web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 

El dia del amor, el del encuentro

 

¿Cómo te preparías para encontrarte con un amigo que hace mucho tiempo no ves, por ejemplo que ha estado en tierras lejanas y un dia, de pronto sabes que llega? Te imaginas todas las cosas que tiene para contarte o tú para contarle, ¿verdad?. Bueno, esta cita será algo similar. Un día de encuentro con nuestra espiritualidad y con nuestro ángel. Un día del amor, para el encuentro fraterno entre dos espiritus que siempre se han amado y se han comprendido, porque si has llegado hasta aqui es que tu espiritu comprende la necesidad de encontrarte con tu ángel, tú has comprendido que puede ser.

Ese día busca estar en soledad en tu casa o en tu habitacion, tendrás preparado:

- una vela de color blanco,
- un vaso con agua
- un papiro pequeño o trozo de cartulina, de 10 cm x 10 cm
- una lapicera con tinta de color azul,
- un sobre de papel,
- una pulsera o cadena para el cuello de oro o plata,
- un ramo de rosas perfumadas,

- y mucho amor en tu corazón.

Date un baño y ponte tu mejor ropa, comoda pero que te veas y te sientas bien. Luego, en un lugar que has de preparar para esta ocasion, coloca los elementos y enciende la vela con un fósforo. Haz una oración en voz baja mirando la vela y pidele a Dios:

"Dios mío cuyo principio es el amor,
permite que en este momento podamos
tener un acercamiento a través del ángel
que me has enviado el día de mi nacimiento.

Quiero conocer su nombre y mi sincera
amistad ofrecer. Para que sea mi ayuda
mi apoyo de todos los días, la voz que
me conduzca cada vez más cerca
a tu Eterno Corazón. Asi sea"

Luego escribe estas palabras en el papiro y firma con tu nombre. Guárdalo en el sobre y dejalo abierto.

Toma la pulsera o cadena que hayas comprado para esta ocasión, y sumérgela en el agua pronunciando la siguiente oración:

"Angel de la guarda, dulce compañía
sé mi amparo tanto de noche como de día.
Pues ante tanta confusión yo me perdería.
Tómame la mano y guía mis pasos en la vida.
Traspásame con luz y con tu sabiduría.
Corrígeme con la dulzura de tu corazón y
alienta mi camino con fé, esperanza y amor.
Haz que donde yo vaya lleve siempre
una chispa del amor de Dios."

Luego, ponte la pulsera o cadena alrededor del cuello, asi, húmeda aún, deja que se seque en tu piel. Coloca las rosas en un florero frente a ti y ofrecela como un regalo a tu ángel, dile que es tu presente, tu regalo, tu sinceridad simbolizada en esas flores. Si tienes una imagen de él colocala cerca de la flores.

Cierra los ojos y respira profundamente, como un suspiro profundo, relájate. Haz una cuenta regresiva de 10 a 0 y por cada número que vas contando relájate más. Un poco más. Cuando hayas llegado a 0 debes estar en paz y en relax completo.

Cierra los ojos, imagina una esfera de luz frente a tí, un poquito más elevada sobre tu cabeza. Visualiza que su dorada luz te ilumina el rostro. Se acerca, despacio, lentamente. Penetra tu frente y sientes como toda tu cabeza se ilumina irradiando luz.

La esfera de luz se expande más y más........ ahora visualiza como se amplia y desciende hacia abajo, recorre tu cuello, tus hombros, tus brazos, baja por tu cuerpo iluminando cada órgano, tu corazón, tu estómago, tus brazos, tus manos, tus caderas, tus piernas, tus pies.

Visualízate completamente iluminado/a con la esfera de luz que ha llegado desde el cielo y ha entrado a tu ser. Respira profundamente, y a medida que lo haces trata de sentir como la luz respira y se amplia en tí. Trata de sentir un inmenso amor hacia todo lo que te rodea, disponte a perdonar las faltas de los demás, olvídate en este momento de todo sentimiento negativo, permite que tu ángel aflore en tu alma y solo experimenta la más exquisita sensación de paz y amor que inunda todo tu ser. Quédate unos minutos así, dejando que la luz esté en ti y elimine toda sensación negativa, todo disgusto, toda experiencia mala.

Quédate alli unos minutos, luego cuando sientas que todo ha estado bien, levántate, cierra el sobre con el papiro y colócalo bajo tu almohada. Apaga la vela con los dedos o un matacandela, pero no la soples para no disipar la energía de este pequeño pero bello ritual. Guardala tambien y acomoda en un lugar las flores de tu angel. Cuando lo creas necesario, en días siguientes, repite la visualización de la esfera de luz para corregir sensaciones negativas en ti. Ya hemos dado un primer paso.

Patricia Helena Silva

 
 
  >
 
 
 
 
 

 

 

 
         
         
       
       
       
Conferencias Místicas