web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

Reconocer la Luz

CAPÍTULO 10

LA UNDÉCIMA REVELACIÓN

El secreto de Shambhala

James Redfield

 

RECONOCER LA LUZ

Corrí hacia el norte unos treinta metros y me detuve a mirar atrás, en dirección al campamento. Aún podía oír los ruidos de las cosas que volaban por el complejo, y el alboroto de los gritos.

Delante de mí se extendía un sólido manto blanco. Me dirigía penosamente de vuelta a las montañas cuando oí que el coronel gritaba:

—¡Lo encontraré! —chillaba enojado por sobre el viento—. i No se saldrá con la suya!

Continué caminando, apresurándome lo más posible en la nieve profunda. Demoré quince minutos en avanzar cien metros. Por fortuna, el viento todavía era fuerte, así que pasaría algún tiempo hasta que los chinos pudieran utilizar los helicópteros.

Oí un débil sonido. Al principio pensé que era el viento, pero se tornó gradualmente más fuerte. Me agaché. Alguien me llamaba por mi nombre. Por fin pude dis­tinguir a alguien que se movía en medio de la nevada. Era Wil.

Lo abracé.

—Por Dios, cuánto me alegra verte. ¿Cómo me encon­traste?

—Observé en qué dirección se iba el helicóptero —me dijo— y seguí caminando hasta que vi el campamento. Estuve ahí toda la noche. Si no hubiera llevado el calenta­dor, habría muerto congelado. Intentaba encontrar un modo de sacarte de ahí, pero la ventisca solucionó el pro­blema. Vamos, tenemos que tratar de llegar a los templos.

Vacilé.

—¿Qué pasa? —me preguntó Wil.

—Yin quedó allá —respondí—. Está herido.

Wil pensó un momento, mientras mirábamos hacia el complejo.

—Deben de estar organizando un grupo de búsqueda —conjeturó—. No podemos volver. Tendremos que tratar de ayudarlo después. Si no salimos de aquí y encontramos los templos antes que el coronel, todo estará perdido.

—¿Qué fue de Tashi? —quise saber.

—Nos separamos cuando empezó la avalancha —me explicó Wil—, pero después lo vi subiendo la montaña solo.

Caminamos durante más de dos horas y, extrañamente, una vez que salimos del área que rodeaba el campamento chino, el viento comenzó a amainar, aunque todavía nevaba con intensidad. Mientras andábamos le conté a Wil todo lo que me había dicho Yin en la tienda, así como lo que había sucedido con el coronel.

Por fin alcanzamos la zona de la montaña donde había tenido lugar la avalancha. Pasamos ese punto y continua­mos rumbo al oeste, subiendo más por la cuesta.

Sin hablar más, Wil me guió montaña arriba durante otras dos horas. Por fin se detuvo y se sentó a descansar detrás de un enorme banco de nieve.

Nos miramos un largo momento, los dos respirando agitados. Wil sonrió y me preguntó.

—¿Ahora entiendes lo que te decía Yin? Guardé silencio. Aunque con Chang había visto cómo actuaba todo aquello, todavía me resultaba difícil de creer.

—Me entregué a la oración negativa —dije al fin—.

Así fue como pudo seguirme el coronel.

—No podemos ir más allá hasta que ambos consigamos evitarlo —dijo Wil—. PARA PROSEGUIR CON EL RESTO DE LA CUARTA EXTENSIÓN, NUESTRA ENERGÍA DEBE PERMANECER CONSISTENTEMENTE ELEVADA. DEBEMOS TENER MUCHO CUIDADO DE NO VISUALIZAR LA MALDAD DE LOS QUE TEMEN. TENEMOS QUE VERLOS EN FORMA REALISTA Y TOMAR PRECAUCIONES, PORQUE SI NOS FIJAMOS DEMASIADO EN SU CONDUCTA O SOSTENEMOS IMÁGENES QUE VAN A CAUSARNOS DAÑO, ENVIAMOS ENERGÍA A LA PARANOIA DE ELLOS, Y HASTA PODEMOS DARLES LA IDEA DE HACER JUSTAMENTE LAS COSAS MALAS QUE ESPERAMOS. POR ESO ES TAN IMPORTANTE NO PERMITIR QUE NUESTRAS MENTES VISUALICEN LAS COSAS NEGATIVAS QUE PODRÍAN OCURRIRNOS. ES UNA ORACIÓN QUE ACTÚA PARA PRODUCIR ESOS MISMOS SUCESOS.

Meneé la cabeza, sabiendo que todavía me resistía a esa idea. Si era cierta, nos resultaría una pesada carga vigilar cada uno de nuestros pensamientos. Le expresé mis preocupaciones a Wil. Él casi se echó a reír. —POR SUPUESTO QUE DEBEMOS VIGILAR CADA PENSAMIENTO.

DE TODOS MODOS TENEMOS QUE HACERLO PARA NO PASAR POR ALTO UNA INTUICIÓN IMPORTANTE. ADEMÁS, LO ÚNICO QUE HACE FALTA ES VOLVER A UNA ALERTA CONSCIENTE Y VISUALIZAR SIEMPRE QUE LA CONCIENCIA DE TODOS AUMENTA. LAS LEYENDAS LO DICEN CON MUCHA CLARIDAD. PARA MANTENER EXTENDIDO NUESTRO CAMPO DE ORACIÓN DE LA MANERA MÁS PODEROSA, ES PRECISO QUE JAMÁS NOS PERMITAMOS USARLO EN FORMA NEGATIVA. SI NO LOGRAMOS EVITAR ESTE PROBLEMA POR COMPLETO, NO PODREMOS AVANZAR MÁS.

—¿Cuántas leyendas se te han dado a conocer? —pregunté.

Al responder mi pregunta, Wil comenzó a hablar de sus experiencias durante aquella aventura en mayor detalle que antes.

—Cuando fui a tu casa —empezó— no entendía por qué mi energía había caído con respecto al punto en que se hallaba cuando exploramos la Décima Revelación. Entonces me puse a pensar en el Tíbet y me encontré en el monasterio del lama Rigden, donde conocí a Yin y oí men­cionar los sueños. No lo comprendía todo, pero también yo tenía sueños similares. Sabía que tú participabas de algún modo en esto y tenías algo que hacer allí. Fue entonces cuando empecé a estudiar las leyendas en detalle y a aprender las extensiones de la oración. Estaba resuelto a reunirme contigo en Katmandú, pero vi que me seguían los chinos, así que le pedí a Yin que fuera en mi lugar. Tuve que confiar en que al fin nos encontraríamos.

Hizo una breve pausa; sacó de la mochila una camiseta blanca y se cambió el vendaje de la rodilla. Yo contemplé la extensión infinita de montañas nevadas que se alzaban a nuestras espaldas. Las nubes se separaron un instante y el sol de la mañana creó un efecto de ondas de luz en las cumbres de los cerros, dejando los valles más oscuros, en sombras. La vista me llenó de admiración, como si alguna parte de mí comprendiera al fin aquella tierra.

Cuando volví a mirar a Wil, él me estaba mirando a su vez.

—Quizá —continuó— debiéramos repasar todo lo que dicen las leyendas sobre el Campo de Oración. Debemos entender cómo se conecta todo esto.

Asentí.

—TODO COMIENZA —prosiguió Wil— CON EL ACTO DE DARSE CUENTA DE QUE LA ENERGÍA DE LA ORACIÓN ES REAL, QUE FLUYE DE NOSOTROS Y AFECTA EL MUNDO.

"UNA VEZ QUE TOMAMOS CONCIENCIA DE ESO, PODEMOS COMPRENDER QUE ESTE CAMPO, ESTE EFECTO QUE TENEMOS EN EL MUNDO, PUEDE EXPANDIRSE, PERO DEBEMOS COMENZAR CON LA PRIMERA EXTENSIÓN. PRIMERO TENEMOS QUE MEJORAR LA CALIDAD DE LA ENERGÍA QUE ABSORBEMOS FÍSICAMENTE. LOS ALI­MENTOS PESADOS Y PROCESADOS PRODUCEN SÓLIDOS ÁCIDOS EN NUESTRA ESTRUCTURA MOLECULAR, LO CUAL DISMINUYE NUESTRA VIBRACIÓN Y ACABA POR CAUSAR ENFERMEDAD. LOS ALIMENTOS VIVOS SURTEN UN EFECTO ALCALINO Y REALZAN NUESTRA VIBRACIÓN.

"CUANTO MÁS PURA ES NUESTRA VIBRACIÓN, MÁS FÁCIL RESULTA CONECTARSE CON LAS ENERGÍAS MÁS SUTILES DISPONIBLES DENTRO DE NOSOTROS. LAS LEYENDAS AFIRMAN QUE APRENDERE­MOS A ABSORBER EN FORMA CONSISTENTE ESTE NIVEL DE ENERGÍA MÁS ELEVADO, USANDO COMO MEDIDA NUESTRA PERCEPCIÓN INTENSIFICADA DE LA BELLEZA. CUANTO MÁS ALTO NUESTRO NIVEL DE ENERGÍA, MÁS BELLEZA VEMOS. PODEMOS APRENDER A VISUALIZAR QUE ESTE NIVEL DE ENERGÍA MÁS ELEVADO FLUYE DE NOSOTROS HACIA EL MUNDO, TAMBIÉN UTILIZANDO EL ESTADO EMOCIONAL DEL AMOR COMO MEDIDA DE QUE ELLO ESTÁ SUCEDIENDO.

"DE ESTE MODO NOS CONECTAMOS EN NUESTRO INTERIOR COMO APRENDIMOS EN PERÚ. SÓLO QUE AHORA HEMOS APREN­DIDO QUE, AL VISUALIZAR QUE LA ENERGÍA ES UN CAMPO QUE VA DELANTE DE NOSOTROS ADONDEQUIERA QUE VAYAMOS, PODEMOS PERMANECER CONSISTENTEMENTE MÁS FUERTES.

"LA SEGUNDA EXTENSIÓN COMIENZA CUANDO DISPONEMOS ESTE CAMPO DE ORACIÓN EXTENDIDO PARA REALZAR EL FLUJO SIN­CRÓNICO DE NUESTRA VIDA. ESTO LO LOGRAMOS PERMANECIENDO EN UN ESTADO DE ALERTA CONSCIENTE Y DE EXPECTATIVA DE LA SIGUIENTE INTUICIÓN O COINCIDENCIA QUE HACE AVANZAR NUES­TRA VIDA. ESTA EXPECTATIVA ENVÍA NUESTRA ENERGÍA AÚN MÁS LEJOS Y LA FORTALECE MÁS, PORQUE AHORA ALINEAMOS NUESTRAS INTENCIONES CON EL PROCESO DEL CRECIMIENTO Y LA EVOLUCIÓN ESTRUCTURADO EN EL UNIVERSO EN SÍ.

"LA TERCERA EXTENSIÓN TIENE QUE VER CON OTRA EXPEC­TATIVA: QUE NUESTRO CAMPO DE ORACIÓN SALGA A IMPULSAR EL NIVEL DE ENERGÍA DE LOS DEMÁS, ELEVÁNDOLOS A SU PROPIA CONEXIÓN INTERIOR CON LO DIVINO Y HACIA LA INTUICIÓN DE SU YO MÁS ELEVADO. ESTO, POR SUPUESTO, AUMENTA LAS PROBABILIDA­DES DE QUE NOS DEN INFORMACIÓN INTUITIVA CAPAZ DE INTENSI­FICAR AÚN MÁS NUESTRO NIVEL DE SINCRONICIDAD. ES LA ÉTICA INTERPERSONAL QUE APRENDIMOS EN PERÚ, SÓLO QUE AHORA SABEMOS UTILIZAR EL CAMPO DE ORACIÓN PARA FORTALECERLA.

"LA CUARTA EXTENSIÓN COMIENZA CUANDO APRENDEMOS LA IMPORTANCIA DE FIJAR Y MANTENER EL EFLUVIO DE NUESTRA ENERGÍA, A PESAR DE SITUACIONES DE MIEDO O IRA. ESTO LO LOGRAMOS MANTENIENDO SIEMPRE UNA POSTURA PARTICULAR DE DESPRENDIMIENTO HACIA LOS HECHOS A MEDIDA QUE OCU­RREN, INCLUSO MIENTRAS ESPERAMOS QUE EL PROCESO EN SÍ SIGA SU CURSO. SIEMPRE DEBEMOS PROCURAR UN SIGNIFICADO POSI­TIVO, Y SIEMPRE, SIEMPRE, ESPERAR QUE EL PROCESO NOS SALVE, SIN QUE IMPORTE LO QUE ESTÉ SUCEDIENDO. TAL POSTURA MENTAL NOS AYUDA A PERMANECER ENFOCADOS EN EL FLUIR Y NOS EVITA DEMORARNOS EN IMÁGENES NEGATIVAS DE LO QUE PODRÍA OCU­RRIR SI FALLAMOS.

"EN GENERAL, SI NOS ACUDE A LA MENTE UNA IMAGEN NEGA­TIVA, DEBEMOS CONSIDERAR SI ES UNA ADVERTENCIA INTUITIVA O NO, Y, SI ES ASÍ, EMPRENDER LAS ACCIONES APROPIADAS, PERO SIEMPRE DEBEMOS REGRESAR A LA EXPECTATIVA DE QUE UNA SIN­CRONICIDAD MÁS ELEVADA NOS GUIARÁ A SUPERAR EL PROBLEMA. ESTO FIJA NUESTRO CAMPO, NUESTRO EFLUVIO DE ENERGÍA, CON UNA EXPECTATIVA PODEROSA QUE SIEMPRE SE HA DENOMINADO FE.

"EN SUMA, LA PRIMERA PARTE DE LA CUARTA EXTENSIÓN TIENE QUE VER CON MANTENER FUERTE NUESTRA ENERGÍA EN TODO MOMENTO. UNA VEZ QUE DOMINAMOS ESTO, PODEMOS AVANZAR Y EXTENDER NUESTRA ENERGÍA AÚN MÁS LEJOS.

"EL PASO SIGUIENTE DE LA CUARTA EXTENSIÓN COMIENZA CUANDO ESPERAMOS PLENAMENTE QUE EL MUNDO HUMANO AVANCE HACIA EL IDEAL EXPRESADO EN LA DÉCIMA REVELACIÓN, CUYO MODELO ES SHAMBHALA. HACER AVANZAR AÚN MÁS NUESTRA ENERGÍA Y TOMARLA TODAVÍA MÁS FUERTE DE ESTE MODO EXIGE VERDADERA FE. POR ESO ES TAN IMPORTANTE COMPRENDER SHAMBHALA. SABER QUE SHAMBHALA LO HA LOGRADO EXTIENDE NUESTRA EXPECTATIVA DE QUE TAMBIÉN PUEDE LOGRARLO EL RESTO DE LA CULTURA HUMANA. PODEMOS VER CON FACILIDAD CÓMO LOS HUMANOS DE TODAS PARTES SON CAPACES DE DOMINAR NUESTRA TECNOLOGÍA PARA UTILIZARLA AL SERVICIO DE NUESTRO DESARROLLO ESPIRITUAL, Y LUEGO COMENZAR A CONCENTRARNOS EN EL PROCESO DE LA VIDA EN SÍ, EN LA VERDADERA RAZÓN POR LA QUE NOS HALLAMOS EN ESTE PLANETA: PARA CREAR EN LA TIERRA UNA CUL­TURA QUE SEA CONSCIENTE DE SU PAPEL EN LA EVOLUCIÓN ESPIRITUAL Y PARA ENSEÑAR ESA COMPRENSIÓN A NUESTROS HIJOS. Calló y me miró un momento.

—AHORA VIENE LA PARTE MÁS DIFÍCIL —continuó—: PARA EXPANDIRNOS MAS LEJOS AÚN, NO DEBEMOS LIMITARNOS A PER­MANECER POSITIVOS EN GENERAL Y EVITAR IMÁGENES DE SUCESOS NEGATIVOS. TAMBIÉN DEBEMOS MANTENER FUERA DE NUESTRA CABEZA TODO PENSAMIENTO NEGATIVO CONCERNIENTE A OTRAS PERSONAS. COMO ACABAS DE VER, SI NUESTRO MIEDO SE CON­VIERTE EN IRA Y CAEMOS EN EL ERROR DE PENSAR LO PEOR DE LOS DEMÁS, EMANAMOS UNA ORACIÓN NEGATIVA QUE TIENDE A CREAR EN ELLOS EXACTAMENTE EL COMPORTAMIENTO QUE ESPERAMOS. POR ESO LOS MAESTROS QUE ESPERAN GRANDES COSAS DE SUS ALUMNOS EN GENERAL LO CONSIGUEN, ASÍ COMO OBTIENEN MALOS RESULTADOS CUANDO ESPERAN COSAS NEGATIVAS.

"LA MAYORÍA DE LAS PERSONAS CREE QUE ES MALO DECIR ALGO NEGATIVO DE LOS DEMÁS, PERO QUE ESTÁ BIEN PENSARLO. NO­SOTROS SABEMOS QUE NO ES ASÍ; LOS PENSAMIENTOS IMPORTAN.

MIENTRAS WIL DECÍA ESTO, YO REFLEXIONABA EN LOS SUCESOS RECIENTES, EN VARIAS ESCUELAS DE LOS ESTADOS UNIDOS, EN QUE ALGUNOS ALUMNOS HABÍAN DISPARADO CON ARMAS DE FUEGO A SUS COMPAÑEROS Y PROFESORES. SE LO MENCIONÉ A WIL.

—EN TODAS PARTES —RESPONDIÓ— LOS CHICOS TIENEN MÁS PODER QUE NUNCA, Y LOS MAESTROS YA NO PUEDEN SEGUIR IGNORANDO A LAS TÍPICAS CAMARILLAS QUE SIEMPRE SE HAN FORMADO EN LAS ESCUELAS. CUANDO SE DESPRECIA A CIERTOS CHI­COS, O SE LOS HACE BLANCO DE BURLAS O SE LOS TRATA COMO A CHIVOS EXPIATORIOS, LA ORACIÓN NEGATIVA LOS AFECTA MÁS QUE NUNCA ANTES. AHORA, DE VEZ EN CUANDO DEVUELVEN LOS GOL­PES DE MANERA EXPLOSIVA.

"Y ESTO NO ESTÁ OCURRIENDO SÓLO CON LOS CHICOS, SINO CON TODA LA CULTURA HUMANA. SÓLO MEDIANTE LA COMPRENSIÓN DEL EFECTO DE LOS CAMPOS DE ORACIÓN PODEMOS ENTENDER LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO. TODOS NOS VOLVEMOS POCO A POCO MÁS PODEROSOS, Y SI NO PRESTAMOS COMPLETA ATENCIÓN A NUESTRAS EXPEC­TATIVAS, SIN QUERER PODEMOS CAUSAR GRAN DAÑO A LOS DEMÁS. Wil dejó de hablar y enarcó una ceja.

—Eso nos trae adonde nos encontramos ahora, creo. Asentí, consciente de cuánto lo había echado de menos.

—¿Adónde dicen las leyendas que debemos ir a partir de aquí? —pregunté.

—Al tema que más me ha interesado —respondió—.

Las leyendas dicen que no podemos expandir más nuestro campo hasta tener pleno conocimiento de los dakini.

Me apresuré a contarle de mis muchas experiencias con las extrañas figuras y las zonas iluminadas que había vivido desde mi llegada al Tíbet.

—Ya tuviste esas experiencias antes del Tíbet—observó Wil.

Tenía razón. En ciertas ocasiones, mientras buscá­bamos la Décima Revelación, me había parecido que me ayudaban unos extraños haces de luz.

—Es cierto —convine—. Cuando estábamos juntos en los Apalaches.

—También en Perú —agregó.

Traté de recordar, pero no me acudió nada a la mente.

—ME CONTASTE DE UNA VEZ EN QUE TE HALLABAS FRENTE A UNA ENCRUCIJADA Y NO SABÍAS QUÉ CAMINO TOMAR —me dijo—. Y UN CAMINO PARECÍA MÁS CLARO QUE EL OTRO, MÁS LUMINOSO, Y ELEGISTE TOMAR POR ALLÍ.

—Sí —repuse, ya recordando con claridad el suceso—. ¿Crees que fue un dakini?

Wil se había puesto de pie y estaba cargando su mochila.

—Sí —contestó—. Ellos son las luminosidades que te guían por tu camino.

Quedé perplejo. Ello significaba que, cada vez que experimentamos un objeto luminoso o un sendero que pa­rece más brillante y atractivo, o un libro que nos salta a la vista y nos llama la atención... es obra de estos seres.

—¿Qué más dicen las leyendas acerca de los dakini? —quise saber.

—Que son lo mismo para todas las culturas, todas las religiones, sin importar cómo los denominemos. Le eché una mirada interrogante.

—Podríamos llamarlos ángeles —continuó Wil—. Pero, ya se denominen ángeles o dakini, son los mismos seres... y actúan de la misma manera.

Tenía otra pregunta que hacerle, pero Wil ya subía de prisa por la pendiente, evitando los puntos de mucha nieve. Lo seguí, mientras docenas de interrogantes me col­maban la mente. No quería dejar pasar la conversación.

En un momento Wil se volvió a mirarme.

—LAS LEYENDAS DICEN QUE ESTOS SERES HAN AYUDADO A LOS SERES HUMANOS DESDE EL COMIENZO DE LOS TIEMPOS Y SE LOS MENCIONA EN LA LITERATURA MÍSTICA DE TODAS LAS RELIGIO­NES. SEGÚN LAS LEYENDAS, TODOS COMENZAREMOS A PERCIBIRLOS CON MÁS FACILIDAD. SI EN REALIDAD LOS RECONOCEMOS, LOS DAKINI SE NOS REVELARÁN.

La manera como enfatizó la palabra "reconocer" me hizo pensar en que tenía un significado especial.

—¿Pero cómo lo logramos? —le pregunté mientras trepaba por una roca que sobresalía en el sendero.

Más arriba, Wil se detuvo para permitirme alcanzarlo y respondió:

—DE ACUERDO CON LAS LEYENDAS, TENEMOS QUE RECONOCER QUE ELLOS ESTÁN AQUÍ. ES ALGO MUY DIFÍCIL PARA LAS MENTES MODERNAS. UNA COSA ES PENSAR QUE LOS DAKINI O LOS ÁNGELES SON UN TEMA FASCINANTE, Y OTRA MUY DIFERENTE, ESPERAR QUE SEAN PERCEPTIBLES EN NUESTRA VIDA.

   

—¿Qué dices tú que deberíamos hacer?

—Permanecer alerta a todo matiz de luminosidad.

—Entonces, si mantenemos elevada nuestra energía y los reconocemos —dije—, ¿podemos comenzar a ver más luminosidades?

—Así es —repuso—. Lo difícil es entrenarnos para buscar los sutiles cambios en la luz que nos rodea. Pero si lo hacemos, podemos detectarlos más.

Pensé en lo que me decía y lo comprendí, pero aun así me quedaba una pregunta.

—¿Y los casos en que los dakini o ángeles intervienen directamente en nuestra vida cuando no los esperamos o reconocemos? A mí me pasó.

A continuación le conté de la figura alta que vi cuando Yin me empujó del jeep al norte de Ali, y que apareció de nuevo cuando surgió el fuego en el monasterio en ruinas, antes de mi entrada en Shambhala.

Wil asentía.

—Parecería que tu ángel guardián se ha mostrado. Las leyendas dicen que todos tenemos uno. Callé un momento, mirándolo.

—Entonces los mitos son ciertos —dije al fin—. Y todos tenemos un ángel guardián.

Mi mente funcionaba a ciento cincuenta kilómetros por hora. La realidad de esos seres nunca me había resultado tan clara.

—¿Pero por qué nos ayudan en determinadas ocasiones, y no en otras? —pregunté.

Wil alzó una ceja.

—Ése —contestó— es el secreto que hemos venido a descubrir.

Íbamos alcanzando la cumbre de la montaña. Detrás de nosotros comenzaba a aparecer el sol a través de las densas nubes, y daba la impresión de que aumentaba la temperatura.

—Me dijeron —comentó Wil, a poca distancia del pico de la montaña— que los templos están del otro lado de este cerro.

Se detuvo a mirarme.

—Tal vez ésta sea la peor parte. Sus palabras me sonaron siniestras.

—¿Por qué? —le pregunté—. ¿Qué quieres decir?

—Tenemos que unir todas las extensiones y mantener nuestra energía lo más fuerte posible. Las leyendas dicen que sólo conseguiremos ver los templos si logramos man­tener nuestra energía lo bastante elevada.

Exactamente en ese momento oímos helicópteros a la distancia.

—Y no olvides lo que acabas de aprender —me advirtió Wil—. Si te pones a pensar en la maldad de los militares chinos, si sientes ira o aversión, debes desplazar de inmediato tu atención hacia el alma que puede emerger en cada soldado. Visualiza que tu energía fluye de ti y entra en los campos de ellos, elevándolos a una conexión con la luz interior, de modo que puedan descubrir sus intuiciones más elevadas. Hacer lo contrario es enviar una oración que les dé más energía para ser malvados.

Asentí y bajé la vista. Estaba resuelto a mantener el campo positivo.

—Ahora, ve más allá de eso para reconocer a los dakini y esperar las luminosidades.

Contemplé la cumbre que se levantaba más adelante; Wil tomó la delantera. Cuando llegamos a lo alto, no alcanzábamos a ver nada del otro lado, salvo una serie de picos y valles cubiertos de nieve. Escrutamos el paisaje con atención.

—¡Allá! —gritó Wil, señalando a nuestra izquierda. Hice un esfuerzo para ver. Al borde de la cima había algo que parecía brillar tenuemente. Cuando traté de en­focarlo, sólo vi que esa área lucía luminosa. Sin embargo, cuando la miré por el rabillo del ojo me di cuenta de que brillaba el espacio en sí.

—Vamos —me urgió Wil, y me tironeó del brazo mientras nos abríamos paso entre la nieve profunda hasta el sitio que habíamos visto. Del otro lado había una serie de enormes agujas de piedra que desde la distancia daban la impresión de estar alineadas una junto a otra. Al inspec­cionarlas de más cerca, sin embargo, descubrimos que una se hallaba más atrás que el resto, lo cual dejaba un estrecho pasaje que doblaba más adelante hacia la izquierda y bajaba por la ladera de la montaña. Cuando llegamos al pasaje, descubrimos que en realidad había unos escalones, cortados en la roca, que llevaban abajo. También los esca­lones parecían luminosos y estaban despejados de nieve.

—Los dakini nos están mostrando adónde ir —observó Wil, que todavía avanzaba tirándome del brazo.

Pasamos agachados por la abertura y seguimos el sen­dero descendente. A ambos lados se elevaba una escarpada ladera de piedra, de entre seis y nueve metros de alto, que bloqueaba casi toda la luz. Durante más de una hora conti­nuamos bajando los escalones, descendiendo en forma constante y gradual hasta que al fin se ensancharon los riscos por encima de nuestras cabezas.

Varios metros más allá el suelo se nivelaba y ter­minaban los escalones. Nos encontramos de frente a un precipicio plano que envolvía la faz de roca, a la izquierda.

—Por allá —indicó Wil.

Doscientos metros más adelante parecía haber un anti­guo monasterio, totalmente en ruinas, como si tuviera miles de años de antigüedad. Mientras caminábamos hacia allí, la temperatura se tornó aún más cálida y se elevó de las rocas una bruma nebulosa. Frente al monasterio, el precipicio se ensanchaba en una amplia plataforma que se introducía en el costado de la montaña. Cuando alcan­zamos las ruinas, con cuidado avanzamos entre los muros derrumbados y las grandes piedras hasta salir al otro lado.

Allí nos detuvimos sobre nuestros pasos. La superficie rocosa por la que caminábamos se había convertido en un piso de piedras chatas y lisas, de color ámbar claro, colocadas en forma pareja sobre el suelo que pisábamos. Miré de reojo a Wil, que tenía la vista fija adelante. Frente a nosotros había un templo intacto, de unos quince metros de alto y el doble de ancho. Era de color marrón herrum­bre con vetas grises en las junturas de las paredes de piedra. En el frente había dos puertas gigantescas, de cinco o seis metros de alto.

Algo se movió en la bruma cerca del templo. Miré a Wil, que me hizo un gesto afirmativo y me indicó que lo siguiera. Avanzamos hasta unos veinte metros de la estructura.

—¿Qué fue ese movimiento? —le pregunté a Wil. Señaló con la cabeza una zona que se extendía frente a nosotros. A menos de tres metros había una especie de forma.

Me esforcé por enfocar y al fin conseguí detectar el levísimo contorno de una figura humana.

—Debe de ser uno de los adeptos que habitan los tem­plos —conjeturó Wil—. La persona está vibrando más alto que nosotros. Es por eso que sólo podemos ver una forma vaga.

Mientras observábamos, la forma fue hasta la entrada del templo y desapareció. Wil me condujo hasta la puerta. Parecía hecha de algún tipo de piedra, pero cuando Wil tiró de ella aferrando el picaporte de piedra tallada, se abrió deslizándose, como si no pesara nada.

Adentro había una gran habitación circular que bajaba en declive en una serie de niveles escalonados hacia una zona central, semejante a un escenario. Mientras observaba la estructura, divisé otra figura a medio camino hacia el escenario, sólo que esta persona resultaba clara a nuestra percepción. Se volvió y pude verle la cara. Era Tashi. Wil ya iba hacia él.

Antes de que alcanzáramos a Tashi apareció una ven­tana espacial en un punto situado justo encima del centro de la habitación. La imagen entró en foco en. forma gradual, cautivando nuestra atención y tornándose tan bri­llante que ya no podíamos ver a Tashi. Era una imagen de la Tierra vista desde el espacio.

La escena cambió en rápida sucesión a una vista de una ciudad de algún lugar de Europa, y luego a una área metropolitana de los Estados Unidos, y por último a una de Asia. En cada caso veíamos gente caminando por calles ajetreadas, o en oficinas u otros ambientes de trabajo. Cuando la escena volvió a cambiar a distintas ciudades de diferentes regiones del planeta, vimos que los individuos, mientras trabajaban e interactuaban, elevaban poco a poco sus niveles de energía.

Comenzamos a ver y a oír individuos que pasaban de un tipo de ocupación a otro, siguiendo sus intuiciones, y al hacerlo así se tomaban más inspirados y creativos, gracias a lo cual inventaban tecnologías nuevas y más veloces y ser­vicios más eficientes. Al mismo tiempo también empezamos a ver escenas de personas que aún eran presa del miedo, se resistían a los cambios e intentaban obtener más control.

A continuación enfocamos un establecimiento de investigaciones, el interior de una sala de conferencias don­de un grupo de hombres y mujeres realizaba un acalorado intercambio de ideas. Mientras nosotros observábamos y escuchábamos, el contenido de la conversación se volvió claro: la mayoría de las personas estaban a favor de una nueva coalición entre las empresas más grandes de comuni­caciones y computación y un grupo internacional de servicios de inteligencia. Los representantes de los servicios de inteligencia argumentaban que la lucha contra el te­rrorismo necesitaba tener acceso a todas las líneas telefó­nicas, incluidas las comunicaciones de Internet, y a los mecanismos secretos de identificación de todas las com­putadoras, de modo que las autoridades pudieran entrar y vigilar los archivos de todo el mundo.

Pero había más. Querían más sistemas de vigilancia. Varias de esas personas incluso especulaban que, si conti­nuaba el problema de los virus de computadoras, podría ser menester vigilar toda Internet, junto con todas las computadoras comerciales vinculadas de todas partes. El acceso podría controlarse mediante un número especial de identificación que se exigiría para realizar cualquier negocio con base electrónica.

Uno planteó la hipótesis de que para este uso podrían implementarse nuevos sistemas de identificación, como el control de los iris o las palmas de las manos o quizás in­cluso algo basado en los esquemas de ondas cerebrales de los individuos.

Otras dos personas, un hombre y una mujer, dis­cutieron con vehemencia contra estas medidas. Uno mencionó el Libro de las Revelaciones y la marca de la bestia. Mientras nosotros continuábamos mirando y es­cuchando, me di cuenta de que podía ver al otro lado de la ventana de la sala de conferencias. Pasaba un auto por una calle cercana al edificio. En el trasfondo distinguí cactus y kilómetros de desierto.

Miré a Wil.

—Esta discusión se está llevando a cabo en este mismo momento —me dijo—, en tiempo presente, en algún sitio. Parece el sudoeste de los Estados Unidos.

Directamente detrás de la mesa donde se hallaba reunido el grupo noté otra cosa. El espacio que los rodeaba se agrandaba. No, se iluminaba.

—¡Los dakini! —le dije a Wil.

Continuamos observando mientras la conversación comenzaba a cambiar. Nos dio la impresión de que las dos personas que discutían contra la vigilancia extrema atraían mayor atención por parte del grupo. Los otros daban la impresión de reconsiderar su posición.

De pronto nuestra atención se distrajo de la imagen que se desarrollaba frente a nosotros, debido a una intensa vibración que sacudió el piso y las paredes del templo. Corrimos hacia otra puerta, en el extremo del edificio, tra­tando de ver entre el polvo. Oímos piedras que se derrum­baban afuera. Cuando nos hallábamos a unos diez metros de la puerta, ésta se abrió y pasó por ella una figura que no conseguimos distinguir enseguida.

—Debe de haber sido Tashi —comentó Wil mientras se apresuraba a abrir la puerta de un tirón.

Mientras pasábamos corriendo por el umbral otro estrépito resonante llenó el aire a nuestras espaldas. La antigua ruina que habíamos visto antes se desmoronaba en una implosión de piedras y polvo. Detrás, en alguna parte, oímos ruido de helicópteros.

—Parece que el coronel nos sigue otra vez —comenté—. Pero estoy sosteniendo sólo imágenes positivas en mi men­te... ¿Entonces por qué hace esto?

Wil me miró con expresión interrogante. Recordé el comentario del coronel Chang al respecto de que, ahora que él disponía de la tecnología necesaria, yo nunca podría escapar. Él poseía el registro de mi esquema cerebral.

Me apresuré a contarle a Wil lo sucedido y agregué:

—Tal vez yo debiera ir en otra dirección, para desviar de los templos a los soldados.

—No —contestó Wil—. Tienes que estar aquí. Vas a hacer falta, deberemos llevarles la delantera hasta encon­trar a Tashi.

Seguimos un sendero de piedra que pasaba ante varios otros templos, hasta que de pronto mis ojos se demoraron en un umbral que se alzaba a la izquierda.

Wil lo notó y se volvió.

—¿Por qué miras esa puerta? —me preguntó.

—No sé —respondí—. Me llamó la atención.

Me echó una mirada incrédula.

—Está bien —me apresuré a decir—. Vayamos a echar un vistazo.

Corrimos adentro y encontré otra habitación circular, ésta mucho más grande, de varias decenas de metros de diámetro. En el centro había otra ventana espacial. Cuando entramos, vi a Tashi a unos metros a nuestra derecha, y codeé a Wil.

—Lo veo —me dijo, y se adelantó en la casi oscuridad al encuentro del chico.

Tashi se volvió y nos vio; sonrió aliviado y volvió a concentrarse en la escena que se veía por la ventana. Esta vez contemplábamos una habitación llena de cosas de jóvenes: fotos, pelotas, diversos juegos, pilas de ropa. Una cama desordenada en un rincón, una caja de pizza en un extremo de una mesa. En la otra punta de la mesa, un ado­lescente de unos quince años trabajaba en algo, una especie de aparato con cables. Vestía shorts sin camisa y su cara mostraba enojo y determinación.

Mientras continuábamos observando, la escena de la ventana cambió a otra habitación, donde había otro ado­lescente, vestido con vaqueros y camiseta, sentado en una cama mirando fijo un teléfono. Se levantó, caminó de un lado a otro del cuarto varias veces y luego volvió a sentarse. Tuve la impresión de que se empeñaba en tomar una decisión. Por fin tomó el teléfono y marcó un número.

En ese momento la ventana se amplió de modo que pudiéramos ver las dos escenas. El chico sin camisa atendió el teléfono. El de la camiseta parecía rogarle, y el otro se enojaba cada vez más. Por fin el chico sin camisa cortó de un golpe la comunicación, se sentó y se puso a trabajar de nuevo en la mesa.

El otro adolescente se levantó, se puso un abrigo y salió apresurado por la puerta. En pocos minutos el chico de la mesa oyó un golpe, se levantó, fue a la puerta de su habitación y a la abrió. Era el chico que antes lo había llamado por teléfono. Trató de cerrar la puerta, pero el otro abrió de un empujón y continuó hablándole con gestos suplicantes, al tiempo que señalaba el aparato que descansaba sobre la mesa.

El otro adolescente lo empujó, abrió un cajón, sacó un arma y apuntó al visitante. Éste retrocedió, pero continuó suplicando. El joven del arma estalló de ira y empujó a su víctima con fuerza contra una pared, al tiempo que le apo­yaba el cañón del arma contra la sien.

En ese momento, en la zona de atrás de los dos, comen­zamos a detectar un cambio: se tornaba más luminosa.

Miré de soslayo a Tashi, que me sostuvo la mirada un instante y enseguida volvió a enfocar la escena. Los dos sabíamos que de nuevo estábamos presenciando la acción de los dakini.

Mientras mirábamos, un chico continuaba rogando y el otro lo sostenía con firmeza contra la pared. Pero poco a poco el chico del arma comenzó a relajarse. Por fin dejó caer el arma a un costado y fue a sentarse en el borde de la cama. El otro muchacho se sentó en una silla frente a él.

Ahora podíamos oír los detalles de su conversación, que dejaba en claro que el chico del arma quería que los demás lo aceptaran en la escuela, pero no lo había conseguido.

Muchos de sus pares sobresalían en actividades extracurriculares, expandiendo su talento, y él no tenía confianza suficiente para ponerse a la misma altura. Los demás se le burlaban, lo calificaban de perdedor, y él se sentía un don nadie. La situación lo llenaba de miedo y un falso sentido de fuerza, lo cual lo había llevado a decidir contraatacar. El aparato en que estaba trabajando era una bomba casera.

Lo mismo que antes, sentimos un sacudón bajo los pies, y todo el edificio se estremeció. Corrimos todos a la puerta y apenas habíamos salido cuando medio templo se derrumbó a nuestras espaldas.

Tashi nos indicó que lo siguiéramos; corrimos varios metros y nos detuvimos junto a una pared.

—¿Pudieron ver a las personas del templo —nos preguntó Tashi—, las que enviaban energía de oración a los muchachos?

Los dos confesamos que no.

—Había cientos allí —continuó—, trabajando en el problema de la ira juvenil.

—¿Qué hacían exactamente? —pregunté. Tashi avanzó unos pasos hacia mí.

—Extendían su energía de oración, visualizando que los muchachos de esa escena se elevaban a una vibración más alta, para poder superar su miedo e ira y encontrar sus intuiciones más elevadas para resolver la situación. Su energía ayudó a uno de los muchachos a encontrar ideas mejores y más persuasivas. En el caso del otro joven, la energía de oración extra lo elevó a una identidad por en­cima y más allá del yo social que sus pares rechazaban. Ya no sentía que, para poder ser alguien, necesitaba la aprobación de los demás. De modo que su ira se mitigó.

—¿Y eso era lo que estaban haciendo también en el otro templo? —pregunté—. ¿Ayudar a contrarrestar a los que quieren controlarlo todo?

Wil me miró.

—La gente del templo enviaba un Campo de Oración destinado a ayudar a elevar el nivel de energía de todos los que participaban en la discusión, lo cual surtió el efecto de reducir el miedo de los que presionaban para imponer más vigilancia, y ayudó a los otros a encontrar el coraje de hablar, aun dentro de ese tipo de organización.

Tashi asentía.

—Se suponía que nosotros lo viéramos. Éstas son algunas de las situaciones clave que deben ganarse si ha de continuar la evolución espiritual, si es que hemos de supe­rar este punto crítico de la historia.

—¿Y los dakini? —pregunté—. ¿Qué hacían ellos?

—También ayudaban a elevar el nivel de energía —respondió Tashi.

—Sí —repliqué—, pero todavía no sabemos por qué van allá e intervienen. La gente de los templos está hacien­do algo más, algo que nosotros aún ignoramos.

En ese momento otro ruido fuerte llenó el aire, al tiempo que detrás de nosotros se desplomaba la otra mitad del templo.

Tashi saltó sin querer, y luego bajó corriendo por el sendero.

—Vengan —dijo—. Tenemos que encontrar a mi abuela.

 

 
 
 
 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas