web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

LA ACTITUD MENTAL POSITIVA

Primera Parte

Donde se inicia el camino hacia el éxito

Capitulo 1

Conozca a la Persona Viviente mas importante

Napoleon Hill - Clement Stone

 
 
 

 

CONOZCA A LA PERSONA VIVIENTE

¡Conozca a la persona viviente más importante! En algún lugar de este libro, usted la conocerá... derepente, en forma asombrosa y con una sensación de reconocimiento que cambiará toda su vida.

Cuando la conozca encontrará su secreto. Descubrirá que lleva un talismán invisible con las inicialesAMP (Actitud Mental Positiva) grabadas en una cara y las iniciales AMN (Actitud Mental Negativa) en la otra.

   Este talismán invisible posee dos poderes sorprendentes: tiene la facultad de atraer la riqueza, el éxito, la felicidad y la salud; y tiene también la facultad de repeler estas cosas, privándole de todo aquello que hace que la vida merezca ser vivida. Es la primera de estas facultades, es decir, la AMP, la que permite que algunos hombres se eleven hasta la cumbre y permanezcan allí. Y la segunda es la que hace que otros hombres se queden en el fondo durante toda su vida; y es también la AMN la que desplaza a algunos hombres de la cima cuando ya la habían alcanzado.

   Tal vez la historia de S. B. Fuller le ilustre su funcionamiento.

   «SOMOS POBRES... NO POR CULPA DE DIOS.» S. B. Fuller era uno de los siete hijos de un aparcero negro de Luisiana. Empezó a trabajar a la edad de cinco años. A los nueve ya arreaba mulos. Eso no tenía nada de insólito: los hijos de casi todos los aparceros empezaban a trabajar a edad muy temprana. Aquellas fa- milias aceptaban la pobreza como su destino y no pedían más.

   El joven Fuller era distinto a sus compañeros en un sentido: tenía una madre extraordinaria, una mujer que se negaba a aceptar esta precaria existencia para sus hijos, pese a que ella no había conocido otra cosa.

Sabía que algo fallaba por el hecho de que su familia apenas pudiera subsistir en un mundo de gozo y abundancia. Y solía hablar con su hijo acerca de sus sueños.

   «No tendríamos que ser pobres, S. B. -solía decir-. Y que nunca te oiga yo decir que somos pobres por voluntad de Dios. Somos pobres... no por culpa de Dios. Somos pobres porque tu padre jamás tuvo el deseo de ser rico. Nadie en nuestra familia ha tenido jamás el deseo de ser otra cosa.»

   Nadie había tenido el deseo de ser rico. Esta idea quedó grabada tan profundamente en la mente de Fuller, que cambió toda su vida. Empezó a querer ser rico. Centraba su mente en las cosas que quería y la apartaba de las que no quería, y así adquirió un ardiente deseo de hacerse rico. Llegó a la conclusión de que el medio más rápido de ganar dinero consistía en vender algo. Eligió el jabón. Se pasó doce años vendiéndolo de puerta en puerta. Un día averiguó que la empresa que le proporcionaba el género iba a ser subastada. El precio de venta de la empresa era de 150.000 dólares. En doce años de ventas y de ahorro, había logrado reunir 25.000 dólares. Se llegó al acuerdo de que depositaría los 25.000 dólares y obtendría los 125.000 restantes en un plazo de diez días. En el contrato figuraba una cláusula según la cual perdería el depósito en caso de que no lograra reunir el dinero.

   En el transcurso de sus doce años como vendedor de jabón se había ganado el respeto y la admiración de muchos comerciantes. Ahora acudió a ellos. Obtuvo también dinero de algunos amigos personales y de compañías de préstamos y grupos de inversión. La víspera del décimo día había logrado reunir 115.000 dólares. Le faltaban 10.000.

   EN BUSCA DE LA LUZ. «Había agotado todas las fuentes de crédito que conocía -recuerda-. Era entrada la noche. En la oscuridad de mi habitación, me arrodillé y empecé a rezar. Le pedí a Dios que me condujera a una persona que me prestara a tiempo los 10.000 dólares que me faltaban. Me dije a mí mismo que bajaría con mi automóvil por la calle Sesenta y uno hasta que viera la primera luz en un establecimiento comercial. Le pedí a Dios que hiciera que aquella luz fuera un signo que me indicara su respuesta.»

   Eran las once de la noche cuando S. B. Fuller empezó a bajar por la calle Sesenta y uno de Chicago. Al final, tras recorrer varias manzanas, vio luz en el despacho de un contratista.

   Entró. Allí, sentado junto a su escritorio, cansado de trabajar hasta tan tarde, se encontraba un hombre a quien Fuller conocía vagamente. Fuller comprendió que tendría que ser valiente.

   «¿Quiere ganar 1.000 dólares?», le preguntó Fuller directamente.

   El contratista se vio sorprendido por la pregunta. «Sí, claro», contestó.

   «En tal caso, extiéndame un cheque por valor de 10.000 y, cuando le devuelva el dinero, le entregaré 1.000 dólares de beneficios», recuerda Fuller que le dijo al hombre.

   Le indicó al contratista los nombres de las demás personas que le habían prestado dinero y le explicó exactamente y con todo detalle en qué consistía el negocio.

   EXPLOREMOS EL SECRETO DE SU ÉXITO.Antes de que terminara aquella noche, S. B. Fuller ya tenía en el bolsillo un cheque por valor de 10.000 dólares. Posteriormente consiguió intereses con derecho de control no sólo

en aquella empresa sino también en otras siete, incluidas cuatro fábricas de cosméticos, una fábrica de géneros de punto, otra de etiquetas y un periódico. Cuando hace poco le pedimos que explorara con nosotros el secreto de su éxito, él nos contestó con las palabras que le había oído pronunciar a su madre hacía muchos años

  «Somos pobres... no por culpa de Dios. Somos pobres porque tu padre nunca tuvo el deseo de ser rico. Nadie en nuestra familia ha tenido jamás el deseo de ser otra cosa.»

  «Miren -nos dijo-, yo sabía lo que quería, pero no sabía cómo conseguirlo. Por consiguiente, leí la Biblia y libros de inspiración para alcanzar un propósito. Pedí en mis plegarias el conocimiento necesario para alcanzar mis objetivos. Tres libros desempeñaron un importante papel en la conversión de mis ardientes deseos en realidad.

Estos libros fueron: (1) la Biblia, (2) Piense y hágase rico, y (3) El secreto de las edades. Mi mayor fuente de inspiración procede de la lectura de la Biblia.

  »Cuando uno sabe lo que quiere, es más probable que lo reconozca cuando lo vea. Cuando se lee un libro, por ejemplo, reconoce uno las oportunidades capaces de ayudarle a conseguir lo que desea.»

  S. B. Fuller llevaba consigo el talismán invisible con las iniciales AMP grabadas en una cara y AMN en la otra.

Colocó hacia arriba la cara de la AMP y empezaron a ocurrirle cosas sorprendentes. Pudo convertir en realidad unas ideas que antes no habían sido más que simples ensoñaciones.

  Lo que importa observar aquí es que S. B. Fuller empezó su vida con muchas menos ventajas de las que tenemos casi todos nosotros, pero eligió un gran objetivo y se dispuso a alcanzarlo. Como es lógico, la elección del objetivo era individual. En esta época y en este país sigue usted gozando del derecho personal a poder decir: «Eso es lo que yo elijo. Eso es lo que yo quiero conseguir.» Y, a menos que su objetivo sea contrario a las leyes de Dios o de la sociedad, estará en condiciones de alcanzarlo. Lo tiene todo que ganar y nada que perder si lo intenta. El éxito sólo pueden alcanzarlo y conservarlo quienes lo siguen buscando con una AMP.

  Aquello que busque depende de usted. No a todo el mundo le gustaría ser un S. B. Fuller, responsable de grandes fábricas. No a todo el mundo le gustaría pagar el elevado precio que lleva consigo el hecho de ser un gran artista.

Para muchas personas, la riqueza de la vida es algo muy distinto. Una actividad cotidiana que permita llevar una existencia feliz y llena de amor constituye un éxito. Se puede poseer ésta o bien otras riquezas. La elección le corresponde a usted.

  Sin embargo, tanto si el éxito significa para usted hacerse tan rico como S. B. Fuller, como si equivale al descubrimiento de un nuevo elemento químico, la creación de una obra musical, el crecimiento de una rosa o bien la educación de un niño, independientemente de lo que el éxito signifique para usted, el talismán con las iniciales AMP grabadas en una cara y AMN grabadas en la otra podrá ayudarle a alcanzarlo.

  Lo bueno y lo deseable se atrae con la AMP y se repele con la AMN.

  TODA ADVERSIDAD LLEVA LA SEMILLA DE UN BENEFICIO EQUIVALENTE O TAL VEZ MAYOR. «Pero, ¿y si tengo un defecto físico? ¿De qué manera me va a ayudar un cambio de actitud?», podría usted preguntar.

Tal vez la respuesta se la pueda dar la historia de Tom Dempsey, un muchacho inválido de nacimiento.

  Tom nació sin medio pie derecho y con sólo un muñón por brazo derecho. De niño hubiera querido participar en actividades deportivas como los demás muchachos. Sentía un ardiente deseo de jugar al fútbol americano.

Como consecuencia de este deseo, sus padres le mandaron hacer un pie artificial de madera. El pie de madera fue acoplado a una bota especial de fútbol. Hora tras hora, día tras día, Tom hacía prácticas, dándole al balón con su pie de madera. Intentaba una y otra vez efectuar tiros libres a distancias cada vez mayores. Llegó a ser tan hábil que fue contratado por el equipo de los Santos de Nueva Orleans.

  Los gritos de 66.910 aficionados pudieron escucharse en todos los Estados Unidos cuando, en los últimos dos segundos del partido, Tom Dempsey -con su pierna tullida- batió un récord, efectuando un tiro libre a 63 yardas de distancia (unos 60 metros). Era el tiro libre más largo jamás efectuado por un jugador profesional de fútbol americano. Ello permitió a los Santos ganar por un tanteo de 19-17 a los Leones de Detroit.

  «Hemos sido derrotados por un milagro», comentó el entrenador del equipo de Detroit Joseph Schmidt. Y, para muchos, fue un milagro... una respuesta a una plegaria.

  «Tom Dempsey no ha lanzado este tiro libre, lo ha lanzado Dios», dijo el zaguero de los Leones, Wayne Walker.

  «Interesante. Pero, ¿qué significa para mí la historia de Tom Dempsey?», podría usted preguntar. Nuestra respuesta sería: «Muy poco... a menos que usted adquiera la costumbre de reconocer, establecer un nexo, asimilar y utilizar los principios universales, adoptándolos como propios. Y después emprenda una acción conveniente».

  ¿Y cuáles son los principios contenidos en la historia de Tom Dempsey que usted podría aplicar, tanto si es un disminuido físico como si no? Dichos principios los pueden aprender y aplicar tanto los niños como los mayores:

  - La grandeza está reservada para aquellos que adquieren un ardiente deseo de alcanzar altos objetivos.

  - El éxito lo alcanzan y lo conservan quienes lo intentan y lo siguen intentando con una AMP.

  - Para convertirse en un experto en cualquier actividad humana hace falta práctica... práctica... práctica.

  - El esfuerzo y el trabajo pueden resultar divertidos cuando se fijan unos determinados objetivos deseables.

  - En toda adversidad hay la semilla de un beneficio equivalente o tal vez mayor para aquellos a quienes una AMP les induce a convertirse en personas de éxito.

  - La mayor fuerza del hombre estriba en la fuerza de la plegaria.

  Para aprender y aplicar estos principios, vuelva hacia arriba su talismán invisible por la cara de la AMP.

   Cuando Henley escribió el poético verso «Yo soy el dueño de mi destino, soy el capitán de mi alma», nos hubiera podido informar de que somos los dueños de nuestro destino porque somos, ante todo, los dueños de nuestras actitudes. Éstas configuran nuestro futuro. Se trata de una ley universal. El poeta hubiera podido decirnos con gran entusiasmo que esta ley actúa tanto si las actitudes son destructivas como si son constructivas. La ley afirma que convertimos en realidad física los pensamientos y las actitudes que albergamos en nuestra mente, con independencia de lo que sean. Convertimos en realidad los pensamientos de pobreza con la misma rapidez con que convertimos en realidad los pensamientos de riqueza. Sin embargo, cuando nuestra actitud hacia nosotros mismos es positiva y nuestra actitud hacia los demás es generosa y compasiva, atraemos grandes y generosas parcelas de éxito.

   UN HOMBRE VERDADERAMENTE GRANDE. Considere el ejemplo de Henry J. Kaiser, un hombre de auténtico éxito gracias a que su actitud hacia sí mismo es gran de y positiva. Las empresas que se identifican con el nombre de Henry J. Kaiser cuentan con activos de más de mil millones de dólares. Gracias a su generosidad y compasión para con los demás, los mudos han podido hablar, los inválidos han podido volver a llevar una existencia útil y cientos de miles de personas han recibido atención hospitalaria por muy poco dinero. Todo ello ha surgido de las semillas de pensamiento que su madre plantó en su interior.

   Mary Kaiser le hizo a su hijo un regalo de valor incalculable. Le enseñó también a aplicar el valor más grande de la vida.

   1.Un regalo de valor incalculable: Tras su jornada laboral, Mary Kaiser dedicaba muchas horas a trabajar como enfermera voluntaria, ayudando a los desgraciados. A menudo le decía a su hijo: «Henry, nada se consigue sin trabajo. Aunque no te deje más que la voluntad de trabajar, te habré dejado un regalo de valor incalculable: la alegría del trabajo».

   2.El valor más grande de la vida: «Fue mi madre -afirma el señor Kaiser- quien primero me enseñó alguno de los valores más grandes de la vida, entre ellos el amor a las personas y la importancia de servir a los demás. "Amar a las personas y servirlas -solía decir- es el valor más grande de la vida"».

   Henry J. Kaiser conoce el poder de la AMP. Sabe lo que ésta puede hacer en su propia vida y en beneficio de su país. Conoce también la fuerza de la AMN.

   En el transcurso de la segunda guerra mundial, construyó más de 1.500 buques con tal rapidez que sorprendió al mundo. Cuando él afirmó: «Podemos construir un buque de transporte Liberty cada diez días», los expertos dijeron:

«Eso no puede hacerse... ies imposible! » Y, sin embargo, Kaiser lo hizo. Aquellos que creen que no pueden, rechazan lo positivo; utilizan la cara negativa de su talismán. Aquellos que creen que pueden, rechazan lo negativo; utilizan la cara positiva.

   Por eso debemos andarnos con cuidado cuando utilicemos este talismán. La cara de la AMP le permitirá alcanzar todos los bienes de la vida, le ayudará a superar las dificultades y a descubrir sus fuerzas. Podrá ayudarle a adelantarse a sus competidores y, al igual que le ocurrió a Kaiser, podrá convertir en realidad lo que otros afirman que es imposible.

   Sin embargo, la cara de la AMN es análogamente poderosa. En lugar de atraer la felicidad y el éxito, puede suscitar la desesperación y la derrota. Como todo poder, el talismán es peligroso si no lo utilizamos adecuadamente.

   - DE QUÉ MANERA REPELE LA FUERZA DE LA AMN. Hay una historia muy interesante que ilustra de qué manera repele la fuerza de la AMN. Es originaria de uno de los estados sureños. Allí, donde todavía se utilizan las chimeneas de leña para calentar las casas, vivía un leñador que tenía muy poca suerte en la vida. Durante más de dos años había suministrado leña a cierto propietario de una casa. El leñador sabía que los troncos no podían superar los dieciocho centímetros de diámetro para caber en aquella chimenea concreta.

   En cierta ocasión, este cliente hizo un pedido de leña, pero no estaba en casa cuando se lo entregaron. Al regresar, descubrió que casi todos los troncos eran de un tamaño superior al que él necesitaba. Llamó al leñador y le dijo que cambiara inmediatamente aquellos troncos demasiado grandes.

   « ¡No puedo hacer eso! -dijo el leñador-. Me costaría más de lo que vale todo el pedido.» Tras lo cual, colgó el aparato.

   El propietario de la casa no tuvo más remedio que cortar los troncos por sí mismo. Se arremangó y puso manos a la obra. Cuando se encontraba hacia la mitad de su tarea, descubrió en un tronco un agujero que alguien había obturado. El propietario tomó el tronco. Era insólitamente liviano y parecía estar hueco. Con un fuerte golpe del hacha, partió el tronco.

   Apareció entonces un ennegrecido rollo de papel de estaño. El propietario se agachó, recogió el rollo y lo desenvolvió. Para su asombro, contenía varios billetes muy viejos de 50 y 100 dólares. Empezó a contarlos despacio. Su valor ascendía exactamente a 2.250 dólares. Resultaba evidente que los billetes llevaban mucho tiempo ocultos en el árbol puesto que el papel era muy frágil. El propietario tenía una AMP. Su única preocupación fue la de devolverle el dinero a su legítimo dueño. Tomó el teléfono, llamó de nuevo al leñador y le preguntó dónde había cortado los troncos. Una vez más, la AMN del leñador puso de manifiesto su capacidad de repulsión. «Eso no es asunto de nadie más que mío -dijo el leñador-. Si revelaras tus secretos, la gente andaría engañándote constantemente.» A pesar de sus muchos esfuerzos, el propietario de la casa jamás logró averiguar de dónde procedían los troncos o quién había ocultado el dinero en el interior de uno de ellos.

 

Cientos de artículos para cultivarte espiritualmente

Sección descargas en El Místico para disfrutar y compartir

     

 

libros online
Libros online para disfrutar en El Místico.

   Pues bien, lo interesante de esta historia no reside en su ironía. Es cierto que el hombre que tenía una AMP encontró el dinero mientras que el que una AMN no lo encontró. Pero no es menos cierto que las cir- cunstancias afortunadas se dan en la vida de todo el mundo. No obstante, el hombre con una AMN no podrá

beneficiarse de las circunstancias favorables. Y el hombre con una AMP logrará que incluso los aconte- cimientos desafortunados se conviertan en ventajas.

   En el equipo de ventas de la Combined Insurance Company of America había un vendedor llamado Al Allen.

Al quería ser el vendedor estrella de la compañía. Trató de aplicar los principios de AMP que había descubierto en los libros y revistas de inspiración que leía. En la revista Success Unlimited (Éxito sin fronteras) leyó un editorial titulado «Desarrolle un descontento inspirador». No tardó mucho tiempo en aparecer la ocasión de poner en práctica lo que había leído. Ello le ofreció la oportunidad de organizar sus actitudes de tal manera que pudiera utilizar con eficacia la cara de la AMP de su talismán.

   DESARROLLÓ UN DESCONTENTO INSPIRADOR. Un gélido día invernal, Al andaba recorriendo todos los establecimientos de una manzana de una ciudad de Wisconsin; entraba sin previo aviso y trataba de vender pólizas de seguros. Pero no hizo ninguna venta. Como es lógico, estaba descontento. Sin embargo, la AMP de Al transformó este descontento en un «descontento inspirador».

   ¿Por qué?

   Recordó el editorial que había leído. Aplicó el principio. Al día siguiente, antes de salir de la delegación local, comentó con los compañeros sus fracasos del día anterior. Y les dijo: «Vais a ver. ¡Hoy visitaré a los mismos presuntos clientes y venderé más seguros que todos vosotros juntos!»

   Y lo más curioso es que Al lo consiguió. Volvió a aquella misma manzana de casas y visitó a todas las personas con quienes había hablado el día anterior. ¡Consiguió vender 66 nuevos contratos de accidente!

   Fue sin duda una hazaña insólita. Y ocurrió a causa de la «mala suerte» que había tenido Al, recorriendo las calles entre la cellisca y el viento durante ocho horas sin vender ni una sola póliza. Al Allen estuvo en condiciones de reorganizar su actitud. Supo transformar el descontento negativo que todos hubiéramos experimentado en similares circunstancias, en un descontento inspirador que se tradujo en un éxito al día siguiente. Al se convirtió en el mejor vendedor de la compañía y fue ascendido a jefe de ventas.

   Esta capacidad de tomar el talismán invisible y utilizar la cara que posee la fuerza de la AMP en lugar de la cara de la AMN, es una de las características de muchas personas de éxito. Casi todos nosotros nos mostramos inclinados a considerar que el éxito ocurre de alguna manera misteriosa a través de ventajas que nosotros no poseemos. Tal vez porque las poseemos no las vemos. Lo obvio no suele verse. La AMP de un hombre es. su ventaja, y ello no tiene nada de misterioso.

   Henry Ford, tras haber alcanzado el éxito, suscitó mucha envidia. La gente creía que, por un azar de la suerte, por la ayuda de amigos influyentes, por su talento o por cualquier otra cosa en que pudiera consistir el «secreto» de Ford, es decir, por estas cosas, Ford había alcanzado el éxito. Y no cabe duda de que algunos de estos elementos desempeñaron un papel. Pero había algo más. Tal vez una persona de cada cien mil conociera el verdadero motivo del éxito de Ford y es posible que estas personas se avergonzaran generalmente de hablar de ello a causa de su sencillez. Un vistazo a la forma de actuar de Ford nos ilustrará el «secreto» a la perfección.

   Hace años, Henry Ford decidió desarrollar el ahora célebre motor conocido como V-8. Quería construir un motor con los ocho cilindros fundidos en un solo bloque. Dio instrucciones a los ingenieros en el sentido de que proyectaran semejante motor. Los ingenieros afirmaron como un solo hombre que era de todo punto imposible fundir un bloque de motor de ocho cilindros en una sola pieza.

   «Háganlo de todos modos», les dijo Ford. «Pero es que no es posible», replicaron ellos. «Pongan manos a la obra

-les ordenó Ford- y sigan esforzándose hasta que lo consigan, no importa el tiempo que haga falta.»

   Los ingenieros pusieron manos a la obra. No tenían más remedio que hacerlo, si querían seguir perteneciendo al equipo de la Ford. Transcurrieron seis meses sin que lo lograran. Transcurrieron otros seis tampoco lo consiguieron.

Cuanto más lo intentaban, tanto más «imposible» parecía.

   A finales de año, Ford se puso en contacto con sus ingenieros. Una vez más, éstos le informaron de que no habían sido capaces de cumplir sus órdenes.

   «Sigan trabajando -les dijo Ford-. Lo quiero y lo tendré. »

   ¿ Y qué ocurrió?

   Pues que, como es lógico, fabricar el motor no era imposible en absoluto. El Ford V-8 se convirtió en el automóvil de éxito más espectacular en carretera, permitiendo a Henry Ford y a su empresa adelantarse tanto a sus competidores más próximos que éstos tardaron años en darles alcance. Ford utilizaba una AMP. Y esta misma capacidad la tiene usted a su disposición. Si la utiliza y vuelve el talismán por la cara adecuada tal como hizo Henry Ford, podrá alcanzar también el éxito y convertir en realidad la posibilidad de lo improbable. Si sabe lo que quiere, podrá hallar el medio de conseguirlo.

   Un hombre de 25 años tiene por delante unas 100.000 horas de trabajo si se retira a los 65. ¿Cuántas de sus horas laborales estarán animadas por la fuerza de la AMP? ¿Y cuántas de ellas dejarán la vida fuera de combate con los arrolladores golpes de la AMN?

   Pero, ¿cómo puede usted poner en marcha en su vida la AMP en lugar de la AMN? Algunas personas parecen utilizar esta fuerza instintivamente. Henry Ford fue una de ellas cuando se empeñó en mejorar sus automóviles. Otras tienen que aprender a hacerlo. Al Allen lo aprendió aplicando y asimilando lo que leía en libros y revistas de carácter inspirador. La actitud mental positiva: un camino hacia el éxito es uno de estos libros.

   Usted también puede aprender a desarrollar una AMP.

   Algunas personas utilizan durante algún tiempo a AMP, pero, cuando sufren algún revés, pierden la fe en ella. Empiezan bien, pero algunos episodios de «mala suerte» los inducen a volver el talismán del

lado equivocado. No comprenden que el éxito lo conservan quienes siguen intentándolo con AMP.

Son como el célebre caballo de carreras John P. Grier. John P. Grier era un pura sangre muy prometedor, tan prometedor que fue cuidado, adiestrado y calificado como el único caballo que tenía posibilidad de derrotar al más grande caballo de carreras de todos los tiempos: Man o'War.

  NO PERMITA QUE SU ACTITUD MENTAL LE CONVIERTA EN UNA «PIEZA DE MUSEO». En la competición para el premio Dwyer en Aqueduct, ambos caballos se enfrentaron finalmente en julio de 1920. Era un día espléndido. Todas las miradas se encontraban clavadas en la línea de salida. Ambos caballos salieron al mismo tiempo. Corrían por la pista el uno al lado del otro. Estaba claro que John P. Grier le estaba ofreciendo a Man o'War la gran carrera de su vida. Al llegar a la señalización de la cuarta parte de la carrera seguían igualados. La mitad de la carrera... Las tres cuartas partes de la carrera y aún iban igualados. La octava parte... y todavía igualados. Después, en la recta, John P. Grier hizo que el público se levantara de sus asientos. Poco a poco se empezó a adelantar.

  Fue un momento de crisis para el jockey de Man o'War. Este adoptó una decisión. Por primera vez en la carrera del gran caballo, el jockey le azotó fuertemente la grupa con el látigo. Man o'War reaccionó como si le hubieran prendido fuego en la cola. Se disparó hacia adelante y se alejó de John P. Grier como si éste se hubiera quedado inmóvil. Al finalizar la carrera, Man o'War había ganado por siete largos.

  Sin embargo, lo importante desde nuestro punto de vista fue el efecto que la derrota ejerció en el otro caballo. John P. Grier había sido un caballo de gran temple; la victoria era su actitud. No obstante, aquella experiencia le afectó de tal modo que jamás se " recuperó. Todas sus carreras posteriores fueron unos intentos débiles v sin convicción, y jamás volvió a ganar.

  Las personas no son caballos de carreras, pero esta historia nos induce a recordar a demasiados hombres que, en la época del «boom» de los años veinte, empezaron con una maravillosa actitud positiva. Alcanzaron el éxito económico y después, cuando se produjo la Depresión en 1930, experimentaron la derrota. Se sintieron aplastados. Su actitud cambió de positiva a ne ativa. Su talismán se volvió de la cara de la AMN Dejaron de esforzarse. Al igual que John P. Grier; se convirtieron en «piezas de museo».

  Algunas personas parecen utilizar constantemente la AMP. Otras empiezan y después lo dejan. Pero otras -la inmensa mayoría de nosotros-, jamás han empezado a utilizar realmente las extraordinarias facultades que poseen.

  ¿Qué decir de nosotros? ¿Podemos aprender a utilizar la AMP de la misma manera que hemos aprendido otras habilidades?

  La respuesta, basada en nuestros años de experiencia, es un rotundo sí.

  Éste es el tema del presente libro. En los capítulos siguientes, le mostraremos cómo se puede hacer. El esfuerzo del aprendizaje merecerá la pena porque la AMP constituye el ingrediente esencial de todo éxito. CONOZCA A LA PERSONA VIVIENTE MÁS IMPORTANTE. ¡El día en que reconozca en usted la AMP será el día en que conocerá a la persona viviente más importante! ¿Quién es? Pues la persona viviente más importante en relación con usted y con su propia vida es usted mismo. Eche un vistazo hacia el interior de sí mismo. ¿No es cierto que lleva consigo un talismán invisible con las iniciales AMP grabadas en una cara y las iniciales AMN grabadas en la otra? ¿Qué es exactamente este talismán, esta fuerza? El talismán es su mente.

La AMP es una Actitud Mental Positiva.

   Una Actitud Mental Positiva quiere decir una actitud mental adecuada. ¿Y cuál es la actitud mental adecuada? Está compuesta en general por las características «positivas» simbolizadas por palabras tales como fe, integridad, esperanza, optimismo, valentía, capacidad de iniciativa, generosidad, tolerancia, tacto, amabilidad y sentido común. La persona con una Actitud Mental Positiva se propone elevadas metas y se esfuerza constantemente por alcanzarlas.

   La AMN es una Actitud Mental Negativa. Y sus características son contrarias a las de la AMP. Tras haberse pasado varios años estudiando a los hombres de éxito, los autores de La actitud mental positiva: un camino hacia el éxito han llegado a la conclusión de que el sencillo secreto que comparten todos ellos es el de una Actitud Mental Positiva.

   Fue la AMP la que ayudó a S. B. Fuller a superar los inconvenientes de la pobreza. Fue la AMP la que indujo a Tom Dempsey, a pesar de su pierna tullida, a efectuar el tiro libre más largo jamás lanzado en un partido de fútbol americano profesional. Y fue ciertamente una Actitud Mental Positiva la que permitió que Henry J. Kaiser construyera un buque de transporte Liberty cada diez días. La capacidad de Al Allen de volver su talismán del lado adecuado, le indujo a visitar de nuevo a sus posibles clientes -los mismos que el día anterior le habían rechazado- y a establecer un nuevo récord de ventas.

   ¿Sabe de qué manera puede conseguir que su talismán invisible le resulte beneficioso? Es posible que lo sepa y es posible que no. Tal vez haya usted conseguido desarrollar y fortalecer su AMP hasta el punto de ver convertidos en realidad todos aquellos deseos que merecen la pena. Pero, si no ha sido así, podrá y logrará usted aprender las técnicas capaces de permitirle liberar la fuerza de su AMP a través de la magia que ejercerá en su vida a medida que vaya leyendo este libro.

   En este libro se describe qué es una Actitud Mental Positiva y cómo se puede desarrollar y aplicar. Es el principio esencial de los Diecisiete Principios que se describen en este libro con vistas a la consecución de un éxito que merezca la pena. El éxito se alcanza a través de la combinación de la AMP con uno o más de los otros dieciséis principios para alcanzar el éxito. Domínelos. Empiece a aplicarlos uno a uno a medida que vaya reconociéndolos en el transcurso de la lectura de La actitud mental positiva: un camino hacia el éxito.

Cuando haya convertido estos principios en parte de su vida, habrá alcanzado una Actitud Mental Po- sitiva en su grado más elevado. Y el resultado será el éxito, la salud, la felicidad, la riqueza o cualquier otro objetivo concreto que usted se haya propuesto en la vida. Todo eso será suyo... siempre y cuando no viole las leyes de la Infinita Inteligencia y los derechos de sus congéneres. Estas violaciones constituyen las formas más repelentes de una AMN.

  En el capítulo 2 encontrará usted la fórmula capaz de permitirle conservar una mentalidad positiva. Domine esta fórmula; aplíquela en todo lo que haga y estará en condiciones de lograr todos sus deseos.

 

 

GUIA N ° 1

Ideas a seguir

 

 ¡Conozca a la persona viviente más importante! Esta persona es usted. Su éxito, su salud, su felicidad y su riqueza dependerán de la forma en qué usted utilice su talismán invisible.

¿Cómo lo utilizará? La elección le corresponde solamente a usted. Su mente es su talismán invisible. Las letras AMP (Actitud Mental Positiva) se hallan grabadas en una cara y las letras AMN (Actitud Mental Negativa) se hallan grabadas en la otra. Se trata de fuerzas muy poderosas.

La AMP es la actitud mental adecuada para cada ocasión concreta. Posee la capacidad de atraer lo bueno y lo bello. La AMN los repele. La Actitud Mental Negativa le aparta de todo aquello que hace que la vida merezca la pena de ser vivida.

Examen de conciencia: «¿Cómo puedo desarrollar la actitud mental adecuada?» Sea concreto. No le reproche a Dios su falta de éxito. Al igual que S. B. Fuller, usted puede desarrollar un ardiente deseo de alcanzar el éxito.¿Cómo? Centre su mente en las cosas que quiere y apártela de las cosas que no quiere. ¿Cómo? Al igual que S. B. Fuller, lea la Biblia y libros de inspiración para estos fines. Pida la guía divina. Busque la luz

Examen de conciencia: ¿Cree que es correcto pedir la Guía Divina? Toda adversidad lleva la semilla de un beneficio equivalente o todavía mayor para aquellos que poseen una AMP. A veces, las cosas que parecen adversidades resultan ser oportunidades disfrazadas. Tom Dempsey lo supo descubrir en su calidad de inválido

Examen de conciencia: ¿Quiere usted dedicar tiempo a reflexionar para establecer de qué manera se pueden convertir las adversidades en semillas de beneficios equivalentes o todavía mayores? Acepte el regalo de valor incalculable: la alegría del trabajo. Aplique el valor más grande de la vida: ame a las personas y sírvalas. Al igual que Henry J. Kaiser, atraerá grandes y generosas parcelas de éxito. Podrá hacerlo si desarrolla una AMP.

Examen de conciencia: ¿Tratará de averiguar cómo puede desarrollar una AMP mientras lea este libro?Nunca subestime la fuerza repelente de una actitud mental negativa. Ésta puede impedir que se beneficie de la buena suerte.

Examen de conciencia: La AMP atrae la buena suerte. ¿Cómo puedo desarrollar la costumbre de una AMP?

Puede usted sacar provecho de la decepción... si la convierte en un descontento inspirador por medio de la AMP. Como Al Allen, desarrolle un descontento inspirador. Reorganice sus actitudes y convierta el fracaso de un día en el éxito del siguiente. ¿Cómo cree usted que puede desarrollar un descontento inspirador? Convierta en realidad la posibilidad de lo improbable adquiriendo una AMP. Dígase a sí mismo, tal como Henry Ford les decía a sus ingenieros: «¡Sigue trabajando!»

 

 Examen de conciencia: ¿Tiene usted el valor de apuntar alto y de esforzarse a diario por tener presente su objetivo?

 

 No permita que su actitud mental le convierta en una «pieza de museo». Cuando alcance el éxito y surja una depresión o alguna otra circunstancia desfavorable que le produzca una pérdida o una derrota, utilice el factor de automotivación: El éxito lo alcanzan quienes lo intentan y lo conservan quienes lo si guen intentando con una AMP. De este modo evitará quedar aplastado.

 

PRINCIPIOS UNIVERSALES EN FORMA DE FACTORES DE AUTOMOTIVACIÓN

 

- Toda adversidad lleva la semilla de un beneficio equivalente o todavía mayor.

- La grandeza es para aquellos que desarrollan un ardiente deseo de alcanzar objetivos elevados.

- El éxito lo alcanzan y lo mantienen aquellos que lo intentan y lo siguen intentando con una AMP.

- Para convertirse en un experto en cualquier actividad humana hace falta práctica... práctica... práctica.

- La mayor fuerza del hombre estriba en la fuerza de la plegaria.

 

 

 
 

 

 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas