web
analytics
Estadísticas
 
 
 
 
 

Juan Salvador Gaviota

Extracto del libro

 

  

"Ocurrió justo una semana más tarde. Pedro se hallaba explicando los principios del vuelo a alta velocidad a una clase de nuevos alumnos. Acababa de salir de su picado desde cuatro mil metros -una verdadera estela gris disparada a pocos centímetros de la playa-, cuando un pajarito en su primer vuelo planeó justamente en su camino, llamando a su madre. En una décima de segundo, y para evitar al joven, Pedro Pablo Gaviota giró violentamente a la izquierda, y a más de trescientos kilómetros por hora fue a estrellarse contra una roca de sólido granito.

     Fue para él como si la roca hubiese sido una dura y gigantesca puerta hacia otros mundos. Una avalancha de miedo y de espanto y de tinieblas se le echó encima junto con el golpe, y luego se sintió flotar en un cielo extraño, extraño, olvidando, recordando, olvidando; temeroso y triste y arrepentido; terriblemente arrepentido.
     La voz le llegó como en aquel primer dia en que había conocido a Juan Salvador Gaviota.
     -El problema, Pedro, consiste en que debemos intentar la superación de nuestras limitaciones en orden, y con paciencia. No intentamos cruzar a través de rocas hasta algo más tarde en el programa.
     -¡Juan!
     -También conocido como el Hijo de la Gran Gaviota -dijo su instructor, secamente.
     -¿Qué haces aquí? ¡Esa roca! ¿no he... no me había... muerto?
     -Bueno, Pedro, ya está bien. Piensa. Si me estás hablando ahora, es obvio que no has muerto, ¿verdad? Lo que sí lograste hacer fue cambiar tu nivel de conciencia de manera algo brusca. Ahora te toca escoger. Puedes quedarte aquí y aprender en este nivel -que, para que te enteres, es bastante más alto que el que dejaste-, o puedes volver y seguir trabajando en la Bandada. Los Mayores estaban deseando que ocurriera algún desastre y se han sorprendido de lo bien que les has complacido.
     -Por supuesto que quiero volver a la Bandada. ¡Estoy apenas empezando con el nuevo grupo!
     -Muy bien, Pedro. ¿Te acuerdas de lo que decíamos acerca de que el cuerpo de uno no es más que el pensamiento puro...?
 
     Pedro sacudió su cabeza, extendió sus alas, abrió sus ojos, y se halló al pie de la roca y en el centro de toda la Bandada allí reunida. De la multitud surgió un gran clamor de graznidos y chillidos cuando empezó a moverse.
     -¡Vive! ¡El que había muerto, vive!
     -Le tocó con un extremo del ala! ¡Lo resucitó! ¡El hijo de la Gran Gaviota!
     -¡No! ¡El lo niega! ¡Es un diablo! ¡DIABLO! ¡Ha venido a aniquilar a la Bandada!
     Había cuatro mil gaviotas en la multitud, asustadas por lo que había sucedido, y el grito de ¡DIABLO! cruzó entre ellas como viento en una tempestad oceánica. Brillantes los ojos, aguzados los picos, avanzaron para destruir.
 
     -Pedro, ¿te parece mejor si nos marchásemos? -preguntó Juan.
     -Bueno, yo no pondría inconvenientes si...
     Al instante se hallaron a un kilómetro de distancia, y los relampagueantes picos de la turba se cerraron en el vacío.
     -¿Por qué será -se preguntó perplejo Juan- que no hay nada más difícil en el mundo que convencer a un pájaro de que es libre, y de que lo que puede probar por sí mismo si sólo se pasara un rato practicando? ¿Por qué será tan difícil?
     Pedro aún parpadeaba por el cambio de escenario.
     -¿Qué hicieste ahora? ¿Cómo llegamos hasta aquí?
     -Dijiste que querías alejarte de la turba, ¿no?
     -Sí, pero, ¿cómo has...?
     -Como todo, Pedro. Práctica.
    
     A la mañana siguiente, la Bandada había olvidado su demencia, pero no Pedro.
     -Juan, ¿te acuerdas de lo que dijiste hace mucho tiempo acerca de amar lo suficiente la Bandada como para volver a ella y ayudarla a aprender?
     -Claro.
     -No comprendo cómo te las arreglas para amar a una turba de pájaros que acaba de intentar matarte.
     -¡Vamos, Pedro, no es eso lo que tú amas! Por cierto que no se debe amar el odio y el mal. Tienes que practicar y llegar a ver a la verdadera gaviota, ver el bien que hay en cada una, y ayudarlas a que lo vean en sí mismas. Eso es lo que quiero decir por amar. Es divertido,cuando le aprendes el truco. Recuerdo, por ejemplo, a cierto orgulloso pájaro, un tal Pedro Pablo Gaviota. Exilado reciente, listo para luchar hasta la muerte contra la Bandada, empezaba ya a construirse su propio y amargo infierno en los Lejanos Acantilados. Sin embargo, aquí lo tenemos ahora, construyendo su propio cielo, y guiando a toda la Bandada en la misma dirección.
     Pedro miró a su instructor, y por un momento hubo miedo en sus ojos.
     -¿Yo, guiando? ¿Qué quieres decir: yo guiando? Tú eres el instructor aquí. ¡Tú no puedes marcharte!
     -¿Ah, no? ¿No piensas que hay acaso otras Bandadas, otros Pedros, que necesitan más a un instructor que ésta, que ya va en camino de la Luz?
     -¿Yo? Juan, soy una simple gaviota, y tú eres...
     -¿...el único Hijo de la Gran Gaviota, supongo? -Juan suspiró y miró hacia el mar-. Ya no me necesitas. Lo que necesitas es seguir encontrándote a ti mismo, un poco más cada día; a ese verdadero e ilimitado Pedro Gaviota. El es tu instructor. Tienes que comprenderle, y ponerlo en práctica.
     Un momento más tarde el cuerpo de Juan trepidó en el aire, resplandeciente, y empezó a hacerse transparente.
     -No dejes que se corran rumores tontos sobre mí, o que me hagan un dios. ¿De acuerdo, Pedro? Soy gaviota. Y quizá me encante volar...
     -¡JUAN!
     -Pobre Pedro. No creas lo que tus ojos te dicen. Solo muestran limitaciones. Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes, y hallarás la manera de volar.
 
     El resplandor se apagó. Y Juan Gaviota se desvaneció en el aire.
     Después de un tiempo, Pedro Gaviota se obligó a remontar el espacio y se enfrentó con un nuevo grpo de estudiantes, ansiosos de empezar su primera lección.
     -Para comenzar -dijo pesadamente-  teneis que comprender que una gaviota es una idea ilimitada de la libertad, una imagen de la Gran Gaviota, y todo vuestro cuerpo, de extremo a extremo del ala, no es más que vuestro propio pensamiento.
     Los jóvenes se miraron extrañados. ¡Vaya, hombre!, pensaron, eso no suena a una norma para hacer un rizo...
     Pedro suspiró y empezó otra vez:
     -¡Hum!... ah... muy bien -dijo, y les miró críticamente-. Empecemos con el Vuelo Horizontal. -Y al decirlo, comrpendió de pronto que, en verdad, su amigo no había sido más divino que el mismo Pedro.
   
  ¿No hay límites, Juan? pensó. ¡Bueno, llegará entonces el dia en que me apareceré en tu playa, y te enseñaré un par de cosas acerca del vuelo!
     Y aunque intentó parecer adecuadamente severo ante sus alumnos, Pedro Gaviota les vio de pronto tal y como eran realmente, sólo por un momento, y más que gustarle, amó aquello que vio. ¿No hay límites, Juan? pensó, y sonrió. Su carrera hacia el aprendizaje había empezado."

 

 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas