web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

El Llamado de Shambhala

CAPÍTULO 2

LA UNDÉCIMA REVELACIÓN

El secreto de Shambhala

James Redfield

 

EL LLAMADO DE SHAMBHALA

Mientras Yin comenzaba a conducir el jeep hacia afuera de Lhasa yo permanecía en silencio, mirando las montañas por la ventanilla y preguntándome qué habría querido decir Wil con su nota. ¿Por qué había decidido continuar solo? ¿Y quiénes eran los dakini? Estaba por preguntarle a Yin, cuando un camión militar chino cruzó en la intersección frente a nosotros.

Verlos me sobresaltó; sentí que me invadía una oleada de nerviosismo. ¿Qué estaba haciendo yo ahí? Acabábamos de ver oficiales de inteligencia que acechaban ante la puerta del hotel donde se suponía que nos reuniéramos con Wil. Tal vez nos buscaban a nosotros.

—Espera un minuto, Yin —dije—. Quiero ir a un aero­puerto. Todo esto parece demasiado peligroso para mí. Yin me miró alarmado.

—¿Y Wil? —preguntó—. Ya leíste la nota. Él te necesita.

—Sí, pero él está acostumbrado a este tipo de cosas. No creo que espere que yo me ponga en peligro de esta manera.

Yin asintió.

—Ya estás en peligro. Debemos salir de Lhasa.

—¿Adónde vamos? —quise saber.

—Al monasterio del lama Ridgen, cerca de Shigatse. Será tarde cuando lleguemos.

—¿Allá hay teléfono? —pregunté.

—Sí —respondió Yin—. Creo que sí... si funciona. Asentí y Yin volvió a concentrarse en el camino. Muy bien, pensé. No haría daño alejarme de aquel lugar antes de disponer lo necesario para volver a casa.

Durante horas avanzamos a los tumbos por la carretera mal pavimentada, pasando camiones y coches viejos por el camino. El paisaje era una mezcla de feas construcciones industriales y hermosas vistas. Bastante después de ano­checer, Yin se detuvo en el patio de una casita construida con bloques de cemento. Al costado de un taller mecánico, a la derecha, había atado un perro grande y lanudo que nos ladraba furiosamente.

—¿Ésta es la casa del lama Ridgen? —pregunté.

—No, por supuesto que no —respondió Yin—. Pero conozco a la gente que vive aquí. Podemos conseguir co­mida y combustible que quizá necesitemos más adelante. Enseguida vuelvo.

Me quedé mirando mientras Yin subía los escalones de madera y golpeaba a la puerta. Salió una mujer mayor, tibetana, que de inmediato dio a Yin un fuerte abrazo. Yin señaló hacia mí, sonrió y dijo algo que no logré entender. Luego me hizo una seña; bajé del jeep y entré en la casa.

Oímos un débil chirrido de frenos que venía de afue­ra. Yin cruzó corriendo la habitación y apartó las cortinas para mirar. Yo me quedé de pie tras él. En la oscuridad, distinguí un auto oscuro, sin identificación, estacionado del otro lado del camino, a unos treinta metros de dis­tancia.

—¿Quién es? —pregunté.

—No sé —respondió Yin—. Ve a traer nuestros bolsos. Rápido.

Lo miré con expresión interrogante.

—No te pasará nada —me aseguró—. Ve a buscarlos, pero apresúrate.

Con rapidez crucé el umbral y me acerqué al jeep, tra­tando de no mirar hacia el auto estacionado a la distancia. Metí una mano por la ventanilla lateral, tomé mi bolso y la mochila de Yin y enseguida volví adentro con paso veloz. Yin seguía mirando por la ventana.

—¡No! —exclamó de pronto—. Ahí vienen. Un relámpago de faros de auto iluminó la ventana, al tiempo que el auto avanzaba a gran velocidad hacia la casa. Yin me sacó su mochila y me condujo por la puerta de atrás hacia la oscuridad.

—Debemos ir por aquí —me gritó mientras comenzaba a guiarme por un sendero que ascendía hacia un grupo de estribaciones rocosas. Eché un vistazo a la casa, y para mi horror vi que los agentes de civil se apeaban del auto y rodeaban la vivienda. Otro vehículo que ni siquiera había­mos visto tomó con rapidez por un costado de la casa y varios hombres más bajaron de un salto y comenzaron a subir corriendo por la cuesta, a nuestra derecha. Yo sabía que, si continuábamos en la dirección en que íbamos, nos alcanzarían en pocos minutos.

—Yin, espera un momento —le dije en un susurro—. Van a alcanzarnos.

Se detuvo y acercó su cara a la mía en la oscuridad.

—A la izquierda —me dijo—. Los rodearemos.

En ese momento divisé a los otros agentes que corrían en esa dirección. Si seguíamos la ruta de Yin, con seguri­dad nos verían.

Miré la parte más escarpada de la pendiente. Algo me llamó la atención: un breve segmento del sendero lucía perceptiblemente más claro.

—No, tenemos que subir derecho —dije en forma instin­tiva, y nos encaminamos en esa dirección. Yin se demoró un instante a mis espaldas y luego se apresuró a seguirme. Nos abrimos paso por entre las rocas, mientras los agentes se cerraban desde la derecha hacia nosotros.

En la cima de una elevación, un agente daba la impre­sión de estar justo arriba de nosotros, de modo que nos agachamos entre dos grandes peñascos. La zona que nos ro­deaba aún resultaba perceptiblemente más iluminada. El hombre, que no se hallaba a más de diez metros de distancia, avanzaba hacia un sitio desde el cual pronto nos vería con claridad. Entonces, cuando se aproximó a los bor­des del ligero resplandor, a segundos de vernos, se detuvo en forma abrupta, comenzó a avanzar otra vez y volvió a detenerse, como si de pronto hubiera cambiado de idea. Sin dar un paso más, se volvió y bajó corriendo la colina.

Al cabo de unos momentos, le pregunté a Yin en un susurro si le parecía que el agente nos había visto. —No —respondió—. No lo creo. Vamos.

Continuamos ascendiendo la colina durante diez mi­nutos más antes de detenernos en un precipicio de piedra para mirar hacia la casa. Alcanzamos a ver más autos oficiales que se acercaban. Uno era un coche patrullero más viejo, con una luz roja parpadeante. La escena me llenó de puro terror. Ya no quedaba la menor duda: esas personas iban tras nosotros.

También Yin miraba ansioso hacia la casa. De nuevo le temblaban las manos.

—¿Qué van a hacerle a tu amigo? —pregunté, horroriza­do de lo que podría responderme.

Yin me miró con lágrimas y furia en los ojos, y continuó guiándome colina arriba.

Caminamos durante varias horas más, abriéndonos paso sólo a la luz de la Luna menguante, periódicamente oscurecida por las nubes. Yo quería preguntar por las le­yendas que había mencionado Yin, pero él continuaba enojado y taciturno. En lo alto de la colina se detuvo y anunció que debíamos descansar. Mientras yo me sentaba en una roca cercana, él se alejó unos cuatros metros, su­mido en la oscuridad, y permaneció de espaldas a mí.

—¿Por qué allá abajo estabas tan seguro de que debíamos subir derecho por la colina? —me preguntó sin darse vuelta.

Tomé aliento.

—Vi algo —balbuceé—. De algún modo, esa área estaba más clara. Parecía el camino indicado.

Se volvió, se acercó y se sentó en el suelo frente a mí.

—¿Ya antes habías visto algo similar? Traté de ahuyentar mi ansiedad. El corazón me latía con fuerza, y apenas podía respirar.

—Sí —respondí—. Varias veces, últimamente. Desvió la mirada y guardó silencio.

—Yin, ¿sabes de qué se trata?

—Las leyendas dirían que nos están ayudando.

—¿Quiénes?

De nuevo apartó la mirada.

—Yin, cuéntame lo que sepas sobre esto. No respondió.

—¿Son los dakini que Wil mencionaba en su nota? Siguió sin responder.

Sentí una oleada de enojo.

—¡Yin! Dime lo que sabes.

Se puso de pie con rapidez y me miró furioso.

—De algunas cosas se nos prohibe hablar. ¿No comprendes? El solo hecho de mencionar frívolamente los nombres de estos seres puede dejar mudo, o ciego, a un hombre durante años. Ellos son los guardianes de Shambhala.

Fue airado hasta una roca chata, la cubrió con su chaqueta y se recostó.

También yo me sentía agotado, incapaz de pensar.

—Debemos dormir —dijo Yin—. Por favor, mañana sabrás más.

Lo miré un momento y luego me eché sobre la roca donde estaba sentado y caí en un profundo sueño.

Me despertó un haz de luz que se levantaba entre dos picos nevados, a la distancia. Al mirar alrededor me di cuenta de que Yin no estaba. Me levanté de un salto y, con todo el cuerpo dolorido, escruté la zona inmediata. Yin no se hallaba en ningún lugar que yo alcanzara a ver.

Maldición, pensé. No tenía manera de saber dónde me encontraba. Me recorrió una profunda oleada de angustia.

Esperé treinta minutos, contemplando las colinas marrones y rocosas con pequeños valles de pasto verde, y él aún no regresaba. Entonces advertí por primera vez que cuesta abajo, a unos ciento veinte metros, había un camino de grava. Tomé mi bolso y bajé por entre las piedras hasta alcanzarlo; luego me dirigí hacia el norte. Según recordaba, por ahí se volvía a Lhasa.

No había andado ochocientos metros cuando me di cuenta de que, a menos de cien pasos detrás de mí, cuatro o cinco personas se encaminaban en la misma dirección. De un salto salí del camino y volví a subir, metiéndome entre las rocas, de modo de quedar oculto pero poder ob­servarlos pasar. Cuando llegaron junto a mí me di cuenta de que formaban una familia, compuesta por un anciano, un hombre, algunas mujeres y dos jóvenes de aspecto adolescente. Llevaban grandes bolsos, y el hombre más joven tiraba de un carro lleno de posesiones. Parecían refugiados.

Pensé en aproximarme a ellos y al menos averiguar qué camino tomar, pero decidí no hacerlo. Tenía miedo de que pudieran denunciarme más adelante, de manera que los dejé pasar. Esperé veinte minutos más y luego caminé con cautela en la misma dirección. Durante unos tres kilómetros, el camino avanzaba sinuoso a través de las pequeñas colinas rocosas y mesetas, hasta que a la dis­tancia, en lo alto de una de las colinas, distinguí un monasterio. Me desvié del camino y trepé entre las rocas hasta quedar a unos doscientos metros del lugar. Cons­truido con ladrillos de color arena, el monasterio tenía un tejado plano, pintado de marrón, y dos alas a cada lado del edificio principal.

No alcanzaba a ver ningún movimiento, y al principio pensé que se hallaba vacío. Pero luego se abrió la puerta del frente y vi a un monje, ataviado con una túnica color rojo intenso, que salió y se puso a trabajar en un jardín cer­ca de un árbol solitario que se alzaba a la derecha del edificio.

Se lo veía bastante inofensivo, pero decidí no arries­garme. Retrocedí hasta el camino de grava, lo crucé y describí un amplio rodeo por la izquierda del monasterio hasta pasarlo. Luego, con cuidado, procedí a volver a subir por el camino; sólo me detuve para sacarme la parka. El sol ya pegaba con fuerza y hacía un calor sorprendente. Al cabo de más o menos un kilómetro y medio, cuando me hallaba a punto de llegar a una pequeña elevación del ca­mino, oí algo. Corrí hacia las piedras y agucé el oído. Al principio pensé que era un pájaro, pero poco a poco me di cuenta de que era alguien hablando, lejos, a la distancia. ¿Quién?

Con suma cautela, subí entre las rocas hasta alcanzar una posición más elevada y observé el pequeño valle que se extendía más abajo. Se me congeló el corazón. Debajo de mí había una encrucijada de grava en la cual vi tres jeeps militares estacionados. Tal vez una docena de soldados se encontraban de pie allí, fumando cigarrillos y hablando. Retrocedí, siempre agachado. Desanduve el camino por el que había llegado hasta encontrar un lugar donde ocultar­me, entre dos grandes rocas.

Desde allí oí algo más a la distancia, del otro lado de la barrera policial. Al principio era un zumbido bajo, y luego un ruido entrecortado que reconocí. Un helicóptero.

Asustado, eché a correr entre las rocas lo más rápido que podía, alejándome del camino. Crucé un arroyo y me resbalé, empapándome los pies y los pantalones hasta las rodillas. Me levanté de un salto y eché a correr de nuevo, pero se me enganchó un pie en una piedra y caí rodando por una colina, con lo cual me desgarré los pantalones y me lastimé una pierna. Me levanté con esfuerzo y seguí corriendo, en busca de un mejor lugar donde esconderme.

Mientras el helicóptero se acercaba, salté otra pequeña elevación y miré hacia atrás; en ese instante alguien me agarró y me arrastró al interior de una garganta no muy espaciosa. Era Yin. Nos quedamos inmóviles mientras el enorme helicóptero volaba directamente por encima de nosotros.

—Es un Z-9 —dijo Yin. Su rostro reflejaba pánico, pero me di cuenta de que también estaba furioso.

—¿Por qué me dejaste donde habíamos acampado? —me preguntó, casi gritando.

—¡Fuiste tú quien me dejó! —contesté.

—Estuve ausente menos de una hora. Deberías haberme esperado.

Dentro de mí estallaron el miedo y el enojo.

—¿Esperado? ¿Por qué no me avisaste que te ibas? Aún no le había dicho todo, pero oí que a la distancia el helicóptero volvía.

—¿Qué vamos a hacer? —le pregunté a Yin—. ¡No podemos quedarnos aquí!

—Volveremos al monasterio —respondió—. Es ahí adonde fui antes.

Asentí; luego me levanté y busqué el helicóptero con la vista. Por fortuna, se desviaba hacia el norte. Al mismo tiempo otra cosa me llamó la atención: el monje al que había visto antes, que descendía por la zanja hacia no­sotros.

Se nos acercó y le dijo a Yin, en tibetano, algo que yo no entendí. Luego me miró.

—Ven, por favor —me dijo en inglés, al tiempo que me tomaba del brazo y me guiaba hacia el monasterio.

Cuando llegamos, primero atravesamos un portón y pasamos ante numerosos tibetanos cargados con bolsos y diversas pertenencias. Algunos eran muy pobres. Cuan­do llegamos al edificio principal del monasterio, el monje abrió las grandes puertas de madera y nos condujo a través de un amplio vestíbulo donde había más tibetanos espe­rando. Mientras pasábamos, reconocí a un grupo; era la familia a la que había dejado marchar delante de mí en el camino, un rato antes. Me miraron con ojos afectuosos.

Yin vio que yo los miraba y me preguntó por qué; le expliqué que los había visto en el camino.

—Estaban ahí para conducirte aquí —dijo Yin—. Pero tú tenías demasiado miedo para seguir la sincronicidad.

Me miró con seriedad y luego continuó caminando tras el monje hasta un pequeño estudio decorado con bibliotecas y escritorios y varios molinillos de oraciones. Nos sentamos a una mesa de madera tallada, donde el monje y Yin sostuvieron una extensa conversación en tibe­tano.

—Permíteme mirarte la pierna —me pidió a nuestras espaldas otro monje, en inglés. Llevaba una pequeña canasta llena de vendas y varios frascos con gotero. A Yin se le iluminó la cara.

—¿Ustedes dos se conocen? —pregunté.

—Por favor —dijo el monje, ofreciéndome la mano al tiempo que hacía una leve reverencia—. Me llamo Jampa. Yin se inclinó hacia mí.

—Jampa está con el lama Rigden desde hace más de diez años.

—¿Quién es el lama Rigden?

Tanto Jampa como Yin se miraron como si no supieran con certeza cuánto revelarme. Por fin, Yin dijo:

—Ya te he mencionado las leyendas. El lama Rigden las comprende más que cualquier otra persona. Es uño de los principales expertos en Shambhala.

—Cuéntame exactamente lo que ha sucedido —me dijo Jampa mientras continuaba aplicando una especie de ungüento en mi pierna lastimada.

Miré a Yin, que con un gesto me indicó que así lo hiciera.

—Debo comunicarle al lama lo que te ha sucedido —explicó Jampa.

Procedí a contarle todo lo que me había ocurrido desde mi llegada a Lhasa. Cuando terminé, Jampa me miró.

—¿Y qué sucedió antes de venir al Tíbet?

Le conté acerca de la hija de mi vecino y acerca de Wil.

El monje y Yin se miraron.

—¿Y qué has estado pensando? —preguntó Jampa.

—Estuve pensando que esto me supera —respondí—. Planeo dirigirme al aeropuerto.

—No, no me refiero a eso —se apresuró a aclarar Jampa—. Esta mañana, cuando descubriste que Yin se había ido, ¿cuál fue tu actitud, tu estado de ánimo?

—Me asusté. Sólo sabía que los chinos caerían sobre mí en cuestión de minutos. Traté de figurarme cómo regresar a Lhasa.

Jampa se volvió y miró ceñudo a Yin.

—Él no sabe de los Campos de Oración. Yin meneó la cabeza y desvió la mirada.

—Ya lo hemos hablado —dije—. Pero no estoy seguro de saber qué importancia pueda tener eso. ¿Qué sabes tú de estos helicópteros? ¿Nos buscan a nosotros?

Jampa se limitó a sonreír y me dijo que no me preo­cupara, que allí me encontraría a salvo. Entonces fuimos interrumpidos por varios otros monjes que nos traían sopa, pan y té. Mientras comíamos, mi mente pareció despejarse y comencé a evaluar la situación. Quería saber todo acerca de lo que estaba sucediendo. En aquel mismo instante.

Miré a Jampa con determinación, y él me devolvió la mirada con profunda calidez.

—Sé que tienes muchas preguntas —me dijo—. Permíteme decirte lo que puedo. Somos una secta especial del Tíbet. Durante muchos siglos hemos mantenido la creencia de que Shambhala es un lugar real. También man­tenemos él conocimiento de las leyendas, una sabiduría oral tan antigua como el Kalachakra, consagrado a la inte­gración de toda verdad religiosa.

"Muchos de nuestros lamas están en contacto con Shambhala a través de sus sueños. Hace unos meses, tu amigo Wil comenzó a aparecer en los sueños del lama Rigden de Shambhala. Poco tiempo después, Wil fue con­ducido a este mismo monasterio. El lama Rigden aceptó verlo, y descubrió que Wil solía tener el mismo sueño.

—¿Qué le dijo Wil? —pregunté—. ¿Adónde fue?

Meneó la cabeza.

—Temo que deberás esperar, a ver si el lama Rigden te da esa información.

Miré a Yin, que intentó sonreír.

—¿Y los chinos? —le pregunté a Jampa—. ¿De qué manera forman parte de esto? Jampa se encogió de hombros.

—No sabemos. Tal vez saben algo acerca de lo que está sucediendo. Asentí.

—Hay una cosa más —agregó Jampa—. En apariencia, en todos los sueños aparece otra persona. Un estadouni­dense. —Hizo una pausa y una pequeña reverencia. —Tu amigo Wil no estaba del todo seguro, pero le pareció que eras tú.

Después de bañarme y cambiarme de ropa en la habita­ción que me había asignado Jampa, salí al patio posterior. Varios monjes trabajaban en una huerta, como si los chinos no constituyeran la menor preocupación. Miré las monta­ñas y escruté el cielo. No se veía ningún helicóptero por ninguna parte.

—¿Quisieras sentarte en aquel banco, allá arriba? —habló una voz detrás de mí. Al volverme vi que Yin salía por una puerta situada a mis espaldas.

Hice un gesto de asentimiento, y subimos por varias terrazas llenas de plantas ornamentales y comestibles, has­ta alcanzar unos asientos que enfrentaban un elaborado santuario budista. Una gran estribación montañosa enmar­caba el horizonte detrás de nosotros, pero hacia el sur teníamos una vista panorámica del campo que se extendía por kilómetros. Se veían muchas personas andando por los caminos o tirando de carros.

—¿Dónde está el lama? —pregunté.

—No sé —respondió Yin—. Todavía no ha aceptado verte.

—¿Por qué?

Yin meneó la cabeza.

—No lo sé.

—¿Crees que él sabe dónde está Wil? De nuevo Yin negó con la cabeza.

—¿Crees que los chinos todavía nos buscan? —pre­gunté.

Yin se limitó a encogerse de hombros, con la vista fija en la distancia.

—Lamento que mi energía sea tan mala —se excusó—. Por favor, no dejes que te influya. Es sólo que mi ira me supera. Desde 1954 los chinos se han propuesto sistemá­ticamente destruir la cultura tibetana. Mira a esa gente que va caminando allá. Muchos son granjeros desalojados a causa de iniciativas económicas que han ordenado los chi­nos. Otros son nómadas que se mueren de hambre porque estas políticas han alterado su modo de vida. —Cerró ambos puños.

   

"Los chinos están haciendo lo mismo que Stalin hizo en Manchuria, al introducir en el Tíbet a miles de extran­jeros, en este caso chinos de diversas etnias, para cambiar el equilibrio cultural e instituir las costumbres chinas.

Exigen que en nuestras escuelas se enseñe sólo el idioma chino.

—Esa gente que está ante las puertas del monasterio —pregunté—, ¿por qué viene aquí?

—El lama Rigden y los monjes trabajan para ayudar a los pobres que peor lo están pasando con la transición de su cultura. Es por eso que los chinos lo han dejado en paz: él ayuda a solucionar problemas sin agitar al populacho contra los invasores.

Lo dijo de una manera que reflejaba un leve resentimien­to contra el lama, y de inmediato comenzó a disculparse.

—No —dijo—. No fue mi intención dar a entender que el lama coopera demasiado. Pero lo que hacen los chinos es despreciable. —Volvió a apretar los puños y se golpeó las rodillas. —Muchos creían, al principio, que el gobierno chino se mostraría respetuoso de las costumbres tibetanas, que podríamos existir dentro de la nación china sin perderlo todo. Pero el gobierno se ha propuesto des­truirnos. Esto se ve con más claridad ahora, y debemos comenzar a hacerles las cosas más difíciles.

—¿Quieres decir tratar de combatirlos? —pregunté—. Yin, sabes que no pueden ganar esa batalla.

—Lo sé, lo sé —repuso—. Pero me enojo mucho cuando pienso en lo que están haciendo. Algún día los guerreros de Shambhala saldrán a derrotar a estos monstruos del mal.

—¿Qué?

—Es una profecía de mi pueblo. —Me miró y meneó la cabeza. —Ya sé que debo manejar mi ira. Destruye mi Campo de Oración.

En forma abrupta se puso de pie y agregó:

—Iré a preguntarle a Jampa si ha hablado con el lama. Por favor, discúlpame. —Hizo una ligera reverencia y se marchó.

Por un rato contemplé el paisaje tibetano, tratando de comprender plenamente el daño causado por la ocupación china. En un momento hasta me pareció oír otro helicóp­tero, pero sonaba demasiado lejos como para saberlo con certeza. Sabía que la ira de Yin estaba justificada, y re­flexioné durante varios minutos más en las realidades de la situación política en el Tíbet. De nuevo pensé en preguntar por un teléfono, y me planteé cuán difícil sería hacer una llamada internacional.

Estaba por levantarme y entrar, cuando me di cuenta de que me sentía cansado, así que respiré hondo un par de veces y traté de concentrarme en la belleza que me rodea­ba. Las montañas de picos nevados y los tonos verdes y marrones del paisaje eran severos y hermosos; el cielo, de un azul intenso con apenas unas cuantas nubes a lo largo del horizonte occidental.

Mientras miraba, noté que los dos monjes que se halla­ban varios niveles más abajo de mí miraban fijamente en mi dirección. Eché un vistazo rápido a mis espaldas para ver si había algo allá arriba, pero no vi nada desacostum­brado. Los miré y les sonreí.

Al cabo de unos minutos uno de ellos comenzó a ascender por los escalones de piedra hacia mí, llevando una canasta llena de herramientas de mano. Cuando llegó a mi lado me dirigió un cortés saludo con la cabeza y comenzó a quitar las malas hierbas de un cantero de flores situado a unos seis metros a mi derecha. Varios minutos después se le unió el otro monje, que también se puso a cavar. De vez en cuando me miraban con ojos inquisitivos y respetuosos movimientos de cabeza.

Respiré hondo unas cuantas veces más y me concentré de nuevo en la lejana distancia, pensando en lo que me había dicho Yin sobre su Campo de Oración. Le preocupaba que su ira contra los chinos destruyera su energía.

¿Qué quería decir con eso?

De pronto comencé a sentir el calor del sol y a percibir su luminosidad en forma más consciente, experimentando una cierta apacibilidad que no había sentido desde mi llegada al país. Respiré hondo, con los ojos cerrados, y per­cibí algo más, una fragancia desusadamente dulce, como un ramo de flores. Lo primero que pensé fue que los mon­jes habían cortado algunas flores de las plantas que estaban podando y las habían dejado cerca de mí.

Abrí los ojos y miré, pero no había ninguna flor cerca. Me esforcé por distinguir alguna brisa que pudiera haber llevado hacia mí la fragancia, pero el aire no se movía. Entonces noté que los monjes habían dejado sus herramien­tas y me miraban con intensidad, con los ojos agrandados y la boca semiabierta, como si hubieran visto algo extraño. De nuevo miré hacia atrás, tratando de figurarme qué sucedía. Al reparar en que me habían perturbado, juntaron con rapi­dez sus herramientas y canastas y bajaron casi corriendo el sendero que iba al monasterio. Los seguí con los ojos un momento, viendo cómo se agitaban y revoloteaban sus tú­nicas cuando se dieron vuelta a ver si yo los miraba.

En cuanto bajé y entré en el monasterio, supe que había alguna actividad importante en marcha. Los monjes se es­currían de un lado a otro y susurraban entre sí en el recinto.

Caminé por un pasillo hasta llegar a mi habitación, de nuevo planeando preguntar a Jampa cómo podía hacer para hablar por teléfono. Mi ánimo estaba mejor, pero de nuevo me cuestionaba mi sentido de autopreservación. En lugar de intentar salir de aquel país, algo o alguien me arrastraba más y más hacia lo que estaba sucediendo allí. ¿Quién sabía lo que podían hacer los chinos si me capturaban? ¿Sabían mi nombre? Incluso quizá fuera ya demasiado tarde para mar­charme por aire.

Estaba a punto de ponerme de pie y buscar a Jampa, cuando él entró de pronto en la habitación.

—El lama ha accedido a verte —me anunció—. Es un gran honor. No te preocupes; habla perfecto inglés. Asentí, un poco nervioso. Jampa, de pie en la puerta, parecía expectante.

—Debo escoltarte... ahora.

Me levanté y seguí a Jampa, que me condujo a través de una habitación muy grande, con cielos rasos altos, hasta un cuarto más pequeño, del otro lado. Cinco o seis monjes, que sostenían molinillos de oraciones y pañuelos blancos, nos miraron con expectativa mientras nosotros íbamos hasta el frente y nos sentábamos. Yin me saludó con un ademán desde el otro extremo.

—Ésta es la sala de recibo —me dijo Jampa. El interior del recinto era de madera, pintada de ce­leste. Murales y mandalas tallados a mano adornaban las paredes. Esperamos unos minutos y entonces entró el lama. Era más alto que la mayoría de los otros monjes, pero vestía una túnica exactamente igual a las de los demás. Tras mirar a todos los presentes con gran detenimiento, pidió a Jampa que se adelantara. Se tocaron las frentes y el lama susurró algo al oído del monje.

De inmediato Jampa se volvió y comenzó a indicar con gestos a todos los otros monjes que salieran con él de la habitación. También Yin se dispuso a retirarse, pero mientras lo hacía me miró de soslayo y me dirigió un leve movimiento de cabeza, gesto que tomé como señal de aliento para mi inminente conversación. Muchos de los monjes me entregaron sus pañuelos, asintiendo con expre­sión de entusiasmo.

Cuando la habitación quedó vacía, el lama me indicó con la mano que me adelantara y me sentara en una pe­queña silla de respaldo recto situada a su derecha. Al acercarme hice una leve reverencia y me senté.

—Gracias por recibirme —dije.

Asintió y sonrió; me miró un largo momento.

—¿Podría preguntarle por mi amigo Wilson James? —dije al fin—. ¿Usted sabe dónde está?

—¿Qué es lo que sabes tú de Shambhala? —me preguntó el lama a su vez.

—Supongo que siempre he pensado que es un lugar imaginario, una fantasía, como Shangri-La.

Ladeó la cabeza y respondió con tono práctico:

—Es un lugar real de la Tierra, que existe como parte de la comunidad humana.

—¿Por qué nadie ha descubierto nunca dónde está? ¿Y por qué tantos budistas prominentes hablan de Shambhala como una forma de vida, una mentalidad?

—Porque Shambhala en verdad representa una forma de ser y de vivir. Es una manera precisa de referirse a Sham­bhala. Pero además es un sitio verdadero donde gente verdadera ha logrado esta forma de ser en comunidad unos con otros.

—¿Usted ha estado allí?

—No, no. Todavía no he sido llamado.

—¿Entonces cómo puede estar tan seguro?

—Porque he soñado muchas veces con Shambhala, como muchos otros adeptos de la Tierra. Comparamos nuestros sueños, y son tan similares que sabemos que tiene que ser un lugar real. Y mantenemos el conocimiento sa­grado, las leyendas, que explican nuestra relación con esta comunidad sagrada.

—¿Cuál es esa relación?

—Debemos preservar el conocimiento mientras espera­mos el momento en que Shambhala se torne conocida a todos los pueblos.

—Yin me dijo que algunos creen que en algún momento los guerreros de Shambhala vendrán al fin a derrotar a los chinos.

—La ira de Yin es muy peligrosa para él.

—¿Está equivocado, entonces?

—Él habla desde el punto de vista humano, que ve la derrota en términos de guerra y lucha física. Todavía no se conoce la manera exacta en que se cumplirá esta pro­fecía. Primero deberemos comprender Shambhala. Pero sabemos que ésta será una clase diferente de batalla.

Esta última declaración me resultó críptica, pero el lama hablaba de manera tan compasiva que sentí más reverencia que confusión.

—Nosotros creemos —continuó el lama Rigden— que está muy cerca el tiempo en que se conocerán en el mundo las costumbres de Shambhala.

—Lama, ¿cómo lo sabe?

—Una vez más, por nuestros sueños. Tu amigo Wil ha estado aquí, como sin duda ya sabrás. Lo hemos tomado como una gran señal, porque antes habíamos soñado con él. Él ha olido la fragancia y oído la emisión.

Me tomó por sorpresa.

—¿Qué clase de fragancia? Sonrió.

—La que tú mismo oliste hoy, hace un rato. Ahora todo cobraba sentido. La manera como habían reaccionado los monjes y la inmediata decisión del lama de recibirme.

—También a ti están llamándote —agregó—. El envío de la fragancia es algo muy raro. Yo lo he visto ocurrir una vez, cuando me hallaba con mi maestro, y de nuevo cuan­do estuvo aquí tu amigo Wil. Ahora ha ocurrido de nuevo contigo. Yo no sabía si recibirte o no. Es muy peligroso hablar de estas cosas de modo trivial. ¿Ya has oído el grito?

—No —respondí—. No comprendo qué es.

—Es también un llamado de Shambhala. Sigue prestando atención, a ver si percibes un sonido especial. Cuando lo oigas sabrás lo que es.

—Lama, no estoy seguro de querer ir a ningún lado. Este lugar parece muy peligroso para mí. En apariencia, los chinos saben quién soy. Creo que quiero volver a los Es­tados Unidos lo antes posible. ¿Puede decirme dónde encontrar a Wil? ¿Está en algún lugar cercano?

El lama meneó la cabeza, con expresión muy triste.

—No. Lo lamento, pero él se ha comprometido a continuar.

Guardé silencio un largo momento; el lama se limitaba a mirarme.

—Hay algo más que debes saber —añadió—. Según los sueños, está muy claro que, sin ti, Wil no podría sobrevivir a este intento. Para que él tenga éxito también tú deberás estar allí.

Me recorrió una oleada de miedo; desvié la mirada. Aquello no era lo que yo quería oír.

—Las leyendas dicen —prosiguió el lama— que en Shambhala cada generación tiene un cierto destino que se conoce y se habla públicamente. Lo mismo se aplica a las culturas humanas exteriores a Shambhala. A veces puede ganarse gran fuerza y claridad observando el coraje y la in­tención de la generación que nos precedió.

Me pregunté adónde quería llegar con aquello.

—¿Tu padre vive? —me preguntó. Negué con un movimiento de la cabeza.

—Murió hace un par de años.

—¿Sirvió en la gran guerra de la década de 1940? —preguntó.

—Sí —respondí—. Así es.

—¿Participó en la lucha?

—Sí, durante casi toda la guerra.

—¿Te contó de la situación de mayor miedo que vivió? Su pregunta me hizo retroceder mucho en el tiempo, llevándome a conversaciones sostenidas con mi padre du­rante mi juventud. Pensé un momento.

—Probablemente el desembarco en Normandía de 1944 en la playa Omaha.

—Ah, sí —repuso el lama—. He visto las películas estadounidenses sobre ese desembarco. ¿Tú las has visto?

—Sí —contesté—. Me conmovieron mucho.

—Hablaban del miedo y el coraje de los soldados —continuó.

—Sí.

—¿Tú crees que podrías haber hecho esas cosas?

—No sé. No entiendo cómo las hicieron ellos.

—Tal vez para ellos fue más fácil, porque era el llamado de toda una generación. En algún nivel lo percibían todos: los que luchaban, los que fabricaban las armas, los que cultivaban los alimentos. Salvaron el mundo en su mo­mento de mayor peligro.

Calló un momento, como esperando que yo le formu­lara alguna pregunta, pero no hice más que mirarlo.

—El llamado de tu generación es diferente —me dijo—. También ustedes deben salvar el mundo. Pero deben hacerlo de otra manera. Deben comprender que dentro de ustedes hay un gran poder que puede cultivarse y ampliarse, una energía mental que siempre se ha deno­minado "oración".

—Así me han dicho —repuse—. Pero supongo que todavía no sé cómo usarlo.

Ante esto, sonrió y comenzó a ponerse de pie, mirán­dome con un brillo en los ojos.

—Sí —dijo—. Lo sé. Pero lo sabrás. Ya lo sabrás.

Me recosté en el catre de mi cuarto y pensé en todo lo que el lama me había dicho. Se había puesto de pie y con­cluido la conversación de manera abrupta, desechando con un ademán el resto de mis preguntas sin formular.

—Ahora ve a descansar —me dijo, tras lo cual hizo sonar una campanilla para llamar a varios monjes—. Mañana hablaremos de nuevo.

Más tarde, tanto Jampa como Yin me hicieron contar­les en gran detalle todo lo dicho por el lama. Pero lo cierto era que Rigden me había dejado con más preguntas que respuestas. Todavía no sabía adónde había ido Wil o qué significaba en realidad el llamado de Shambhala. Todo sonaba fantasioso y peligroso.

Yin y Jampa se negaron a discutir cualquiera de estas cuestiones. Pasamos el resto de la tarde comiendo y con­templando el paisaje, y luego nos retiramos a dormir temprano. Ahora yo me encontraba mirando fijo el cielo raso, incapaz de dormir, la cabeza llena de pensamientos remolineantes.

Repasé mentalmente, varias veces, toda mi experiencia en el Tíbet, y al fin caí en un sueño intranquilo. Soñé que corría entre las multitudes de Lhasa, buscando refugio en uno de los monasterios. Los monjes que había en la entrada me miraban y se apresuraban a cerrar la puerta. Me perse­guían soldados. Yo corría sin esperanza por callejones oscuros, hasta que, al final de una calle, distinguía a mi de­recha una zona iluminada, similar a la que había visto despierto. Al acercarme, la luz desaparecía en forma gradual, pero delante de mí había un portón. Los soldados daban vuelta a la esquina, a mis espaldas. Yo atravesaba corriendo la puerta y me encontraba en medio de un paisaje helado...

Me desperté sobresaltado. ¿Dónde estaba? Poco a poco reconocí la habitación; me levanté y fui hasta la ventana. Hacia el este comenzaba a amanecer, de modo que traté de olvidar el sueño y volver a la cama, una idea que resultó por entero infructuosa. Estaba totalmente despierto.

Me puse unos pantalones y una chaqueta, bajé las esca­leras y salí al patio situado junto a la huerta, donde me senté en un banco de metal ornado. Mientras contemplaba la salida del Sol, oí algo a mi espalda. Era la figura de un hombre que venía del monasterio hacia mí. El lama Rigden. Me puse de pie y él me hizo una profunda reverencia.

—Te has levantado temprano —me dijo—. Espero que hayas dormido bien.

—Sí —respondí, mirándolo mientras avanzaba y derramaba un puñado de granos en el estanque, para los peces. El agua remolineaba mientras los animales consu­mían la comida.

—¿Qué has soñado? —me preguntó sin mirarme. Le conté de la persecución y la zona iluminada. Me miró asombrado.

—¿También has tenido esa experiencia en la vigilia? —me preguntó.

—Varias veces en este viaje —contesté—. Lama, ¿qué está sucediendo?

Sonrió y se sentó en otro banco, frente a mí.

—Están ayudándote los dakini.

—No comprendo. ¿Qué son los dakini? Wil dejó una nota en la que se refería a ellos, pero antes de eso yo nunca los había oído mencionar.

—Son del mundo espiritual. En general aparecen como del sexo femenino, pero pueden adoptar cualquier forma que deseen. En Occidente se los conoce con el nombre de "ángeles", pero son mucho más misteriosos que lo que cree la mayoría. Temo que sólo los conozca en verdad la gente de Shambhala. Las leyendas afirman que se mueven con la luz de Shambhala.

Hizo una pausa y me dirigió una mirada intensa.

—¿Has decidido si vas a responder a este llamado?

—No sabría cómo proceder —repuse.

—Las leyendas te guiarán. Dicen que, cuando llegue el momento de que se conozca Shambhala, mucha gente co­menzará a comprender cómo viven allí y la verdad que encierra la energía de la oración. La oración no es un poder que se manifiesta sólo cuando nos sentamos decididos rezar en una situación particular. La oración funciona en esos momentos, por supuesto, pero también funciona en otros.

—¿Se refiere a un Campo de Oración constante?

—TODO LO QUE ESPERAMOS, BUENO O MALO, CONSCIENTE O INCONSCIENTE, AYUDAMOS A TRAERLO A LA EXISTENCIA. Nuestra oración es una energía o poder que emana de nosotros en todas direcciones. En la mayoría de la gente, que piensa de maneras comunes, este poder es muy débil y contra­dictorio. Pero en otros, que parecen lograr mucho en la vida y que son muy creativos y exitosos, este campo de energía es fuerte, aunque en general todavía es in­consciente. Los individuos de este grupo poseen un campo fuerte porque habitualmente han crecido en un ambiente donde aprendieron a esperar el éxito y más o menos darlo por sentado, porque tuvieron modelos fuertes a este respecto y los han emulado. Sin embargo, las leyendas dicen que pronto toda la gente se enterará de este poder y comprenderá que nuestra capacidad para usar esta energía puede fortalecerse y ampliarse.

"Te he dicho todo esto para explicarte cómo responder al llamado de Shambhala. Para encontrar ese lugar sagrado, debes ampliar sistemáticamente tu energía hasta que emanes suficiente fuerza creativa para ir allá. El procedi­miento para lograrlo se explica en las leyendas y abarca tres pasos importantes. También existe un cuarto paso, pero sólo lo conoce en su totalidad la gente de Shambhala. Es por eso que encontrar Shambhala resulta tan difícil. Aunque uno logre ampliar su energía mediante los tres primeros pasos, debe contar con ayuda para realmente encontrar el camino a Shambhala. Los dakini deben abrir las puertas.

—Usted dijo que los dakini son seres espirituales. ¿Quiere decir almas que están en la Otra Vida y que actúan como guías con nosotros?

—No. Los dakini son seres diferentes, que actúan para despertar a los humanos y velar por ellos. No son huma­nos, y nunca lo fueron.

—¿Y son lo mismo que los ángeles? El lama sonrió.

—Son lo que son. Una realidad. Cada religión les da un nombre diferente, así como cada religión tiene una manera diferente de describir a Dios y la manera en que deben vivir los humanos. Pero en cada religión la experiencia de Dios, la energía del amor, es exactamente la misma. Cada religión tiene su propia historia de esta relación y su propia manera de hablar acerca de ella, pero existe una sola fuente divina. Lo mismo ocurre con los ángeles.

—¿De modo que ustedes no son estrictamente budistas?

—Nuestra secta y las leyendas que sostenemos tienen sus raíces en el budismo, pero abogamos por la síntesis de todas las religiones. Creemos que cada una tiene su verdad que debe ser incorporada con todas las otras. Es posible hacerlo sin perder la soberanía o verdad básica de la ma­nera tradicional de cada una. En su esencia, yo también me denominaría cristiano, por ejemplo, y judío o musulmán. Creemos que los que están en Shambhala también trabajan en pos de una integración de toda verdad religiosa. Traba­jan para esto en el mismo espíritu que el Dalai Lama hace conocidas las iniciaciones Kalachakra a cualquiera que posea un corazón sincero.

Me limité a mirarlo, tratando de absorberlo todo.

—No trates de comprenderlo todo ahora —me aconsejó el lama—. Sólo debes tener en cuenta que, para que la fuerza de la energía de la oración crezca lo bastante como para resolver los peligros que plantean los que te­men, es importante la INTEGRACIÓN DE TODAS LAS VERDADES RELIGIOSAS. Recuerda también que los dakini son reales.

—¿Por qué desean ayudarnos? —pregunté.

El lama respiró hondo, sumido en sus pensamientos. Al parecer, la pregunta constituía un punto de frustración para él.

—He trabajado toda mi vida para entender esta cuestión —respondió al fin—, pero debo admitir que no lo sé. Creo que ése es el gran secreto de Shambhala y no será comprendido hasta que se comprenda Shambhala.

—¿Pero usted piensa —lo interrumpí— que los dakini están ayudándome?

—Sí —respondió con firmeza—. A ti y a tu amigo Wil.

—¿Y Yin? ¿Qué papel desempeña él en todo esto? —Yin conoció a tu amigo Wil en el monasterio. También Yin ha soñado contigo, pero en un contexto dife­rente del mío o del de los otros lamas. Yin estudió en Inglaterra y está muy familiarizado con las costumbres occidentales. Él será tu guía, aunque es muy reacio, como sin duda ya habrás observado. Esto sólo se debe a que no quiere decepcionar a nadie. Será tu guía y te llevará lo más lejos que pueda.

Hizo una nueva pausa y me miró expectante. —¿Y el gobierno chino? —pregunté—. ¿Qué están haciendo? ¿Por qué tienen tanto interés en lo que sucede? El lama bajó los ojos.

—No sé. Parece que intuyen que está pasando algo con Shambhala. Siempre han tratado de reprimir la espiritua­lidad tibetana, pero ahora parecen haber descubierto nuestra secta. Debes tener mucho cuidado. Nos temen mucho.

Desvié la mirada un momento, pensando todavía en los chinos.

—¿Te has decidido? —preguntó.

—¿Se refiere a si ir o no? Esbozó una sonrisa compasiva.

—Sí.

—No lo sé. No estoy seguro de tener el coraje de arriesgarme a perderlo todo.

El lama siguió mirándome, mientras movía con sua­vidad la cabeza.

—Usted habló del desafío de mi generación —le dije—. Todavía no lo entiendo.

—La Segunda Guerra Mundial, lo mismo que la Guerra Fría —comenzó el lama—, fue el desafío que debió enfrentar la generación anterior. Los grandes progresos en cuanto a tecnología habían puesto cantidades masivas de armas en manos de las naciones. En su fervor naciona­lista, las fuerzas del totalitarismo intentaban conquistar a los países democráticos. Esta amenaza habría prevalecido si los ciudadanos comunes no hubieran luchado y muerto en defensa de la libertad, asegurando así el éxito de la democracia en el mundo.

"Pero la tarea de ustedes es diferente de la de nuestros padres. La misión de toda tu generación es diferente en su naturaleza misma de la tarea que debió cumplir la genera­ción de la Segunda Guerra Mundial. Ellos tuvieron que combatir una tiranía particular con violencia y armas.

Ustedes deben pelear contra los CONCEPTOS de guerra y enemigos. Pero exige el mismo heroísmo. ¿Entiendes? De ningún modo los padres de ustedes podrían haber hecho lo que hicieron, pero perseveraron. Lo mismo deben hacer ustedes. Las fuerzas del totalitarismo no han desaparecido; simplemente ya no se expresan a través de naciones que procuran imperios. Ahora las fuerzas de la tiranía son in­ternacionales y mucho mas sutiles, y se aprovechan de nuestra dependencia de la tecnología y el crédito y el deseo de conveniencia. Por temor, buscan centralizar todo creci­miento tecnológico en manos de unos pocos, de modo de poder salvaguardar su posición económica y controlar la futura evolución del mundo.

"Oponérseles con la fuerza es imposible. Ahora la demo­cracia debe custodiarse con el paso siguiente en la evolución de la libertad. DEBEMOS USAR EL PODER DE NUESTRA VISIÓN, Y LAS EXPECTATIVAS QUE FLUYEN DE NOSOTROS, COMO UNA ORACIÓN CONS­TANTE. ESTE PODER ES MÁS FUERTE QUE LO QUE PUEDA LLEGAR A SABERSE HOY, Y DEBEMOS DOMINARLO Y COMENZAR A USARLO ANTES DE QUE SEA DEMASIADO TARDE. Hay signos de que algo está cambiando en Shambhala. Está abriéndose, cambiando. El lama me miraba con determinación de acero.

—Debes responder el llamado de Shambhala —continuó—. Es la única manera de honrar lo que tus antepasados hicieron antes de ti.

Su comentario me llenó de ansiedad.

—¿Qué hago primero? —pregunté.

—Completa las extensiones de tu energía —respondió el lama—. No te resultará fácil, a causa de tu miedo e ira. Pero si persistes, el acceso se presentará ante ti.

—¿El acceso?

—Sí. Nuestras leyendas dicen que hay varios puntos de acceso a Shambhala: uno en los Himalayas orientales, en la India; otro en el noroeste, en la frontera con China; y un tercero en el extremo norte de Rusia. Las señales te guia­rán hasta el más adecuado. Cuando todo parezca perdido, busca a los dakini.

Mientras el lama hablaba, salió Yin con nuestras mo­chilas.

—Muy bien —repuse, cada vez más aterrado—. Lo intentaré. —Mientras hablaba no podría creer en las pala­bras que me salían de la boca.

—No te preocupes —dijo el lama Rigden—. Yin te ayudará. Sólo recuerda que, antes de poder encontrar Shambhala, DEBES AMPLIAR EL NIVEL DE ENERGÍA QUE EMANA DE TI HACIA EL MUNDO. Si no logras eso, no podrás tener éxito. Debes dominar la fuerza de tus expectativas.

Miré a Yin, que esbozó una semisonrisa.

—Es hora —dijo.

 

 
 
 
 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas