Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

 
 

Cap 10:

Fomentar el uso de la voluntad

 

 

USTED no puede conservar una visión verdadera y clara de la riqueza si está cambiando constantemente su atención a las imágenes opuestas, así sean ser externas o imaginarias. No hable de su pasado y de los problemas de índole financiera que usted haya tenido; no piense en ellos en absoluto. No hable de la pobreza de sus padres, o las dificultades de su infancia; hacer cada una de estas cosas es encolumnarse mentalmente con el pobre en este momento, y eso seguramente afectará al movimiento de cosas en su dirección. –Dejen que los muertos entierren a sus muertos –como dijo Jesús. Coloque a la pobreza y todas las cosas que pertenecen a la pobreza completamente detrás de usted.

 

 

Usted ha aceptado una cierta teoría del universo como correcta, y ha depositado todas sus esperanzas de felicidad en que es lo correcto; ¿y qué puede usted ganar prestando atención a teorías conflictivas y contrarias? No lea libros religiosos que le digan que pronto llegará el fin del mundo; no lea lo que dicen los indagadores de vidas ajenas y los filósofos pesimistas que le anuncian que esto se va al diablo. El mundo no se va al diablo; el mundo va hacia Dios.

Es maravillosa la acción de hacer. Es verdad que puede haber muchas cosas en la existencia cuyas condiciones son desagradables; pero, ¿para qué sirve estudiarlas cuando seguramente morirán, y cuando el estudio de ellas sólo tiende a comprobar su muerte y mantenerla con nosotros? ¿Por qué dar tiempo y atención a las cosas que desaparecerán en aras del crecimiento evolutivo, cuando usted puede apresurar su supresión sólo promoviendo dicho crecimiento en todo lo que a usted concierne? No importa cuán horrible puedan parecer las condiciones en ciertos países, sectores, o sitios, usted desperdicia su tiempo y destruye sus propias posibilidades si se pone a considerarlos. Usted debería interesarse en un mundo que se transforma por la riqueza. Piense en la riqueza a la que el mundo está entrando, en vez de la pobreza de la que está saliendo; y tenga en cuenta que el único camino en el que usted puede ayudar al mundo en su crecimiento hacia la riqueza es haciéndose rico usted mismo por el método creativo; no por el competitivo. Brinde toda su atención a la riqueza; no haga caso a la pobreza.

Siempre que usted piense o hable de los que son pobres, piense y hable de ellos como de aquellos que se harán ricos; como los que deben ser felicitados más que compadecidos. Entonces ellos y otros atraparán la inspiración, y comenzarán a buscar la salida. Yo digo que usted debe dar todo su tiempo, mente y pensamiento a la riqueza, pero esto no significa que usted deba ser mezquino o avaro. Hacerse realmente rico es el objetivo más noble que usted puede tener en la vida, ya que ello incluye todo lo demás. En la lucha competitiva, la disputa por enriquecerse es un revoltijo en donde no hay fe y todos se pelean por el poder sobre otros hombres; pero cuando entramos con una mente creativa, todo eso es diferente. Todo lo que es posible por el camino de la grandeza, con un alma sin dobleces, de servicio y esfuerzo, conduce a enriquecerse; todo es posible por el empleo de las cosas.

Si usted carece de salud física, encontrará que el logro de ella está condicionado a su enriquecimiento. Sólo los que están libres de preocupaciones financieras, y quienes tienen el medio de vivir una existencia despreocupada y seguir prácticas higiénicas, puede tener y conservar la salud.

La grandeza moral y espiritual es posible sólo a los que están por encima de la batalla competitiva por la existencia; y sólo aquellos que se hacen ricos en el nivel del pensamiento creativo están libres de las influencias degradantes de la competencia. Si su corazón está puesto sobre la felicidad doméstica, recuerde que el amor prospera mejor donde hay refinamiento, un nivel elevado de pensamiento, y la libertad de evitar influencias; y esto se encuentra sólo donde la riqueza es lograda mediante el ejercicio del pensamiento creativo, sin luchas o rivalidades. Usted no puede apuntar a nada que sea más grande o noble –repito– que hacerse rico; y debe fijar su atención en la imagen mental de riqueza, con exclusión de todo lo que puede tender a debilitar u obscurecer esa visión.

Usted debe aprender a ver la VERDAD subyacente en todas las cosas; debe ver la GRAN ÚNICA VIDA bajo todas las condiciones aparentemente incorrectas, una vez que avanza hacia la expresión y felicidad más completa. Es verdad que no hay ninguna cosa tal como la pobreza; lo que está allí es sólo la riqueza. Algunas personas permanecen en la pobreza porque son ignorantes del hecho de que hay riqueza para ellos; y ellos pueden aprenderlo mejor mostrándoles el camino a la abundancia con el ejemplo de su propia persona y práctica. Otros son pobres porque, aunque sienten que hay una salida, son demasiado indolentes intelectualmente como para hacer el esfuerzo mental necesario de encontrar el camino y transitarlo; y para éstos, lo mejor que usted puede hacer es despertar su deseo mostrándoles la felicidad que se obtiene al ser rico.

Otros todavía son pobres porque, aunque ellos tienen alguna noción de la ciencia, se han hundido y perdido tanto en el laberinto de teorías metafísicas y ocultas que no saben qué camino tomar. Ellos intentan una mezcla de muchos sistemas y fallan en todos. Para éstos, otra vez, lo mejor que se puede hacer es mostrar el camino correcto en su propia persona y práctica; una onza de ejemplos pesa más que una libra de teoría. Lo mejor que usted puede hacer para el mundo entero es aprovechar al máximo de usted mismo. Usted no puede servir a Dios y al hombre más eficazmente que siendo rico; es decir, si usted se enriquece por el método creativo y no por el competitivo.

Otra cosa. Afirmamos que este libro da detalladamente los principios de la ciencia de hacerse rico; y si esto es verdadero, usted no tiene necesidad de leer ningún otro libro sobre el tema. Esto puede parecer muy cerrado y egoísta, pero considere: no hay ningún otro método más científico de cómputo en matemáticas que la adición, la substracción, la multiplicación, y la división; ningún otro método es posible. No puede haber más que una sola distancia más corta entre dos puntos: una recta. Hay un sólo modo de pensar científicamente, y esto es: pensar de la manera que conduzca por la ruta más directa y simple al objetivo.

Ningún hombre ha encontrado aún una forma de abreviar o hacer más simple el “sistema” que el que mostraré de ahora en adelante aquí; esto ha sido despojado de todos los objetos de primera necesidad. Cuando usted comience con esto, deje todo lo demás a un lado; quítelos de su mente completamente. Lea este libro cada día; manténgalo con usted; apréndalo de memoria, y no piense en otros sistemas y teorías. Si usted hace eso, comenzará a tener vacilaciones, estar incierto y dudar en su pensamiento; y luego comenzará a fracasar.

Después de que usted lo haya hecho bien y se haya hecho rico, puede estudiar otros sistemas tanto como lo desee; pero hasta que no esté bastante seguro de que usted ha conseguido lo que quiere, no lea nada sobre este tema, más que este libro, a no ser que sean los autores mencionados en el prefacio. Y lea sólo los comentarios más optimistas de las noticias del mundo; los que estén en armonía con su imagen.

También, posponga sus investigaciones de las ciencias ocultas. No se meta en teosofía, en espiritismo, ni en estudios de ese tipo. Es muy probable que los muertos todavía vivan y están cerca; pero si ellos están, déjelos solos; ¡no se meta en lo que no le importa!. En cualquier parte donde el espíritu de los muertos pueda estar, ellos tienen su propio trabajo que hacer, y sus propios problemas para solucionar; y nosotros no tenemos ningún derecho de interferir con ellos. No podemos ayudarlos, y es muy dudoso que ellos puedan ayudarnos a nosotros, o de que nosotros si tengamos algún derecho de violar su tiempo, si se pudiera.

Deje a los muertos y al futuro solo, y solucione su propio problema; hacerse rico. Si usted empieza a mezclarse con lo oculto, comenzarán las contracorrientes mentales que seguramente conducirán sus esperanzas al naufragio. Ahora, esto y los capítulos precedentes nos han traído a la siguiente declaración de hechos básicos. Hay una MATERIA PENSADORA de lo cual todas las cosas están hechas y que, en su estado original, impregna, penetra, y llena los interespacios del universo.

 

 

Un PENSAMIENTO, en esta sustancia, PRODUCE la cosa que es imaginada por el pensamiento. El hombre puede formar cosas en su pensamiento y, por imprimir su pensamiento sobre la SUSTANCIA SIN FORMAR, puede causar que la cosa que él piensa pueda ser creada.

Para hacer esto, el hombre debe pasar de lo competitivo a la mente creativa; él debe formar una clara imagen mental de las cosas que él quiere, y el mantener esta imagen en sus pensamientos con el PROPÓSITO fijo de conseguir lo que él quiere, y la FE firme en que él conseguirá lo que quiere, cerrando su mente a todo lo que puede tender a cambiar su propósito, debilitar su visión, o apagar su fe. Y, además de todo esto, ahora veremos que él debe vivir y actuar de un CIERTO MODO.

 

 

 El Místico en tus favoritos  El Místico como tu página de Inicio  
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas