web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

LA ACTITUD MENTAL POSITIVA

Primera Parte

Donde se inicia el camino hacia el éxito

Capitulo 2

Usted puede cambiar su mundo

Napoleon Hill - Clement Stone 

 
 

USTED PUEDE CAMBIAR SU MUNDO

  Sabemos ahora que la sigla AMP significa Actitud Mental Positiva. Y sabemos también que una Actitud Mental Positiva es uno de los 17 principios del éxito. Cuando empiece a aplicar una combinación de estos principios con la AMP en su profesión o en la solución de sus problemas personales, habrá echado a andar por el sendero del éxito, estará en el buen camino y seguirá la dirección adecuada para alcanzar sus propósitos.

  Para conseguir cualquier cosa que merezca la pena en la vida, es imprescindible que aplique una AMP, con independencia de los demás principios del éxito que usted emplee. La AMP es el catalizador por medio del cual conseguiremos que cualquier combinación de principios del éxito dé resultado de tal manera que se alcance un objetivo deseable. En cambio, la AMN, combinada con alguno de los mismos principios, es el catalizador que da por resultado el crimen o el mal. Y el dolor, el desastre, la tragedia -el pecado, la enfermedad, la muerte-, son algunas de sus consecuencias.

 

 

 LOS 17 PRINCIPIOS DEL ÉXITO. Los autores han venido dedicándose durante muchos años a pronunciar conferencias, a dar clases y a dirigir un curso por correspondencia sobre los 17 principios del éxito. El título del curso es: AMP, la ciencia del éxito.

 Estos 17 principios son los siguientes:

 

Una Actitud Mental Positiva.

Precisión de objetivos.

Recorrer un kilómetro más.

Exactitud de pensamiento.

Autodisciplina.

Genio creador.

Fe aplicada.

Una personalidad agradable.

Iniciativa personal.

Entusiasmo.

Atención controlada.

Labor de equipo.

Aprender de la derrota.

Visión creadora.

Dedicación de tiempo y dinero.

Conservación de una buena salud física y mental.

Utilización de la fuerza del hábito cósmico (ley universal).

 

Estos 17 principios del éxito no son una creación de los autores. Han sido extraídos de la experiencia vital de cientos de las personas de más éxito que nuestra nación ha conocido en el transcurso del pasado siglo.

  Mientras viva, y a partir de hoy, podrá usted analizar todos sus éxitos y fracasos... siempre y cuando se grabe indeleblemente estos 17 principios en su memoria. Puede usted desarrollar y conservar una Actitud Mental Positiva adquiriendo el compromiso de aplicar y adoptar estos 17 principios en su vida cotidiana.

  No existe ningún otro método conocido por medio del cual pueda usted mantener una actitud Positiva.

  Analícese ahora a sí mismo con valentía y averigüe cuáles de estos principios ha utilizado y cuáles de ellos ha olvidado.

  En el futuro, analice tanto sus éxitos como sus fracasos utilizando los 17 principios en calidad de instrumento de medición, y muy pronto podrá usted establecer el obstáculo que le ha impedido avanzar.

  Si tiene usted una AMP y no alcanza el éxito, entonces ¿qué? Si utiliza usted una AMP y no alcanza el éxito, ello puede deberse a que no utiliza los principios que son necesarios en la combinación precisa para alcanzar el objetivo que se ha propuesto. Podría analizar usted las historias de S. B. Fuller, Tom Dempsey, Henry J. Kaiser, el leñador, Al Allen y Henry Ford y establecer cuáles de los 17 principios del éxito aplicó o bien dejó de aplicar cada una de estas personas. Podría analizar a alguien a quien conozca y que sea en la vida real una «pieza de museo». Mientras vaya leyendo las historias que se presentarán en los siguientes capítulos, haga lo mismo. Pregúntese: ¿Cuáles de los 17 principios del éxito se están utilizando? ¿Cuáles no? Al principio puede resultar difícil comprender y aplicar esos principios. Sin embargo, a medida que siga leyendo La actitud mental positiva: un camino hacia el éxito, cada uno de estos principios le irá resultando más claro. Y enton- ces podrá utilizarlos. Cuando llegue al capítulo 20, estará usted en condiciones de analizarse a sí mismo cuidadosamente a través de los 17 principios del éxito. Allí encontrará un esquema de autoanálisis bajo el título «Análisis del Cociente de Éxito.

  ¿LE HA TRATADO EL MUNDO CON DUREZA? Los alumnos que se matriculan en el curso AMP, la ciencia del éxito, suelen ser personas que se consideraban fracasadas en alguna faceta de su vida. La primera pregunta

que se le podría hacer a una persona así cuando se inician las clases es la siguiente: «¿Por qué? ¿Por qué quiere seguir este curso? ¿Por qué no ha alcanzado el éxito que hubiera deseado alcanzar?» Y las razones que estas personas aducen nos revelan la trágica historia de la causa de su fracaso.

 «Jamás tuve oportunidad de prosperar. Mi padre era alcohólico, ¿sabe?»

 «Me crié en los barrios bajos y eso es algo que no hay quien lo supere.»

 «Sólo recibí enseñanza primaria.»

 Estas personas están diciendo esencialmente que el mundo las ha tratado con dureza. Están echando la culpa de sus fracasos al mundo y a circunstancias exteriores. Le echan la culpa a la herencia o al ambiente.

Empiezan con una Actitud Mental Negativa. Y, como es lógico con esta actitud están en desventaja. Sin embargo, lo que les impide prosperar es la AMN, no la desventaja externa a la que ellos atribuyen su fracaso.

   UNA LECCIÓN APRENDIDA EN LA INFANCIA. Se cuenta una maravillosa historia acerca de un predicador que un sábado por la mañana estaba tratando de preparar un sermón en difíciles circunstancias. Su esposa había salido de compras. Era un día lluvioso, y su hijito se mostraba nervioso y aburrido porque no tenía nada que hacer.

Al final, desesperado, el pastor tomó una vieja revista y empezó a hojearla hasta llegar a una ilustración brillantemente coloreada. Era un mapamundi. Arrancó la página de la revista, la rompió en trocitos y los esparció todos por el suelo del salón al tiempo que decía: «Johnny, si puedes recomponer todo eso te daré un cuarto de dólar.»

   El predicador supuso que la tarea le iba a llevar a Johnny buena parte de la mañana. Pero a los diez minutos oyó llamar con los nudillos a la puerta de su estudio. Era su hijo con el rompecabezas ya ordenado. El hombre se sorprendió de que Johnny hubiera terminado tan temprano, con los trozos de papel pulcramente colocados y el mapa del mundo recompuesto.

   «Hijo, ¿cómo lo has hecho tan de prisa?», preguntó el predicador.

   «Oh -contestó Johnny-, ha sido fácil. En la parte de atrás había la imagen de un hombre. He colocado un trozo de papel debajo, he compuesto la figura del hombre, he colocado un papel encima y lo he vuelto del revés. He pensado que si la figura del hombre estaba bien, el mundo también lo estaría.»

   El clérigo sonrió y le entregó a su hijo un cuarto de dólar. «También me has dado el tema del sermón de mañana - dijo-. Si un hombre está bien, el mundo estará bien.»

 

   Esta idea encierra una gran lección. Si alguien no está satisfecho de su mundo y desea cambiarlo, tiene que empezar por sí mismo. Si usted está bien, su mundo estará bien en eso consiste la AMP. Si uno tiene una Actitud Mental Positiva, los problemas de su mundo tienden a doblegarse ante él.

 

  USTED NACIÓ CAMPEÓN. ¿Se le ha ocurrido pensar alguna vez en las batallas que ganó antes de nacer?

«Deténgase a pensar acerca de sí mismo -dice el experto en genética Amram Scheinfeld-. En toda la historia del mundo jamás ha habido nadie exactamente igual a usted y, en toda la inmensidad del tiempo venidero, jamás habrá otro igual.»

  Es usted una persona muy especial. Y tuvieron que librarse numerosas luchas concluidas con éxito para que apareciera usted. Imagínese: decenas de millones de células espermáticas participaron en la gran batalla y, sin embargo, sólo una de ellas ganó: ¡la que le hizo a usted! Fue una grandiosa carrera para alcanzar un solo objetivo: un valioso óvulo con un diminuto núcleo. Este objetivo por el que competían los espermatozoos era de tamaño inferior al de una cabeza de alfiler. Y cada espermatozoo era tan pequeño que hubiera tenido que ampliarse miles de veces para que el ojo humano pudiera percibirlo. Y, sin embargo, a este nivel microscópico se libró la batalla más decisiva de su vida.

  La cabeza de cada uno de los millones de espermatozoos contenía una valiosa carga de 24 cromosomas, de la misma manera que, en el diminuto núcleo del óvulo, había también 24 cromosomas. Cada cromosoma estaba integrado por un conjunto de corpúsculos de apariencia gelatinosa. Cada bolita contenía cientos de genes a los que los científicos atribuyen todos los factores de su herencia.

  Los cromosomas del espermatozoo incluían todas las tendencias y el material hereditario aportado por su padre y por sus antepasados; los del núcleo del óvulo contenían los rasgos hereditarios de su madre y de sus antepasados.

Su madre y su padre representaban la culminación de más de dos mil millones de años de victoria en la lucha por la supervivencia. Y entonces un determinado espermatozoo -el más rápido, el más sano, el ganador- se unió con el óvulo que lo estaba aguardando para formar con éste una diminuta célula viva.

  Se había iniciado la vida de la persona viviente más importante. Se había usted proclamado campeón, triunfando sobre las más asombrosas fuerzas con que jamás haya tenido que enfrentarse. A todos los fines prácticos, había heredado usted de la vasta reserva del pasado todas las capacidades y facultades que potencialmente necesita para alcanzar sus objetivos.

  Nació usted para ser un campeón y cualesquiera que sean las dificultades y obstáculos con que tropiece en su camino, jamás serán ni una décima parte de las que ya superó en el momento de su concepción. Toda persona lleva la victoria incorporada. Pensemos en el caso de Irving Ben Cooper, que fue uno de los jueces más respetados de los Estados Unidos. Sin embargo, eso estaba muy lejos de lo que el joven Ben Cooper pensaba que iba a ser en su juventud.

  DE QUÉ MANERA UN MUCHACHO ASUSTADO DESARROLLÓ UNA AMP. Ben se crió en un barrio casi bajo de St. Joseph, Missouri. Su padre era un sastre inmigrante que ganaba muy poco dinero. Muchos días no había

suficiente para comer. Para calentar la pequeña casa, Ben solía tomar un cubo y bajar a las vías del tren que discurrían por allí cerca. Allí recogía trozos de carbón. Ben se avergonzaba de tener que hacerlo. A menudo procuraba dar un rodeo por calles poco transitadas para que los niños de la escuela no le vieran.

   Pero ellos le veían con frecuencia. Había una banda de muchachos en concreto que se complacía especialmente en tender emboscadas a Ben y golpearle cuando regresaba a casa. Le esparcían el carbón por la calle y él regresaba a casa llorando. De este modo, vivía en un estado más o menos permanente de miedo y de desprecio de sí mismo.

   Algo ocurrió, tal como tiene que ocurrir siempre que rompemos eI esquemade la derrota. La victoria que llevamos en nuestro interior no se manifiesta hasta que estamos preparados. Ben se sintió impulsado a emprender una acción positiva tras la lectura de un libro. Era La lucha de Robert Coverdale, de Horatio Alger.

   En dicho libro, Ben leyó las aventuras de un joven que se enfrentaba como él a grandes dificultades, Pero que las superaba con el valor y la fuerza moral que Ben deseaba poseer.

   El muchacho leyó todos los libros de Horatio Alger que pudo conseguir que le prestaran. Mientras los leía, se identificaba con el papel del héroe. Se pasó todo el invierno en la fría cocina, leyendo historias de valor y éxito y absorbiendo de forma inconsciente una Actitud Mental Positiva.

   Algunos meses después de haber leído el primer libro de Horatio Alger, Ben Cooper se estaba dirigiendo una vez más a las vías del tren. Vio a lo lejos tres figuras ocultándose detrás de un edificio. Su primer impulso fue el de dar media vuelta y echar a correr. Entonces recordó el valor que había admirado en los héroes de sus libros y, en lugar de dar media vuelta, su mano asió con más fuerza el cubo de carbón mientras seguía avanzando como si fuera uno de los héroes de Horatio Alger.

   Fue una lucha brutal. Los tres muchachos se abalanzaron simultáneamente sobre Ben. El cubo se le cayó y él empezó a agitar los brazos con una decisión que pilló por sorpresa a los matones. La mano derecha de Ben golpeó los labios y la nariz de uno de los muchachos... y su mano izquierda le golpeó el estómago. Para asombro de Ben, el muchacho dejó de luchar, dio media vuelta y se alejó corriendo. Entretanto, los otros dos muchachos seguían golpeándole y propinándole patadas. Ben consiguió apartar a uno de los chicos y derribar al otro. Se abalanzó después sobre el segundo joven, colocándose de rodillas mientras le golpeaba repetidamente el estómago y la man- díbula... como si se hubiera vuelto loco. Ahora no quedaba más que un muchacho. Era el jefe, que había saltado encima de Ben. Ben consiguió apartarle y levantarse. Durante unos instantes, ambos muchachos permanecieron de pie, mirándose fijamente el uno al otro.

   Y entonces, poco a poco, el jefe empezó a retroceder. Y también salió huyendo. Tal vez ello se debiera a una justa cólera, pero el caso es que Ben tomó un trozo de carbón y lo arrojó contra el fugitivo.

   Sólo entonces Ben se percató de que le estaba sangrando la nariz y de que tenía magulladuras por todo el cuerpo a causa de los golpes y los puntapiés que había recibido. ¡Había merecido la pena! Fue un gran día en la vida de Ben. En aquel momento superó el temor.

   Ben Cooper no era mucho más fuerte que hacía un año. Sus atacantes tampoco eran menos fuertes. La diferencia estribaba en la actitud mental de Ben: decidió que ya no iba a permitir que unos matones le intimidaran. A partir de entonces, iba a cambiar su mundo. Y, como es natural, eso fue exactamente lo que hizo.

  IDENTIFÍQUESE CON UNA IMAGEN DE ÉXITO. El muchacho dio a sí mismo una identidad. Cuando aquel día se enfrentó con los tres matones, no estaba peleando como el asustado y desnutrido Ben Cooper. Estaba luchando como Robert Coverdale o cualquier otro de los intrépidos y valientes héroes de los libros de Horatio Alger.

  El hecho de identificar el propio «yo» con una imagen de éxito puede contribuir a romper los hábitos de la duda sobre uno mismo y la derrota provocados por muchos años de AMN. Otra técnica análogamente posi - tiva para cambiar el propio mundo consiste en identificarse con una imagen que le estimule a adoptar decisiones adecuadas. Puede ser un lema, una fotografía o cualquier otro símbolo que resulte significativo para usted.

  ¿QUÉ LE DIRÁ LA FOTOGRAFÍA? El presidente de una empresa del Medio Oeste de ámbito internacional estaba visitando su delegación de San Francisco. Vio una fotografía suya de gran tamaño en la pared del despacho de Dorothy Jones, unas secretaria particular. «Dotti, es una fotografía más bien grande para el tamaño de esta habitación, ¿no le parece?»

  «Cuando tengo un problema, ¿sabe lo que hago?», replicó Dorothy. Sin aguardar la respuesta, lo demostró prácticamente, colocando los codos sobre el escritorio, apoyando la cabeza sobre los dedos de sus manos dobladas y levantando los ojos hacia la fotografía. «Jefe, ¿cómo demonios resolvería usted este problema?», dijo.

  Los comentarios de Dotti parecen un poco chistosos. Y, sin embargo, la esencia de su idea es sorprendente. Tal vez tenga usted una fotografía en su des pacho, en su casa o en su cartera, capaz de darle la respuesta adecuada a una importante pregunta de su vida. Puede ser la fotografía de su madre, de su padre, de su esposa, de su marido... de Benjamín Franklin o de Abraham Lincoln. Puede ser la representación de un santo.

  ¿Qué le dirá la fotografía? Hay un medio de averiguarlo. Cuando se enfrente con un serio problema o decisión, diríjale la pregunta a la fotografía. Y preste atención a la respuesta.

  Otro ingrediente esencial para cambiar su mundo consiste en tener precisión de objetivos, uno de los 17 principios del éxito.

 

 

Cientos de artículos para cultivarte espiritualmente

Sección descargas en El Místico para disfrutar y compartir

     

 

libros online
Libros online para disfrutar en El Místico.

 

 

  LA PRECISIÓN DE OBJETIVOS ES EL PUNTO INICIAL DE TODO LOGRO. La precisión de objetivos, combinada con una AMP, es el punto inicial de todo avance que merezca la pena. Recuerde: su mundo cambiará, tanto si usted quiere como si no quiere cambiarlo. Sin embargo, tiene usted la facultad de elegir en qué sentido. Puede usted seleccionar los objetivos. Cuando usted establece sus objetivos concretos con una AMP, se suele observar una tendencia natural a utilizar siete de los principios el éxito:

  (a) Iniciativa personal

  (b) Autodisciplina

  (c) Visión creadora

  (d) Exactitud de pensamiento

  (e) Atención controlada (concentración del esfuerzo)

  (f) Dedicación de tiempo y dinero

  (g) Entusiasmo

  Robert Christopher poseía precisión de objetivos con una AMP.

  Veamos ahora de qué manera las naturales tendencias a estos principios adicionales se manifestaron en el caso que vamos a relatar. Porque, tal como les ocurre a muchos jóvenes, la imaginación de Bob se sintió estimulada durante la lectura de la emocionante y fantástica narración titulada La vuelta al mundo en 80 días. Bob nos dijo:

  # «Yo solía soñar despierto muy a menudo y, cuando me hice mayor, leí dos libros acerca del estímulo a actuar: Piense y hágase rico y ha magia de la fe.

  »La vuelta al mundo en 80 días. Bueno, ¿por qué no podía dar yo la vuelta al mundo con 80 dólares? Yo creía que se podía alcanzar cualquier fin siempre y cuando se tuviera fe y confianza en que ello era posible. Es decir: empecé desde donde estaba para ir adonde quería ir.

  »Pensé: "Otros han trabajado en buques cargueros para ganarse un pasaje trasatlántico y han viajado en auto-stop por todo el mundo. ¿Por qué no iba a poder hacerloyo?"»

  Y entonces Bob se sacó una pluma estilográfica del bolsillo y anotó en un papel una lista de los proble- mas con que tendría que enfrentarse. Anotó, además, las respuestas que le parecieron adecuadas a cada uno de los problemas.

  Bob Christopher era un experto fotógrafo y estaba en posesión de una máquina que, además, era muy buena. Tras haber adoptado una decisión, entró en acción

  (a) Firmó un contrato con el importante laboratorio farmacéutico Charles Pfizer, comprometiéndose a recoger muestras de tierra de los distintos países que tenía pensado vi sitar.

  (b) Obtuvo un permiso internacional de conducción y una colección de mapas a cambio de la promesa de un reportaje acerca de las condiciones viarias de Oriente Medio.

  (c) Consiguió documentación de marinero.

  (d) Se afilió a una asociación de Albergues Juveniles.

  (e) Estableció contacto con unas líneas aéreas que accedieron a transportarle al otro lado del Atlántico a cambio de la promesa de unas fotografías que la compañía pretendía utilizar con fines publicitarios.

  Y, una vez ultimados sus planes, este joven de 26 años abandonó la ciudad de Nueva York en avión con 80 dólares en el bolsillo. La vuelta al mundo con 80 dólares era su principal objetivo. Y he aquí algunas de sus experiencias

  - Desayunó en Gander, Terranova. ¿Cómo pagó? Fotografió a los cocineros de la cocina y éstos se mostraron muy complacidos.

  - Compró cuatro cartones de cigarrillos norteamericanos en Shannon, Irlanda, por un precio, de 4,80 dólares. Por aquel entonces, los cigarrillos constituían en muchos países un medio de intercambio tan bueno como el dinero.

  - Llegó a Viena desde París. La tarifa: un cartón de cigarrillos al maquinista.

  -Le regaló al maquinista cuatro cajetillas de cigarrillos para que le llevara de Viena a Suiza en un tren que atravesaba los Alpes.

  - Se trasladó en autobús a Damasco. Un policía se mostró tan complacido de la fotografía que Bob le había sacado, que ordenó al conductor del autobús que le llevara.

  - Sacó una fotografía al presidente y al equipo de colaboradores de la compañía de transportes Iraq Express.

Ello le permitió trasladarse gratis de Bagdad a Teherán.

  - En Bangkok, el propietario de un magnífico restaurante le alimentó a cuerpo de rey. Porque Bob le facilitó la información que necesitaba: una detallada descripción de una determinada zona y una colección mapas.

  - Se trasladó del Japón a San Francisco en calidad de tripulante del buque The Flying Spray.

  ¿La vuelta al mundo en 80 días? No... Robert Christopher dio la vuelta al mundo en 84 días. Pero alcanzó su objetivo. Dio la vuelta al mundo con 80 dólares.

  Y gracias a que tenía precisión de objetivos con una AMP, se sintió automáticamente estimulado a utilizar otros 13 de los 17 principios del éxito para alcanzar su objetivo concreto.

  EL PUNTO INICIAL DE TODO LOGRO. Repitámoslo: el punto inicial de todo logro es la precisión de objetivos con una AMP. Recuerde esta afirmación y pregúntese a sí mismo: ¿cuál es mi objetivo? ¿Qué es lo que quiero realmente?

  Basándonos en las personas que vemos en nuestro curso AMP, «La ciencia del éxito», calculamos que 98 da 100 personas que se muestran satisfechas con su propio entorno, no tienen en su mente una imagen muy clara del mundo que quisi eran para sí mismas. ¡Piénselo! Piense en las personas que andan sin rumbo por la vida, luchando contra muchas cosas, pero sin un objetivo concreto. ¿Podría usted decir ahora mismo qué es lo que quiere de la vida? Tal vez no sea fácil establecer los objetivos. Es posible incluso que ello exija un doloroso examen de conciencia. Pero valdrá la pena por mucho que sea el esfuerzo, ya que, tan pronto como haya establecido su objetivo, podrá usted empezar a disfrutar de muchas ventajas. Estas ventajas se producen casi automáticamente.

  1. La primera gran ventaja consiste en que su subconsciente empieza a funcionar según una ley universal: “Lo que la mente del hombre puede concebir y creer, la mente del hombre lo puede alcanzar con una AMP. Por el hecho de imaginar su destino preciso, su subconsciente queda afectado por esta autosugestión y empieza a esforzarse por conducirle hasta allí.

  2. Por el hecho de saber lo que quiere, mostrará usted tendencia a seguir el camino adecuado y a encaminarse hacia la dirección adecuada. Entra usted en acción.

  3. El trabajo resulta divertido. Se siente usted estimulado a pagar el precio necesario. Dedica tiempo y dinero Estudia, piensa y planifica. Cuanto más re flexiona acerca de sus objetivos, tanto más se entusiasma. Y, gracias al entusiasmo, su deseo se convierte en un ardiente deseo.

  4. Se pone usted en estado de alerta ante las oportunidades capaces de ayudarle a alcanzar sus objetivos a medida que éstas se van presentando en sus experiencias cotidianas. Por el hecho de saber lo que quiere, es más probable que usted sepa reconocer estas oportunidades.

  Estas cuatro ventajas quedan ilustradas en una de las primeras experiencias del hombre que más tarde llegaría a ser el director del Ladies' Home Journal.

  Edward Bok se trasladó con sus padres desde Holanda a los Estados Unidos cuando era pequeño. Tenía el convencimiento de que algún día iba a dirigir una revista. Teniendo en cuenta este objetivo concreto, aprovechó un día un incidente trivial que a casi todos nosotros nos hubiera pasado inadvertido.

  Vio a un hombre abrir una cajetilla de cigarrillos, sacar un papel de la misma y arrojarlo al suelo. Bok se agachó y recogió el papel. En él figuraba la fotografía de una famosa actriz. Debajo de la fotografía se indicaba que ésta pertenecía a una colección. De este modo, se estimulaba al comprador de cigarrillos a reunir toda la colección completa. Bok volvió el papel del revés y se percató de que estaba en blanco.

  La mente de Bok, centrada en su propósito, vio en ello una oportunidad. Pensó que el valor de la fotografía incluida en la cajetilla de cigarrillos aumentaría considerablemente en caso de que en la parte en blanco se imprimiera una breve biografía de la persona fotografiada. Se dirigió a la imprenta que imprimía las fotografías y le explicó la idea a su director. El director le dijo inmediatamente:

  «Le daré diez dólares por cada biografía de 100 palabras que me escriba de 100 norteamericanos famosos.

Envíeme una lista y reúnalos por grupos... ya sabe: presidentes, soldados famosos, actores, escritores, etc.»

  De este modo, Edward Bok consiguió su primer encargo literario. La demanda de biografías aumentó hasta el punto de necesitar ayuda, razón por la cual le ofreció a su hermano cinco dólares por cada biografía a cambio de su colaboración. Poco tiempo después Bok ya tenía a sus órdenes a cinco periodistas ocupados en la tarea de redactar biografías para las imprentas. ¡Bok se había convertido en director!

  Usted tiene el éxito innato. Observe que a ninguno de los hombres de quienes hemos estado hablando se les ofreció el éxito en bandeja. Al principio, el mundo no fue especialmente amable con Edward Bok o con el juez Cooper. Y, sin embargo, cada uno de ellos supo extraer de la materia prima que le rodeaba una carrera muy satisfactoria. Y cada uno de ellos lo consiguió mediante el desarrollo de las muchas aptitudes que se encerraban en su interior.

  TODO EL MUNDO POSEE MUCHAS APTITUDES PARA SUPERAR SUS PROBLEMAS CONCRETOS.

Es interesante señalar que la vida nunca nos deja abandonados. Si la vida nos plantea un problema, también nos da aptitudes para afrontarlo. Como es natural, nuestras aptitudes varían según el uso a que pensemos destinarlas. Y, aunque usted no goce de buena salud, no por ello tendrá que renunciar a una vida útil y feliz.

  Tal vez usted opine que la mala salud es un obstáculo muy difícil de superar. Si ello es cierto, anímese con la experiencia de Milo C. Jones. Milo no había tratado de adquirir riquezas cuando gozaba de buena salud. Y entonces enfermó. Al enfermar, todas las circunstancias le fueron desfavorables.

  He aquí la historia de su experiencia.

  Cuando gozaba de buena salud, Milo C. Jones había trabajado muy duro. Era agricultor y llevaba una pequeña granja cerca de Fort Atkinson, Wisconsin. Pero no lograba que la granja rindiera mucho más que lo suficiente para cubrir sus propias necesidades y las de su familia. Esta clase de existencia se sucedía año tras año. ¡Y, de repente, ocurrió algo!

  Jones sufrió una parálisis que le obligó a permanecer en cama. Aquel hombre se había quedado completamente inválido a una edad muy avanzada. Apenas podía mover el cuerpo. Sus familiares estaban seguros de que se iba a sentir permanentemente desdichado a causa de su irremediable invalidez. Y así hubiera sido de no ocurrirle otra

cosa. Y fue él quien hizo que ocurriera, permitiéndole alcanzar la clase de felicidad que produce el éxito y el bienestar económico.

  ¿Qué utilizó Jones para provocar aquel cambio? Utilizó la mente. Sí, su cuerpo estaba paralizado. Pero su mente

 

no había sufrido ningún daño. Podía pensar y empezó a forjar planes. Un día, mientras pensaba y forjaba planes, reconoció a la persona viviente más importante con el talismán mágico de la sigla AMP grabada en una cara y la sigla AMN grabada en la otra. Y vio con toda claridad que él era una mente con un cuerpo. ¡En aquel preciso instante, tomó una decisión!

  LA AMP ATRAE LA RIQUEZA. Milo C. Jones decidió desarrollar una Actitud Mental Positiva. Decidió tener esperanza, ser optimista y feliz y convertir su pensamiento creador en realidad, empezando desde donde estaba.

Quería ser útil. Y quería mantener a su famiIia, en lugar de ser una carga para ella. Pero, ¿cómo convertir su desventaja en ventaja? No permitió que este problema vital le arredrara. Halló la respuesta.

  En primer lugar, Jones pasó revista a todos los beneficios de que gozaba. Descubrió que había muchas cosas por las que podía sentir gratitud. Este sentimiento de gratitud le indujo a buscar otros beneficios de que pudiera disfrutar en el futuro. Y puesto que, entre otras cosas, buscaba un medio de ser útil, encontró y supo reconocer aquello que andaba buscando. Era un plan y exigía acción.

  Y Jones entró mentalmente en acción.

  Les reveló el plan a los componentes de su familia. «Ya no puedo trabajar con mis manos -empezó diciéndoles-; por consiguiente, he decidido trabajar con el pensamiento. Cada uno de vosotros puede, si quiere, sustituir mis manos, mis pies y mi cuerpo físico. Plantemos maíz en todas las tierras cultivables de nuestra granja. Después criemos cerdos y alimentémoslos con el maíz. Sacrifiquemos los cerdos mientras sean jóvenes y tiernos y convirtámoslos en salchichas, que a su vez venderemos como marca registrada a todas las tiendas de minoristas del país. ¡Se venderán como el agua!», añadió, riéndose.

  ¡Y se vendieron como el agua! En pocos años, la marca «Salchichas de lechón Jones» se convirtió en una de las favoritas en todos los hogares. Y estas cuatro palabras se convirtieron en un símbolo conocido por los hombres, mujeres y niños de toda la nación. Y Milo C. Jones vivió para verse convertido en millonario. Había alcanzado mucho más a través de una Actitud Mental Positiva. Había vuelto su talismán por la cara de la AMP.

Y, de este modo, a pesar de ser un inválido, se convirtió en un hombre feliz. Y era feliz porque se sentía útil.

  UNA FÓRMULA PARA AYUDARLE A CAMBIAR EL MUNDO. Afortunadamente, no todo el mundo tiene que enfrentarse con unas dificultades tan grandes Sin embargo todos tenemos problemas, cada cual reacciona a símbolos de estímulo mediante la sugestión o la autosugestión. Un método muy eficaz consiste en aprenderse deliberadamente de memoria un factor de automotivación a fin de extraerlo del subconsciente y llevarlo a la conciencia en momentos de necesidad.

   ¡TE DESAFÍO!

   ¿Cuál es por tanto la fórmula que puede ayudarle a cambiar su mundo? Apréndase de memoria, comprenda y repita con frecuencia a lo largo del día: «Lo que la mente del hombre puede concebir y creer, la mente del hombre puede alcanzarlo con una AMP.» Se trata de una forma de autosugestión. Es un factor de automotivación para llegar al éxito y, cuando se convierte en parte de usted, usted se atreverá a apuntar más alto.

   Bill era un enfermizo muchacho del campo que vivía en la región del sudeste de Missouri. Un entusiasta maestro de la escuela indujo al pequeño William Danforth a cambiar su mundo. El maestro lo hizo con este reto

¡Te desafío! «¡Te desafío a que te conviertas en el chico más sano de la escuela! » Y el « ¡Te desafío! » se convirtió en el factor de automotivación de William Danforth a lo largo de toda su vida.

   Se convirtió en el chico más sano de la escuela. Antes de morir a la edad de 85 años, ayudó a miles de otros jóvenes a tener buena salud... y lo que es más: a aspirar con nobleza, a atreverse con audacia y a servir con humildad. En el transcurso de su larga carrera, jamás perdió un solo día de trabajo como consecuencia de la enfermedad.

   El «¡Te desafío!» le indujo a fundar una de las más importantes empresas de los Estados Unidos, la Ralston Purina Company. El «¡Te desafío!» le indujo a entregarse a la reflexión creadora y a convertir las desventajas en ventajas. «¡Te desafío!» le llevó a organizar la American Youth Foundation, cuya finalidad era la de inculcar en muchachos y muchachas los ideales cristianos y prepararlos para las responsabilidades de la vida.

   «¡Te desafío!» indujo a William Danforth a escribir un libro titulado precisamente ¡Te desafío! Hoy en día, este libro inspira a los hombres y a las mujeres, a los muchachos y a las muchachas, a tener el valor de construir un mundo mejor en el que poder vivir.

   ¡Qué extraordinario testimonio de la fuerza de un factor de automotivación para el desarrollo de una Actitud Mental Positiva!

   ¿Siente usted alguna vez la tentación de culpar al mundo de sus fracasos? Si así fuera, deténgase a re- flexionar. ¿Reside el problema en el mundo o bien en usted? ¡Atrévase a aprender los 17 principios del éxito! ¡Atrévase a aprenderse de memoria los factores de automotivación ! Atrévase a aplicarlos en la absoluta certeza de que le darán tan buenos resultados como se los dan a cientos de otras personas diariamente.

   Tal vez no sepa usted cómo. Tal vez necesite aprender a reflexionar con más precisión. Siga las instrucciones de la Guía N .o 2. Y después pase al capítulo 3. Su propósito es el de ayudarle... a eliminar las telarañas de su pensamiento.

 

GUÍA Nº2

Ideas a seguir

 

¡Usted puede cambiar su mundo! Para alcanzar algo que merezca la pena en la vida, es necesario fijarse elevados objetivos y tener la voluntad de alcanzarlos. ¿Ha pensado usted en los elevados objetivos que quisiera alcanzar?

Grábese indeleblemente en la memoria los 17 principios del éxito. ¿Se los ha aprendido de memoria?

¿Muestra usted tendencia a «echarle la culpa al mundo»? En tal caso, apréndase de memoria el factor de automotivación: Si el hombre está bien, su mundo estará bien. ¿Está bien su mundo más inmediato?

Nació usted para ser un campeón. A todos los fines prácticos, ha heredado usted de la vasta reserva del pasado todas las aptitudes y las facultades potenciales que necesita para alcanzar sus objetivos. ¿Está dispuesto a pagar el precio que exige el desarrollo de sus aptitudes y la utilización de las facultades que alberga dentro de usted mismo?

Identifíquese con una imagen de éxito, tal como hizo Irving Cooper. ¿A quién elegirá usted?

Hágase una importante pregunta: ¿Qué le dirá la fotografía? Preste atención a la respuesta.

La precisión de objetivos con una AMP constituye el punto inicial de todo logro que merezca la pena.  ¿Ha elegido usted algún logro determinado, concreto y deseable? ¿Lo tendrá diariamente en cuenta?

Cuando usted establece sus propósitos y objetivos concretos, observará que varios otros principios del éxito tenderán a ponerse automáticamente en funcionamiento para ayudarle a alcanzarlos.

Todo el mundo posee muchas capacidades para superar sus problemas especiales. ¿Cuáles de sus capacidades especiales cree usted que puede desarrollar?

He aquí una fórmula que ha ayudado a muchas personas a cambiar su mundo: Lo que la mente del hombre puede concebir y creer, la mente del hombre lo puede alcanzar con una AMP. ¿Se ha aprendido usted de memoria esta fórmula?

¡UNA ACTITUD MENTAL POSITIVA Y UNA PRECISIÓN INICIAL HACIA TODO LOGRO QUE MEREZCA LA PENA DE OBJETIVOS CONSTITUYEN EL PUNTO

 

 
 

 

 

 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas