Llama Violeta

Llama Violeta


 

 
 
 
 
 
 
 

 
 

Cap 5:

Aumentando la vida

 

 

 

 

USTED debe deshacerse de todo vestigio pasado y de la vieja idea de que hay una Deidad cuyo deseo es que usted sea pobre, o cuyos propósitos pueden estar al servicio de mantenerlo en la pobreza. La SUSTANCIA INTELIGENTE que es TODO, y EN TODO, que vive EN TODO y vive en usted, es una SUSTANCIA deliberadamente VIVA.

Siendo una sustancia deliberadamente viva, debe tener la naturaleza y el deseo inherente de cada inteligencia viva para el incremento de la vida. Cada ser vivo debe pedir continuamente la expansión de su vida, porque la vida, en el mero acto de vivir, debe aumentarse. Una semilla que caiga a la tierra, comienza con su actividad, y en el acto de vivir produce cientos más semillas; la vida, al vivirla, se multiplica. Esto siempre se hace MÁS; esto debe ser así, si sigue siendo en su totalidad.

 

 

La inteligencia tiene esta misma necesidad de aumento continuo. Cada pensamiento que pensamos es necesario para que nosotros pensemos otro pensamiento; el conocimiento continuamente se amplía. Cada hecho que aprendemos nos conduce al aprendizaje de otro hecho; el conocimiento continuamente aumenta. Cada talento que cultivamos trae a la mente el deseo de cultivar otro talento; estamos sujetos al impulso de vida, buscando la expresión que siempre nos conduce a saber más, a hacer más, y a ser más. Para saber más, debemos hacer más, y para ser más debemos tener más; debemos tener cosas para usar, para aprender, y superarnos: sólo usando cosas. Debemos enriquecernos, para que nosotros podamos vivir más. El deseo de riqueza es simplemente la capacidad para la búsqueda de una larga vida, intentando su cumplimiento; cada deseo es el esfuerzo de una posibilidad no expresada de entrar en acción. Es este poder que intenta manifestarse, el que causa el deseo. Lo que le hace desear tener más dinero es lo mismo que hace crecer a la planta; es la VIDA, buscando la expresión más completa. El que VIVE la SUSTANCIA debe estar sujeto a esta ley inherente a toda la vida; esto es, impregnado con el deseo de vivir más; por eso es necesario crear cosas. La SUSTANCIA ÚNICA, desea vivir más en usted; por eso quiere que usted tenga todas las cosas que pueda usar.

Este es el deseo de Dios: que usted sea rico. Él quiere que usted se enriquezca, porque Él puede expresarse mejor en usted si usted tiene muchas cosas para usar y expresarse con Él. Él puede vivir más en usted, si usted tiene un control ilimitado del significado de la vida. El universo desea que usted pueda tener todo que usted quiere tener. La naturaleza es amistosa con sus proyectos. Todas las cosas son, naturalmente, para usted. Convénzase de que esto es verdadero.

Es esencial, sin embargo, que su propósito armonice con el propósito que está en TODO. Usted debe desear una vida verdadera, no el mero placer de la satisfacción sensual. La vida es el rendimiento de cada función; y el individuo realmente vive sólo cuando él realiza cada función física, mental, y espiritual, de las que es capaz, sin excederse en ninguna de ellas. Usted no quiere enriquecerse para vivir ávidamente, ni para la satisfacción de sus deseos animales; eso no es la vida.

El funcionamiento de cada función física es parte de la vida, y nadie vive completamente si niega los impulsos del cuerpo dentro de una expresión normal y sana. Usted no quiere enriquecerse únicamente para disfrutar de placeres mentales, conseguir el conocimiento, satisfacer la ambición, eclipsar a otros, o ser famoso. Todos esos deseos son una parte legítima de la vida, pero el hombre que vive sólo para los placeres del intelecto, sólo tendrá una vida parcial, y nunca verá satisfecha la totalidad. Usted no quiere enriquecerse únicamente para el bien de otros, perderse por la salvación de la humanidad, experimentar las alegrías de la filantropía y el sacrificio.

Las alegrías del alma son sólo una parte de vida; y no son mejores o más nobles que cualquier otra parte. Usted quiere enriquecerse para poder comer, beber, y estar alegre cuando sea el tiempo para hacer esas cosas; para que usted pueda rodearse de hermosas cosas, ver tierras distantes, alimentar su mente, y desarrollar su intelecto; para poder amar a los hombres y hacer cosas amables, y ser capaz de jugar un buen papel para ayudar al mundo a encontrar la verdad. Pero recuerde que el extremo altruismo no es mejor, como tampoco es más noble el egoísmo extremo; ambas posturas son erróneas. Deshágase de la idea de que Dios quiere que usted se sacrifique por otros, y que usted puede congraciarse con Él por actuar así; Dios no quiere esa clase de cosas. Lo que Él quiere es que usted aproveche el máximo de usted mismo, para usted, y para los otros; y usted puede ayudar más a los otros aprovechando el máximo de usted mismo, que de cualquier otro modo.

Usted puede hacer lo mejor, sólo haciéndose rico; entonces está bien y es loable que usted ponga su primer y mejor pensamiento en el trabajo de adquirir riqueza. Recuerde, sin embargo, que el deseo de SUSTANCIA es para TODO, y sus movimientos deben ser para dar más vida a todos; no puede ser hecho para disminuir la vida de nadie, porque esto es igual para todos en su totalidad, en la búsqueda de la riqueza y la vida. La SUSTANCIA INTELIGENTE hará cosas para usted, pero no le quitará las cosas a alguien para dárselas a usted. Usted debe deshacerse de la idea de la competencia.

Usted debe crear, no competir por lo que ya está creado. Usted no tiene que quitarle nada a nadie. Usted no tiene que manejarse con negocios complicados. Usted no tiene que engañar, o aprovecharse. Usted no tiene necesidad de dejar ningún trabajo para ganar menos de lo que gana. Usted no tiene que codiciar la propiedad de otros, o mirarlo con ojos codiciosos; ningún hombre tiene nada que usted no pueda tener igualmente, y eso sin quitarle lo que ese hombre tiene.

Usted debe convertirse en un creador, no en un competidor; usted va a conseguir lo que quiera, pero de tal modo que cuando usted lo consiga, cada uno de los otros hombres tendrá más de lo que tiene ahora. Soy consciente de que hay hombres que consiguen una enorme cantidad de dinero procediendo en total oposición con las declaraciones del párrafo anterior, y puedo agregar alguna palabra de explicación aquí. Los hombres del tipo plutocrático, los cuales se hacen muy ricos, lo consiguen a veces únicamente por su extraordinaria capacidad de competencia; y a veces ellos, inconscientemente, se relacionan con la SUSTANCIA en sus grandes objetivos y movimientos para la construcción de la evolución industrial.

Rockefeller, Carnegie, Morgan, etc., han sido los agentes inconscientes del SUPREMO en el necesario trabajo de sistematizar y organizar la industria productiva; y, al final, su trabajo contribuyó enormemente a incrementar la vida para todos. Sus días están casi terminados; ellos han organizado la producción, y pronto serán superados por los agentes de la multitud, quien organizará la maquinaria de distribución. Los multimillonarios son como los monstruos de reptiles de las eras prehistóricas; ellos tienen una parte necesaria en el proceso evolutivo, pero el mismo PODER que los produjo, los eliminará.

Y debe tener bien en cuenta que ellos nunca han sido realmente ricos; un registro de las vidas privadas de la mayor parte de esta clase de personas, mostrará que ellos realmente han sido los más abyectos y desgraciados de los pobres. La riqueza construida sobre la competencia nunca es satisfactoria ni permanente; esa riqueza es de ellos hoy, y de otros mañana.

Recuerde, si usted debe hacerse rico de un modo científico e incuestionable, usted debe salir completamente del pensamiento competitivo. Usted nunca debe pensar, ni por un momento que el suministro es limitado. Tan pronto como usted comienza a pensar que todo el dinero va a ser "arrinconado" y controlado por banqueros y otros, y que usted debe ocuparse de conseguir apoyo legal para parar este proceso, etcétera; en aquel momento usted comienza a tener una mente competitiva, y su poder de ser causal de la creación se va por el momento; y, lo que es peor, usted probablemente detenga los movimientos creativos que ya había comenzado.

SEPA que hay un valor de incontables millones de dólares de oro en las montañas de la tierra que aún no fueron traídos a la luz; pero sepa también que si no hubiera, sería creado por el PENSAMIENTO de la SUSTANCIA para cumplimentar sus necesidades. SEPA que el dinero que usted necesita vendrá, aunque para esto sea necesario que mil hombres lo conduzcan al descubrimiento de las nuevas minas de oro del mañana. Nunca mire el suministro visible; mire siempre a la riqueza ilimitada en la SUSTANCIA SIN FORMAR, y sepa que ellos le vienen tan pronto como usted pueda recibirlos y usarlos. Nadie que acorrale el suministro visible puede impedirle conseguir el que es suyo.

Entonces, nunca se permita pensar, ni por un instante, que las mejores ideas de cosas que se construyen serán tomadas por otros antes de que usted se prepare a construir su casa, a no ser que usted no se apresure. Nunca se preocupe acerca de la confianza y las fusiones; no se ponga ansioso ni miedoso de que ellos pronto vengan para poseer la tierra entera. Nunca tenga el miedo de que usted pueda perder lo que quiere porque alguna otra persona "se le adelanta". Esto no puede pasar dentro de lo posible; usted no busca ninguna cosa que sea propiedad de nadie más; usted causa sólo lo que quiere que sea creado de la Sustancia Sin Formar, y ese suministro es sin límites.


 

Aténgase a lo ya explicado: Hay una materia pensadora de la que todas las cosas son hechas y que, en su estado original, impregna, penetra, y llena los interespacios del universo.

Un pensamiento en esta sustancia, produce la cosa que es imaginada por el pensamiento. El hombre puede formar cosas en su pensamiento, y, por impregnar su pensamiento sobre la SUSTANCIA SIN FORMAR, puede causar la cosa que él piensa que debe ser creada.

 

 El Místico en tus favoritos  El Místico como tu página de Inicio  
 
 
 

 

     
         
         
       
       
       

Conferencias Místicas