole no es que con un efecto placebo lo vaya a revertir.

Interlocutor: Entiendo…

Ron Hubbard: Todo esto vino a colación de que tú has dicho que hubo personas que con este sistema se sanaron. Y mi respuesta es que sí, las hubo, pero porque el efecto placebo colaboró. Y el efecto placebo produce efectos incluso aunque la técnica sea mala.

Interlocutor: Está perfectamente claro… Y aquí viene una consideración importante: ¿Acaso no es bueno un sistema que utilice el efecto placebo para sanar algunas pequeñas dolencias?

Ron Hubbard: Yo nunca recomendaría el sistema de Li Hongzhi para la sanación, por más que el efecto placebo pueda dar algún resultado, porque sería engañar a la gente. La gente no espera sanarse a través de un efecto placebo.

Interlocutor: Es una argumentación irrebatible… ¿Dentro de la técnica de ejercicios desarrolladas por Li Hongzhi hay algunos que no son recomendables?.

Ron Hubbard: No, porque todos los ejercicios de elongación y de respiración son buenos.

Interlocutor: Concretando, entonces, esta doctrina o sistema o como se le llame es recomendable en lo que se refiere a los ejercicios, cuya técnica proviene de los espíritus de Luz, pero debe ser desechada rotundamente en lo que se refiere a la la sanación… ¿Es así?

Ron Hubbard: Correcto. Hay que recalcar que cualquier sanación es independiente de este sistema porque opera el efecto placebo, es decir, la propia persona al creer que los ejercicios la sanarán intenciona inconscientemente con su propio cuerpo metal y se sana. Pero recalco que hablo sólo afecciones menores.

Interlocutor: En definitiva, si alguien creyera que frotándose el cuerpo con jabón de lavar la ropa también se va a sanar, el efecto placebo funcionaría lo mismo, es decir, sin necesidad de hacer los ejercicios desarrollados por Li Hongzhi… ¿Es así?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Qué le diría al consultante que insiste argumentando de que de todas maneras, aunque sea con el efecto placebo, el sistema da resultado positivo?

Ron Hubbard: Que si nosotros asentimos seríamos cómplices del mal porque le estaríamos creando a las personas falsas expectativas y automáticamente bajaríamos de nivel. No podemos hacernos cómplices de algo así.

Interlocutor: ¿Y recomendarlo tan sólo como efecto placebo?

Ron Hubbard: No, ni siquiera como efecto placebo podemos recomendarlo.

Interlocutor: Maestro, doy por terminado este asunto porque creo que aclarado.

 

La verdad sobre el Biomagnetismo.

Estimado profesor Velmont: Quisiera saber la opinión del Grupo Elron sobre el Biomagnetismo creado por el médico mexicano Goiz Durán. ¿Es realmente un avance de la medicina tan extraordinario como se postula?

Alex D.

 

RESPUESTA

Apreciado Alex: Lo primero que quiero decirte es que este médico está actuando de buena fe, convencido de que su descubrimiento realmente cura enfermedades y que constituye una revolución dentro de la Medicina, pero lamentablemente se trata de uno de los tantos engañados que atribuyen sanaciones o curaciones a su sistema cuando en realidad no es más que una consecuencia del llamado “efecto placebo”, que tanta perplejidad causa en los científicos que lo investigan.

No soy yo quien para juzgarlo, pero lo cierto es que el doctor Goiz con su sistema está arrastrando a otros médicos al error, porque, justo hay que decirlo, el planteo de la teoría está bien hecho.

Lo cierto es que en todo el mundo se están produciendo constantemente sanaciones o curaciones debido solamente a que el placebo hace que en la persona inconscientemente intencione, y al intencionar abre las puertas para que entre la Luz o Energía sanadora que, al armonizar el aura, repercute favorablemente en algunas dolencias y las revierte.

Pero la sanación o curación a través de la Energía sanadora nunca se produce respecto de las verdaderas enfermedades físicas de índole neuronal, celular o sanguíneas, sino de pequeñas afecciones.

Estas explicaciones puedes completarlas leyendo los diálogos de la sesión donde se trató este tema que transcribo al pie.

Asimismo, puedes ir a la Parte D (www.usuarios.lycos.es/grupoelron3) y hacer clic en “Cáncer, origen y curación”, donde podrás ver la disparatada teoría de la doctora Hulda R. Clark, que precisamente tiene mucha similitud con la del doctor Goiz.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

 

SESIÓN DEL 26/4/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología. 

 

 

Interlocutor: … ahora quisiera pasar a otra consulta que me hicieron sobre el Biomagnetismo. Yo lo he leído y encontré muchos disparates.

Ron Hubbard: Está bien, haz las preguntas.

Interlocutor: Esta persona que consulta, la doctora Mirtha R., de México, comenta que se acercó al Biomagnetismo para entender y sopesar las posibilidades de su potencial terapéutico. Le interesa porque en su país hay una importante población que podría recibir los beneficios de esta propuesta médica que aparentemente tiene un interesante procedimiento de diagnóstico y tratamiento.

Aclara también que este diagnóstico-terapia, basados en el par biomagnético, fue inventado por el médico mexicano Isaac Goiz Durán. Este médico define el par biomagnético como “el conjunto de cargas que identifican una patología y que está constituido por dos cargas principales de polaridad opuesta, que se forman a expensas de la alteración fundamental del pH de los órganos que la soportan”, y precisamente la aplicación de un par de imanes producirá un equilibrio en el pH del cuerpo que dará un entorno desfavorable para bacterias, virus, parásitos y disfunciones. Por ejemplo, para eliminar los síntomas de un catarro común se coloca un imán en la vesícula y otro en el riñón derecho, para la meningitis el par es bulbo raquídeo-tiroides.

El doctor Goiz dice en su libro “El par biomagnético” que “la identificación de los polos biomagnéticos obedece a la resonancia energética del polo del imán con el del organismo en estudio. Dentro del límite energético normal no hay ninguna manifestación mensurable, ni con imanes del orden de 1000 Gaus, ni con mayores concentraciones energéticas. La medición de los polos biomagnéticos hasta la fecha es de aspecto cualitativo e indirecto; pero es la base para que en un futuro próximo podamos desarrollar equipos electromagnéticos que puedan medir en forma directa y cuantitativa las alteraciones bioenergéticas producidas por los microorganismos patógenos o por las disfunciones orgánicas”.

Se procede de la siguiente manera: se coloca al paciente boca arriba en una mesa, con los pies un tanto fuera de la mesa. El diagnosticador toma los pies del paciente y golpea rítmicamente los tacones tratando de hacer resonancia con el paciente y hace las preguntas correspondientes, en un rastreo de más de 180 puntos correspondientes a bacterias, virus, etc. La respuesta afirmativa se da en forma de un encogimiento de la pierna izquierda del paciente, en caso negativo no hay desplazamiento de la pierna.

Al terminar el rastreo se aplican los pares de imanes y se pregunta cuanto tiempo se necesita que los imanes estén colocados para equilibrar el pH del paciente. Al finalizar el tratamiento se pregunta cuando, en días, necesita otro tratamiento. Por cierto, al hacer yo el rastreo, no hay encogimiento sino alargamiento en caso de respuesta afirmativa.

La doctora Mirtha R. dice que ella vio mejorías rápidas para malestares como catarros, diarreas, dengues, etc., así como disminución o eliminación de dolores.

Bueno, hasta aquí llega el tenor de su mail. Por lo que podido leer, el Biogmanetismo parte de la base de que todas las enfermedades tendrían origen en los virus, bacterias, etc. y que el tratamiento consistiría en la eliminación, mediante imanes, de esos virus o bacterías.

Ron Hubbard: Es una aberración porque aparte el magnetismo no interactúa con las bacterias o los virus de manera directa.

Interlocutor: ¿Qué es eso de que el paciente reacciona ante las preguntas que le hacen encogiendo o no la pierna izquierda?

Ron Hubbard: Esto también es una aberración porque tal cosa no existe. Los reflejos condicionados se producen como reacción ante determinados toques en puntos físicos.

Interlocutor: Pero la doctora dice concretamente que ella lo comprobó en forma personal…

Ron Hubbard: Reitero que es simplemente un efecto de toque en la parte corporal. Si lo está utilizando en la parte del pie, en realidad no lo está utilizando solamente en los talones sino en toda la planta del pie, y lo que está haciendo el operador es presionar en un centro de digitopuntura y al hacerlo la pierna simplemente reacciona. No se está moviendo en relación a ningún virus o bacteria, sino de acuerdo al lugar en que se haga presión. Esto permite saber qué órgano del cuerpo funciona mal. Esto es lo único cierto de todo esto.

Si el profesional presiona en alguna parte del pie en un paciente que tiene algún problema orgánico, entonces puede haber un leve movimiento de encogimiento del pie.

Interlocutor: ¿Pero quién es el que responde?

Ron Hubbard: La propia persona.

Interlocutor: ¿El 10 % del espíritu encarnado?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Lo hace consciente o inconscientemente?

Ron Hubbard: Lo hace inconscientemente. El movimiento se produce automáticamente e indica, al producirse, según el lugar en que se haga presión, qué órgano funciona mal.

Interlocutor: ¿Es algo parecido al famoso golpe en la rodilla que hacían los médicos con un martillito y que hace mover por reflejo condicionado el pie?

Ron Hubbard: Así es, es algo similar.

Interlocutor: Hasta aquí lo entendí todo perfectamente, ¿pero que le respondería en concreto a la consultante? En buen romance, la pregunta está referida a si el Biomagnetismo sirve para algo o no.

Ron Hubbard: El verdadero biomagnetismo es el magnetismo de vida. El único biomagnetismo que tiene el cuerpo humano es el magnetismo del aura o magnetismo áurico, que es lo mismo. Es la presencia magnética que de alguna manera protege al cuerpo de las vibraciones negativas.

Reitero: el aura protege al cuerpo de las vibraciones negativas. Hay personas que sufren de bajón energético y al tener su aura debilitada absorben mucho más todo tipo de vibraciones negativas.

Esto es el magnetismo biológico y el único que lo tiene es el propio aura, que está conectado a la parte física a través de los chakras, que son los centros energéticos del cuerpo.

Interlocutor: ¿Y con respecto a los imanes?

Ron Hubbard: No hay ningún magnetismo externo que pueda modificar la parte áurica. Sí, pueden lograrlo dos seres humanos que interactúen uno con otro mediante relaciones íntimas, pues entonces están haciendo un intercambio energético.

Interlocutor: ¿Usted me está diciendo concretamente que los imanes no sirven para nada?

Ron Hubbard: Eso es exactamente lo que estoy diciendo, porque la vibración de los imanes es distinta de la vibración áurica. Es otro tipo de vibración. La vibración áurica es mucho más sutil.

Interlocutor: A ver si voy entendiendo mejor esta cuestión… ¿Detrás del médico que inventó el Biomagnetismo están los espíritus del Error haciendo de las suyas?

Ron Hubbard: Totalmente. Además, este médico es un espíritu del Error del plano 3, subnivel 9.

Interlocutor: ¿O sea que todo su sistema del Biomagnetismo es una farsa?

Ron Hubbard: Puede actuar en algunos pacientes y en pequeñas dolencias solamente como efecto placebo.

Interlocutor: ¿Nada de curaciones o sanaciones reales originadas en el Biomagnetismo?

Ron Hubbard: Exacto.

Interlocutor: ¿Es algo parecido a las sanaciones producidas por el efecto placebo con el sistema del Falun Dafa o Falun Gong del chino Li Hongzhi?

Ron Hubbard: Totalmente.

Interlocutor: ¿Ambos sistemas son un calco entonces?

Ron Hubbard: Sí, pero solamente en lo que respecta a las supuestas sanaciones, que ya he dicho que no son reales porque se producen solamente por el efecto placebo. Dejo aparte los ejercicios desarrollados por Li Hongzhi porque le han sido transmitidos por espíritus de Luz y son realmente beneficiosos para la salud física.

Interlocutor: ¿Todo, entonces, todo, absolutamente todo lo que inventó el doctor Goiz, desde su teoría hasta el tratamiento con imanes es falso sin remedio? Lo pregunto así, tan categóricamente, para que no me quede ninguna duda de la respuesta.

Ron Hubbard: Los imanes en la naturaleza y los imanes artificiales hechos por electromagnetismo son muchos más potentes que la energía áurica. La energía áurica, siendo mucho más débil es más sutil. Tiene una vibración superior pero no compatibilizan.

Al ser las sintonías distintas los imanes no pueden interactuar.

Interlocutor: ¿Pero qué está haciendo en definitiva este médico mexicano? ¿Es un fraude?

Ron Hubbard: Es un fraude desde la fe.

Interlocutor: Creo que no comprendí bien… ¿Usted dice que esta persona sabe que su Biomagnetismo es un fraude?

Ron Hubbard: No, no, este médico actúa de buena fe, pues cree sinceramente que su sistema funciona.

Interlocutor: ¿Y cómo es que quedan enganchados con él otros médicos?

Ron Hubbard: Lo que ocurre es que si un método está bien descripto, de manera convincente, aunque sea falso va a ser aceptado, por lo menos por algunas personas.

Interlocutor: ¿El método del doctor Goiz está entonces bien descripto?

Ron Hubbard: Sí, desde cierto punto de vista lo está y puede convencer. Pero el médico que sabe de la inutilidad de los imanes para eliminar virus o equilibrar las desarmonías del aura obviamente no va a ser convencido.

Interlocutor: Para ir concretando la idea mejor… ¿los pares magnéticos de los que habla este médico no existen?

Ron Hubbard: El par magnético existe pero no sirve de base o de referencia para apoyar ningún sistema de curación. 

Interlocutor: A ver si he entendido: toda la terapia del doctor Goiz consiste en eliminar los microbios o las bacterias sobre la base de que todas las enfermedades tiene origen virósico o bacteriano?

Ron Hubbard: Ésa es la idea y está equivocada desde el principio porque, por una parte, solamente el 50 % de las enfermedades son de ese origen, pues el otro 50 % es de origen psicosomático o psicogénico, que como tales no tienen ninguna relación con los virus o las bacterias, y por el otro los imanes no los eliminan.

Es importante destacar que cuanto más sutil y más débil es la parte magnética de los imanes, en mayor medida pueden revertir problemas físicos porque se acercan más a la vibración áurica.

Fíjate que hay pequeños imanes de cobre que se venden en cualquier farmacia o botica que tú te los aplicas y puedes revertir afecciones de poca relevancia.

Interlocutor: ¿Usted se refiere a esos pequeños parches que tienen un pequeño imán y con los cuales alguna vez solucioné problemas musculares en mi espalda?

Ron Hubbard: Sí, a esos me refiero. Bueno, esos pequeños imanes pueden resolver algunos problemas musculares o lumbares leves. Recalco leves. Los agudos, no.

Fíjate que el magnetismo es tan pequeño que llega a ser similar y sincroniza con el magnetismo de tu aura. Aquí sí te sana. Pero los imanes grandes vibran en forma completamente disímiles a la vibración del aura humana.

Interlocutor: ¿Qué le diría, entonces, usted a la doctora que me consulta?

Ron Hubbard: Que si bien el efecto placebo es bueno porque de alguna manera hace que la persona despsicomatice, es decir, permite que un ser humano canalice, intencione, Luz o energía sanadora, es negativo recomendar una técnica que funciona a través del efecto placebo porque seríamos cómplices de hacer pender una sanación de algo que en la realidad de los hechos realmente no funciona.

Interlocutor: Lo que usted me quiere decir, en definitiva, es que no es ético que un médico base la curación o la sanación de sus pacientes en un efecto placebo.

Ron Hubbard: Claro, porque lo que se le debe ofrecer al paciente es otra cosa, un tratamiento sobre una base real, no ficticia. El efecto placebo no deja de ser un engaño.

Interlocutor: ¿En definitiva le digo a la consultante que huya a toda velocidad del doctor Goiz y de su Biomagnetismo?…

Ron Hubbard: No lo dije de esa manera, sino que tiene que comprender que en el 95 % la técnica no es real, y en un 5 % sólo funciona como efecto placebo.

Interlocutor: Bueno, su conclusión es lapidaria, más teniendo en cuenta que ni siquiera es real en un 5 %...

Ron Hubbard: Correcto. Lo que en realidad revierte, y siempre hablando de afecciones leves, es un magnetismo muy pequeño, por ejemplo el de las placas o botones de cobre que vibran en sintonía con el aura. Y no todos los problemas, reitero, sino aquellos que son de índole muscular o afecciones menores en algunos órganos.

Interlocutor: Pero cuando este médico habla de sanar la parte física o afirma que puede combatir virus o bacterias con imanes…

Ron Hubbard: Eso es lisa y llanamente una aberración.

Interlocutor: En este momento recuerdo que este médico valida de alguna manera la teoría para la curación del cáncer de la doctora Hulda Clark, que ya sabemos que es un disparate… ¿Ambas teorías están relacionadas de alguna manera?

Ron Hubbard: Si están relacionadas y ambas sobre aberrantes.

Interlocutor: Creo que esto está ya muy claro… ¿Habría algo más para agregar?

Ron Hubbard: Sí, que pongas énfasis de que hay una disimilitud entre la vibración magnética superior y la vibración magnética áurica, que siendo mucho más leva a su vez es mucho más sutil. Tiene que ser una vibración similar a la áurica para de alguna manera reemplazar huecos áuricos que no están funcionando, porque si el aura está débil no siempre funciona en todo el cuerpo.

Entonces, lo que hacen los pequeños parches o los pequeños botones que casi todo el mundo usa, es reemplazar huecos áuricos para que ese músculo vuelva a repararse y a funcionar bien.

Lo más importante de todo es esto: hay distintos tipos de magnetismo. El magnetismo del ser encarnado es un magnetismo débil pero a su vez mucho más sutil. El magnetismo de las piedras magnéticas naturales y el de los electroimanes es un magnetismo mucho más poderoso, y al no ser tan sutil no vibran en resonancia con el aura humana.

Lo importante es que el magnetismo del pequeño metal vibre en resonancia con el aura para cubrir algunos huecos y haga de “parche” como para cubrir algunas deficiencias áuricas y así sanar algunas dolencias musculares o leves de algunos órganos.

Pero decir que con un magnetismo se pueden destruir a ciertos virus o ciertas bacterias para que una determinada enfermedad se sane, eso es directamente risible.

Interlocutor: ¿En otros planetas se ha logrado fabricar algún tipo de magnetismo más sofisticado?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto que lo han logrado.

Interlocutor: ¿Cómo para destruir virus o bacterias?

Ron Hubbard: No, para destruir virus o bacterias no, porque eso se hace con vibraciones sónicas.

Interlocutor: ¿Sónicas y no magnéticas?

Ron Hubbard: Correcto. Así como existe en la Tierra un sonido que con determinados aparatos puede sacar fotos en los ecógrafos, porque el ecógrafo se basa en el sonido y con él se puede, por ejemplo, sacar ecografías en las mujeres embarazadas, en otros planetas, y esto se puede hacer también en la tierra, es posible  usar el sonido acoplándolo a la vibración de ese virus o de esa bacteria, y entonces se produce su estallido.

Pongamos por caso a una persona que está padeciendo una enfermedad específica, la cual tiene en su organismo millones y millones de bacterias invasoras. Entonces, tú, conociendo el código de vibración de esa bacteria, le envías vibraciones sónicas al cuerpo enfermo acoplándolo al unísono con la vibración de la bacteria.

Una vez que la aguja está “en verde”, es decir, cuando la luz indica que ese acople está listo, inmediatamente le das  mayor intensidad a la vibración sónica y como consecuencia de ello las bacterias estallan.

Interlocutor: ¿Esto se está haciendo ya en nuestro planeta?

Ron Hubbard: No, en absoluto.

Interlocutor: En definitiva no se puede lograr un imán que elimine virus o microbios ni tampoco que mejore el aura…

Ron Hubbard: Que mejore el aura sí, pero con imanes que vibren en forma similar al aura humana.

Interlocutor: Pero eso no existe en la Tierra…

Ron Hubbard: Sí, existe, pero siempre hablando de pequeñas placas o botones de cobre, porque los imanes naturales o los electroimanes vibran de una manera poco sutil, y entonces no se acoplan a la resonancia áurica. Tienen que ser imanes mucho más pequeños, que vibren más sutilmente para que puedan, como dije, acoplarse a la resonancia áurica.

En este caso puede sanarse, como también dije, la parte muscular, y en algunos casos, solamente en algunos casos, ciertas partes orgánicas.

Tampoco demos falsas esperanzas de que con una vibración sutil se sanaría cualquier enfermedad. Esto no es la panacea universal.

Interlocutor: El doctor Goiz o los médicos que lo siguen están experimentando siquiera algo parecido.

Ron Hubbard: No, para nada…

Interlocutor: Si yo quisiera poner un ejemplo para reforzar la argumentación, ¿cuál podría ser?

Ron Hubbard: Es como si yo te dijera que con una pequeña música de fondo puedes reposar más tranquilo y tú en lugar de una música suave pones cerca de tu oído altoparlantes a todo volumen…

Interlocutor: Entiendo perfectamente el ejemplo…

Ron Hubbard: La diferencia entre un imán natural o artificial y un botón o un parche de cobre es la misma que existe entre el suave murmullo de un arroyo y la turbina de un avión a dos metros de distancia. Y digo a dos metros porque si la tienes  más cerca te absorbería.

Interlocutor: Maestro, usted es como yo, no se pierde la oportunidad de chancear… El ejemplo está clarísimo.

Ron Hubbard: Advierte que no estamos haciendo propaganda de esos pequeños parches, ya que no sirven para todas las afecciones. Evitemos los malos entendidos.

Interlocutor: Creo que está todo bien aclarado y que no va a dar lugar a ninguna mala interpretación.

 

 

COMENTARIOS

 

Rubén Josué

Enviado el:  Viernes, 29 de Abril de 2005 10:12:05 p.m.

Para:  grupo_elron@hotmail.com

Asunto:  Sobre las Vibraciones sónicas

 

Buenas tardes Prof. Velmont, soy Rubén Josué desde Acapulco. Leí atentamente el tema del Biomagnetismo, y hay una parte donde el Maestro Ron habla del uso de las vibraciones sónicas para eliminar bacterias.

Una vez que la aguja está “en verde”, es decir, cuando la luz indica que ese acople está listo, inmediatamente le das mayor intensidad a la vibración sónica y como consecuencia de ello las bacterias estallan.

Esto me hizo recordar lo siguiente:

Sí, ese efecto "de resonancia" (en física creo que tiene otro nombre) es el que hemos visto cuando por sonidos agudos se rompen las copas de cristal. ¿Porqué se rompen?

El cristal siempre vibra con el sonido, pero al llegar a un rango de frecuencias específico el sonido hace vibrar demasiado al cristal, es decir, se amplifica, de manera que la estructura se rompe.

¿Porqué en temblores medianos pueden derrumbarse edificios? La frecuencia vibración del sismo es similar al rango de resonancia del edificio, así, la vibración se amplifica y el edificio cae.

¿Cómo funciona un aparato clínico llamado resonancia magnética (IRM)? Aplica un magnetismo tan grande al paciente que sus moléculas vibran, entonces el transductor capta esas vibraciones y las traduce en imágenes (muy claras por cierto).

Nunca me hubiera imaginado el método que dice el Maestro Ron, en lugar de aplicar el magnetismo se aplicaría sonido, el truco es que las frecuencias sónicas no coincidan con las frecuencias de resonancia de las células del paciente.

Habría que identificar cuál sería el rango de frecuencias que provocan esa resonancia en las bacterias, bueno, no de toda la bacteria, solamente del protoplasma o de la membrana.

Una vez encontrado ese rango de frecuencias habría que aplicar el sonido con forma senoidal y con la potencia adecuada.

En caso de que haya problemas podría aplicarse una frecuencia distinta que no altere las otras células. O si es necesaria esa frecuencia, podría aplicarse en un punto específico del organismo y en las regiones próximas aplicar la misma frecuencia más otra igual pero desfasada 180 grados para obtener un silencio.

¡Bien por el Grupo Elron! Un abrazo

Su amigo Josué

 

¿Cuál es el verdadero efecto del placebo?

Estimado profesor Velmont: Como médica le puedo afirmar que una de las cuestiones más debatidas en Medicina es la del llamado “efecto placebo”, porque mientras algunos lo catalogan de mito otros afirman que en verdad funciona y puede ser utilizado. Lo cierto es que hasta ahora nadie ha podido dar las claves en esta cuestión y el debate continúa.

Por supuesto que me interesaría sobremanera conocer la opinión del Grupo Elron al respecto.

Stella I.

 

RESPUESTA

Apreciada Stella: Desde ya que a nosotros también nos ha intrigado la cuestión del placebo y finalmente lo consultamos con los Maestros de Luz.

La respuesta fue que el placebo hace intencionar inconscientemente a la persona, y al hacer esto canaliza en forma automática Luz o vibración sanadora.

 Para los consultantes que lo ignoren, un placebo, desde el punto de vista médico, es toda  sustancia o terapia que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, igualmente produce algún efecto curativo en el enfermo, si éste la recibe convencido de que esa sustancia o esa terapia posee realmente tal acción.

Lo que ocurre, en realidad, es que el llamado “efecto placebo” no puede considerarse un verdadero tratamiento ni una verdadera curación, por más que en pequeñas dolencias pueda dar resultado. Además, salvo raras excepciones, sus efectos no son permanentes.

Esto sin perjuicio de que al creer el enfermo que determinada sustancia o terapia sana o cura realmente, puede apartarlo del tratamiento médico que puede ayudarlo.

En este sentido podemos citar a muchas de las llamadas “terapias alternativas”, que precisamente funcionan a base de placebo y por esto representan un verdadero fraude.

Desde ya que quien ofrece un medicamento o una terapia, que en esencia son inocuas, como una panacea universal o para determinadas enfermedades, aunque lo haga de buena fe está engañando al público.

Como decimos siempre nosotros, un engaño, aunque sea de buena fe, no deja de ser un engaño.

Te transcribo al pie los diálogos de la sesión donde al preguntar sobre el sistema desarrollado por el chino Li Hongzhi, llamado Falun Dafa (o Falun Gong), se trató precisamente el tema del placebo.

Bienvenida al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

 

SESIÓN DEL 26/4/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología. 

 

 

Interlocutor: ¿Li Hongzhi habla de la dieta en su sistema?

Ron Hubbard: Habla más de la parte de sanación… Es una tremenda aberración las cosas que promete.

Interlocutor: ¿Directamente es Li Hongzhi el que promete sanaciones o son los que se aprovechan de su sistema?

Ron Hubbard: Es directamente Li Hongzhi… Mientras los consultantes hagan los ejercicios sin creerse en absoluto lo de la sanación milagrosa, todo está bien.

Interlocutor: ¿Y toda la gente que dice que se ha sanado?

Ron Hubbard: Algunos han revertido su problema a través del “efecto placebo”.

Interlocutor: ¿Únicamente por el efecto placebo?

Ron Hubbard: Por supuesto… Johnakan Ur-el me ha dicho muchas veces, y esto es algo que en el plano físico muy pocos saben, que el efecto placebo inconscientemente intenciona.

Interlocutor: No entiendo bien la idea…

Ron Hubbard: Analicemos un poco esto: Tú en el plano físico puedes, de alguna manera, mediante una técnica llamada Reiki, que canaliza la energía del Absoluto, o con técnicas de colores, enviar una energía sutil y positiva al aura de una persona y le puedes sanar algunas cosas.

Seguramente no vas a revertir una enfermedad crónica del páncreas o un  hígado que tiene un hematoma o que directamente tenga cirrosis... Para esto tendrías que tener una energía sutil muy, pero muy grande, y lo mismo para revertir un pulmón con cáncer a causa de que la persona se fumó cuarenta cigarrillos diarios.

Pero sí puedes revertir cosas más sencillas con la técnica de sanación que utiliza las manos o directamente con el don mental.

¿A qué quiero referirme? A que el efecto placebo, inconscientemente, hace muchas veces que la propia persona, al creer que tal cosa lo puede sanar, revierta cosas menores en su propio cuerpo que afectan a su salud.

Interlocutor: Entiendo.

Ron Hubbard: Esto me lo está dictando en este momento Johnakan y es muy importante que quede asentado. Si tú le insistes al médico para tomar un medicamento que en realidad no necesitas y eres una persona muy hipocondríaca, tu médico para librarse de ti puede optar por darte un frasco con pastillas diciéndote que te quitará el problema porque tiene dosis muy potentes, y en realidad te está dando comprimidos de talco.

¿Qué sucede entonces? Sucede que lo tomas y mientras lo tomas piensas que es un medicamento milagroso, y por lo tanto automáticamente canalizas vibración sanadora. Y esto ocurre sólo por el efecto placebo.

Interlocutor: Obviamente, si el cuerpo necesita un verdadero medicamento, por ejemplo si se trata de diabetes, la pastilla de talco no le servirá para nada… ¿Es así?

Ron Hubbard: Por supuesto. Estamos hablando de trastornos de salud menores, porque si se trata de enfermedades físicas reales, ya sea de carácter neuronal, celular o sanguíneo de cualquier índole no es que con un efecto placebo lo vaya a revertir.

Interlocutor: Entiendo…

Ron Hubbard: Todo esto vino a colación de que tú has dicho que hubo personas que con este sistema se sanaron. Y mi respuesta es que sí, las hubo, pero porque el efecto placebo colaboró. Y el efecto placebo produce efectos incluso aunque la técnica sea mala.

Interlocutor: Está perfectamente claro… Y aquí viene una consideración importante: ¿Acaso no es bueno un sistema que utilice el efecto placebo para sanar algunas pequeñas dolencias?

Ron Hubbard: Yo nunca recomendaría el sistema de Li Hongzhi para la sanación, por más que el efecto placebo pueda dar algún resultado, porque sería engañar a la gente. La gente no espera sanarse a través de un efecto placebo.

Interlocutor: Es una argumentación irrebatible… ¿Dentro de la técnica de ejercicios desarrolladas por Li Hongzhi hay algunos que no son recomendables?.

Ron Hubbard: No, porque todos los ejercicios de elongación y de respiración son buenos.

Interlocutor: Concretando, entonces, esta doctrina o sistema o como se le llame es recomendable en lo que se refiere a los ejercicios, cuya técnica proviene de los espíritus de Luz, pero debe ser desechada rotundamente en lo que se refiere a la la sanación… ¿Es así?

Ron Hubbard: Correcto. Hay que recalcar que cualquier sanación es independiente de este sistema porque opera el efecto placebo, es decir, la propia persona al creer que los ejercicios la sanarán intenciona inconscientemente con su propio cuerpo metal y se sana. Pero recalco que hablo sólo afecciones menores.

Interlocutor: En definitiva, si alguien creyera que frotándose el cuerpo con jabón de lavar la ropa también se va a sanar, el efecto placebo funcionaría lo mismo, es decir, sin necesidad de hacer los ejercicios desarrollados por Li Hongzhi… ¿Es así?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Qué le diría al consultante que insiste argumentando de que de todas maneras, aunque sea con el efecto placebo, el sistema da resultado positivo?

Ron Hubbard: Que si nosotros asentimos seríamos cómplices del mal porque le estaríamos creando a las personas falsas expectativas y automáticamente bajaríamos de nivel. No podemos hacernos cómplices de algo así.

Interlocutor: ¿Y recomendarlo tan sólo como efecto placebo?

Ron Hubbard: No, ni siquiera como efecto placebo podemos recomendarlo.

Interlocutor: Maestro, doy por terminado este asunto porque creo que ya está totalmente aclarado…

 

¿Qué es para el Grupo Elron el sentido común?

Estimado profesor Velmont: Ustedes dicen que ”El sentido común es inherente a la verdad. Si una explicación hiere el sentido común, entonces no es verdad. Y eres tú quien decide”. Mi pregunta concreta es que significa “sentido común”.

Miguel A.

 

RESPUESTA

Apreciado Miguel: El sentido común es aquella facultad íntima de cada persona que le permite apreciar o valorar las cosas con un cierto grado de racionalidad.

El sentido común está emparentado con lo que sucede en la generalidad de los casos. Por ejemplo, el sentido común dice que si se suelta una piedra, en condiciones normales cae, o que quien maneja un vehículo como norma procura no chocarlo con otros, y cosas así.

Si alguien dice que cuando se suelta una piedra se eleva en lugar de caer o que quien maneja trata de chocar a los otros vehículos, entonces todos los que razonamos más o menos bien sabemos que esa persona carece de sentido común o directamente que está loca.

Por citar solamente uno de los miles de casos de falta de sentido común, rayano en la demencia, cabe señalar a los estigmatizados, quienes pretenden justifican los estigmas diciendo que se los envía la Virgen María o el mismo Jesús, en lugar de considerar simplemente que tienen una enfermedad que se los provoca.

El sentido común, naturalmente, es algo íntimo de cada uno y por eso cada uno tiene que decidir, en cada caso, si cree o no determinada cosa que le dicen.

Sinceramente no sé cómo explicarlo de forma más sencilla.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

“Conócete a ti mismo y la verdad te hará libre”.

Estimado profesor Velmont: Actualmente tengo una enfermedad colitis ulcerosa extendida por casi todo el colon. tengo 34 años, hace  cuatro meses mi hija Noelia de cuatro añitos murió de un tumor cerebral, han sido dos años largos y duros de enfermedad luchando con ella, era una niña fuera de lo común, especial no sólo para nosotros los padres, coincidía mucha gente con el mismo concepto. Hace tres años cuando Noelia tenia nueve meses mi hermano Javi al que tanto cuidé y trate de ayudar durante toda la vida se suicidó. Tuve unas crisis de ansiedad muy grandes de las que pensaba que me moría…

¿Por qué se me van las personas que mas quiero? No soy una persona mala soy incapaz de usar la violencia, perdono con facilidad y no soy rencoroso, ¿por qué me toca sufrir de esta manera? si algo he aprendido de todo esto es el amor a la vida y a las personas. No me quiero ir pero me gustaría para volver a abrazar a mi hermano y a mi hija… Espero que sean felices y no sufran.

Aurelio G.

 

RESPUESTA

Apreciado Aurelio: Lo primero que tienes que saber para comprender lo que te sucede es que tú eres un espíritu y antes de encarnar proyectaste el lugar de nacimiento, la familia y también los problemas que tendrías que pasar, entre ellos precisamente los que te han sucedido y sucederán.

La clave está en lo que decía Hermes: "Conócete a ti mismo y la verdad te hará libre". ¿Cuál es esa verdad? Esa verdad es que lo único real es el mundo espiritual, y el plano físico es simplemente un escenario donde cada uno asume un papel (padre, madre, hermano, hijo) que al bajar el telón desaparece.

Jesús lo dijo muy clarito (para el que tuviera "ojos para ver") que aquel que no se desapegara de los roles de padre, madre, hermanos, no podría ser su discípulo.

Padre, madre, hermanos, hijos, simplemente son personajes como los de una obra de teatro y que en el mundo espiritual no existen. En el mundo espiritual solamente existen espíritus que actúan al encarnar distintos personajes.

Cuando falleció mi padre, al que quería mucho por supuesto, ni se me ocurrió comunicarme con él a través de la mediumnidad del profesor Olguín, porque mi padre solamente existió en el plano físico. En el mundo espiritual no existe mi padre sino un espíritu que encarnó muchas veces, incluso como mujer, en muchos mundos. Es decir que no tiene nada que ver con mi padre.

Querer comunicarme con mi padre es lo mismo que querer comunicarme con el espía James Bond.

¿Te imaginas que yo lo llame por teléfono al actor Sean Connery, que entre otros papeles interpretó a James Bond, y lo trate como si fuera realmente un espía? ¡Lo menos que pensaría es que soy un chistoso o directamente un demente! 

Estoy siendo muy crudo porque para evolucionar lo primero que hay que comprender es que en el plano físico somos simplemente roles, y que si nos encadenamos a ellos no podremos evolucionar. Por eso decía Hermes que había que conocerse para liberarse.

Mi sugerencia es que profundices en estos temas leyendo nuestro material, porque poco a poco al comprender te liberarás de los apegos. Además, no tienes alternativa: o comprendes o sufres. Tú eliges.

Y no te olvides que no eres ninguna víctima porque tú mismo elegiste los problemas, aunque ahora no los recuerdes.

Muchos espíritus planean grandes penurias en la encarnación para afrontarlas con éxito y evolucionar más rápidamente y luego se sienten tan víctimas que terminan suicidándose, para descubrir azorados al desencarnar que el plano físico no era más que un gran escenario, repleto de actores, y que nada era real.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

¿Es posible comunicarse telepáticamente con un familiar fallecido?

Estimado profesor Velmont: Tengo 24 años y toda mi familia es católica. Desde niño empecé a estar  en desacuerdo con los preceptos de esta religión; además  no me considero persona de fácil convencimiento, ni me gusta aceptar dogmas. Por el contrario siempre he tendido a ser más científico y si alguna religión se adapta a la verdad en todo caso, para mi gusto es la Budista; por su alto contenido de espiritualidad y de amor al prójimo.  

Agradezco de verdad, al Absoluto el haber contactado con el sitio web "Elron" ya que me ha respondido absolutamente todas mis inquietudes. Repito que no soy de fácil convencimiento, pero los artículos que he leído los tomo por ciertos inmediatamente!!!! tal vez por aquello de que mi 90% de espíritu lo aprende de inmediato o tal vez de alguna manera ya lo sabía y por eso se me hicieron tan simples e indiscutiblemente ciertas sus enseñanzas. 

Les comento que mi madre. mi hermano y mi primo estás igualmente fascinados y dan por cierto todo lo que hemos consultado en su sitio web. De verdad muchas gracias, y sería para nosotros un honor pertenecer al club.

Por último, les quisiera pedir un grandísimo favor, aunque me imagino que miles de personas les han de pedir cosas parecidas, y lo mas seguro es que no me lo concedan por irrelevante, pero me harían inmensamente feliz si de alguna manera pudieran contactar con mi abuelo y darme informes de él…  

Desearía que me informaran sobre su estado actual, en que plano está, si está encarnado y en qué planeta, y si está al tanto  de la vida de mi familia, o no. También decirle que le quiero mucho y que ojalá algún día volvamos a encontrarnos. También si hay algún consejo de su parte.

Sé que es demasiado atrevimiento de mi parte hacer la petición anterior. Que soy un total desconocido, y que no tendría como pagarles en caso de hacerme tal favor. Aunque de por sí, ya estoy en deuda con ustedes por toda la información en general que me han brindado a través de la Red.

Jorge M.

 

RESPUESTA

Apreciado Jorge: Perteneces al Grupo Elron por el solo hecho de estar de acuerdo con las enseñanzas de los Maestros de Luz (no nuestras) y obviamente difundirlas, porque lo más importante es el Servicio al prójimo, y el mejor Servicio al prójimo es brindarle conocimiento, ya que la ignorancia es la raíz de todos los males. La clave es Saber más para Servir mejor.

Con respecto a tu abuelo, como muchas veces lo hemos dicho, no es posible comunicarse con él porque fue simplemente un rol del plano físico. Es como si me pidieras que me comunique con el espía James Bond, que solamente fue uno de los muchísimos roles que interpretó el actor Sean Connery.

Y por supuesto no tiene ningún sentido comunicarse con el espíritu-actor que interpretó a tu abuelo porque este espíritu no tiene nada que ver con tu abuelo, de la misma forma que Sean Connery no tiene nada que ver con el espía James Bond.

Cuando nosotros nos comunicamos con el Maestro Jesús, en realidad no nos estamos comunicando con el Jesús histórico de hace dos mil años sino con su actual espíritu 100 %, ya  que Jesús fue uno de sus tantos roles que interpretó en el plano físico este Iluminado espíritu.

Simplemente decimos que nos comunicamos con Jesús o con Ron Hubbard o con Krishnamurti, etc., para que se sepa de quién se trata el espíritu con el que dialogamos. Simplemente lo nombramos por su encarnación más conocida.

Quizás sea una de las cosas más difíciles de aprender en el plano físico que aquellas personas que hemos amado, padre, madre, hermanos, hijo, amigo, en realidad fueron solamente un papel como las de una obra de teatro que dejan de existir en cuanto se baja el telón…

Jesús expresó claramente el concepto de la fugacidad del rol cuando les dijo a sus discípulos que “el que no sea capaz de desapegarse del padre, de la madre o del hermano –es decir, desapegarse de esos roles– no puede ser mi discípulo”.

En algunas Biblias las palabras del Maestro fueron tergiversadas a causa de la ignorancia porque tradujeron desapegar por aborrecer, lo cual es un total disparate, porque a los padres hay que amarlos, sin que ello signifique apegarse a ellos. Son dos cosas distintas.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

¿Los Maestros de Luz nunca se equivocan?

Estimado profesor Velmont: Usted siempre dice que los Maestros de Luz nunca se equivocan, y sin embargo Ron Hubbard en una sesión predijo que había un 60 % de probabilidades de que el próximo Papa fuera italiano y un 40 % latino, y sin embargo fue elegido un alemán, el cardenal Joseph Ratzinger (Benedicto XVI). Me gustaría una aclaración al respecto.

Gabriela P.

 

RESPUESTA

Apreciada Gabriela: Los Maestros de Luz no saben el futuro y por lo tanto no lo adivinan, sólo conjeturan sobre él. Esto lo han dicho infinidad de veces. Cuando formulan una predicción debe entenderse en el sentido de que hacen una proyección de posibilidades según las circunstancias que existen en ese momento.  Y en ese momento las circunstancias indicaban esas posibilidades.

No hay que confundir, por lo tanto, adivinación del futuro con cálculo de probabilidades. Y un cálculo de probabilidades, por más exacto que sea en un momento dado, puede fallar cuando está de por medio, como en este caso, el libre albedrío de los seres humanos.

Te doy un ejemplo: un ingeniero construye un puente y hace el cálculo de que así como está diseñado y con los materiales usados, tendrá una duración de 300 años, y resulta que al día siguiente alguien pone una bomba de alto poder y lo destruye totalmente.

¿Se equivocó el ingeniero en sus cálculos? Obviamente no, porque él no sólo no podía poner en la ecuación un hecho futuro que desconocía, sino que incluso no correspondía que pusiera algo así dentro de sus cálculos sobre la resistencia del material.

Si tú tiras una maceta de un décimo piso a la calle y predices que en cinco segundos se estrellará en el piso, pero imprevistamente el vecino del departamento del segundo piso a la calle descorre un toldo y detiene su caída, ¿acaso te equivocaste en el cálculo?

No, no te equivocaste, porque tu predicción se basaba en las circunstancias normales existentes en el momento de tirar la maceta, no en eventos posteriores que desconocías.

Sucede lo mismo que con el Tarot, cuyas cartas solamente indican el futuro probable, no el futuro que inexorablemente será.

Si tú vas a un experto en el Tarot como lo es el profesor Jorge Olguín para que te diga si tal persona hará un determinado viaje y la carta que aparece es el Carro, el profesor te dirá que sí.

¿Pero y si resulta que al día siguiente a esa persona se le ocurre no viajar y el viaje se frustra? ¿Se equivocó el Tarot? No, porque el Tarot hizo una proyección de posibilidades y en ese momento el viaje era un hecho.

Pero hay más, fíjate que detrás del Tarot están las Energías divinas, que son entidades del 7º nivel espiritual, y ni siquiera ellas brindan certeza a través de las cartas, porque éstas solamente indican probabilidades.

En una oportunidad preguntamos a Eón sobre las posibilidades de éxito de nuestro sitio Web (en ese momento teníamos un solo website) y la respuesta fue del 95 %. Al poco tiempo nuestro servidor tuvo problemas y el sitio comenzó a funcionar mal. Volvimos a preguntar a Eón y nos dijo que las probabilidades de éxito eran del 35 %.

¿Se equivocó Eón, nada menos que el Absoluto, que sabe el futuro? No, no se equivocó, porque él solamente nos indicó las probabilidades existentes en ese momento, dejando de lado el libre albedrío humano y también cualquier otro evento del futuro (que él sabía con certeza).

Si bien, como lo aclaró Eón, él no puede –no “puede” es una forma de decir, por supuesto– adelantarnos el futuro, a veces sí puede darnos una idea, como cuando nos dijo que nos preparáramos porque se iba a venir un “maremoto”.

Más tarde supimos a qué se refería: nuestros sitios Web comenzaron a ser visitados de forma masiva y empezamos a recibir infinidad de mail diarios. Fue un verdadero “maremoto” como dijera Eón.

Bueno, espero que con estas explicaciones haya quedado debidamente aclarado el punto y que sigue en pie lo que siempre decimos: los Maestros de Luz nunca se equivocan.

Bienvenida al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

El ego del profesor Horacio Velmont.

Estimado profesor Velmont: Quisiera hacerle notar que en todas sus páginas y libros se habla de que los humanos estamos en una gran mentira, ahora he leído sus libros de El Cielo responde y ya no dudo de que sé la verdad sobre su gran mediumnidad , los planos espirituales, y la Jerarquía Planetaria. Pero usted, profesor Velmont, en todos las respuestas que da y en las conversaciones con las entidades se hace pasar como si fuera  un maestro y un gran maestro de todos los habitantes de la Tierra, y que además somos unos retrógrados y sin inteligencia, así lo hace ver, se la pasa estupidiando, tontiando a la gente, que si la Astrología es mentira, que los contactados son mentiras, que los médium que hablan con muertos son mentiras, que la fe y plegarias son mitos. Usted, señor, nos dice las respuestas como si fuéramos aptos para soportar esa dosis que es de verdad… Las verdades se dicen con calma, no tontiando y estupidiando a la gente. Porque todo lo que hay de ciencia, naturaleza, misterio, etc., en la Tierra para usted es mentira. Lo que digo es que hay que buscar cómo decir algo que pueda ser tomado como verdad y con respeto. Ustedes hablan mucho del respeto. Ésta es sólo mi opinión.

Mirtha R.

 

RESPUESTA

Apreciada Mirtha: Dices lo que dices porque desconoces el mecanismo de la mente reactiva que tienen todos los seres humanos. La mente reactiva impulsa al "quedatismo", es decir, quiere dejar las cosas como están, que nada cambie. La mente reactiva parte de la base de que "es mejor malo conocido que bueno por conocer".

Entonces, nuestra lucha, la lucha de los Maestros de Luz y del Grupo Elron que colabora con ellos, es contra la abulia natural de los seres humanos ante el cambio.  

Los seres humanos no cambian tan fácilmente sus ideas, pues prefieren permanecer en el error antes que hacer el mínimo esfuerzo por buscar la verdad. Por eso se dice que "al cielo se entra por la violencia".

Picasso dijo alguna vez, no recuerdo con qué palabras exactas, que al público había que provocarlo, de lo contrario no perciben lo que estás haciendo.

Éste es precisamente mi estilo: provocar. Y fíjate que da resultado, pues tú misma te has conmocionado por lo que digo y en la forma en que lo digo.

Y aunque parezca que tengo un ego grande como una casa, mi ego es pequeño, porque lo que hago, y en la forma en que lo hago, es simplemente al efecto de provocar, ya que lo que expreso no es mío sino enseñanzas de mis Maestros.

Sería yo bastante tonto si tuviera soberbia cuando en realidad soy un ignorante al que los Maestros de Luz le tienen que enseñar todo como si fuera un niño pequeño...

Y desde ya te doy las gracias por tu observación, porque me permitirá aclarar esto para todos los consultantes, ya que es la primera vez que lo hago.

Finalmente, ¿tú crees que los “Mercaderes del Templo” se hubieran ido de allí sin los latigazos que les propinó el Maestro Jesús?

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

Consideraciones sobre la eutanasia.

Apreciado Horacio. He leído la página Web del Grupo Elron sobre la eutanasia… En ese caso dígame dónde está el límite entre mantener artificialmente una vida o secuestrar un espíritu impidiéndolo desencarnar libremente. Es francamente fácil hacer preguntas con respuestas imposibles. Dejando por sentado que nadie tira monedas para decidir sobre la vida o la muerte, cabe esperar que las personas que de algún modo están facultadas para decidir, tengan fe en decisiones difusas sin ninguna garantía de acierto o error. Por lo tanto, si desde el punto de vista espiritual lo que está en juego es el libre albedrío, ¿no sería lo correcto dejar que la naturaleza siga su curso sin forzar ni la vida ni la muerte?

Ismael A.

 

RESPUESTA

Apreciado Ismael: En principio, y aclarando los conceptos vertidos por Ron Hubbard y por Johnakan, el primero habló de la eutanasia desde el punto de vista teórico, en general, es decir, sin tomar un caso en particular, o sea, antes de que nadie haya tomado la determinación de asesinar al enfermo, y el segundo desde el punto de vista de que alguien haya cometido la eutanasia, en cuyo caso el asesinato tendrá o no sus atenuantes en el mundo espiritual.

En cuanto a la eutanasia por piedad –o asesinato por piedad, que es lo mismo–, por el solo hecho de no saber cuál es el karma del enfermo esta circunstancia ya está impidiendo que el hombre pueda tomar una determinación al respecto.

¿Tú, sabiendo que te estás generando karma y le estás generando nuevo karma al enfermo, lo asesinarías? Porque de eso se trata, de asesinato. Estamos hablando, por supuesto, de un enfermo vivo, es decir, que el electroencefalograma marque actividad, ya que en este caso el 10 % de espíritu sigue ahí.

Si se legislara asesinar por piedad, se cometería un disparate porque esa ley no tendría en cuenta el karma del enfermo y el que se generará quien lo asesine, más allá de que después en el mundo espiritual haya una evaluación.

El problema, entonces, que impide tomar una determinación sobre quien está en estado vegetativo pero vivo, es el karma. Y en esta cuestión hay que tener en cuenta que tanto es asesinato quién mata a alguien de un martillazo en la cabeza como el que lo deja morir de hambre (asesinato por omisión).

Desde ya que si el enfermo pide que lo maten, lisa y llanamente está pidiendo ayuda para suicidarse, que si se lleva a cabo genera karma para todos los involucrados.

Lo expuesto no significa que no se legisle sobre la utilización de los medios para mantener con vida a un enfermo en estado vegetativo, por ejemplo que se usen los medios ordinarios y no los extraordinarios. En este caso será el médico a cargo del paciente el que tendrá la decisión y por lo tanto la responsabilidad en la decisión que tome.

Pero nunca una legislación deberá propiciar el asesinato por piedad, porque sería una monstruosidad en sí, más allá de las obvias polémicas de nunca acabar que seguramente se presentarían.

Y siempre, siempre, estará la posibilidad de una recuperación más allá de la ciencia, de ésas que popularmente se denominan “milagrosas”, ya que nunca se sabe…

En cuanto a lo que mencionas por último sobre el libre albedrío, ¿cuántas personas que han tenido accidentes, ante sus sufrimientos atroces han pedido que las maten? Pero luego, pasado ese momento y ya recuperadas piensan en la suerte que tuvieron de que nadie les hiciera caso…

Y con respecto a que la naturaleza siga su curso, la proposición es riesgosa, porque ¿qué significa “que la naturaleza siga su curso”… ¡Si dejáramos que la naturaleza siga su curso hoy no habría nadie en el planeta Tierra!

De cualquier manera no dejo de reconocer que el tema es uno de los más difíciles de resolver a priori, porque se trata de cuestiones de hecho, es decir que cada caso hay que analizarlo en particular y no se pueden dar reglas generales.

Pero la base, reitero, es que no hay que asesinar a nadie en ninguna circunstancia, salvo, como es obvio, en defensa propia, pero esto es harina de otro costal.

Bienvenida al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

¿Por qué decimos que nos comunicamos con Jesús si éste es sólo un rol?

Estimado profesor Velmont: Con respecto a lo que comenta de los roles que uno "actúa" en el plano físico, comenta que cuando uno muere el espíritu es el que sigue su evolución y que es imposible el contacto con que hizo cuando estuvo encarnado… ¿Entonces cómo es posible que sepan que el espíritu de Jesús es el que les da las enseñanzas?, eso no lo entiendo… ¿Cómo es que telepáticamente habla el profesor Olguín con él si se supone que dicen que no se puede volver a contactar a nadie con el rol que tuvo aquí… ¿Esto no es acaso una contradicción?

Aurora E.

 

RESPUESTA

Apreciada Aurora: Lo hemos explicado muchas veces, y lo reiteraremos una vez más, que cuando nos comunicamos con el Maestro Jesús no se trata del Jesús histórico, que era un rol, sino con su espíritu 100 %.

Cuando digo que me comunico con Ron Hubbard, por ejemplo, no es con el 10 %  que encarnó y fundó Cienciología, sino con su espíritu 100 %.

Mencionamos a las entidades espirituales por su rol más conocido en el plano físico para que sepamos todos de quien se trata. Y éste es todo el misterio.

Si yo digo que me comunico con Ruanel, ¿tú sabes a quién me refiero? Muy difícil. Pero si te digo que Ruanel es el nombre del espíritu cuyo 10 % encarnó y fundó Cienciología, es decir, Ron hubbard, entonces comprenderás que es mejor que hable de Ron Hubbard y no de Ruanel, cuyo nombre no lo conoce nadie.

Te doy otro ejemplo: ¿Cuánta gente sabrá a quien me refiero si hablo de Lynda Carter? Muy poca. Pero en cambio si hablo de la Mujer Maravilla todos lo saben... ¿Captas la idea?

Bien venida al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

La verdad sobre el ataque al Pentágono y las Torres Gemelas.

Estimado profesor Velmont: Quisiera preguntarle sobre el atentado al Pentágono del vuelo 77 de AA. Hay una versión en Internet que dice que no fue un avión sino un misil. Me gustaría saber cuál es la verdad al respecto.

Adolfo M.

 

RESPUESTA

Apreciado Adolfo: Hice una sesión recientemente donde consulté el tema con el Maestro Ron Hubbard y, bueno, en realidad me llevé una sorpresa porque nunca podía imaginarme cuál era el verdadero trasfondo de la cuestión.

En este caso, más que en ningún otro, como se dice vulgarmente, la realidad superó a la ficción.

Te transcribo directamente la sesión porque fue muy exhaustiva y aclara perfectamente todas las dudas.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

 

SESIÓN DEL 22/3/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

Interlocutor: ¿Ya está incorporado, Maestro? Espero que no lo hayamos despertado…

Ron Hubbard: ¿Quién me ha convocado?

Interlocutor: Maestro, realmente me ha causado gracia oír su voz de ultratumba imitando a los antiguos médium, que consideraban que los espíritus debían escucharse así… 

Ron Hubbard: Fuera de esta broma, es importante aclararle a los consultantes que los espíritus no dormimos, estamos todo el tiempo alerta, en vigilia. Podemos sí, de alguna manera meditar para buscar alguna solución o alguna respuesta a alguna duda que tengamos o sobre alguien a quien haya que auditar.

Interlocutor: ¿En el plano espiritual no se extraña el sueño para nada?

Ron Hubbard: No sentimos sueño porque no tenemos cuerpo orgánico que se canse.

Interlocutor: Está claro… ¿Pasamos directamente al tema del ataque al Pentágono?

Ron Hubbard: De acuerdo.

Interlocutor: ¿Cómo fue este asunto tan controvertido? Digo controvertido porque no se encontraron restos del avión que supuestamente impactó en el Pentágono. Además, el avión que se dirigía a este sector militar desapareció de los radares y jamás volvió a aparecer… Por otra parte, algunos hablan de un misil… ¿Hubo algún misil?

Ron Hubbard: Sí, hubo un misil, pero mejor comencemos por el principio. La historia es así: había un avión de línea que pesaba 60 toneladas, tenía 20.000 litros de gasolina… Estamos hablando de un avión con todo su potencial que sí se dirigía hacia el Pentágono comandado por un árabe que no tenía la más mínima idea de lo que era pilotar un Boeing

Interlocutor: ¿Qué sucedió con ese avión?

Ron Hubbard: Hubo una especie de jugarreta… Hay un sistema planetario cuyos habitantes no tienen mucha vida…

Interlocutor: ¿Son humano o humanoides?

Ron Hubbard: Sus habitantes también son humanos, pues tienen el mismo ADN que los terrestres, pero no tienen la tecnología que tienen aquí a pesar de que pueden trasladarse de un mundo a otro en naves espaciales y pueden hacer viajes en el tiempo. Poseen incluso portales dimensionales.

Cuando hablo de portales dimensionales no me estoy refiriendo a las aberturas como las de las películas de ciencia ficción, sino de agujeros de gusano o worm como hacían los extraterrestres de Orión 3 para pasar a otros mundos.

Esto es lo que habían hecho ellos con su tecnología, pero les faltaba un investigador que pudiera lograr corregir la cadena de ADN porque su raza estaba muriendo.

Interlocutor: ¿De qué planeta estamos hablando?

Ron Hubbard: De un planeta llamado Bellatrix, Bellatrix IV… Su sol es azul o más bien de un tinte azulado… Pero continúo con la historia porque es muy importante para comprender lo que sucedió en el Pentágono.

Hay razas que adelantan en una materia, como la de los viajes espaciales, y no adelantan en la otra, como en la del código genético.

Esta raza ha hecho enormes adelantos en muchos temas, pero ello no impidió que su planeta se haya dividido en dos facciones, la del hemisferio Norte y la del hemisferio Sur. Entre ambos lados se había declarado una especie de guerra.

Interlocutor: Por lo que veo, en  todos lados se cuecen habas…

Ron Hubbard: Así es… Los rebeldes del hemisferio Sur enviaban misiles a los habitantes del  hemisferio Norte, que era la parte pacífica, para destruir sus ciudades.

Estos misiles eran de un tipo energético que casi no dejaba huellas. Era un misil que directamente destruía lugares pero sin dejar ningún resto porque la misma materia del misil desaparecía al impactar.

Estos seres podían viajar por portales dimensionales, para llamarlos de alguna manera, a otros mundos, y en un momento dado visualizaron al planeta Tierra mediante esos portales.

Así como se ha dicho que había portales en las Pirámides y los seres de Orión 3 podían viajar a través de ellos a su propio planeta, estos seres de Bellatrix IV lograron, con unos aparatos similares a los televisores terrestres, visualizar lo que sucedía en el 2001 en Estados Unidos.

Así, vieron que había un avión de línea que se estaba dirigiendo al Pentágono con la intención de impactar allí…

Interlocutor: ¿El que pilotaba ese desquiciado y suicida piloto novato?

Ron Hubbard: Correcto… En ese avión de línea viajaban, además de los pasajeros de rutina, doctores, un embajador, y también había dos científicos expertos en biología molecular, esos que corrigen el ADN y cosas similares.

Esto les interesó sobremanera a los seres de Bellatrix IV…

Interlocutor: ¿Y todo eso lo pudieron captar con sus aparatos?

Ron Hubbard: Sí, pero aparte viajaron por el tiempo un día antes y estudiaron todo el asunto.

Interlocutor: ¿Usted me quiere decir que estaban al tanto de todo porque habían viajado en el tiempo y lo habían averiguado?

Ron Hubbard: Tal cual. Y también sabían que iba a haber un atentado.

Interlocutor: ¡Vaya, qué interesante! ¿Y por qué no lo evitaron?

Ron Hubbard: No lo evitaron porque se desentendían de ese asunto, ya que su propósito era otro. Por lo general, los seres de otros mundos no se meten en los hechos conflictivos terrestres, ni políticos, ni territoriales…

Interlocutor: ¿Qué fue lo que hicieron en realidad?

Ron Hubbard: Aquí viene la parte que más va a traer debate entre los consultantes…Hicieron lo que en el planeta Tierra se llama “doble jugada”. Cuando el Boeing estuvo a pocos kilómetros del Pentágono le pusieron delante un portal dimensional y de esta forma se lo llevaron con todo el pasaje a Bellatrix IV.

Interlocutor: ¡Con razón había desaparecido de los radares!

Ron Hubbard: Claro, y esta fue la primer jugada. La segunda fue la siguiente: de inmediato, en milésimas de segundos –porque estos seres de Bellatrix IV no sólo pueden manejar el portal sino también el tiempo– envían en reemplazo del Boeing el misil que dispararon contra el Norte los del hemisferio Sur.

Interlocutor: ¡Increíble! Aquí como nunca se da aquello de que “la realidad supera a la ficción”…

Ron Hubbard: Y ese misil que iba a impactar en la ciudad del Norte impacta en el Pentágono.

Interlocutor: Como decimos aquí en el plano físico, “es cosa de locos”…

Ron Hubbard: Tú seguramente pensarás en lo crueles que son los seres del hemisferio Norte de Bellatrix. Sin embargo, no sólo no son crueles, sino que son misericordiosos, honestos, pacíficos… Los crueles son los del hemisferio Sur.

Interlocutor: No entiendo bien el hecho de que si son “buenas personas” hayan dejado que un misil que iba dirigido a ellos fuera a matar gente del Pentágono…

Ron Hubbard: Bueno, un abogado defensor de los seres del hemisferio Norte diría: “Al fin y al cabo la destrucción que causó el misil era la misma destrucción que iba causar el avión y, por otra parte, salvaron de la muerte a todos los pasajeros que iban en el Boeing”.

Interlocutor: ¿Cómo lo hicieron?

Ron Hubbard: Ellos tienen una tecnología avanzadísima y simplemente manejaron fuerzas electromagnéticas.

Interlocutor: ¿Todos los pasajeros fueron llevados a Bellatrix IV, entonces?

Ron Hubbard: Así es. Incluso al desquiciado piloto iraquí le han cambiado su mente modificándole algunas neuronas y ahora está más pacífico…

Interlocutor: ¿Le lavaron el cerebro?

Ron Hubbard: ¿Tú te refieres a las técnicas que usaban los nazis?

Interlocutor: Sí, algo así.

Ron Hubbard: No, para nada. Solamente le han modificado algo de su decodificador para que capte mejor los conceptos de su Thetán, y ahora, a pesar de ser un espíritu del plano 3, está menos belicoso.

Interlocutor: ¿Los pasajeros están cómodos en Bellatrix IV?

Ron Hubbard: No se crearon ningún shock porque sabían que el avión estaba dominado por terroristas,  que se iba a estrellar y que la muerte iba a ser segura. Además, uno de los iraquíes estaba manteniendo a raya a la tripulación y a los pasajeros a punta de ametralladora.

Interlocutor: ¿Cómo pudo entrar esa ametralladora?

Ron Hubbard: La explicación obvia es que hubo muchas fallas en los controles de los aeropuertos. A consecuencia del “todo es por algo”, ahora los aeropuertos están en “Alerta Naranja” y hoy es prácticamente imposible entrar con armas a los aviones.

Interlocutor: Está claro…

Ron Hubbard: Vuelvo al incidente… Dos cámaras de videos lograron filmar el misil que fue intercambiado por el Boeing por los seres de Bellatrix IV.

Interlocutor: ¿A qué velocidad viajaba el misil?

Ron Hubbard: En un determinado momento llegó casi a los 900 kilómetros por hora.

Interlocutor: ¿Las cámaras de video llegaron a filmar el intercambio?

Ron Hubbard: De alguna manera sí, porque hubo una cámara que filmaba el avión que se dirigía al Pentágono y…

Interlocutor: ¿Y entonces se vio como desaparecía el avión y aparecía de pronto el misil?

Ron Hubbard: El misil no se vio sino que solamente se percibió algo así como una figura que va a tremenda velocidad a ras del suelo, a casi 60 centímetros de él.

Fíjate que el misil atravesó una autopista a la velocidad de 900 kilómetros por hora y sin embargo no afectó a ningún automóvil. Si hubiera sido un avión que viaja a tan poca altura la misma fuerza expansiva del aparato hubiera hecho volcar a todos los vehículos que se encontraban a su paso.

Interlocutor: ¿Pero un misil no debiera haber provocado algo parecido?

Ron Hubbard: No, porque este misil no estaba hecho del mismo material que los misiles terrestres ya que se trataba de un proyectil energético.

Interlocutor: Ahora voy entendiendo…

Ron Hubbard: Un avión, salvando las distancias, barre el aire igual que lo hace un abanico. Ese misil energético, en cambio, no movía masas de aire precisamente por ser energético. Entonces el aire prácticamente no oponía resistencia.

Interlocutor: Ahora entiendo el por qué no quedaron huellas, algo que intriga sobremanera a los investigadores.

Ron Hubbard: En el Pentágono hay cinco muros de concreto de hormigón tan grandes que un misil terrestre no los atravesaría y menos aún un avión. Y sin embargo este misil energético lo hizo.

Además, es obvio que un avión de las características del Boeing no podría penetrar en un agujero tan pequeño en el que solamente entraría la cabina. Es decir, el resto del aparato, alas, fuselaje, etc., tendrían que haber quedado a la vista y hay fotos que revelan que nada de esto sucedió.

Interlocutor: Eso es lo que intrigó a todos, que las fotos revelan claramente que no hubo ningún avión que colisionara contra el Pentágono… ¿Y en donde terminó ese misil energético?

Ron Hubbard: En el centro del Pentágono, después de horadar los cinco muros.

Interlocutor: ¿Y que vieron los testigos que trabajaban adentro del Pentágono? Me refiero al misil energético.

Ron Hubbard: No vieron nada. Solamente vieron una fuerza que destrozaba todo y escucharon tremendas explosiones.

Interlocutor: ¿Y cuál es la prueba que tienen de que fue un misil?

Ron Hubbard: Ninguna, pues no lo saben. La única prueba que tienen es el destrozo, pero no saben con certeza qué es lo que lo causó.

Interlocutor: En la sesión anterior usted dijo que en el Pentágono sabían lo que había sucedido… ¿En qué sentido sabían?

Ron Hubbard: En el Pentágono conjeturan que fue un ataque extraterrestre.

Interlocutor: Bueno, de alguna manera no se equivocan.

Ron Hubbard: Claro, porque en realidad sí fue un ataque extraterrestre. Pero no fue un ataque en el sentido tradicional bélico…

Interlocutor: Esto está perfectamente claro… Ahora me surge la pregunta sobre si ese piloto iraquí a pesar de ser un novato hubiera llegado a impactar en el Pentágono… Lo pregunto porque según dicen los pilotos expertos, un novato jamás podría viajar con un Boeing a ras del suelo como para impactar en ese lugar.

Ron Hubbard: Ese avión, considerando la dirección que llevaba justo antes de ser absorbido por el portal dimensional, tendía a caer en el césped adyacente al Pentágono.

Interlocutor: Es decir que si no hubieran intervenido los extraterrestres ese avión se estrellaba en el césped y entonces hubiera aparecido el avión destrozado e innumerables cadáveres.

Ron Hubbard: Correcto… Cuando el avión es reemplazado por el misil, el misil no sigue el mismo trayecto del Boeing y por eso impacta en el Pentágono.

Interlocutor: Está claro.

Ron Hubbard: Hay infinidad de fotos sobre el suceso e incluso, como ya dije, dos videos filmados.

Interlocutor: ¿Estos videos fueron eliminados?

Ron Hubbard: Los militares querían hacerlo pero cuando llegaron ya habían trascendido al público. De cualquier manera la versión oficial sigue siendo la misma, es decir que en el Pentágono se estrelló el avión comandado por el iraquí.

Interlocutor: Lo cual es un total disparate…

Ron Hubbard: Por supuesto… Dicen que la enorme fricción desintegró el aparato, ¿y dónde están los cadáveres entonces?

Interlocutor: De cualquier manera nadie cree la versión oficial…

Ron Hubbard: Sería absurdo que alguien pudiera creerla.

Interlocutor: Esto parece haber quedado perfectamente aclarado… Ahora quiero pasar al ataque de las Torres Gemelas.

Ron Hubbard: Aún hay algo importante que aclarar respecto al hemisferio Norte de Bellatrix IV… Esos dos científicos expertos en biología molecular que iban en el Boeing, agradecidos con los seres que los salvaron de una muerte segura, desde aquel momento, a la fecha ya hace cuatro años  –ambos planetas tienen la misma medida de tiempo– están cooperando con ellos, tratando de prolongar su raza.

Y la región del Sur, que era enemiga acérrima de los del Norte, creyendo que los de este hemisferio había descubierto la tecnología como para neutralizar sus misiles energéticos, se rindió.

Interlocutor: ¿Nunca supieron los del Sur que los del Norte desviaron la trayectoria del misil hacia otro planeta?

Ron Hubbard: No, no lo supieron. Pensaron que lo habían neutralizado con un campo gravitatorio. Esta circunstancia los impulsó a la paz y ahora los científicos del Sur están cooperando con los del Norte en los experimentos sobre el ADN.

Ahora pasemos al ataque a las Torres Gemelas.

Interlocutor: Bien… El asunto clave que aquí se plantea es: ¿cómo puede ser que Bin Laden y  unos pilotos inexpertos hayan podido llevar a cabo la logística necesaria para derribar con tanta precisión dos torres de tan tremendo tamaño, que en 9 segundos cayeron y quedaron hechas polvo. La primera pregunta, lógicamente, es si hubo aquí intervención extraterrestre.

Ron Hubbard: No, no hubo ninguna intervención extraterrestre.

Interlocutor: ¿Entonces cómo fue? Porque yo he visto la destrucción de edificios a través de implosiones, pero los expertos tardaron varios meses en prepararlos y además lo hicieron poniendo cargas explosivas en varias partes del edificio a derrumbar cuidadosamente seleccionadas.

Ron Hubbard: Empecemos por lo primero. El piloto que comandaba el Boeing que se pretendía impactar en el Pentágono era realmente un novato, pero los pilotos que iban al mando de los dos aviones que impactaron en las Torres Gemelas no eran novatos, sino muy expertos y sabían muy bien lo que estaban haciendo.

Interlocutor: Aquí encuentro otro de los muchos errores de apreciación de los investigadores, porque todos dijeron que los pilotos eran inexpertos. Bien. Ahora pregunto cómo puede ser que las Torres hayan implosionado con solo el impacto de los aviones… ¿Hubo acaso saboteadores que pusieron cargas explosivas de dinamita dentro de los edificios?

Ron Hubbard: No, no hubo tal cosa. Además, la dinamita nunca hubiera podido producir el efecto de destruir las Torres tal como fueron destruidas. El asunto fue de otra manera.

A diferencia de otros países cuyas torres están hechas de hormigón, las Torres Gemelas, por la altura que tenían, de 400 metros, eran prácticamente de una estructura de metal tan, pero tan fuerte, que hubiera aguantado cualquier impacto. Eran más fuerte que las torres hechas con hormigón.

El Talón de Aquiles, si se entiende lo que quiero significar, está en el mismo acero, porque si esas Torres hubieran sido de hormigón, capaz que se hubiera quebrado la punta con el impacto de los aviones pero no se hubieran derretido.

El combustible que estalló produjo un calor tan inconmensurable que prácticamente fue derritiendo el acero.

Interlocutor: ¿Pero como pudo caer el edificio, como dicen los investigadores que cayó, en 9 segundos, prácticamente en caída libre, y además hacerse polvo? Los expertos dicen que eso es algo imposible con el solo estallido del combustible…

Ron Hubbard: Eso es falso, porque no cayó en 9 segundos. Si hablamos de 9 hablemos de 9 minutos, no de 9 segundos.

Interlocutor: Bueno, aquí encuentro otro error o falsedad de los investigadores.

Ron Hubbard: Las Torres tardaron en caer en el tiempo que tardó en derretirse el acero.

Interlocutor: ¿Y el polvo en que quedaron convertidas las Torres? Porque según se dijo no quedaron trozos de nada.

Ron Hubbard: Eso también es falso. En la destrucción de las Torres no hay ninguna cosa extraña, ninguna trampa, ningún enigma. Hubo un polvo que se expandió por veinte cuadras a la redonda, eso sí, pero escombros hubo.

Se han encontrado los restos del avión, hubo cadáveres calcinados, trozos de objetos, etc. Fue un hecho normal sin ningún misterio. Lo único anormal, si se quiere llamarlo así, es que fue presenciado por naves extraterrestres.

Interlocutor: Sí, eso ya lo habíamos aclarado hace algún tiempo en otra sesión… ¿De dónde eran las naves?

Ron Hubbard: De varias procedencias, de Espiga, de Bellatrix IV… Justamente la nave que fue filmada pertenece a Bellatrix IV.

Interlocutor: Y bien clarita que fue filmada…

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Fue un atentado exclusivamente terrorista o hubo connivencia con algún sector del gobierno norteamericano? La pregunta concreta que hago en primer lugar es si en las altas esferas del gobierno se sabía del atentado que se iba a producir, lo mismo que sucedió con Pearl Harbor?

Ron Hubbard: Si, ambos casos son similares. Se sabía lo que iba a suceder pero no lo impidieron por negligencia.

Interlocutor: ¿Negligencia o connivencia?

Ron Hubbard: No, connivencia no, negligencia.

Interlocutor: ¿En ninguno de los dos casos, entonces, se dejó que sucediera sin hacer nada para aprovechar la coyuntura? Con respecto a Pearl Harbor, por ejemplo para que Estados Unidos tuviera la excusa para entrar en guerra y con respecto al gobierno de Busch para atacar Irak.

Ron Hubbard: No, eso es un error. En ambos casos hubo negligencia. En el caso de Pearl Harbor, si tú repasas un poco la historia, te darás cuenta que Estados Unidos no tenía prácticamente en aquel entonces ninguna capacidad bélica.

Después del ataque a Pearl Harbor tuvieron que trabajar las fábricas las 2IV horas del día para pertrecharse, con armas, aviones, etc. Incluso si el día hubiera tenido más horas también las hubieran trabajado.

Interlocutor: ¿Entonces es toda una infamia sospechar que Roosevelt dejó que los japoneses atacaran a Pearl Harbor como excusa para entrar en guerra?

Ron Hubbard: Totalmente. Al contrario, él tenía tanta impotencia ante el ataque por la carencia de armamento que dio orden de trabajar intensamente a todas las fábricas para prepararse y darles una lección a los japoneses.

Incluso ordenó que todas las fábricas de acero que estaban haciendo otras cosas dejaran de hacerlo y se dedicaran a los armamentos.

Las fábricas de autopartes, de automotores, etc., por ejemplo, apoyaron durante meses a las fábricas de aviones y de armamentos.

Interlocutor: ¿Pero entonces Estados Unidos no presionó para nada al Japón para que los atacara como dicen algunos historiadores?

Ron Hubbard: No, para nada. Fue un total acto de traición de los japoneses.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, Estados Unidos no quería entrar en guerra y no tuvo más remedio que hacerlo después de Pearl Harbor?

Ron Hubbard: Así es. Y por suerte. Por suerte para la libertad del mundo en aquel entonces, porque fue Estados Unidos el país que dio vuelta la guerra, ya que de lo contrario la hubiera ganado Alemania, Japón e Italia.

Interlocutor: Entiendo…

Ron Hubbard: Volviendo al 2001, el ataque a las Torres Gemelas fue el resultado de un acto de total negligencia del gobierno porque muchos habían advertido a los funcionarios responsables que se planificaba un ataque contra un objetivo importante, pero no militar, en el propio corazón de Nueva York.

Interlocutor: Esto esta suficientemente claro… ¿Entonces toda esa gente que escribió libros planteando la hipótesis sobre un autoatentado ha sido influenciado por los espíritus del Error? Lo pregunto porque estoy viendo, por lo que usted me está diciendo, que han falseado los hechos. Incluso yo mismo creí esos hechos falsos…

Ron Hubbard: ¡Por supuesto que están detrás los espíritus del Error! Se podrá criticar a tal o cual gobierno de Estados Unidos sobre si es mala o buena la dirección en la que está llevando al país, pero nunca enrostrarle el sabotear a su propia Nación como excusa para hacer una invasión.

Interlocutor: ¿Puedo poner, entonces, con todas las letras, que tal perversión no existió?

Ron Hubbard: Sí, puedes ponerlo con todas las letras. A tal extremo, no.

Interlocutor: ¿Tengo que presumir entonces que todos los que han escrito sobre la hipótesis de un autoatentado son puros difamadores?

Ron Hubbard: Yo diría más bien que son comerciantes y hablar de un autoatentado favorece la venta de los libros.

Interlocutor: ¿Se puede decir que lo que hizo el gobierno de Bush es aprovechar para sus propios fines el ataque a las Torres Gemelas?

Ron Hubbard: Eso sí, pero no que le pusieron la capa roja al toro para que éste embistiera y así tener la excusa para matarlo porque “él me atacó primero”… Esto deséchalo totalmente.

Interlocutor: Está bien, creo que el punto está aclarado… Volviendo al ataque a las Torres Gemelas, ¿hubo algún factor suerte?

Ron Hubbard: Ten en cuenta que a la distancia las Torres se ven pequeñas, pero cerca son edificios monstruosos.

Interlocutor: ¿Eran militares los pilotos?

Ron Hubbard: No, eran civiles pero con mucho conocimiento de vuelo.

Interlocutor: ¿Eran lisa y llanamente suicidas?

Ron Hubbard: Sí, totalmente. Además, los eligieron bien. Tenían muy buen aval. Su conducta era encomiable… En aquella época los aeropuertos no estaban tan vigilados y ellos exhibieron su carnet de aviador en perfectas condiciones, con una foja de servicios intachable, con los mejores antecedentes.

Interlocutor: ¿Es decir que el atentado se preparó durante muchos meses y no fue algo improvisado?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto. Incluso se había previsto otros pilotos de la misma envergadura por si ese día algunos de los elegidos se enfermaba o tenía alguna crisis o cualquier otro impedimento para volar.

Interlocutor: Sigo pensando que el ataque a las Torres Gemelas es algo asombroso por lo perfecto que salió… ¿Usted me ratifica que no hubo ninguna carga explosiva dentro del edificio?

Ron Hubbard: No, porque lo que estalló y produjo la caída de las Torres fue el combustible de los aviones. No te olvides que estamos hablando de 20.000 litros de gasolina muy inflamable en los tanques de cada avión.

Interlocutor: Yo leí en algún artículo que para que el acero se funda se necesita más temperatura de la que podía producir la explosión de la gasolina…

Ron Hubbard: No, no es así. La elevación de la temperatura que produjo el estallido del combustible fue suficiente para fundir el acero. Además, el mismo calor se fue retroalimentando elevándose a niveles considerables. La estructura se derrumbó porque cada piso incidió sobre el otro y no hubo ningún soporte que pudiese contener el derrumbe.

Interlocutor: ¿Fue una implosión o algo parecido a una implosión?

Ron Hubbard: No, no fue en realidad una implosión de las Torres, sino directamente un derrumbamiento sobre sí mismas. Lo que hace la implosión es quitar el aire y el derrumbe va hacia adentro, y en este caso fue un “pancake”, es decir, cada parte que se derrumba incide sobre las siguientes.

Interlocutor: ¿Usted dice que no hubo nada de azar en esto?

Ron Hubbard: No, no fue azar, fue todo calculado.

Interlocutor: ¿Pero el efecto que produjo el impacto no fue acaso mejor que el esperado por los terroristas?

Ron Hubbard: En ese sentido sí, pues ellos no esperaban la destrucción de las Torres en la medida en que sucedió.

Interlocutor: Otra cosa que tengo para preguntar es que a los investigadores les intriga que cualquier periodista pueda entrevistar a Bin Laden pero los servicios de inteligencia de Estados Unidos no pueden ubicarlo.

Ron Hubbard: Eso es falso, pues no cualquiera puede entrevistarlo. Sólo pueden hacerlo gente de suma confianza y previo pasar por muchos controles.

Interlocutor: ¿Nada que ver, como dicen, que si Estados Unidos lo encuentra se acabó el juego?

Ron Hubbard: No, porque si lo encuentran no se acabó el juego, ya que aparecerán otros y la cosa seguirá. En realidad, Bin Laden no es una persona sino un personaje, si se entiende la diferencia. Si él desaparece, de inmediato surge otro de similar carisma.

Interlocutor: ¿Estarán preparando otro atentado?

Ron Hubbard: Mientras el fundamentalismo exista siempre habrá atentados…

Interlocutor: ¿Por qué murieron tan pocas personas? Creo que al final el recuento de los fallecidos daba algo así como menos de tres mil. Se calcula que debía haber en el momento del ataque por lo menos veinte mil personas trabajando en las Torres. ¿No es extraño?

Ron Hubbard: No, para nada. El ataque a las Torres fue realizado en un horario muy temprano y el conjunto de los trabajadores accedía al lugar algo así como media hora o una hora más tarde.

Interlocutor: ¿Éste es todo el misterio?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Entonces, en definitiva, todos los que están especulando sobre un autoatentado están falseando los hechos?

Ron Hubbard: Lo que están haciendo es vender libros…

Interlocutor: Entiendo la ironía… ¿Habría algo más para agregar sobre este tema?

Ron Hubbard: Solamente que, volviendo al principio de la sesión, el hecho de que los seres de Bellatrix IV se hayan apoderado del avión, con este acto han salvado vidas que de otra manera hubieran perecido al impactar sobre el suelo, y digo impactar sobre el suelo porque tal como iba ni siquiera iba a rozar el Pentágono pues caería en el césped adyacente.

Interlocutor: ¿Los pasajeros del avión que ahora están en Bellatrix IV no extrañan a sus familias?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto, y muchos de ellos están en lo que aquí se llaman psicólogos. Algunos han propuesto incluso abducir a sus familiares para estar juntos nuevamente, pero los seres de Bellatrix se han negado sosteniendo que ellos para la Tierra están muertos y así deben ser considerados. Se les ha dicho que tienen que hacer de cuenta que están viviendo una vida prestada.

Interlocutor: ¿Se han adaptado estas personas a ese otro planeta?

Ron Hubbard: Sí, se han adaptado perfectamente, incluso tienen libertad para trabajar en lo que deseen o estudiar, sea música, literatura u otras artes.

Interlocutor: ¿Por casualidad algún Yo Superior de los trabajadores de las Torres Gemelas avisó de alguna manera a su parte encarnada para que ese día no fuera a trabajar?

Ron Hubbard: No, en este caso no.

 

 

SESIÓN DEL 21/3/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

 

Interlocutor: Sabemos que a Benjamín Solari Parravicini se lo considera un profeta y también sabemos que cuando lo consultamos con ustedes la respuesta es que las profecías no existen porque nadie puede saber el futuro, salvo el Absoluto y los viajeros del tiempo, que como pauta no lo dirán, salvo las infidencias que puedan cometer estos últimos.

Aclarado esto, mi pregunta es: ¿cómo es posible que esta persona haya podido anticipar de alguna manera el ataque a las Torres Gemelas, porque en un dibujo que hizo sobre la Estatua de la Libertad se ve a ésta partida en dos con una leyenda de su puño y letra que dice: “La libertad de Norteamérica perderá su luz, su antorcha no alumbrará como ayer y el monumento será atacado dos veces”.

Mi pregunta, quizás un poco necia, es volverle a preguntar para ratificarlo, ¿no hubo para nada ninguna infidencia de algún viajero del tiempo, sea de la parte encarnada de este viajero o de su Thetán?

Ron Hubbard: Podemos pensar que la referencia es a las Torres Gemelas y a infinidad de cosas más, como a dos ataques directamente a la estatua.

Interlocutor: Que pueden suceder o no…

Ron Hubbard: Exacto, que pueden suceder o no. El hecho de que el ataque haya sido a las Torres gemelas y dejar en “Alerta Naranja” permanente a los aeropuertos, seguramente impide otros ataques que tal vez podrían dirigirse a la Estatua de la Libertad.

Interlocutor: ¿Usted me está queriendo decir que en el dibujo de Parravicini y en su leyenda cada uno puede interpretar lo que quiera a su antojo?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Y en este caso interpretar que el dibujo y leyenda de Parravicini se refiere a las Torres Gemelas es totalmente antojadizo?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Así de simple?

Ron Hubbard: Así de simple. ¿Por qué quieres ver complicaciones donde no las hay?

Interlocutor: ¿Pero acaso tuvo alguna intuición o fueron los espíritus del Error que se lo dictaron?

Ron Hubbard: Ni lo uno ni lo otro, fue directamente su mente reactiva. Hay muchos supuestos profetas que han hablado generalidades como que “se descubrirá el secreto de las Pirámides”, ¡y con esto hay tanta tela para hilar!…

Interlocutor: Es decir que cuando alguien “profetiza” con generalidades esta profecía terminando siendo como el famoso Test de Roscharch, donde cada uno ve lo que quiere ver…

Ron Hubbard: Exacto.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, ni de casualidad, se relaciona lo que dijo Parravicini con los viajeros del tiempo?, la única forma, por otra parte, de anticipar el futuro…

Ron Hubbard: Tú lo has dicho: ni de casualidad. Tienes que comprender que algo como lo que ha dibujado y ha dicho esta persona es algo muy distinto a contactarse por ejemplo con un águila –estoy hablando metafóricamente– y que el águila diga “veo una pequeña inundación, que se va a acercar y en menos de diez o doce horas va a estar aquí”, y que la hormiga que está a ras del suelo diga que “eso es una tontería”.

Esto es creíble, y ya pasó cuando Ketter, el Anciano de los Días, predijo años atrás que en el centro de la galaxia había un agujero negro. No fue ningún predestinador ni ningún adivino. Simplemente lo dijo por tener la técnica y estar contactado con seres que estaban cerca de ese centro de la galaxia. Esto no es adivinación y es válido.

Obviamente, si hubiera un viajero del tiempo que se lo está “soplando” a tu Thetán y tú lo dices, también es válido. Pero en el caso de esta persona no fue ninguna de las dos cosas.

Puede haber cosas que se dicen y son intuitivas… De pronto uno puede decir que caerá tal gobierno en tal país o cosas parecidas, pero esto entra dentro de la lógica de la especulación y nada más.

Interlocutor: ¿Por qué puede habérsele ocurrido a Parravicini algo así?

Ron Hubbard: Simplemente porque su mente reactiva estaba en contra de la supuesta libertad, que para él era opresiva, de Estados Unidos. Y la referencia a que la Estatua de la Libertad va a ser golpeada dos veces no fue más que una expresión de deseos manifestada de esa manera. No hay más que esto.

Interlocutor: ¿Usted puede percibir en qué estaba pensando Parravicini cuando hizo el dibujo y escribió la leyenda?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto: su mente reactiva, como dije, estaba en contra de la supuesta libertad de Estados Unidos, como diciendo que oprimía a otros países mediante una supuesta democracia y entonces su mente reactiva lo hizo “predecir” irracionalmente de esa manera. Fue nada más que una expresión de deseos destructiva manifestada de la forma en que lo hizo.

Interlocutor: Es decir, en concreto, que las interpretaciones que se hacen en la actualidad de ese dibujo de Parravicini y su texto nada tienen que ver con lo que sucedió con las Torres Gemelas.

Ron Hubbard: Correcto… Es algo parecido a que tú tengas un coche pequeño y veas a una persona con un coche importado y entonces tú digas: “Predigo que esta persona chocará contra un muro de cemento y se hará puré”. Y lo único que estás haciendo es manifestar una fuerte expresión de deseos de que tal cosa suceda. Si luego ese automóvil choca, eso no significa que tú hayas predicho nada.

Interlocutor: ¿Todo esto quiere decir que si Parravicini hubiera dicho que el monumento será atacado tres veces estarían esperando un tercer ataque?

Ron Hubbard: Si hubiera dicho tres veces también sería válido porque incluirían el ataque al Pentágono. Y también sería válido si hubiera dicho que será atacado una sola vez, porque fue en un solo día.

Interlocutor: ¿Está Jorge como para seguir y tocar directamente el tema del ataque a las Torres Gemelas y al Pentágono?

Ron Hubbard: No, lo tendremos que dejar para la próxima sesión.

Interlocutor: Bien, pero por lo menos quisiera saber si hay algo raro en todo esto. Lo pregunto porque estuve estudiando el tema y los datos que hay no concuerdan para nada.

Ron Hubbard: Hubo intervención extraterrestre.

Interlocutor: ¡No me diga! ¡Con razón las piezas no encajaban! ¿Ellos lo saben?

Ron Hubbard: ¡Pero por supuesto que lo saben! ¿Cómo no lo van a saber?

Interlocutor: ¿Por eso lo ocultan?

Ron Hubbard: ¡Claro que sí! Ellos no han encontrado nada, ningún resto del avión que presuntamente se iba a estrellar en el Pentágono.

Interlocutor: ¿Usted me está diciendo que Bin Laden no tuvo nada que ver?

Ron Hubbard: No, lo que estoy diciendo es que los extraterrestres aprovecharon la oportunidad.

Interlocutor: Ahora entiendo… Bueno, no quiero profundizar más porque prefiero dejarlo para la próxima sesión donde profundizaremos en el tema… ¿Le parece bien?

Ron Hubbard: De acuerdo.

Interlocutor: ¿Algo más que quiera agregar?

Ron Hubbard: No, solamente que estoy muy entusiasmado de volverme a contactar contigo por intermedio de este receptáculo.

Interlocutor: Antes de concluir la sesión quiero comentarle algo que me ha ocurrido en esta sesión que en ninguna otra me sucedió, y es que Jorge desapareció completamente y en la habitación estábamos solamente usted y yo… Me extraña porque en las otras sesiones siempre éramos tres, pero en esta no… Es una rara sensación de una fuerte presencia suya aquí…

Ron Hubbard: Es por mi mismo entusiasmo… Hay un aprecio personal… Uno dice que en el plano 5º no hay aprecio personal… Sí que lo hay. Nosotros sabemos que tenemos más afinidad con unos espíritus que con otros, pero como los espíritus de los planos IVº y 5º no tenemos ego, no nos ofendemos si de repente yo tengo más afinidad con unos espíritus que con otros.

Yo contigo, Horacio, tengo una afinidad, del uno al diez, de diez… Tal vez con otra entidad tengo una afinidad ocho, y si esa entidad es una entidad de Luz no se va a ofender por ello, porque la ofensa es ego…

Los dejo con toda mi Luz…

Interlocutor: Hasta luego, Maestro, y gracias.

 

¿El presidente Roosevelt traicionó a su patria con el ataque a Pearl Harbor?

Estimado profesor Velmont: Uno de los debates interminables de la historia es si el entonces presidente Franklin Delano Roosevelt sabía con exactitud cuándo y dónde los japoneses iban a atacar a Estados Unidos pero no hizo nada para impedirlo porque quería desesperadamente que su país entrara en guerra. ¿Cuál es la verdad?

Claudio L.

 

RESPUESTA

Apreciado Claudio: Antes de responderte quisiera sintetizar la historia de este ataque para aquellos consultantes que la ignoren.

 

El 7 de diciembre de 1941 la aviación japonesa atacó por sorpresa la base naval de Pearl Harbor en Hawaii, donde se concentraba la flota de guerra norteamericana del Pacífico.

Los buques de guerra anclados en el puerto fueron fácil blanco para los aproximadamente 360 aviones de guerra japoneses que participaron en el ataque. Los norteamericanos sufrieron 3400 bajas con 2300 muertes. El ataque dañó seriamente el poder naval y aéreo norteamericano en el Pacífico.

Sin embargo, esta agresión galvanizó al pueblo norteamericano y Roosevelt consiguió que al día siguiente, el 8 de diciembre de 1941, el Congreso aprobara la declaración de guerra contra Japón.

La falta de previsión de las autoridades militares ante un eventual ataque provocó duras críticas en aquel momento. E, incluso, algunos historiadores han sugerido que Roosevelt conocía el ataque y no hizo nada por impedirlo para así meter a Estados Unidos en la guerra.

No obstante, la mayoría piensa actualmente que, si bien los militares norteamericanos eran conscientes de la probabilidad de un ataque japonés, no sabían con exactitud el cuándo y el dónde.

 

La tesis que sostienen algunos historiadores acerca de que Roosevelt sabía del ataque y que no hizo nada por razones de conveniencia, es pura infamia.

El presidente Roosevelt, hasta el momento en que los japoneses atacaron Pearl Harbor, no deseaba la guerra… ¿Cómo iba a desearla si Estados Unidos estaba inerme porque no contaba con suficientes armamentos?

La prueba de esto es que después del ataque el país entero trabajó las 24 horas del día para fabricar armas de guerra, aviones y todas esas cosas que se necesitan para un conflicto bélico.

Esto no es una teoría mía sino que hemos hecho la consulta en sesión y la respuesta de los Maestros de Luz fue que, de la misma forma que el ataque a las Torres Gemelas no fue un autoatentado, el ataque japonés a Pearl Harbor no fue facilitado por Roosevelt para que Estados Unidos entre en guerra.

Quienes opinan de forma contraria están inducidos por los espíritus del Error, que ya sabemos cómo utilizan a aquellos que ingenuamente se prestan, es decir, retorciendo las cosas para que la verdad se distorsione de modo que la mentira resultante parezca auténtica.

Además, en estas cosas siempre está de por medio la cuestión económica: la verdad no vende, la mentira sí.

Te transcribo seguidamente la parte de la sesión donde se trató el tema:

 

 

SESIÓN DEL 22/3/05

 

Médium: Jorge Olguín.

Interlocutor: Horacio Velmont.

Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

 

 

Interlocutor: ¿Fue un atentado exclusivamente terrorista o hubo connivencia con algún sector del gobierno norteamericano? La pregunta concreta que hago en primer lugar es si en las altas esferas del gobierno se sabía del atentado que se iba a producir, lo mismo que sucedió con Pearl Harbor?

Ron Hubbard: Si, ambos casos son similares. Se sabía lo que iba a suceder pero no lo impidieron por negligencia.

Interlocutor: ¿Negligencia o connivencia?

Ron Hubbard: No, connivencia no, negligencia.

Interlocutor: ¿En ninguno de los dos casos, entonces, se dejó que sucediera sin hacer nada para aprovechar la coyuntura? Con respecto a Pearl Harbor, por ejemplo para que Estados Unidos tuviera la excusa para entrar en guerra y con respecto al gobierno de Busch para atacar Irak.

Ron Hubbard: No, eso es un error. En ambos casos hubo negligencia. En el caso de Pearl Harbor, si tú repasas un poco la historia, te darás cuenta que Estados Unidos no tenía prácticamente en aquel entonces ninguna capacidad bélica.

Después del ataque a Pearl Harbor tuvieron que trabajar las fábricas las 24 horas del día para pertrecharse, con armas, aviones, etc. Incluso si el día hubiera tenido más horas también las hubieran trabajado.

Interlocutor: ¿Entonces es toda una infamia sospechar que Roosevelt dejó que los japoneses atacaran a Pearl Harbor como excusa para entrar en guerra?

Ron Hubbard: Totalmente. Al contrario, él tenía tanta impotencia ante el ataque por la carencia de armamento que dio orden de trabajar intensamente a todas las fábricas para prepararse y darles una lección a los japoneses.

Incluso ordenó que todas las fábricas de acero que estaban haciendo otras cosas dejaran de hacerlo y se dedicaran a los armamentos.

Las fábricas de autopartes, de automotores, etc., por ejemplo, apoyaron durante meses a las fábricas de aviones y de armamentos.

Interlocutor: ¿Pero entonces Estados Unidos no presionó para nada al Japón para que los atacara como dicen algunos historiadores?

Ron Hubbard: No, para nada. Fue un total acto de traición de los japoneses.

Interlocutor: ¿Concretamente, entonces, Estados Unidos no quería entrar en guerra y no tuvo más remedio que hacerlo después de Pearl Harbor?

Ron Hubbard: Así es. Y por suerte. Por suerte para la libertad del mundo en aquel entonces, porque fue Estados Unidos el país que dio vuelta la guerra, ya que de lo contrario la hubiera ganado Alemania, Japón e Italia.

Interlocutor: Entiendo…

Ron Hubbard: Volviendo al 2001, el ataque a las Torres Gemelas fue el resultado de un acto de total negligencia del gobierno porque muchos habían advertido a los funcionarios responsables que se planificaba un ataque contra un objetivo importante, pero no militar, en el propio corazón de Nueva York.

Interlocutor: Esto esta suficientemente claro… ¿Entonces toda esa gente que escribió libros planteando la hipótesis sobre un autoatentado ha sido influenciado por los espíritus del Error? Lo pregunto porque estoy viendo, por lo que usted me está diciendo, que han falseado los hechos. Incluso yo mismo creí esos hechos falsos…

Ron Hubbard: ¡Por supuesto que están detrás los espíritus del Error! Se podrá criticar a tal o cual gobierno de Estados Unidos sobre si es mala o buena la dirección en la que está llevando al país, pero nunca enrostrarle el sabotear a su propia Nación como excusa para hacer una invasión.

Interlocutor: ¿Puedo poner, entonces, con todas las letras, que tal perversión no existió?

Ron Hubbard: Sí, puedes ponerlo con todas las letras. A tal extremo, no.

Interlocutor: ¿Tengo que presumir entonces que todos los que han escrito sobre la hipótesis de un autoatentado son puros difamadores?

Ron Hubbard: Yo diría más bien que son comerciantes y hablar de un autoatentado favorece la venta de los libros.

Interlocutor: ¿Se puede decir que lo que hizo el gobierno de Bush es aprovechar para sus propios fines el ataque a las Torres Gemelas?

Ron Hubbard: Eso sí, pero no que le pusieron la capa roja al toro para que éste embistiera y así tener la excusa para matarlo porque “él me atacó primero”… Esto deséchalo totalmente.

Interlocutor: Está bien, creo que el punto está aclarado…

 

Espero que con estas explicaciones ya no queden más dudas respecto a que al gobierno de los Estados Unidos puede acusárselo de negligencia pero nunca de haber traicionado a su pueblo.

Bienvenido al club. Un fuerte abrazo.

Horacio Velmont.

 

FIN DE ENIGMAS DEVELADOS XX

 
 
 
 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas