web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

El Secreto de Shambhala

CAPÍTULO 11

LA UNDÉCIMA REVELACIÓN

El secreto de Shambhala

James Redfield

 
 

EL SECRETO DE SHAMBHALA

Durante horas vagamos entre los templos, buscando a la abuela de Tashi, apresurándonos para llevar en todo momento la delantera a los militares chinos, y obser­vando el trabajo que estaban haciendo en los templos. En cada uno encontramos a personas que contemplaban una situación crítica que se desarrollaba en las culturas exteriores.

Un templo se concentraba en otros problemas relacio­nados con la alienación juvenil: la proliferación de expe­riencias violentas inducidas por películas y videojuegos con asesinos, que creaban la ilusión de que podían llevarse a cabo actos violentos en momentos de ira y luego borrarlos sin que causaran consecuencias, una falsa realidad que constituía el núcleo de los tiroteos en escuelas.

En estas instancias, observamos mientras a los crea­dores de esos juegos se les enviaba energía que surtía el efecto, lo mismo que antes, de elevarlos a una perspectiva intuitiva más elevada con la que podían repensar los efectos que sus creaciones surtían en los chicos. Al mismo tiempo, se elevaba del modo similar a ciertos padres y madres a estados de energía más alta, en que podían investigar sus corazonadas sobre lo que hacían sus hijos y encontrar más tiempo para modelar una realidad diferente.

Un templo se concentraba en el actual debate, dentro del campo de la medicina, con respecto a los enfoques preventivos alternativos, enfoques que se demostraban beneficiosos en cuanto a la eliminación de la enfermedad y el aumento de la longevidad. Los custodios de la medicina

—las organizaciones médicas de diversos países, los directores de clínicas de investigación, los institutos de salud del gobierno que distribuían grandes subvenciones, las empresas farmacéuticas— operaban todos sobre la base de un paradigma del siglo XVIII, que combatía los síntomas de la enfermedad sin prestar mucha atención a la prevención.

Sus blancos eran diversos microbios, genes defectuosos y células de tumores, y la mayoría creía que tales problemas eran resultado inevitable de la vejez. Desde este punto de vista, la enorme mayoría del dinero de las subvenciones iba a parar a los grandes centros de investigación que buscaban balas mágicas: productos farmacéuticos que podían paten­tarse y venderse para matar los microbios, destruir las células malignas o reprogramar de algún modo los genes. Casi ningún dinero se destinaba a la investigación para descubrir maneras de mejorar el sistema inmune y prevenir tales enfermedades.

En una escena que observamos, una reunión en que conferenciaban representantes de muchos campos médi­cos, algunos científicos argumentaban que, si se pretendía solucionar alguna vez el acertijo de la enfermedad humana —incluidas las lesiones arteriales de la enfermedad cardiaca, los tumores cancerosos y las enfermedades degenerativas como la artritis, el lupus y la esclerosis múltiple—, todo el ámbito de la medicina debía cambiar su punto de vista.

Estos científicos planteaban —lo mismo que antes lo había hecho Hanh— que la verdadera causa de todo tipo de enfermedad era la contaminación del medio básico del cuerpo, a través los alimentos que ingerimos y otras toxinas, que desplazaban el cuerpo del estado sano, vi­brante y alcalino de la juventud a un estado opaco, ácido y de baja energía, que producía un clima en el cual los microbios prosperan y comienzan a descomponer el cuerpo en forma sistemática. Toda dolencia —afirmaban— es el resultado de esta lenta descomposición de nuestras células por parte de los microbios, pero éstos no nos atacan sin causa. Son los alimentos que consumimos lo que nos predispone a estos problemas.

A las otras personas presentes en la sala les costaba aceptar estos hallazgos. Pensaban que algo debía de estar mal. ¿Cómo podía ser tan simple la enfermedad humana? Ellos estaban involucrados con industrias de la salud que veían a los consumidores gastando miles de millones de dólares en drogas complejas y cirugías caras. Las autori­dades sanitarias presentes en la sala tenían que creer que todo esto era necesario. Algunos se hallaban consagrados a la propuesta, cerca de ser aceptada en muchos países, de que debían colocarse chips en todos los individuos para almacenar información sobre salud y drogas, una capa­cidad de control e identificación que también querían los servicios de inteligencia. Esa gente estaba comprometida con su programa; sus posiciones de poder dependían de ello, y sus medios de vida se hallaban en juego.

Además, personalmente les encantaban los alimentos que comían. ¿Cómo podían recomendar a la gente que cambiara su alimentación, si ellos mismos se consideraban incapaces de hacerlo? No, no podían aceptarlo.

Aun así, los médicos de la nueva investigación con­tinuaban planteando su caso, sabiendo que era el momento adecuado para cambiar el paradigma. Les pedían que obser­varan cómo se estaban talando y destruyendo los bosques tropicales para criar ganado para los países de Occidente, un problema del que cada vez más gente tomaba conciencia.

También contribuía el hecho de que la generación nacida después de la Segunda Guerra Mundial comenzaba a alcanzar la edad en que atacan las enfermedades, y ya habían visto fracasar con sus padres el establishment médi­co. Ahora buscaban nuevas alternativas.

Lentamente vimos que el conflicto comenzaba a mode­rarse en la reunión que observábamos. Los que argumenta­ban a favor de los enfoques alternativos empezaban a ser escuchados.

En otro ejemplo fuimos testigos del mismo tipo de debate en la profesión jurídica. Un grupo de abogados urgía a que se impusieran controles en la profesión. Du­rante años, abogados de buena reputación habían visto a sus colegas comprometerse en la práctica de urdir juicios, entrenar a los testigos para que ocultaran la verdad, inventar defensas imaginarias e hipnotizar a los jurados. Ahora surgía un movimiento para elevar las pautas. Cier­tos abogados argumentaban que debían avanzar a una visión más elevada de lo que hacían, que debían compren­der el verdadero papel de los abogados: reducir el conflicto, no promoverlo.

De manera similar, varios de los templos que vimos contemplaban la situación de la corrupción política en di­versos países. Vimos escenas de autoridades electas en Washington, D.C., debatiendo a puertas cerradas si respaldar o no la reforma en cuanto al apoyo financiero a las campañas electorales. Se debatía en forma especial la capacidad de los partidos políticos de recibir cantidades ilimitadas de contribuciones de parte de grupos de inte­reses especiales y gastarlos en promociones televisivas que distorsionaban la verdad de cualquier forma que se les antojara. La dependencia de grandes corporaciones en cuanto a obtener estos fondos obviamente obligaba a los políticos del partido a retribuir con ciertos favores. Y todos lo sabían.

Estos políticos se resistían a los argumentos de los reformadores de que la democracia jamás podría alcanzar su ideal hasta que se basara, no en avisos de televisión distorsionados, sino en debates públicos, en los cuales los ciudadanos pudieran juzgar tangiblemente el comporta­miento, la expresión facial y la veracidad de los candidatos, y así utilizar su intuición para elegir al mejor.

Mientras continuábamos avanzando por los templos, se tornó claro que todos ellos se concentraban en forma similar en alguna área en particular de la vida humana. Vimos a muchos líderes mundiales temerosos, incluidos los del gobierno chino, a quienes se ayudaba a unirse a la comunidad global e implementar reformas económicas y sociales.

Y en todos los casos se iluminaba el área de atrás de la gente involucrada, y luego los más temerosos, dispuestos a actuar para controlar o manipular con el objeto de asegurarse ganancia o poder personal, poco a poco comenzaban a disminuir la obstinación de sus posiciones.

Mientras seguíamos recorriendo el laberinto de tem­plos en busca de la abuela de Tashi, no cesaban de acudirme las mismas preguntas. ¿Qué estaba ocurriendo allí? ¿Cuál era la relación entre los dakini o ángeles y las extensiones de oración que se realizaban? ¿Que sabía la gente de los templos, que nosotros ignorábamos?

En determinado momento nos paramos frente a varios kilómetros cubiertos de templos hasta donde alcanzaba la vista. Los senderos iban en todas direcciones. En el fondo alcanzábamos a oír los helicópteros. Mientras nos hallába­mos allí, otro gran templo, a ciento cincuenta metros detrás de nosotros, se derrumbó con estrépito.

—¿Qué les sucede a las personas que están en esos templos? —le pregunté a Tashi.

Miró fijo la columna de polvo que se elevaba de los es­combros.

—No te preocupes; están bien. Pueden pasar a otro punto sin que los vean. El problema es que su papel de enviar energía se ve trastornado.

Nos miró a ambos.

—Si ellos no pueden ayudar con estas situaciones, ¿quién va a hacerlo? Wil se acercó a Tashi.

—Tenemos que decidir adónde ir. No disponemos de mucho tiempo.

—Mi abuela está allá en alguna parte —dijo el chico—. Mi padre me dijo que está en uno de los templos centrales.

Miré el laberinto de estructuras de piedra.

—No hay ningún centro físico, al menos que yo pueda ver.

—Mi padre no se refería a eso —me contestó Tashi—, sino a que la abuela está en un templo enfocado en los temas centrales de la evolución humana. —Mientras hablaba, escrutaba los templos a la distancia.

—Tú puedes ver a la gente de aquí mejor que nosotros —le dije—. ¿Podrías hablarles y preguntarles adónde ir?

—Traté de hablar con ellos —respondió—, pero mi energía no es lo bastante fuerte. Posiblemente, si pudiera quedarme aquí un rato...

Antes de que completara lo que iba a decir, cayó otro templo, esta vez mucho más cerca.

—Tenemos que mantenernos adelante de la energía de los soldados —nos recordó Wil.

—Espera un momento —dijo Tashi—. Creo que vi algo.

Miraba hacia el laberinto de templos. También yo escruté el panorama, sin ver nada diferente. Cuando miré a Wil, se encogió de hombros.

—¿Dónde? —le pregunté a Tashi.

El chico ya se dirigía por un sendero de la derecha, y nos indicó que lo siguiéramos.

Después de caminar de prisa durante veinte minutos, nos detuvimos frente a un templo cuya arquitectura era muy similar a la de todos los otros, excepto que era más grande y sus piedras marrón oscuro tenían un matiz levemente más azulado.

Tashi permaneció inmóvil, mirando directamente a la enorme puerta de piedra.

—¿Qué pasa, Tashi? —le preguntó Wil. A lo lejos oímos un estrépito al desmoronarse otro templo.

Tashi me miró.

—El templo de tu sueño, en el que me dijiste que encontrábamos a alguien... ¿era azul? Contemplé de nuevo el edificio.

—Sí —respondí—. Era azul. Wil fue hasta la puerta y nos miró. Tashi asintió y Wil empujó la enorme puerta. El templo estaba lleno de gente. Lo mismo que antes, yo sólo podía distinguir ligeros contornos de muchos cuerpos. Todos parecían hallarse en movimiento, reunién­dose alrededor de nosotros, y me sentí colmado de una característica sensación de dicha. Se movían de un modo que me dio la impresión de que iban hacia el centro del templo. Yo mismo me dirigí hacia allí, donde vi que se abría una ventana espacial. Comenzamos a ver diversas escenas del Medio Oeste estadounidense, seguidas por imágenes del Vaticano, después de Asia, todas las cuales indicaban, en apariencia, un diálogo creciente entre las más importantes religiones institucionales.

Observamos escenas que mostraban que se iba desa­rrollando una mayor tolerancia. En el cristianismo, tanto en la tradición católica como en la protestante, comenzaba a comprenderse que la verdadera experiencia de conver­sión dentro de la cristiandad y las verdaderas experiencias devocionales y de esclarecimiento de las religiones orientales, el judaísmo y el Islam —la experiencia en sí— eran exactamente lo mismo, salvo que cada religión enfatizaba aspectos diferentes de esta interacción mística con Dios.

Las religiones orientales subrayaban los efectos de la conciencia en sí, la experiencia de iluminación, una sensa­ción de unión con el universo, la liberación de los deseos del ego y un cierto desapego. El Islam enfatizaba el sentimiento de unidad, producto de compartir esta expe­riencia con los demás y el poder inherente a la acción de grupo. El judaísmo enfatizaba la importancia de una tradición basada en esta conexión, de la experiencia de ser elegidos, y de que cada persona viviente es responsable de llevar adelante la evolución de la espiritualidad humana.

El cristianismo enfatizaba la idea de que el espíritu se manifiesta en los seres humanos no sólo como una mayor conciencia de formar parte de Dios sino también como un yo más elevado, como que nos volvemos una versión expandida de quiénes somos, más completa, capaz, con una guía y una sabiduría interiores que nos conducen a actuar, como si la personalidad de Dios, el Cristo, estuviera ahora mirando por nuestros ojos.

En la escena que se desarrollaba ante nosotros podíamos ver los efectos de estas nuevas tolerancia y uni­dad. Cada vez más se ponía el foco en la experiencia de la conexión en sí, no en las diferencias de énfasis. Parecía haber una creciente disposición a resolver conflictos étnicos y religiosos, una mayor comunicación entre líderes religiosos, y una nueva comprensión de cuán poderosa podía ser la oración, si todos extendían sus campos en unidad religiosa.

Mientras miraba, comprendí plenamente lo que me habían dicho tanto el lama Rigden como Ani acerca de la unificación de la religión, de que ello sería una señal de que comenzaban a conocerse los secretos de Shambhala.

En ese punto cambió la escena que se veía por la ventana. Vimos un grupo de personas que hablaban y celebraban alegremente el nacimiento de un bebé. Todos reían y se pasaban al recién nacido de uno a otro. Las per­sonas eran de aspecto diferente entre sí; representaban varias nacionalidades. Mientras yo observaba, tuve la clara impresión de que representaban también diversas creencias religiosas. Al mirar con más atención, distinguí a los padres del bebé. Me resultaban conocidos. Sabía que no eran ellos, pero los rasgos faciales de los padres eran muy similares a los de Pema y su marido.

Me esforcé por ver, con la sensación de que ahora se nos mostraba algo de inmensa importancia. ¿Qué era?

La escena cambió de nuevo, y de pronto estábamos mi­rando una región tropical semejante al sudeste de Asia o quizá China. Lo mismo que antes, la escena se transformó en una casa donde una cantidad de gente, de diversa apariencia, se turnaba para sostener a un recién nacido y brindar por los padres.

—¿No ves lo que se nos está mostrando? —me dijo Tashi—. Ahí van los embarazos desaparecidos. Están yendo a diferentes familias de todo el mundo. Debe de haber habido un proceso de canalización. De algún modo los niños habían alcanzado la energía genética más elevada de Shambhala antes de partir.

Wil tenía la vista fija en el piso, pensativo; luego nos miró a nosotros.

—Ése es el cambio —dijo—. De eso hablaban las leyendas. Shambhala no se muda a un solo lugar; su ener­gía está mudándose a muchos lugares diferentes de todo el globo.

—¿Qué? —pregunté.

Tashi me miró.

—Ya conoces la leyenda que dice que los guerreros de Shambhala saldrán del este, derrotarán a los poderes de la oscuridad y crearán una sociedad ideal. No sucederá con caballos y espadas, sino con el efecto de nuestros campos extendidos, a medida que el conocimiento de Shambhala salga al mundo. Si las personas de todas las religiones que creen con fuerza en una conexión con lo divino evitan la oración negativa y trabajan juntas, todos podremos usar las extensiones de la oración para desem­peñar el papel de Shambhala.

   

—Pero no conocemos todo lo que están haciendo —repliqué—. ¡No conocemos el resto del secreto!

En el instante en que lo dije, la escena de la ventana espacial cambió de nuevo. Ahora veíamos una gran exten­sión de montañas cubiertas de nieve y un grupo de heli­cópteros militares chinos que se dirigían hacia nosotros. Vimos más templos que comenzaban a derrumbarse a me­dida que ellos se aproximaban, y adquirían la apariencia de antiguas ruinas y luego desaparecían del todo, como polvo. La escena cambió al exterior del edificio grande donde nos hallábamos, y luego al interior.

Nos vimos a nosotros mismos de pie en el edificio, y todo alrededor no había brumosos contornos de personas sino imágenes claras de ellas. Muchas iban ataviadas con el atuendo formal de los monjes tibetanos, pero muchas otras vestían de manera diferente. Algunos lucían las ropas de las religiones orientales; otras, el atuendo tradicional de los judíos jasídicos; otras aún, las túnicas y los crucifijos del cristianismo, o los mullahs islámicos.

Una me recordó a una persona que vivía cerca de mi casa en el valle, y mis ojos se posaron en ella. Caí en un ensueño acerca de mi hogar. En mi mente pude ver todo con gran claridad: las montañas tal como se las veía desde mi ventana del frente, y luego la misma vista desde el manantial. Pensé en el sabor de esa agua. Me vi agachándome y bebiendo.

De nuevo oímos el rugido de los helicópteros, muy cerca, y el ruido de otro templo que se estrellaba contra el suelo.

Tashi se volvió y fue a nuestra derecha. En la escena de la ventana espacial veíamos lo que estaba haciendo. Tashi enfrentaba a uno de los monjes tibetanos.

—¿Quién es? —le pregunté a Wil.

—Debe de ser la abuela —respondió Wil.

Veíamos que hablaban entre sí, pero yo no podía en­tender las palabras. Por fin los dos se abrazaron y Tashi volvió apresurado hacia nosotros.

Yo seguía mirando a Tashi por la ventana, pero cuando llegó a mi lado la escena desapareció. La ventana con­tinuaba allí, pero las imágenes de su interior eran borrosas, como un televisor sintonizado en un canal inexistente.

Tashi resplandecía.

—¿No entiendes? —me dijo—. Éste es el templo - donde los han estado observando a ti y a Wil durante todo el tiempo en que trataban de alcanzar Shambhala. Estas personas son las que han estado utilizando su Campo de Oración para ayudarlos. Sin ellos, ninguno de nosotros se encontraría aquí.

Miré a mi alrededor y me di cuenta de que ya no con­seguía distinguir los contornos de ninguno de los que nos rodeaban.

—¿Adónde fueron? —grité.

—Tuvieron que marcharse —respondió Tashi, que miraba fijo la ventana vacía que flotaba en medio de la ha­bitación—. Ahora depende de nosotros.

En ese momento un enorme estruendo reverberó en todo el templo y en la parte exterior se desmoronaron varias piedras.

—¡Son los soldados! —gritó Tashi—. ¡Están aquí!

—Miraba hacia el lugar de donde venía el ruido de los heli­cópteros.

Sin advertencia, la ventana espacial se aclaró y pudi­mos ver a los chinos que bajaban de los helicópteros ante el templo. El coronel Chang iba al frente, dando órdenes a sus tropas. Le vimos la cara con claridad.

—Tenemos que elevarlo con nuestros campos —dijo Wil.

Tashi hizo un gesto de aprobación y se apresuró a con­ducimos a lo largo de las extensiones. Visualizamos que nuestros campos de energía rebosaban hacia los campos de los soldados chinos, en especial el de Chang, elevándolos a una nueva conciencia de sus intuiciones más altas.

Mientras le observábamos el rostro, pareció que se de­tenía y miraba hacia arriba, como percibiendo la energía más elevada.

Busqué con atención cualquier expresión de su yo más elevado, y noté algo semejante a un ligero cambio en sus ojos, quizás hasta una semisonrisa. Daba la impresión de estar mirando a sus soldados.

—Concéntrense en la cara —dije—. En la cara. Mientras lo hacíamos, él volvió a detenerse. Uno de los soldados, en apariencia el siguiente en la cadena de mando, se le acercó y se puso a hacerle preguntas. Por un momento Chang ignoró al oficial más joven, pero len­tamente el subordinado ganó su atención, al tiempo que señalaba el templo en que nos encontrábamos. Chang recobró el foco y una expresión airada retornó a su rostro. Indicó a los soldados que lo siguieran mientras se dirigía hacia nosotros.

—No está funcionando —dije. Wil me miró.

—Los dakini no están aquí.

—¡Debemos irnos! —gritó Tashi.

—¿Cómo? —preguntó Wil. Tashi nos miró.

—Tenemos que atravesar la ventana. Mi abuela me dijo que podíamos partir por la ventana a las culturas exte­riores. Pero sólo si recibíamos ayuda desde ese punto para elevar la energía del otro lado.

—¿Qué quiso decir con "ayuda"? —pregunté—. ¿Quién ayudaría?

Tashi meneó la cabeza.

—No sé.

—Bueno, tenemos que intentarlo —gritó Wil—. ¡Ya! Tashi se mostró confundido.

—¿Cómo atravesabas las ventanas allá, en el perí­metro? —pregunté.

—Allá teníamos amplificadores —respondió—. No sé si puedo hacerlo sin ellos. Le toqué un hombro.

—Ani dijo que cualquier persona del perímetro estaba al borde de poder manifestar sin la tecnología. Piensa. ¿Cómo lo hacías?

Tashi se debatía.

—No sé, de veras. Era una especie de acción auto­mática. —Calló un instante. —Supongo que sólo esperaba que ocurriera, y sucedía al instante.

—Hazlo, Tashi —lo urgió Wil, señalando la ventana—.Hazlo ya.

Vi que Tashi se concentraba por completo, pero ense­guida me miró.

—Tengo que saber adónde quiero ir, así puedo visuali­zar el lugar. ¿Adónde se supone que vamos?

—Aguarda —le dije—. ¿Y el sueño que tuviste? ¿No veías agua?

Tashi pensó un momento y repuso:

—Era un lugar que daba a una fuente de agua. Un pozo, quizá, o un...

—¿Un manantial? —grité—. ¿Un manantial con un estanque de piedra?

Me miró fijo un momento.

—Creo que sí. Miré a Wil.

—Sé dónde es. Un manantial que queda en el cerro septentrional de valle donde vivo. Ahí es  adonde debemos ir.

En ese momento el templo volvió a sacudirse con vio­lencia. Me llenaron la mente imágenes del templo derrumbándose o explosiones que nos hacían volar, pero las ahuyenté e imaginé en cambio que conseguíamos escapar. Comencé a sentirme como mi padre, atrapado en una batalla que no había pedido pero que, a causa de lo que estaba en juego, no podía evitar. Sólo que la mía era una batalla de la mente.

—Concéntrate —grité—. ¿Qué hacemos?

—Primero debemos visualizar adónde vamos —respon­dió Tashi—. Descríbenos el lugar.

Me apresuré a contarles hasta el último detalle: el sen­dero de la montaña, los árboles, cómo fluía el agua, el color del follaje en esa época del año. Entonces todos tratamos de ayudar mientras Tashi se concentraba en la imagen. Mientras observábamos, la ventana cambió a ese mismí­simo sitio. Podíamos ver con claridad el manantial.

—¡Sí, es ése! —exclamé. Wil se volvió hacia Tashi.

—¿Y ahora qué? Tu abuela dijo que necesitaríamos ayuda.

A través de la ventana distinguimos a una persona en el fondo, y nos concentramos en la borrosa imagen. Me empeñé en distinguir quién era, y advertí que era un individuo joven, de la edad de Tashi.

Por fin se aclaró la imagen y reconocí de quién se trataba.

—¡Es Natalie, la hija de mi vecino! —grité, recor­dando mi primera intuición de ella. Era de esta escena. Tashi esbozaba una amplia sonrisa.

—¡Es mi hermana!

En ese momento, afuera se derrumbó otro gran pedazo del templo.

—¡Ella está ayudándonos! —gritó Wil, y nos empujó hacia la ventana—. ¡Vamos!

Con un sonido sibilante, Tashi pasó, seguido por Wil.

Justo cuando yo me aproximaba a la ventana, cayó la pared posterior del templo y allí, del otro lado, estaba el coronel Chang.

Me volví y lo miré de soslayo; luego avancé hacia la ventana.

Su cara mostraba resolución cuando tomó de su cinto una radio de onda corta.

—¡Ya sé adónde van! —gritó mientras comenzaba a caer el resto del templo—. ¡Lo sé!

Cuando pasé por la ventana, mis pies aterrizaron en suelo conocido y sentí el aire cálido en la cara. Había vuelto a casa.

Mientras echaba un vistazo alrededor, noté que Tashi y Natalie estaban parados juntos, mirándose a los ojos y ha­blando con rapidez. Sus rostros mostraban júbilo, como si acabaran de descubrir algo. Wil se hallaba junto a ellos.

Detrás estaba el padre de Natalie, Bill, y varios otros vecinos de toda la comunidad, incluidos el padre Brannigan, Sri Devo y Julie Carmichael, una ministra protestante. Todos parecían ligeramente confundidos.

Bill se me acercó.

—No sé de dónde viniste, pero gracias a Dios que estás aquí.

Señalé a los religiosos.

—¿Qué hacen todos acá?

—Natalie les pidió que vinieran. Ha estado hablando de leyendas y mostrándonos cómo crear Campos de Ora­ción, todo tipo de cosas... En apariencia estas ideas simplemente le han acudido. Dijo que podía ver lo que te estaba sucediendo, y hemos visto que alguien vigilaba tu casa.

Miré colina arriba y estaba por decir algo, cuando Bill me interrumpió:

—Natalie dijo también algo extraño. Dijo que tenía un Hermano. ¿Quién es el chico con el que está hablando?

—Te lo explicaré más tarde —le respondí—. ¿Quién ha estado vigilando mi casa?

Bill no me contestó. Observaba a Wil y los demás, que venían hacia nosotros.

En ese momento oímos vehículos que se aproximaban por la colina. Una camioneta azul se detuvo ante mi casa. Bajaron dos hombres, que nos vieron y fueron hasta un sa­liente, a unos treinta metros por encima de nosotros.

—Son de la inteligencia china —dijo Wil—. Chang debe de haberlos alertado. Tenemos que crear un campo.

Yo esperaba que los religiosos preguntaran de qué ha­blábamos, pero en cambio hicieron gestos de aprobación. Natalie comenzó a conducimos por las extensiones, con Tashi a su lado.

—Empiecen con la energía del creador —indicó Natalie—. Déjenla entrar en su cuerpo y llenarlos. Déjenla emanar de lo alto de sus cabezas y a través de los ojos. Déjenla rebosar hacia el mundo en un Campo de Oración constante hasta que vean sólo belleza y sientan sólo amor. En un estado de alerta intensificada, esperen que este campo rebose e impulse los campos espirituales de los hombres que están allá arriba, y los eleve a sus intuiciones.

En lo alto de la colina, los hombres nos miraron con aire ominoso y comenzaron a bajar por el sendero rumbo a nosotros.

Tashi miró a Natalie y asintió.

—Ahora —comenzó Natalie— podemos dar poder a los ángeles.

Miré de reojo a Wil.

—¿Qué?

—Primero —continuó Natalie— debemos asegurar­nos de que nuestros campos estén plenamente dispuestos para entrar en los campos de los hombres de allá arriba. Véanlo sucediendo. No son enemigos; son personas, almas presas del miedo. Después debemos reconocer plenamente a los ángeles, y en forma muy deliberada visualizarlos yendo hacia los hombres.

"Luego, con todas nuestras expectativas, visualicémolos amplificando nuestros Campos de Oración. Demos pleno poder a los ángeles para que energicen los yoes más elevados de esos hombres más allá de lo que podemos lograrlo nosotros solos, y los eleven hacia una conciencia incapaz de hacer mal.

Yo no cesaba de mirar a los hombres de la colina, bus­cando el área más luminosa que me indicaría la presencia de los dakini; aunque me esforzaba por enfocar, no veía nada.

—No está funcionando —le dije a Wil.

—¡Mira! —exclamó—. Allá arriba, a la derecha. Cuando me puse a observar comencé a detectar una luz que se aproximaba, y luego noté que la luz rodeaba a una persona que caminaba hacia los dos hombres. El hombre rodeado de luz vestía uniforme de subcomisario.

—¿Quién es ese oficial? —le pregunté a Bill—. Me parece conocido.

—Espera —dijo Wil—. No es una persona.

Miré de nuevo y vi que el subcomisario se ponía a hablar con los dos hombres. La luz los rodeó y al final regresaron a su vehículo. Aunque el oficial permaneció donde estaba, la luz se extendió hacia ellos y rodeó la camioneta. Se marcharon enseguida.

—La extensión funcionó —dijo Wil.

En realidad yo no lo escuchaba. Mis ojos seguían fijos en el subcomisario, que se había vuelto hacia nosotros. Era alto y tenía cabello negro. ¿Dónde lo había visto antes?

Lo recordé cuando se marchó. Era el mismo hombre al que había visto en la piscina de Katmandú, el primero en hablarme de la investigación sobre el poder de la ora­ción, el mismo al que yo había vislumbrado en varias otras ocasiones, el que Wil había llamado mi ángel guardián.

—Siempre han pasado por seres humanos cuando ha sido necesario —comentó Tashi, al tiempo que se me acer­caba junto con Natalie.

"Acabamos de completar la última extensión —agregó el chico—. Por fin conocemos el secreto de Shambhala. Ahora podemos comenzar a actuar como lo ha hecho la gente de Shambhala. Ellos han contemplado el mundo y encontrado situaciones clave que estaban ocurriendo y luego intercedieron no sólo con la fuerza de sus Campos de Oración sino también con la fuerza de los reinos angélicos. Éste es el papel de los ángeles: amplificar.

—No entiendo —dije—. ¿Por qué no funcionó cuan­do tratamos de detener a Chang poco antes de atravesar la ventana?

—Yo no conocía el último paso —respondió Tashi—. No me di cuenta de lo que estaba haciendo la gente de los templos, hasta que pude hablar con Natalie. Habíamos elevado a Chang, lo cual era necesario, pero no sabíamos cómo dar poder a las fuerzas angélicas para que aumen­taran nuestra energía e intervinieran. Debemos empezar por reconocer a los ángeles, pero luego, en este nivel de energía, TENEMOS QUE DARLES PODER PARA ACTUAR. ES PRECISO HACERLO EN FORMA MUY INTENCIONAL. DEBEMOS PEDIRLES QUE VENGAN.

Tashi calló y miró pensativo hacia el horizonte; una sonrisa le iluminó la cara.

—¿Qué pasa, Tashi? —le pregunté.

—Es Ani y el resto de Shambhala —dijo—. Están conectándose con nosotros. Los siento. Pidió la atención de todos.

—Hay una cosa más que podemos hacer. Podemos dar poder a los ángeles de una manera general para que pro­tejan este valle.

Natalie nos condujo por el proceso de disponer un campo especial para que fluyera de las cimas de los cerros boscosos en todas direcciones por todo el valle, y para dar poder a los ángeles para que nos protegieran.

—Visualicemos un ángel posado en cada cerro —nos dijo—. Shambhala estaba siempre protegida. También nosotros podemos estar protegidos.

Todos continuamos concentrándonos en las montañas durante varios minutos más, y luego los dos jóvenes inicia­ron otra intensa conversación entre ellos, mientras nosotros escuchábamos.

Hablaban sobre los otros chicos que habían venido a través de Shambhala, y la necesidad de que despertaran, dondequiera que estuvieren. Nos dijeron que los chicos que van llegando en este momento son más poderosos que nunca antes. Son más grandes, más fuertes, más inteligen­tes de una manera por entero nueva. Muchos más que antes participan en actividades extracurriculares. Cantan, bailan, practican una mayor variedad de deportes, hacen música, escriben. Entre ellos son más numerosos los que desarrollan sus talentos a una edad más temprana que en las generaciones anteriores.

—Hay un solo problema. La fuerza de su expectativa es mucho más grande, pero todavía no han aprendido a controlar del todo los efectos de sus pensamientos, deben aprender cómo funcionan los Campos de Oración, y noso­tros podemos ayudarlos.

Nos quedamos mirando mientras los religiosos echa­ban a andar hacia la casa de Bill, junto con Natalie y Tashi, aún profundamente sumidos en su conversación.

Me inundó un momento de escepticismo. Incluso des­pués de todo lo que había visto, tenía mis dudas de que los seres humanos de veras pudiéramos dar poder a los ángeles.

—¿De veras piensas que podemos convocar a los ángeles para ayudarnos a nosotros mismos y a los demás? —le pregunté a Wil—. ¿Se nos daría tanto poder?

—No es tan fácil —respondió—. De hecho, es imposi­ble que siquiera lo intente alguien que alberga intenciones negativas. Nada de esto funciona a menos que estemos ple­namente conectados con la energía del creador, y enviemos nuestra energía en forma muy consciente delante de no­sotros, para que toque a los demás. Si se halla presente en nosotros la menor pizca de ego o ira, toda la energía se derrumba y los ángeles no pueden responder. ¿Entiendes lo que digo? Somos agentes de Dios en este planeta. Podemos afirmar y sostener la visión de la voluntad divina, y si nos alineamos genuinamente con ese futuro positivo, tendremos suficiente energía de oración para pedir a los ángeles que actúen.

Asentí; sabía que tenía razón.

—¿Comprendes lo que es todo esto? —preguntó—. Toda esta información es la Undécima Revelación. El conocimiento de los Campos de Oración lleva a la cultura humana un paso más adelante. Cuando comprendimos la Décima, en cuanto a que el propósito humano en este planeta era el de crear una cultura espiritual ideal me­diante el acto de sostener la visión, algo faltaba todavía. No sabíamos con exactitud cómo sostenerla. No conocíamos los detalles de cómo usar nuestra fe y nuestra expectativa de manera energética.

"Ahora lo sabemos. La realidad de Shambhala, el secreto de los Campos de Oración, nos lo ha dado. Ahora podemos sostener la visión de un mundo espiritual y actuar de modo de producirlo a través de nuestro poder creativo. La cultura humana no puede progresar más hasta que utilicemos en forma consciente este poder al servicio de la evolución espiritual. Tenemos que hacer lo que hace la gente de los templos: disponer metódicamente nuestros Campos de Oración en todas aquellas situaciones clave capaces de establecer una diferencia. El verdadero papel de los medios, en especial la televisión, es el de señalar esas áreas problemáticas. Debemos reparar en toda discusión, todo debate científico, toda lucha que alguien esté librando entre la oscuridad y la luz, y tomarnos tiempo para utilizar nuestros campos.

Miró alrededor.

—Podemos hacerlo en comunidades pequeñas, iglesias, círculos de amigos en todo el mundo. Pero... ¿y si el poder de todas las religiones se combinara en un solo, gigantesco y unificado Campo de Oración? En este mo­mento el campo se encuentra fragmentado, incluso cancelado, por la oración negativa y el odio. La gente buena deja que sus pensamientos aumenten el mal, pues creen que no tienen importancia.

"Pero, ¿y si eso cambiara? ¿Y si dispusiéramos un campo, más grande que lo que nunca ha visto el mundo, que abarcara todo el planeta para elevar a las fuerzas insi­diosas de todas partes que pretenden centralizar el poder y controlar a todos los demás? ¿Y si cada grupo de reforma de todas las profesiones y ocupaciones supiera cómo hacerlo? ¿Y si la conciencia del campo se difundiera hasta ese punto?

Wil hizo una breve pausa.

—¿Y si todos creyéramos de veras en los reinos angélicos —continuó— y supiéramos que es nuestro derecho de nacimiento darles poder? No existiría ninguna situación que no pudiéramos afectar de inmediato. El nuevo milenio podría ser muy diferente de como es ahora. Seríamos verdaderamente los guerreros de Shambhala ga­nando la batalla de cómo será el futuro.

Dejó de hablar y me miró muy serio.

—Es el verdadero desafío de esta generación. Si no tenemos éxito, todos los sacrificios de las generaciones anteriores podrían haber sido en vano. Acaso no supe­remos el daño ambiental que tiene lugar hoy en día... ni los actos insidiosos de los controladores.

"Lo importante —prosiguió Wil— es comenzar a construir una red consciente, "pensada", que vincule a los guerreros... A cada persona que sepa conectarse con todos los demás que deseen saber.

Guardé silencio. Lo que decía Wil me hizo pensar en Yin y en los otros que vivían bajo la tiranía china. ¿Qué había sido de él? Yo no habría logrado llegar a Shambhala sin su ayuda. Le comenté mis reflexiones a Wil.

—Todavía podemos encontrarlo —me respondió—. Recuerda que la televisión es sólo la precursora del perfec­cionamiento de nuestros ojos mentales. Trata de encontrar una imagen de dónde se halla.

Intenté poner la mente en blanco, pensando sólo en Yin. En cambio, apareció la cara del coronel, y me sobre­salté. Le conté a Wil.

—Recuerda la expresión que tenía —me aconsejó Wil— cuando parecía estar despertando, y encuentra esa expresión en la imagen.

Encontré esa expresión con mis ojos mentales, y entonces, de pronto, la imagen cambió a Yin en una celda, rodeado de guardias.

—Vi a Yin —dije, al tiempo que extendía mi Campo de Oración y daba poder a los reinos más elevados, hasta que la escena se volvió más luminosa todo alrededor de él. Luego visualicé que la luz se difundía a todos los que lo mantenían prisionero.

—Visualiza a un ángel junto a Yin —dijo Wil—... y junto al coronel.

Asentí, pensando en el código de compasión tibetano.

Wil enarcó una ceja y sonrió mientras yo volvía a con­centrarme en las imágenes. Yin se encontraría a salvo. El Tíbet acabaría por ser libre.

Esta vez no tuve dudas.

 

 
 
 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas