web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

El Canto de las Sirenas
por Brinda Mair
 

 
Los humanos somos viajeros del tiempo cuartodimensionales. Viajamos por el océano multidimensional de cuarta dimensión a través de nuestros pensamientos y nuestras emociones.
La emoción que más nos moviliza para este viaje es el miedo. En el diccionario de la Real Academia Española dice que el antónimo de miedo es valor, audacia.
Quiere decir, que el mismo miedo que nos impulsa a movilizarnos en la 4D es la misma energía que nos paraliza de actuar en 3D y viceversa: el mismo miedo (4D) cuando logro que me deje de paralizar y muevo al físico para actuar es el que me da valor y audacia para hacer lo que nunca me atreví.
Sin embargo, no deja de ser miedo, y no deja de estar en 4D / 3D. Nada ascendió por más que mi ser inferior crea que me superé porque dejé de asustarme o de paralizarme ante una determinada situación. Lo único que hice es plasmarlo en 3D a través de una acción cuando manifesté arrojo, atrevimiento o bien parálisis. Todas son manifestaciones posibles en el mundo físico de la misma energía.
 
Sin embargo, no ascendí, si hubiera ascendido la emoción del miedo la ilusión se desvanecería, desaparecería el "peligro", lo que me movilizaba al miedo, YO NO ACTUARIA HACIENDO LO CONTRARIO, el que actuaría es el MISMO ESTIMULO, DESAPARECIENDO, eso indicaría que el miedo desapareció de mí, que la energía ya no está en mí ni como miedo ni como arrojo (su repolarización, su opuesto). Sólo hay armonía.
 
De la misma forma que hoy y que siempre, en nuestro Eterno Presente, el hombre ha viajado por el océano cuartodimensional a través de los mares de su miedo, muchas veces confundido con valor.
El valor era una cualidad muy preciada por el hombre antiguo. Era lo que lo hacía hombre para dejar de ser niño.
¿Pero y su Niño, su Niño Interno, se haría hombre con él? Evidentemente que no, porque el Ego/Niño Interior a quien no se lo cuida ni se lo integra simplemente se lo obliga a tirarse a una pileta para que aprenda a nadar, por más que el Ego físico manifieste valor, el Ego emocional, tiene miedo y crea situaciones en la vida del hombre para poner a prueba cada vez más su supuesto valor.
Lo mismo ocurre con el Ego físico que ostenta como un valor "Yo soy fuerte, lo demuestra mi fortaleza en medio de situaciones de vida difíciles". Como dije antes, el valor esconde un miedo que en este caso es la debilidad.
El Ego/Niño Interior de esta persona es muy débil y tiene tanto miedo de su arrojo que le genera cada vez más una vida más y más difícil, a ver si logra que alguna vez se detenga y lo ame, se ame a sí mismo no agrediendo más a su niño.
 
Hasta aquí, esta descripción que corresponde a una célula de tiempo, nuestro hoy, en 4D (emociones y pensamientos) y en 3D (mundo físico). Nada ascendió pese a que hayamos en apariencia, (en la ilusión) positivizado nuestro miedo. Sólo profundizamos la ilusión anclándonos en ella.
Sin embargo, a no activar la culpa por no saber (otro mecanismo de miedo para no dejar de ser, "para no morir"). Este es el primer paso al que nos condujo nuestro Ego Espiritual en el camino hacia el Espíritu.
Nuestro  Ego Espiritual busca positivizar el mundo, volverlo Luz. El también hace de las suyas y nos hace querer cambiar toda la oscuridad en luz, lo malo en bueno, la guerra en paz. Pero también está en cuarta dimensión (4D más elevada, pero 4D al fin).
Pero no se da cuenta de que la luz y la oscuridad son lo mismo y tienen la misma esencia nada más que cambiada de tonalidad.
Para ascender, no debo temer a la oscuridad. Debo reconocer su existencia, debo aceptarla y no querer cambiarla, renunciando a mi deseo (inferior) de querer transformarla en luz, porque la Sabiduría Divina hará que cuando llegue mi moméntum, yo me dé cuenta que si ella no existiera, el juego del karma no acabaría nunca porque su existencia me recuerda lo que existe en mi interior. Mientras exista la dualidad manifestada en el plano físico como lucha de polaridades, la ascensión NO ES POSIBLE.
 
Los que buscan la guerra y me repolarizan a la paz, me están ayudando a ver en qué de mi vida no hay paz y si se libra una intensa guerra. Yo no iría a cargar un misil pero dónde, en qué parte de mí ser interior se libra esa guerra estéril una y otra vez. Contra quién arrojo misiles ¿contra otros o contra mí mismo?
 
¿Quieren atenuar el peligro de una guerra "externa"? Pues cesemos la guerra interna que se libra dentro de nosotros mismos y la Nueva Tierra será una realidad para aquellos que lo logren. Mientras pedimos PAZ, sin darnos cuenta, (muy propio de la ilusión de la 3D) pedimos guerra.
¿Por qué? Porque si digo NO, a la guerra, es que tengo miedo a la guerra y no tengo paz. Si digo Sí a la paz es que también tengo miedo a que haya guerra, si no, ni me lo plantearía, la posibilidad no existiría.
Y el miedo genera lo que el miedo siente. Y al equivocarnos en medio de la ilusión potenciamos energéticamente, cuartodimensionalmente, el miedo y al recargar tanto el océano 4D con él, llegará un momento que la única forma que se hará visible, será manifestándose en el mundo físico.
 
Quítenle poder. Sánense internamente. Dejen de luchar fuera, miren para adentro y vean dónde se está librando esa guerra. En qué parte de mi vida la estoy librando...
 
Pero como el caos personal, la enfermedad, el accidente o lo que me hubiera pasado en mi vida no fue suficiente hasta hoy, no le fue suficiente a la Humanidad hasta hoy, para recordar que su primera ocupación debe ser atender el fuego del Espíritu en su interior, y la energía 4D de mi propia multidimensionalidad que viene por vibración planetaria a este espacio - tiempo, ya ingresó en mí ocasionando que todo lo que puse en mi cielo personal caiga para encontrar al Espíritu cumpliendo así las profecías apocalípticas (*), debe manifestarse indefectiblemente en el mundo físico.
   
 
La oportunidad está en despertar pronto y darnos cuenta de lo que estamos haciendo.
Despertar de la ilusión
Ese es nuestro desafío en materia.
 
Les recordaré una historia.
En la Antigüedad los hombres creían que las sirenas encantaban con sus cantos a los marinos que acercaban sus barcos a las costas donde ellas moraban, haciéndolos encallar.
El humano que se atrevió a escucharlas y vivir para contarlo, fue Ulises.
Los relatos de sus peripecias para llegar a Itaca su hogar, luego de librar una guerra externa en Troya (manifestación de su lucha interna) y ser castigado por los dioses a vagar por el mar hasta que el tiempo fuera cumplido, fueron contados por Homero en "La Odisea".
 
El mar de Ulises es la 4D. Todos los miedos que no pudo resolver en Troya porque los positivizó transformándolos en valor, se  plasmaron en experiencias terroríficas manifestaciones de la lucha interna que se libraba dentro de él y que en la Antigüedad era consideradas hazañas.
 
Ulises es el arquetipo del hombre espiritual que busca un puerto seguro, nosotros mismos, buscando plasmar la Nueva Tierra.
Nos aventuramos en el océano 4D, en nuestro caso, INTERNET (¿acaso no hay algo más etérico que Internet donde todo aparece y desaparece muy rápidamente sin casi dejar secuela en el mundo físico pero que mueve grandes mareas de energía?) y llegamos a distintos puertos, por vibración, a donde la energía de nuestro Ego/Niño Interior nos permite llegar (hay veces para generarnos problemas, vean si no todos los enredos que se arman a través de Internet) o donde nuestra Alma nos impulsa cuando la dejamos entrar. Pero como es energía 4D, nuestro cerebro 3D lee, comprende, se revela, pero no llega a fijar la información, salvo, que le recuerden a un viejo conocido, el miedo. A ése sí lo conoce.
Allí el cerebro 3D llegó a un puerto conocido pero que hubiera preferido evitar,  pero como ahora es un cerebro 3D de un hombre espiritual, utiliza al Ego Espiritual quien le dice: "Positivizalo".
El cerebro 3D escucha "Habrá guerra", el Ego Espiritual dice "No, a la guerra", pero en 4D hay sólo miedo alimentando el miedo y haciendo que el mar 4D se embravezca cada vez más.
 
Como le ocurría a Ulises...
El creía que el salir airoso de sus hazañas demostrando su valentía era en sí mismo un valor, pero lo único que hacía era que su Ego/Niño Interior le siguiera creando más peligros PARA QUE SE DETUVIERA y mirara hacia adentro y reconociera que todo ese valor, que todo ese arrojo, era nada más que miedo repolarizado.
Pero Ulises no lo hizo y siguió adelante, con ayuda ocasional de los dioses o como de la hechicera Circe, que antes de dejarlo partir de su isla le advirtió sobre algunos peligros que se le presentarían mientras que otros le dijo que él mismo debería elegir cuando llegara el momento, como actualmente hacen nuestros guías que en determinado nivel de evolución pueden avisarnos algunas cosas sí y otras no, porque de lo contrario no evolucionaríamos y no avanzaríamos en el océano 4D de nuestros miedos.
 
Pero Ulises tenía un barco para viajar sobre el mar llevando su motivación que era regresar a su hogar. ¿cuál es nuestro barco y cuál es nuestra carga?
Cuando una carga de Fuego (la motivación proveniente de nuestro Ser Superior de plasmar la Nueva Tierra) debe viajar por Agua (océano multidimensional 4D), es natural que ese contacto de elementos contradictorios produzca en nosotros un tormento.
¿A qué se debe el tormento?  Nuestros sentimientos reciben un impulso energético (superior) proveniente de nuestra Alma que tiene conocimiento de cómo abandonar nuestro laberinto 4D siguiendo el diseño del Plano Azul Original y se lanzan con vehemencia a la realización de aquello que desean. Pero el impulso, que es Fuego, tiene una dinámica diferente u opuesta a las aspiraciones del deseo (Agua). Entonces el deseo, potenciado por un lado, se ve en la obligación de someterse a las reglas del Ego Espiritual, por el otro.
 
Puede y quiere hacer, pero no debe, de ahí el tormento, que se resolverá saltándose la barrera del deber, o bien reprimiendo el deseo.
Si transgrede la regla esto le generará un tormento aún mayor. Si no lo hace, el deseo se retorcerá en su insatisfacción.
 
Bajémoslo más a 3D.
 
Si una persona está casada "felizmente" (entre comillas) y sostiene ese matrimonio en base a una creencia sobre sí misma en cuanto a la moral y su Ego Espiritual no le permite ver la energía 4D de su insatisfacción porque se la hace sublimar en adicción al trabajo, a los hijos, etc, etc.
Pero el exceso de energía 4D que viene de la pentadimensionalidad abierta con su pareja viene hacia nuestro espacio tiempo, la Era de Acuario, del 7° Rayo, buscando resolverse, y si no se la puede ascender porque el nivel de evolución alcanzado no lo permite, busca plasmarse a través de nuestros Egos inferiores, dado que el Ego espiritual, bloquea la iluminación porque en lugar de entregar al Espíritu lo que no puede realizar lo positiviza.

Entonces ocurrirá tal vez, que su Ego físico la enferme (afectando los chackras inferiores o el cardíaco, hasta el laríngeo por lo que no dice). Como la Misericordia Divina es infinita, tal vez "el susto" de la enfermedad, que es sólo una oportunidad para encontrar al Espíritu, haga que la persona tome conciencia, pero, PERO, como no se da cuenta que el tema es energético-espiritual, no toma conciencia de que debe ocuparse del Espíritu y se ocupa de su cuerpo físico. Toma agua, come sano. Ego físico feliz y en mejoría.
Pero la energía 4D sigue sin resolver.
 
El descuidado Ego emocional, el más niño de todos los egos, comienza a ver cómo atenuar la presión de la energía 4D que lo asfixia ya que "la salida" por el Ego físico, no fue suficiente ni comprendida. Él está en pleno contacto con la multidimensionalidad abierta. Sabe lo que ocurrió con las mismas energías (pareja, situación) en otros espacios tiempo que vienen hoy a resolverse, tiene que hacer algo rápido para dejar de tener miedo y la única forma de sacarlo de la 4D que es donde está él, es plasmándolo en una situación en el mundo físico (3D) para que se haga visible lo invisible.
Como es niño, juega o interactúa con otros niños cuartodimensionalmente (también en Internet), entonces, en medio de toda esa energía 4D de nuestro mar embravecido nos encontramos con otro mar, con la misma energía y nos sentimos "hermanados" (todo para que el Ego espiritual no crea otra cosa y me mande sus mensajes de "NO-NO-NO") entonces somos "hermanos cósmicos" para no usar el término "amantes no resueltos" como si fuera una "licencia 4D" tal como en la antigüedad se daban licencias eclesiásticas para perdonar un pecado. Esta es nuestra forma de perdonar nuestra trasgresión energética a nuestra fidelidad, cuando no nos damos cuenta de que nuestro primer compromiso debe ser, ser fieles a nosotros mismos!!! A nuestro Cristo Interior, a nuestro Ser Superior!! Traicionamos a nuestra divinidad interna siguiendo tendencias que pertenecen al elemento Agua y que se oponen a la salida sugerida por nuestra Alma, pretendiendo apagar el Fuego del Espíritu en mí.
 
Esta persona que apareció en tercer término es el mensajero que me trae noticias de la turbulencia de mi mar 4D, ¿qué hago entonces? ¿cómo resuelvo esto? ¿acaso matando al mensajero? ¿eso hará que mi mar se calme? O haciéndome cargo de la energía 4D que me dediqué a sublimar, esta vez no repolarizándola, sino integrándola, aceptando mi propia negatividad, aceptando que no soy tan bueno ni tan moral como creí ser, perdonándome por no ser perfecto y amándome tal como soy,  cesando la lucha interna con mi propia oscuridad.
Sólo reconociéndola.
Sólo amando mi oscuridad es que sin darme cuenta, cuando llegue el momento, ascendí y la ilusión se desvaneció.
El hombre por lo general siempre reaviva la ilusión que lo distrae y sigue escuchando a través del océano cuartodimensional, el canto de las sirenas que lo distraen de su viaje al Espíritu.
 
¿Cómo hace el Fuego para viajar sobre el Agua?  ¿Cómo haremos que nuestro Espíritu que es Uno con el Padre viaje hacia El por el mar 4D sin luchar? pues permitiendo que el Padre sea mi barca. Permitiendo que el Padre que es Espíritu, que es Aire, sea el elemento que permita que estas dos energías opuestas, Fuego y Agua, se reconcilien.
Pero para que el Padre sea mi barca -Él está siempre presto a serlo- yo debo dar mi permiso, y mi pase es mi intención de ascender, desde el Alma, NO desde el Ego Espiritual que también me distrae haciéndome creer que hago el trabajo, pero manteniéndome bien anclado en 4D..
 
Hoy al canto de las Sirenas ya ni si quiera le alcanza distraernos en nuestras pequeñas realidades. El canto de las Sirenas, como Somos Uno cuartodimensionalmente, es mundial y se ha transformado en un grito de la Humanidad: "Sí a la guerra, No a la Guerra, Sí a la Paz". Toda la misma energía que hará que el canto funesto que conlleva muerte y destrucción se materialice para que veamos en el afuera lo que tenemos dentro.
¿Es eso necesario para que la Humanidad comprenda? Pero si no comprenden los que tienen una búsqueda espiritual y reenvían una y otra vez infinitos mails que mueven mareas intensas cuartodimensionales del miedo planetario una y otra vez ¿qué queda para quienes ni siquiera tienen una búsqueda espiritual?
¿Qué debo hacer?
Oficio de Cristo: aceptar, renunciar y morir (ascendiendo al Padre).
 
ACEPTO que parte de la Humanidad tenga necesidad de sostener la energía de la dualidad para su aprendizaje
RENUNCIO a mi deseo de querer cambiar NADA 
ASCIENDO, entregando al Espíritu lo que no puedo comprender o aceptar y trabajo sobre mi esencia interna,
Y MUERO a quien creí ser.
 
Queridos amigos, que así como Dios sostuvo a su Hijo cuando caminó sobre las aguas en el Mar de Galilea, que Dios nos sostenga, que Él provea nuestra barcaza para transitar el mar cuartodimensional de la Tierra en ascenso.
 
Una barcaza donde el hombre que sueña el sueño de la ilusión de 3D ha recordado cómo ser dios porque Dios mora en él.
Y abraza a su niño, a su miedo y lo ama... porque sin él no hubiera aprendido el juego de la dualidad
Y comprende su limitación en materia, pero ya no lucha con ella
Y emprende su vuelo mágico sobre ese mar cuartodimensional, cada vez más calmo,
con las Alas del Alma a los brazos del Espíritu...
 
Y el canto de las sirenas ya no se escucha...
Y la Nueva Tierra se hace realidad ante sus ojos.
Que el Espíritu nos guíe Siempre
Con Amor Incondicional
Brinda Mair
brindamair@canalizandoluz.com.ar
www.canalizandoluz.com.ar

 

 
 
 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas