web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

Cultivar la Energía

CAPÍTULO 3

LA UNDÉCIMA REVELACIÓN

El secreto de Shambhala

James Redfield

 

CULTIVAR LA ENERGÍA

Cuando salimos adveró un jeep marrón, de capota dura, de tal vez diez años de antigüedad, estacionado junto al camino. Mientras nos acercábamos vi que estaba lleno de recipientes de hielo, cajas de alimentos secos, bolsas de dormir y chaquetas gruesas. Había varios tanques de com­bustible externos sujetos con correas a la parte posterior.

—¿De dónde salió todo esto? —pregunté. Yin me guiñó un ojo.

—Hace un largo tiempo que venimos preparándonos para este viaje.

Desde el monasterio del lama Rigden, Yin se dirigió al norte unos cuantos kilómetros y luego salió del ancho camino de grava hacia una senda muy estrecha. Continua­mos avanzando durante varios kilómetros sin decir nada.

La verdad era que yo no sabía qué decir. Había accedido a participar en ese viaje puramente a causa de las palabras del lama y por lo que Wil había hecho por mí en el pasado, pero ahora comenzaba a sentir desasosiego por la decisión. Traté de disipar el miedo y repasar en mi mente todo lo que me había dicho el lama Rigden. ¿Qué había querido decir con "dominar la fuerza de mis expectativas"?

Miré a Yin, que iba con la vista fija en el camino.

—¿Adónde nos encaminamos? —pregunté. Sin mirarme, respondió:

—Esto es un atajo a la Carretera de la Amistad. Debemos ir hacia el sudoeste, rumbo a Tingri, cerca del monte Everest. El trayecto nos llevará casi todo el día. También iremos subiendo en altitud.

—¿Es segura esa zona? Yin me miró de reojo.

—Tendremos mucho cuidado. Vamos a encontramos con el señor Hanh.

—¿Quién es?

—Es el que más sabe sobre la primera extensión de la energía de oración que debes aprender. Es de Tailandia, y muy culto.

Meneé la cabeza y desvié la mirada.

—No estoy seguro de comprender estas extensiones.

¿Qué son?

—Sabes que tienes un campo de energía, ¿correcto? Un Campo de Oración que fluye de ti todo el tiempo.

—Sí.

—Y sabes que este campo surte un efecto en el mundo, en lo que sucede. Y sabes que puede ser pequeño y débil o extenso y fuerte.

—Sí, supongo.

—Bueno, hay maneras precisas de ampliar y expandir tu campo, de modo que puedas volverte más creativo y po­deroso. Las leyendas dicen que al final todos los humanos sabrán hacerlo. Pero tú debes hacerlo ahora, si quieres llegar a Shambhala y encontrar a Wil.

—¿Tú ya puedes realizar estas extensiones? —quise saber.

Yin me miró y arrugó la frente. —No dije eso.

Me limité a mirarlo. ¿Cómo se suponía que yo aprendiera a hacerlo, si hasta a Yin le costaba?

Durante horas anduvimos sin hablar. Nos detuvimos una sola vez para cargar combustible en una parada para camiones; comimos nueces y verduras mientras avanzába­mos. Bastante después del anochecer atravesamos Tingri.

—Aquí debemos tener mucho cuidado —me advirtió Yin—. Estamos cerca del monasterio de Rongphu y el cam­pamento del Everest, así que habrá soldados chinos obser­vando a los turistas y montañistas. Pero también podremos ver los paisajes increíbles de la cara norte del Everest. Yin hizo varios giros hasta llegar a una zona de viejos edificios de madera. Del otro lado había una simple casa de ladrillos de barro.

El terreno que rodeaba la vivienda de Hanh lucía inma­culado, con canteros de flores plantadas con esmero y jar­dines de piedras. Mientras ascendíamos con el auto por el sendero, salió un hombre ataviado con una túnica colorida, bordada a mano. Parecía tener unos sesenta y tantos años, pero se movía como una persona mucho más joven. Tenía la cabeza completamente rapada.

Yin lo saludó con la mano mientras el hombre se esforza­ba por ver quién era. Al reconocer a Yin esbozó una radiante sonrisa y avanzó hacia nosotros, que bajamos del jeep.

Los dos hombres hablaron un momento en tibetano; luego Yin me señaló y dijo:

—Éste es mi amigo estadounidense.

Le dije mi nombre a Hanh, que hizo una ligera reve­rencia y me estrechó la mano.

—Bienvenido —me dijo—. Por favor, pasen. Mientras Hanh entraba de nuevo en la casa. Yin se detuvo de pronto y sacó su mochila del jeep.

—Trae tu bolso —me indicó.

Dentro de la casa, la decoración era modesta pero llena de coloridos tapices y pinturas tibetanos. Entramos en una sala, desde la cual alcanzaba a ver casi todos los otros cuartos. A la izquierda había una pequeña cocina y un dor­mitorio, y a la derecha otra habitación, semejante a una especie de consultorio médico. En el centro se veía una ca­milla para masajes, y contra una pared había armarios y un pequeño lavabo.

Yin le dijo algo más a Hanh en tibetano, y lo oí repetir mi nombre. Hanh se inclinó hacia adelante, con una nueva expresión de alerta. Me miró de soslayo y respiró hondo.

—Eres muy miedoso —me dijo, mirándome con aten­ción.

—¿En serio? —contesté.

Hanh rió entre dientes por mi sarcasmo.

—Debemos hacer algo para solucionarlo, si es que quieres completar tu viaje.

Caminó alrededor de mí, escrutándome el cuerpo.

—Los de Shambhala —comenzó a explicarme— viven en forma diferente de la mayoría de los demás humanos. Siempre lo han hecho. En realidad, a lo largo de los mile­nios ha existido un gran abismo entre los niveles de energía de la mayoría de la gente y los habitantes de Sham­bhala. Sin embargo, en tiempos recientes, como todos los humanos han evolucionado y aumentado su conciencia, esa distancia se ha reducido, aunque todavía es muy grande.

Mientras Hanh hablaba, yo miraba de reojo a Yin, que parecía tan nervioso como yo.

Hanh también lo captó.

—Yin tiene tanto miedo como tú —me dijo—. Pero él sabe que ese miedo puede manejarse. No creo que tú te des cuenta todavía. Debes comenzar a actuar y pensar como los habitantes de Shambhala. Debes primero cultivar y luego estabilizar tu energía.

Hanh calló y se concentró otra vez en mirar mi cuerpo; luego sonrió.

—Has vivido muchas experiencias —continuó—. Deberías ser más fuerte.

—Quizá no comprendo del todo bien la energía —observé.

—Oh, no. Sí que la comprendes. —Hanh esbozó una amplia sonrisa. —SIMPLEMENTE NO QUIERES CAMBIAR LA FORMA EN QUE VIVES. QUIERES ENTUSIASMARTE CON LAS IDEAS Y LUEGO VIVIR DE MANERA INCONSCIENTE, MÁS O MENOS COMO HAS HECHO SIEMPRE.

La conversación no se encaminaba por donde yo que­ría, así que mi miedo se transformó en una leve irritación.

Mientras yo continuaba de pie, Hanh caminó a mi al­rededor varias veces más, siempre observándome con intensidad el cuerpo de arriba abajo.

—¿Qué miras? —le pregunté.

—Cuando evalúo el nivel de energía de alguien, le miro primero la postura —respondió Hanh con tono prác­tico—. La tuya no está mal en este momento, pero tuviste que trabajar en ella, ¿no?

Su pregunta era muy perceptiva. De joven, hubo un año en que crecí con demasiada rapidez, y como resultado me encorvé terriblemente. Tenía la espalda siempre can­sada y dolorida, y sólo mejoró cuando comencé a practicar unas posiciones básicas de yoga todas las mañanas.

—La energía todavía no fluye muy bien en la parte superior de tu cuerpo —agregó Hanh.

—¿Puedes darte cuenta con sólo mirarme? —contesté.

—Y sintiéndote. LA CANTIDAD Y LA FUERZA DE LA ENERGÍA SE SIENTEN COMO EL GRADO DE PRESENCIA QUE TIENES EN LA HABITACIÓN. SIN DUDA DEBES DE HABER EXPERIMENTADO LA PRE­SENCIA DE ALGUIEN QUE AL ENTRAR EN UNA HABITACIÓN HACÍA SENTIR SU PRESENCIA O CARISMA.

—Claro, por supuesto. —Pensé de nuevo en el hombre de la piscina del hotel, en Katmandú.

—CUANTA MÁS ENERGÍA TENEMOS, MÁS SIENTEN LOS DEMÁS NUESTRA PRESENCIA. A MENUDO SE TRATA DE ENERGÍA QUE SE DESPLIEGA A TRAVÉS DEL EGO, POR LO CUAL SE LA SIENTE FUERTE AL PRINCIPIO PERO LUEGO SE DISIPA CON GRAN RAPIDEZ. PERO EN OTROS INDIVIDUOS ES UNA ENERGÍA GERMINA Y CONSTANTE QUE PERMANECE ESTABLE.

Asentí.

—Una cosa a tu favor es que eres una persona abierta —continuó Hanh—. En algún momento del pasado has experimentado una apertura mística, una súbita afluencia de energía divina, ¿verdad?

—Sí —respondí, evocando mi experiencia en las mon­tañas de Perú, que hasta aquel momento aún permanecía vívida en mi memoria. En aquella oportunidad, me hallaba al límite de mis fuerzas, seguro de que estaba a punto de ser asesinado por soldados peruanos, cuando de pronto me inundaron una calma, una euforia y una levedad insólitas. Era la primera vez que experimentaba lo que los místicos de diversas religiones han denominado un estado transfor­mador.

—¿Cómo te llenó la energía? —preguntó Hanh—. ¿Cómo ocurrió, exactamente?

—Fue una oleada de serenidad, y todo mi miedo se disipó.

—¿Cómo se movía?

Era una pregunta en la que yo nunca había pensado, pero con rapidez empecé a recordar.

—Parecía subirme por la columna vertebral y salir por lo alto de mi cabeza, levantando mi cuerpo. Sentí como si flotara. Como si hubiera una cuerda que me tiraba hacia arriba, desde la coronilla.

Hanh asintió con expresión aprobadora y me miró a los ojos.

—¿Cuánto duró?

—No mucho —respondí—. Pero HE APRENDIDO A ABSOR­BER LA BELLEZA QUE ME RODEA, CON EL OBJETO DE VOLVER A ENCENDER ESA SENSACIÓN.

—LO QUE TE FALTA PRACTICAR —afirmó Hanh— ES ABSORBER LA ENERGÍA Y LUEGO MANTENERLA CONSCIENTEMENTE EN UN NIVEL MÁS ALTO. ÉSTA ES LA PRIMERA EXTENSIÓN QUE DEBES REALIZAR. DEBES MANTENER TU ENERGÍA FLUYENDO HACIA ADENTRO EN FORMA MÁS PLENA. ESTO DEBES HACERLO DE UNA MANERA PRECISA, CUIDANDO DE QUE TUS OTRAS ACCIONES NO EROSIONEN TU CAMPO DE ENERGÍA UNA VEZ QUE LO HAS DESARROLLADO. Hizo una pausa.

—¿Comprendes? EL RESTO DE TU VIDA DEBE MANTENER TU ENERGÍA MÁS ELEVADA. DEBES SER CONGRUENTE. —Me echó una mirada traviesa. —DEBES VIVIR CON SABIDURÍA. Ahora, comamos.

Desapareció en la cocina y regresó con una bandeja de verduras acompañadas con salsa. Nos llamó a Yin y a mí a la mesa y sirvió las verduras en tres pequeños recipientes. Pronto se tornó evidente que también la comida formaba parte de la información que Hanh impartía.

Mientras comíamos, continuó:

—MANTENER LA ENERGÍA MÁS ELEVADA DENTRO DE UNO MISMO RESULTA IMPOSIBLE SI UNO SE ALIMENTA DE MATERIAS MUERTAS.

Desvié la mirada y dejé de prestar atención. Si aquello iba a ser un sermón sobre la alimentación, mejor que lo pasara por alto.

Al parecer, mi actitud enojó a Hanh.

—¿Estás loco? —casi me gritó—. Tu mismísima supervivencia depende de esta información, y no quieres poner un poco de tu parte para aprender. ¿QUÉ PIENSAS? ¿QUE PUEDES VIVIR DE CUALQUIER FORMA QUE QUIERAS Y AUN ASÍ HACER COSAS IMPORTANTES?

Guardó silencio y me miró de soslayo. Me di cuenta de que, aunque el enojo era genuino, también formaba parte de su actuación. Tuve la impresión de que me pasaba infor­mación en más de un nivel. Cuando le devolví la mirada, no pude sino sonreír. Hanh era un hombre muy simpático. Me palmeó el hombro y me sonrió.

—La mayoría de las personas —continuó— están llenas de energía y entusiasmo en su juventud, pero des­pués, durante la madurez, se sumen en una lenta caída cuesta abajo que fingen no notar. Al fin y al cabo, sus amigos se vuelven más lentos y sus hijos son activos, de modo que comienzan a pasar cada vez más tiempo senta­dos y comiendo todo lo que tenga buen sabor.

"Antes de que pase mucho tiempo comienzan a quejarse y a padecer problemas crónicos, como dificul­tades digestivas o irritaciones de la piel, a los que restan importancia por considerarlos simple cuestiones de la edad, hasta que un día contraen una enfermedad seria que no se va. En general van a un médico que no hace hincapié en la prevención, y empiezan a tomar drogas, y a veces el problema mejora y a veces no. Y luego, a medida que pasan los años, sufren alguna enfermedad que en forma pro­gresiva va empeorando, y se dan cuenta de que están muriendo. Su único solaz radica en pensar que les ocurre a todos, que es algo inevitable.

"Lo terrible es que este colapso de energía ocurre en cierto grado aun a las personas que en todo lo demás se proponen ser espirituales. —Se inclinó hacia mí y simuló mirar de un lado a otro, para ver si alguien lo escuchaba.

—Esto incluye a algunos de nuestros lamas más respe­tados.

Tuve ganas reír pero no me atreví.

—SI PROCURAMOS UNA ENERGÍA MÁS ELEVADA Y AL MISMO TIEMPO PRETENDEMOS CONSUMIR ALIMENTOS QUE NOS ROBAN ESA ENERGÍA —continuó Hanh—, NO LLEGAMOS A NINGUNA PARTE. SI QUEREMOS QUE NUESTRO CAMPO DE ENERGÍA PERMA­NEZCA FUERTE, DEBEMOS EVALUAR TODAS LAS ENERGÍAS QUE EN FORMA RUTINARIA PERMITIMOS QUE ENTREN EN NUESTRO CAMPO, EN ESPECIAL LOS ALIMENTOS, Y EVITAR TODOS SALVO LOS MEJORES. Volvió a inclinarse hacia mí.

—Esto es muy difícil para la mayoría de las personas, porque todos somos adictos a los alimentos que comemos, la mayoría de los cuales son horriblemente venenosos. Miré para otro lado.

—Sé que existe mucha información contradictoria sobre la alimentación —prosiguió—. Pero también hay informaciones veraces. CADA UNO DEBE HACER SU INVESTI­GACIÓN Y OBLIGARSE A VER EL CUADRO GENERAL. SOMOS SERES ESPIRITUALES QUE VENIMOS A ESTE MUNDO PARA ELEVAR NUESTRA ENERGÍA. SIN EMBARGO, MUCHO DE LO QUE ENCONTRAMOS AQUÍ ESTÁ DESTINADO PURAMENTE AL PLACER SENSUAL Y LA DISTRACCIÓN, Y GRAN PARTE DE ELLO REDUCE NUESTRA ENERGÍA Y NOS TIRONEA HACIA LA DESINTEGRACIÓN FÍSICA. SI EN REALIDAD CREEMOS QUE SOMOS SERES ENERGÉTICOS, DEBEMOS SEGUIR UN SENDERO ESTRE­CHO POR ENTRE ESTAS TENTACIONES.

"SI CONTEMPLAMOS TODO EL CAMINO DE LA EVOLUCIÓN HASTA SUS ORÍGENES, VEMOS QUE DESDE EL PRINCIPIO TUVIMOS QUE EXPERIMENTAR CON LOS ALIMENTOS PURAMENTE MEDIANTE EL MÉTODO DE LA PRUEBA Y EL ERROR, CON EL FIN DE AVERIGUAR CUÁLES NOS HACÍAN BIEN Y CUÁLES PODÍAN MATARNOS. SI COMES ESTA PLANTA, SOBREVIVES; SI COMES AQUELLA DE ALLÁ, MUERES. EN ESTE PUNTO DE LA HISTORIA YA HEMOS AVERIGUADO QUÉ NOS MATA, PERO SÓLO AHORA COMENZAMOS A DARNOS CUENTA DE QUÉ ALIMENTOS BENEFICIAN NUESTRA LONGEVIDAD Y MANTIENEN ELE­VADA NUESTRA ENERGÍA, Y CUÁLES TERMINAN POR DESGASTARNOS.

Calló un momento, como para determinar si yo lo comprendía.

—En Shambhala ven este cuadro general —conti­nuó—. Saben quiénes somos como seres humanos. Damos la impresión de ser materia concreta, carne y hueso, ¡pero SOMOS ÁTOMOS! ¡PURA ENERGÍA! ESTE DATO LO HA CONSTATADO LA CIENCIA. CUANDO MIRAMOS MÁS HONDO EN LOS ÁTOMOS, VEMOS PRIMERO PARTÍCULAS Y LUEGO, EN NIVELES MÁS PRO­FUNDOS, LAS PARTÍCULAS MISMAS DESAPARECEN EN ESQUEMAS DE PURA ENERGÍA, VIBRANDO EN UN CIERTO NIVEL. Y si contemplamos desde esta perspectiva la manera en que comemos, vemos que lo que ingresamos en nuestro cuerpo como alimento afecta nuestro estado vibratorio. Ciertos alimen­tos aumentan nuestra energía y nuestra vibración, y otros las disminuyen. La verdad es así de simple.

"TODA ENFERMEDAD ES RESULTADO DE UNA REDUCCIÓN DE LA ENERGÍA VIBRATORIA, Y CUANDO NUESTRA ENERGÍA SE REDUCE A UN CIERTO PUNTO, EN EL MUNDO HAY FUERZAS NATURALES QUE ESTÁN DESTINADAS A DESINCORPORAR NUESTRO CUERPO.

Me miró como si hubiera dicho algo muy profundo.

—Quieres decir desincorporar físicamente —planteé.

—Sí. Vuelve a observar el cuadro general. Cuando alguien muere... un perro atropellado por un auto, o una persona al cabo de una larga enfermedad... las células del cuerpo pierden de inmediato su vibración y se vuelven muy acidas en su composición química. Para los microbios del mundo, los virus, las bacterias y los hongos, el estado ácido es la señal de que es tiempo de descom­poner ese tejido muerto. Ése es su trabajo en el universo físico: devolver un cuerpo a la tierra.

"Hace un rato te dije —continuó— que cuando nuestro cuerpo experimenta una reducción de energía a causa de la clase de alimentos que ingerimos, somos susceptibles a la enfermedad. Funciona de la siguiente manera: CUANDO INGERIMOS ALIMENTOS, ÉSTOS SON METABOLIZADOS Y DEJAN UN RESIDUO O CENIZA EN NUESTRO CUERPO. ESTA CENIZA ES, EN SU NATURALEZA, ACIDA O ALCALINA, SEGÚN EL ALIMENTO. SI ES ALCALINA, PUEDE EXTRAÉRSELA RÁPIDAMENTE DEL CUERPO CON POCA ENERGÍA. SIN EMBARGO, SI LOS RESIDUOS SON ÁCIDOS, PARA LA SANGRE Y EL SISTEMA LINFÁTICO RESULTA MUY DIFÍCIL ELIMINARLOS, POR LO CUAL SE LOS ALMACENA EN NUESTROS ÓRGANOS Y TEJIDOS COMO SÓLIDOS: FORMAS CRISTALINAS DE BAJA VIBRACIÓN QUE PRODUCEN BLOQUES O PERTURBACIONES EN LOS NIVELES VIBRATORIOS DE NUESTRAS CÉLULAS. CUANTOS MÁS DE ESOS SUBPRODUCTOS ÁCIDOS SE ALMACENEN, MÁS ÁCIDOS SE TORNAN ESTOS TEJIDOS, ¿y adivina qué?

Volvió a echarme una mirada dramática.

—Aparece un microbio de uno o otro tipo, que percibe todo este ácido y dice: "Ah, este cuerpo está listo para la descomposición".

"¿Entiendes? CUANDO UN ORGANISMO MUERE, SU CUERPO CAMBIA RÁPIDAMENTE A UN MEDIO ALTAMENTE ÁCIDO Y ES CON­SUMIDO POR MICROBIOS A GRAN VELOCIDAD. SI COMENZAMOS A ASEMEJARNOS A ESTE MISMO ÁCIDO, ENTONCES COMENZAMOS A SUFRIR EL ATAQUE DE LOS MICROBIOS. TODAS LAS ENFERMEDADES HUMANAS SON RESULTADO DE TAL ATAQUE.

Lo que decía Hanh tenía perfecto sentido. Mucho tiempo atrás, yo había encontrado en Internet cierta infor­mación sobre el pH del cuerpo. Más aún, me parecía saberla en forma intuitiva.

—¿Estás diciéndome que lo que comemos nos predis­pone directamente a la enfermedad? —pregunté.

—Sí. LOS ALIMENTOS INADECUADOS PUEDEN REDUCIR TU NIVEL VIBRACIONAL HASTA EL PUNTO EN QUE LAS FUERZAS DE LA NA­TURALEZA INICIAN EL PROCESO DE DEVOLVER EL CUERPO A LA TIERRA.

—¿Y las enfermedades que no son causadas por micro­bios?

—Todas las enfermedades se originan mediante la acción microbiana. Las investigaciones de ustedes mismos en Occidente lo muestran. Se ha descubierto que diversos microbios guardan relación con las lesiones arteriales de las enfermedades cardíacas, así como con la producción de tumores en el cáncer. Pero recuerda que los microbios sólo hacen lo que hacen. Nuestra alimentación, que crea el ambiente ácido, es la verdadera causa.

Hizo una nueva pausa y luego añadió:

—Comprende esto plenamente: Nosotros, los humanos, podemos hallarnos en un estado de energía alta, alcalina, o bien en un estado ácido, lo cual da a los microbios que viven con nosotros, o que tenemos cerca, la señal de que estamos listos para la descomposición. La enfermedad es literalmente la podredumbre de alguna parte de nuestro cuerpo, porque los microbios que nos rodean han dado la señal de que ya estamos muertos.

Me echó otra mirada traviesa.

—Disculpa que sea tan brusco —se excusó—, pero no disponemos de mucho tiempo. LOS ALIMENTOS QUE CO­MEMOS DETERMINAN CASI POR ENTERO EN CUÁL DE ESTAS DOS CONDICIONES ESTAMOS. EN GENERAL, LOS ALIMENTOS QUE DEJAN RESIDUOS ÁCIDOS EN NUESTRO CUERPO SON LAS COMIDAS PESADAS, DEMASIADO COCIDAS O DEMASIADO PROCESADAS, Y LOS DULCES; POR EJEMPLO: LAS CARNES, LAS HARINAS, LOS PASTELES, EL ALCOHOL, EL CAFÉ Y LAS FRUTAS MÁS DULCES. LOS ALIMENTOS ALCALINOS SON MÁS VERDES, MÁS FRESCOS Y MÁS VIVOS, COMO LAS VERDURAS Y SUS JUGOS, LAS VERDURAS DE HOJA, LOS BROTES Y LAS FRUTAS COMO LA PALTA, EL TOMATE, EL POMELO Y LOS LIMONES. NO PODRÍA SER MÁS SIMPLE. SOMOS SERES ESPIRITUALES EN UN MUNDO ENER­GÉTICO, ESPIRITUAL. USTEDES, LOS OCCIDENTALES, PODRÁN HABER CRECIDO CREYENDO QUE LA CARNE COCIDA Y LOS ALIMENTOS PROCESADOS NOS HACEN BIEN. PERO AHORA SABEMOS QUE CREAN UN MEDIO DE LENTA DESINCORPORACIÓN QUE CON EL TIEMPO SURTE EFECTOS NOCIVOS EN NOSOTROS.

"TODAS LAS ENFERMEDADES DEBILITANTES QUE ATORMENTAN A  LA HUMANIDAD... ARTERIESCLEROSIS, APOPLEJÍA, ARTRITIS, SIDA, Y EN ESPECIAL LOS CÁNCERES... EXISTEN PORQUE CONTAMINAMOS NUESTRO CUERPO, LO CUAL DA LA SEÑAL A LOS MICROBIOS QUE TENEMOS DENTRO DE QUE ESTAMOS LISTOS PARA DESINTEGRARNOS, DESENERGIZARNOS, MORIR. SIEMPRE NOS PREGUNTAMOS POR QUÉ, ENTRE UN GRUPO DE PERSONAS EXPUESTAS A LOS MISMOS MICROBIOS, ALGUNAS NO CONTRAEN DETERMINADA ENFERMEDAD. LA DIFERENCIA RESIDE EN EL MEDIO CORPORAL INTERNO. LA BUENA NOTICIA ES QUE, AUNQUE TENGAMOS MUCHA ACIDEZ EN NUESTRO CUERPO Y COMENCEMOS A DESCOMPONERNOS, LA SITUACIÓN PUEDE REVERTIRSE SI MEJORAMOS NUESTRA NUTRICIÓN Y PASAMOS A UN ESTADO ALCALINO, O DE ENERGÍA MÁS ELEVADA.

   

Ahora agitaba ambos brazos y tenía los ojos muy abier­tos, chispeantes.

—Vivimos en la Edad Media en lo que concierne a los principios de un cuerpo vibrante, de energía elevada. Se supone que los seres humanos debemos vivir más de cien­to cincuenta años. Pero comemos de una manera que de inmediato comienza a destruirnos. En todas partes vemos personas que desincorporan ante nuestros ojos. Pero no tiene por qué ser así.

Hizo una pausa y tomó aliento.

—No es así en Shambhala. Al cabo de un momento más, Hanh se puso a caminar de un lado a otro, mirándome de arriba abajo una vez más.

—Entonces... ahí tienes —concluyó—. LAS LEYENDAS DICEN QUE LOS HUMANOS APRENDERÁN PRIMERO LA VERDADERA NATURALEZA DE LOS ALIMENTOS Y QUÉ CLASES CONSUMIR. LUEGO, SEGÚN AFIRMAN LAS LEYENDAS, PODREMOS ABRIRNOS PLENAMEN­TE A LAS FUENTES INTERIORES DE ENERGÍA QUE AUMENTAN AÚN MÁS NUESTRA VIBRACIÓN.

Apartó la silla de la mesa y me miró.

—Estás manejando muy bien la altitud del Tíbet, pero me gustaría que descansaras un poco.

—Sería bueno —respondí—. Estoy agotado.

—Sí —convino Yin—. Ha sido un día muy largo.

—Asegúrate de esperar un sueño —agregó Hanh, al tiempo que me conducía a un dormitorio.

—¿Esperar un sueño? Hanh se volvió.

—Sí. Tienes más poder del que crees. Me reí.

Me desperté de pronto y miré por la ventana. El Sol estaba ya bien alto en el cielo. No había tenido ningún sueño. Me puse los zapatos y entré en la otra habitación.

Hanh y Yin se hallaban sentados a la mesa.

—¿Cómo dormiste? —me preguntó Hanh.

—Bien —respondí mientras me desplomaba en una de las sillas—. Pero no recuerdo haber soñado.

—Eso es porque no tienes bastante energía —afirmó Hanh, algo distraído. Otra vez me miraba intensamente el cuerpo. Me di cuenta de que se concentraba en la manera en que yo me había sentado.

—¿Qué miras? —le pregunté.

—¿Así es como te despiertas por las mañanas? —me interrogó.

Volví a pararme.

—¿Qué tiene de malo?

—DESPUÉS DE DORMIR, UNO DEBE DESPERTAR AL CUERPO Y COMENZAR A ACEPTAR LA ENERGÍA ANTES DE HACER CUALQUIER OTRA COSA. —Estaba parado con las piernas separadas y las manos en las caderas. Mientras yo lo observaba, juntó los pies y levantó los brazos. Su cuerpo se elevó en un solo movimien­to hasta que quedó parado sobre las puntas de los pies, con las palmas juntas directamente por encima de la cabeza.

Parpadeé. Había algo desacostumbrado en la forma en que movía el cuerpo, pero yo no podía concentrarme en ello con exactitud. Parecía haberse alzado como flotando, más que empleando los músculos. Cuando pude volver a enfo­car, irradiaba una amplia sonrisa. Luego, con la misma rapidez, su cuerpo pasó de esa posición a ejecutar unos pasos llenos de gracia en dirección a mí. Parpadeé de nuevo.

—LA MAYORÍA DE LAS PERSONAS SE DESPIERTAN CON LENTITUD —EXPLICÓ HANH—, Y ANDAN EN POSTURAS DESGAR­BADAS E INDOLENTES Y SE PONEN EN MARCHA CON UNA TAZA DE CAFÉ O TÉ. VAN A UN EMPLEO EN EL QUE SIGUEN DESGARBADAS E INDOLENTES O USAN UN SOLO CONJUNTO DE MÚSCULOS. LOS PA­TRONES DE CONDUCTA SE ASIENTAN Y, COMO YA TE DIJE, SE DESARROLLAN BLOQUEOS EN LA MANERA EN QUE FLUYE LA ENERGÍA A TRAVÉS DE NUESTRO CUERPO.

"DEBES ASEGURARTE DE QUE TU CUERPO ESTÉ ABIERTO EN TODAS PARTES, CON EL OBJETO DE RECIBIR TODA LA ENERGÍA QUE HAYA DISPONIBLE. ESO SE LOGRA MOVIENDO TODOS LOS MÚSCU­LOS, TODAS LAS MAÑANAS, A PARTIR DEL CENTRO DEL CUERPO. —SEÑALÓ UN PUNTO SITUADO APENAS POR DEBAJO DE SU OMBLIGO. —SI TE CONCENTRAS EN MOVERSE A PARTIR DE ESTA ZONA, TUS MÚSCULOS QUEDARÁN LIBRES PARA FUNCIONAR EN SU NIVEL DE COORDINACIÓN MÁS ALTO. ES EL NÚCLEO PRINCIPAL DE TODAS LAS ARTES MARCIALES Y DISCIPLINAS DE DANZA. HASTA PUEDES INVENTAR TUS PROPIOS MOVIMIENTOS.

Con este comentario, se lanzó a una multitud de movimientos que yo nunca había visto antes. Se asemejaban a los cambios de peso y los giros que uno ve en el Tai-Chi, pero sin duda mucho más expandidos.

—Tu cuerpo —agregó Hanh— sabrá cómo moverse para ayudar a aflojar tus bloqueos individuales.

Se paró en una pierna, se inclinó y balanceó el brazo como si fuera a arrojar una pelota, sólo que su mano casi tocó el piso al realizar el movimiento. Luego se volvió e hizo lo mismo con la otra pierna. En ningún momento vi cómo cambió el peso de un miembro a otro, y de nuevo daba la impresión de flotar.

Sacudí la cabeza y traté de concentrarme, pero Hanh se había detenido donde se hallaba, como si un fotógrafo hu­biera congelado sus movimientos en una instantánea, lo cual parecía imposible. De la misma manera súbita avanzó hacia mí.

—¿Cómo lo haces? —le pregunté. Respondió:

—COMENCÉ POCO A POCO, RECORDANDO EL PRINCIPIO BÁSICO. SI TE MUEVES DESDE TU CENTRO Y ESPERAS QUE LA ENER­GÍA FLUYA HACIA TI, TE MOVERÁS DE UN MODO CADA VEZ MÁS LIVIANO. POR SUPUESTO, PARA PERFECCIONAR ESTO DEBES PODER ABRIRTE A TODA LA ENERGÍA DIVINA QUE SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN TU INTERIOR.

Calló y me miró.

—¿Cuánto recuerdas de tu apertura mística?

Volví a pensar en Perú y mi experiencia en la cumbre de la montaña.

—Bastante, creo.

—Qué bueno —continuó—. Salgamos.

Yin sonrió al ponerse de pie, y seguimos a Hanh hasta un pequeño jardín, donde subimos unos escalones hasta una zona cubierta de un ralo pasto pardo y grandes piedras irregulares. Las rocas tenían atractivas vetas de rojos y cas­taños. Durante diez minutos Hanh me condujo a lo largo de algunos de los movimientos que yo había visto antes, y luego me ofreció un lugar donde sentarme en el suelo; él to­mó asiento a mi derecha. Yin lo hizo detrás de nosotros. A la distancia, el sol de la mañana bañaba las montañas con una cálida luz amarilla. Quedé impresionado por su belleza.

—LAS LEYENDAS DICEN —comenzó Hanh— QUE ABRIRSE A UN ESTADO DE ENERGÍA MÁS ELEVADO ES UNA CAPACIDAD QUE TODOS LOS HUMANOS ADQUIRIREMOS ALGÚN DÍA. COMENZARÁ COMO UN CONOCIMIENTO GENERAL DE QUE TAL CONCIENCIA ES POSIBLE. DESPUÉS AVANZAREMOS HACIA UNA COMPRENSIÓN DE TODOS LOS FACTORES RELACIONADOS CON EL CULTIVO Y EL MAN­TENIMIENTO DE ESE NIVEL DE ENERGÍA MÁS ELEVADO.

Hizo una pausa y me miró.

—TÚ YA CONOCES EL PROCEDIMIENTO BÁSICO, PERO DEBES EXPANDIR TUS SENTIDOS. SEGÚN LAS LEYENDAS, PRIMERO DE­BES CALMARTE Y CONTEMPLAR LO QUE TE RODEA. RARA VEZ MIRAMOS CON ATENCIÓN LAS COSAS QUE NOS RODEAN. LAS TOMA­MOS COMO MEROS OBJETOS QUE OCUPAN UN LUGAR SECUNDARIO CON RESPECTO A CUALQUIER COSA QUE NOS OCUPE LA MENTE O DEBAMOS HACER. PERO ES PRECISO RECORDAR QUE EN EL UNIVERSO TODO ESTÁ VIVO, LLENO DE ENERGÍA ESPIRITUAL, Y ES UNA PARTE DE DIOS. DEBEMOS PEDIR EN FORMA INTENCIONAL CONECTARNOS CON LO DIVINO QUE HAY EN NUESTRO INTERIOR.

"COMO BIEN SABES, LA MEDIDA PARA SABER SI ESTAMOS CO­NECTÁNDONOS O NO CON ESTA ENERGÍA ES NUESTRO SENTIDO DE LA BELLEZA. PLANTÉATE SIEMPRE ESTA PREGUNTA: ¿CUÁN HERMOSO LUCE TODO? NO IMPORTA CÓMO VEAMOS ALGO AL PRINCIPIO; SIEMPRE PODEMOS VER MÁS BELLEZA EN ELLO SI LO INTENTAMOS. EL GRADO DE BELLEZA QUE SOMOS CAPACES DE VER MIDE CUÁNTA ENERGÍA DIVINA ESTAMOS RECIBIENDO EN NUESTRO INTERIOR.

A continuación Hanh me pidió que dedicara algún tiempo a mirar, a mirar de verdad, todo lo que me rodeaba.

—UNA VEZ QUE COMENZAMOS A ESTABLECER NUESTRA CONE­XIÓN —PROSIGUIÓ— Y EXPERIMENTAR LA ENERGÍA DIVINA, TODO COMIENZA A TENER MÁS PRESENCIA EN NUESTRA PERCEPCIÓN. LAS COSAS SOBRESALEN Y NOTAMOS SU FORMA Y SU COLOR ÚNICOS. CUANDO COMIENZA A MANIFESTARSE ESTA PERCEPCIÓN, PODEMOS ABSORBER AÚN MÁS ENERGÍA.

"VERÁS: EN REALIDAD LA ENERGÍA NO VIENE TANTO DE LAS COSAS QUE NOS RODEAN... AUNQUE PODEMOS ABSORBER ENERGÍA DIREC­TAMENTE DE ALGUNAS PLANTAS Y LUGARES SAGRADOS. LA ENERGÍA SAGRADA VIENE DE NUESTRA CONEXIÓN CON LO DIVINO. TODO LO QUE NOS RODEA, TANTO NATURAL COMO HECHO POR EL SER HUMA­NO... LAS FLORES, LAS PIEDRAS, EL PASTO, LAS MONTAÑAS, EL ARTE... YA ES MAJESTUOSAMENTE HERMOSO Y ESTÁ PRESENTE MÁS ALLÁ DE CUALQUIER COSA QUE LOS HUMANOS PODAMOS PERCIBIR. LO ÚNICO QUE HACEMOS, CUANDO NOS ABRIMOS A LO DIVINO, ES ELEVAR NUESTRA VIBRACIÓN DE ENERGÍA Y ASÍ NUESTRA CAPACIDAD PERCEP­TIVA, DE MODO QUE PODEMOS VER EL MUNDO DE LA MANERA EN QUE YA ES. ¿COMPRENDES? LOS HUMANOS YA VIVIMOS EN UN MUNDO DE INMENSA BELLEZA Y COLOR Y FORMA. EL PARAÍSO ESTÁ AQUÍ MISMO. SIMPLEMENTE NO NOS HEMOS ABIERTO A LA SU­FICIENTE ENERGÍA INTERIOR PARA PODER VERLO.

Yo escuchaba con fascinación. Ahora todo aquello me resultaba más claro que nunca antes.

—CONCÉNTRATE EN LA BELLEZA —me indicó Hanh— Y COMIENZA A ASPIRAR LA ENERGÍA QUE HAY DENTRO DE TI. Respiré hondo.

—AHORA PROCURA PERCIBIR CÓMO AUMENTA LA BELLEZA MIENTRAS RESPIRAS —me instruyó Hanh.

Volví a mirar las piedras y las montañas, y, para mi asombro, noté que el pico más alto que se elevaba a la dis­tancia era el monte Everest. Por alguna razón no había reconocido su forma hasta ese momento.

—Sí, sí, mira el Everest —me alentó Hanh. Mientras contemplaba la montaña, advertí que los picos cubiertos de nieve que había delante parecían formar pequeños escalones hacia la cumbre con forma de corona. La visión provocó un salto hacia afuera en mi percepción y de pronto la montaña más alta del mundo me pareció más cercana, de algún modo parte de mí, como si pudiera alcan­zarla y tocarla.

—SIGUE RESPIRANDO —me indicó Hanh—. TU VIBRACIÓN Y TU CAPACIDAD DE PERCIBIR AUMENTARÁN AÚN MÁS. TODO SE TORNARÁ MÁS BRILLANTE, COMO ILUMINADO DESDE ADENTRO.

Respiré hondo de nuevo y comencé a sentirme más liviano; mi espalda se enderezó con poco esfuerzo. De ma­nera increíble, me sentía exactamente como durante la experiencia en la montaña de Perú.

Hanh me miraba y movía la cabeza en gesto afirmativo.

—TU CAPACIDAD PARA PERCIBIR LA BELLEZA ES LA MEDIDA PRIMARIA DE QUE LA ENERGÍA DIVINA ESTÁ FLUYENDO HACIA TI. PERO HAY OTRAS MEDIDAS TAMBIÉN.

"TE SENTIRÁS MÁS LIVIANO —continuó Hanh—. LA ENERGÍA ASCENDERÁ A TRAVÉS DE TI Y TE ELEVARÁ, como tú mismo dijiste, COMO SI UNA CUERDA TIRARA DE TI DESDE LO ALTO DE TU CABEZA. Y SENTIRÁS UNA MAYOR SABIDURÍA ACERCA DE QUIÉN ERES Y LO QUE ESTÁS HACIENDO. RECIBIRÁS INTUICIONES Y SUEÑOS SOBRE LO QUE VIENE A CONTINUACIÓN EN EL SENDERO DE TU VIDA.

Hizo una pausa y me miró el cuerpo. Yo permanecía erguido sin esfuerzo.

—AHORA LLEGAMOS A LA PARTE MÁS IMPORTANTE —prosi­guió—. DEBES APRENDER A SOSTENER ESTA ENERGÍA, A MANTENERLA FLUYENDO HACIA TI. AQUÍ DEBES USAR EL PODER DE TU EXPECTATIVA, EL PODER DE TU ENERGÍA DE ORACIÓN.

Me limité a mirarlo. De nuevo estaba ahí esa palabra: ex­pectativa. Nunca antes la había oído usada en ese contexto.

—¿Cómo lo hago? —pregunté, confundido; sentí que se reducía la energía de mi cuerpo y que se esfumaban los colores y las formas que me rodeaban.

Hanh abrió grandes los ojos y de inmediato echó a reír. Trató varias veces de parar, pero al fin se puso a rodar por el piso en incontrolable hilaridad. Recobró la compostura varias veces, pero echaba de nuevo a reír al mirarme. Hasta oí a Yin reír disimuladamente en el trasfondo.

Por fin Hanh respiró hondo varias veces y logró calmarse.

—Lo lamento mucho —se disculpó—. Es que esa expresión tuya fue muy graciosa... De veras crees no tener ningún poder, ¿no?

—No es eso —protesté—. Simplemente no entendí lo que quisiste decir con "expectativa". Hanh aún sonreía.

—Sí crees que tienes ciertas expectativas con respecto a la vida, ¿verdad? La expectativa de que salga el Sol. La expectativa de que tu sangre circule.

—Por supuesto.

—Y bien, SÓLO TE PIDO QUE COMIENCES A VOLVERTE CONS­CIENTE DE ESTAS EXPECTATIVAS. ES LA ÚNICA MANERA DE MANTENER Y EXTENDER EL NIVEL DE ENERGÍA MÁS ELEVADO QUE ACABAS DE EXPERIMENTAR. DEBES APRENDER A ESPERAR ESE NIVEL DE ENERGÍA EN TU VIDA, Y DEBES HACERLO EN FORMA MUY DELIBERADA Y CONSCIENTE. ES LA ÚNICA MANERA DE COMPLETAR LA PRIMERA EX­TENSIÓN DE LA ORACIÓN. ¿Deseas volver a intentarlo?

Dedicamos varios minutos a respirar e intensificar la energía. Cuando estaba viendo el nivel más elevado de belleza, tal como lo había experimentado antes, se lo transmití con un movimiento de la cabeza.

—AHORA —dijo Hanh— DEBES ESPERAR QUE ESTA ENERGÍA QUE TE LLENA SIGA LLENÁNDOTE Y FLUYA FUERA DE TI EN TODAS DIRECCIONES. VISUALÍZALO SUCEDIENDO.

Traté de mantener mi nivel de energía mientras pregun­taba:

——Este efluvio... ¿cómo sé que está sucediendo realmente?

—PODRÁS SENTIRLO. POR AHORA, SÓLO VISUALÍZALO. Respiré hondo otra vez y visualicé la energía entrando en mí y fluyendo hacia afuera en todas las direcciones, hacia el mundo.

—Todavía no sé si está pasando realmente o no —dije. Hanh me miró directamente, con aspecto de sentirse levemente impaciente.

—YA SABES QUE LA ENERGÍA ESTÁ FLUYENDO DE TI, PORQUE LA ENERGÍA SE MANTIENE, LOS COLORES Y LAS FORMAS SIGUEN ELEVA­DOS, Y SIENTES QUE TE LLENA Y LUEGO REBOSA.

—¿Cómo se lo siente? —pregunté.

Me miró con incredulidad.

—Ya conoces la respuesta.

Lo miré de soslayo y luego contemplé de nuevo las mon­tañas, visualizando el flujo de energía que salía de mí hacia ellas. Continuaban hermosas y comenzaban a ser también in­mensamente atrayentes. Entonces me colmó una oleada de pro­funda emoción y recordé lo que había experimentado en Perú.

Hanh asentía.

—¡Por supuesto! —exclamé—. LA MEDIDA DE SI LA ENERGÍA FLUYE O NO HACIA AFUERA ES LA SENSACIÓN DE AMOR. Hanh esbozó una amplia sonrisa.

—Sí, ES UN AMOR QUE SE CONVIERTE EN UNA EMOCIÓN DE FONDO QUE PERMANECE CONTIGO MIENTRAS TU ENERGÍA DE ORA­CIÓN ESTÉ EMANANDO HACIA EL MUNDO. DEBES PERMANECER EN UN ESTADO DE AMOR.

Hizo una pausa y lo miré un momento.

—Me parece algo terriblemente idealista para los seres humanos comunes —comenté. Hanh rió entre dientes.

—No te estoy diciendo que seas un ser humano común. Te estoy diciendo cómo colocarte a la delantera de la evolución. Te estoy diciendo que seas un héroe. Sólo re­cuerda que DEBES ESPERAR QUE LA ENERGÍA DIVINA ENTRE EN TI EN UN NIVEL MÁS ELEVADO, Y FLUYA DE TI COMO UNA COPA REBO­SANTE. CUANDO TE DESCONECTES, RECUERDA ESTA SENSACIÓN DE AMOR. TRATA DE ENCENDER EN FORMA CONSCIENTE ESTE ESTADO.

Sus ojos volvieron a chispear.

TU EXPECTATIVA ES LA CLAVE EN CUANTO A SI PUEDES O NO MANTENER ESTA EXPERIENCIA. DEBES VISUALIZARLA SUCEDIENDO, CREER QUE ESTARÁ ACCESIBLE A TI EN TODAS LAS SITUACIONES. ESTA EXPECTATIVA DEBE CULTIVARSE Y AFIRMARSE EN FORMA CONSCIEN­TE TODOS LOS DÍAS.

Asentí.

—Ahora —añadió—, ¿entiendes todos los procedi­mientos de que te he hablado?

Antes de que pudiera responderle, agregó:

LA CLAVE RADICA EN CÓMO TE DESPIERTAS A LA MAÑANA. Por eso te pedí que durmieras: para poder ver cómo despiertas. DEBES HACERLO CON DISCIPLINA. DESPIERTA TU CUERPO A LA AFLUENCIA DE ENERGÍA DE LA MANERA QUE TE MOSTRÉ. MUÉVETE DESDE TU CENTRO; SIENTE LA ENERGÍA DE INMEDIATO. ESPÉRALA DE INMEDIATO.

"INGIERE SÓLO ALIMENTOS QUE AÚN ESTÉN VIVOS, Y AL CABO DE UN TIEMPO LA ENERGÍA DIVINA INTERIOR SERÁ MÁS FÁCIL DE ABSORBER HACIA DENTRO DE TU SER. TÓMATE TIEMPO PARA LLENAR­TE DE ENERGÍA TODOS LOS DÍAS, Y DESPIÉRTATE CON MOVIMIENTO. RECUERDA LAS MEDIDAS. VISUALIZA QUE ESTA ENERGÍA ESTÁ EN­TRANDO EN TI Y SIÉNTELA FLUIR HACIA EL MUNDO. SI HACES TODO ESTO, HABRÁS COMPLETADO LA PRIMERA EXTENSIÓN. PODRÁS NO SÓLO EXPERIMENTAR LA ENERGÍA DE VEZ EN CUANDO, SINO CUL­TIVARLA Y MANTENERLA EN UN NIVEL MÁS ELEVADO.

Hizo una profunda reverencia y sin agregar nada más comenzó a caminar de vuelta hacia la casa. Yin y yo lo seguimos. Cuando llegamos, Hanh se puso a seleccionar alimentos y guardarlos en una canasta grande.

—¿Y el punto de acceso? —le pregunté a Hanh. Se detuvo y me miró.

—Hay muchos puntos de acceso.

—Te pregunto si sabes dónde podemos encontrar el punto de acceso a Shambhala. Me miró serio.

—Apenas has completado una extensión de tu energía de oración. Ahora debes aprender qué hacer con esa ener­gía que fluye de ti. Y eres muy testarudo, y todavía proclive al miedo y la ira. Tendrás que superar estas tendencias antes de poder siquiera acercarte a Shambhala.

Con esta declaración, Hanh saludó con un movi­miento de la cabeza a Yin y le entregó la canasta; luego se marchó a la otra habitación.

 

 

 
 
 
 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas