Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

 
 

Cap 15:

El hombre que avanza

 

 

 

TODO lo que he dicho en el capítulo anterior se aplica tanto para el hombre profesional o el asalariado, como para el hombre que es contratado para el comercio. No importa si usted es un médico, un profesor, o un clérigo, si usted puede dar un incremento a la vida de los otros y hacerlos sensibles al hecho, ellos se sentirán atraídos, y usted se enriquecerá.

El médico que sostenga la visión de él como un sanador grande y exitoso y que trabaje hacia la realización completa de aquella visión con la fe y el propósito, como hemos visto en los capítulos anteriores, entrará en un contacto tan cercano con la FUENTE DE VIDA que él será fenomenalmente exitoso y los pacientes llegarán a él en multitudes.

 

 

 

Nadie tiene una oportunidad más grande de llevar a todos la enseñanza de este libro, más que el profesional de la medicina; no importa a cuál escuela pertenezca, el principio de curación es común a todos ellos, y puede ser alcanzado por todos. El HOMBRE QUE AVANZA en la medicina, que cumple con una imagen mental clara de él como próspero, y que obedece las leyes de la FE, el OBJETIVO, y la GRATITUD, sanará cada caso curable que ante él se presente, sin importar qué medicamentos pueda usar.

En el campo de la religión, el mundo pide a gritos un clérigo que pueda enseñar a sus seguidores la verdadera ciencia de la vida abundante. Aquel que domine los detalles de la ciencia de hacerse rico junto con las ciencias aliadas de estar bien, de ser grandioso, y de ganar el amor, y que enseñe todo esto desde el púlpito, nunca carecerá de una congregación. Este es el evangelio que el mundo necesita; brindará un aumento de vida, los hombres lo oirán con alegría, y le darán apoyo al hombre que se los entregue.

Lo que ahora se necesita es una demostración de la ciencia de la vida desde el púlpito. Queremos predicadores que no sólo puedan decirnos cómo, sino que nos demuestren en sus propias personas cómo. Necesitamos a un predicador que sea rico, sano, grande, y amado, para que nos enseñe cómo alcanzar esas cosas; y cuando él venga, encontrará numerosos y leales seguidores. Lo mismo se puede decir del profesor que pueda inspirar a los niños con la FE y el OBJETIVO de la vida que avanza. Él nunca estará sin trabajo.

Y cualquier profesor que tenga esa FE y OBJETIVO puede darlo a sus alumnos; él no puede menos que dárselo si eso es parte de su propia vida y práctica. Lo que es verdadero para el profesor, el predicador y el médico, también es verdadero para el abogado, el dentista, el hombre de una inmobiliaria, el agente de seguros... para todos y cada uno.

La acción combinada mental y personal que he descrito es infalible; esto no puede fallar. Cada hombre y mujer que siga estas instrucciones regularmente, con perseverancia, y al pie de la letra, se enriquecerá. La ley del ENGRANDECIMIENTO DE LA VIDA es tan matemáticamente segura como la ley de gravitación; hacerse rico es una ciencia exacta. El asalariado encontrará esto tan verdadero en su caso, como cada uno de los otros mencionados.

No sienta que usted no tiene ninguna posibilidad para hacerse rico porque trabaja donde no hay ninguna oportunidad visible para avanzar, donde los salarios son pequeños y el coste de vida alto. Fórmese una clara visión mental de lo que usted quiere, y comience a actuar con FE y un OBJETIVO. Haga todo el trabajo que usted puede hacer cada día, y haga cada trabajo de una manera perfecta; ponga el poder del éxito, y el objetivo de enriquecerse, en cada cosa que usted haga. Pero no haga esto simplemente con la idea de ganar el favor de su patrón, con la esperanza de que él, o los que están encima de usted, vean su buen trabajo y lo hagan avanzar; es poco probable que ellos lo hagan.

El hombre que es simplemente un buen trabajador, ocupa su lugar con lo mejor de su capacidad, y está satisfecho, es de mucho valor para su patrón; y no está dentro del interés del patrón promoverlo; porque para el patrón él es más valioso donde está. Para asegurar el avance, es necesario algo más que ser demasiado grande para su lugar.

El hombre que está seguro de avanzar es el que es demasiado grande para su lugar, tiene un concepto claro de lo que él quiere ser; el que sabe que él puede ser lo que él quiera ser y que está determinado a ser lo que él quiere ser. No intente más ocupar su lugar presente con la idea de que complace a su patrón; hágalo con la idea de que avanza usted mismo. Sostenga la fe y el objetivo del crecimiento durante las horas de trabajo, después de las horas de trabajo, y antes de las horas de trabajo.

Manténgala de tal manera que cada persona con quien se contacte, ya sea el capataz, el trabajador colega, o cualquier conocido, sienta el poder de su objetivo irradiar desde usted; para que cada uno reciba el sentido del avance y el incremento desde usted.

Los hombres se sentirán atraídos y, si no hay ninguna posibilidad para el avance en su trabajo presente, usted verá que llegará muy pronto la oportunidad de tomar otro trabajo.

Hay un PODER que nunca falla para presentar la oportunidad al HOMBRE QUE AVANZA y que se mueve con obediencia hacia la ley. Dios no puede menos que ayudarlo, si usted actúa de un CIERTO MODO; Él debe hacer eso para ayudarse a Sí mismo. No hay nada en sus circunstancias o en la situación industrial que pueda desalentarlo. Si usted no puede enriquecerse trabajando con quien le tiene una confianza de acero, usted puede enriquecerse en una granja de diez acres; y si usted comienza a moverse de un CIERTO MODO, seguramente se escapará de “los engranajes” de la confianza de acero y hará progresos en la granja o en cualquier parte donde usted quiera estar. Si miles de sus empleados fueran por ese CIERTO CAMINO, los empleadores que dan una confianza de acero pronto estarían en una situación grave; deberían darle más oportunidades a sus hombres de trabajo, o irse del negocio.

Nadie tiene que trabajar sólo por la confianza; las confianzas pueden mantener a los hombres en condiciones supuestamente desesperadas sólo mientras hay los hombres que son demasiado ignorantes para estar enterados de la ciencia de hacerse rico, o demasiado perezosos intelectualmente como para practicarla.

Emprenda este modo de pensar e interpretar, y tanto su FE como el OBJETIVO le harán ver muy rápido alguna oportunidad para mejor su condición.

Tales ocasiones vendrán velozmente, porque el SUPREMO, que trabaja en TODO, y trabaja para usted, las pondrá delante de usted. No espere la oportunidad de ser todo lo que usted quiere ser; cuando una oportunidad de ser más de lo que usted es ahora se le presente y usted se sienta empujado a ella, tómela.

Eso será el primer paso hacia una oportunidad más grande aún.

 

 

No existe algo como la carencia de ocasiones para el hombre que vive su vida avanzando.

Eso es inherente a la constitución del cosmos: todas las cosas serán para él y trabajarán juntas para su bien; y él seguramente se enriquecerá si interpreta y piensa de un CIERTO MODO.

Así que deje que los hombres y a las mujeres que ganan un salario estudien este libro con mucho cuidado, y entren con confianza en el curso de acción que el libro prescribe; esto no fallará.


 

 El Místico en tus favoritos  El Místico como tu página de Inicio  
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas